¿Qué quieres encontrar?

37
Ellas Opinan: de una malaeducadora a todas las malasmadres del mundo, gracias

Ellas Opinan: de una malaeducadora a todas las malasmadres del mundo, gracias

Siempre hablamos de la vuelta al cole desde el punto de vista de una malamadre pero hoy tenemos a una malaeducadora como Elena Vélez se ha autodefinido, que nos explica cómo se siente al inicio del curso escolar. Una gran responsabilidad porque muchos padres confían la educación de los buenoshijos a ellos, los educadores, y la gran tranquilidad que siente cuando descubre que no todas las madres son perfectas y que marcan las cosas con rotulador indeleble… ¡No os perdáis este divertido post!

EllasOpinan-Elena-Velez

Leo el post de @aleabf78  sobre la locura de la vuelta al cole y no me puedo sentir más identificada, esta vez desde el otro lado de la barrera. Comienza un nuevo curso escolar, cada día un nuevo reto durante los próximos diez meses y como cada septiembre, el cóctel de emociones está servido: nervios, ilusión, expectación, algunos miedos… pero sobre todo mucha, mucha responsabilidad. La responsabilidad de saber que 15 familias están confiando lo mejor que tienen a una completa desconocida, y la presión de saber que -sobre todo al principio- serás inevitablemente examinada con lupa en cada uno de tus movimientos.

Llega el día de las presentaciones, muchas caras nuevas e información, mucha información a retener en pocos minutos:

“A veces se pone de malhumor a media mañana porque tiene hambre, te pongo cada día unas galletas en la mochila”;

“Los lunes miércoles y viernes vendrá a recogerlo mi madre, pero los martes y jueves que viene mi suegra acuérdate de explicarle lo que ha comido y si ha echado siesta”;

“Prefiero que no beba agua del grifo, te pongo en la mochila su botellita con agua mineral”;

“Es muy friolera, pero si ves que algún día me paso con las capas de ropa por favor quítale la camiseta interior”;

“A veces le salen unas ronchitas en las piernas del calor, te pongo una cremita por si ves que le pica”;

“Cuando la trae el padre a veces no va bien peinada, te pongo unas horquillas por si acaso”;

“Procura que no le dé mucho el sol en la cara, pongo una gorra en la mochila y si hace mucho sol a la hora del patio se la pones”;

“Las zapatillas que lleva le van un poco pequeñas, pongo otras en la mochila por si ves que le hacen daño”

Y podría seguir hasta el infinito; todo sucede en apenas dos horas al tiempo que intento retener las caras, asociar las de los niños con las de sus madres y padres y los abuelos maternos y paternos a los que les hacía mucha ilusión venir a conocer la escuela. Acaba el día y un sólo pensamiento: “voy a hacer algo mal fijo”. Y me sentiré una malaeducadora, pero no porque lo sea, sino porque es imposible responder a tan altas expectativas. Y es aquí donde, sobre todo estos primeros días del curso, me siento identificada con las malas madres y os doy las gracias por existir.

Porque el primer día de cole ves entrar a un niña con su uniforme impecablemente planchado y su perfecta trenza de espiga de la que no se mueve ni un pelo, abres su mochila y ves la ropa escrupulosamente doblada, en bolsitas individuales perfectamente etiquetadas, y entras en pánico al ser consciente de que algo no vas a hacer bien. Necesitarías ver cinco tutoriales de youtube para que la niña saliera a las 17h con la trenza exactamente igual que la trajo; la ropita colocada en la mochila cual petate militar acabará siendo una maraña de ropa arrugada, con un poco de suerte toda suya; ves un botecito de crema y dudas si será para el sol, ésta era la niña de las ronchitas en las piernas o la madre la ha puesto para despistar…. Multiplicado por 15 sería un estrés insufrible; pero por suerte hay mochilas a las que les falta un botón y la ropa está metida hecha un churro y etiquetada con permanente; y entonces respiras y sabes que en algún sitio, al otro lado, alguien entenderá que no seas perfecta.

 

Han comentado...

