¿Qué quieres encontrar?

7
Los 8 falsos mitos del embarazo

Los 8 falsos mitos del embarazo

fichas-sofiafournier

*Podéis seguir a Sofía Fournier en FacebookTwitterInstagram y en su Blog  . Sofía es autora del libro ‘Voy a ser mamá ¿y ahora qué?’.

Será que ahora, al estar embarazada, las escucho aún con más frecuencia, será que con el buen tiempo me han venido a la mente las anécdotas más divertidas, no sé… pero el tema es que el post de hoy tiene un toque de humor, pues me apetece compartir con vosotras los mitos más extendidos en torno al embarazo. Espero arrancaros más de una sonrisa y a la vez espero que os sirva para aclararos algunas dudas. Después de unos cuantos años en la consulta, habiendo controlado a muchas embarazadas, me he dado cuenta de que hay ciertas preguntas que al principio eran muy sorprendentes para mí pero que se repiten con mucha frecuencia entre las futuras mamás, abuelas y resto de familiares.

mito-embarazo2

Las leyendas urbanas más extendidas

Bien, pues hoy vamos a desvelar los 8 mitos más extendidos en torno al embarazo, esas leyendas urbanas de las que todas habréis oído hablar y a las que no sabéis si otorgarles credibilidad o no, ¿de acuerdo?

Número 1 entre los mitos, ganador absoluto sin dudarlo: Doctora, tengo una acidez terrible: esto es que el bebé tiene mucho pelo, ¿verdad?

Pues bien, no, este no es el motivo de la acidez. Si tienes acidez es porque debido a la progesterona (una hormona que estando embarazada predomina en tu organismo) las digestiones se vuelven mucho más lentas. Además, con el crecimiento del útero tu estómago cambia un poco de posición y su relación con el esófago se ve alterada, haciendo que el paso de jugos gástricos hacia el mismo sea más fácil, lo que ocasiona esta sensación de acidez.

Número 2, siguiéndole de cerca: si tienes la barriga con forma redondeada es porque estás esperando una niña

Si por el contrario tiene forma picuda, serás madre de un varón. ¿Base científica? Ninguna, ¡obviamente! Pero es una creencia popular muy extendida, ¿verdad? ¿Y por qué en ocasiones aciertan el sexo en base a esta teoría tan fiable? Pues por pura estadística, tienen un 50% de probabilidades de acertar.

Número 3: si tu bebé nace de 7 meses es mejor que si nace de 8 meses

Cuando lo he oído en consulta y le he preguntado a la paciente el porqué de esta afirmación, generalmente me cuentan no sé qué de que los pulmones se adaptan mejor…¡obviamente no! Lo mejor para un bebé es nacer a término, es decir, entre la semana 37 y 42, y si por A o por B nace prematuro, cuantas más semanas de gestación, mejor.

Número 4 es otro mito en torno al sexo del bebé: cuando la madre está guapa de cara y casi no se hincha es porque está esperando un niño

En cambio, cuando tiene la cara hinchada y se pone algo más “fea” es porque está esperando niña y ésta le ha robado la belleza. Tiene muy poca base científica, y yo no creo en ello, pero puestos a buscar un motivo lógico para el origen de esta leyenda podría ser que en el caso de esperar una niña la cantidad de estrógenos circulantes en sangre materna sea algo mayor, lo que podría favorecer ligeramente la aparición de acné, retención de líquidos, etc…

Y ahora que se acerca el verano, vamos a darle el número 5 a una leyenda típicamente veraniega: si tomo el sol en bikini, el líquido amniótico se calentará, ¿verdad?

No, el líquido amniótico, al igual que nuestra sangre y nuestros órganos internos, está a una temperatura constante y no se altera por el calor del verano. Por lo tanto, no te preocupes, este verano puedes lucir barriga de embarazada en bikini sin problemas. Eso sí, siempre mucha crema protectora porque el sol te cogerá más que nunca y además te pueden salir manchas en la cara y el escote, conocidas como cloasma.

Número 6, dedicado a las que esperan gemelos: ¿quién no ha oído decir aquello de que en el caso de los mellizos o gemelos, en el fondo, el mayor es el que nace segundo?

¿Porque decimos esto? Cuando he indagado, la respuesta es siempre la misma: pues doctora, porque el que sale segundo es el que entró primero al útero. Bien, pues eso no es así, ¿de acuerdo? Los embriones se fecundan en las trompas de Falopio, y es imposible saber cuál entró primero en el útero (si es que no lo hicieron de forma simultánea), así que el hermano mayor será el que nazca primero, y punto.

