¿Qué quieres encontrar?

25
Malasmadres expatriadas: cuando dejarlo todo pierde su sentido (II)

Malasmadres expatriadas: cuando dejarlo todo pierde su sentido (II)

Hace un mes nuestra colaboradora Anna Fargas nos hablaba de Carmen, una malamadre expatriada que al hacerse sus hijos mayores descubrió un gran vacío que no sabía con qué llenarlo. Años dedicada a la familia le hacía sentirse contrariada y perdida. En este caso fue ella la que siguió a su pareja. Hoy Anna retoma el tema para ayudarnos a saber cómo encontrar aquello que nos ilusiona y nos gusta porque a veces la rutina del día a día hace que no nos dediquemos ningún momento a nosotros y después pasa factura. Os dejo con el post y os lanzo una pregunta: ¿qué os ilusiona?

Malasmadres-Anna-Fargas

* Podéis seguirla en @annafargas y en Instragram.

En mi último post, aproveché la historia de “Carmen” (puedes leerla aquí), una mujer expatriada que se dedicó a su familia, para hablar de la importancia que tiene tener tu proyecto vital o tener claro aquellas cosas que te ilusionan en la vida.

Si es verdad que hace ya algún tiempo que empezamos a oír hablar de lo importante que era encontrar aquello que te apasiona para poder ganarte la vida haciendo lo que más te gusta: ¿utopía o sueño hecho realidad?

¿A quién no le han llegado las palabras de Confucio? Escoge un trabajo que te guste y nunca tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida.

La verdad es que, cuando me inicié en el mundo del Coaching yo también lo veía así. Me sumé al movimiento y sentía que la única opción de ser feliz y triunfar en la vida era haciendo aquello que te apasiona profesionalmente. ¿Y es tan simple como eso?

Con el tiempo, y coincidiendo con mi vuelta a Barcelona, me doy cuenta de que no se trata simplemente de poder trabajar en aquello que te apasiona, si no de encontrar todo aquello que te ilusiona en tu vida, en tu día a día, en tu entorno. Se trata más bien de definir aquello que te hace vibrar, de tener claro aquello que necesitas en tu vida, ya sea a nivel profesional o no.

La verdad es que a mi me ha costado mucho llegar a este punto. Con mi vuelta, me di cuenta que la burbuja en la que había vivido durante mis años en París había explotado y, de repente, formaba parte de una sociedad en la que no existe el gris: o blanco o negro.

Miro a mi alrededor y veo que hay mucha gente que no está nada satisfecha con sus vidas y que no hacen nada, ¿sabes por qué? Porqué sencillamente no saben ni por dónde empezar. Veo falta de ilusión, de entusiasmo, de motivación. Estamos hartas pero sentimos que es lo que toca y que, en realidad, no encontramos “aquello” que nos hace vibrar.

Cuando empiezo con una clienta y llega el momento de hablar de aquello que le apasiona siempre hay un bloqueo inicial. Es como si tuviese que ser algo súper grande o importante, y me dicen que simplemente no les apasiona nada, que nunca han tenido grandes hobbies y que no hay nada que les guste especialmente. Después, a la que empezamos a indagar salen un montón de cosas, pero simplemente ellas no lo habían valorado.

Yo siempre digo que a mi me ilusiona pasearme en moto por Barcelona. Uno de mis valores es la libertad, y cuando voy en moto me siento libre y feliz. De hecho, muchas veces me sorprendo a mi misma sonriendo mientras bajo por Balmes y siendo que el viento me golpea la cara. Es algo que me hace feliz. Parece una chorrada pero a mi me da energía y me hace sentir bien. Y no sólo es cuando voy en moto, si no todo el ritual previo; coger el casco, quitar el candado, poner la lave en el contacto. Todo lo hago sintiendo que aquello me encanta, viviendo el momento.

Como esto, hay muchísimas cosas más. Me ilusiona descubrir un sitio nuevo, pasearme por la casa del libro, e incluso le estoy pillando el punto a las tareas domésticas. Pienso que muchas veces el bloqueo viene de plantear mal la pregunta. Al preguntar qué es aquello que te apasiona, parece que va implícito el hecho de que tengas que emprender y montar un negocio con ello, y no tiene por qué ser así. Yo hablo de pequeñas cosas, de cosas que pueden parecer insignificantes o pasar desapercibidas, pero que cuando las sumas hacen que te sientas genial. A veces no podemos hacer grandes cosas, pero somos libres de hacer esas pequeñas cosas con ilusión y entusiasmo.