  1. De educadora a educadora gracias Elena por expresar lo que siento y muchas sentimos!!!! Un abrazo

  2. Genial! Claro q a este lado te entendemos! De una malamadre que marca la ropa con indeleble a una malaeducadora que me devuelve la sudadera del amigo del buenhijo en lugar de la suya 😉

    1. Jajaja, pues yo soy especialista en cambiar las ropa siempre de las buenas madres, creo que hay un imán para cometer los errores con ellas, 😛

  3. Siempre he pensado que les paguen los que les paguen, no es suficiente, cuidan de nuestros hijos, les enseñan,con amor y cariño y muchísima paciencia.
    Yo que tengo dos y se lo que es no tener manos para todo, que justo cuando tengas un pañal con mucha caca será cuando tu otro hijo decida subirse a la silla y querer tirarse de cabeza… Solo dos y ya faltan manos… Que se hace cuando son 18? Son mis heroínas
    La primera vez que mi hijo se hizo una herida en el labio con sangre, fue en la guarde, cuando estaba aprendiendo a mantenerse de pie y hasta desplazarse. Recuerdo que su profe estaba muy agobiada pensando que nos íbamos a enfadar, pues claro que no!! si tienes 17 niños a los que mirar, pues claro que es normal que el culo inquieto (y poco estable con 13 meses) de mi hijo se caiga, pues normal!!
    Creo que las malamadres de unillizos, con 4 abuelos y 7 tíos, todos pendientes del niño, no lo logran entender, pq solo tienen un niño al que cuidar… Les dejaba yo mis mellis 2 horitas y ya verían como cambiaban de opinión.

    Mis respetos a esas heroínas que son las profes,unas enormes profesionales

  4. Ay, las exigencias de algunas madres! Me han pasado tantas cosas curiosas siendo profesora que podría escribir varios libros:
    Mi niña no duerme la siesta si no le cantas “El pollito Lito”
    Mi hijo tiene mucho apego a este calcetín ( una cosa mugrienta llena de pelotillas)
    Mi niña es alérgica al huevo ( no la puedes tocar si has comido tortilla)
    A mi niño le gusta la naranja machacada, con azúcar y un chorrito de zumo de melocotón
    Mi niña lleva diez pinzas rosas diminutas en el pelo ( las tiene contadas, no pierdas ninguna)
    Te traigo maicena para que se la pongas en el culito cuando esté irritado
    Los jueves mi hijo tiene fútbol, por favor, que salga con la equipación puesta, que a mi no me da tiempo
    Fíjate si la chica que le recoge le pone los arneses en el carrito
    Le gusta el biberón con la leche templada y agitado tres veces ( como un Martini)
    Mi niña hace caquita a las 12:33, estáte pendiente
    Y así un largo etecétera. Lo peor es que con 25 niños y con 25 madres y padres y abuelos siempre hay lugar para el error. Y entonces serás observada con lupa y te pitarán los oídos cuando te pongan verde en el chat de las madres de whatsapp. 😉
    Pero las profes siempre seguiremos haciendo nuestro trabajo con cariño, repitiéndonos a nosotras mismas que lo que hacemos es maravilloso y que nuestros niños nos adoran.

    1. Jajaja, tienes razón y a veces las madres somos muy exageradas, pero respecto a lo de la tortilla debo decir que es verdad. Mi hija también es alérgica al huevo, y basta con que yo haya comido un trocito de tortilla y le de un beso o le toque, para que se le ponga toda la cara roja y acabe necesitando su crema 🙁

  5. Gracias porque es muy reconfortante leer la comprensión y valoración de nuestro trabajo. Es un trabajo vocacional que nos encanta y hacemos con mil amores, pero también un trabajo de muchísima responsabilidad y alivia un poco la presión sentirnos apoyadas al otro lado….

  6. Me ha encantado Celia, realmente da para escribir muchos libros!!! Justo cuando creías que ya lo habías oido todo aparece alguien y te sorprende, 🙂

  7. Celia, un niño con alergia al huevo tiene una enfermedad y en casos graves el contacto indirecto puede tener consecuencias.
    Un poco de seriedad y concienciacion con ese tema, que no es motivo de burla y menos por parte de una maestra.

  8. Hola Lara. Para nada he querido hacer una burla sobre las alergias de los niños. Jamás se me pasaría por la cabeza. He tenido en mis clases muchísimos niños alérgicos y jamás han tenido un problema gracias a los cuidados excepcionales que tenemos las maestras y todos los trabajadores del colegio. Sólo era un reflejo de las mil y una responsabilidades que tenemos las profesoras y que muchas veces no son tenidas en cuenta por los padres. Gracias.

