Side Area

Diario de malamadre: Buen padre al aparato, dígame

Diario de malamadre: Buen padre al aparato, dígame

Hoy dentro del ‘Diario de Malamadre’ contamos con la experiencia de un buenpadre, el señor esposo de nuestra querida Musa. Se llama Manuel Santos y es tripadre para más señas. Precisamente escribo esto en la quietud y en el silencio de mi hogar, dulce hogar, a veces… Gracias a que el buenpadre se ha largado con el buenhijo a dar un paseo y llevan toda la mañana en amor y compañía, uniendo lazos y haciendo crecer ese amor paterno-filial tan bonito. Yo, por mi parte, me he dedicado a hacer deporte, a trabajar y a saborear una coca cola zero mientras me concentro en lo que tengo que hacer. Momentos de spa mental, tan necesarios, tan reconfortantes. Que gran labor la del buenpadre, a veces poco reconocida, y que tan importante es para la salud mental de este país. Por eso cuando Manuel no remitió este escrito de su visión sobre la paternidad caímos rendidas ante él y ante su corresponsabilidad tan manifiesta. Él nos cuenta cómo vive el compartir responsabilidades en una sociedad en la que los roles están tan marcados y en el que “Madre no hay más que una” sigue tan presente. Así nos lo cuenta (los comentarios entre paréntesis son la voz de la conciencia, la voz de las malasmadres):

Malasmadres-buenpadreEstoy totalmente de acuerdo con el espíritu del club de malasmadres. Creo que en la sociedad actual hay mucha presión hacia la madre para que no cambie su rol ‘tradicional’ y que los hombres y mujeres que han luchado por cambiarlo se ven en circunstancias ‘extrañas’.

Yo me defino como buenpadre, es decir, esa persona que está en el mismo barco que una malamadre. Esto no implica ayudar con las tareas domésticas si no compartir responsabilidades: responsabilidades con los hijos a la hora de criar y educar; de regañar, jugar, castigar y premiar; de limpiar, y vestir, y un largo etcétera. No, yo tampoco soy superwoman ni de cerca. (Más bien superman, no le quites a tu mujer su esencia y su leit motiv…).

Es más, tengo serias dificultades a la hora de realizar ciertas tareas básicas (lo importante es reconocerlo, buen comienzo…), dificultades que se encuentran los buenospadres a la hora de tratar de compartir, de las ‘graciosas’ situaciones con las que me he topado y de cómo la sociedad en la que vivimos no está preparada para esta nueva (o no tan nueva) especie que ha aparecido (que Dios nos pille confesadas…).

Tengo que reconocer que el proceso de hacerse padre no es igual que el de hacerse madre: si una madre tiene nueve meses para sentir a su hijo, para un padre la cosa pasa de nada a todo en un segundo (no te olvides de las hormonas, el dolor, el parto, las contracciones, el puerperio, etc… De mayor quiero ser hombre) Recuerdo cuando nació nuestro primer buenhijo: tras ponerlo bajo la lámpara de calor me dijeron “mira a ver si todo es normal…” ¡Dios mío! ¡Qué yo no estoy preparado para esto! (Y tú que crees que nosotras ¿sí?… La primera vez que cogí al buenhijo sentí que no sabía qué hacer con él, ganas de huir…).

Y no me refiero a la sociedad sin nombre ni apellidos, me refiero al entorno que tenemos más cercano. No sé cuantas veces me ha pasado que mientras que estoy con los niños me llama algún amigo para jugar al paddle, ver el fútbol, bajar a tomar una caña (vaya, lo que sea), y ante mi respuesta negativa sueltan un “vaya calzonazos” y lo peor no es eso, si no que al día siguiente te dicen: oye, si sigues quedándote con los niños al resto nos vas a dejar mal… ¡Manda ‘güevos’! (Tus amigos definitivamente no tienen malasmadres al lado, tienen muy buenasmadres…).

