¿Qué quieres encontrar?

66
Hemos nacido para luchar

Hemos nacido para luchar

fichas-laurabaena

¿Qué es conciliar?

A diario escucho a muchas personas responder a esta pregunta, reivindicar una conciliación real o compartir su visión de lo que es “la conciliación”. Directivas y directivos. Empresarias y empresarios. Políticas y políticos. Mujeres y hombres. Pero no me siento identificada con casi ninguno de sus discursos. Hablan de la conciliación desde fuera o desde arriba, que es peor. Desde su posición. No desde dentro. Defienden su compromiso con este tema, pero no profundizan, encuentran soluciones, proponen medidas que no resuelven, que se quedan en la superficie. Y entonces me doy cuenta de que se nota demasiado que no lo han vivido, que no han sufrido en su piel el problema social de la conciliación. Que no han llegado tarde, muy tarde, con el corazón acelerado y las lágrimas en los ojos a por su hijo o su hija a la guardería, que no se han visto relegados a puestos inferiores o han recibido como respuesta a su embarazo un “tu situación a corto-medio plazo tiene que cambiar”, que no se han visto renunciando a sus carreras por su paternidad. Y tantas cosas más que duele recordar.

“Si quieres, puedes”

De entre todos los discursos tengo grabado el de una mujer directiva, alta, segura de sí misma, con un puesto en el comité de una multinacional. Había viajado a un Congreso dirigido a mujeres y lleno de mujeres, por supuesto, con la presencia de algún hombre despistado. Esta mujer de unos 60 años se venía arriba, muy arriba, con un discurso políticamente correcto, de empoderamiento a la mujer, contando su experiencia, sus logros, sus ascensos profesionales para terminar con un “si quieres, puedes”. Unas palabras que se me clavaban en el alma mientras el auditorio se arrancaba en aplausos a una mujer que culpaba a nuestra falta de autoestima la situación actual.

*Ilustración de @belengmh.

“¿Llegarás donde quieras llegar?”

Levanté la mano indignada, desde el otro lado del escenario, donde compartía mesa de debate con otras mujeres “de posición”, que parecía que lo habían tenido muy fácil para llegar allí, cosa que dudo, o que no recordaban el camino más bien.
“Pero, ¿qué aplaudimos? No necesitamos más discursos así. Necesitamos mujeres directivas que luchen por la igualdad, por la conciliación, que hablen de la realidad que hay ahí fuera, de la que hemos vivido nosotras, de la brecha salarial, de la falta de corresponsabilidad, de la no implicación del hombre en casa. No aplaudamos porque somos una generación de mujeres engañadas por frases como: “llegarás donde quieras llegar”, “serás lo que quieras ser”, que lo único que nos lleva es a la frustración cuando no lo conseguimos. Necesitamos más realidad y menos discursos aspiracionales. Necesitamos derechos porque ganas, esfuerzo y trabajo nos sobran. Necesitamos sentirnos identificadas, representadas por mujeres que han sufrido lo que significa no tener con quien dejar a tu hija, darle dalsy y rezar para que no llamen del colegio. Necesitamos mujeres que hablen claro, sin tabúes ni prejuicios. Que reconozcan que nadie les enseñó el camino ni les contó la verdad. Que luchen por las demás, por las que vendrán y por la que no llegarán. Que luchen siempre aunque ahora no sea su problema”.
Nuestras madres, heroínas en la sombra, lucharon por nuestro futuro, lucharon porque estudiáramos, viajáramos, fuéramos independientes, estudiáramos idiomas y tuviéramos solvencia económica. Ellas, fuertes y valientes, nos empujaron a valernos por nosotras mismas, a ser feministas sin saberlo. Y nosotras nos lanzamos al vacío, luchamos con uñas y dientes para ser visibles, para conseguir nuestras metas, nuestros sueños… Pero nadie nos dijo algo: “si eres madre, olvídate pequeña”. Porque la sociedad no está preparada para ti, para madres que no renuncian a su carrera profesional, pero tampoco a ver crecer a sus hijos.
Y en mi camino, en tu camino, en nuestro camino… más directivas, más discursos sordos, más palabras vacías… que no conectan con la realidad de la mayoría de las mujeres.

Mi renuncia profesional

Tocar fondo. Sentirme perdida. Perder el control fue clave para mí. Para lo que es hoy mi lucha. ¿Quién me iba a decir que mi lucha por la conciliación sería mi camino y le diera sentido a todo? A veces tienes que sufrir en tu piel un problema para luchar por él. Porque haberlo vivido te hace entender, te hace escuchar, te da alas para luchar y no alejarte de una realidad que está ahí fuera, de un problema social complejo, que hay que analizar, hablar y definir bien.
Cuando era pequeña, muy pequeña, me decían: “esta niña es una mandona”.
Cuando era adolescente, rebelde sin causa, me decían: “esta chica es muy quejica”.
Y ahora que soy madre, Malamadre con mucho sueño, me dicen: “esta mujer es una luchadora”.
Por fin encontré mi sitio, mi lucha. Una lucha que no es posible sin vuestra lucha, sin vuestra historia, sin vuestra voz.
Porque hemos “Nacido para Luchar”. Y este lema lo siento muy cerca y va a ser mi homenaje a todas vosotras el próximo lunes con la Nueva Colección de nuestra marca, esa que nos permite tener recursos para nuestro proyecto social, esa que nos empuja a seguir creyendo en el futuro del club y a gritar bien fuerte: Yo No Renuncio.

Porque hay esperanza, la esperanza de todas vosotras, mujeres distintas, mujeres auténticas que no renuncian y mujeres que reivindican con fuerza, que hablan claro como mis dos ídolas Sónsoles Ónega y Mercedes Wüllich. ¡Gracias por abrir el camino Mercedes! ¡Gracias por tanta coherencia Sónsoles!
Y vosotras Malasmadres, ¿qué pensáis?, ¿habéis sufrido el problema real de la conciliación?

Han comentado...

  1. Que puedo decir…todo verdades…nadie te cuenta lo que realmente supone la maternidad en todos los aspectos, en el empeño de vivir en un mundo de Disney Channel.
    BRAVO!!!!!!!

  2. Voy en el metro mientras acabo de dejar al buenhijo casi preparado para ir a la guarde, y me pregunto como voy a hacerlo ahora que al buenpadre se le termina la jornada intensiva??? Como voy a hacerlo para que sigan considerando la calidad de mi trabajo y no las horas que paso en la oficina??? Hace un par de días una compañera comentaba que lo normal es tener chicas 12 horas para que tu puedas trabajar a jornada completa. 12 horas???!!! Estamos todos locos??? Cuando ves a tus hijos, cuando cuida esa señora a los suyos????? En que momento nos volvimos todos locos??? No quiero dejar esta idea de éxito a mi hijo, no quiero que el considere que querer tener una vida al margen del curro te hace ser peor trabajador.
    Yo también he nacido para luchar, solo que hasta hace poco no lo sabia

    1. Hola buenas, soy una malamadre que se acaba de divorciar, hace unos meses, con un niño de 3 años que empezó el cole y vivo a muchos kilómetros de mi familia, la verdad que el tema de la conciliación no existe, y en verdad creo que es porque hay un porcentaje muy grande de la gente que no lo sufre, entre ellos mi ex, que ahora cree que todo es color de rosa y que ratifica mi ser malamadre por incluir al peque en actividades extraescolares.
      Sino cómo lo hago trabajando 3 dias a la semana por la tarde.
      Creo que a costa de nuestra espalda lo podemos hacer pero no es justo.
      Estoy orgullosa de ser malamadre y que mi ex me lo ratifique!!!! je je je.

  3. ¡Que buen texto has escrito! Yo soy nueva malamadre de una bebé de 2 meses y mi cabeza no deja de dar vueltas pensando cómo trabajar y poder disfrutar y cuidar de mi pequeña a la vez. Lo veo casi una misión imposible…!!

