Side Area

Embarazada en Navidad, ¿una tortura?

Embarazada en Navidad, ¿una tortura?

En la Navidad de 2015 estaba a 3 meses de tener a la buenahija2, la buenahija1 vino al mundo un 9 de diciembre. Con la benjamina de la casa los antojos se multiplicaron en esta época del año y es que yo, como os he comentado en otras ocasiones, no me puedo resistir al turrón de chocolate y al Roscón de Reyes. Disfruté pero me contuve porque aquel hambre voraz no cesaba. Hoy nuestra matrona y colaboradora Gara Bourgón nos ofrece tips y consejos para pasar el embarazo lo mejor posible en estas fechas y saber lo que hay que tener en cuenta.

Malasmadres-ficha-Gara

*Podéis seguirla en twitter y en su BLOG.

Apuesto a que hay muchas futuras malasmadres (o futuras bi-, tri- o multimalasmadres) embarazadas que al inicio de la Navidad tiemblan al pensar en la báscula del día 6 de enero. A mí las Navidades me pillaron en su momento con 28 semanas, reposo y antojo de polvorones, así que os podéis imaginar…

Pensando en eso y otras cosillas que podemos tener en cuenta en estas fechas, hoy os traigo un post navideño, dirigido especialmente a las malasmadres embarazadas. ¿Son estas fechas una tortura o tenemos otras opciones para disfrutar?

Bebidas sí, pero no alcohólicas

Esto es algo que seguro que todas las malasmadres lo tenéis muy claro, pero es un tema lo suficientemente importante como para no dejar de recordarlo. Durante el embarazo la cantidad de alcohol debe ser CERO. El alcohol es potencialmente dañino para el feto, por lo tanto debemos asegurarnos de no tomar ni una gota. Incluso, debemos fijarnos en las bebidas “sin”, ya que algunas pueden contener pequeñas cantidades de alcohol.

¿Qué opciones tenemos como alternativa?

¡Pues todo lo que se nos ocurra! Lo ideal: agua o zumos de naturales de frutas. Podemos tomar otras bebidas sin abusar, como pueden ser refrescos, zumos preparados, algún café… Todo esto no está prohibido durante el embarazo, pero sí es aconsejable moderar su consumo, por la cantidad de azúcar que tienen los refrescos y los zumos preparados (además del gas de los refrescos, que puede resultar incómodo) y por la cafeína de bebidas estimulantes como el café.

Jamón, jamón

Si ya el jamón serrano es una tentación habitualmente, en estas fechas puede ser mayor por la cantidad que se consume. En la mayoría de almuerzos o cenas de empresa o con la familia, no nos libramos del típico entrante de jamón para acompañar.

Ya lo comentamos en un post hace meses (puedes leerlo aquí), pero por si acaso te lo perdiste, te recuerdo que existe un parásito que seguro que te suena, llamado Toxoplasma. Este bichito, si nos infecta sin estar embarazadas suele ser inofensivo y no producir grandes problemas. De hecho, normalmente quien pasa por la enfermedad ni se entera. Sin embargo, si tenemos la mala suerte de contagiarnos durante el embarazo, la toxoplasmosis puede ser muy peligrosa para el feto, por lo que lo mejor es evitar los productos y actividades que tienen mayor riesgo (tomar comida poco hecha o mal lavada, manipular tierra sin guantes, cambiar el arenero del gato, etc.).

En este sentido, tenemos 3 tipos de futura Malamadre:

  • La “afortunada” a la que no le gusta el jamón serrano (que las hay),
  • La malamadre que en algún momento de su vida ha pasado por la toxoplasmosis (y probablemente no se ha enterado), por lo que ya está inmunizada.
  • La malamadre a la que le gusta el jamón y tiene riesgo de contagio de esta enfermedad. Este último grupo es el que debe tomar precauciones para evitar la infección. La mejor prevención es no consumir productos como el jamón serrano, salami, salchichón… en definitiva, todo producto curado o no cocinado.

¿No hay ninguna posibilidad de poder comer jamón serrano o similares durante el embarazo? Pues sí, chicas, tenemos opciones. Pensad que el toxoplasma se muere con altas temperaturas así que podremos consumirlos tras cocinarlos a más de 71ºC (en croquetas, rehogados, pizzas…) o bien, congelándolos previamente durante 10 días a -20ºC.