Sin embargo, es en aquellos sitios donde normalmente es la madre la que ejerce el liderazgo familiar en los que me he encontrado más ‘dificultades’ para ejercer como buenpadre. Quizás el que más me llame la atención es la visita al pediatra. Desde que los niños han sido pequeños, y sobre todo cuando la malamadre volvió a su trabajo, he llevado bastante a menudo a los niños al pediatra. No hay cosa que me llame más la atención lo machistas que pueden llegar a ser: cuándo entra el buenpadre a much@s se les pone cara de pena por los niños. “Pobrecitos que es su padre el que les trae al médico”. “¡Oiga! ¡Que estoy tan preparado como la madre!”.

Todas las preguntas, recomendaciones e instrucciones te las dan como un mero transmisor: “Dile a la mamá que el niño tiene que comer esto, dile a la mamá que le eche esta cremita para el culo, pregúntale a la mamá si hace o dice esto”. En algún momento me gustaría contestarle: Mire Ud., se lo diría encantado pero es que soy viudoa ver qué cara ponen. (Entonces serían capaces de alquilarte una madre para tus hijos…).

Otra de las situaciones ‘extrañas’ es a la hora de recoger a los niños en el colegio. Sí, la mayor parte son madres, incluso madres acompañadas de padres, pero en mi caso, y durante varios años, he sido yo el que recogía a los niños del cole. Otra vez con el pobres niños… Los niños están encantados de que les recoja su padre, y se lo pasan fenomenal y punto. (Y a las malasmadres nos gusta que lo hagáis sobre todo los viernes que es cuando nos quedamos con las amigas a tomarnos algo por ahí y charlar de nuestras cosas, que no se pierda la costumbre, hombre ya…).

Pero la situación más ‘extraña’ y ‘atrevida’ es cuando la malamadre se va de viaje. ¡Sí, es que somos unos inconscientes!. Si el buenpadre se va de viaje (acabo de volver de 10 días fuera) no pasa nada, la malamadre se hace cargo de los niños y con un poco de ayuda (si es necesario por algún cólico nefrítico o similar) salen adelante sin problemas. Si es la malamadre la que se va de viaje, y los viajes de la malamadre suelen ser de más de una semana, todo el mundo me pregunta que cómo lo hago, que si me voy a casa de mis padres. Sólo me faltaba eso, sin malamadre y con buenosabuelos, acabaría como una regadera, que si alguien viene a ayudarme… Pues no, cuando se va la malamadre entramos en modo supervivencia y marcamos prioridades. Más adelante explicaré cuál es el modo supervivencia, en el que he llegado a estar durante casi un mes. (¿Modo supervivencia?, perdón… Imagino que coméis y dormís y poco más… Me gusta el modo buenpadre, son más inteligentes que nosotras, prioridades y a vivir que son dos días).

Vengo de una familia en la que mi padre hacía todos los días la cena mientras que mi madre, que acababa de llegar de trabajar, se sentaba en el salón a descansar. Así que si ellos salieron adelante hace 30 años, nosotros no podemos ser menos, pero deberemos seguir peleando por que no haya situaciones ‘extrañas’. (Nos encanta cómo desarrollas tu función de buenpadre, un ejemplo para la sociedad, y nos encanta el buenabuelo. Propongo canonización YA. Qué suertuda Paula, te envidiamos y mucho…).

¿Qué os ha parecido el ejemplo de este buenpadre con mayúscula? ¿Existe la corresponsabilidad soñada en vuestro hogar? ¿Cómo compartís las tareas? Y quien dice un buenpadre dice otra malamadre. Contadnos vuestra historia.

Malasmadres_buenpadre

* Recordamos uno de nuestros primeros TIPs, a sabiendas de que no todos los buenospadres se hacen los sordos por la noche. Cada uno tiene su debilidad…

44 Comentarios
  • la musa

    3 Noviembre, 2014 a 8:05 am Responder

    Yo qué os voy a decir….es un crack.para situaciones raras la de hoy:se va hoy de viaje y va a estar fuera 6 meses.todos me preguntan a mi que como me voy a organizar, pero nadie piensa lo muchísimo que nos va a echar de menos, que es por lo que el se va realmente preocupado.
    En fin…cojos temporalmente.
    Besos a los lectores y un Besazo a mi muso

    • silvia

      3 Noviembre, 2014 a 12:26 pm Responder

      pues tienes toda la razón… eso es lo que más sentiría yo… animo Paula!
      Enhorabuena por este buenpadre y buenmarido.. yo ya sabes que tampoco tengo queja! 🙂
      besos!