  9. Nunca lo había visto desde está perspectiva,y madre mía…me aldgra ser de las que marca la chaqueta con rotu jaja

  10. Jo, es que hay mucho padremadre pedante. En el cole de mi hijo siempre se forma cola y curiosamente con los mismos. No se que tienen que contarse, porque luego llegó yo, preguntó que tal todo y la respuesta es: “bien”, pues fui dejando de preguntar. Para que me diga:” bien”…
    Incluso (todo habló del año pasado), me llegó a dar la profe la mochila de cuando se hacen caca o pis para cambiarles la muda de la mochila en casa y cuando llegó veo que todo esta sin manchar. Pues yo sola tuve que deducir que como iba haciendo calor, sería para cambiar ropa de temporada.
    Y me río de lo de 15 familias. 28 familias con sus hijos hacinados en una clase!!
    Pero insisto, no me extraña que tengas demasiada información, hay mucho padre tontito que cualquier cosa no importante la tienen que comentar provocando caos y colas.

  11. Un aplauso a las educadoras de las escuelas infantiles, así como a las del segundo ciclo de infantil. Hacéis la labor más importante en el entorno educativo, introducís a nuestros hijos en el mundo educativo haciendo que tengan ganas de aprender y les ilusione. Deberíais tener los mejores salarios del mundo educativo, lo hecho hasta los 6 años es la base para el resto. Además, sois unas/unos “buenasmadres/buenospadres” para ellos. Quieren ir al cole con fiebre!. Emociona cuando al final del curso tu educadora te dice que tiene el mejor trabajo del mundo, que tiene unos niños maravillosos y se emociona cuando te lo cuenta. Y lo mejor ¡puede con 25 a la vez!.

    Gracias a tod@s.

    1. Mil gracias por tus palabras de reocnociemiento, nosotr@s sabemso que es el mejor trabajo del mundo y que las edades más tempranas son las más importantes; es una lástima que no se reconozca socialmente…. ni institucionalmente. GRACIAS!

  12. Me alegra saber que meter la ropa hecha un “gurruño” y marcar la ropa con permanente es bueno para la salud mental de alguien, jajajaja
    Gracias por vuestro trabajo!!

  13. Jajajaja, me ha encantado el post!!!

    Yo la verdad es que soy malamadre total porque no dejo a mi hija con indicaciones…A veces vuelve con ropa o pañales que no son suyos, pero es que con tanto niño me parece algo de lo más normal…

    Lo más importante es el cariño con que se despide de ella su profe, y lo feliz que va a la guarde…eso no se paga con dinero!!!!

    Gracias!

  14. Prefectamente explicado…..como maestra de educación infantil (y bimalamadre) me siento identificada. Ánimo

  15. Pues si que soy malamadre pero de verdad, de la única cosa que la he avisado es de que sangra espontáneamente de la nariz. Más que nada para que no la de el patatús si de repente se vuelve y lo ve chorreando sangre.

  16. Casi lloro de emoción al leer este post!! La de veces que he pensado que imagen tendrían de mí las profes de la guarde cuando se olvidaba cambiar la ropa de recambio de mi peque al ir creciendo, o cuando no llevaba la ropa del color que nos habían pedido para ese día porque no tenía nada limpio de ese color, o lo que pensará la profesora de infantil de mi hijo cuando llega con el saquito del almuerzo al que le falta un cordón o descosido y con el nombre en la etiqueta puesta con rotulador endeleble, jajjaja.
    Que alegría ver que me entienden!!

    1. Alegria compartida que desde el otro lado también liamos de las nuestras…. 😛
      A ver si entre todas empezamos a dejar de juzgarnos, “permitirnos” y comprendernos…..
      Seria genial, ganamos todas!, 🙂

  17. Qué buen post!!En mi caso, los maloseducadores que mi buenahija ha tenido han sido extraordinarios. Siempre dispuestos a resolver tu dudas, a explicarte cada paso que ha dado tu buenhijo, a calmar tu culpabilidad de malamadre… Son héroes y heroínas que merecen mil veces más de lo que tienen y sobre todo, que les tratemos con el cariño, el respeto y el amor con el que ellos tratan a nuestros buen@shij@s.

  18. Muy divertido el post y estupendo para hacernos menos exigentes con quienes cuidan a nuestros hijos. Cada día cuando recojo a mi niña me pregunto cómo sobreviven a tantas fierecillas juntas! Ánimo y gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más