¿Qué quieres encontrar?

47
Niños y niñas superdotados

Niños y niñas superdotados

Entender qué es la inteligencia no es fácil, aunque usemos esa palabra constantemente en el día a día, si pensamos en ella es un tanto escurridiza, difícil de explicar ¿En que consiste exactamente ser inteligente? ¿Y cómo se mide? No hay acuerdo entre los expertos a la hora de definirla ni tampoco lo hay de lo que podríamos llamar superdotación. Empezamos bien, ¿no? Así que, para entendernos entre nosotras, vamos a definir la inteligencia como la capacidad para resolver problemas y adaptarse al entorno. Cuando se habla de alto grado de inteligencia, superdotación o altas capacidades lo que se quiere decir es que, la persona que lo es, en comparación con su entorno cultural y el grupo de edad similar, destaca por encima de la media. Es decir que tiene más recursos y habilidades para enfrentarse a su realidad en comparación con su grupo de edad de referencia.

¿Cuál es el objetivo a la hora de evaluar e identificar a un niño como superdotado?

Realizar posteriormente los cambio necesarios para ayudarle adaptarse a su entorno y que sea feliz. Vamos, que esté bien integrado y estimulado académicamente en la escuela, que sus relaciones sociales sean buenas y satisfactorias para él y que su autoestima sea alta, que quiera y acepte sus diferencias respecto a los demás niños y las use sabiamente.

Siempre me ha llamado la atención la actitud de algunos padres que veo en consulta cuando sospechan que su hijo puede tener altas capacidades. Lo viven como una preocupación tremenda y me confiesan, en ocasiones, que preferirían un niño “normal” a un niño muy listo. Tienen miedo a que sufra en el colegio y también preocupación por no saber “estar a la altura”, a no poder acompañarle en su proceso de aprendizaje.

Los padres de un niño superdotado no tienen porque luchar por intentar responder a todas las preguntas que su hijo le haga, que pueden ser muchas y muy difíciles. La idea es que, sino se sabe la respuesta a una pregunta, se inicie un proceso de investigación madre/padre-hijo para encontrarlas y así, mientras, ayudarle a saber pensar y tener las herramientas a su alcance para que pueda, por si mismo, darse respuesta a los interrogantes que le vayan surgiendo en la vida. La superdotación no debería ser un problema sino una oportunidad maravillosa de compartir y descubrir el mundo juntos.

La familia de un posible niño superdotado decide pedir ayuda a un profesional cuando muchas personas de su entorno les hacen comentarios sobre algunos comportamientos de sus hijos que, comparados con otros niños de edad similar, llaman la atención por sobresalir por encima de ellos. El trabajo del psicólogo a la hora de detectar si un niño tiene unas capacidades que pueden estar por encima del nivel respecto a sus compañeros, es un proceso largo, que se nutre de varias fuentes y muy minucioso. La mayoría de las veces esa evaluación se realiza desde el equipo de orientación del colegio. Es ahí donde se detectan la mayoría de los casos y también donde se deciden, si se confirma la superdotación, el tipo de adaptaciones que se realizaran en el curriculum para que ese pequeño esté adecuadamente estimulado e integrado.

superdotacion

El test de inteligencia

Esta evaluación en parte se realiza con test de inteligencia, pero no solo con ellos, sino que se tienen en cuanto resultados académicos, la evaluación de la creatividad, se saca información de entrevistas con sus compañeros de clase y sus profesores, etc. La información a recoger, para dar la mejor respuesta individual al niño, es muy grande y nunca se puede basar un diagnóstico de superdotación en un único instrumento, como un test de inteligencia, sino de su compleja realidad individual para poder transformarla en su beneficio.

Hay dos tipos de niños que podríamos llamar de altas capacidades.

