¿Qué quieres encontrar?

6
Conciliar no es gratis

Conciliar no es gratis

En un país como el nuestro en el que la conciliación no existe, el coste personal, laboral y/o emocional es alto. Muy alto. En esta pandemia hemos visto claramente cómo no existían estructuras formales de apoyo a las familias ni medidas efectivas para poder conciliar. Hemos sobrevivido como hemos podido con el apoyo de dos pilares principales: buenosabuelos y centros escolares. 

https://youtu.be/TUNBg2EUwqc

 ¿Cuál es el objetivo de nuestra campaña ‘El coste de la conciliación’?

Queremos que se valore social y económicamente la maternidad y que se pongan los cuidados en el centro. El recorrido que lleva la Asociación Yo No Renuncio en los últimos años ha demostrado que las mujeres son invisibles en la sociedad, en el mercado laboral e incluso en su hogar. No se reconoce el trabajo más importante de todos.

La invisibilidad de la maternidad 

La maternidad las convierte en invisibles porque el rol que asumen de cuidadoras las convierte en ciudadanas de segunda, ocultando el valor que tiene el trabajo que soportan. Lo vimos en la última encuesta, en la que las cifras constataban esta invisibilidad:

  • En el mercado de trabajo, donde el 75% de las mujeres ha cambiado su trayectoria laboral al convertirse en madre.
  • En el hogar, donde 7 de cada 10 mujeres se siente sola ante la crianza por ser las responsable del trabajo del cuidado
  • O en la sociedad, donde el 68% de las madres hubiera tenido más hijos si contara con medidas de conciliación que no penalizaran su salario.

(Fuente: Las Invisibles de la Asociación Yo No Renuncio)

El objetivo que queremos conseguir este año es hacer visible lo invisible y luchar para que se reconozca social y económicamente la maternidad. 

Para conseguirlo hemos elaborado una encuesta, cuyos resultados permitirán visibilizar el coste que tiene la falta de conciliación para las mujeres, las responsables principales de los cuidados de los hijos e hijas.  Un coste que se traduce en:

  1. Ralentizar, frenar o paralizar la trayectoria profesional, el salario o un puesto de trabajo. Coste laboral.
  2. Tener menos tiempo libre para el autocuidado. Coste personal.
  3. Padecer estrés o ansiedad por la carga de trabajo mental que supone. Coste emocional.

Al visibilizar que el trabajo que hacen mayoritariamente las mujeres no es gratis y que está suponiendo un coste muy alto para ellas, reclamaremos la necesidad de darle el valor que se merece social y económicamente. Porque al Estado y a las empresas sí les sale gratis, sí les conviene tener una estructura trabaje en silencio produciendo lo más importante para sostener un sistema: la fuerza de trabajo. 

Y para vosotras Malasmadres, ¿cuál ha sido o está siendo vuestro coste de la conciliación?

Han comentado...

  1. Me llamo Rocío Durán, he trabajado 28 años de mi vida en el Grupo Vips (ALSEA) entregándome al 100%, en mi primera etapa desempeñando puestos de trabajo en los puntos de venta como camarera, gerente y gerente de zona, cuando finalice mis Estudios Universitarios y el Master, me promocionaron a las Oficinas desempeñando puestos gerente en el área de formación, selección, desarrollo y relaciones laborales.

    Cuando nació mi hijo solicite una REDUCCION DE JORNADA POR GUARDA LEGAL y ahora me han DESPEDIDO POR CIRCUNSTANCIAS ORGANIZATIVAS, vaya un despido improcedente encubierto siendo el objetivo reducir la indemnización a la mitad y prescindir de una persona que concilia el trabajo con el cuidado de sus hijos, trabajaba 35 horas en horarios de mañana y una tarde a la semana, pero no era suficiente. Después de 15 meses en el ERTE siendo la última persona del equipo a la que reincorporaron, me obligaban a teletrabajar realizando jornadas de 12 horas y a viajar varios días con pernoctar fuera de mi casa.

    Un Equipo de selección que daba servicio a 1055 centros de trabajo DOMINOS, VIPS, GINOS, FRIDAYS, FOSTERS HOLLIWOD, STARBUCKS, BURGER, BSF, compuesto por 12 personas ha sido reducido a 2 personas, han reubicado dentro de la empresa a 8 personas con menos antigüedad, menos formación, menos retribución, menos experiencia que la que yo tengo.

    De un equipo de 12 personas, soy la única persona a la que han DESPEDIDO y soy la única persona con REDUCCION DE JORNADA POR GUARDA LEGAL

    Mi director Alfonso Hernández Medel director de RRHH de Alsea, me dijo que podía disfrutar de mi reducción de jornada por guarda legal aunque viajara y pernoctara en Sevilla, Vigo o Barcelona, vaya que hiciera mi horario y luego cuidara a mis hijos aunque vivamos en Madrid, también me dijo que mis hijos se quedaran con su abuela o con su padre, IMPRESIONANTE.

    Estoy dispuesta a compartir mi experiencia y os invito el próximo 3 de marzo a las 11:00hras, a cinco días del día de la mujer, tengo el juicio por despido en la plaza de los Cubos número 5, me encantaría que me acompañarais los medios de comunicación.

  2. La conciliación, para mí, es el arte de la atención: a vivir la maternidad como entrega y detectar la sutileza de cuando se está convirtiendo en renuncia y desdibujamiento.
    Y cuando en mis días ya casi no existe el disfrute, convertir la entrega “en´tregua”…me paro, maldigo, lloro un rato y me agendo una escapada al mar. O un té con una amiga loca maravillosa, o un rato de irme a danzar, o escuchar música con auriculares.
    Gracias por este rato “de tregua”

  3. Me queda aún 4 semanas para ser madre, pero ya llevo 2 meses experimentando lo que supone una futura maternidad a nivel laboral….por desgracia te ha en cambiar tu trayectoria profesional en mi caso de manera forzada…un futuro ascenso que iba a venir no viene por “mi situación especial”, te vas viendo desplazada de los que ocurre en la oficina, cada se te tiene menos en cuenta porque claro te vas de baja, te vas enterando de las cosas de casualidad. La verdad que es muy frustrante ver qué has estado estudiando durante años y luchando por tener tu lugar y que cuando decides dar el paso de ser madre, cosa que no he hecho antes precisamente por miedo a lo que pudiera pasar con mi carrera profesional, veas que por mucho que haya gente que te quiera decir lo contrario siguen existiendo discriminaciones ante la maternidad. No quiero ni pensar cómo será la vuelta, cuando llegue ese río cruzaremos ese puente…..mientras tanto disfrutaré de esta nueva etapa en mi vida.

  4. Es una constante de tensión y alerta que hace que aun estemos mas cansadas.

  5. Hola,

    para nosotros vivir esta pandemia a parte del estrés, pues la conciliación ha derivado en un cansancio severo, hay días de agotamiento físico y mental que se hacen duros… Esperando que lleguen las no vacaciones para desconectar un poco, aunque luego toque aguantarlos…

    Besos!

    Anabel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.