¿Qué quieres encontrar?

113
Diario de bimalamadre: no sé si voy a quererla igual…

Diario de bimalamadre: no sé si voy a quererla igual…

CMM_quienessomos_01

– No sé si voy a quererla igual. 

13 de abril de 2015. Dos semanas después de que naciera la buenahija2.
Adiós….
Con la buenahija2 en brazos y el lagrimón cayendo directo al suelo, me despedía de la buenaabuela, que me había acompañado casi cuatro semanas. Cuando llegó, estaba a punto de salir de cuentas y teníamos clarísimo que la buenahija2 estaría a punto de desalojar el bombo más grande jamás visto en todo el mundo. Pero no. Los días pasaban y yo me intranquilizaba. No porque fuera a pasar nada, todo estaba bien, no porque tuviera los pies hinchados como un elefante y no porque tuviera un miedo atroz a que la oxitocina recorriera mi cuerpo voluptuoso cuando me decían “tendremos que provocarlo”. Eso eran males menores. Mi miedo mayor era que sabía que, como mucho, mi madre me acompañaría cuatro semanas. Y yo sólo pensaba que esta espera infinita me quitaba días de tenerla cuando realmente la iba a necesitar.
Casi 4 kilos y unos mofletes dignos de estudio llegaron por fin. Yo estaba enérgica, espídica más bien. Me encontraba fenomenal. La buenaabuela había cogido el timón del barco y yo me dedicaba a la lactancia y a cuidar de la pequeña con interrupciones de la buenahija1 que me espetaba: “¿por qué estás todo el día dándole la teta? ¿Cuándo se va a ir la hermana? ¿Se te ha quedado otro bebé dentro?”. Pero ella estaba mimada por los abuelos y el buenpadre, tanto que no se percataba demasiado de la presencia del nuevo habitante rollizo.
“No sé si voy a quererla igual”. Le decía al buenpadre cuando todo volvió a la normalidad. Nos quedamos solos en la ciudad y sentí en mis carnes la rutina y el peso de las dos buenashijas. Sentía que no podía dejar de cuidar a la mayor, de tratarla como la reina de la casa y como la niña de mis ojos, como siempre había sido. Tanto me centré en ella que sin querer me distanciaba de la pequeña. No físicamente porque la lactancia materna te une a ella casi todo el día, pero sí emocionalmente. Mi mantra era que no lo pasará mal Julia. No me perdonaría que se sintiera lejos de mí.
Tal fue mi obsesión que hasta verano no conocí verdaderamente a la segundona, esa que me miraba expectante con una sonrisa y ojos brillantes a que le hiciera caso cuando me asomaba cerca de la cuna para ver que seguía allí. Durante las dos semanas que la buenahija1 estuvo en #tierrasanta por fin “nos conocimos” de verdad. La achuché como nunca, le dije lo bonita que era y lo felices que estábamos de tenerla. Lo necesitaba tanto… Y en ese instante, en ese preciso instante me perdoné porque sabía que la iba a querer igual. Y asumí que ella iba a ser la segunda para lo bueno y para lo malo.
Porque la relación con la segunda es distinta. No voy a dormirla cada día en brazos, no le daré masajes después del baño, no le daré largos paseos sin ton ni son, no le compraré tantos objetos inservibles. Porque el tiempo hay que repartirlo y los mimos también. Llevará ropa usada, jugará con juguetes compartidos y se acostumbrará a esperar. Pero ella es la pequeña y eso le da un superpoder especial. Tener de nuevo a un bebé rollizo en brazos es de lo más emocionante que hay, menos cuando te despierta como hoy a las 5 de la mañana queriendo fiesta.
Y entonces asumes que es distinto. Que la maternidad al igual que el amor tiene fases y evoluciona. Podía haberlo hecho de otra manera, de mil maneras distintas, pero lo hice como me salió del corazón. Y pese al convencimiento de que las quiero hasta las estrellas, a las dos, cada día dudaré, me cuestionaré mis pasos y sentiré que todo es poco…
* Gracias a María por animarme a escribir este post.
* Gracias a Celia por recordarme esta frase que significa tanto. 

Han comentado...

  1. Mi buenahija nació cuatro días después de que su hermano cumpliera 3 años,parto natural y al día siguiente quería volver a casa para estar con mi príncipe,han sido momentos duros,de plantearme si no había nacido la segunda para acompañar al primero y no por el simple deseo de tener otro hijo,de celos horribles y explosivos por parte del buenhijo1 y de besos, abrazos y caricias en secreto y a escondidas para que el mayor no se diera cuenta.Hoy,18 meses después la princesa se ha convertido en emperatriz y su buenpadre y yo no podemos evitar amarla hasta la locura porque ella sola se ha hecho hueco,jamas sera la segundo a porque tiene personalidad para comernos a todos y se que aunque el primero fue el más deseado del mundo…si tuviera 10 mas,tendría amor a partes iguales para todos ellos.Además,es que la buenahija2 es un primor!!!

  2. En mi caso, a menos de 10 dias a que nazcacel buenhijo2, la situación que se me plantea con la buenahija1 que ya tiene 10 años es un pelín complicada… Me separé hace 8 de su padre y ahora estoy con otra persona que me hace feliz. El “problema” es que el padre de mi buenahija tuvo otra buena hija hace 2 añitos y su pareja tiene una adolescente 2 años mayor que la mia. Custodia compartida (semana aquí/semana allá) y todo el lío emocional que supone. Tengo miedo a que mi pobre buenahija se sienta de menos yendo y viniendo y con 2 buenos hermanos intermitentes… No sé como saldrá esto, solo espero darle tooooodo de mi cuando esté ya que al buenhijo2 lo tendré una semana sin la hermana mayor y podré compensar… O eso deseo!! Bufff qué complicado! Desde luego, lo que tú dices, cada día me cuestionaré, pero lo que tengo claro clarísimo cristalino es que todas mis decisiones (buenas o no tan buenas) saldrán de mi amor incondicional de malamadre. Saludos!!