  4. Conciliación??? Donde está??? Trabajo en una gran entidad bancaria con varios premios a la conciliación. Mientras ellos se llevan los premios yo trabajo a 100km de distancia de mi ciudad. Viajo todos los días 200km para ir a trabajar, lo que me supone estar fuera de casa 10,5 horas. Tengo un niño de 4 años y otro de 4 meses. Me da miedo el momento de volver a trabajar después de esta baja maternal y por más que pido el traslado a mi ciudad o algo más cerca no obtengo respuesta alguna…. ah si!!! Da igual, solo soy un número de empleado y “los hijos has decidido tenerles tú y ya sabías tú situación”
    En fin…

    1. Buenos días Laura,
      ¡Cuánto lo siento! Gracias por contarnos tu historia
      Un abrazo enorme.

  5. Tomé el único camino posible: reducir jornada…sin saber que con el sueldo se reducían también mis aspiraciones profesionales, que nadie vería en mi entorno laboral a la mujer que se hizo a si misma estudiando una carrera que casi nadie acababa, que se hizo bilingüe a base de esfuerzo, tesón y trabajando durísimo.
    ¿Como conseguir un equilibrio cuando el padre trabaja hasta las 21.00?
    Aquí todo está al revés. Nuestras jornada interminables son incompatibles con la vida y nuestra mentalidad….es casi lo peor.
    Yo lucho porque para bien o para mal en el terreno laboral no tengo nada que perder. Nadie va a hacer lo que yo hago por lo poco que me pagan. Nadie va a ser mas eficiente porque yo a la salida del cole estoy como un clavo comenzando mi otra jornada.
    Lucho diciendo en cada ocasión la verdad y perdiendo la cara ante mi entorno. Levantándome de la silla a mi hora pero siempre con el trabajo bien hecho.
    La vida es lucha!

    1. Hola Sara,
      La vida es lucha y seguiremos luchando por cambiar la situación.
      Gracias por contárnoslo.

  6. Imprescindibles tus palabras Laura, porque a día de hoy todavía se sigue viendo con absoluta normalidad que la renuncia venga del lado materno, porque “un niño/a necesita a su madre” (como si no necesitase a su padre). Gracias por hablar alto y claro de la realidad.

    1. Muy cierto Lola, hay que cambiar mentalidades, el camino aún es largo.
      Un abrazo enorme.

  7. Suscribo absolutamente todas tus palabras, Laura, y te aseguro que tu lucha en la nuestra, la de todas aquellas mujeres que nacimos para elegir y la realidad nos obliga a renunciar, que nacimos para brillar y la realidad nos apaga la luz, que queremos ser un ejemplo para nuestros hijos y la realidad nos obliga a luchar por ello.
    Gracias.

  8. Comparto cada una de las palabras del post. Yo no renuncié a mi trabajo ni a mi empresa, que ha aceptado mi reducción de jornada, pero sí a todas las posibilidades de ascenso profesional. Es decir, no concilio, renuncio. Otra cosa es que lo haga convencida de lo que hago, y de que es lo que quiero, y que no quiero ni dejar de trabajar ni dejar de estar todos los días con mis hijas. Pero he tenido que elegir, porque en un sitio como España hoy en día hay que elegir sí o sí. Y encima me puedo dar con un canto en los dientes, porque yo ya sé que no promocionaré más, pero sin embargo me siguen dando proyectos motivantes y me van subiendo el sueldo, no me han dejado de lado como a otras compañeras mías de mi misma empresa.
    Así es que sí, que hablen de conciliación las personas que realmente lo sufren y lo viven en su día a día. Qué necesaria es la lucha de este club. Ánimo y sigue adelante, Laura, conseguiremos cosas entre todas. Yo por mi lado demuestro en el día a día que , a pesar de que estoy luchando contra los elementos, ser malamadre y una buenísima profesional es perfectamente compatible si se nos da la oportunidad y cambiamos las cosas.

  9. Lo estoy viviendo en estos momentos..
    Soy madre de un niño que acaba de hacer dos años y otro que cumple mañana 3 meses. Soy española residente en Andorra… y si en España es dificil la conciliacion ya ni os cuento en Andorra… donde los comercios y servicios en general estan abiertos TODOS los dias de la semana, las 24horas del dia practicamente… con el primero ya tube que renunciar a criar a mi hijo dado que trabajaba los fines de semana, navidades, puentes y aqueductos varios, dejando a mi marido e hijo en casa y yo marcharme a trabajar, donde me iba a las 9 de la mañana y llegaba a las 10 de la noche…. fue una etapa muy dura donde casi no tenia vida con el buenpadre ni con el buenhijo… ahora con el segundo hijo he decidido dejar de trabajar. Almenos una temporada porque en mi trabajo es imposible pedir conciliacion, es imposible (dicen) adaptar los horarios a mi familia…. entonces yo SI ESTOY RENUNCIANDO porque no me queda otra… rezaremos porque mas adelante consiga un trabajo en el que pueda estar tambien con mi familia, aunque dudo que quepa la palabra conciliar… mientras tanto me dedicare a mi familia…

  10. Esta es mi gran lucha diaria, cruzar los dedos para que ninguno de mis dos hijos se ponga malo, ya que no tengo apoyo, dependo de la guardería, el colegio, y por supuesto, de mi bolsillo para pagar a alguien que esté con mis hijos los días de puentes, cacho vacaciones escolares, etc.
    Cuántas veces hemos tenido que oír de, lamentablemente, algunA superior: “no es mi problema que no tengas con quien dejar a tus hijos, te tienes que organizar”, y en ese momento, te hundes, la rabia inunda todo tu ser…, te sientes la peor madre del mundo, la peor trabajadora, la peor de todo, y como muy bien dices, tu vida en muchos momentos pierde totalmente el rumbo y el control.
    Pero… ¿no entienden que nuestr@s hij@s van a ser quienes les paguen su jubilación? ¿Que si siguiéramos sus principios nos extinguiríamos como especie????????? y tantas otras cosas….
    Buffff, no pararía de hablar de este tema,también es verdad, que por mucho que hagamos, hay un grave problema, entre otros muchos, y es que el mundo laboral y el mundo educativo viven en mundos distintos, desconectados, por más leyes, por más esfuerzos que hagamos en luchas con la conciliación, creo que lo prioritario es que esos dos mundos, algún día, utópico, entren en contacto, mientras tanto, llamadme pesimista, todo pasa por nuestro gran esfuerzo y lucha diaria, y por seguir “aguantando el chaparrón como buenamente podamos.
    Pero… Seguiremos en lucha!!!!!!!!!

  11. Me ha encantado tu artículo, se me ha erizado la piel leyendolo. Soy mama primeriza con bebe de 5 meses, en 5 dias vuelvo al trabajo y no se si echar a correr, irme a la peluqueria y hacerme un cambio drastico, hacer una reunion de amigas para llorar un poco, echar el euromillon ( todavia tengo la esperanza de que me tocara y no volvere ). No se como voy a conciliar, salgo de casa a las 8.00 de la mañana y vuelvo a las 20.00 de la noche, pienso en la compra, comidas, cenas, baño, organizar ropa, y me faltan horas, el buenpadre recoge al buenhijo de la guarde y un bebe requiere de atención no es un muñeco que dejas en la silla y te olvidas asi que a partir de las 20.00 h empezara la carrera de obstaculos, uno hace la cena el otro baña al buenhijo, biberon y a rezar para que se duerma antes de las 22.00 h y yo pueda ducharme y organizar el dia siguiente, ups!! se me olvidan los tupper de comida cuando hacemos la comida? El domingo en mi dia libre? Me levanto a las 5.00 h? Me acuesto a las 00.00 h? Todavia le estoy dando vueltas, espero no parearme demasiado y llegar a todo, soy una luchadora, mi sonrisa y mi actitud positiva siempre me ha caracterizado pero un poco de conciliacion tambien me vendria bien ya que hasta el gordo de navidad todavia me queda. Gracias Malasmadres por estos momentos y estos articulos maravillosos ????

