¿Qué quieres encontrar?

7
Cuando intentar ser madre acaba con tu trabajo

Cuando intentar ser madre acaba con tu trabajo

Más de 100.000 mujeres han destapado su invisibilidad en la encuesta que lanzamos el 13F. En las invisibles.org podéis conocer muchas de estas historias a través de los carteles que han ido compartiendo en redes sociales. Hoy, una de las protagonistas de manera anónima, nos cuenta cómo fue su experiencia de ser madre en el entorno laboral.

Maternidad y entorno laboral

Las invisibles en el trabajo

Hace año y medio me quede embarazada, tal y como lo teníamos planeado, lo típico: después de la boda, en el primer intento. En el control de 9 semanas nos dicen que no hay latidos. Nos explican que es más común de lo que nos pensábamos, que no tiene porque haber ninguna razón, algo iba mal y el cuerpo, que es tan sabio, lo había rechazado.

A todo esto, en el trabajo me dicen de no coger la baja, que me tomara los días que me hicieran falta. Yo, a pesar del dolor pero con el temor de no caer en una depresión estuve 2 o 3 días en casa y luego me fui a trabajar.

Una segunda pérdida

A los 3 meses de la primera perdida, me vuelvo a quedar embarazada. Esta vez con 6 o 7 semanas empecé a manchar. Me mandaron reposo, pero a pesar de esto volví a perder el embarazo. Estuve sin ir a trabajar 1 semana o menos, y no me pusieron ninguna pega, incluso me sentí apoyada por parte de la empresa, ya que yo quería ir a trabajar para estar entretenida y no pensar y mi jefe me decía que no hacía falta, que cuando yo estuviera preparada.

Las pruebas salieron bien, no tenía ningún problema

Siendo el segundo aborto, por protocolo, nos mandaron unas pruebas de sangre, para ver si es algo genético y a mí una más para ver si hay algún problema de coagulación. Los resultados salieron bien, nos dijeron que adelante, que sigamos intentándolo pero que cuando veamos el positivo avisaremos enseguida al ginecólogo. He de recalcar que en cuanto el medico nos dio el resultado  yo hablé con mi encargado y le dije que nosotros íbamos a buscar otro embarazo.

Como en ese momento la empresa había conseguido un cliente muy importante y me habían dado a mi esa responsabilidad, y dada la situación que yo en cualquier momento me podía haber quedado embarazada y coger la baja, les dije que no estaría de más que pusieran a otra persona como apoyo. Cosa que no hicieron.

Tarde en volver a quedarme embarazada 9 meses

Todo este tiempo, para mi fue la época más estresante que había vivido en el trabajo, hasta estando de vacaciones me tuve que llevar el portátil y el móvil de empresa para poder controlar desde allí la faena, mi jefe siendo consciente de todo esto y, dejando un poco aparte humildad, de mi eficiencia.

A los 9 meses, cuando parece que ya voy más relajada en la oficina, vuelvo a ver el positivo en el test de embarazo. Es difícil explicar la mezcla de sentimientos de ese momento: ilusión, alegría, miedo, muchísimo miedo… Avisé enseguida al encargado (el jefe de personal) ya que quería coger la baja enseguida, cosa que hice.

ser-madre-acaba-trabajo

De baja, controlando el trabajo desde casa

Y aquí surgió el problema: nadie sabía hacer lo que hacía yo en el trabajo. Por lo tanto, me mandan a 2 compañeros a casa, con el portátil y el móvil, para explicarles qué y cómo tenían que hacer. Estuve 2 meses de baja, yendo al ginecólogo cada semana, y controlando al mismo tiempo la faena de la oficina.

El encargado me llamaba muy a menudo para preguntarme qué tal y para decirme que el era consciente de que yo estando de baja no dejaba de trabajar, pero eran más excusas para al final preguntarme cuando iba a a volver. Como era de esperar, vuelvo a perder el embarazo. El ginecólogo me vuelve a decir que es muy común, que vuelva a intentarlo y me manda ¡¡¡a tomar aspirina!!! Así sin más, no más pruebas, no apoyo psicológico, no más explicaciones…

Después de 2 meses de baja me incorporo a trabajar

Al decirle al encargado que quiero seguir intentándolo, me dice que lo entiende y que como “ayuda” me va a quitar algo de responsabilidad y me va a dejar más tranquila. Cosa que se cumplió durante un mes.