  • Trimadre

    3 Noviembre, 2014 a 8:11 am Responder

    Oléeeeeeeee ese buenpadre!!! Di que sí! compartir responsabilidades es la cuestión, y no medirnos constantemente con un “yo hice esto” “pues yo lo otro”, que sólo nos lleva al desencuentro. El mayor problema de la conciliación es que se trata como un problema de la mujer, y no señores, es un problema de la FAMILIA. Ojalá todos sigamos avanzando y no se sorprenda un pediatra por ver a un padre en la consulta, qué pena… Te mando un besazo más especial si cabe por ser hoy el día que es, y otro a MI MUSA que le toca poner el “modo supervivencia” ON por una temporada… Besos familia!

    • Carmen

      3 Noviembre, 2014 a 8:24 am Responder

      Qué razón tienes, trimadre! Conciliar no es un “problema” de las mujeres, es una cuestión de familia!!!
      Yo, que soy muy optimista, creo que vamos en la buena dirección y poco a poco vamos consiguiendo logros!
      Un beso! Y a seguir luchando!!

  • Carmen

    3 Noviembre, 2014 a 8:20 am Responder

    Qué gran buenpadre! La verdad es que para ser una malamadre en condiciones, hace falta un buenpadre de éstas características!
    Afortunadamente puedo presumir de tener uno a mi lado que me permite seguir quedando con mis amigas los viernes e ir de viaje con ellas un par de veces al año, trabajar y demás cosas que era antes de ser madre.
    Un beso a todas y a todos!
    Carmen, bimadre con buenpadre.

  • martaharias

    3 Noviembre, 2014 a 8:41 am Responder

    Olé por ese buenpadre!!
    Y por dar normalidad a lo que debería ser normal!!
    Mucho ánimo estos meses Paula!!

  • tamara_tully

    3 Noviembre, 2014 a 8:42 am Responder

    me ha encantado, el post. Que granpadre tienes a tu lado! (espero que te de todos los recados del pediatra!jajajajaja,me parto)Creo que tenéis que patentar el “el modo supervivencia”. Enhorabuena familia!

  • Ruth de R.

    3 Noviembre, 2014 a 8:43 am Responder

    Ole por Manu!! Claro que os vais a echar de menos. Pero luego os cogeréis con más ganas… Y la conciliación no sabe de sexos: estoy cansada de escuchar que “hacemos nosotras” para conciliar. ¿Y ellos? Que la familia somos todos!! Yo tengo la bueníiisima suerte de que el buenpadre concilia también. Y cocina (y piensa que cocinar) y compra. Así que colaboramos en casa, fuera, en el trabajo y en el cansancio. Corresponsabilidad y participación familiar.

  • Bety

    3 Noviembre, 2014 a 8:49 am Responder

    Buenos días! Yo tengo un buenpadre con el que compartimos responsabilidades. Precisamente regresé ayer de un fantástico fin de semana con mi amiga del alma y todo fantástico. En mi caso el problema lo tengo yo, que aunque me tomo mi tiempo, disfruto de mis hobbies y lo hago con muchísimo apoyo, no dejo de sentirme un poco culpable y malamadre total… se que es por la presión social y que mi chico ejerce como yo o incluso mejor y que nuestro buenhijo está encantado.
    En el trabajo, no hace mucho, una buenamadre criticaba el hecho de que yo necesite actividades fuera del cuidado de mi hijo, “mi hobbie son mis hijos”, me dijo haciéndome sentir como un trapo.
    Queda mucho, mucho por hacer. Conozco un caso de buenpadre al que despidieron del trabajo por solicitar la reducción de jornada por guardia y custodia…
    En fin, yo seguiré luchando contra la parte de mi conciencia que me increpa y me dice que no lo estoy haciendo bien, pero seguiré manteniendo la parte de persona individual que necesita disfrutar un rato a solas, con amigas o simplemente escuchando el silencio un ratito.

