¿Qué quieres encontrar?

25
Mi tercera maternidad

Mi tercera maternidad

Hola Malasmadres. Pasaba por aquí, de viernes, arrastrando ojeras, para compartir un poco de mi tercera maternidad, esa que me tiene loca en todos los sentidos: loca de amor y loca de desesperación a ratos… Podría buscar mil razones de peso para justificar que Luchi, Luci, Lucía hace lo que le da la gana conmigo (con su padre, con sus hermanas y con todo aquel que cae rendido ante sus encantos) como por ejemplo:

  • Estoy al borde de los 40 y la edad se nota. Estoy “cansá” de la vida y no tengo ganas de luchar. Que quiere colechar, colechamos, que quiere teta, pues teta. Que quiere brazos, pues brazos y así pues llévalo a cada cosa que “la señora” de esta casa quiere o demanda.
  • Es la última hija que tendré y tendremos. Sí, Malasmadres. Aunque mi tía Esperanci en el chat de la familia diga: “ahora a por el niño” cada vez que mando una foto de Luchi, aquí la fábrica de las niñas se ha cerrado. Y claro, como es la última pues todo me da pena y me paso el día diciendo: “ay, es que es muy chica” y a este paso la niña cumple 15 y sigue en mi cama en medio con los brazos en cruz y sus padres en posición fetal a cada lado, con el miedo en el cuerpo de dar un paso en falso y acabar de madrugada en el suelo de mármol helado.
  • El apego confinado vale por dos. ¿De dónde venimos Luchi y a dónde vamos? La pandemia se cuenta por los meses que tiene Luci y claro una niña confinada, pegada a sus padres y a sus hermanas, sin más vida que su casa y que los paseos de domingo pues normal que haya pensado que es la Reina y Señora de esta su casa. Ella no entiende que ahora su madre quiera un poco de independencia. Esta niña duerme siestas de 10 minutos, a menos que la tengas en brazos como el lunes, último día que vio a su abuela, que se durmió en sus brazos casi dos horas sin inmutarse. Así no hacemos carrera contigo. Así que me da que el apego de la generación Covid-19 va a ser el apego más seguro de la historia de los apegos. A ver luego como nos desapegamos. El buen desapegador que se desapegue…
palabritas Laura Baena

Y mientras mi día a día avanza con conclusiones de primeriza como:

  • “Esta cuna tiene pinchos”.
  • “Esta niña sabe mucho y solo quiere brazos”. Como si las otras dos maternidades no hubieran existido, yo no hubiera aprendido nada o los mofletes de Luci me hubieran mermado mis habilidades maternales.

Junto con las grandes frases de las abuelas, que escucho como quien escucha llover:

  • ¿Hasta cuándo va a estar con la teta?
  • ¿Por qué no le das un chupetillo que al menos la consuele?

Oye en eso sí que no soy primeriza porque la calma con la que me lo tomo es de nota. Orgullosa me siento mientras escribo estas palabras y me doy cuenta de que realmente la vida de trimalamadre te da un pasotismo que viene muy bien para sobrevivir a según que cosas.

Y la buenahija1 entrando en la preadolescencia…

Mientras pienso esto, acabo de levantar la vista y ver a la buenahija1 pasar. A las puertas de los 9 años aquí tengo mi mayor reto. Si creías que no dormir o las rabietas eran los grandes problemas, ríete tú cuando lleguen los 8 años camino de los 9. Te lo van a cuestionar todo, te sentirás peor Malamadre unos días porque regañas mucho y otros porque estás siendo demasiado flexible.

La buenahija1 está entrando rápidamente en la preadolescencia y me hace temblar. Porque en qué momento me he visto yo con un bebé de teta y una preadolescente de manual. Creo que no estoy preparada, Malasmadres. Esto se me escapa de la vida. Y entre medias, la buenahija2 en tierra de nadie. Nunca sabemos dónde está o si ha merendado o no. Pero la miro y ella sonríe, así que algo me dice que todo está bien. Por ahora…

Y pese a la locura del día a día y que esta situación medio confinada, teletrabajando hay días que nos supera, ellas se han adaptado fenomenal a la nueva vida en el sur y eso ya solo me parece un triunfo.

Así que mientras se independizan seguiré compartiendo mis desvaríos de Malamadre, que se despierta con la intención de vivir una maternidad consciente y positiva, pero que se acuesta agotada y gritando “¿a qué edad os vais a ir de casa????”, eso sí con mucho amor…

No perdamos el humor, por favor

Eso nunca. Y menos ahora.

Han comentado...

  1. Primeriza en plena pandemia y cerca de los 40, mi hija se pasa 20 horas en brazos, a turnos entre mi marido y yo. Descansamos 2 dias a la semana cuando viene la buenabuela a estar con ella 12 horas del tiron en brazos. Sin clases preparatorias de parto ni postparto nos encontramos más perdidos si cabe en esta aventura. Muchas gracias por los posts que me hacen sentir menos sola!