Comidas crudas o sin lavar a conciencia

Siguiendo con la línea del punto anterior, recordaros que además de jamón y embutidos, durante el embarazo debemos evitar las comidas crudas o poco hechas como el sushi, el carpaccio, el salmón ahumado, etc. (¡Lo sé, nos pilla en estas fechas todo lo prohibido!). Y cuando vayamos a consumir ensaladas, debemos asegurarnos de que están bien lavadas (¡ojo si tomamos ensaladas fuera de casa!).

Además del Toxoplasma, existen otros microorganismos que pueden afectar al embarazo, y otro de los “famosos” que se transmiten por los alimentos es la Listeria. La listeriosis es una infección que puede producir aborto espontáneo, parto prematuro o problemas de salud graves en los recién nacidos, entre otras cosas. Para prevenirla habría que evitar consumir, además de lo ya mencionado, derivados lácteos hechos con leche no pasteurizada. Por tanto, mejor evitar la leche cruda y quesos frescos o suaves tipo camembert, brie, feta, queso azul, etc.

Entonces… ¿no puedo comer queso?, ¿mejor evito las ensaladas?

No es necesario, simplemente tendremos que fijarnos en las etiquetas de los productos lácteos que vayamos a tomar (asegurarnos que están hechos con leche pasteurizada) y lavar muy bien todas las frutas y hortalizas crudas que consumamos (y si es con lejía apta para desinfección del agua de bebida, mejor).

Turrones y polvorones, sí, pero sin pasarnos

Está claro que estas fechas suelen ser de excesos en lo que a alimentación se refiere y que la mayoría subimos de peso, estemos embarazadas o no. La clave está en la moderación. Turrones sí, pero mejor sin azúcar y en cantidades pequeñas. Polvorones o mazapanes tres cuartos de lo mismo. Además, como alternativas dulces, podemos preparar postres de frutas o con gelatinas, que tienen menos cantidad de azúcar, y de paso tomamos una ración extra de vitaminas.

16_embarazoennavidad-Gara Bourgón-01

Evitar el humo del tabaco

Fumar durante el embarazo tiene consecuencias para el feto y la placenta, por lo que se recomienda encarecidamente el abandono del hábito tabáquico durante la gestación (y ya que estamos, si lo logramos, es un momento ideal para ya no volver a retomarlo). Si no fumas o has dejado de hacerlo durante el embarazo, te felicito.

Sin embargo, lo ideal sería evitar ser también fumadoras pasivas. Si tenemos familiares o amigos fumadores, deberían hacerlo alejados de niños y embarazadas. Esto es algo lógico y obvio y, aunque ya casi todo el mundo está concienciado sobre el tema, no todos son iguales de considerados, y a veces acabamos respirando el humo de cigarrillo del que está al lado. Si las circunstancias o la confianza te lo permiten, con un “por favor, ¿te importaría fumar en otro sitio?” debería ser suficiente. Si no, alejarte tú o cambiarte de sitio no estaría mal.

Equilibrio entre fiesta y descanso

Entre comidas de empresa, cenas con amigas, noche romántica con el buenpadre o malamadre-2 (benditos buenosabuelos), etc., podemos llegar al final de la temporada de fiestas navideñas con más ojeras de las habituales en toda malamadre que se precie. Por eso, debemos hacer un esfuerzo para buscar tiempo para el descanso. Este año nos pillan los festivos en fin de semana, así que no tendremos ese día o días adicionales de descanso. Por ello, habrá que hacer un esfuerzo de organización y delegar tareas y a los buenoshijos (sin cole, por cierto, ¡socorroooo!) a las almas caritativas que quieran echarnos una mano para entretenerlos (léase abuelos, tíos, o amigas del alma que los acompañen un ratito al parque). Todo sea por descansar y retomar fuerzas.

Y es que, aunque el embarazo no es una enfermedad y podemos hacer vida bastante normal, generalmente necesitamos más descanso estando embarazadas, y una actividad o un ritmo de vida muy intenso prolongado en el tiempo, puede afectarnos más que a una persona no gestante.

En este punto incluyo también compartir responsabilidades en los días clave: 24, 25 y 31 de diciembre, día 1 de enero, etc. Si se celebran las comidas importantes en casa, lo ideal sería compartir esfuerzo y trabajo entre todos los asistentes, así que como anfitriona puedes organizar lo que puede aportar cada uno para que no te toque a ti y al buenpadre (o malamadre-2) hacer toda la comida, preparar la mesa y recoger.