  • g.c

    3 Noviembre, 2014 a 8:52 am Responder

    Yo hubiera agradecido leer su artículo sin tus anotaciones al margen jajaja, que no le dejas tranquilo y no hay formar de leer en calma!!

  • Naira

    3 Noviembre, 2014 a 8:53 am Responder

    Tengo la suerte de tener un buenmarido y buenpadre, también. Por la mañana es él quien levanta al buenhijo, desayuno, vestir y guarde, yo me voy a trabajar antes de que ellos se levanten. Luego, soy yo la que le recojo de la guarde, tarde de parque (llevo bien pocas y ya me empiezo a aburrir), baño… y buenpadre que llega para cena-bibe.
    En mi caso el que viaja es el buenpadre…5-6 semanas… y cierto, todo el mundo me dice ‘vaya, cómo te organizas?’ nadie se preocupa de cómo lo pasa él, cómo nos echa de menos.
    Por ‘suerte’, en mi entorno parece que las cosas tienden a esto, porque mis buenasamigas, también malasmadres- aunque hay alguna buenamadre que da perecita- tienen a unos buenospadres al mando. Así, nos turnamos para tener ‘laidies nights’ y ‘machos alfa nights’

  • Ana Sloane St.

    3 Noviembre, 2014 a 9:17 am Responder

    Completamente de acuerdo. En mi caso, mi marido y yo tenemos las mismas responsabilidades y obligaciones para con nuestros hijos. Los dos trabajamos fuera de casa, los dos limpiamos, cocinamos y hacemos las tareas varias de llevar una casa (incluso él hace más que yo casi) y, por supuesto, los dos tenemos las mismas responsabilidades para con nuestros hijos: colegio, pediatra, cumpleaños… Dejémonos de sexismo y de ver a un padre “raro” cuando hace lo mismo que hace cualquier madre. Yo me enorgullezco del marido que tengo y, sinceramente, me da pena ver que no todos son así.

  • Anita

    3 Noviembre, 2014 a 9:22 am Responder

    Me encantó oír la voz del buenpadre! Os animo a que haya más posts en este sentido.
    Voy a proponérselo a mi buenmarido para cuando nazcan los gemelos, que cuente al mundo su parte!
    Anita
    http://gemelosinvasores.com/

    • malasmadres

      3 Noviembre, 2014 a 10:29 am Responder

      Eso estaría fenomenal Anita! Encantadas de que se anime!!!!

  • rabiscarte

    3 Noviembre, 2014 a 9:30 am Responder

    Genial genial genial! Me gustó muchísimo leer a un buen padre! Nuestra situación es un poco distinta: soy madre primeriza y maestra de infantil, el buen padre es ingeniero informático (lo tenemos bastante claro que nunca voy a ganar más que él), y siempre dije que, a poder ser, me gustaría quedar el primer año de mis hijos en casa, con ellos. Pues y así es! Si fuera yo la que cobrara más sería el buen padre que se quedaría con los buenos hijos en casita su primer año. Pero soy yo la que quedo y por eso, con relación a nuestra hija, soy yo la que tengo más respomsabilidades. Pero no nos engañemos! Cuando el buenpadre llega de trabajar, y los findes, Olivia es toda suya!!! No cambio un único pañal, no le doy de comer (solo la teta, para dormir), ni la cojo si está de mala leche. Y es más, es el buen padre que siempre hace la compra, que le compra la ropa (sí sí! la elige él y muy bien!) y siempre limpiamos la casa a medias 🙂 al final del día aún me da las gracias por ser tan buena madre jajajaja

  • anya

    3 Noviembre, 2014 a 10:03 am Responder

    A mi el #buenpadre me ayuda mucho,lo malo sus horarios,pero los ratos que está, cocina,plancha,cose,se ocupa de la niña,desde luego no me puedo quejar.un besazo

  • Paula B

    3 Noviembre, 2014 a 10:19 am Responder

    El artículo genial. Lo que no me ha gustado, han sido los comentarios entre paréntesis de “la voz de la conciencia”, además de que cortan el transcurso del texto…

    Parece que tenemos que corregir todo lo que haga el buenpadre, ¡hasta sus textos!

