¿Qué quieres encontrar?

22
Las 5 medidas claves para conseguir una conciliación real

Las 5 medidas claves para conseguir una conciliación real

Hoy damos un paso más en nuestra lucha por la conciliación y te necesitamos. En este post planteamos 5 medidas fundamentales para conseguir una conciliación real, después de analizar con 14 expertos y expertas cuáles serían los pasos necesarios para revertir este problema social, que evite que las mujeres y sobre todo las madres tengamos que renunciar.

Hoy necesitamos vuestra ayuda más que nunca

Con vuestra opinión y lo que aquí planteamos, crearemos un borrador de medidas iniciales, que nos lleve a nuestro objetivo principal de rompeelmuro.com, la última iniciativa que lanzamos el pasado 13 de febrero desde la ‘Asociación Yo no renuncio’: presentar nuestra lucha social en la Comisión de Igualdad del Estado para liderar un Pacto de Estado por la conciliación. Por eso al final del post te pedimos que elijas la medida que crees más importante y urgente a implantar para conseguir la meta de la conciliación real.

expertos-conciliacion

Hemos partido de los más de 16.300 gritos que habéis compartido en estos meses en la web de la iniciativa rompeelmuro.com y que reflejan nuestro malestar por:

  • No poder compatibilizar los horarios y vernos obligadas a renunciar a nuestra carrera profesional.
  • Estar penalizadas en los puestos de trabajo, solo por ser madres.
  • El estigma de “ser madre”, que se convierte en el verdadero techo de cristal de la mujer.
  • La falta de corresponsabilidad y no hacer equipo en el hogar.

Las 5 medidas fundamentales para alcanzar la conciliación

jornada-laboral

La medida más importante para equilibrar el uso del tiempo dedicado al trabajo remunerado, al cuidado, al trabajo doméstico, al ocio y descanso consiste, según la socióloga Teresa Jurado en “reducir el tiempo improductivo relacionado con el empleo”. Esto se consigue eliminando “las largas pausas para comer ligadas a las jornadas partidas, las reuniones improductivas (mal diseñadas y moderadas), el trabajo mal organizado y los largos desplazamientos disminuyen innecesariamente el tiempo personal”.

La cultura de empresa determina los comportamientos de sus trabajadores y trabajadoras, por eso es importante no dar tanta importancia al estar presente sino a los resultados que se obtienen. En este sentido, David Tomás, cofundador y CEO de Cyberclick y autor del libro “La empresa más feliz del mundo” apunta que “a lo mejor no es necesario trabajar 8 horas diarias porque esas horas no son todas productivas reales, podríamos trabajar 7 horas, pero que estas sean realmente efectivas”.

Deberíamos valorar, por tanto, replantear las jornadas laborales, compactándolas y ofreciendo flexibilidad temporal y espacial, sin olvidar asegurar una franja horaria central en la que pueda coincidir toda la plantilla. Según Teresa Jurado, en los empleos que se debe “atender a clientes, usuarios o pacientes se pueden organizar los turnos de forma fija, con una planificación flexible que tenga en cuenta las necesidades de conciliación de las personas empleadas”.

Finalmente, para que estas medidas se valoren y se tengan en cuenta dentro de la cultura de empresa, se deben “establecer indicadores de medición para observar los buenos resultados que iremos consiguiendo”, tal y como apunta Roberto Martínez, director de la iniciativa EFR.

diversidad-genero

Los gritos de RompeElMuro.com constatan que las mujeres estamos penalizadas en la esfera laboral, ya que se da por supuesto que somos las cuidadoras principales del hogar y no podremos cumplir con las exigencias del mercado laboral. Todavía estamos lejos de ver empresas que asuman que los hombres también tienen responsabilidades doméstico-familiares que les aleja del mercado laboral de igual manera.

Para dejar de considerar a la mujer como empleadas potencialmente menos disponibles, se debe incentivar la presencia de diferentes modelos de mujer en los puestos directivos. Diferentes rol models que actúen como referentes para el resto de mujeres y se normalice la idea de que ser mujer, o ser mujer y madre también es compatible con las carreras profesionales y los altos cargos directivos.