Al mes de haberme incorporado, me llama al despacho, junto con otra compañera, y nos dice que dada la situación de malestar económica de la empresa (habían facturado un poco menos que el año anterior) nos tenían que cambiar de puesto ( en otro puesto ocupado por personal de ETT) o negociar los despidos.

Aparte de los motivos económicos, el criterio por el que me habían elegido a mi fue MI FRAGILIDAD DE SALUD, vamos como me lo confirmó al día siguiente, por mi búsqueda de ser madre. Como había estado de baja hace un mes y estaba propensa a otra baja por embarazo de riesgo, pues ya no les era útil.

Evidentemente elegí negociar el despido, como era yo la que me negaba a cambiar de puesto de trabajo tampoco me pagaron todo lo que me pertenecía de indemnización. Todo esto pasó en 3 días, un miércoles nos avisaron y hasta el viernes de la misma semana teníamos que tomar la decisión… Y aquí estoy, sintiéndome impotente por el hecho de ser mujer y de querer ser madre.

Y a vosotras Malasmadres, ¿os ha pasado una situación parecida?

Han comentado...

  1. Tenía un trabajo que me encantaba, bien remunerado, en una empresa de publicidad, pero con un dueño/jefe machista y retrógrado. Mi hijo ya tenía tres años, y teníamos una canguro que nos ayudaba, pero yo cada vez me sentía peor y más culpable por no estar, por no llegar a nada. Sabiendo que me podía salir mal, ya que sería la primera de una montón de mamás y papás que habían “osado” a solicitar la reducción de jornada, era un tema tabú en la empresa, finalmente lo hice. Aquel hombre se volvió loco literalmente cuando consultó con sus abogados y le explicaron que no podía despedirme. Decidió retirarme de mis funciones y dejarme en un almacén contando cuadros y objetos que habían ido sobrando de los eventos que se hacían en la empresa. Pasando frío toda la jornada. Con sus comentarios excepto algún compañero, nadie se acercaba a mi y el que salió en mi defensa fue despedido. Sólo volvía a la oficina para reunirme para intentar “minar”, como él decía, mi mente y que me fuera. Porque según él quería hundir la empresa, me preguntaba si no me había dado cuenta que si yo hacía eso todos, hasta los papás, se lo pedirían. Durante semanas estuve aguantando reuniones, humillaciones y comentarios vejatorio sobre mi decisión de “preferir no hacer nada productivo en la vida”, por preferir estar presente en la vida de mi hijo. Empecé a tener mucha ansiedad antes de bajarme del coche cada mañana. Y empecé a no dormir por una tos nerviosa por las noches. Estuve de baja dos meses, añadiendo el estrés del médico presionándome para que me reincorporara. Pero al menos después de tantos años en la empresa quería irme con mi finiquito, no quería dejar el trabajo, era lo que él me pedía constantemente diciéndome que me iba a ir sin un duro.
    Finalmente estando de baja alguien le convenció para llegar a ese acuerdo al que tuve que aceptar 3.000 euros menos para que él “sintiera que ganaba”. Y yo me quedé sin trabajo, moralmente hundida, con 35 años, con dificultad para encontrar trabajo, solo por querer ejercer mi derecho a reducir jornada. Cuando consulté un abogado me dijo, realmente quieres trabajar aquí, llega a un acuerdo y sal huyendo de un psicópata así. Al final, si un empresario no quiere da igual las leyes que haya, tienes todas las de perder. Él sigue dirigiendo la empresa, llevando la publicidad de grandes marcas y avisando cada vez que alguien se queda embarazada que no se le ocurra hacer lo que yo si no quiere acabar igual que yo.

