¿Qué quieres encontrar?

3
Siete estrategias que mejorarán la autoestima de nuestros hijos e hijas adolescentes

Siete estrategias que mejorarán la autoestima de nuestros hijos e hijas adolescentes

  • Mamá,¡mira que mal me queda este flequillo!
  • Pues a mí me gusta así.
  • Pero, ¿cómo te puedo gustar si estoy tan feo?
  • Un día aprenderás que tu belleza está en tu interior.

Qué difícil resulta, en muchas ocasiones, que nuestros hijos adolescentes se miren al espejo y les guste la imagen que se proyecta en él. Oscar Wilde decía que: “Amarse a uno mismo es el inicio de una vida romántica”, pero que complicado es conseguirlo cuando nuestros y nuestras jóvenes transitan por una vorágine incontrolable de cambios físicos, cognitivos, psicológicos, emocionales y sociales que les originan tanta inseguridad e incertidumbre.

La adolescencia es una etapa convulsa de descontrucción y construcción de una nueva identidad en el que nuestros hijos deberán erigir su autoestima en medio de mucha inestabilidad.Por esta razón, necesitarán que les enseñemos a mirarse con dulzura, a aceptarse tal y como son, con sus defectos y virtudes. Que les hagamos sentir valiosos y capaces de conseguir aquello que se propongan.

La autoestima es la valoración  que una persona hace de sí misma en función de la evaluación de sus pensamientos, sentimientos y conductas. Se construye día a día a partir de las experiencias y las relaciones personales de confianza y estima.En la adolescencia estará muy condicionada por la forma en la que nuestros hijos acepten los cambios físicos que experimentan y las valoraciones que reciban de su grupo de iguales y los adultos que les acompañan.

La autoestima será uno de los factores claves en el bienestar emocional, pilar fundamental en su desarrollo personal y social. De ella dependerá la creación de un buen autoconcepto y una adecuada respuesta emocional. Influirá en la manera cómo el adolescente se sentirá, se relacionará, se comportará, pensará y aprenderá.

Un adolescente con buena autoestima aprenderá eficazmente, utilizará sus recursos con mayor facilidad, desarrollará relaciones mucho más gratas y nutritivas y estará capacitado para aprovechar las oportunidades que se le presenten para trabajar productivamente y ser autosuficiente. Se mostrará seguro, valiente y presentará una buena tolerancia a la frustración. Además, será capaz de empezar a tomar sus propias decisionesyconstruir su propia felicidad.

En cambio, un joven con baja autoestima se sentirá inseguro de sí mismo y poco valioso. Creerá que los demás no le aceptan y mostrará dificultades para aceptar las dificultades y posibles fracasos. Será muy influenciable, demasiado autocrítico y querrá complacer siempre por miedo a no gustar. Mostrará dificultades para obtener buenos resultados académicos y establecer relaciones de calidad.

La adolescencia es sin duda la etapa más desafiante para la crianza. Un período convulso que a menudo a las familias nos desconcierta y nos produce cierto temor. En el que no es fácil sintonizar con lo que viven y sienten y en muchas ocasiones nos provoca un sentimiento de culpa e impotencia.

Pero es el momento en el que nuestros hijos necesitan de nosotros nuestra mejor versión y que les ayudemos a quererse sin “peros” ni “pros”. Que les acompañemos con grandes dosis de comprensión, empatía y paciencia. Que les tendamos la mano ante sus caídas, les ayudemos a descifrar el caos emocional que les provoca tanto malestary estemos a su lado sin condición.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros adolescentes a construir una buena autoestima?

1. Aceptándoles tal y como son, ajustando nuestras expectativas a los hijos que tenemos y no a los que nos gustaría tener. Eliminando las etiquetas, las comparaciones, los mensajes en negativo y las frases condenatorias que tanto dañan su autoestima.

2. Ofreciéndoles nuestro amor incondicional, apoyo y confianza. Escuchando con atención todo aquello que necesitan o les preocupa. Creando una base afectiva segura y siendo una fuente de confort y protección para ellos sin mentirles nunca.

3. Validando todas las emociones que puedan sentir. Ayudándoles a ponerle nombre, a modularlas y gestionarlas ofreciéndoles espacios para que las puedan compartir con nosotros con calma y sin sentirse juzgados, fomentando el diálogo interno.

4. Felicitándoles por todo aquello que son capaces de conseguir, valorando el esfuerzo y no únicamente el resultado.Ayudándoles a reconocer sus virtudes, valores y talentos evitando exagerar los logros y aptitudes que puedan tener un efecto muy contraproducente en el equilibrio de su autoconcepto.

5. Dándoles responsabilidades, fomentando la autonomía y estableciendo límites y normas claras y consensuadas. Animémoslos a iniciar nuevos retos, a tomar la iniciativa en sus vidas, a asumir riesgos.

6. Respetando sus ritmos para aprender, sus espacios, su intimidad.Siendo accesibles, estando presentes y disponibles.

7. Siendo el mejor modelo de conducta que puedan tener, un ejemplo positivo que arrastre a soñar grande, a sonreírle a la vida. Expliquémosles  cómo aceptamos nuestras propias imperfecciones, cómo superamos los errores y lo volvemos a intentar, cómo pedimos ayuda cuando la necesitamos.

No olvidemos que lo mejor que podemos enseñar a nuestros hijos adolescentes es a quererse mucho, sin reproches, excusas, ni desprecios. A mirarse al espejo con valentía, sin críticas despiadadas o etiquetas. A mimarse y darse oportunidades a diario y a luchar por todo aquello que deseen sin dejar de repetirles que siempre estaremos para aquello que necesiten.

Han comentado...

  1. Me asido muy útil
    Las recomendaciones
    Ya que yo tengo hijos en la odokesencia
    Muchaz
    Gracias

  2. Buenas,

    gracias por las pautas, mantenerse siempre abiert@s sobre el tema es lo mejor y hablar y transmitirles confianza como dices. Es una etapa muy difícil y más con los tiempos que corren.

    Besos!

    A. Moreno

  3. Gracias por estas pautas que tanto ayudan. En mi caso voy preparándome con un hijo preadolescente. Pero qué hacer cuando tú hija de 7 años no quiere ponerse pantalón corto ni manga corta porque en el cole se burlan de su bello corporal. Estoy desesperada y no sé ya como decirle que no tiene importancia, pero para ella la tiene y mucha. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.