¿Qué quieres encontrar?

29
Hijo, te presento a…

Hijo, te presento a…

Si en el anterior post hablábamos de cómo poder gestionar la separación cuando hay hijos, hoy vamos un poco más allá. Nos situamos: hemos conseguido superar un divorcio con más o menos fortuna, el tiempo va pasando y de repente… el amor vuelve a llamar a nuestra puerta y la inquietud también. No sabemos cómo afectará nuestra nueva ilusión a los buenoshijos.
Maribel Gamez
* Puedes seguirla en su web ‘Sácate el carnet de padre’, un proyecto de formación de educación de los niños pero centrado en los padres y en las madres.
Cuando hablábamos de divorcio, dejábamos una cosa clara. No podemos decirles nada hasta que tengamos por seguro que la separación es inminente y es una decisión en firme. Pues con la nueva pareja pasa lo mismo. Hay que evitar comunicárselo a los buenoshijos si vemos que esa relación no va a tener demasiado futuro. Los niños necesitan estabilidad y seguridad a la hora de adaptarse a los cambios. Si hemos comenzado una relación con una persona nueva pero no le vemos visos de que vaya a ser una relación de futuro, no habrá necesidad de comunicárselo. Si no se va a meter en casa y compartir la vida diaria, convirtiéndose en nuestra nueva pareja, esa relación puede quedar a formar parte de la intimidad de la malamadre.
Sin embargo si es el caso de que la relación va prosperando y ambos compartís la idea de tener un futuro juntos, los buenoshijos deben saberlo ya que les afectará profundamente en su vida.

  • La estabilidad requiere tiempo. Si hace muy poco que ocurrió la separación, debemos dejar un tiempo prudencial para presentar la nueva pareja a los hijos. No podemos pretender atosigarles con cambios tan importantes para su vida con tanta celeridad. Hay que tener en cuenta que para lo que nosotras es un proyecto personal ilusionante para ellos puede ser una amenaza en muchos sentidos y que esa sensación de amenaza es comprensible.
  • No corras mamá. Podemos tener muchas ganas de que esa nueva persona comience a formar parte de nuestra vida y comparta los huevos revueltos del desayuno y las conversaciones familiares. Sin embargo los buenos hijos deben conocer a la nueva pareja de manera muy gradual. Lo mejor seria hablarles de que mamá tiene una nueva pareja o si queremos ir más despacio, un nuevo amigo. Contarle cómo es y cómo nos sentimos con esa persona. El primer encuentro puede ser fuera de casa y organizar algo cortito, nada de irnos a una casa rural todo el fin de semana. La idea de que sea fuera de casa es para que el buenhijo no se sienta invadido y piense que de repente alguien desconocido va a sustituir al otro progenitor sin previo aviso. La casa, en un principio, debe ser territorio inviolable para el pequeño.
  • ¿Un nuevo Papá? No nos debemos alarmar si le llama Manolo. Seria ingenuo pensar que el buenhijo va a llamar papá al recién llegado. El termino papá va cargado de un gran significado y, dependiendo de la edad del niño, es probable que no sienta a esa persona como su padre o “su segundo padre” lo que no significa que no sienta amor hacia él o le vea como una figura de autoridad o protección.
  • Hay que conocer a Manolo. Manolo es una persona nueva a la que hay que conocer, así que Manolo deberá estar preparado para afrontar todas las preguntas que el pequeño quiera hacerle. Así se conoce a una persona. Sean puñeteras o no esas preguntas, es él el que tiene que ganarse el afecto del pequeño y saber gestionar esos momentos comprendiendo los sentimientos del niño. A ver cómo sale de esta Manolo.
  • Este señor me va a quitar tiempo de estar con mi madre. Además me recuerda que mis padres están separados (y yo tengo la esperanza de que algún día se junten). Estas dos frases resumen dos ideas que tienen los niños de padres separados. Con estas ideas, se puede esperar un rechazo inicial a conocer a la nueva pareja o un enfado con quien lo ha traído a su vida. Calmar esos miedos es posible si seguimos pasando tiempo de calidad con el a solas (y un poco más si se puede) conservando los momentos, conversaciones y aficiones que teníamos con el niño.
  • Conservar espacios y conversaciones que tengan que ver con el progenitor ausente. Así evitamos que piensen que la nueva pareja es una sustitución del progenitor anterior. Hay que dejar las fotos de familia donde aparezca el progenitor ausente, seguir hablando de él, etc. Transmitirles la idea de que pueden ser queridos por más de dos personas y con mucha intensidad y que no tienen por qué sentirse culpables por ello. Todo el mundo tiene cabida en esta familia.
  • ¿Y aquí quien manda? El espinoso tema de la Autoridad. Si la relación es sólida tarde o temprano esta nueva persona tendrá que tener autoridad sobre el pequeño y esto solo ocurrirá cuando el buenhijo tenga una relación de afecto con él. Como en todo, hay que ir poco a poco haciendo ver al niño que las decisiones en casa se tomaran consensuadas con esta nueva persona. Aunque hay otras que también intervendrá el padre ausente.
  • ¿Y estos niños qué intenciones tienen? Si la nueva pareja tiene hijos, poco a poco se van introduciendo en la vida del niño. Sin presiones y sin pretender que pasen tiempo con ellos al principio. Es importante que tengan tiempo para conocerse y encontrar puntos en común como por ejemplo alguna afición.
  • Escuchar las quejas y preguntas de los niños es esencial ya que si no les escuchamos pueden tener la sensación de que les echamos de las decisiones y opiniones de la nueva familia que se está formando. Además muchas veces ellos nos dicen que nos estamos equivocando en nuestra forma de comportarnos, que nos echan de menos, y en muchas ocasiones suelen tener razón…