    • malasmadres

      3 Noviembre, 2014 a 10:28 am Responder

      Hola Paula. Mil gracias. Pero la intención para nada fue esa. Fue crear un diálogo divertido. Estamos muy orgullosas del texto de este buenpadre al que tenemos gran cariño. No obstante, mil gracias por tu comentario. Lo tendremos en cuenta. Un beso 😉

  • Una Mamá en la Cocina

    3 Noviembre, 2014 a 10:22 am Responder

    Uyyy…este post se lo doy a leer a Un Papá en la cocina…seguro que se siente muy identificado, además se son tocayos de nombre jaja….muy valiente por su parte el haberse atrevid a escribir para nosotras, las malasmadres, porque todo lo que concierne a la familia es responsabilidad de los dos, no de una sola persona…y en nuestra casa las cosas son muy parecidas

  • Elena

    3 Noviembre, 2014 a 10:29 am Responder

    ¡Me ha encantado!Nunca me había planteado cómo se siente un padre en esas situaciones que cuenta. Es cierto que cuando el buenpadre se va de finde nadie se preocupa de cómo me voy a apañar yo con los dos buenoshijos pero ay! cuándo soy yo la que se va, sí se preocupan, cuando él se organiza perfectamente. Lo único, sus horarios, así que tiene que venir la buenabuela a echar una mano.
    Es fundamental cambiar el concepto: no es ayudar, es compartir

  • malamadre experimentada

    3 Noviembre, 2014 a 10:37 am Responder

    Yo soy la primera que contranatura sigue viendo extraño que el buenpadre esté en el parque mientras la malamadre se queda en casa con los pies en alto leyendo el Cuore.
    Cuando he leído esta entrada no entendía nada, era como chino, hasta que ha llegado el párrafo del buenabuelo y sus cenas diarias, entonces he visto la luz, así sí me cuadra todo.

  • Mercedes

    3 Noviembre, 2014 a 10:57 am Responder

    Complicado tema, el de compartir, conciliar, cooperar… Yo tengo a mi lado un muy buenpadre que adora a sus hijos, que les enseña a dibujar, a hacer manualidades divertidísimas, con los que baila como un robot, construye ciudades de Lego, les cose los bajos y los botones (malamadre en estado puro que soy) y les prepara las más increíbles meriendas… pero que es autónomo y con un trabajo que le hace viajar un par de semanas al mes. Vivo a 600 km de mis orígenes y de cualquier posibilidad de ayuda familiar y me he organizado la vida como freelance y emprendedora para poder adaptar horarios, disfrutar de mis hijos y suplir en muchas ocasiones al buenpadre. Estoy totalmente de acuerdo con lo decís, él viaja y todos se apiadan de mi, pero a mi me parece duro estar tanto tiempo fuera de casa, echarnos tanto de menos, saber que pasas poco tiempo con tu familia. En el día a día no puedo decir que me ayude enormemente pero siempre me pone en valor, y malamadreo en cuanto tengo ocasión -aunque menos de lo que quisiera-.

  • Noni

    3 Noviembre, 2014 a 11:40 am Responder

    Claro que sí, olé por Manu y por mi marido, y por todos los papis que son lo que toca: padrazos y compañeros. Yo no lo concibo de otra manera, así que me considero afortunada porque, tristemente, en loa tiempos que corren sigue sin ser lo normal.
    Creo que para que algo funcione, pero de verdad, se trata de ser equipo, y vosotros sois EQUIPAZO 🙂

  • María Garrido

    3 Noviembre, 2014 a 11:42 am Responder

    Lo alucinante como dice Manu es que la gente en pleno siglo XXI siga sorprendiéndose por cosas que deberían ser lo habitual. ¿La culpa? NUESTRA, sí, sí, de las mujeres, y no solo de las mujeres de la generación de nuestras madres, no, de nuestra generación también, y es lo más preocupante.

    Yo sigo encontrándome con mujeres de mi edad, sobre todo entre los 30 y 40, a las que escucho decir “es que claro, como él no sabe” “por mucho que me ayude todo me toca a mi” “dónde esté una madre…” ¿Perdona? Dejemos de echarnos tierra encima joe!! Los buenospadres son exactamente igual de capaces y válidos para todo (vale, para dar la teta no, creo que es lo único), y efectivamente como dice Manu, no se trata de ayudar, se trata de compartir, de que haya equilibrio entre el trabajo que realizamos las dos partes adultas de la familia.