  12. No sabes la satisfacción que me da leerte y escucharte! Todo esto lo vivimos día a día, no solo estoy con medio sueldo sino que trabajo más, voy corriendo como un pollo sin cabeza por todos lados, corriendo a dejar a mi hija al colegio, corriendo a trabajar donde casi nunca llegó a mi hora, corriendo a recogerla al colegio porque como se retrase la consulta con los pacientes no puedo salir a mi hora… parques, duchas, cenas, montones de ropa, cacharros por todos lados… y luchar para que se duerma a su hora y que me deje un ratito para mí! Como lo echo de menos…! Pero claro ese ratito se convierte en sueño profundo en el sofá, y claro, el padre de la criatura encima se ” queja ” que me duermo muy pronto, sin comentarios… y todo el dia cansada. Rezando para que no se ponga mala cosa que poco efecto hace, se pone mala cada dos semanas, y en Madrid solo vivimos mi marido y yo, nuestras familias viven fuera, y que se supone que tengo que hacer? se me parte el corazón. Que os voy a contar a vosotras!? En fin. Me desahogo camino del trabajo al que vuelvo a llegar tarde en un atasco infernal, y agotada porque la buena hija se despierta 20 veces durante la noche llamándome, que tengáis un día magnífico!!!!

  13. Me ha encantado tu artículo, se me ha erizado la piel leyendolo. Soy mama primeriza con bebe de 5 meses, en 5 dias vuelvo al trabajo y no se si echar a correr, irme a la peluqueria y hacerme un cambio drastico, hacer una reunion de amigas para llorar un poco, echar el euromillon ( todavia tengo la esperanza de que me tocara y no volvere ). No se como voy a conciliar, salgo de casa a las 8.00 de la mañana y vuelvo a las 20.00 de la noche, pienso en la compra, comidas, cenas, baño, organizar ropa, y me faltan horas, el buenpadre recoge al buenhijo de la guarde y un bebe requiere de atención no es un muñeco que dejas en la silla y te olvidas asi que a partir de las 20.00 h empezara la carrera de obstaculos, uno hace la cena el otro baña al buenhijo, biberon y a rezar para que se duerma antes de las 22.00 h y yo pueda ducharme y organizar el dia siguiente, ups!! se me olvidan los tupper de comida cuando hacemos la comida? El domingo en mi dia libre? Me levanto a las 5.00 h? Me acuesto a las 00.00 h? Todavia le estoy dando vueltas, espero no marearme demasiado y llegar a todo, soy una luchadora, mi sonrisa y mi actitud positiva siempre me ha caracterizado pero un poco de conciliacion tambien me vendria bien ya que hasta el gordo de navidad todavia me queda. Gracias Malasmadres por estos momentos y estos articulos maravillosos ????

  14. Yo no me puedo quejar, en el país donde vivo la conciliación, aunque no es perfecta, se lleva mucho mejor que en España. Hablabas en tu post de directivas pero también entiendo qye muchas de estas mujeres han optado por no ser madres (absolutamente respetable) o se han visto forzadas a elegir entre maternidad y trabajo por lo que no conocen el problema de la conciliación en persona. Tampoco el sueldo es equiparable porque las personas con un puesto directivo pueden pagar a alguien que les limpie la casa y alguien para cuidar a los hijos o incluso reduciendo la jornada tienen yn buen sueldo. El problema está en los otros que no se pueden permitir nada de eso y que tienen que hacerlo todo ellos (casa + hijos) estando ausentes de casa más de 10 horas para ganar un sueldo considerablemente bajo y sin una red familiar de apoyo.

  15. Hola Laura,
    Me ha gustado mucho tu post, es cierto que ya estamos cansadas de tantas frases hechas pero poco ciertas.
    Un abrazo,
    Mercedes

  16. La conciliación solo es posible en ciertos trabajos, en ciertas profesiones y en ciertas situaciones personales y familiares. Como con todo, es bueno que haya normas y regulaciones para ayudar y mejorar las condiciones de vida, pero nunca son o pueden ser lo suficientemente amplias como para abarcar todas las características y necesidades. La Ley es una cosa genérica que abarca una generalidad, pero no tiene en cuenta las particularidades. Y la conciliación laboral-familiar es imposible en muchos casos, a veces porque no te dejan, otras porque no te lo puedes permitir.
    Hay que preparar el terreno desde muy jóvenes para poder ejercer el derecho a la conciliación: desde los estudios que elijas a la profesión a la que dediques (las enfermeras hacen turnos, en el comercio se trabaja los sábados y domingos, una directora de hotel no tiene horario fijo, las abogadas no pueden faltar a sus citas en el Juzgado…), complementar esto con lo que hace tu pareja (si tu novio es comercial en una empresa internacional, ya sabes que te va a tocar estar sola bastante tiempo, si es policía no le esperes a cenar…), el sueldo que puedas esperar, y desde el lugar donde vayas a vivir a si hipoteca o alquiler, familia cerca o lejos, etc. etc. etc. Es decir, intentar controlar todas las variables. O tantas como sea posible.
    A nosotras en la cuarentena nos ha tocado la transición, educadas a medias en el “te quedarás en casa con los niños, claro” y “estudia para ser alguien de provecho”. Y viviendo la realidad del “con un sueldo no llega” y “como lo vas a tener más difícil tú para un puesto fijo, que el que trabaje sea tu marido”. Elegimos nuestra profesión pensando que podríamos hacerlo todo, eso nos hicieron creer. No por mala fe, sino porque muchas de nuestras madres hubieran querido ser algo más que amas de casa y nos inculcaron la posibilidad de ser nosotras algo más que eso, creyendo ellas que sí se podía.
    Y nos hemos dado de bruces con la verdad, cada una con la suya. Sin haber preparado el terreno, a mitad de tu vida, te encuentras con el marrón. Y no puedes dar marcha atrás y reorganizarte y elegir una profesión liberal con horario flexible que te lo marques tú, y además quizá tampoco vales para eso, para montar tu empresa o ser universitaria y autónoma, y entonces qué, ¿las tontitas, las mediocres, las tímidas, se aguantan y apechugan, no tienen derecho a poder conciliar porque no son inteligentes, ambiciosas, creativas…?
    Está bien pedir conciliación para todos. Y pelear no solo para que exista, sino para que se pueda adecuar a todos.

  17. Que gran artículo! Suscribo cada coma. Yo tngo un niño de 4 años y embarazada de 7 meses. Me paso en la oficina 9 horas al día y soy coordinadora por lo q mi jefe no plantea trabajar por las tardes desde casa, jornada continua, etc porq mi intención no es Reducirme jornada, no quiero renunciar, quiero conciliar! Tan difícil es de entender? El otro dia hablamos sobre esto y me dijo que no lo plantea, entonce se dije que tendría que Reducirme la jornada muy a mi pesar pero que yo tenia y queria que estar cn mis hijos (mi marido sale tarde de trabajar también) ….no me dio un no rotundo pero casi: q mi puesto de trabajo requiere el horario que tngo y no otro, q el embarazo les ha caído cm un jarro de agua fría, y mil cosas mas así q no tngo porq aguantar. Y ahora cn el embarazo me han dado muchas mas responsabilidades por lo q ya paso aquí 10 horas, salgo tarde siempre y ni pagan horas extras ni nada…. Y encima hay q aguantar?
    Es intolerable!. Yo voy a seguir luchando cada día por nuestros derechos!
    Mucho animo a todas! ????????

