¿Qué quieres encontrar?

53
Frustración y buenoshijos, ¿qué hago?

Frustración y buenoshijos, ¿qué hago?

Las cotas de frustración que alcanza la buenahija2 cuando no consigue algo son inimaginables. Se tira al suelo, se pone roja y muestra su disconformidad de una manera brusca. ¿Cómo controlar ese momento? ¿Qué hacer en esta situación para no volvernos locos? Estas y otras incógnitas nos las despejará hoy en este post nuestra colaboradora y experta en Atención temprana, Alejandra Melús. ¡Y que la fuerza y la paciencia nos acompañe!

fichas-alejandramelus

* Podéis seguirla en@melusalejandra y en su BLOG.

La frustración es uno de los temazos de la infancia. Cualquiera que tiene niños a su alrededor ha oído hablar de este tema y lo ha vivido en mayor o menor medida en sus propias carnes, y nosotras no íbamos a ser menos malasmadres, de esto es difícil salvarse y para ello es mejor prevenirse.

La frustración es la imposibilidad de satisfacer un deseo o necesidad, y como tal, es algo a lo que debemos aprender a enfrentarnos desde la infancia, ya que con 24 horas que tiene el día, y las pocas que duermen los buenoshijos, es fácil que con todo lo que demandan no seamos capaces de satisfacer sus necesidades constantemente, como es lógico, sano y natural.

Para ello debemos ser nosotros quienes valoremos qué podemos o no ofrecer, satisfacer y complacer en cada ocasión y de este modo generar herramientas para enfrentarse y tolerar la frustración.

¿Cómo manejarla?

Dependiendo del profesional y la corriente psicológica que escojamos, habrá quienes defiendan que los buenoshijos deben enfrentarse a la frustración desde pequeños y empezar a manejarla temprano y quienes, por lo contrario, piensen que en los primeros años de vida, los buenoshijos sólo demandan aquello que necesitan sin razonarlo, es decir, son verdaderas necesidades que deben cubrirse siempre que se pueda.

Para ambos casos hay que ofrecer herramientas y estar preparadas para estas situaciones que irremediablemente aparecen en cuanto los buenoshijos empiezan a conectar con el mundo, escoger, pensar, razonar y comunicar.

Es normal que se frustren al no poder conseguir algo que quieren, ya que su lenguaje está en un momento de aparición, formación, crecimiento, en un momento explosivo, donde cada día adquieren herramientas nuevas y tratan de aumentar su comprensión y expresión.

Pero la realidad, es que no sólo se está formando el lenguaje, sino que es el niño en sí el que está conformando su personalidad, su carácter, su desarrollo en todas las áreas. Está integrando poco a poco los aspectos de sí mismo, los que le harán ser él, único y diferente. Por eso esta frustración es normal que aparezca, pero es papel de los adultos ofrecer maneras para tolerarla mejor y saber convivir en un entorno agradable y apetecible.

Algunas pautas a seguir

1. Agacharse a la altura del buenhijo

Explicarle las cosas de manera clara y sencilla. Frases cortas y directas.

2. Ofrecer tareas y dar responsabilidades a los buenohijos, en la medida de sus posibilidades

De este modo irán adquiriendo capacidad de resolución y sintiendo que son más autónomos e independientes. Además de involucrarse en las tareas del hogar y adquirir nuevas habilidades y formar parte de la familia en todos los aspectos.

3. Saber decir “no” es fundamental

Poner límites claros, donde ambos miembros de la pareja transmitamos el mismo mensaje. No es necesario estar negando continuamente o sólo negar aquello que está prohibido, pero el “no” debe ser una palabra más dentro de nuestro vocabulario, que no implique enfado y frustración, sino una manera de educar más.

4. Alentarles

para que se sientan capaces de algo, motivándoles y dándoles alas para ello, consiguiendo un ambiente de positividad ante nuevos objetivos.