  1. Los superdotados que sobresaldrían en todas las áreas en las que se le evalúan (habilidades matemáticas, creatividad, capacidad memorísticas, etc.), algo que es muy raro de encontrar y que tiene una prevalencia de 1 por cada 2.500 niños.
  2. Y por otro lado están los talentosos que destacarían en un ámbito, como el musical, a un nivel muy alto y que pueden tener otros talentos combinables o no entre sí. Cada niño superdotado puede ser tan diferente a otro que las ideas preconcebidas o estereotipos falsos no ayudan nada a la hora de sospechar si un niño puede sufrir sobredotación.

Los estereotipos falsos más comunes serían los siguientes

  • Se cree que el alumno superdotado sobresale en todas las áreas escolares, cosa que no es cierta. Los niños superdotados, por diversos motivos, pueden obtener resultados académicos altos en momentos esporádicos solo.
  • Otra creencia falsa es que un niño de estas características debe sobresalir en todas las áreas del desarrollo. Es decir que un niño tenga un desarrollo superior, respecto a otros niños de su edad, a nivel social y afectivo. Esto no tiene porque ocurrir. Hay niños muy inteligentes y también muy inmaduros para su edad.
  • Los resultados académicos no tienen porque ser siempre buenos. De hecho en bastantes ocasiones el problema es el bajo rendimiento escolar de estos niños que, por varias causas como la falta de motivación o el aburrimiento en clase, obtienen resultados bajos
  • Un estereotipo falso es pensar que la motivación por sobresalir en el colegio es muy fuerte cuando, en realidad, algunos de ellos tienen una aptitud muy negativa y crítica hacia la escuela.
  • Se identifica alumno superdotado con alumno ideal lo que provoca que haya muchas dificultades a veces para identificar a niños con esta diferencia.

¡Ojo! Un diagnóstico definitivo de superdotación o talentosidad no puede darse antes de los 13 o 14 años por el simple hecho de que hay niños que desarrollan antes que otros sus capacidades y que luego, se estancan llegando con el tiempo a tener el mismo nivel académico y de habilidades que los demás niños. Es lo que los psicólogos llamamos precocidad. Hay niños precoces que serán superdotados pasadas esa edad pero muchos otros no. Este hecho no significa que haya que esperar a esa edad para dar una respuesta a sus necesidades, ya que se corre el riesgo de que vivan como algo desagradable ir a la escuela o que eviten el estudio mismo y abandonarlo dejando todo ese potencial sin explotar.

Han comentado...

  1. Interesante. Mis hijos no son superdotados, y aún así a menudo me superan con sus preguntas. Creo que el consejo de darles las armas para que aprendar a resolver sus dudas por sí mismos es muy bueno, y no sólo para niños superdotados 🙂

    1. Efectivamente María, cuantas más estrategias tengan para ser autónomos y encontrar su forma de estudiar y resolver dudas mejor. Y eso es útil para cualquier niño y cualquier adulto.

      Ánimo con las preguntas de tus hijos!

      Un abrazo

  2. Yo tengo un hijo de 9 años diagnosticado como de altas capacidades. Yo no se en otras comunidades autónomas, pero en Andalucía no hay apoyo para estos niños. No realizan las adaptaciones curriculares. No hay profesores de apoyo… Le dan una beca anual para que las actividades necesarias para su desarrollo las realice fuera del horario escolar. Es decir. Que los padres nos busquemos la vida y que el niño pierda su tiempo libre de las tardes en realizar estas actividades

    1. Mi hija está en un colegio público de Córdoba, todos los años ha tenido una adaptación curricular y clases específicas para ella y su grupo de Altas Capacidades en horario escolar.

      1. Que interesante lo que cuentas, Ángel.
        ¿Nos podrías explicar un poco más como son esas adaptaciones? ¿Se trata de enriquecimientos verticales u horizontales?
        Cuéntanos!
        Gracias
        Abrazos

        1. Deberían ser inicialmente horizontales pero en otros casos se realiza una adaptación curricular vertical total o por áreas de aprendizaje. La teoría es muy bonita… la Práctica…
          El único enriquecimiento que tiene mi hijo detectado hace dos años es el que hacemos nosotros en casa desde pequeño… de manera no consciente sino porque era lo que él necesitaba.