  18. Me siento muy identificada, hace casi 4 años que me convertí en malamadre, al poco se me rompieron todos los esquemas, cuando me dijeron que mi hijo presentaba TEA, autista… ese concepto era algo que me pillaba muy lejos…. y ahora es nuestra realidad, divorciada y sola para lidiar con nuestra batalla diaria, solo estamos los dos, sin más ayuda, por supuesto, este año ha sido el gran cambio, no he podido seguir trabajando al ritmo que siempre había llevado, él me necesita, hay que llevarle a sus terapias que son cada día, hay que trabajar con él a diario, los médicos, los papeleos para las ayudas… no hay horas en el día para afrontar sus necesidades pero ahí vamos, y buscando una salida, porque no podremos vivir eternamente del paro, porque no puedo tener un horario laboral normal… buscando una salida, algo que nos de de comer y nos permita seguir dándolo todo para que él tenga el mejor futuro posible. La única opción es mi proyecto… el sueño que promete mejorar nuestra situación, que permite conciliar y que me permita realizarme profesionalmente, si decido dedicar tiempo a algo que no sea por él tiene que ser bueno y ese mi objetivo, va a ser duro, estamos en el punto más bajo… deseando empezar a subir y luchando por ello cada minuto. Gracias por estar ahí y por ponernos voz a todas nosotras.

  19. Las circunstancias me llevaron a dejar de trabajar estando embarazada. Desde entonces, hace ya 6 años, soy ama de casa. He renunciado a volver a trabajar, al menos de momento, porque no se ni por donde empezar, porque no quiero un trabajo con una jornada interminable y meter a alguien en casa para que cubra lo que yo no puedo cubrir. No entiendo porqué no existen trabajos de menos horas o más flexibles o en los que puedas hacer parte desde casa… Creo que en parte la culpa es de nuestra mentalidad. Las empresas muchas veces no se fían de que hagas tu trabajo si estas en casa, tienes que estar en la oficina para “calenter la silla”. Las empresas ven mal que te vayas a tu hora, sin pensar que si necesitas más tiempo de forma habitual es que algo falla, o bien no rindes al ritmo que debes o bien necesitarían otro trabajador para cubrir esas horas de más. No se, en otros países europeos estas cosas no son así. ¿Por qué no somos capaces de analizar porqué allí no ocurre esto, ver en que radica la diferencia y corregir nuestros errores?

  20. Muy bien escrito, tienes toooooda la razón. En nuestro caso el suelo de mi marido no me ha permitido coger una reducción de jornada, así que es gracias a la ayuda de mis padres que puedo entrar a la hora, y luego a la tarde ya la mayoría de los días le puede recoger del cole el buenpadre… Pero en esta situación o me toca la lotería o renuncio a tener un segundo hijo. Porque serían gastos adicionales, sí, que de todo se sale, pero sobre todo sería conciliar en poco más de tres horas de tiempo cada tarde… y sinceramente no me veo con el sentimiento de culpa perpetuo por no darles a cada uno de ellos lo que necesitan de su madre. Así que sí, hemos nacido para luchar… Gracias por tu lucha Laura, por darnos voz a tantas…

  21. Es totalmente así, nos han empujado a una igualdad falsa , y nosotras nos hemos creído el discurso. Nunca voy a olvidar la indignación q sentí cuando la vicepresidenta Santamaría fue al hemiciclo habiendo parido hacia 15 días.

  22. Yo sigo en ese punto de perdición, después de haber renunciado a mi trabajo, ése en el que aguantaba por tener un sueldo más en casa, pero que me pedía a cambio, ver a mi chiquitina de 9 meses, 3 horas al día. Sigo perdida cuando otras mamás se quejan de lo duro que es ser madre, mientras la abuela les cuida a los hijos cada día, mientras yo espero volver a reencontrarme con la mirada de mi amado, que no es que no esté, es que no tiene tiempo, al igual que yo, de mirarme, porque cada rato libre es para intentar dormir algo. Sigo en ese punto de parálisis mientras mi hija crece, feliz porque disfruta de la compañía de mamá muchas más horas que antes, que es lo que, en definitiva, necesita: A sus padres con ella, por muy bien que lo hagan las profes de su escuelita infantil. Y mientras, busco un punto hacia el que ir, donde mi amado diseño gráfico, mi creatividad y mi libertad mental puedan sobrevivir con un sueldo digno y un horario que me siga permitiendo ver cómo mi hija va conociendo el mundo. Que no me lo cuenten otros, que yo lo quiero ver

  23. Yo quiero luchar. De verdad que se me caen las lágrimas leyéndote. Quiero. Lo pienso todos los días en la cama. No puede ser que no vea a mi hija. Que cuando puedo escaparme del trabajo llegue tan cansada y con tantas cosas en la cabeza que no tenga ganas ni de jugar con ella. Y llega la culpabilidad. Pero dinos, cual es la solución? De verdad necesito que alguien me de la clave. Que me guíen. Que me indiquen el camino. Yo quiero pero no se cómo hacerlo. Dímelo tú por favor.

  24. Nunca pensé que tendría que renunciar a nada ni pensé si quiera que era eso de conciliar. Mi trabajo siempre fue lo más importante, dejándome la piel como si fuera mi negocio, pero hace un año me convertí en Malamadre y todo cambió, vi claro que dejarte la piel en el trabajo no sirve de nada ya que no me lo valoran, que por el contrario pretenden que trabaje de Lunes a Sábado sin importar mi vida fuera, mi familia. Y ahora aquí estamos, pensando en la famosa reducción y sintiéndome hasta culpable por quererla. Pero lo que tengo clarísimo es que pase lo que pase en mi trabajo no pienso renunciar a ver crecer a mi hijo, el trabajo ya no es lo más importante para mí, lo es mi hijo y lucharé para pasar todo el tiempo que pueda con él.

  25. Yo soy médico, en mi lugar de trabajo somos todas mujeres, salvo mi jefe directo y el director médico ( que extraño, verdad?); aunque parezca que no, en el mundo sanitario lo más importante también son las horas que mires a la pared, no los pacientes ni sus prioridades puesto que la sanidad es un negocio, pero este no es el tema.
    Conciliar? Que es eso???, Ascender? Si, en el ascensor del hospital….como dice el director médico “es que las mujeres me dais muchos problemas, os quejáis mucho y luego siempre tenéis que salir pitando a casa…”
    Me hace gracia mi marido porque lo ve todo normal ” claro, o eres madre o prosperas laboralmente, pero es que eso es así”
    Así??? Tienes dos hijos, una niña y un niño que te duelen un montón…lo vas a vivir a través de tu hija, verás lo que le cuesta a ella conseguir lo mismo o casi lo mismo que a su hermano, porque no nos vamos a engañar, NO SOMOS IGUALES.
    Gracias por hablar tan claramente de estos temas, sigue estando muy mal visto, entre las mujeres también.

  26. Totalmente de acuerdo en cada coma, y totalmente de acuerdo con todas las que escribís en éstos comentarios. Mis hijos son mayores (13 y 9 años) y he podido mientras han sido pequeños, conciliar, porque trabajaba en empresa familiar, y bueno, me daban “manga ancha”. Pero la vida te da un vuelco cuando menos te lo esperas, y tuve que buscar otro trabajo……..y suerte que lo encontré!! y suerte que mi jefa también tenía hijos de la edad de los mios!!! pero qué pena, que su mentalidad era la de antes…….y efectivamente había que estar calentando la silla…………Jornada continua ni hablar, ni en verano ni los viernes ni nada de nada!!! aunque no suene el teléfono!!! Cuando tras otro vuelco de la vida, planteé el Teletrabajo por semanas (una semana trabajo desde casa y otra semana trabajo en la oficina)…………..tuve que RENUNCIAR porque me dijeron que eso era un privilegio para mi………..
    Animo Laura!! yo quiero creer que mi hija podrá conciliar cuando le toque, y eso lo conseguiremos luchando, sin duda!!!