5. Intentar poner foco en lo positivo

Restar importancia a lo negativo, tratando de que la motivación del niño sea la protagonista. Debemos ignorar con más facilidad aquellas situaciones que nos provocan enfado o disgusto, tratando de destacar más aquellas que nos agradan y hacen felices, para que el buenohijo repita las buenas conductas en lugar de aquellas que no nos gustan.

6. Ayudar en aquellas tareas menos motivadoras o estimulantes

Haz que el planteamiento de éstas sea cambiante, para así atraerle a ellas. Si algo no funciona, cámbialo.

7. Favorecer los juegos de turnos

Haciendo que la espera sea un concepto más dentro de nuestro día a día. No todo tiene que ser aquí y ahora. Todo puede esperar.

8. Mostrar modos diferentes de hacer una misma cosa

Cambia el camino para ir a los sitios, los horarios o el orden de las acciones, permitiéndonos mayor flexibilidad y haciendo que su capacidad de adaptación sea mayor.

9. Fomentar la capacidad de elección entre una preselección nuestra

Es decir, si queremos que aprenda a ser autónomo y a la vez no se enfade porque hemos escogido por él lo que se va a poner para ir al parque, por ejemplo, podemos preseleccionar dos opciones y dejar que escoja una de ellas. De este modo, estamos dándole autonomía, capacidad de elección, confianza y responsabilidad.

10. Ofrecer herramientas para que se calme tras un enfado

Permítele que se vaya a un sitio solo, trabajando la relajación, poniendo palabras a sus actos, explicándole cómo nos sentimos y cómo puede mejorar.

Un ejemplo práctico

Nuestro hijo ha tirado al suelo el mando de la televisión porque no le hemos dejado verla o no se la hemos puesto cuando lo ha pedido (es lo típico que le ha pasado a una amiga, mis buenoshijos esto jamás. ¡Ja!), pues ante esto, ¿qué podemos hacer?

Lo primero es contener a nuestro hijo y evitar males mayores. Es decir frenar esta acción inadecuada de tirar objetos, porque tienen valor y por seguridad. Y se lo explicamos tal cual: “No se tira el mando de la tele porque puedes hacer daño. Además el mando vale dinero y se puede romper.”

Si el buenhijo sigue frustrado porque no consigue que le pongamos la televisión. Nos situamos a su altura y le decimos que así no se piden las cosas y que cuando hable adecuadamente le escucharemos.

Aquí si no nos hace caso al mensaje, dejaremos que siga hasta ver si se tranquiliza mientras seguimos repitiendo con tono calmado y sereno el mismo mensaje. Siempre que empleé la fuerza o trate de hacer algo que implique peligro, apareceremos para retirar o proteger, pero es muy importante que nuestro mensaje sea tranquilo. No estamos pasando de nuestro buenhijo, ni le abandonamos en su enfado. Estamos dándole un modelo de cómo hay que comportarse, tratando de no perder los nervios.

Paciencia y práctica

Ya lo sé malamasdres, esto suena idílico y poco acercado a la realidad, pero con paciencia y práctica, hay que intentar mejorar el clima que se establece en casa ante estas situaciones de frustración en los niños.

Confiad en mí y paulatinamente veréis cómo baja la intensidad del enfado y el buenhijo va recuperando la calma. Puede tardar media hora o incluso más en las primeras ocasiones, pero todo ello es debido a los cambios que está experimentando, a su inmadurez cerebral y a su desarrollo continuo.

Por todo ello, debemos tener paciencia y mostrar herramientas que nos diferencien del niño, sin mostrarnos a su nivel y ofreciendo modelos adecuados.

También he de deciros que ante situaciones así, nosotras como malasmadres nos culpabilizamos mucho, nos exigimos una reacción perfecta y tener paciencia incluso a las diez de la noche tras haber trabajado todo el día y haber hecho miles de cosas.