    A nosotras nos pasa, hay quién flipa y nos pregunta cosas como “¿y cómo os va a llamar?” o “¿pero la madre realmente quién es?”

    Sigo pensando que todo es cuestión de educación, de creencias, de roles, y ahí está nuestro trabajo, en hacer que nuestros hijos sean personas respetuosas, equilibradas y vean la pareja, la familia y a sus padres de forma igualitaria.

    Un besote, y enhorabuena por salir a la palestra!!

  • Irene

    3 Noviembre, 2014 a 12:32 pm Responder

    Ole ese buenpadre!! Yo tampoco me puedo quejar pues sin mi buenpadre al lado no podría con todo. Yo salgo de casa a las siete y cuarto y vuelvo a las cuatro, él es el encargado de desayuno, vestir y llevar a la guarde al bichillo. Su horario es un poco raro, una semana está de mañana (de 8 a 2), la siguiente de tarde (de 2 a 7:30) y la siguiente de turno partido (de 9 a 1 y de 4 a 7). Así que las mañanas que está en casa se encarga de comidas, lavadoras y demás. Así cuando llegó sólo me preocupo de la buenahija y de descansar. El resto de días repartimos tareas, pero si un día no se barre, no nos angustiamos, hemos estado ocupados en cosas más importantes. Hace poco leí que en una casa no se vivía de verdad hasta que podías escribir en el polvo de los muebles. No creo que se tenga que llegar a tanto pero estoy de acuerdo en vivir por encima de tener una casa de revista. Ánimo a todos los buenospadres, que se manifiesten en post como este, porque ello también llevan una malamadre dentro.

  • victoria

    3 Noviembre, 2014 a 12:46 pm Responder

    Qué suerte tener a un buenpadre al lado, y si es como este, mejor que mejor…
    Yo tengo que ser malamadre y buenpadre a la vez, así que a veces es un poco díficil de compaginar… Pero si a él le sorprende que el pediatra ponga caras raras…a mi me sorprenden que me digan dile a su padre que tiene que comprarle un balón para que chute… Oiga, los balones se los compro yo y no chutamos, jugamos al basket que mola más… Se les queda una cara de tontos que te alegra el día.
    Está claro qeu con buenpadre al lado, seguro que molaba más, pero como no era mi caso, estoy encantada 😉
    Ánmimo chicos, gracias por animarnos el día desde el otro lado 😉
    Un besiño,
    Victoria

  • glo

    3 Noviembre, 2014 a 3:06 pm Responder

    Esto no implica ayudar con las tareas domésticas si no compartir responsabilidades:
    esta frase debía se ser colgada en la puerta de todas las casas, y lo peor es cuando una mujer es la que esta muy contenta cuando su marido la ayuda!!!!!, que clase de padres serán los hijos de estas mujeres, también estarán orgullosos de ayudar a su mujer poniendo el plato en el lavavajillas!!!!!

    Y recordemos, ellos pueden fregar y nosotras taladrar!!!!

  • Nueve meses y un día después

    3 Noviembre, 2014 a 4:54 pm Responder

    Pues por casa parecido a lo que leo pero no japiflagüer. Reconozco que le he tenido que educar porque venía de madre ama de casa y hermana mayor. No me diréis que no tiene mérito lo mío. Así que, con el paso de los años y metiendo cañita de lomo, la cosa se ha medio equilibrado. Y digo medio porque siempre hay uno qe hace más, unas veces él y otras yo. Y el cansancio hace que muchas veces el “yo he hecho” esté al la orden del día. Ahora, a juguetón y amoroso no le gano. Y a achicharrona y cagaprisas no me gana él, las cosas como son (pero es que lleva un ritmo caribeño que…)
    Eso sí, entre mis amigos me da la impresión, afortunadamente, de que lo común es esto, que los niños son de los dos y que ambos comemos y ensuciamos.
    Gracias por el testimonio y que cunda el ejemplo.