  3. Embarazada del segundo, ya llevo un tiempo planteándome este tema. Lo querré igual? Conseguiré darle lo mismo q le doy a su hermano? Mis amigas bimadres me dicen q no me preocupe… Q el amor de madre se multiplica por cada hijo q tienes… Pero siendo malamadre, una siempre se plantea estas cosas, no? Feliz miercoles!!

  4. Qué palabras tan bonitas. A mi me pasa igual. A la espera del segundo, me planteo ¿podré querer tanto al buenhijo como quiero a la buenahija? Yo creo que sí. La buenabuela siempre me dice que al segundo se le quiere igual y al tercero también, y lo que diga la buenabuela es verdad de la verdadera ☺️

  5. En mi caso fue al revés, me centré en la recién llegada y el buenhijo pasó unas semanas mas distante. No se si de manera inconsciente e instintiva mi cuerpo y mi mente se centro en la buenahija. Pero el tiempo es sabio y todo lo vuelve a poner en su sitio. Amor hay para todos y cada uno de los hijos e hijas que vengan

  6. Durante el embarazo de la buenahija, yo también pensé si la querría tanto como al buenhijo. Además, el buenabuelo siempre me ha dicho, que los hijos son como los dedos de la mano, que unos duelen más que otros. He de reconocer que en algunos casos es cierto, porque de hecho a mí me ha tocado vivirlo toda la vida, no es la pelusa de que a tu hermano le quieren más y le hacen más caso, es la realidad de que a ti te niegan oportunidades que tu hermano desaprovecha una y otra vez, como la posibilidad de estudiar y a él le han dado cosas que tu te has tenido que ganar con el sudor de tu frente. Durante el segundo embarazo lo pasé mal porque no queria hacer a ninguno de mis hijos el daño que me hicieron a mí. Desde que nació la buena hija me tocó dividir el poco tiempo libre que tengo y aunque se que para ellos no es suficiente se lo dedico a los dos y los quiero a los dos por igual y haré lo imposible por ayudar a los dos en todo lo que pueda.

  7. Gracias por este post Laura. Y yo también me lo preguntó ahora, embarazada de 21 semanas. Sobre todo estoy temiendo los celos, que ya empiezan a aparecer. Pero sobreviviré, soy una guerrera malamadre!!!

  8. Hice revisión y la ginecología me dijo que me ingresaba esa tarde porque había algo qe no le gustaba. El buenhijo1 solo tenía 14 meses y yo sólo pensaba en donde se quedaba, que estuviera bien, que nos lo mimarán mucho… En fin que se sintiera bien y como siempre.
    Pero pasadas las 24 horas del parto mi hija empezó a dejar de respirar y tuvo que ser trasladada. 24 días de UCI hicieron que nos tuvieran que volvcar en ella más de lo que pensábamos, pero como sólo podíamos hacer dos visitas al día disfrutábamos del mayor y nos sentimos agradecidos porque el estaba bien.
    El buenhijo1 paso a un segundo plano porque la buenahija2 fue diagnosticada con parálisis cerebral y fueln 4 años de médicos y rehabilitaciones. Hoy perfecta gracias a Dios, pero descubrimos la grandeza del amor que se puede multiplicar y cuadriplicar. Con 4 buenoshijos así ha tenido que ser aunque muchas veces una siente que no llega donde tiene que llegar …

  9. La frase de: “nos quedamos solos en la ciudad y sentí en mis carnes la rutina y el peso de las dos buenashijas” me ha dado en el corazón como un dardo. Así me quedé yo, llorando a lágrima viva, pero durante meses, porque la depresión posparto fue fatal. Mi pequeño mofletudo reclama atención y mi pequeño de cuatro años reclama atención. Tengo amor a repartir a diestro y siniestro, pero sólo dos manos, dos piernas, una boca para chillar. Ni masajes ni paseos para el bebé. Un baño rápido. Que se duerma solo en la cuna a ser posible sin despertar al otro. Nunca me pregunté si los iba a querer igual. Sabía que no los podría atender igual. Y lo de los dedos que unos duelen más que otros, mi suegro decía: “Elige uno, si tuvieras que cortártelo.”.

  10. Hola Laura!!
    Me ha encantado el post… No sabes cómo me identifico contigo… Gracias por poner palabras a nuestros sentimientos, lo haces muy bien!
    Besos. Elena

  11. Pues me alegro mucho que te animasen a escribirlo, porque a mi me ha encantado leerlo.
    En mi caso también me costo un poquito conocer al segundo, la primera era tan pequeña que me daba pena haberla destronado ya, con el tercero es todo más natural, por si te animas digo 😉