A mi me apasiona mi trabajo como Coach pero lo que más me ilusiona es todo aquello que hago mientras no trabajo. Todos los planes que tengo fuera de lo profesional. Reconozco que hubo un antes y un después con la lectura de ‘La jornada laboral de 4 horas’. ¿Sabes cuando de repente te das cuenta de algo que sabes que te va a cambiar tu manera de enfocar tu vida? Pues así fue, un profundo insight.

UN DESEO NO CAMBIA NADA, UNA DECISIÓN LO CAMBIA TODO

A partir de aquel momento me puse manos a la obra para definir al dedillo el estilo de vida que quería llevar, ya no era cuestión de trabajar aquí o allí, de esto o lo otro, si no de definir exactamente cómo quería que fuese mi vida. Recuerdo que lo hablé con mi madre y me dijo: ¡Anda claro! ¡Eso es lo que queremos todos! Y si todos queremos eso, ¿por qué no hacemos algo para conseguir la vida que queremos? Pues porque sencillamente pensamos que es imposible vivir de otra manera y ya ni lo intentamos.

El día a día de nuestra vida en sociedad nos come. Entre trabajo, familia, la casa y un poco de ocio de vez en cuando acaban pasando los días, meses y años a un tiempo vertiginoso. Me doy cuenta de que muchas mujeres se conforman con la vida que tienen porque simplemente ya les va bien. Porqué creen que si tuviesen más tiempo, simplemente no sabrían lo que hacer con él.

NO ESPERES QUE TU VIDA CAMBIE SI TÚ NO ESTÁS DISPUESTA A HACERLO

Por eso, con el post de hoy quiero animarte a que hagas una lista de todo aquello que te ilusiona en la vida. ¿Te animas a compartir aquellas cosas que te ilusionan? ¿Cómo crees que sería tu vida si estuviese llena de pequeñas cosas que hacer con pasión?

Para ayudarte a definir la lista nuestra colaboradora ha preparado un descargable con 30 preguntas que te servirán de guía para poder definir todas aquellas cosas que te ilusionan e empezar a incorporarlas desde ya en tu vida. Puedes descargártela aquí al suscribirte en la web de Anna.

Han comentado...

  1. El primer post me emocionó porque me vino como anillo al dedo. Lo necesitaba, necesitaba algo que me hiciera reaccionar y Anna lo consiguió con sus palabras. En esta ocasión, parece que me leéis la mente o qué porque me estaban entrando otra vez dudas de la decisión que voy a tomar, y leer esto me ha dado fuerzas. Gracias, gracias y mil gracias por estas palabras, por este maravilloso espacio de Malasmadres y por descubrime a Anna Fargas.

    1. ¡Qué bien Inma! ¡Cuánto me alegro! Te deseo muchísima suerte y te doy las gracias por tus palabras. Muchísimas gracias, esto si que sube la energía y hace ilusión 😉

      Te mando un besazo enorme,
      Anna

  2. Hola Malasmadres, Hola Anna,

    Me uno a Inma D porque también me viene perfecto este post. Hace muy poco que he abandonado Madrid con todo el equipo y me siento flotar en la nada,ya que con los ojos puestos en el bienestar de la buenahija y el buenmarido siento que estoy perdiendo mi norte. A veces acertáis al 100%. Hoy es uno de esos días. Cuando encuentre lo que necesito, os lo cuento. Hoy me habéis dado ganas de buscar y es exactamente lo que necesitaba. Gracias. Muuuchas muchas gracias.

    Ana

    1. ¡Hola Ana! Me alegro mucho de haber dado en la diana. Pienso que no hay nada más emocionante y gratificante que ayudar a alguien a “despertar”. Te deseo muchísima suerte en el camino y, sobre todo, disfruta a tope!

      Un besazo
      Anna

  3. Así, de casualidad, acabo de descubrir que uno de mis valores es la LIBERTAD. Creo que lo tenía silenciado por el ruido de las opiniones ajenas…os suena, no??
    Yo también soy motera, me encanta ir en moto, y no sabía por qué!! jajaja…

  4. Hacia tiempo que no leía un post tan bueno aquí en Malamadres , un post muy bueno

  5. Muy gratificante, a ver si nos hace pensar realmente en lo que importa…
    Gracias Anna

  6. Me ha encantado tu post y me siento un poco identificada, yo decidí montarme mi propia empresa con la llegada de mi peque porque ví que era lo que realmente me motivaba e ilusionaba. Gracias por el artículo muy bueno, muchas veces vamos perdidos en este mundo tan complejo.
    Besos!