Según Fabián Mohedano, promotor de la iniciativa Reforma Horaria, “hay que incentivar, obligar incluso, que las mujeres asuman el liderazgo y máximas responsabilidades directivas en las organizaciones”. Además, Fabián apunta que los estudios muestran que las “organizaciones lideradas por mujeres y hombres a la vez son mucho más productivas y las vidas de sus trabajadores saldrán más beneficiadas”.

Elena López, responsable de compensación y beneficios en IKEA, constata los beneficios obtenidos gracias a su Plan de Igualdad. Según Elena, la empresa está “totalmente comprometida con la diversidad, apostamos firmemente por el desarrollo de las personas sin que la raza, sexo, edad o cualquier otra circunstancia personal determine un comportamiento distinto por parte de la empresa”. Esto favorece al equipo de trabajo ya que “las diferencias de las personas que forman nuestros equipos de trabajo estimulan la creatividad, contribuyen al crecimiento”. 

corresponsabilidad

Otra medida para corregir esta penalización, los expertos y expertas también apuntan poner el foco no solo en que las mujeres tengan presencia en el mercado de trabajo igual que sus compañeros hombres, sino que también hay que fomentar el cambio de roles tradicionales implicando al hombre en los cuidados desde el principio.

Para ello, según Ángeles Briñón de PPiiNA afirma que “para eliminar esta realidad una medida necesaria y eficaz  es que los hombres se ausenten del mercado laboral por ser padres el mismo tiempo que las madres” y cree que “las empresas deben dejar de ver a las mujeres como “menos disponibles para el empleo por ser madres”.

En esta línea, Paula Gómez de la Bárcena, directora de organización de Inspiring Girls  considera que es clave la “obligatoriedad para los hombres de acogerse a la baja por paternidad” para evitar que la mujer sea la que está menos disponible en la esfera laboral y, en consecuencia, se la penalice.

conciliacion-para-todas

Las medidas de conciliación actuales son las mismas que provocan que “ser madre” esté estigmatizado. Coger la reducción de jornada o cumplir el horario se asocia a la no productividad, a no llegar, a no poder cumplir objetivos. Esta creencia es la que acaba penalizando a la mujer en el mercado laboral y la va alejando de la motivación por seguir creciendo profesionalmente.

Para Roberto Martínez, director de la iniciativa EFR, diseñar medidas de conciliación para las mujeres es, en definitiva, sobreproteger a la mujer en el trabajo y en la sociedad. Según lo que han observado “la solución pasa por pensar que la conciliación pone el foco en la persona, independientemente de su condición de género, cultura, de función o cualquier otra característica”. 

Virginia Carrera, experta en género en las relaciones laborales habla de cambiar el prisma a la hora de plantear los recursos humanos de una organización y “adaptar los trabajos a las personas y no las personas a los trabajos”.

La socióloga Teresa Jurado incide en que “las medidas de conciliación tienen que ser diseñadas de tal forma que  sean un derecho individual (no familiar), intransferible y que no impliquen una pérdida de ingresos ni de futuras prestaciones, porque es la forma de asegurar que las usen los hombres y así no penalicen a las madre”.

Además, David Rodriguez, experto laboral, propone que “a nivel de empresa, debería bonificarse la adopción de medidas de teletrabajo, flexibilidad horaria, etc.”. Aunque hay organizaciones que están aplicando estas medidas para todos y todas, “hay muchas que no lo ven claro, cuando todas estén convencidas se podrán quitar estas ayudas, porque todas verán el beneficio de dichas medidas. “Para Marian Mur, secretaria nacional de Igualdad y Responsabilidad Social del sindicato CSIF, “la inversión en medidas de conciliación y corresponsabilidad como la compensación, flexibilidad,  teletrabajo, bolsas de horas, suponen una inversión rentable por parte de la empresa”.

roles-genero

Como hemos podido constatar en nuestros estudios y en los gritos de “Rompe el muro”, las mujeres renunciamos a nuestra carrera profesional con mucha más frecuencia que los hombres cuando llegan los hijos e hijas al hogar. La decisión que se toma en torno al cuidado suele concluir en que la mujer se hace responsable y adapta su carrera profesional para hacerla compatible con las tareas familiares.