        2. Te explico brevemente. Viendo los comentarios que han ido escribiendo os cuento nuestra vivencia. Fue su maestra la primera que advirtió signos de talento y la que inició los trámites para la evaluación, que en principio la fue de talentosa. Un año después cambió a un tutor que volvió a pedir otra evaluación y ya entró en el programa de AC. En clase este señor le proporcionaba otro tipo de estímulos ya que se “aburría” bastante. Además entró en un proyecto que, en conjunto con varios colegios de Córdoba, agrupa a estos niños y niñas y trabajaban otros temas buscando siempre el enriquecimiento de este grupo. Además tienen su propio blog para publicar lo que hacían y ésto siempre en horario normal de clase. Mi hija ha dejado ese colegio ya que ha comenzado 1° de la ESO en un instituto que combina en horario lectivo de mañana su curso de ESO más sus estudios profesionales de música. En este nuevo centro nos pidieron la última valoración que hicieron justo antes de final del curso pasado donde ya se la evaluaba de sobredotación. Solo lleva dos semanas de curso así que no os puedo decir si se le va a hacer adaptación curricular o no, aunque intuyo que si han pedido el informe será para realizarla. Cuando tengamos la primera reunión de tutoría se abordará éste asunto. Saludos.

    2. A mí me pasa lo mismo. Mi hijo también tiene altas capacidades y en el colegio no hacen nada. Todo nos lo tenemos que buscar por fuera

      1. Ese es uno de los problemas frecuentes a los que se enfrentan los padres con niños altas capacidades. Algunos colegios se desentienden de problema y acceden a evaluarles despúes de muchas presiones y perdiendo bastante tiempo, el cual es vital para estos niños.

        Esperemos que todo eso vaya cambiando poco a poco.

        Saludos

  3. “La mayoría de las veces esa evaluación se realiza desde el equipo de orientación del colegio.” No creo que eso sea cierto. La mayoría de las veces los padres levantan la mano, empiezan a moverse, piden al colegio que hagan una evaluación a sus hijos…Muchas veces con la reticencia del centro, del propio profesor que en la mayoría de los casos ni si quiera está preparado para detectar altas capacidades en su alumno.
    Queda muchísimo por hacer en este sentido y entiendo a los padres que van a tu consulta y dicen que preferirían un niño “normal” porque, entre otras cosas, los centros no están preparados para atender las necesidades de estos niños.
    Y un último comentario, en relación a lo de los 13 o 14 años. Creo que puede llevar a confusión a muchos y puede inducir a que hay que esperar. Cada vez más estudios demuestran que cuanto antes se detecten las altas capacidades mucho mejor. Antes motivas, antes acompañas y antes permites que el niño desarrolle sus talentos.
    Creo que el artículo muestra la cara amable del asunto, y eso está bien, pero estoy segura que muchos padres que puedan leerte pensarán que su mundo dista mucho de lo que has contado.

    1. Hola Icíar, gracias por tu comentario.

      Cuando comento que en la mayoría de las ocasiones la evaluación para detectar si un niño tiene altas capacidades se realiza desde el centro escolar no quiero dar a entender que sea el centro el que toma la iniciativa de esa evaluación. Es evidente que bastantes profesores de centros escolares no son capaces de detectar señales de una posible sobredotación en sus alumnos y que la evaluación, cuando se da luz verde, es desesperantemente lenta. Son los padres los que tienen que empezar a moverse para dar respuesta a las necesidades de su hijo pero siempre con el objetivo de que se realice una evaluación en el centro escolar, porque si ésta no tiene lugar, no se materializará una adaptación curricular en el caso de un resultado positivo que es el objetivo primordial de dicha evaluación y posterior diagnóstico.

      En cuanto a tu comentario sobre la precocidad, justamente digo en el post que el hecho de que exista la duda sobre si un niño es precoz o superdotado no debe hacer que se desatiendan sus necesidades a edades anteriores a los 13 o 14 años en ningún caso. Literalmente digo “Este hecho no significa que haya que esperar a esa edad para dar una respuesta a sus necesidades” Creo que ese punto quedaba bastante claro.
      Por último, me parece buena idea pensar en escribir otro artículo sobre los problemas que experimentan los padres que tienen niños superdotados. El objetivo de este post era dar una idea general de las altas capacidades con información que me parecia importante pero, efectivamente, el tema da para mucho y desde varios prismas.