  27. Ay, qué difícil es verse en la situación de tocar fondo, de sentirse culpable por tener hijos y por estar embarazada. Yo también, “Nací para luchar” y en un momento me dije, “A tomar por saco! quiero conciliar! Ahí os quedáis…” y, monté mi empresa. Que me permite flexibilizar, llevar al cole a mis hijos, quedarme con ellos si están malitos y al final, todos hemos ganado en FELICIDAD. Me he arriesgado y aún no sé si profesionalmente será un éxito, pero personalmente LO HA SIDO. De eso estoy segura…

  28. Muy buen post, es la primera vez que escribo aquí… Y me he decidido a hacerlo hoy porque tan solo hace un mes que me he incorporado al trabajo tras mi baja maternal, esa escasa baja maternal…hace solo un mes que he dejado a mi hija de 5 meses y medio al cuidado de todos. Y digo de todos porque tengo la suerte de que mi madre no trabaja, mi padre a punto de jubilarse, mi marido tiene un horario muy flexible y gracias a dios yo también.
    Tengo un buen puesto de trabajo en una multinacional, al cual no pienso renunciar; la verdad es que en este tipo de compañías, como en la que trabajo, hay un gran porcentaje de mujeres y no he conocido ninguna que haya dejado el trabajo tras ser madre y trabajar mucho. Yo la verdad que pensé que no iba a poder con la vuelta al trabajo, el mes antes de volver al trabajo fue horroroso, pero al final no se de dónde sacamos la energía que podemos con todo. Eso si…a costa de salud mental y física, estoy agotada, nunca he tenido ese sentimiento de que no doy para más cuando llegan las 9 de la noche.
    Como decía al inicio tengo la suerte de tener un horario flexible y soy consciente de la gran suerte que tengo;por eso pienso cada día en todas las madres que no pueden como yo quedarse en casa a hacer “teletrabajo” cuando les venga bien o tienen que entrar a las 8 de la mañana en punto a trabajar y salir a las 7 de la tarde. Tenemos que cambiar las cosas porque si yo estoy agotada no quiero pensar las mujeres que trabajen hasta las 8 de la tarde y ni siquiera puedan ver a sus hijos mas de 2h al día además de tener que contratar a una persona otras 10h para que lo cuide. No es justo y hay que luchar por conciliar.

  29. Gracias Laura por darnos voz a todas las malasmadres que luchamos día a día para poder organizar y cuadradrar (no conciliar, eso no existe) la vida familiar con la laboral.
    Mi buenhijo1 tiene 3 años y mi buenhijo2 casi 5 meses, el lunes me reincorporo a trabajar con reducción de jornada para poder recoger a los niños del cole y la guarde respectivamente. Cuando decidimos tener al buenhijo2 acordamos con mi marido que se reduciría él la jornada ya que gana menos que yo, pues una vez embarazada le ofrecieron un nuevo puesto de trabajo con la condición de que no se redujera la jornada (si si, en pleno siglo XXI siguen pasando estas cosas y lo peor de todo es que son mujeres y madres las que ponen estas condiciones, sus jefas).
    El nuevo puesto no venía acompañado de un aumento de sueldo así que ahora el buenpadre trabaja a 15 minutos de casa y yo a una hora con lo que me he tenido que reducir más horas para ir y venir. Aún con todo ésto tengo que seguir escuchando de la boca de mi madre y mi suegra que no me queje que el buenpadre ayuda mucho en casa, perdona????!!! Acaso no vive en casa o los hijos no son suyos??
    Para rematar la historia soy la delegada sindical de mi empresa y el año pasado propuse un nuevo horario para trabajar 2 tardes a la semana en vez de las 4 actuales y alargar el horario de verano que trabajmos muy pocas horas, era una mera redistribución de las horas. Después de varias reuniones con RRHH logré el visto bueno pero el jefe de producción dijo que la conciliación no es política de empresa y no solamente denegó mi propuesta si no que me amenazó con implantar un nuevo horario de 11h a 20h.
    Hay que seguir luchando malasmadres!!!

  30. Yo no tengo la suerte de aún de ser malamadre, pero estoy en la lucha. Mientras leeo el post de hoy se me emociono con vuestras historias y me indigno con lo poco o nada que ha cambiado la realidad en 32 años de vida que tengo y viviendo en hoy en este supuesto primer mundo que se hace llamar España. Mi malamadre me tubo en el año 1985 con 18 años en un Uruguay que volvía a la democracia después de años de dictadura. Con esa edad, en esa época tener un hijo era sinónimo de aberte arruinado la vida. Pero ella decidió que no, gracias al apoyo de los buenos abuelos pudo sacar su carrera adelante y su trabajo adelante. No sin antes renunciar claro a llegar cuando ya dormía y más adelante ver al buen hijo dos (que llegó para el pos grado) sólo cuando lo llevaba a la guardería por las mañanas o llevárnos con ella a sus grupos de estudio los fines de semana. Su lucha incansable por realizarse como profesional son las que ahora me dan las fuerzas para querer ser malamadre. Aunque la realidad después de tantos años no haya cambiado mucho, cuando hace apenas unos días una compañera tuvo que renunciar al trabajo por no obtener un simple cambio de turno que le hubiera permitido conciliar la vida con sus dos hijos. Sois muy grandes y sobre todo un gran ejemplo para todas aquellas que aún no somos del club pero tampoco estamos dispuestas a que la situación actual nos haga renunciar a nuestro sueño de ser MALASMADRES!!!! ????????

  31. Amén, hermana amén.
    Soy una privilegiada, no porque mi empresa concilie, eso es una palabrota y de las gordas, pero mis padres viven muy cerquita y eran lo bastante jóvenes cuando tuve a primer hijo, así que han cridado a mis dos hijos. Lloré y mucho, cuando mi madre me contaba lo que habían aprendido, dicho, hecho mis hijos…que cuando yo los recogía ya ni me contaban, muchas veces a la abuela la llaman mamá y a mí, abuela :)) Soy feliz porque sé que están bien, adoro a mi madre y sé que no podrían estar mejor con nadie más, los dejo a las 08:00 y los recojo entre 20:30-21:00, por lo que de lunes a viernes gestiono hijos, pero no soy madre.
    13 años después del nacimiento de mi primer hijo aún recuerdo las caras cuando planteé una reducción parcial, había hecho números y bueno llegaba justita a final de mes, pero creía que podía hacerlo. No hubo ni opción. Con el segundo ya sabía lo había y ni lo planteé, pero la menos conseguí la hora de lactancia que no había conseguido con el primero.
    Aquí sigo, siempre que puedo doy la lata, no por mí, pero tengo compañeras más jóvenes y realmente a nadie le deseo lo que yo he llegado a llorar por perderme esos éxitos o no poder consolarlos con los fracasos.
    Cada caso, cada trabajo es diferente es cierto, pero si hubiera ganas y comprensión, muchas, que digo, muchísimas cosas podrían mejorar para todos.
    Un abrazo para todas

  32. Pues en mi caso la mala conciliación que “sufrí” también me hizo tocar fondo…justo hemos coincidido hoy en la misma temática porque he escrito un post contando mi mala experiencia, os invito a leerlo: http://yeswemom.es/mi-mala-experiencia-con-la-no-conciliacion/
    Hay que cambiar muchísimas cosas y sobretodo frases lapidarias como la que comentas del “Si quieres, puedes” porque lo único que hace es cargarnos de culpa y ya bastante serviditas que vamos las mamás de culpa oiga!
    Un abrazo y gracias por la lucha que ejercéis desde el club.

  33. Qué post tan bonito, tan real, tan crudo! Según lo iba leyendo me iba emocionando y no dejaba de asentir con la cabeza…porque es así como pienso yo también, lo estoy viviendo en mis propias carnes
    . Necesitamos más mujeres como tú que nos pongan voz, que pongan voz a malasmadres como yo, entre otras, exiliada, profesional creativa tuvo que renunciar a su carrera por un tiempo y que ahora ha decidido ser emprendedora y tener su propio horario para poder disfrutar de su hija. No es fácil, es muy duro, muchas piedras por el camino y muchos lloros pero nos levantamos porque hemos nacido para luchar!
    Muchas gracias por tu contribución a esta lucha.