Los expertos y expertas consideran que las medidas que deben revertir el problema tienen que ver, principalmente con la educación en valores responsabilizando no solo a la familia sino que también a empresas y el Estado.

Según Jose Luis Casero, presidente de ARHOE “aunque el cambio pasa por decisiones personales manifestadas en conductas alineadas con valores de igualdad y corresponsabilidad, es imprescindible la determinación de los gobiernos para alcanzar la igualdad real”. El cambio, por tanto, pasa por la transmisión de valores desde educación infantil hasta la concienciación desde las empresas.

Erick Pescador apunta que “la corresponsabilidad debe ser entendida por las empresas como un proceso de mejora laboral, personal y humana e incluso productividad. Debería estar incluido en sus estrategias empresariales como se ha hecho con la prevención de riesgos, por ejemplo”.

En la misma línea, Nuria Chinchilla, profesora de dirección de personas en el IESE Business School, afirma que es necesario “animar a que se hable en la empresa de lo que los hombres hacen por ser corresponsables” .

En este sentido, Leo Farrache, director de Gestionando Hijos cree importante que las empresas recuerden a su plantilla (especialmente los hombres) las “buenas prácticas” relacionadas con la educación de sus hijos e hijas. 

Asimismo, también apuntan que la responsabilidad de transformar los roles de género haciéndolos más corresponsables. Nuria Chinchilla cree que deberían “mostrar en televisión o el resto de medios de comunicación rol models de implicación de hombres en la casa”. Esto ayudaría a cambiar el imaginario de “padre” o de “madre” que tenemos desde pequeños, según sugiere Erick Pescador.

Ahora te toca a ti

1) Vota la medida o medidas que crees que son claves para romper el muro por la conciliaciónopcion-1-malasmadresopcion-2-malasmadres opcion-3-malasmadres opcion-4-malasmadres opcion-5-malasmadres

2) Si la medida que consideras más importante no es ninguna de las anteriores, escríbela a continuación y la tendremos en cuenta.

Escribe tu medida aquí:

 

Una vez recojamos los resultados, lo presentaremos en la Comisión de Igualdad junto a los miles de gritos de rompeelmuro.com.

Porque no renunciamos y juntos y juntas somos más fuertes.

Han comentado...

  1. Contar con una baja maternal mínima de seis meses y un periodo prolongado hasta un año de reducción sin penalización.
    Creo que es importante ver que las mujeres pasamos por un periodo brutal de cambio (físico y emocional) y que necesitamos más tiempo para asumir nuestro nuevo rol.
    El estrés de tener que tomar una decisión apresurada sobre el cuidado de nuestros hijos, cuando aún no estamos listas, nos lleva a muchas a renunciar.
    Se debería entender como un proceso de más largo plazo, desde los derechos del niño a ser cuidado por la persona que lo decide.
    Muchas madres no tienen con quien ejercer la corresponsabilidad.

    1. ¡Gracias Sara! Las medidas actuales de conciliación no solo nos penalizan sino que no benefician al cuidado de los niños y niñas. Un abrazo!

  2. Quisiera puntualizar que la flexibilización no me parece en sí misma una medida de conciliación. Habitualmente cuando se habla de flexibilidad en el mundo laboral acaba siendo una forma de tener un horario plegado a las necesidades de la empresa y no una forma de adaptación de las obligaciones y necesidades del trabajador. El otro día precisamente hablaba de esto con una amiga, resulta que ahora sales de la oficina pero no sales del trabajo, te pueden llamar a cualquier hora, cualquier día de la semana y además se espera que respondas inmediatamente, eso es lo que llaman flexibilidad: sal cuando quieras pero sigue trabajando. No creo que eso ayude a la conciliación, es más, es incluso peor, porque ni siquiera cuando estás con tu familia, estás realmente con tu familia. Lo que ayudaría es una visión más realista por parte de los equipos directivos de las empresas de la capacidad de trabajo real de la plantilla para asumir proyectos, encargos y clientes, eso exige una mayor preocupación por el capital humano de tu empresa, asumir que los trabajadores son elementos productivos e imagen de marca y que un empleado contento aporta más que uno que va ahogado. Creo que una medida importante sería democratizar más los espacios de gestión de tiempos, que los propios empleados puedan decir, vale tenemos estos objetivos y esto nos va a llevar este tiempo.