  12. Buenos días!!!
    ¿Qué mano te duele más que te corten, la derecha ó la izquierda?, pues eso….

  13. Mal de muchas…..la verdad es que me consuela leerlo… En mi caso mi primer embarazo de los buenos mellizos y el parto y postparto fue bastante raro, difícil y duro…con lo cual siempre he tenido la sensación de no vivir la maternidad de la que todo el mundo hablaba…hasta que los buenoshijos no tuvieron un año no empecé realmente a disfrutar…
    Poco después de que cumplieran los dos años nació el buenhijo tres, tras el embarazo, parto, y posparto ideal….PERO…lejos de tierrasanta, sin buena abuela, porque ya que yo estaba fenomenal para qué me hacía falta más…con principio de guarde, los virus y los terribles dos años….
    Con lo cual aunque parezca masoca eran las horas nocturnas las únicas en las que podía acunar, acariciar e intentar cococer a numero3….
    Cinco meses despues…Yo me siento igual, me da la sensación de no dedicarle tiempo, o no el mismo que a sus hermanos, de no abrazarlo o quererlo lo suficiente…e incluso de pasármelo realmente mejor con sus hermanos que con él…(obvio, él no se mueve…)
    Lo llegaré a querer igual?
    Gracias a Dios yo el tema celos me lo he ahorrado…quizás porque al ser dos estaban más que acostumbrados a que siempre había alguien más….pero la demanda maternal…mi mami, mami me da la cena, mami me baña, mami, mami, mami ha llegado a acabar con mi persona…
    Mi pequeño superviviente cada día se adapta más a la vorágine que es mi hogar y yo intento conocerlo en los hecos que me quedan….

  14. Mis nenes se llevan 18 meses y si la querria igual es algo que también me planteaba en el embarazo. En mi caso mi pqueña ha sabido encontrar su espacio y enamorarnos a todos con su alegría. Tambien he de reconocer que yo tambien la redescubrí más tarde (al nacer estaba demasiado pediente de que el mayor no tuviera celos) ahora tengo en casa un rey y una reina.

  15. Me has emocionado. Qué bonito… pienso igual que tú, me encanta cuando cojo al buenhijo dos y le achucho sin parar sin parar… es verdad que se les quiere igual pero yo reconozco que ahora el buenhijo dos me tiene enamorada porque es solo un bebé y sin embargo el buenhijo 1 que tiene dos años es muy gracioso pero no para y le tengo que regañar cada diez minutos!!!!!
    Ser buena mamá no es fácil, a veces le he tenido que decir lo siento por gritarle al buenhijo 1 pero les quiero más que a mí a los dos y la verdad es que sin ellos ya no sería nada lo mismo!!!!

  16. Pues sí, identificada del todo, y somos unas cuántas. Cuando me enteré de mi segundo embarazo,como no lo tenía planeado,me inundó una gran tristeza, no quería que mi buenahija1 de 3 años se quedase sin su abundante amor de mamá, ni con un tercio menos de amor. Me amargada pensar en tener que repartir ese amor que sólo quería darle a mi princesa por los sigles de los siglos. Mi embarazo fue de alto riesgo, en cama total , y sólo me preocupaba que mi buenahija1 no notara ni un ápice de cambios. Me obsesioné. Luego,pasado el peligro ya en la semana 36 ,me ilusioné por primera vez con la llegada de mi niñito, pero una mala praxis de la raquídea me dejó tumbada boca arriba en la cama del hospital durante casi un mes,sin poder moverme, y tan sólo me preocupaba que mi bunahija1 no sufriera. El bebé comía y dormía,mas yo no podía ni coger le,ni cambiarle,todo se lo hacian el buenpadre,buenosabuelos,buenastías,pero yo sólo quería que mi primera hija no sufriera,y que estuvieran sólo por y para ella. El primer año del bebè,como comía y dormía y no daba guerra ninguna el pobre,otra vez obsesionada por mi buenahija1, le dedicaba todo a ella, a su bienestar emocional,sin dejar de atender al bebé claro está, hasta que un día,sin saber porqué,me di cuenta que lo amaba tanto como a su hermanita mayor,y me sentía culpable por quizás no haberle dado todo mi amor. Pero ahora, 8 años después, me doy cuenta que no lo hice tan mal, mi niña de 12 años tuvo lo que necesitaba en ese momento,puesto que la llegada de un hermanito puede alterarles un poco,y el bebé también tuvo lo que necesitaba en ese momento, comer, dormir,bracitos,passos en cochecito,y sin darme cuenta, dándole mi amor. Mi buenahija1 siento adoración por el benjamín de la casa,nunca ha habido celos por su parte, y el buenhijo2,más pillín que su hermana, busca siempre estar cerca de ella,se siento protegido. Y qué decir de mi, gracias a Dios,o al destino, de quedarme embarazada de mi niño,agradezco todos los días de mi vida tenerlos,y sí, se les quiere igual intensamente,es el mismo amor, pero cada uno lo demanda a su manera porque cada uno es distinto.
    Perdón por la extensión, pero para mí era importante plasmar mi experiencia para que ninguna madre se sienta mal por la llegada de segun dos,terceres,…etc hijos en su vida. Hay sitio para todos.
    Un beso a todas

  17. Pues en mi caso, no sé si será raro he disfrutado mucho más los primeros meses de la pequeña, con la mayor lo de ser primeriza se me hizo cuesta arriba mi sentimiento de culpa venía por no haber disfrutado de la mayor pero pasado el tiempo tb me he entendido y perdonado. Mi conexión emocional con la segunda no me creó dudas. Afortunadamente la mayor tenía mucha papitis y el buenpadre con su jornada reducida estaba más con ella por las tardes mientras que yo durante 6 meses de lactancia exclusiva no me quedaba más remedio que estar más con la pequeña. Pasados esos seis meses tenía muchas ganas de dedicar tiempo en exclusiva a mi bebé grande y el papi ya que la pequeña no toma teta x fin pudo también él empezar a conectar con nuestro bebé pequeño. Todo se va equilibrando ahora que la peque ha cumplido los 10 meses. Me ha gustado la frase de la del amor que se multiplica y no se divide. Es cierta. Incluso siento más conexión con la mayor. Estas navidades dejé a la peque con abuelos e hice planes con la mayor, cuentacuentos,teatro, salón del libro infantil… Lo disfruté mucho. Salimos al parque y puedo jugar con la mayor mientras el papi está paseando en el carrito a la peque… Las disfruto mucho a las dos.