No somos perfectas ni queremos serlo. Está bien saber cómo reaccionar, pero debemos permitirnos tropezar y caer en la educación de nuestros hijos. Esta es nuestra frustración y por ello debemos saber controlarla y gestionarla adecuadamente, sin culparnos ni enfadarnos en exceso y permitiéndonos herrar para mejorar.

¿Cómo os enfrentáis vosotras a la frustración de los buenoshijos? ¿Habéis vivido situaciones complicadas? Si tenéis dudas, Alejandra os la resolverá.

Han comentado...

  1. Yo llevo una temporada poniéndome a su altura para hablar, intentando no chillar y decir la cosas en un tono más bajo,… la verdad es q sí q noto resultados.También tengo q decir que es muy difícil estar todos los días al 100%.

  2. Yo llevo una temporada poniéndome a su altura para hablar, intentando no chillar y decir la cosas en un tono más bajo,… la verdad es q sí q noto resultados.También tengo q decir que es muy difícil estar todos los días al 100%.

  3. Me encanta tu ejemplo práctico. Es exactamente lo que ocurre en mi casa, y te agradezco que nos hagas ver todo lo que nos autoexigimos los padres.
    Yo misma me culpabilizo constantemente por tener en ocasiones, a pesar de intentar seguir tus pasos y mostrarme calmada, una reacción desmesurada y fuera de lugar. Está claro que los padres también tenemos mucho camino que andar en este sentido, y que no siempre es fácil.
    Gracias por tu mensaje de ánimo y por tus indicaciones.

    1. Tania muchísimas gracias por tu comentario. Es fantástico poder ayudar con lo que yo empleo y creo que puede servir al resto. Somos humanas y debemos exigirnos lo justo y necesario, ya que en la ma-paternidad aprendemos tanto niños como adultos. Un abrazo muy fuerte

  4. Hola!!

    Como bien dices, con nuestras acciones podemos contener y acompañar o incluso precipitar. Muchas veces, nuestras propias emociones hacen de “espejo” y definen el modo en que resolveremos la situación.

    Saberlo nos da “ventaja” y tener estrategias adecuadas es fundamental para el bienestar emocional de nuestros hijos. No somos perfectas ni debemos serio,debemos ser madres y saber que aunque nos equivoquemos, tratamos de hacerlo lo mejor posible y que no hay nadie que les quiera más. Un abrazo!!

  5. Hola!!

    Como bien dices, con nuestras acciones podemos contener y acompañar o incluso precipitar. Muchas veces, nuestras propias emociones hacen de “espejo” y definen el modo en que resolveremos la situación.

    Saberlo nos da “ventaja” y tener estrategias adecuadas es fundamental para el bienestar emocional de nuestros hijos. No somos perfectas ni debemos serio,debemos ser madres y saber que aunque nos equivoquemos, tratamos de hacerlo lo mejor posible y que no hay nadie que les quiera más. Un abrazo!!

  6. Entre rabietas y la nula tolerancia a la frustración de mi bichilla ¡vaya racha llevamos! Hemos pasado 3 meses de escándalo, que unido a mis segundo embarazo ya me hacían visualizarme como la peor bimadre del mundo o muriendo en el intento. Creo que al final hemos conseguido enderezar la situación siguiendo muchas de las pautas que tú describes, pero aún así, la paciencia es necesaria a toneladas.

    1. Pues sí. Son edades de muchos cambios y de maduración y esto supone estos comportamientos que son naturales y del propio desarrollo. Pasa hasta en las mejores familias jajaja! Paciencia y animo con la llegada del bebé, ya que es probable que aparezcan de nuevo las rabietas y la frustración, debido a los cambios tan significativos. Aquí estoy para lo que necesites. Un abrazo grande y feliz embarazo

  7. Entre rabietas y la nula tolerancia a la frustración de mi bichilla ¡vaya racha llevamos! Hemos pasado 3 meses de escándalo, que unido a mis segundo embarazo ya me hacían visualizarme como la peor bimadre del mundo o muriendo en el intento. Creo que al final hemos conseguido enderezar la situación siguiendo muchas de las pautas que tú describes, pero aún así, la paciencia es necesaria a toneladas.