En temporada de gripe, mejor vacunarse

Estas fechas nos pillan de lleno en temporada de gripe, así que quiero aprovechar para hablarte brevemente del tema. No tengo muy claro por qué la vacuna de la gripe genera tanta controversia, incluso entre algunos profesionales sanitarios. Mi impresión personal es que hay mucha “leyenda urbana” en torno a ella. El caso es que estamos en plena campaña de vacunación antigripal, y las embarazadas son grupo prioritario para su vacunación.

Se recomienda enérgicamente la vacunación de la gripe a las gestantes, ya que esta infección produce efectos más graves en la mujer embarazada que en la que no lo está, y con la vacunación se disminuye el riesgo de padecerla, de tener complicaciones y además protege también al recién nacido hasta los 6 meses de edad.

Lógicamente, la vacuna de la gripe inactivada es una vacuna segura y se puede administrar en cualquier trimestre de gestación, así que te animo a que si aún no te has vacunado, lo consultes con tu médico o matrona y gestiones una cita para administrarla.

¡Espero que con estos consejos puedas disfrutar aún más de estas fechas y que empieces el año 2017 con energía y buen pie! ¡Felices fiestas a todas!

Y vosotras Malasmadres, ¿cómo llevastéis o habéis llevado el embarazo en Navidad? Si tenéis alguna duda dejadla en los comentarios y Gara os la resolverá.

Antes de irnos…

¿Cómo lleváis la Navidad Malasmadres?

Seguro que andais como locas de un lado para otro, pensando en las mil cenas y comidas que nos quedan por completar. Yo sobrevivo como puedo y sueño, ilusa de mí, con cumplir pequeños deseos como leer un libro, ver una película entera o entrar al baño sola… ¡Ay! Os dejo con este post que escribí para #blogKISS de Showroomprivé con mi manual de supervivencia. Podéis leerlo AQUÍ.

deseos

26 Comentarios
  • ana

    22 Diciembre, 2016 a 8:23 am Responder

    Por añadir…36 semanas + diabetes gestacional con insulina 🙁
    Disfrutad del turrón por mi :)))

    • Sandra

      22 Diciembre, 2016 a 8:47 am Responder

      Yo estoy igual que tú… 39 semanas y diabetesbcon insulina… De todo lo que habia en mi cesta de aguinaldo ¡no puedo ni mirarlo! Comer jamón después del parto ha pasado al segundo nivel de prioridad, ahora solo pido que me guarden un poquito de roscón 🙁

      • @mamanduki

        22 Diciembre, 2016 a 10:08 pm Responder

        Ay chicas! Pues mucho ánimo! Si es diabetes gestacional, lo bueno es que después del parto probablemente todo vuelve a la normalidad!
        Un abrazo!

  • Lorena

    22 Diciembre, 2016 a 8:24 am Responder

    Yo pase una Navidad embarazada pero tuve la suerte de que: no me gustan los quesos fuertes así que sin problema de misteriosos, ya pasé la toxoplasmosis por lo que me hinche de jamón y como en el pueblo no hay mucho entretenimiento pues todos los días largos paseos para compensar los roscos de chocolate. El tema humo tenemos la suerte que nadie de la familia fuma y quien lo hace se va fuera. Y alcohol…No tengo problemas en no beber si no se puede. Tampoco es tan trágico! (Aunque lo de poder comer jamón se agradece)
    Felices fiestas malasmadres!!!

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:09 pm Responder

      Pues qué suerte!! 🙂 Felices fiestas!

  • Miris

    22 Diciembre, 2016 a 9:24 am Responder

    En 7 dias nace el o la bh2 (o antes si le da por ahi). Lo bueno es que mi hermana no viene a Irlanda a visitarnos hasta el 24 por lo que de momento ni embutidos ni turrones ni nada. Algun panetone y pan d’oro ha caido el mes pasado pero este mes la combinacion homonas + estomago + barriga no estan muy por la labor de caprichos… Creo que podre resistir unos dias mas aunque espero estar bien para que me lleven un poquito de turron, salmon ahumado y mis uvitas al hospital.

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:10 pm Responder

      Y el jamoncito que no falte! 🙂 Mucha suerte, que todo salga genial.

  • Nueve meses y un día después

    22 Diciembre, 2016 a 9:37 am Responder

    Ay, qué desastre jejeje, que estoy de 31 semanas. En fin, habrá que intentar intentar cortarse. Jajajaaj.