  18. Aaayyyysssssss….. Qué identificada me he sentido al leerte…. Durante el embarazo del buenhijo2, mi mayor temor (grandísimo temor, me tenía comida por dentro) siempre fue ése: quería tantísimo tantísimo a la buenahija1 que dudaba mucho que pudiera llegar a querer igual a su hermano. Yo siempre he sentido el peso de que mi madre me dejó bastante de lado cuando nació mi hermano, así que no quería repetirlo bajo ningún concepto, no quería que mi princesa sufriera como yo lo hice…
    Nació el buenhijo2, y como tú, me volqué en la buenahija1, sin dejar de atender al recién llegado, of course, pero sin tantos miramientos como tuve con la mayor. Y exactamente como tú cuentas, durante bastante tiempo sentí que no conocía al pequeño, que no conseguía quererle tanto como a su hermana. A mí me ha costado bastante más de unos meses (y a veces me avergüenzo por ello), pero creo que eso es lo que tienen los segundos: que ellos solitos saben hacerse un hueco y ganarse al personal por méritos propios 🙂 Y además, he tenido la enorme suerte de que en mi casa no ha habido celos, mi princesa quiere con locura a su “tato”, le cuida, le mima, le achucha, juega con él…. Y eso, aparte de facilitarme muchísimo las cosas, me ha hecho quererla aún más…
    Yo, en definitiva, creo que les quiero a los 2 por igual, y que es cierta la frase de que “el amor no se divide, sino que se multiplica”. Pero he de reconocer que para mí, la mayor siempre será especial (sí, soy malamadre elevada a la enésima potencia, lo admito).

  19. Maravillas palabras …
    Esas emociones encontradas sobrevuelan al mismo tiempo con la felicidad infinita de saberte otra vez malamadre, con ese instinto animal de protección que se multiplica por instantes… Pero, y qué queda cuando todo se rompe, cuando por capricho del destino se quiebra esa maravillosa pero truncada espera… Mi amor sigue ahí, crece cada vez que recuerdo lo que pudo ser y no fue, mi amor crece doblemente en la buenahija que crece feliz, que no lucha a diario por un puesto.
    Dentro, muy dentro, de esta malamadre, sigue retumbando esa frase, ahora en pasado, pero muy presente siempre…. Y sí, les quiero a los dos, no por igual, a la una la tengo y al otro lo anhelo …!!

  20. Hola Laura! Hola malasmadres!
    Me ha encantado el post, me ha emocionado…
    Hace ya cuatro meses que me convertí en bimalamadre. Cuatro días antes de que la buenahija1 cumpliera dos años. Tuve que dejar preparado un cumpleaños decente para que tuviera subgran día sin notar diferencia!!!
    Mis dudas igual,si iba a querer tanto a la buenahija2 como la quería a ella, cómo iba a repartir el amor, como iba a dedicarle tiempo a la buenahija1 sin que se sintiera desplazada después de dos años pegadas 24 horas al día… Y todo eso igual que tu, con la familia y amigas lejos en tierrasanta…y como iba a pasar los días que yo estuviera en el hospital? Gracias al universo que buenabuela y buenabuelo llegaron días antes para ir haciéndose a la rutina. Y mi campeona lo hizo muy bien aunque la eché de menos tanto esos días! Y la buenahija1… Fue amor igual a primera vista al ponerla a mi lado en paritorio y la achucho y la lleno de mimos siempre que puedo, pero como dices, es imposible darle la atención intensiva que se le da a la primera y menos cuando no hay más ayuda que el buenpadre. Las buenahija1 a veces es muy intensa en demadar atención pero es un amor con su hermana y muy paciente cuando no hay más remedio (con lo pequeña q aún es…).
    Si me convirtiera en trimalamadre (que no es el caso! ;o) ) les querría igual!
    Ánimo a las que vais a tener al segundo/a en breve, veréis que las malasmadres lo damos todo!!!
    Este club es muy grande!

  21. Embarazada del segundo, mi buenahija1 tendra dos años cuando el bebe nazca…y si tengo miedo atroz a todo lo que comentáis…no se que me da mas miedo se que quererles les tengo que querer igual a los dos…pero tengo miedo de que mi princesa se sienta destronada, yo soy hija única y siempre dije que no querría tener uno solo, y así lo hemos hecho buenhijo2 en camino…seremos capaces de salir adelante? se que probablemente tengáis razón y me pase eso de que hasta que no pasen unos meses no conoceré al nuevo bebé por no restar protagonismo a la mayor…uuuf
    Precioso post el de hoy Laura! saludos!