    1. Gracias Angélica por compartir tu visión. Estamos de acuerdo que la disponibilidad laboral también se debe controlar sin caer en estar 24h disponible. Sin embargo, cuando hablamos de flexibilidad nos referimos a adaptar los puestos de trabajo a las personas ofreciendo flexibilidad temporal y espacial. Lo que sí se recomienda es asegurar una franja horaria central para que pueda coincidir toda la plantilla.

  3. Yo trabajo en una agencia de renault mundo de hombres donde te dicen que no te dan la Enhorabuena si estás embarazada y donde después de 15 años trabajando pides reducción de jornada y empiezan los peros

    1. ¡Gracias Lorena! Es importante que cambien las cosas, especialmente en los sectores en los que hay más hombres que mujeres.

  4. La compactación de horarios laborales, la equiparación de bajas-paterno/maternales…todos los puntos son super importantes, pero creo que es urgente que las guarderías públicas sean un derecho desde los 3 meses y que no tengan horarios de 8 horas máximo. Si nuestras jornadas son de 8 horas…¿cómo podemos dejar a nuestros hijos en la guarde, quién los lleva? y si no llegas a los 1000 euros de sueldo, ¿cómo es posible que el precio de una guardería PÚBLICA sea de 200?, luego paga casa, gastos y dale de comer…para mí la maternidad implicó hasta un cambio de ciudad para acercarme a los buenos-abuelos. Gracias por luchar por todas nosotras

    1. Así es, Berta. Asegurar el acceso a la escolarización de 0 a 3 y que fuera gratuito ayudaría a la conciliación. Evitaría que muchas mujeres tuvieran que renunciar a tener un empleo o que el cuidado recayera en los buenosabuelos (como está ocurriendo en muchos casos).

  5. He votado la número 5, aunque todas me parecen importantes. Pero como todo, creo que trabajar la educación es lo primero. De nada sirve que mi empresa me apoye en la conciliación, me ofrezca la reducción de jornada y el turno fijo, si luego tengo que soportar los boicots de mis compañeros por el simple hecho de ser madre y mujer feliz por poder trabajar y disfrutar de mi buenhijo a partes iguales. Sufro todos y cada uno de los días miradas, comentarios, intentos de boicot a mi trabajo por este hecho y lo preocupante es que son todos hombres de alrededor de 30 años….no se cómo hemos llegado a esto, bueno si, vuelvo a insistir que es cuestión de educación. YO NO ME ESCAQUEO DE MI TRABAJO, como ellos piensan, yo he decidido NO RENUNCIAR, e insisto como siempre hago, que no soy superwoman pero 5 hombres no van a poder con eso!💪

    1. Gracias Mónica por compartir tu experiencia. Recuerda que tu situación no solo tiene que ver con la 5, también la 4: Solamente si las medidas de conciliación son para las PERSONAS (no solo para las madres) dejará de existir esta batalla entre las que tienen la opción de salir antes (para realizar otro trabajo:el no remunerado) y los que no.

    2. Totalmente deacuerdo contigo. Para poder llegar a algo hay que cambiar la mentalidad y esto solo se consigue enseñandolo desde la infancia. Aunque en realidad las 5 medidas deberian empezarse desde ayer!

  6. El Gobierno debería “obligar”, “concienciar”… a las empresas a NO tener unos horarios tan amplios. Que las oficinas no abran más allá de las 17h para que los comercios no tengan que estar abiertos hasta las 22h. Y si esto no se puede porque buen caballero es D. Dinero; penalizar la jornada partida, no sirve de nada parar 2h si en ese rato tenemos a los niños en el cole y no puedes sacarlos a comer; mejor es poder ir a buscarles por la tarde y disfrutar con ellos. Creo que esta medida es la más importante porque favorece a hombres, mujeres, jóvenes (aunque no tengas hijos, tienes derecho a tener vida más allá del trabajo). Quizás saliendo a una hora decente del trabajo, en algunos casos, las madres optarían por no reducirse la jornada, o no reducirla tantos años… Es una forma de “vender” este punto a las empresas. Es la única luz que veo posible, imponer horarios a las empresas. Así, por lo menos, a las que no nos dejan reducirnos la jornada, podemos tener mejores horarios. Vale, que las empresas tienen la obligación de concederlo; pero… en muchos casos te dicen “ahí tienes la puerta” y no les importa que les denuncies. Si denuncias, entras de nuevo a la empresa, y eres la oveja negra a la que nadie puede hablar y te hacen la vida imposible. Y ampliar la baja maternal lo veo tan fundamental, que no entiendo porque no lo hacen… Si la lactancia materna son 6 meses, ¿por qué tenemos que dejar a bebés de 4 meses en guarderías??? Gracias por todo lo que hacéis!!