Conclusión positiva.
Que lo niños vivan la construcción de una nueva relación de pareja dentro la familia en uno o ambos progenitores tiene mucha parte positiva. Así ven que es posible establecer nuevas relaciones y querer a otras personas tras un divorcio. Y que éste no tiene por qué ser el fin del mundo. Además pueden ganar el vinculo afectivo de otro adulto a quien querer y que éste les quiera les proteja y les guíe. ¡Así puede ocurrir también con los nuevos hermanos!
Y vosotras malasmadres, ¿habéis vivido esta experiencia?, ¿cómo lo habéis llevado? 
—-
Antes de irnos, queremos recordar el eventazo del año de Malasmadres y Yo Dona, con este vídeo de la acción tan chula #MotherPowerLG con nuestras malasmadres y sus súper poderes ¡Estáis geniales! Play!!!!

Han comentado...

  1. Buenos días,
    Yo he vivido todo eso este último año. Después de casi cinco sin querer saber nada de hombres, conocía a alguien estupendo, cuando menos lo esperaba, y poco a poco la cosa se ha ido consolidando. Fuimos muy poco a poco. El tiene un hijo de 14 años y yo una de seis, y hoy nos vamos de vacaciones juntos por primera vez. Es complicado, pero un proceso muy bonito también, ir construyendo lazos y poco a poco una nueva familia. De momento cada uno en su casa, pero cada vez pasando más tiempo juntos.
    Yo que ya me había resignado a estar sola con mi niña, para los restos, ahora vuelvo a tener la ilusión de tener una familia de nuevo algún día.
    Besos a todas.
    Sois estupendas

    1. Super importante lo que dices y que muchas veces se nos olvida en estas situaciones :el proceso puede ser muy bonito y fuente de relaciones estupendas. Gracias por compartir tu experiencia
      Muchos besos

  2. En mi caso, apenas 4 meses después de separarnos el padre ha aparecido con una pareja, ha querido llevar a los niños a su casa y mi hija, de 15, entró en pánico, se negó, lloraba, que no quería ver a su padre con otra mujer y él presionando, al final ella se mantuvo firme y su padre la mandó con la abuela en autobus. El pequeño, de 10 no tuvo tanta suerte y fue a su casa. No habla del tema. El dice que está apático. Hoy mismo empiezan mis tres semanas de vacaciones con ellos, veremos cómo me los encuentro, a ver si se animan.
    Desde luego hacer las cosas con prisas solo vale para hacer daño.

    1. Tienes toda la razón,las prisas solo sirven para forzar las cosas y hacer daño y más en estas situaciones donde tan intensos sentimientos están por medio.
      Mucho ánimo y que pases unas felices vacaciones!