Número 7, mito relacionado con los famosísimos antojos de la embarazada: si el bebé nace con alguna mancha de nacimiento es debido a los antojos de la madre durante el embarazo

Existen dos variantes totalmente contrarias al respecto, lo que ya nos ayuda a entender que seguramente tiene poca base real el tema, ¿no? Por un lado hay quien dice que si la madre ha presentado muchos antojos durante el embarazo, el recién nacido saldrá con alguna marca de nacimiento en su piel y por otro lado están los que dicen que es al revés, que estas manchas son debidas a que la madre ha reprimido sus antojos durante el embarazo. Pues bien, ni lo uno ni lo otro, la alimentación o caprichos dietéticos maternos no tienen influencia en la piel del bebé.

Y por último, le damos el número 8 a una de esas frases del saber popular tan extendidas en nuestro país: “cada hijo te cuesta un diente”

Es una frase muy típica de gente mayor, pero hoy en día, por suerte, no tiene porque cumplirse. Es cierto que el embarazo provoca cambios de Ph en la saliva y alteraciones en los capilares sanguíneos de las encías, lo que favorece la aparición de infecciones bucodentales. Por eso, antiguamente, cuando la gente no iba al dentista, se decía lo de que cada embarazo suponía la pérdida de una pieza dental para la futura madre. Actualmente, con una higiene bucodental adecuada (cepillado tres veces al día, hilo dental, enjuagues, etc…) y una visita al dentista durante la gestación, es muy raro que se cumpla la leyenda.

Pues bien, hasta aquí mi tarea del post de hoy, la de desmontar mitos y leyendas del embarazo. Seguro que me dejo muchas en el tintero y que hay algunas que aún no conozco, así que estaré feliz de que queráis compartir con todas nosotras esa leyenda urbana que más os sorprende en torno al embarazo.

Y vosotras, ¿cuál es el falso mito que habéis escuchado y os ha parecido más divertido? No dejéis de contárnoslo abajo en los comentarios.

suscripcion-newsletter

Han comentado...

  1. Para mi el mito que mas sin sentido he escuchado en mi caso es uno con dos variantes;
    No te puedes quedar embarazada lactando y embarazada no puedes dar el pecho,
    Pues por experiencia personal las dos cosas son perfectamente posibles junto a súper satisfactorias!! Así que ánimo a todas las mamis que dando el pecho se quieren quedar embarazadas y muchísimo animo a seguir dando el pecho durante el embarazo y mas animo aún para la experiencia del tándem ( dar el pecho a tus dos hijos) es duro, como muchas cosas de la maternidad pero es maravilloso!!!!

  2. A mí el que más gracia me hacía es que si cruzaba las piernas podia estrangular el cordón del niño o que no le entrara aire jajajaj que la señora que venía a casa a ayudarme me tenía un control con eso que cualquiera cruzaba las piernas con ella delante!

  3. Cuando estas embarazada todo el mundo opina …. te mire de arriba abajo y a decirte cosas… aunq para mi el mito es
    – ” los segundos se adelantan… ” – pues a mi el segundo se retraso hasta la semana 41 y apunto estuve de que me provocaran el parto… y ahora que estoy embarazada de la tercera… imaginaros… q si:
    -” uuff que baja tienes la tripa.. estaras apuntito ya… los terceros se adelantan…””
    ” no llegas a la semana 38….” –
    pero vamos a veeerrrr…. de repente todo el mundo se vuelve matrona y experto en el tema….!!!!!
    Y ya como te vean por la mañana con tu chandal, tu coleta y sin maquillar…. es
    -” ahy q cara… uhmm…. estas apunto ya …”
    Animo a las embarazadas, sobre todo a las primerizas a llevar bien los mitos…. que luego vienen los mitos de como cuidar a los bebes….!!!!! ????

  4. Ay, a mí casi me mata de la risa el de “No cruces las piernas, que impides respirar bien al bebé”. ¿Quéeeee? Vamos, cruzar las piernas no es bueno para la circulación materna, pero si el feto dependiera del aire que me entraran a mí por los bajos ¡apañaditos iríamos! Bueno, pues se rieron las dos señoras de mí por no hacerles caso.

  5. Este me encanta: “mientras tienes la niña en la teta no debes beber ni comer”.
    Señora, tengo mellizas, estoy todo el día con la teta fuera. A ver si no voy a poder alimentarme cuando quiera. Y comer sentada es un lujo!

  6. Bueno… No saltes/corras/bailes que se puede caer. Donde se va a caer señora, que no es un yunque… No te metas en agua caliente que le puedes causar daños…. No cojas a tu primer hijo o en mi caso sobrino, no te agaches… Y asi llevo las 34 semanas.

  7. Saludos! Yo siempre he sido muy supersticiosa. Hasta el punto en que, durante el embarazo de mi niño, pasé gran parte del tiempo postrada en la cama por puro temor paranoíco. Fue excesivo, sí, pero por eso mismo escribo este comentario: para que las madres se informen bien y vean que la mayor parte de las cosas que se dicen, uno no debe creerlas. El hijo está bien resguardado dentro de nosotras, y podemos llevar una vida completamente normal. Rompo una lanza a favor de eso: disminuir el nivel de alerta general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más