  7. Me encuentro desde hace pocas semanas en una búsqueda de metas, de nuevos proyectos, de mi yo interior, que hace tiempo que le perdí la pista. Necesito cambiar mi vida, pero no sé por dónde empezar, pero lo tengo que hacer, cueste lo que cueste… Y mira tú por dónde, leo este post ¡gracias por encender una bombillita en mi camino de sombras! Sois un reciente descubrimiento, pero ¡Qué peaso descubrimiento!

    1. ¡Hola Verónica! La decisión más difícil ya la has tomado, ahora ya eres consciente de ello, por lo que ten muy presente en cada cosa que haces tu objetivo. Un besazo enorme y mucha suerte en el camino! Anna

  8. Gracias por el post. Me he sentido muy identificada.
    Nunca he tenido grandes hobbies, ni ambiciones enormes ni sueños de esos de “me voy a comer el mundo”.
    Me hace feliz conducir (pero yo en coche jejeje) con la música que me pone de buen humor a tope y cantando a voz en grito. Me hace feliz perderme en un buen libro. Me hace feliz ver al buenpadre jugando con el buenhijo. Me hace feliz pasar tiempo con amigos (y me emocionan esos amigos que saben que tu vida ha cambiado y se adaptan a los planes para que toda tu familia los disfrute).

    En fin, cosas muy pequeñas pero que me llenan mucho.

    Siempre me ha dado rabia sentir que si no quieres fundar la nueva Apple es que no tienes ambiciones en tu vida.
    No todos somos Steve Jobs, cada uno necesitamos unas cosas y es genial identificarlas y sobre todo, disfrutarlas al máximo.

    Gracias por vuestras palabras y hacernos parar a pensar que tenemos un montón de pequeñas cosas buenas que debemos valorar como se merecen 🙂

    1. ¡Qué bien! Pues claro que sí! Muchísimas gracias por tu comentario. La verdad es que muchas veces no valoramos pequeñas cosas que nos llenan muchísimo! Un abrazo enorme, Anna

  9. Anna me has hecho sonreír. Cómo echo de menos bajar Balmes en moto. Efectivamente, eso es libertad y lo demás son tonterías ;-).

  10. Hola!
    Yo soy una de las expatriadas de larga data, en diferentes países y casi que no he podido terminar de leer el post porque me emociono.
    A mi lo que me costaría sería volver, ya estoy tan acostumbrada a vivir fuera. Me hice mi pequeńo proyecto relacionado con mi profesión aunque sólo puedo trabajar en verano y cuido de la familia aunque soy consciente de que mis hijas crecen y se irán a volar solas.
    También depende del país que te toque. A mi no me han tocado muy fáciles, he vivido una postguerra, el fin del comunismo, el corralito…ya hubiera querido yo París!!. Acabas teniendo una visión diferente del mundo y en mi caso, meterte en proyectos para ayudar a esas comunidades me ayudó muchísimo a integrarme.
    Muy buen post, somos otro realidad y me gusta que tengamos eco en el blog.
    Gracias.

    1. ¡Hola Gemma! Muchísimas gracias por compartir. La verdad es que siempre he visto como una suerte la oportunidad de haber ido a París, estoy contigo. Y también en lo de volver, la verdad es que he invertido casi todo este año en adaptarme… me ha costado mucho “volver”.

      Un abrazo enorme y mucha suerte,
      Anna

  11. Uff.. imposible describirlo mejor. Llevo muchos años trabajando fuera de mi tierra por no encontrar trabajo en la mía, ahora con una pequeña de un año y su papá viviendo ahí, he decidido tomarme un tiempo y usar la excedencia para estar en familia. Con suerte podría llegar un traslado mientras estoy así. Mi cabeza no hace más que dar vueltas, ya que mi trabajo no me gusta ( y peor que se está poniendo con como están las cosas) pero es un contrato decente. Más de una vez me planteo el dejarlo y empezar algo que me permita disfrutar de mi tiempo tanto en el trabajo como fuera, pero me encuentro en ese “Bloqueo” del que hablas.
    Cualquier idea que se me ocurre o necesita una inversión inicial que no dispongo, o ya lo hace mucha gente sobradamente bien como para meterse a ser competencia..aish..

    Al final siento que la rutina se lleva mis días, disfruto de la pequeña todo lo que puedo, pero llegará el día en que empiece el colegio o se acaben mis ahorros, y tenga que volver al trabajo, y no sé qué hacer para cambiarlo. En fin, seguiremos pensando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más