  3. Buenos días! yo viví esa situación hace ya casi 7 años, el buenhijo tenía dos y cuando se había dado la separación solo tenía uno, tenía poca relación con su padre la verdad. Cuando conoció a mi pareja, ahora mi marido, fue muy poco a poco, encuentros casuales en el parque sobre todo, y en ocasiones con más gente. La relación fue fluyendo sola poco a poco, varios meses después hicimos un viaje… y dos años después nos fuimos a vivir los tres. El buenhijo le llama por su nombre de pila, a veces cuando habla con sus compañeros se refiere a él como su padre. La relación se hizo pronto muy buena, tienen gran complicidad, pero en vez de como padre e hijo, como colegas, hay cosas que le cuenta que a mí no por ejemplo, y les encanta hacer cosas juntos. Quizás lo que más nos ha costado a nosotros es el tema de la autoridad. Pero bueno
    ahora que ha llegado su hermana hay veces que le llama papá como ella, y ve otro papel en él. El tiene claro que no es su padre, pero sabe que está haciendo con él todas las cosas que se deberían hacer con un padre.
    Yo creo que lo más importante es ir poco a poco como bien dice, no presionar con que sientan las cosas como nosotros, y no quitar su lugar al padre biológico aunque nos pese, pero para los nenes es mejor, para bien o para mal ellos sienten quien les quiere de verdad y quien no.

    1. Mil gracias por compartir tu experiencia, Tamara. Es un ejemplo de como hacer bien las cosas
      Un abrazo!

  4. Buenos días, tras mi divorcio todo iba “más ó menos bien” con el buenpadre, pero apareció mi actual pareja y le entró un ataque de cuernos tal que me amenazó con que si yo no le presentaba a mis hijos, lo haría el en cuanto tuviera la mínima ocasión, yo acababa de empezar y ni por asomo quería que se conocieran ya, les habló fatal de él, os va a robar a vuestra madre, os mandará más que ella, os odia, os pegará y un largo etc…, con lo que mi hijo mayor (12 años en aquel entonces) lo veía como un monstruo, en cambio el pequeño, estaba encantado de conocerle. Quedamos un día en un bar para tomar un aperitivo y le dije que simplemente fuera educado y demostrara el saber estar que yo les había inculcado siempre, y no se dejara influir por lo que de habían dicho, le saludara y si no quería sentarse con nosotros, después de las presentaciones se podía sentar en otra mesa ó irse al parque, para sorpresa de todos, los chicos y él han congeniado desde el primer momento, porque él les dejó bien claro que no venía a sustituir a su padre, él no tiene hijos pero desde luego, sabe perfectamente cono ejercer de figura paterna sin sustituir al verdadero padre. Llevamos un año viviendo juntos y mis hijos están deseando que llegue la semana que están conmigo, porque le adoran, a veces hasta me pongo celosona jajajajaa. Y aunque me da mucha pena (y lo digo de corazón), mis hijos no pueden ver a la actual pareja de su padre, porque pretende ser su madre cuando está con ellos, además ella tiene dos hijos con edades similares a los míos pero, no hay filing. Espero que con el tiempo todos aprendan a convivir y limen asperezas.-

    1. Me ha encantado tu comentario. Qué buen hacer y que estupendo manejo de una situación nada fácil
      Besos

  5. Enhorabuena! Me han encantado este post.
    Estoy de acuerdo con la importancia de la gestión del tiempo, ya que es un proceso para todo los miembros de la familia, los presentes, ausentes y más o menos alejados donde intervienen muchas emociones y cada una de ellas necesita un tiempito.

  6. Hola!
    En nuestro caso, con dos niñas por parte de mi (reciente 🙂 marido y dos niños por la mía, de 3 a 7 años los cuatro en su momento, fue todo muy despacio, y teníamos muy claro que teníamos que conocernos sin etiquetas, para que los vínculos se forjasen sin ningún miedo o prejuicio. Ellos se llevan fenomenal y a nosotros nos han querido desde el principio, tal como somos.
    No hemos tenido problemas de conflictos internos porque cada uno ocupa su lugar sin solaparse con el de otro. Los niños tienen un padre y las niñas una madre, y cada uno de nosotros somos una figura distinta, nosotros mismos, así que no hay competición posible. Como ya han comentado, se puede querer a muchas personas y de muchas maneras.
    Un beso muy grande y gracias por el post!