  22. la verdad es que ahora que estoy en pleno planteamiento del segundo hijo, aunque la buenahija tiene apenas 10 meses, tu texto me ha hecho llorar…no quiero privarla de mi tiempo, pero tampoco es que me quede mucho tiempo a mi para tener un segundo…y por supuesto no quiero no tener tiempo para quererla….uffff, que duro y que complicado…la quiero tanto, que efectivamente me he planteado en mas de una ocasión, si se querrá igual a un segundo…

  23. Pfff…he sido bimalamadre el martes pasado de cesárea y con el buenhijo llevado a incubadora debido a una bronconeumonia, ni siquiera le había podido tener entre mis brazos..la buenahija1 de 20 meses pero más resabiá que nada, debido a la larga estancia hospitalaria decidió castigarme porque no entendía qué hacía su madre en esa “casa de mamá” nueva en la que ella no estaba.
    Ha sido una dura semana intentando reconquistar el amor de la mayor y con el pequeño aún ingresado, y todo el tiempo me pregunto si seré capaz de manejarlo cuando nos lo llevemos a casa..cómo voy a hacer para que la mayor no me vuelva a castigar por repartir mi tiempo para no “abandonar” al pequeño…
    Menuda nos espera…

  24. Me he emocionado… 🙂
    Estoy gestando el buenhijo2 y esa duda acompañada de sentimiento de culpabilidad me asalta constantemente… ¿Podré quererle tanto como al buenhijo1? ¿Será eso posible?
    Me has alegrado mucho. Muchísimo.
    Gracias, de verdad.

  25. Yo creo que esa duda nos la hemos planteado todas… En mi caso, buenhijo1 que se hizo esperar 3 años, que llegó a nuestras vidas con tratamiento de fertilidad por medio, que era el único niño en la familia, sin primos, sin nietos… me parecía imposible poder querer al segundo con la misma intensidad… pero sí. Les quiero por igual, eso está claro, pero también creo que de distinta manera, cada uno necesita cosas distintas, cada uno se ha hecho SU hueco en mi corazón, por su manera de ser.
    Por supuesto que en los primeros meses tenía sentimientos de culpa de no atender al mayor por que el pequeño demanda mucha atención física. Hemos pasado también la etapa en que el pequeño chupaba y maltrataba todos los juguetes y cuentos del mayor y había que hacerle entender al mayor que el pequeño era un bebé, pero ahora, con 6 y casi 4, buenhijo2 adora a su hermano y buenhijo1 ejerce de hermano mayor.

  26. Precioso post!!!yo sentí lo mismo cuando hace 7 meses nació Alejandra,y Julia con 4 años fue más niña que nunca…y me llamaba constantemente.Ahora las miro y siento que se puede querer con toda el alma a las dos y no estar loca…

  27. Precisamente hoy cumple 16 años mi chiquitín ……El más querido del mundo .Primero de todos, tíos, abuelos .Ha estado 10 años de reinado absoluto,en el mundo de los primos entre niñas y hermanas .Esas hermanas que quiere con locura , de las que nunca tuvo celos y cuida como algo más que hermano mayor .
    Sus hermanas han tenido un reto difícil , porque más bueno que fue él ……..
    Pero cada hijo , en mi caso 3 , vienen al mundo para hacerse su hueco y cubrir los “puestos” libres en la familia .
    Si alguna vez he querido a alguno más que a otro , habrá sido porque en ese momento así lo necesitaba .
    Ahora mismo una amiga me pregunta si tengo un preferido , ni puedo elegir, ni quiero , no puedo vivir sin ellos 3 .

  28. Yo soy de una familia de 5 hermanas, y solo tengo un hijo por ahora, pero mi madre siempre me ha dicho, al grande hay que mimarlo más cuando llega el pequeño, el pequeño no se da cuenta y cuando se da cuenta el otro ya lo querrá mucho, así que hay que enseñarle al grande a querer al pequeño y será el grande el que te ayude a querer al pequeño, el amor se multiplica siempre.

  29. ¡Muchas gracias por tu post! A 12 días de salir de cuentas estoy llena de miedos por lo mismo que dices tú: que el buenhijo1 no se sienta abandonado, que se sienta menos querido, querer menos al buenhijo2… Y me has dado muchos ánimos 🙂 Intentaré darme tiempo y ser paciente conmigo misma, que al final es lo que más me cuesta.

  30. Mi caso fue, que volvia a estar embarazada cuandomi hija mayor ni siquiera caminaba, otro bebe!!!??? si tengo uno en casa!!!y no lo encaje muy bien la verdad, a medida que llegaba el momento del parto se me iba haciendo la montaña más alta, y encima la empresa donde trabajaba cerró, sola en casa todo el dia con 2 bebés, muchas discusiones con mi marido, porque mi padres no viven cerca de mi..en fin realmente se me hizo una montaña mas alta que el Everest, pero la escalé!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! y esa frase no estoy del todo de acuerdo, mama también se equivoca y tamb ha de decir lo siento, un saludo mamis

  31. Mi pequeña nació en junio y hasta que en Septiembre no entró el hermano mayor en la guardería, no me di cuenta de lo rápido que había crecido, preocupada todo el tiempo en que no le faltaran atenciones al que siempre fue el REY de la casa,mi niña iba creciendo sin esos cariños que tanto había planeado cuando estaba dentro de mi, y me lamentaba porque no me sentía una buenamadre, pero a día de hoy cuando estoy con ellos, reconozco que me late el corazón igual de fuerte y que los abrazos y cariños ya están igualados… y eso es lo que me hace feliz.

  32. Precioso post Laura y tan verdadero como la vida misma.
    Hasta que no los tenemos en brazos no nos damos cuenta del gran corazon y ese amor infinito que tenemos.
    Aqui el corazon lo tenemos dividido en 3 buenoshijos. Amor a rabiar por cada rincón

  33. Precioso Post!!! me ha encantado porque yo tengo una princesa y todos los días me planteo tener otro bebe, pero pienso que no le querré igual!! gracias !!! me ha emocionado!!
    besos

  34. Me paso algo parecido. Estaba tan obsesionada en que mi hija mayor no notase el cambio o se sintiese mal, que apenas hacia caso a la pequeña. Imagínate, mi marido me tuvo que decir que tenia una hija pequeña y que casi no le hacia caso.
    Ahora es mi locura, es un bicho y ya tiene seis años.