    1. Pues sí. Son edades de muchos cambios y de maduración y esto supone estos comportamientos que son naturales y del propio desarrollo. Pasa hasta en las mejores familias jajaja! Paciencia y animo con la llegada del bebé, ya que es probable que aparezcan de nuevo las rabietas y la frustración, debido a los cambios tan significativos. Aquí estoy para lo que necesites. Un abrazo grande y feliz embarazo

  8. Hola,
    A ver si nos puedes echar una mano.
    Soy madre de un niño de 16 meses y cuando sus hermanas le quitan algo o nosotros no le dejamos coger algo, se enfada muchisimo. Se tira al suelo, llora como un loco, si lo abrazas se echa para atrás… Estamos convencidos que es su manera de expresar su desacuerdo y frustración, pero por mucho que nos agachemos a explicarle es demasido pequeño y el sigue llorando desconsoladisimo. ¿Qué debemos hacer, dejarle que llore, quedarnos a su lado, y esperar…?, porque por mucho que le digas que no puede coger algo porque es peligroso, o porque lo tenía su hermana, no lo entiende. En alguna ocasión, le dejamos en el suelo, la verdad es que en brazos se retuerce muchisimo, pero claro, en la calle… parece que eres la “mejor” malamadre del mundo. 😀

    Gracias por tu post y tus consejos.

    1. Lo primero muchas gracias Elisa. En cuanto a lo que comentas, está claro que el peque no quiere que le agarren en ese momento y es preferible que no le contengáis. Hay niños con los que funciona y otros con los que no. En vuestro caso probad a dejarle en un sitio donde no pueda golpearse o hacerse daño, y manteniéndonos a su lado, esperaremos a que se tranquilice. Luego de manera muy sencilla, ya que es muy pequeño, le diremos que no debe hacer eso “no cojas la pelota”, “no se pega”, etc.
      De esta manera e insistiendo aprenderá. Y daremos soluciones alternativas de buen comportamiento, ofreciéndole otras actividades para entretenerle y distraerle de lo que está mal. Mucha paciencia y si necesitas más ayuda no dudes en escribirme en mi blog o en mi mail Alejandra.melus86@gmail.com

  9. Pues el problema que yo tengo en casa con la tolerancia a la frustración no es ese, por suerte superado con los años 😉 La buenahija1, que ya tiene casi 7 años y le cuesta mucho tolerar la frustración de que las cosas no le salgan perfectas, y se enfada pero consigo misma. Lo pasa mal pero se encierra en sí misma y es bastante complicado ayudarla.

    Si en otro post echáis una mano con este tema lo agradecería muchísimo. Ay, los buenoshijos cuando crecen cómo se complican… Aunque eso sí ahora dormimos muchísimo más ;-))

    1. La autoexigencia es positiva pero en su justa medida. Debéis alentar y reforzar cuando logre algo y motivar cuando no lo logre. Explicándole que no sucede nada por no ser perfectos y sin exigirle demasiado. Jugar a juegos de mesa en grupo y realizar actividades por equipo suele ayudar mucho. Exponiéndole a que no gane siempre. Un abrazo

  10. Pues el problema que yo tengo en casa con la tolerancia a la frustración no es ese, por suerte superado con los años 😉 La buenahija1, que ya tiene casi 7 años y le cuesta mucho tolerar la frustración de que las cosas no le salgan perfectas, y se enfada pero consigo misma. Lo pasa mal pero se encierra en sí misma y es bastante complicado ayudarla.