  • Carmen

    3 Noviembre, 2014 a 5:03 pm Responder

    me encantó eso de modo supervivencia! jajaja, me encanta cuando veo buenospadres dejando a sus hijos en la escuela, los terminan de fajar y peinar, los besan, crean un vinculo especial, nos van quitando peso con eso del apego materno, porque yo creo realmente que también hay apego paterno y es bastante sano y necesario, yo adoré a mi buenpadre tanto como a mi malamadre!

  • isabel

    3 Noviembre, 2014 a 7:24 pm Responder

    Ole, ole y ole!!! Estos buenospadres son una maravilla. Mi maravilloso buenpadre particular (también tripadre, va haber que comprobar el tema…) también es un sol, compartimos labores, me desahoga de buenoshijos cuando llega a casa y me anima a malamadrear… lo peor que yo le veo es que no se anima a un cuarto, jajjajajajjajaja

  • conlafamily

    3 Noviembre, 2014 a 7:29 pm Responder

    Pues a decir verdad yo creo que en mi casa el buenpadre se organiza mejor que yo. es más si me descuido hace más cosas que yo
    y yo no me olvido de decirle lo rico que estaba todo, lo que vale, y hasta lo bueno que está!!!

  • la musa

    3 Noviembre, 2014 a 8:01 pm Responder

    Mi buen marido esta en este momento de viaje por lo que no sabe cuando podrá responderos a todos los que habéis comentado, pero me dice que os diga que muchas gracias por todos los comentarios tan cariñosos. Está encantado de ser compañero de una malamadre….aunque no le invitemos a parties…..jajajajajajaj
    Besos
    Paula

  • Yolanda

    3 Noviembre, 2014 a 8:03 pm Responder

    Me encanta y estoy encantada (y el buenpadre más) de ver que no somos los únicos que hemos cambiado los roles.
    A veces abro la puerta de casa muy tarde y lo encuentro completamente desbordado y agotado pero con los niños bañados, cenados, acostados, con los deberes terminados y la ropa del día siguiente preparada en sus habitaciones. En ese momento me siento la persona mas afortunada del mundo.
    Es como nos gusta llamarlo “una maruja” a falta de sindrome premenstrual.
    Es un sol y sus hijos lo adoran, estoy convencida que el esfuerzo y dedicación con el que los cuida hace que se sienta mas a gusto consigo mismo y mucho mas unido a ellos que la mayoría de esos padres que presumen después de esas buenasmadres.
    Si señoras soy una malamadre encantada de tener la familia que tengo y de ese gran padre que hace que sigamos siendo una familia feliz a pesar cambiarnos los roles.
    Que vivan los buenospadres!!!!!

  • Carola Gómez

    3 Noviembre, 2014 a 8:33 pm Responder

    Cuando se puso de moda el término “metrosexual” ya mi compañero de vida se inventó que él era un “marujosexual” y a mucha honra. Jaja.
    Siempre hemos sido un equipo y es cierto que al tener a las niñas muchas se asombraron (abuelas, tías…) de lo bien que se apaña con ellas y yo decía: ¿pero es que es manco o tuerto o algo por lo que le tendria que costar más que a mí?

  • Isabel

    3 Noviembre, 2014 a 10:24 pm Responder

    Excelente artículo!!! Tengo la fortuna de tener a mi lado a un buenpadre que corta uñas, lleva y busca a los niños al cole, juega, regaña y puede sobrevivir sin mi y con los niños durante unas horas (no digo días porque no viajo). Lo único que no hace el buenpadre es limpiar cacas, aunque le ha tocado. Confieso que me he sentido culpable cuando yo estoy echada en el sofá viendo tele mientras él se hace cargo de los niños, pero se me pasa porque no podemos seguir con el mito de la supermadre y que el padre no haga nada. Como dicen ustedes debe haber corresponsabilidad entre los 2 y un buenpadre es un hombre completo e integral si ayuda a la malamadre en la crianza de los niños

  • Pili

    3 Noviembre, 2014 a 11:30 pm Responder

    Y que pasa cuando el buenpadre divorciado, completamente volcado en su buenahija no puede disfrutar de la corresponsabilidad? Mi caso es distinto, convivo con un buenpadre que lleva 2 años luchando por la custodia compartida y la buenamadre no está dispuesta a concedérsela basándose en, palabras textuales: “ya bastante ves a la buenahija”

  • Clara

    4 Noviembre, 2014 a 12:34 am Responder

    En mi casa compartimos las responsabilidades, faltaría más! Es lo primero que decidimos el buenpadre y yo antes de casarnos: el barco es de los dos, y para que no se hunda tenemos que arrimar el hombro tanto el uno como el otro.