  35. 100% de acuerdo! Y uno no cree que sea posible querer a alguien tanto como al primero, pero se puede y ocurre. Y los niños se acostumbran, y una se acostumbra y el buen padre se acostumbra y la vida sigue. Hasta que llega… el tercero! jajajaja

  36. Yo pensaba igual no podré querer a la buenahija2 como a la primera, pero desde el primer momento que la vi y( teniendo en cuenta que no le he dedicado tanto tiempo como a la primera, porque ahora hay que compartir entre dos) me enamoró y ella sabe bien hacerse querer, es un primor.
    Ahora se que si hubiera un tercero no tendría duda de que lo querría exactamente igual.

  37. Me ha encantado leerte. Aún no estoy embarazada y ya pienso si podré quererle igual que a la primera… Me da pena quitarle la atención que le damos, tener que repartir los mimos y saber que si ya con una no llegas a todo (sobre todo en lo que a compartir con ella se refiere), mucho menos con dos…
    Pero leer lo que has escrito me ha convencido un poco más en esta decisión, que si ya tengo tomada, no acabo de ver el momento de cumplirla…
    Gracias por todo en general! Este club hace mucho bien!! :))

  38. Que bonito post!! Emocionada estoy…. me he sentido totalmente identificada. Me pasó lo mismo con mis buenashijas, dando toda la atención a la buenahija1 y todo el cariño y mimos a escondidas a la buenahija2 la buenatia decía que la pobre peque iba a desarrollar bien el oído porque la hablaba bajito y a escondidas jajajaajj. Muchas gracias por hacernos sentir normales una vez más

  39. Me ha encantado este post. Durante mi segundo embarazo estaba bipolar (lo que viene siendo para que me encerraran): por un lado pensando que nunca podría querer a nadie como ya quería a la buenahija y por el otro lado llena de dudas de querer al buenhijo más que a su hermana por ser “más listo” (la buenahija tiene discapacidad intelectual).
    Y al final los quiero a los dos igual… pero diferente. Igual porque no quiero a ninguno más que al otro, pero diferente porque cada uno necesita cosas distintas por edad, por forma de ser, porque tienen diferentes gustos y necesidades…
    ¡Genial el post!

  40. Gracias laura por escribir este post,yo de momento solo tengo un buen hijo pero es uno de los mayores miedo que tengo de si tengo un segundo hijo o no y sobre todo si sale niña que es lo que siempre hemos querido.
    Ya me as quitado algún miedo más.
    De nuevo gracias

  41. A los hijos se les quiere igual sin duda alguna. Lo que ocurre es que cada uno tiene unas necesidades diferentes por edad, sexo, carácter… Yo intento encontrar el equilibrio entre esas necesidades y hacerles ver lo mucho que les quiero tal y como son.

  42. Ohhh q bonito…!!! Me ha encantado!!! A mi tmb se me paso por la cabeza esa idea, podria querarla igual a la segunda igual como a la primera….? Pero segun di a luz y me pusieron en mis brazos a mi segunda niña… recuerdo que senti la misma alegria y el mismo sentimiento de cariño y amor, como a la primera.
    Senti lo maravilloso que es ser madre, descubri todo el cariño que puedes dar a tus hijos por igual, a darles los mismos mimos y caricias…
    Mis hijas se llevan 21 meses y desde que llegue a casa, con la segunda, decidi que para no sentir que pudiera dar mas cariño y tiempo a una que a otra, lo mejor era hacer todo las tres juntas, claro con ayuda de papa!!!
    Mientras daba el pecho a la pequeña, le contaba un cuento a la mayor, a la hora del baño de la pequeña le pedia a la mayor que me ayudara, …. Y le encantaba participar!!!
    Cuando la pequeña estaba durmiendo, me cogia a mi bebe grande de 21 meses y la achuchaba mucho mucho, y mientras estaba en la guarde, a la que no paraba de achuchar era a la pequeña!!!
    Creo q el amor a los hijos se da igual y por igual, cada momento es especial.

  43. Gracias por el post! Estoy a punto de llorar… uno de los miedos que tenemos todas, yo ahora embarazada del segundo se lo comentaba a mi marido el otro día. Ahora sé que a todas nos ha pasado y que querré a los dos por igual!

  44. Puf! Recuerdo el momento de ver a mi pequeño, mi bebé precioso, con el que había compartido tanto en tan poco tiempo, no llegaba a los tres años, cuando pasó a convertirse en “hermano mayor”. Eso de mayor me pesaba mucho, me costó mucho ubicar al pequeño en la familia, es un sentimiento extraño, lo quería muchísimo, pero no sabía cómo. Por suerte, el tiempo lo cura todo, y a medida que ha ido creciendo, ha ido encontrando su espacio. los adoro a los dos por igual, aunque echo de menos los ratos a solas con el mayor, y no poder dedicar tanto tiempo al pequeño para enseñarle algunas cosas como lo hice con su hermano. Otra vez, los sentimientos de culpa…

  45. Hay Laura!!!Esa sensación tuve yo.Me paso exactamente lo mismo.Mi mayor tenia dos años y medio cuando nació el pequeño.Lo primero que hice cuando llego al hospital me eche a llorar cual niño le quitan el canta juegos y mi niño grande se hizo muy grande,toda mi atención fue para el hasta que el pequeño empezó a pedir atención.Se los quiere igual,lo daría todo por ellos y da igual 2,3 que 5 Cada uno tiene su cariño y un amor especial.Genial Laura 🙂

  46. Qué preciosidad de post!! Mis princesas ya tienen 10 y 7 años pero me has hecho recordar prefectamente esa sensación cuando nació la peque, y has descrito tal cual el papel de la segundona y el volcarse en la mayor hasta que te das cuenta de que no pasa nada!! Se quieren igual, las adoro igual, y daría mi vida din dudarlo por cualqiera de las dos.
    Gracias por escribir algo tan bonito y hacernos sentir una vez más que no somos las únicas!!