    1. Gracias a ti, María! Replantear las jornadas laborales y favorecer el uso de otros tiempos (como el cuidado de terceros, el cuidado personal o el ocio) es clave para cambiar esta situación insostenible.

  7. He votado la 5, aunque todas son tambien importantes. Lo que se ha de hacer es cambiar el chip horario como sucede en el resto de Europa y no seguir con estos locos horarios. Comer hasta las 13.00 y cenar hasta las 20.00 algo que es además buenísmo para la salud. Que los comercios estuvieran abiertos hasta las 20.00. Así al cambiar el horario todo cambiaría. Que en los colegios hubiese libre elección de horario, es decir poder recoger a tus hijos a las 12.00 y así disfrutae con ellos si te lo puedes permitir. En el resto de europa la familia no ayuda como aquí y se apañan muy bien. Mi hija nació en Francia, país que admiro. Allí si la mujer no trabaja no puede dejar al niño en la guardería por defecto. Solo pueden dejarles 9 horas a la semana a un precio de 4€ la hora, bueno pagas en base a tus salarios, algo que se tendría que copiar aquí, cuánto mas ganas mas pagas al igual que cuánto menos ganas menos pagas. Siento la expresión pero a pesar que en España le damos mucha importancia a la familia no sabemos aún conciliar. Una medida sería poner guarderías en el lugar de trabajo, en los gimnasios. Fomentar las cuidadoras en su casa como un trabajo ofreciendoles como un trabajo autónomo y que se pudiera dejar a los hijos en estas casas de vecinas reguladas con ese tipo de trabajo. En definitva dejar de ser tan machistas, porque aunque nos duela España sigue siendo un país muy machista. Que desde la escuela se enseñe a los niños a no ser los hombres de la casa que deben traer el sueldo y mantener la familia y las mujeres criar y dedicar su vida a cuidar a la familia. Esto es lo primero porque para cambiar una sociedad primero hay que cambiar el modelo educativo.
    Un abrazo y un millón ee gracias por hacer lo que haceis.

    1. Gracias a ti, Verónica. Efectivamente, en España la responsabilidad recae sobre la familia y no sobre todos los agentes sociales. Debemos responsabilizarnos todos del cuidado de los menores y normalizar su presencia en la sociedad (que de eso también estamos muy lejos!).

  8. Ahora el debate está centrado en la baja maternal y paternal, y de hecho es importante . Pero quizás debemos tener algo más de perspectiva y ir adoptando cambios más pequeños pero necesarios . Los niños nos necesitan durante muchos años y son muchos los momentos de cambio y cruciales para ellos, las cosas se complican cuando la familia aumenta y ya no te cuento si no tienes apoyo familiar. Llega el momento de dejarlo en la guardería que puede ser después de la baja maternal o más adelante si las circunstancias familiares lo permiten. Luego llega el primer año de colegio… el primer año de colegio del Segundo…. las vacaciones…. los virus… . Creo que se debería contemplar un pedido de crianza más amplió donde tomar medidas que ayuden a las familias a poder educar a sus hijos (no a aparcarlos en centros escolares) y allí también tiene una tarea importante el padre que oueee ayudar a esa conciliación familiar y contribuir a esa familia y sus necesidades cambiantes.

  9. Votó por la 1! Ahora tengo 2 niños de 4 años y otro de 3 meses y no se si podré compatibilizar todo, las guarderías son caras y no coinciden en horarios. Tengo que sacrificar o el tiempo con ellos o mi trabajo. Es una angustia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más