  34. Hola, soy una bimalamadre a la que le encanta cómo escribes; el sentimiento y la determinación de tus palabras son las que nos hacen a todas seguir hacia adelante. La verdad que yo soy una PRIVILEGIADA, y lo pongo en mayúsculas porque trabajo al lado de casa en un colegio donde desde hace unos años se favorece mucho la conciliación ( o al menos no se ponen trabas y te animan a que tengas hijos, que ya es mucho) y mis padres se han ocupado del mayor y ahora de la bebé de ocho meses tras mis bajas maternales. SIEMPRE están, y lo mejor es que con una sonrisa y encima agradeciéndonos que puedan disfrutar de sus nietos. Pero aún así hay momentos en los que te sientes agotada, cansada, frustrada de ver que no llegas a todo, el trabajo lo mucho que te exige ( sí, los profesores ni cobramos tanto ni todo son vacaciones), el querer estar siempre presente.
    Adoro mi trabajo y soy feliz en él pero tras esta segunda baja de maternidad no me hubiera importado quedarme en casa cuidando de mi hija, llevando al cole al mayor, sin carreras, sin horarios diabólicos, sin dormir más de seis horas. Pero a día de hoy eso es impensable en un país cuya baja de maternidad no supera las 16 semanas…Como anécdota os diré que para no interrumpir la lactancia de mi hija me pedí diez días sin sueldo antes de las vacaciones, diez días y el sueldo se vio reducido casi a la mitad!!!! Todo ello perfectamente regulado por convenio claro…tienen que cambiar taaaaantas cosas!!! Por eso estamos nosotras, para seguir visibilizando un problema de base que apenas despunta…ÁNIMO A TODAS A SEGUIR LUCHANDO!!!!!

  35. Leo esto desde el baño de mi empresa mientras me saco leche, en el rato en que mis compañeros comen, confiando en que toda la que me he ido sacando durante los cuatro días que ha durado la reunión esté en buen estado para dársela a mi hija de cuatro meses que, tengo la suerte de que está con su padre y hermanos a 400 km. de distancia. Al final todo se basa en renunciar y, hasta que, en este país no se entienda que el futuro está en tener hijos y políticas que nos ayuden a ello, todo es una gran incoherencia sin sentido.

  36. Cómo he leído en algunos comentarios, creo que la conciliación es más fácil en unas profesiones que otras. En mi caso soy educadora infantil y tengo la suerte de tener el mismo horario que mis hijas de 6 y 9 años. Pero claro…igualmente están los días en los que se ponen malitas y toca tirar de abuelas, o los días que tienen taller en el colegio y ¿que haces? ¿Pide la mañana libre? He de decir que en momentos importantes lo he pedido y nunca obtuve un No por respuesta por parte de mis jefes…pero también diré que me perdí talleres. Creo que queda mucho por hacer en general, y que estaremos para luchar. Porque no soy superwoman aunque me llevo tiempo aceptarlo. Quería tenerlo todo y en algún momento me di cuenta que no era posible. Una vez lo aceptas vives mejor y disfrutas más.
    Un saludo malasmadres!

  37. Soy mama de dos niñas de 3 años y 1 año. El papa trabaja todo el dia hasta las 8-9. Por la mañana las llevo al colegio. Primero a la mayor y despues a la pequeña, seguidamente me voy a trabajar hasta la 1. Salgo corriendo pues la mayor sale del colegio a las 12:45 obviamente llego tarde. Me es imposible reducir mas mi jornada. Asi que llego a recogerla a la 1:10. Pensaba que en el colegio serian mas comprensivos y entenderian mi situacion laboral puesto que se la comente antes de matricularla en ese colegio y me comentaron que no habia problema. Pero a la hora de la verdad me encuentro con comentarios groseros y malas caras.
    Al final acabo destrozada fisica y mentalmente. Solo hace 1 mes que ha empezado el curso escolar y ya me veo desbordada. No representa que los colegios tienen que apoyar a las familias?

  38. ¿Y el padre? Abuelos, mujeres que cuidan de tus hijos ¿Y los padres? ¿Por que nadie aun les incluye esta carga? ¿Por que ninguno se plantea coger la reducción de jornada o una excedencia? Tengo 25 años, y nunca me he planteado ser madre por estos temas. Porque por el hecho de ser mujer todo tiene que recaer en mi ¡¡y no me da la real gana!! Puedo ser una persona egoísta, sí, puede que lo sea, pero me da igual.
    ¿Por que un padre que trabaja fuera de casa (al igual que nosotras) no se le dice mal padre? ¿Por que él si puede prosperar en su vida laboral y la mía se acaba cuando soy madre? Rompamos de una vez estos estereotipos de una sociedad patriarcal y machista.
    SOMOS MUJERES, simplemente, no madres o esposas, SOLO MUJERES, ya es hora de marcar nuestro sitio, de pelear por él sea contra quien sea. Ninguna mujer debe sentirse mal por salir con sus amigas una noche de fiesta y dejar a la criatura en casa, por irse un fin de semana romántico con su pareja y dejar a la criatura en casa, por volver a un trabajo que le encanta y dejar a la criatura en casa. Si las nuevas generaciones comenzamos a ver esto como algo normal…en un futuro ya no seremos malas madres, simplemente madres.
    Quizás, debido a mi juventud veo las cosas de una manera mas radical, pero se lo que quiero y se por lo que voy a luchar. Y luchare para que nadie me diga que soy una mala madre por ser quien yo soy.

  39. Laura, antes de nada TE APOYO….desde Miami pero te entiendo y te apoyo. Vivi en España 6 años, nuestra Princesa es sevillana, y sentí en la piel la discriminación laboral con la mujer. En el momento no la entendí
    y me dolio mucho.
    Vivi toda la vida en Brasil donde hombre y mujer trabajan hombro a hombro, las mismas horas. Tengo muchas amigas madres y tanto ellas como sus esposos comparten tareas de hogar y responsabilidades con sus hijos. Una de ellas es directiva de una multi-nacional con niños pequeños y se que mas de una vez ha dicho ‘hoy trabajo desde casa porque la peque tiene fiebre’. O ‘el viernes salgo algo antes porque la mayor tiene funciona de bale’….y todo el resto de la empresa sigue trabajando. Nadie se muere. Antes de irme de Brasil a España trabaje años en una multinacional con muchas mujeres. Algunas de ellas directivas. La política de la empresa siempre fue productividad, llegas a tus objetivos y todos contentos.
    Nos fuimos de España por mi trabajo y mi esposo tuvo que dejar el del y adaptarse a una nueva realidad, el se queda en casa y yo salgo a trabajar. Confieso que la adaptación no fue fácil, pero lo hemos conseguido. Hoy el tiene un trabajo que hace desde casa y esta contento y con eso LOS DOS conciliamos la pater-maternidad con el trabajo. A pesar de TODOS los comentarios de mi familia política el también puede pasar la aspiradora y recoger la niña en el cole cuando yo no llego, o llevarla a la natación. Que para eso la Princesa tiene Madre y Padre.
    Por lo tanto Laura el problema infelizmente es SOCIAL….sigue luchando….aqui nos tienes para apoyarte (YA mismo me pongo un alerta para ver la colección nueva el lunes). Besos enormes dede Miami, CarolAS

  40. Reflexiono sobre tu post mientras la BH de 14 meses duerme. Y me entra una frustración y una rabia enorme. Porque yo quiero más. Quiero emprender. Quiero manejar mis horarios para ver crecer y disfrutar de mi hija. Quiero no tener que ocupar el tiempo de la Buena Abuela por obligación, aun a sabiendas de que lo hace encantada. Quiero tomar las riendas y no puedo. Porque estamos como dices acostumbrados al “Si quieres puedes”, al “sólo tú cambias tu destino” y demás demagogias salidas del mismísimo Hollywood. Pero la realidad no es esa. Es q antes de ser malamadre he tenido una trayectoria profesional ascendente que se ha visto frenada en seco. Es que siendo la más preparada y pasando entrevistas no te contraten. Es una nómina de tres cifras que tumba cualquier posibilidad de superación. Porque en el mundo real las frases motivadoras no pagan los recibos de la guardería. Lo que necesitamos es apoyo real, financiación para proyectos, acompañamiento en el desarrollo y de una vez un cambio en el modo de trabajar y remunerar. Sé que es improbable que yo con mis 37 años estupendamente cumplidos vea esa realidad, pero me niego a que mi hija no la disfrute. De modo que seguiré luchando con todos los medios a mi disposición, “porque si quieres, puedes”.