  • Buenpadre#1

    4 Noviembre, 2014 a 7:18 am Responder

    Qué cantidad de comentarios, aquí y en fb…estoy sorprendido y orgulloso de las malasmadres y buenospadres!!!!! Ayer estuve de viaje todo el día y no pude responder ningún comentario. La mayor ilusión es saber que somos muchos y que no soy tan raro, pero debido mostrar ser más…hay que enseñar a los buenoshijos que esto es lo correcto.

  • esther

    4 Noviembre, 2014 a 10:50 am Responder

    Muy bueno!
    Es verdad que las malasmadres somos las primeras en preocuparnos cuando un buenpadre se hace cargo de sus hijos o mejor dicho…comparte responsabilidades,también nos da envidia pensar en que el nuestro no sea así, pero todo depende de la persona, no en que sea buenpadre o malamadre, pero gracias a este articulo puedo sentir lo que siente “la otra parte” y que a veces olvidamos…

  • Paula (diy by Paula)

    4 Noviembre, 2014 a 11:43 am Responder

    Paula.. irá con el nombre? Y es que en mi casa hay un buenpadre también que lleva a los niños al pediatra, los lleva al colegio y los recoge dos tardes a la semana, hace la compra semanal y ayuda a la buenahija mayor con los deberes.. vamos, que comparte las tareas conmigo, porque yo hago la cena, preparo la ropa diaria, con las lavadoras necesarias, y mantengo la parte logística del hogar (soy la directiva jajaja)
    Me he quedado alucinada de que se vaya 6 meses y te vayas a apañar, porque yo no podría!!
    Un besote y ánimo

  • Noemí Zomeño

    4 Noviembre, 2014 a 11:46 am Responder

    Leo a Manu y veo al buenpadre de mis hijas. Definitivamente, creo que tenemos muchísima suerte. Cuando salgo o estoy fuera él se encarga de todo, mientras que hay amigos que dejan a los peques con los abuelos porque no está la madre. Encantadísima estoy!
    Un beso!

  • Solazo

    4 Noviembre, 2014 a 2:20 pm Responder

    No te puedes ni imaginar la suerte que tienes. Mi buenpadre no tiene ni un parecido con este hombre. ¿Pero de donde lo has sacado??

    ains

  • su

    10 Noviembre, 2014 a 12:10 am Responder

    bravo! hay muchos buenospadres no reconocidos! un buenhijo necesita d los dos!!

  • Irene MoRe

    11 Noviembre, 2014 a 6:28 pm Responder

    Lo que más me ha gustado, porque yo también lo defiendo así, es lo de compartir, no ayudar. En mi casa me ayudan a limpiar la chica que viene una vez por semana y mi madre, cuanod me echa una mano de vez en cuando. Lo que hace mi chico cuando limpia los baños, pone la lavadora, la tiende, recoge el lavavajillas, pasa la aspiradora, hace la compra, baña al niño, le lleva a la guarde y le recoge, le lleva al pediatra …. es “su parte”. Repartimos las tareas en función de nuestro tiempo libre, aunque hay tareas “asignadas” que siempre hacemos alguno de los dos porque nos gusta más hacerlas, porque lo hacemos mejor, o porque el otro no sabe o no le gusta nada hacer.
    Nuestra pediatra nunca ha hecho ningún gesto como le han hecho al buenpadre, pero es cierto que no es normal ver en el pediatra ni en las guardes/colegios a padres, las madres somos mayoría.
    Y el problema no es ése, sino que son las propias mujeres las que miran “con extrañeza” y casi con “desaprobación” al “pobre” padre que va sólo.

Comentar

X