      Gracias

      Saludos

  4. Varias personas de mi entorno me comentaron la posibilidad de que mi buenhijo1 de 9 años sea de altas capacidades. Cuando yo iba a pedir cita con su tutora para hablarlo, fue ella la que nos citó por el mismo asunto. Va a hacer un año que esperamos que le hagan la valoración para saber si lo es o no.

    1. Hola Silvia. La identificación de altas capacidades en personas adultas se realizá también a través de una evaluación, con una serie de test y una entrevista personal. Yo realizo ese tipo de evaluaciones a adultos. Si quieres más información puedes ponerte en contacto comigo a través de mi correo eléctronico.
      maribelgamezcruz@gmail.com
      Un abrazo

  5. Para nosotros, como padres de un niño identificado como de altas capacidades, la caracterísitica más relevante de estas personas es que piensan y sienten diferente. Sobre todo que sienten diferente. Y es ahí donde, al menos nosotros, estamos trabajando más. Identificarlo y aprender sobre el tema nos ha ayudado a entenderlo mucho mejor, a rebajar nuestra ansiedad, porque al entender, no nos desesperamos ni nos sentimos perdidos y hemos podido construir formas de ayudarle y acompañarle mejores. En nuestro caso, la orientadora del colegio nos ha ayudado mucho y sus profesores han sido sensibles y receptivos a las recomendaciones y consejos de la misma. Por desgracia, parece que no siempre esto es así. Ojalá que los profesores que vaya encontrando en su vida sigan teniendo esta sensibilidad y le sigan ayudando a crecer y afianzar su autoestima. Eso sí, no hay, porque no hay recursos, refuerzo específico ni alternativas curriculares. En cualquier caso, eso es lo que de verdad menos nos importa. Hay mil formas fuera del aula de alimentar su inquietud. Pensamos que simplemente conversar e investigar juntos sobre cualuqier cosa le ayuda a volar con su mente donde necesite. Sólo queremos que sus profesores entiendan por qué parece a menudo que está en marte y no en clase, por qué en vez de realizar las tareas que se le piden de repente aparece con el cuaderno lleno de dibujos, por qué a veces necesita simplemente estar solo y no juega con nadie en el patio, por qué necesita quizás más que otros compañeros establecer un vínculo emocional con ellos, por qué en definitva, la forma de motivarle y acompañarle es un poco distinta que la pauta habitual. Y sí, está funcionando. Hemos pasado de un niño que no quería pisar el cole, que lloraba amargamente cada mañana, que sistemáticamente se negaba a participar de las actividades en el aula, que estaba triste….a un niño más seguro, más conforme con el sistema, más motivado, más contento…..y en consecuencia más tranquilo, que se relaciona mejor y que entiende mejor que hay que “ajustarse” a una forma determinada de organizacion y convivencia en el colegio. El ir cumpliendo años tambien ayuda, claro que sí, pero todo suma. Porque aunque entienda la materia rápido o no le suponga un desafío intelectual, se siente comprendido y acompañado. Y esto a sus 7, casi 8 años, me parece lo más importante. Y seguiremos aprendiendo. Y ya que estoy, me gustaría recomendar a quien pueda estar en esta situación, una lectura fácil y entretenida que me parece que ayuda mucho a entender, a entenderlos. El libro se llama “A mi no me parece. Casos prácticos para comprender la alta capacidad “. Puede ser un buen punto de inicio. Ánimo con estos peques!

    1. Que buena noticia el cambio que ha dado vuestro hijo respecto a su relación con el colegi. Esta claro que la capacidad que evidentemente teneis para captar sus particularidades emocionales y saber enfocarlas haciendo cambios en la realidad para que se sienta acompañado y querido ha sido clave para este cambio.
      Muchas gracias por la recomendación del libro, tomo nota.