  41. La conciliación es una mentira… Cómo decía una amiga parece q tengas que trabajar cómo si no tuvieras hijos y criar a los hijos cómo si no trabajaras… Misión imposible, en definitiva!!! Mi solución ha sido trabajar menos horas, mi trabajo de profesora en la pública me lo permite hasta los 6 años del hijo más pequeño. Es cierto que tengo cierto pesar por no trabajar más, ya que me encanta mi trabajo, pero mucho peor es el pesar que tengo cuando trabajo más y acabo tan agotada que no disfruto para nada de mis hijos. Nos quedaran muchos años para volver a trabajar más horas!!! Y espero que a nuestras hijas e hijos les podamos enseñar desde pequeñ@s que subir una família y trabajar a la vez no es tarea fácil, y no crezcam con el engaño con el que hemos crecido nosotros, siempre preparándonos para lo que íbamos a ser, siempre profesionalmente hablando! Por cierto, estoy esperando un tercer hijo inesperado y completamente acojonada!

  42. Leerte me da esperanza pero aún lo veo lejos, en una entrevista de trabajo al decir que tenía una hija, la respuesta de la mujer, también madre, que tenía enfrente fué “llegar a la hora de bañarla es a lo que aspiramos” pues NO señora yo aspiro a más, aspiro a criar a mi hija, a estar cada vez que me necesite, a formar parte de su vida y seguiré luchando hasta caer rendida porque mi Maternidad y mi profesionalidad van en el mismo pack

  43. Emocionante y muy verdadero el articulo, desde que os conoci encontre mi sentido de la maternidad, a no sentirme tan culpable y sola.
    Yo en mi trabajo, sin ningun tipo de problema me reduje la jornada y cualquier cosa que necesitado la he tenido, tambien es verdad que con reducción no tienes posibilidad de escalar puestos de responsabilidad. Llevo 3 años compaginando un proyecto con la empresa donde trabajo hace 10 años, y desde hara unos meses me estado organizando para poder despedirme y dedicarme a mi familia (junto con mis proyectos ) que puedo elegir horario y salvo excepcion solo trabajo en horario escolar. Mis hijos estan mas felices, yo mas realizada, es verdad que hasta que los proyectos despeguen iremos mas justos, pero….. juntos y felices
    Ahora lucho por conseguir que mis dos proyectos triunfen y el papi tambien este con nosotros.
    Yo tengo que decir que soy afortunada, y tengo las condiciones necesarias para dar este paso. Muchas se ven obligadas a permanecer en sitios donde no se ven realizadas, no ven asus familias y encima por 4 duros y dando las gracias por que de eso comen.
    En fin, seguiremos con la lucha, igualdad, conciliacion, corresponsabilidad, respeto.

  44. Laura, ¿que hacemos?
    Creo que la inmensa mayoría de las/los que leemos tus post nos sentimos totalmente identificados con la situación que expones, la problemática que relatas y las sensaciones que te genera.
    Me pregunto si podemos canalizar en energía positiva toda esta rabia contenida que tenemos hacia la situación laboral, toda la pena de llegar agotados por la tarde y no tener tiempo para jugar porque hay que fregar y planchar, toda la frustración de darnos en la cabeza con el techo de cristal continuamente, toda la incertidumbre de pensar si nuestras niñas seguirán viviendo en una sociedad igual en veinte años, todo, todo…
    Yo quiero trabajar, quiero crear, quiero pasear, quiero jugar con mi hija, quiero tener otro hijo..y aunque no quiero fregar, ni planchar, no me importa hacerlo si puedo hacer TODO lo demás.
    Hace tiempo leí un estudio que presentasteis sobre la realidad de la conciliación en España, me pareció muy revelador, y hoy me pregunto si fruto de ese estudio hay propuestas concretas, medidas, proyectos que podamos, cada uno de nosotros, intentar implementar en nuestros entornos cercanos.
    O nos movemos todos en la misma dirección o esto no va a ir a mejor ( con lo que seguramente, vaya a peor)…

  45. Buenas noches!AYUDA!! Llevo todo el día acordándome de vosotras, no se porqué creía que en la empresa en la que trabajaba era diferente pero hoy me he llevado el bofetón, me han despedido. Tengo 3 buenoshijos, bh1 de 2 años y medio y bh2y3 (gemelos) de 10 meses y medio. El día 1 de septiembre me reincorporé a mi puesto de trabajo después de la baja maternal y cuatro meses de excedencia.
    Me encontré desde el primer día con que la situación era rara….algo pasaba…. He estado todo el mes con esa sensación y pensando en muchas cosas pero me repetía para mí no, no me van a despedir aquí no son así. Hasta hoy!
    Llamada de teléfono con mi jefe (sin ningún preaviso me dice que va a estar en la llamada un compañero de recursos humanos) me cuenta que proyecto en el que estaba trabajando no sigue adelante y no hay ningún otro donde ubicarme (tengo compañeras en otros países que si que están ubicadas en otros proyectos, menos una de ellas (alemana) que también quiere volver al trabajo después de 2 años de excedencia para cuidar a su hijo y la están diciendo que busque otro puesto de trabajo porque no hay ningún proyecto para ella.
    El de recursos humanos me ha dicho que es un despido por causas objetivas (según ellos ajeno a la voluntad de la empresa). En cuanto a la indemnización me ha dicho que me corresponde 20 días de salario por año trabajado (empecé en septiembre de 2012) además no me han dado los 15 días de preaviso pero me los van a abonar.
    AYUDA alguien sabe si la indemnización realmente es como ellos me han dicho? Alguien sabe si con este tipo de despido hay alguna acción contra ellos? Me gustaría hacer algo porque es muy injusto que nos pasen estas cosas pero no tengo ni idea por donde tirar, si alguien tiene experiencia soy toda oídos! Muchísimas graciasss y a luchar!!

  46. Laura? Lei el titulo y me llamo mucho la atencion. Me identifique y dije veamos de que se trata. soy Malamadre de un buenhijo en proceso de adopcion. el sufrio un ACV al nacer por lo que presenta una condición especial que hemos afrontado, él y yo desde muy pequeño. el tiene 5 años y llego a mi vida a los 2 y medio. Trabaje 28 años en una empresa hasta que finalmente nos fue concedido el permiso para tener al niño aunque aun lo de la adopcion no ha salido. me separe de mi esposo hace dos años y renuncie a mi trabajo casi al mismo tiempo. MI familia ha sido pilar funadamental y pues no me quedo mas que hacer re ingenieria en mi vida. En Venezuela las cosas no estan nada faciles , sin embargo alli voy haciendo y enfrentando las cosas. Trabajo una jornada por mi cuenta donde el dinero no rinde mucho , pero mi hijo requiere toda mi atención. Ahora , de puertas a la primaria enfrentamos el problema de deficit de atencion y eso requiere mas y mas terapias. Miro hacia delante pues no queda de otra. Yo aposte a mi buenhijo, mi deseo es seguir conciliando mi vida pasada con la futura para encontrar un punto medio. No me arrepiento de lo que deje. Veo con ganas el futuro aun cuando no todos los dias sean luminosos. A veces los dias nublados tambien se agradecen.