  47. Jooo pues yo no tuve ese miedo. Sabía que al segundón lo querría con locura, y cuide mucho los sentimientos del buenhijo1, pedí hasta el alta médica antes para salir corriendo a su lado. Lo que si me entristece a veces es la de cosas q no he dado al segundón, sobre todo tiempo, el mismo q tuvo su hermano y que ahora comparten, y que dos hijos no son uno más uno, … Pero al verlo crecer, con sus casi dos añazos, ves que no lo ha necesitado, que se hace hueco a codazos en el corazón de los que le rodean, cada niño tiene su magia, y por eso todos son “igual de especiales”

  48. Ainx q me he emocionado con tus palabras!!!! Estoy esperando a mi segundo bebe, buenhijo2 o buenahija2 todavia no lo se…y esa pregunta se me viene a la cabeza, l@ querré igual, como me las apañare con dos? Lo pasará mal mi buenahija1 por la llegada de su hermanit@? Ainx muchas preguntas sin respuesta…q con post como este me ayudan a comprender q todo fluira tal como tenga q ser y q posiblemente viviré esta segunda maternidad diferente, ni mejor ni peor q con mi primera niña, si no diferente!!!! Besos 😉

  49. Laura, un post genial. Pero, claro, desde el punto de vista de la malamadre. Yo te quiero contar mi experiencia como hija primogénita. Como habéis dicho, el amor de madre es diferente, ni mejor ni peor. El problema es cómo lo perciben los buenoshijos y las marcas que eso puede dejar. Yo era de un carácter tranquilo, afable,… Llegó la buenahija2 y fue un torbellino. Aunque, desde mi punto de vista mi madre, no hacía diferencias, sí es verdad que la actitud de cada una marcaba su relación con nosotras. Es muy triste cuando creces y ves que lo que mi madre consideraba niñerías se convierte en verdaderos conflictos de adultos, y todo porque yo era la “hija favorita” (así se refería mi hermana a mí cuando hablaba a mi madre). Os diré: mi buenamadre era la masilla que unía o que imponía la unión, se fue y se rompió esa ficticia unión.

  50. Tengo una niña de 10 años y hace 6 meses nació su hermano. Mi principal miedo era repetir lo que mi madre hizo con mi hermana y conmigo. Mi hermana es 3 años mayor que yo y desde que nací, mi madre procuró no darme ningún tipo de cariño delante de ella en un intento de evitar los temidos celos. Los celos, hasta un extremo patológicos, no los evitó y lo único que consiguió es una sensación terrible de falta de cariño en mi infancia.
    Yo tenía miedo de centrarme en la mayor, para evitar celos, y desatender emocionalmente al pequeño. Y también tenía miedo de no quererle a él igual, son ya 10 años con mi princesa, que es cariñosa a rabiar y está muy apegada a mí.
    Pero desde que mi chiquitín llegó a casa no me he reprimido ni una sola vez en darle una caricia o un beso delante de ella, he hecho como si eso fuese lo normal, igual que se los doy a ella a todas horas. He conseguido que ella lo vea como algo natural y el resultado es celos cero. Él es aún más cariñoso que ella y esta segunda maternidad ha hecho que mi capacidad de amar y mi paciencia se hayan multiplicado por mil. Los adoro a los dos y la única pena es no haberme decidido antes a tener el segundo

  51. Mi madre me lo dijo con tiempo:” no te vayas a preocupar que no vas a poder hacer lo mismo con la segunda que con la primera”. Mi madre y mi padre en el hospital, mi padre muy grave. Estuve sola desde el principio junto con mi marido. Simplemente me multipliqué y todavía no sé cómo. Daba la teta y cambiaba a la buenahija2 bajo la atenta mirada de la buenahija1 dos años mayor que ella. Acaba de dejar el pecho la mayor hacía muy poco y nada de celos ni de pedirmelo. Una lección en toda regla la que me dio mi hija.
    Ya han pasado 13 meses y se pelean por los juguetes pero se dan unos besos apretaos y unos abrazos. Ahora le pongo el pijama y acuesto a la buenahija1 bajo la atenta mirada de la buenahija2 que hasta que no ve a su hermana bien acostadita no se queda tranquila.
    Y la verdad, siempre te queda la cosa al final del dia de no saber si lo haces bien
    Un beso a todas malasmadres

  52. Que buenísimo este post me ha sacado hasta las lágrimas mientras lo leía, porque me ha pasado igual desde el nacimiento de la buenahija2. Saludos 🙂