      Abrazos

    2. Como me ha gustado tu intervención y aportación. Tomo nota del libro, lo voy a comprar ya mismo. En mi caso, mi hijo podría ser de altas capacidades, o no… le están observando en el colegio, pero aún no sabemos seguro. Como no veo mucho movimiento, creo que le vendrá bien que nosotros nos informemos y de esta forma, le ayudemos en la medida de lo posible, y así le entendamos mejor.
      Estoy de acuerdo en que la parte emocional es la más complicada, y podemos caer en el error de por no entenderlos, no ayudarles en su propia autoestima, por sentirse diferentes y no bajo nuestras expectativas.
      Qué bien que lo tengáis tan controlado!

    3. Gracias por tu comentario Irene, leer casos como el vuestro pone luz a tanto camino que falta por recorrer.

      Soy psicóloga y mamá de un niño de 7 años detectado de altas capacidades (en todas las áreas que se evalúan). Lo curioso es que profesionalmente me dedico al acompañamiento de estos niños i niñas, y sus familias, para que su inteligencia emocional mejore. No sé aun como definir lo que sentí cuando este mayo pasado hizo las pruebas y se confirmó. ¡Qué mezcla más intensa de emociones! Justo después de la detección, se propuso aceleración (de primero a tercero), él estaba entusiasmado. El buenpadre también. Yo, no tanto.

      Ha empezado el curso y ha combinado clases de segundo con las de tercero. Mi buenhijo se ha sentido fuera de lugar, dice que no sabe como explicarlo pero que no se siente bien. Ha decidido quedarse en segundo y la psicopedagoga de la escuela le ha propuesto ampliar alguna materia. En segundo está muy bien integrado en el grupo, tiene un rol positivo, quiere, es querido y, se aburre. Mi propósito es encontrar la manera de colaborar con la escuela y el AMPA para que se de la oportunidad de atender a estos niños porqué veo que se pierde tanto talento por el camino… Parece que fomentar el talento no es necesario, ¿será que no nos valoramos lo suficiente?

      Gracias por el artículo, será muy útil seguir recibiendo algún otro relacionado con el tema.

  6. Gracias por el post. Sería muy interesante abordar la complejidad emocional asociada a la superdotación. Especialmente la intensidad emocional y la hipersensibilidad que unidas al alto sentido de la justicia y a la obviedad desde la que perciben genera un conjunto de características que a veces no sabemos comprender o manejar en casa o en el colegio. Nosotras, como malamadre y buenpadre de niño y niña con sobredotación estamos en un intenso aprendizaje permanente para saber comprenderles mejor y acompañarles. Por suerte hemos dado con recursos formativos que nos han arrojado mucha luz. Eso sí, privados.

  7. Tengo un hijo de 7 años y no sé si estará entre los de alta capacidad.
    Me lo ha comentado algún familiar.
    Nunca le han hecho un test en el colegio. Sus profesores siempre me han dicho que tiene una inteligencia alta para su edad pero nada más. Como bien dices en el post, él sí tiene una actitud negativa para el cole. No siempre, pero tiene días.
    Entonces tampoco sé como enfocar el tema. Saca unas notas altas pero como de eso tampoco depende…
    La verdad que tengo muchas dudas y tal vez incertidumbre de no saber tratar el asunto y si lo estaré haciendo bien.
    Gracias y un saludo

    1. Marta si tienes dudas sobre lo que le pasa a tu hijo y percibes, además, que siente rechazo hacia el colegio y éste no está por la labor de ayudarle, te aconsejo que pienses en la posibilidad de una evaluación de cáracter privado. Así podras a saber a ciencia cierta si tu hijo es o no de altas capacidades y podrán orientarte en este sentido y, quizá, ese informe ayude a que empiecen un proceso evaluativo desde el centro escolar.