    Si en otro post echáis una mano con este tema lo agradecería muchísimo. Ay, los buenoshijos cuando crecen cómo se complican… Aunque eso sí ahora dormimos muchísimo más ;-))

    1. La autoexigencia es positiva pero en su justa medida. Debéis alentar y reforzar cuando logre algo y motivar cuando no lo logre. Explicándole que no sucede nada por no ser perfectos y sin exigirle demasiado. Jugar a juegos de mesa en grupo y realizar actividades por equipo suele ayudar mucho. Exponiéndole a que no gane siempre. Un abrazo

      1. En eso estamos aunque a veces es muy complicado. Es muy buena en muchas cosas y se ha acostumbrado a que casi todo le salga bien. Buenísima idea lo de los juegos de mesa. ¡Muchísimas gracias!

  11. Ooooooooh!!!!!! Esto me viene como anillo al dedo porque tal vez haga el paso 1, el paso 2 pero empiezo a perder la paciencia a partir del 3 y me pongo a chillar como local y siempre mi pregunta es pero como hago??????????, thanks a lot! Me han dado un respiro leer esto a ponerlo en práctica ya mismo ya, es tan cansado estar echandoles la bronca y encima no quiero que mis peques absorban esa manera de resolver las cosas no lo quiero definitivamente gracias y gracias me tatuare esta forma de hablarles por ellos y por mi paciencia, millones de besos

  12. En mi caso práctico casi todas las estrategias q detallas pero hay veces que en la enésima frase calmada el buenhijo sigue en sus trece (en mi caso suele ser con la comida…) y llega un momento que los alaridos salen de mi boca como si me estuvieran derramando hierro fundente en la espalda…(no lo puedo evitar…) por muchos motivos, pq llevas todo el día negociando, es tarde, quieres que cene rápido y se acueste…y no hay manera…, en fin.., supongo que necesito una dosis extra de paciencia en esos momentos…gracias por tus consejos 🙂

    1. Ana es totalmente normal. Tampoco te castigues porque no es justo, no podemos estar súper calmadas a la décima vez ni a las nueve de la noche. Llega un momento que nos cansamos como todos. Así que permítete fallar y coger impulso para el día siguiente. El caso es verse con ánimos de aprender y mejorar poco a poco. Un fuerte abrazo

  13. En mi caso práctico casi todas las estrategias q detallas pero hay veces que en la enésima frase calmada el buenhijo sigue en sus trece (en mi caso suele ser con la comida…) y llega un momento que los alaridos salen de mi boca como si me estuvieran derramando hierro fundente en la espalda…(no lo puedo evitar…) por muchos motivos, pq llevas todo el día negociando, es tarde, quieres que cene rápido y se acueste…y no hay manera…, en fin.., supongo que necesito una dosis extra de paciencia en esos momentos…gracias por tus consejos 🙂

    1. Ana es totalmente normal. Tampoco te castigues porque no es justo, no podemos estar súper calmadas a la décima vez ni a las nueve de la noche. Llega un momento que nos cansamos como todos. Así que permítete fallar y coger impulso para el día siguiente. El caso es verse con ánimos de aprender y mejorar poco a poco. Un fuerte abrazo

  14. Eso está muy bien para niños algo más pequeños, pero ¿qué pasa con los de diez u once años?? cómo se actúa cuando no se salen con la suya uy te gritan o lo pagan con su hermano pequeño?? eso es lo que hace la mía, y cuando tratas de que se calme, se pone peor e incluso hace lo contrario a lo que se le dice, por lo que acabo histérica yo, ella llorando y con un disgusto ambas.
    No quiero ni pensar cuando tenga 14… 🙁

  15. Eso está muy bien para niños algo más pequeños, pero ¿qué pasa con los de diez u once años?? cómo se actúa cuando no se salen con la suya uy te gritan o lo pagan con su hermano pequeño?? eso es lo que hace la mía, y cuando tratas de que se calme, se pone peor e incluso hace lo contrario a lo que se le dice, por lo que acabo histérica yo, ella llorando y con un disgusto ambas.
    No quiero ni pensar cuando tenga 14… 🙁

    1. Mucha paciencia Mayka. Debe ser complejo. Es verdad que estos consejos son más para peques de entre año y medio y 6-7 años. La pre adolescencia es mundo aparte. Lo tendremos en cuenta para tratarlo, un abrazo

  16. Bueno, mi buenahija de 3 años es un poco rara en este tema, porque cuando se enfada o se frustra, pide estar sola y se va a su habitación, o si está fuera de casa intenta buscar un lugar donde este sola, y cuando se le pasa vuelve.