    1. Hola Ana, te sigo desde Instagram y en tu blog, y me ha hecho ilusión verte por aquí hablando de tus soles y tus estrellas. Creo sinceramente que la refamilia es un buenísimo ejemplo de como hacer bien las cosas, sin prisas, sois como un buen guiso que lleva su tiempo pero cuyo resultado demuestra que ha merecido la pena. Me alegré mucho por vuestra boda, fue muy emotivo hasta en la distancia. Me voy a atrever a dejar aquí la dirección de tu blog, porque creo que merece la pena, y mucho, leerlo: http://www.refamiliayotrosenredos.com/
      Tu post sobre la boda me hizo llorar, precioso.

  7. Buenos días!
    Aquí desde el lado de la pareja de padre separado. Y mi experiencia es simplemente sensacional. Todo fue progresivo, el conocerse, el adaptarnos el uno al otro, la convivencia posterior y si tuviera que elegir, lo haría una y mil veces igual porque ha sido muy enriquecedor. Respecto a la autoridad, coincido al 100% con lo publicado, cuando hay afecto nunca se ve como algo negativo, en mi caso le llevo al colé cada mañana, estoy por las tardes con él y me siento muy orgullosa de la relación que entre los 3 hemos creado! Estas situaciones son siempre distintas pero tras mi experiencia os aseguro que con amor, confianza u complicidad todo se puede…! Besos!

    1. Me repito, pero me siento feliz y agradecida de que compartáis vuestras maravillosas experiencias. Puede hacer que muchas personas cambien su idea sobre este tema.
      Gracias de nuevo Sonia

  8. Yo soy la “otra”. Nosotros intentamos hacerlo poco a poco pero el niño estaba muy preocupado más que nada porque su papá estaba sólo y su mamá estaba con él y en la casa de siempre. Cuando me conoció y vino a su nueva casa se relajó y dejo de preocuparse por su padre.
    Ahora que han pasado muchos años para mi es como un hijo a pesar de que los comienzos son difíciles. Un día les dijo a sus amigos cuando le preguntaron quien era yo… Ella es como mi madre cuando estoy con ella y mi madre no está. Que más se puede pedir…

    1. Qué bonito leer situaciones parecidas! A mi no me ha llamado mamá nunca puesto que la suya si esta presente pero para él siempre he sido Naus y siempre he pensado que es una forma suya de saber que no soy si madre pero que siempre voy a estar ahí…! Enhorabuena por todo lo que has conseguido!

  9. Yo también soy la “otra mamá”. Mi pareja tiene la guarda y custodia del enano que tiene 5 años (su madre biológica lo ve 1 vez al año pese a tener régimen de visitas cada 15 días). Salió de él llamarme mamá (hay veces que me llama Paula),al ver que yo hacia lo mismo que hacen las mamás de sus compañeros. En estos dos años de aventura, he descubierto muchas cosas de ni misma gracias a ellos (entre otras cosas tener una paciencia infinita). Cuando vas a ser madre tienes 9 meses para hacerte a la idea. Cuando te viene de golpe y el enano con 3 añitos, te preguntas si lo vas a hacer bien, si te querrá, si te obedecerá, si sobrevivirás.. No hay mas que vernos…soy una malamadre total!
    Un saludo.

    1. Me siento tan identificada contigo! Los timings son muy parecidos por las edades de los peques y tuve las mismas dudas que tu…porque te viene de repente y quieres estar a la altura, pero con cariño amor y paciencia todo se puede. Creo que aunque sea a tiempo parcial yo también soy malamadre! Un saludo!

  10. En mi caso todo fluyo de una manera muy natural desde el principio. Creo que nosotros nunca fuimos pareja, fuimos familia desde el principio. Yo he aportado dos niños y el una niña, a dia de hoy, ya casados, somos familia numerosa.
    Como os digo no llevábamos x tiempo de relación antes de conocer a los niños, porque siempre que podíamos estar juntos queríamos estar juntos, y como siempre nos tocaba estar con los niños, nunca nos planteamos dejar a estos con nadie para poder estar nosotros solos.
    Todo, como os digo, fue muy natural. Creo que los niños en eso nos dan mil vueltas, porque nosotros vemos problemas y pegas donde ellos no los ven. Nos hemos aceptado, como personas y como el papel que cada uno tiene dentro de la familia, y somos muy felices asi.
    Los tres niños son conscientes de que tienen dos papas y dos mamas, que no hace falta ser el dueño de la semilla que los trajo al mundo para ser un padre o una madre que se ocupe de ellos y que quiera ayudarles en el camino de crecer y aprender.
    A veces las cosas no son complicadas, y simplificar
    hace todo mas sencillo.
    Un saludo y gracias por los post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más