  53. Pues a mi me ha pasado un poco al revés. El nacimiento de la buenahija1 no fué cómo yo esperaba. Ingresada en el hospital por un problema del hígado ligado al embarazo, me provocaron el parto a los tres días y al final fué cesárea… Yo que soñaba con mi parto natural y fundirme con la naturaleza (musiquita de fondo). La lactancia fué muy dolorosa y aquel bebé no era el rollizo de los anuncios… Me costó enamorarme, pero ahora la buenahija1 es mi vida, por supuesto. Con la buenahija2 ha sido todo más sencillo y bonito, quizás porque esperaba menos, quizás porque ya conocía el camino. Estoy completamente enamorada desde el minuto uno, cuando me la pusieron encima tras el parto natural, esta vez sí. Lactancia maravillosa y 5 meses de baja disfrutados cada minuto. Hasta la vuelta al trabajo ha sido más dura esta vez. Me encanta dedicarme un ratito a la buenahija2, cogerla en brazos, sonreirla, ver los nuevos logros que consigue cada día que pasa. Por supuesto que no puedo dedicarle tanto tiempo como a la primera…porque no lo tengo. Incluso a veces me olvido de que está porque casi no hace ruido, así soy de malamadre. Así que me planteo si las querré igual a las dos, si no querré más a la segunda por todas esas vivencias tan dulces… Luego pienso que simplemente tendré una relación distinta con cada una de ellas, igual que tengo relaciones distintas con mis distintos amigos. Quizás es que ya sé que el tiempo pasa tan rápido que hay que aprovechar cada minuto con ellas. La mayor se ha hecho tan mayor (2 años, jajajaja) de pronto, que me doy cuenta de que la fase de bebé hay que disfrutarla. Sobre todo porque tampoco estoy segura de que vaya a tener más hijos. Gracias por el post, me ha encantado leerlo, emocionarme y reconocerme todas estas emociones.

  54. Ains querida….recuerdo esos momentos…en los que piensas que no se puede querer tanto al segundo, a nosotros nos enamoró nada más verlo, pero cuando más descubrimos el supervínculo del amor, fue cuando el mayor se fue unos días con los abuelos, como oa pasó a vosotros…ya,en ese momento,conectas del todo….y ahora, aunque hay momentos que quieres escapar..tb sabes que no puedes vivir sin ellos, y ellos por mucho que se peleen y se chinchen,ya nosaben vivir el uno sin el otro…con el pequeño nos pasa, que no sabe jugar solo si no está su hermano mayor…y es normal, él no sabe lo que es estar solo,vivió con su hermano desde el minuto 0 ….y ahora, esperando el tercero, tengo incertidumbre en contadas ocasiones, pero no la mayoría de veces, porque sé, que lo querré con el mismo amor q a sus hermanos

  55. Yo no tuve ese problema en diferido, lo tuve en un mismo momento. Soy mamá de dos buenashijas al cuadrado, dos gemelas preciosas de 19 meses.
    No he sentido la incertidumbre si iba a querer más a una que a la otra, las adoré desde el día que supe que estaban dentro de mi “barriguilla”, pero lo que si me ha pasado es sentir la culpabilidad de no poder atender a alguna de las dos, incluso muchas veces a ninguna de las dos, tal y como yo hubiera querido.
    Las manos, las piernas, el tiempo, incluso la paciencia(aunque tengo bastante) son limitados. No las he mecido para dormir tanto como me hubiera gustado, ni he pasado largos ratos bañándolas porque se me echa el tiempo encima, he perdido la paciencia con una injustamente porque la otra ya me tenía saturada, una ha ido a brazo mientras a la otra le ha tocado caminar a regañadientes, etc.
    Pero lo que no tiene limitación, es el amor, son los besos, las caricias, las cosquillas, los juegos, las palabras bonitas que les digo todos los días, la felicidad que me da recogerlas todos los días de la guardería y ver como corren hacia mi con una sonrisa, dormimos las tres juntas en una misma cama mientras el buenpadre duerme solito cómodamente y eso es porque aunque sean dos las tres somos una y siempre nuestro amor será infinito, inagotable.
    El amor de madre crece y se multiplica tanto como hijos tengas
    PD: me encanta leeros ^_^

  56. Que bien me ha sentado leer este post ¡¡¡ Me siento totalmente reflejada e identificada.
    También tengo dos buenashijas y me paso exactamente lo mismo.
    Ahora, ya esta todo normalizado¡¡ Las quiero a las dos con locura ¡¡
    Me ha ido genial leerlo 🙂

  57. Esto de las dudas sobre si se podría querer igual al segundo lo he leído varias veces. Cuando estuve yo en la situación la verdad es que ni me lo planteé, le quise con locura desde el minuto 0, no desde que le tuve en brazos por primera vez (ahí me enamoré) sino desde que supe que le llevaba dentro. Quizá fue porque desde que decidimos tener un segundo hijo hasta que llegó pasó un año largo, con un aborto de por medio.
    Lo que sí es cierto es que al pobre no le he dedicado tanto tiempo como a su hermana, sobretodo de recién nacido, que era un bendito que dormía y comía y no daba guerra.

  58. Esto es algo que nos preguntamos el marido y yo. La proxima semana llegamos a termino para la llegada del buenhijo. Su hermana de 6 años ya lo adora tiene un conteo de cuantas veces la han pateado, pero el nervio sigue. Le daran celos una vez fuera? este amor que sentimos por ella, podremos sentirlo por el nuevo bb? La vdd que es una gran incertidumbre. Yo por ahora solo se que ya lo espero con ansias y que tengo todo un complicado plan para que la buenahija se sienta incluida y este bb sea una gran alegria para todos. Gracias por compartir

  59. Gracias Laura por este post 🙂 Con él me uní al club (aunque ya me consideraba malamadre 😉 y me hinché de llorar cuando lo leí (y lo sigo haciendo cada vez que se lo paso a una bimalamadre) Un abrazo enorme y de nuevo millón de gracias! :-*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más