¿Qué quieres encontrar?

2
Mujeres que corren, cuando poner un pie delante del otro te cambia la vida

Mujeres que corren, cuando poner un pie delante del otro te cambia la vida

Si hay una mujer que me ha inspirado y que tengo la suerte de conocer es Cristina Mitre. Periodista y conferenciante cometió la locura de calzarse unas zapatillas de correr y decidió que no había más límite que el que una misma quería ponerse, como ella misma nos cuenta.  Y en esta aventura a golpe de zapatilla descubrió que poner un pie por delante del otro ta cambia la vida y puede cambiar la de los demás. Embarcada en su carrera de fondo más importante, la de conseguir los 52.000 euros para la investigación del cáncer infantil que necesita la ‘I Beca mujeres que corren unoentrecienmil’, nos cuenta hoy su proyecto y cómo correr ha cambiado la vida de muchas mujeres incluida la suya. #objetivo52

*Podéis seguirla en Instagram, Twitter, Facebook y en www.thebeautymail.es

Cuando el 1 de febrero de 2013, tuve la idea peregrina de convocar a todas las mujeres de Madrid a venir a correr conmigo al parque de El Retiro no podía imaginar que mujeres que corren, aquel hashtag que yo utilizaba en redes sociales para animar a mi comunidad a correr, llegaría a materializarse en una beca de investigación sobre actividad física y cáncer infantil.

Arranqué esta aventura en mallas y zapatillas sin tener ningún plan trazado, sin expectativas, movida únicamente por el convencimiento de que correr podía cambiar la vida de muchas mujeres, tal y como me había ocurrido a mí. De no verme capaz, a descubrir que era posible hacer muchas más cosas de las que pensaba. A lo largo de estos años, he aprendido que algo tan sencillo como correr, que no es otra cosa que poner un pie delante del otro, puede convertirse en una fuerza catalizadora, una oportunidad de explorar un mundo nuevo y de vivir, a golpe de zapatilla, experiencias muy intensas.

Correr nos enseña a ser pacientes, a ir poco a poco pero siempre más allá, y sobre todas las cosas, nos hace el corazón más grande… en todos los sentidos. Corriendo muchas hemos aprendido a querernos más y, también, que no hay más límite que el que una misma quiera ponerse.

Después de aquel primer encuentro en el parque de el Retiro, vinieron otros muchos por toda España, incluso en el extranjero. Publiqué, además, dos libros sobre el tema (‘Mujeres que corren’ y ‘Correr es vivir a tope de power’). ¡Yo! Sí, la misma que casi vomitaba haciendo el test de Cooper en el colegio, termina convertida, sin saber muy bien cómo, en la Juana de Arco del running en versión 2.0.

Y, ¿cómo se logra todo esto? Pues es tan fácil como creer con mucha pasión en lo que estás haciendo, porque solo así serás capaz de liarte la manta a la cabeza una y mil veces y superar la tonelada de obstáculos que vas a encontrarte por el camino.

Un objetivo: promover la investigación del cáncer infantil

Cuando uno experimenta la euforia que produce ser solidario se engancha de por vida. Dice el Dr Valentín Fuster en su libro ‘El círculo de la motivación’ que “cuando somos solidarios y nos unimos a un equipo para mejorar las vidas de los otros, nuestra motivación y energía aumentan, la tristeza y la depresión disminuyen y nuestros problemas se ven desde una perspectiva muy distinta” y añade, “soy altruista por conveniencia no hay nada más conveniente que dar y recibir”. Por eso, surge esta I Beca Mujeres que corren unoentrecienmil. Hay quien piensa que el propósito de su vida es ser feliz, cuando realmente tener un propósito es lo que da la felicidad. Gracias a Mujeres que corren yo he descubierto el mío: mejorar la vida de las mujeres través del ejercicio mientras contribuyo, aunque sea un poco, a promover la investigación del cáncer infantil.

El pasado mes de abril, corrí la maratón e Boston junto a Kathrine Switzer, la primer mujer en hacerlo con dorsal hace cincuenta años. Coincidiendo con la prueba, decidimos lanzar la I Beca de investigación mujeres que corren unoentreciemil.

¡Nace #objetivo52 para sacar el proyecto investigador adelante!

Cada año se diagnostican en España más de 1.400 nuevos casos de cáncer infantil y las estadísticas arrojan que un 20% de los niños no supera la enfermedad. Por eso, a través de esta beca financiaremos el mayor estudio, hecho hasta la fecha en España, sobre los beneficios del ejercicio físico en la recuperación de un proceso oncológico en edad infantil. Una investigación liderada por el Dr Alejandro Lucia, reputado científico y ganador del Premio Nacional de Investigación de Medicina del Deporte 2016, en el Hospital Niño Jesús de Madrid.

En Boston, a través de una carrera virtual y paralela a la maratón, a la que se unieron muchas Malasmadres, conseguimos recaudar 10.000 €, pero aún nos faltan 52.000 € más para poder sacar el proyecto investigador adelante. Y aquí nace #objetivo52, una campaña de microdonaciones para lograr los fondos que aún nos faltan.

Esta es, sin duda alguna, la prueba de resistencia más dura a la que me he enfrentado, porque emocionalmente es agotador. Buscar apoyos para una causa benéfica es una maratón en toda regla. Pero soy corredora, así que solo tengo que dosificarme y verme victoriosa en meta. Si te animas a experimentar esas famosas endorfinas de las que tanto hablamos los corredores, te invito a entrar en #objetivo52, porque con el poco de muchos se puede cambiar el mundo. ¿Te unes a la banda?

¡Vamos a por los 52.000!

Y vosotras Malasmadres, ¿sois mujeres que corréis? Os esperamos en lo comentarios.

banner-blog-suscripcion-newsletter-1

Han comentado...

  1. Hola Cristina:

    En 2015 me propuse el reto de correr la carrera del pueblo de mis abuelos. 6.5 km.
    En primavera de 2016 escuché una charla tuya en las Malasmadres House y me puse a tope de power con las indicaciones inestimables de Marta Herrero, nuestra malamadre runner.
    De no ser capaz de hacer ni 5 minutos seguidos corriendo a correr 7 km.
    El chute de autoestima al conseguirlo fue brutal.

    Hago mias tus palabras:
    “Corriendo muchas hemos aprendido a querernos más y, también, que no hay más límite que el que una misma quiera ponerse.”

    Me encanta esta sinergia entre correr y ayudar a los niños con cáncer.

    Un besazo y sigue inspirándonos,
    Arancha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más