    1. ¡¡Muchas gracias!! 🙂 QUé iba a ser de nosotras sin vosotras… 😉

  2. Pues mira comparto todos tus “dramas” con Lucía y yo soy primeriza😂😂. Así que podríamos decir que son cosas de niñas de la pandèmia, mi hija nació 3 días después del confinamiento. Podríamos hacer una estadística y buscar una explicación científica al comportamiento de nuestras churumbeles. Ánimos que los necesitamos 😘😘

  3. Yo también soy trimalamadre,buenahija1 de 16 más buena no puede ser,buenhijo2 de 15… qué difícil!, buenahija3 de 9…con epilepsia refractaria sin diagnosticar desde los 6 meses… maravillosa… pero con sus particularidades derivadas de la enfermedad que sufre.
    Te entiendo perfectamente.
    He de decir que quién más energía me consume es el buenhijo2… qué adolescencia tan difícil!!!
    Espero sobrevivir a la adolescencia de mis hijos!!🤦🏻‍♀️🤦🏻‍♀️🤦🏻‍♀️
    Mi tía decía qué al primero lo bañas,al segundo lo duchas y al tercero….lo aseas…😂😂😂
    Un saludo chicas!!

  4. Como te entiendo! Un bebé de seis meses y una niña de diez años… Yo con 38 años…del no pienso colechar a meterlo en la cama para poder dormir…. Y con qué intensidad se disfruta cuando sabes que seguramente sea el último bebé, y que bonita la relación entre hermanos de esta manera…. Pero que a dos bandas se juega con un bebé y una preadolescente…es de vértigo!

  5. Jajaja que identificada me siento! Tengo 3 hijos, la mayor de 8 años,el segundo 5 y un bebé de 7 meses. Mi edad 39, vamos que todo lo que cuentas es mi vida mi día a dia! Ánimo que podemos con esto y con mucho más 😉

  6. Muchas gracias por el rato de risas, aquí otra trimalamadre, que aunque casi convencida de cerrar la fábrica, cree que tal vez el cuarto salga mejor,jjjjj

  7. Es que me siento tan identificada con lo que narras aquí y prueba de que esta generación Covid es la de mayor apego es que hoy cuando mi chico fue a recoger a la 3ra baby de esta casa a la guarde, su cuidadora estaba matada de cansancio xq aquí la 👑 sólo quiere brazos con sus csi 10kg..gracias x normalizar mi sentir agotamiento mamá de 3 con última bebe a los 40 viviendo en Bélgica. Un beso

  8. Ai Laura, cómo me identifico contigo! Tengo tres niños, el mayor cumplirá 9 años el mes que viene, el ahora mediano tiene 6, y “el señor” de nuestra casa 3 meses, y como buenos padres de niños del confinamiento pandémico, nosotros también bailamos al son que toca el pequeñajo…
    El mayor se pasa el día diciendo “ai, qué mono esssss” y el mediano lo soba hasta que el bolechas comienza a mostrar signos de agobio. Los dos parecen llevarlo muy bien, y nos ayudan un montón, lo cual lo hace sin duda mucho más llevadero. Pero esta maternidad me pilla mayor (40 años), con cansancio acumulado (e irrecuperable) y con las circunstancias actuales (inimaginables). Supongo que esta mezcla (cóctel) también induce en mí un pasotismo inaudito (yo, organizadora y planificadora al máximo), aunque es este estado “relajado” el que no me permite caer en la locura!!! Porque no nos engañemos, eso de que la experiencia es un grado…no lo acabo de ver…parezco primeriza en muchas ocasiones. Quizás sea que nos olvidamos rápidamente de muchos aspectos técnicos, y que además, cada niño es diferente…
    Un beso y un abrazo muy grande Laura, y enhorabuena por todo lo que haces, eres admirable!

  9. Mi tercera maternidad ha sido parecida aunque mi niña es un poco mayor que la tuya, dos años y medio… mucho más relajada, disfrutando y saboreando cada momento, y más cansada, mucha más cansada….dejó el pecho más tarde, ha hecho más colecho que sus hermanos, todavía se tiene que dormir conmigo aunque luego le pase a la cuna… a veces pienso en que no tengo fuerzas para hacerlo de otra manera pero en el fondo sé que no quiero hacerlo de otra manera…..

  10. Ay¡¡¡ me acabas de describir a mi misma¡ qué identificada¡¡ 2 buenos hijos de 8 y 5 años y mi buena hija de 17 meses q se me cae la baba

  11. Comparto estas reflexiones que me hacen recodar cuando yo acudía a los talleres de lactancia y planteaba estas preguntas con mi ya tercera hija…querida Laura , malas madres como a mi me decían si hay luz al final del tunel…hoy la buena tercera hija tiene 11 años y sigue siendo encantadora, tierna, risueña con caracter y duerme solita en su cama.