    No se si hago bien, pero yo la dejo, no voy a buscarla, porque cuando nos pasa a los adultos no nos gusta que alguien nos este ahí blablabla con el tema, aunque bueno, también tiene alguna que otra pataleta, para eso es una niña.

    1. Susana tu hija no es rara. Está genial que haga eso si consigue emplearlo como método de desahogo. Si le funciona y le hace aprender, qué más queremos? Es su modo de poner fin al enfado y lo ha adquirido como herramienta. Si os es útil a mi me parece muy bien. Yo creo que debemos contemplar diferentes modos de actuación y como tú dices, los adultos lo hacemos así y nos funciona. Un abrazo

  17. Gracias por él post xq nos viene como anillo al dedo…
    Nuestro hijo hoy hace 19 meses, es un niño grandote y con mucha fuerza q se hace entender muy bien a su manera pero q aun no habla. Él tema es q lleva dos meses q cuando no le dejas hacer algo, le quitas algo que quiere etc se tira al suelo, llora como un loco, se pone rojo pero lo peor es q se golpea la cabeza con él suelo o con lo q pilla. Yo me agacho y estoy con él, en la calle si le cojo me estira del pelo y claro me hace daño. En casa es mas fácil q se le pase pero en la calle no se como actuar. Creo q encima se frustra mas xq quiere hablar y aun no lo hace.

  18. Gracias por él post xq nos viene como anillo al dedo…
    Nuestro hijo hoy hace 19 meses, es un niño grandote y con mucha fuerza q se hace entender muy bien a su manera pero q aun no habla. Él tema es q lleva dos meses q cuando no le dejas hacer algo, le quitas algo que quiere etc se tira al suelo, llora como un loco, se pone rojo pero lo peor es q se golpea la cabeza con él suelo o con lo q pilla. Yo me agacho y estoy con él, en la calle si le cojo me estira del pelo y claro me hace daño. En casa es mas fácil q se le pase pero en la calle no se como actuar. Creo q encima se frustra mas xq quiere hablar y aun no lo hace.

  19. Yo tengo un buenhijo de 4 años y otro de 7 meses. En ocasiones me cuesta mucho encontrar el equilibrio entre dedicar (el poco) tiempo a uno y otro. Me he dado cuenta que a veces estoy demasiado por el mayor y a la inversa…entonces el pequeño se queja…y el mayor al cabo del rato que no he jugado con él se echa a llorar porque no le hago caso. Muchos días hago por ejemplo un puzle con él y luego me voy a bañar al pequeño, y si me pide que vuelva a jugar le digo “ahora no cariño, luego si cenas rápido a lo mejor podemos”…Y es aquella situación en la que no tienes claro si lo estás educando bien (acostumbrándolo al NO), o necesita más tiempo de mamá (mamá necesita más tiempo de hijos jeje…).

  20. Yo tengo un buenhijo de 4 años y otro de 7 meses. En ocasiones me cuesta mucho encontrar el equilibrio entre dedicar (el poco) tiempo a uno y otro. Me he dado cuenta que a veces estoy demasiado por el mayor y a la inversa…entonces el pequeño se queja…y el mayor al cabo del rato que no he jugado con él se echa a llorar porque no le hago caso. Muchos días hago por ejemplo un puzle con él y luego me voy a bañar al pequeño, y si me pide que vuelva a jugar le digo “ahora no cariño, luego si cenas rápido a lo mejor podemos”…Y es aquella situación en la que no tienes claro si lo estás educando bien (acostumbrándolo al NO), o necesita más tiempo de mamá (mamá necesita más tiempo de hijos jeje…).