  2. Vergonzoso, si. Abusivo, tamvbién. Cierto? Absolutamente. Lo peor es q esre cado es sangrante por estar embarazada lo malo es q la cosa no mejora después. Estoy en plena pelea por solicitar una jornada reducida de media hora en la finaluzación de mi jornada porque ojo!!!! La empresa ha decidido que nos mudamos a un punto mas lejano de Madrid desde el q me es imposible llegar al cole. No aceptan mi concreción horaria me dan una opción q es trabajar algunos dias de 12 a 19h para cubrir las necesidades del departamento y añaden una clausula segun la cual la empresa se reserva el derecho a modificar mi clncrecion horaria por necesidades operacionales. What??? Lo mejor mi jefa q es la q no acepta la cocrecion horaria madre y con jornada reducida y la responsable de RRHH madre y con jornada reducida. Yo luchando y con abogado. Estaremos locas?

  3. Bueno esta situación es muy común…pero no solo con los embarazos. Pocos quieren un trabajador que cada quince días se ausente un tiempo para hacerse controles del sintrom porque tiene problemas de coagulación, pocos quieren un trabajador que esté con un tratamiento oncológico…y así por desgracia un largo etcétera. La situación lejos de arreglarse me temo que va a peor.
    Fuerza y ánimo.
    Un abrazo

  4. Alucino, vaya sinvergüenzas. Y todavía tenemos que oír que no hay machismo en el mundo laboral y que la maternidad, o lo que es peor, su búsqueda, no nos penaliza… en fin, ánimo y fuerza, seguro que al final lograrás tener a tu bebe, y seguro que un trabajo mejor 🙂

  5. No me sorprende, pues he vivido una situación parecida, tuve un aborto, en este primer embarazo me lleve un mes de baja porque tenía que estar en reposo, en este momento me sentí apoyada, tras la perdida volví a quedarme embarazada, las primeras semanas tuve que estar de baja por riesgo a perderlo, por sangrado.En este caso, todo fue bien, tuve un bebé sano, fuerte y precioso, mi sorpresa fue que al mes de haberlo tenido me llaman del trabajo para invitarme a irme, total estaba cobrando la baja por maternidad y a ellos le convenía para no tener que hacerme un contrato indefinido, pues en 3 meses debería cambiarme el contrato tras 3 años de trabajo en ETT. Dije que no, que yo no me iba que me despidieran, mi contrato finalizaba en un mes y me despidieron, tengo que resaltar que tenía un contrato por obra y servicio revisable, se que podría haber denunciado, pues es un despido improcedente, pero un mes después de haber tenido a mi bebé, no tenía fuerzas suficiente para afrontar la situación por lo que firme.

  6. No me sorprende nada leer este testimonio… lo que me sorprende es la reacción de la futura mamá. Es decir, incluso ante un despido nulo, acatar las órdenes de un jefe que demuestra ser un “cafre”. Que te reúnen y te quieren despedir… vale, me vas a pagar una indemnización por despido improcedente de 10 años más a mi antigüedad y me voy a mi casa. Si te dice que no, perfecto, te denuncio por vulneración de los derechos de un trabajador… y le hundo… por incompetente. Que tienes que perder?. Nada?. El estar tranquila cuidando de tu embarazo y luego a tu bebé… Por lo que cuenta es joven, por lo que puede seguir formándose y buscar tranquilamente un trabajo que pueda compatibilizar trabajo con familia. Al final, siempre hay luz al final del túnel… te lo dice una que hace 6 años optó por ser madre soltera de lunes a viernes. En este caso la proyección profesional fue la de mi marido, y es cierto que hay veces que pienso que no es justo, pero tengo otras satisfacciones, como es… pasar más tiempo con mu niño y verle crecer. De que me he quitado??. De mis caprichos del zara por ejemplo… el resto… no merece la pena de verdad… lo importante es descubrir que es lo verdaderamente importante para ti y ser feliz… un besazo.

    1. He pensado en denunciarlo, pero fue un despido objetivo por motivos económicos. Y el palo fue tan gordo, hacia un mes que había perdido mi 3er embarazo, y sin esperarlo el despido, que no me sentía preparada para juicios, abogados. En ese momento solo quería perderlos de vista… ahora me lo he tomado como lo mejor que me ha podido pasar, porque necesitaba tiempo para mi, para recuperarme…
      Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más