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:12 pm Responder

      A ti te ha pillado entonces parecido a como me tocó a mí. Ánimo y piensa que hay algunas alternativas para que no sea tan difícil 😉

  • Planeando ser padres

    22 Diciembre, 2016 a 10:26 am Responder

    ¡Mañana cumplo yo las 31 semanas! Mi madre ya lleva un mes con todo el jamón y el salmón ahumado congelado pero en casa d emi suegra no se van a tomar tantas molestias. A ver lo que puedo repescar de todo lo que sirvan porque si no ¡me veo atiborrándome en los postres!

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:14 pm Responder

      jajaja, si es que como una madre no hay nada, cómo nos cuidan 🙂 Ánimo!! Un abrazo

  • Ana muñoz

    22 Diciembre, 2016 a 10:47 am Responder

    27 +3 y en Londres pasando las navidades con la familia, más que complicado el cortarse, pero lo intento todo lo que puedo, y lo peor el queso, me muero por un buen queso curado???? Pero ya queda menos y cuando nazca Pablo voy a parecer un ratón ????????
    Felices fiestas a todas y todos ????????

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:15 pm Responder

      Felices fiestas 🙂

  • SLH

    22 Diciembre, 2016 a 1:04 pm Responder

    Congelar el jamón durante 10 días? La boticaria García en su post decía que 3 días eran suficientes. En qué quedamos, please? Quiero hincharme a jamoncito!!!

  • Estefanía

    22 Diciembre, 2016 a 1:52 pm Responder

    Yo lo que peor llevo es no poder atracar la bandeja de turrones 🙁 Creo que me voy a guardar un par de tabletas y cuando nazca el #buenhijo ya lo compensaré, aunque termine comiendo turrones en marzo XD

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:42 pm Responder

      Jajaja, pues es una buena alternativa!!

  • Elara

    22 Diciembre, 2016 a 4:17 pm Responder

    Primeriza de solo 9 semanas, me encanta el jamon, los quesos, el, pate y el salmon ahumado… asique lo estoy viendo complicado jejeje! Ademas de que no soy capaz de resistirme a los dulces, menos mal que no me importa andar, un abrazo!

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:44 pm Responder

      Siempre quedan alternativas y opciones, bendito congelador 😉 Ánimo y que todo vaya bien!

  • Angie

    22 Diciembre, 2016 a 5:39 pm Responder

    Soy personal sanitario y trabajo en la industria farmacéutica además, te puedo contestar a esos de por qué somos reticentes a la vacuna de la gripe y es porque cuando fabrican las vacunas, normalmente a principios de año, la cepa de la gripe es diferente a la que hay a finales de ese mismo año, por lo tanto, vacunarse no garantiza no enfermar de la gripe! Quien no de crea esto, que se informe bien de lo rápido que muta este virus en concreto. Y quiero decir también que por supuesto no estoy EN CONTRA De las vacunas para nada! Simplemente es mi opinión sobre esta vacuna gripal que nos venden todos los años.
    Saludos de una futura malamadre!

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:59 pm Responder

      Hola Angie, estamos de acuerdo, vacunarte no te garantiza no enfermar de la gripe 😉 Lo que ocurre es que cuando la coincidencia entre los virus circulantes y los vacunales es alta, la vacuna previene la mayoría de los casos de gripe (hasta un 90%) en personas sanas menores de 65 años y previene de complicaciones derivadas de la enfermedad…
      Al final, es una decisión personal, hacer el balance de riesgo-beneficio que nos supone a cada uno…
      Un abrazo y mucha suerte en tu embarazo!! 🙂

  • Ana

    22 Diciembre, 2016 a 7:14 pm Responder

    Yo estuve recién embarazada justo cuando llegaban las navidades y NADIE iba a creerse que no me apetecía beber.. así que tocó contarlo un poco pronto jeje, a las 5 semanas tuve que confesarlo para que me dejaran no beber tranquila.. lo que tiene ser habitualmente una borrachuza..

    • @mamanduki

      22 Diciembre, 2016 a 10:59 pm Responder

      🙂

  • CarMen

    24 Diciembre, 2016 a 12:31 am Responder

    Los dos embarazos los pasé de unas 20-22 semanas en Navidad. No es tan trágico, pero se pasa un pelin mal…sobre todo si te gusta el jamón, un buen vinito y el turron de chocolate… Este año soy lactante, asi q sí al jamon y al turron y el vino lo dejare para el buenpadre. Animo malasmadres embarazadas, lo bueno está por llegar!!

Comentar

X