  47. Qué razón en todo y cuánto agradezco publicaciones como ésta. A veces parece que todos se creen el cuento de que somos iguales y tenemos las mismas oportunidades, pero esa NO ES la verdad.
    Duele. Duele porque la vara es la misma, pero con menos salario en iguales cargos, la responsabilidad principal de los hijos (y a veces total con o sin padre), exigencias exageradas de tiempo presente en la oficina cuando lo importante debiese ser el rendimiento… en fin.
    Creo que nací para luchar, aunque llegue tarde a recoger a mi hijo a punto de llorar tras el volante, o como hoy, que en una reunión fuera de la oficina en que fuimos un grupo en taxi, decidí no volver a recoger mi auto a la oficina y preferí tomar un Uber para irme directo al Jardín de mi hijo para no llegar última otra vez.
    Hay que luchar, porque quiero que mi hijo entienda a sus compañeras de trabajo en 20 o 30 años más. Porque quiero que las mujeres sinceremos el camino que hemos recorrido en silencio. Porque quiero que la esposa de mi hijo no corra como yo en el auto para recoger a mis nietos después del trabajo y porque quiero que su sueldo sea justo, equitativo y llegué a ser CEO de una empresa siendo madre.
    Un abrazo desde Chile

  48. Me siento bastante identificada con lo que dices, Laura, y con muchos de los comentarios que aportan las otras malasmadres. No sé si tienes que llegar a tocar fondo para darte cuenta o te vas dando cuenta poco a poco hasta que tocas fondo o (hacen que lo toques). Hay muchas mujeres que se presentan como defensoras de nuestros intereses que dan discursos en foros, encuentros, comités cuando lo que trasladan es un discurso vacío de medidas posibles de aplicar. Porque en muchos casos, ni si quiera son madres, por lo que dudo que sepan lo que supone conciliar. Yo he experimentado el caso en mis propias carnes, y eso fue el principio del fin de mi carrera profesional. Disfrutaba mucho con mi trabajo porque durante años me había formado y esforzado por conseguirlo, pero ser madre lo cambio todo, en todos los sentidos. Pedí reducción de jornada y eso vino acompañado de una reducción de cargo y responsabilidad laboral. Si bien, no me arrepiento de la decisión que tomé. Creo que hay una gran legión de Malasmadres que luchan por la conciliación, unas están, otras vamos llegando y hay muchas que vienen de camino para sumarse a esta causa común. Gracias

  49. Lo más sangrante es que esos comentarios que tanto aplaudían vengan de una mujer. Una mujer como la jefa de estudios de mi instituto, que me dijo que no podía asistir a la primera reunión del colegio de mi hijo. Ella, me aseguró, nunca iba a las de su hija y no pasaba nada. Palabras como estas, maneras de juzgarte por tener prioridades diferentes dando por buenas solo las suyas, son las más daño hacen.
    No va a haber conciliación hasta que no entendamos que no es una cuestión de unas pocas señoras que tienen niños pequeños, sino que es un problema de la sociedad y de cómo está planteada su organización. Los niños no deberían estar, desde los dos años o antes, nueve horas al día fuera de casa. Y, en mi humilde opinión, los adultos tampoco.

  50. Vivo este problema en primera persona, ayer tuve que dejar el negocio que abrí hace 10 años porque ser bimalamadre hace imposible ser bitrabajadora y autónoma cuando no sabes si cobrarás a fin de mes, porque el pensar que iba a estar sin ver a los peques desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la tarde como hice con la buenahija mayor me hacía muy duro el día a día. Porque a pesar de no querer renunciar a nada, a lo que no podía renunciar es a ellos. Porque la realidad de la maternidad no es lo que nos contaban. Porque la lucha es muy dura. Pero seguiré luchando porque los cambios sean para bien y mi buenahija en el futuro no tenga que renunciar a nada. Gracias Laura, tus post nos dan fuerzas para luchar.

  51. Gracias por tus palabras, hace mucho bien saberse una más, aunque sea en algo tan deprimente como no poder ejercer tu papel de madre, trabajar y vivir, porque…¿Eso es lo que hacemos aquí no? Vivir con nuestros maridos e hijos, con amigos y familia, se ha perdido el sentido de todo, nuestras madres no trabajaban fuera de casa pero al menos podían cuidar de nosotr@s y ahora nosotras tan libres tan modernas…somos esclavas del trabajo y nuestras propias enemigas siempre culpandonos por no poder estar con nuestros peques todo lo que nos gustaría y lo más importante todo lo que necesitan, da igual a papá o a mamá, pero un hijo necesita padres, y en este país miserable, ni eso nos permiten darles; Yo, en paro desde que nació mi hijo, he esquivando cómo puedo ofertas de trabajo con horarios imposibles para cuidar un bebé de 5 meses y medio, y siempre con miedo de que no me pillen y me quiten la prestación, dejándolo 3 horas en una escuela infantil con el alma rota por si acaso no hay más remedio y hay que volver a currar, si no, no tenemos con quién dejarlo, y sintiéndome afortunada a la vez por poder estar con mi niño y llegar a fin de mes. Lucharemos.

  52. Muy deacuerdo en lo todo lo que cuentas. Yo también renuncié, mucho, a todo, pensando que sería fácil volver, pero es imposible. Ahora estoy en renovarse, ésta es mi lucha
    ….y nadie me avisó….

  53. Siempre he sido eficiente en mi trabajo, autónoma e implicada… Sin pedir nada a cambio. Me fui de baja por maternidad con un equipo de gente a mi cargo (responsable por poco dinero… No vayas a pensar). Cuando volví de mi baja no tenía nada… Me hice un hueco haciendo unas cosas, otras… Sin ninguna rutina… Cuando el que debía solucionar un problema no estaba… Ahí estaba yo… Así durante años. Trabajaba dos tardes a la semana y con mi pareja lograba conciliar así que no pedí reducción de jornada. Aun teniendo que dejar a mi hija con un añito a las 7 de la mañana en la guarde hasta las 5 de la tarde. Conocí la culpa y derrame lágrimas cuando las tardes que trabajaba llegaba a las 7 pasadas, para lo que eran ya el baño y la cena… Sin más tiempo que dedicarla… Hasta ese momento… Bien… Pero cuando a mi pareja le cambiaron los turnos y me cambiaron más lejos mi centro de trabajo (tardó una hora y 10) pedí reducción de jornada (mi hija ahora tiene 6años) y ya mis oportunidades se acabaron. Todavía tengo que agradecer que puedo ir a los festivales, tutorías, talleres de padres del cole, valga decir que antes de pedir un favor ya lo he pagado… (No suelen exigirmelo) pero no quiero deber nada a nadie.

    1. Buenos días!! Solo espero que esto cambie en un futuro y no tengamos por qué renunciar a nada.
      Un abrazo enorme!!

  54. Muy bien dicho Laura !!!…a esas mujeres que sueltan las frases ” típicas ” …decirlas que si te hacen trabajar durante tú baja, quedarte en tú trabajo porque sólo tienes un buen horario pero sin aspiraciones, con pegas para días libres y vacaciones y siempre bajando la cabeza, y sin reconocimiento ninguno, que sabes que vales más pero que estas ahí porque te permite estar con tus hijos por las tardes, para que el padre pueda trabajar 12 horas en una entidad bancaria…..YO LES DIRÍA ¿ QUÉ PUEDO?
    Un beso.

  55. Buenos días Malasmadres!
    Aunque este post ya es de hace algunos días, no he podido evitar comentaros. Leo a las malasmadres y sus colaboradoras desde que empezó el club y ahora… sin previo aviso y por sorpresa… Tengo 29 años y voy a ser una verdadera malamadre! Estoy de doce semanas, se acerca el momento de decirlo en mi trabajo y me siento más identificada que nunca con todas las experiencias que he leído por aquí hasta la fecha… Empecé a trabajar el 28 de agosto, con contrato indefinido desde el primer momento (yo aún no sabía que estaba embarazada, pero me enteré dos semanas después) y siento que cuando llegue el momento de decírselo a mi jefe debo empezar diciendo “disculpa, no lo sabía” ¿Por qué tengo esta sensación de culpabilidad? Por no hablar de la necesidad de demostrar que valgo la pena y que estar embarazada no es sinónimo de estar enferma y de absentismo laboral!
    Gracias a todas por compartir vuestras experiencias!

    1. Mucho ánimo Deli!!!! Y bienvenida al mundo de las malasmadres. Besitos.

  56. Buenas tardes, después de leer este post solo pienso en cuanto camino nos queda por recorrer a las mamás que tenemos que renunciar a tanto en el trabajo por nuestros pequeños.
    Espero que algún día todo cambie y sea mucho más fácil la “conciliación” un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más