  12. Hola malamadre. Tu historia me consuela. Yo malamadre de dos buenashijas una de 17 y otra de 8…. Ahora me veo en el camino de a mis 42 años estar esperando un buen hijo. Espero que si todo va bien nazca en marzo. Y yo que a estas alturas de mi vida no creía que volviera a repetir la maternidad me veo volviendo a hacer acopio de todo lo que done. Gracias a que tengo buenas amigas que me han pasado cosas d sus hijos. Pero ahí estoy yo navegando por internet para comprar lo que no tengo y alucinando con las cosas que hay ahora. .parezco primeriza . A ver qué tal se me da la maternidad de un buen hijo en una familia que casi todo son buenashijas..

  13. Me e reido mucho y me e sentido muy identificada, yo tengo 36 años mi hijo mayor 16 el 2ndo 10 y la enana 3 aún toma pecho y es la q lleva las riendas de mi casa, yo ahora mismo brindo por saber que no estoy loca ni soy una malamadre, viva la cordura.

  14. Solo tengo una hija de 31 meses y sigue durmiendo conmigo, le sigo dando teta(aguantando todo tipo de comentarios por ello para variar) y como tu dices, con el apego más seguro pero deseando que se vaya desapegando ya, jajaja. No estás sola con ese sentimiento, seguro que hay muchos bebés prepandémicos y pandémicos con complejo de koala y muchas mamis con “doble personalidad” a las que nos gustaría que no nos necesitarán tanto y tan intensamente, pero que a la vez nos encanta ser el consuelo y solución para toda angustia de nuestros hijos.

  15. El comportamiento de Luci me recuerda a mi hijo, ya con 12 años. Pasará Laura, al final dormirá en su cuna/cama, dejará el pecho, caminará detrás de sus hermanas…sobrevive cómo puedas porque en nada echarás de menos tenerla en brazos o que duerma la siesta y eso que mi hijo también dormía de 20 minutos en 20 minutos, noches incluídas. Disfruta de ella sin olvidarte de tí. Un beso.

  16. Hola hace unos días que descubrí este blog,tan necesario. Totalmente de acuerdo,tengo una hija de 13(inmersa en la adolescencia,qué horror!!!!),y un hijo de casi 4 que ha entrado al cole este año.Me agotan!!!,mentalmente…y físicamente… .Graciasss

  17. Buenos días malasmadres!
    Laura te subscribo cada una de tus palabras. Mis hijos meses arriba o abajo tienen la edad de las tuyas. Y la última incorporación ha venido a derretirme de amor y de locura a la vez! El buenpadre dice que me ha pillado mayor…mi pequeño colecha, come teta a cada rato, duerme micro siestas, se pasa las noches pegadito a mí, bueno las noches y los días! El mayor (9 años) se encierra en el baño a escuchar reggeton y la mediana(6) en tierra de nadie me unta pegamento de barra por las paredes para pegar sus manualidades. También trabajo en casa. Así que bienvenida locura transitoria!!!

  18. Me siento tan indentificada… Entre último post sobre la culpa y este…. Mis hijas tienen la misma edad que las tuyas, y también nos hemos mudado… Y suscribo cada palabra, desde la niña mayor a la pequeña, pasando por la del medio, que también es intensa;)
    Un abrazo y gracias por todo lo que haces

  19. Con una adolescente de 12, un preadolescente de 10 y un bebé de 2 meses, no sabes cómo te entiendo… Estás describiendo mi día a día, y mi noche a noche, jajajaja.
    Que locura se produce en muestras cabezas. Por un lado piensas ” que se pare el tiempo” y por otro ” que pase todo rápido que quiero volver a tener un ratito para mí”… En fin.
    Gracias por hacernos reflexionar y reir a partes iguales 😘

  20. Ay Laura me ha encantado leerte!
    Yo también me siento desbordada… si no acaba con nosotros el coronavirus, lo hará el estrés 🤪 menos mal que tenemos el humor y sobre todo nos tenemos unas a otras para saber que muchas nos sentimos así 😘

  21. Ni te imaginas lo identificada que me siento contigo y con tu tercera maternidad. Yo también tengo 3 niñas, aunque más pequeñas que las tuyas, mi tercera también es una niña pandemica bueno prepandemica, ella tiene ahora 14 meses, pero claro, nos confinaran cuando cumplió 6…asi que seguimos con teta a demanda, sin saber lo que es la cuna, y sin guardería, cuando a las otras dos las he llevado desde los 6 meses, y con el ‘con que’ de que ya no voy a tener más… Pues ea, yo hasta que reviente… Y como además, no estoy trabajando… Pues nada, esta niña me tiene desquiciada, todos los días pienso “mañana la mando a la guarde” “mañana le quito la teta” y a la par digo “que lástima con lo chica que es…” bipolar, bipolar perdía estoy…
    En fin malasmadre que aquí una está igual que tú, por si te sirve de consuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más