  21. Gracias por los consejos…la verdad es que es difícil…tener un hijo no…educarlo muchísisisisimo. Creo que la clave es la paciencia como tu dices..pero no siempre estamos al 100%. Nunca cedo pero ya no se si me estoy pasando o lo estoy haciendo bien, porque un niño de 20 meses es grande? o aún no se da cuenta? El otro día le quité las motos(obsesión) sólo para ponerle el albornoz y se dio con la boca en la bañera por su rabieta…que hago? encima le riño? me da miedo aumentarle el enfado pero es que no puedorrrrrr!!!!! a mi no me pone nerviosa que llore porque le riño o le quito algo es el hecho de saber si vale para algo o aún no lo entiende…que yo creo que sí..no se…Zen ven a mí 😀

    1. Me pasa lo mismo. Se pone como loco y se hace daño y entonces una vez se lo ha hecho ya no se cómo actuar
      Tiene 19 meses y no habla, no se si lo de razonar aun sirve…además nos esta causando problemas a mi marido y a mi xq él dice q nos toma el pelo, q se pegara dos veces y aprenderá y a mi verle así se me encoge él alma…

      1. Hola Elena 🙂

        Ayer fui al retiro y le tuve dos veces llorando en el suelo, me hizo mucha ilusión cuando pasaron unos padres y me dijeron: ánimo! aguanta! :):) Creo que son pequeños pero son conscientes.

        El día de la bañera me asusté pero es cierto que las rabietas cada día le duran menos…así que tu también ánimo!!!!

  22. Realmente es muy dificil lidar con las frustraciones de los hijos, cuando una ya esta cansada o agotada, peor aun cuando el Buen padre no tiene paciencia, y no cree mucho que conversando se resuelve. Así que al final, ademas de un buen hijo frustrado haciendo de las suyas, hay un buen padre que te mira con cara de que cuando vas a educar como corresponde al niño. As veces parece que el mas fácil es gritar!!!!

  23. Realmente es muy dificil lidar con las frustraciones de los hijos, cuando una ya esta cansada o agotada, peor aun cuando el Buen padre no tiene paciencia, y no cree mucho que conversando se resuelve. Así que al final, ademas de un buen hijo frustrado haciendo de las suyas, hay un buen padre que te mira con cara de que cuando vas a educar como corresponde al niño. As veces parece que el mas fácil es gritar!!!!

  24. Hola!! QUe alegria encontrar tan buen post sobre este tema q me viene volviendo loca y frustrando a mi tambien! Coincido con la mayoria de ls comentarios pero ademas me suxede que mi buenahija de 18 meses esta obsesionada con unos videos de canciones infantiles. trato de dosificarselos pero realmente parece amar ver una y otra vez el mismo video y estando yo trabajando sinceramente me vienen bien veinte minutos de silencio total (salvo la canciocita jaja) .. esta muy mal? Gracias!!

  25. ¡hola! muchas gracias por los consejos, tengo una duda, ¿nos puedes dar ejemplos de juegos de turnos? entiendo el concepto, pero no se me ocurre ninguno… y el tema de esperar es asignatura pendiente de mi pequeña dictadora… se lo intento inculcar por todos los medios, pero jugando no se me había ocurrido, y creo que es la manera de conseguirlo, ¡gracias! bss!

    1. Jugar a pasarnos una pelota, al veo- veo, al pilla pilla. Casi todos los juegos suponen respetar turnos y llevar a cabo roles diferentes y por lo tanto, tener que ceder y esperar. También puede ser él parchis, la oca, juegos de mesa o cartas, lanzar una pelota a una canasta, y muchos más! Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más