      Saludos

  8. Pues yo soy una de esas madres que preferiría un niño con una inteligencia más en la media. En nuestro caso, lo detectó la profe de infantil y a los 4 años le hicieron las pruebas. El “problema” es que dio valores muy altos en todo, a excepción de la psicomotricidad (4 años, cuando empezaba a perder sus kilitos extra de bebé gordito). ¿Qué sucede entonces? Que la media baja y ya no lo tipifican como alta capacidad (me temo que ahora, con 8 años, daría resultados bien distintos). Su profe me dijo que a ella esos resultados el daban igual xq para ella sí lo era. Lo estimulaba, le adaptaba los contenidos para que no se aburriese… Maravilloso. Pero llegó primaria y una profesora con pocas ganas de involucrarse, de forma que lo único que me decía era que el niño hablaba mucho, que distraía a los demás… No comprendo cómo era incapaz de ver que el niño, posiblemente, se aburría. El psicólogo del colegio, más o menos. Se limitan a los resultados de la CAM y a decir que debemos trabajar en casa la frustración. Y ellos??? Si donde más se frustra es en el colegio….
    De verdad que yo todo esto lo llevo fatal. Él no nota/sabe nada, vive en su mundo, aunque su hipersensibilidad y si sentido de la justicia a veces le juega malas pasadas.
    Mi conclusión es que los colegios no están preparados para afrontar niños así en sus aulas. Ponen refuerzo a los que les cuesta, pero no a los que van por delante. Y quizá fuese la manera de evitar que se aburran y acaben en fracaso escolar.
    Ojalá todos los profesores se implicasen como lo hizo nuestra primera docente

    1. Hola Eva. Me llama mucho la atención lo que comentas de que a tu hijo le diagnosticaron altas capacidades con tan solo 4 años. De hecho no existen test de inteligencia que midan dicho constructo hasta los 6 años, ya que por debajo de esa edad, lo que miden los test son niveles de desarrollo infantil no inteligencia porque las habilidades que se miden en los test de inteligencia aún no se han desarrollado y cristalizado antes de los 6 años como para poder medirlas adecuadamente. Por otro lado es estupendo que la profesora se volcara en estimular a tu hijo porque viera que, por diferentes comportamientos que supongo mostraba, necesitaba ua atención especial.
      A mi entender sería necesario realizar una evaluación de la inteligencia en el momento presente para saber exactamente que apoyos necesitaría tu hijo.
      Estoy de acuerdo, con muchas madres que han comentado el post, que los colegios tienen que dar más apoyos y atención a las familias de los niños con necesidades educativas especiales, sean las que sean. Esa falta de apoyo provoca sentimientos de frustración y , a veces, deseos de tener un hijo ” con una inteligencia normal” Pero tu hijo no es el problema, en ningún caso, sino la rigidez del entorno que le rodea. Creo que hay que luchar y perseverar para encontrar los profesionales que sepan atender a tu hijo. No queda otra opción, aunque sea agotador el camino hasta llegar a la meta.

      Mucho ánimo y un abrazo.

      1. Gracias por tu respuesta, Maribel.
        A mí me resultó traumático, en una sala con dos desconocidas haciendo puzzles, pintando, hablando (se expresaba muy bien), identificando números y letras… En los descansos el pobre necesitaba correr…
        Mi duda es: ¿Cómo solicito una nueva evaluación? Ahora me fiaría más del resultado…
        Además, me está resultando MUY difícil inculcarle un hábito de estudio. Lo que ven en clase lo sabe de sobra y, es taaan repetitivo, que se aburre. Repasar en casa para él es cosa de 5 minutos. Pero imagino que en algún momento las materias se complicarán y él no tendrá hábito de estudio…

  9. Tengo una hija de 6 años, y espezamos a sospechar ya desde que tenía 5 que podría ser una niña de altas capacidades, por sus preguntas tan maduras,su vocabulario,su gran creatividad,su forma de ser tan aplastante para su edad…
    Lo que me aterra es que el sistema educativo actual me la hunda y anule todas esas cualidades. Espero que llegado el momento de confirmación de que tiene altas capacidades el cole,profes,y nosotros como padres sepamos estar a la altura.
    Quizá como bien dice el artículo,sólo sea precoz…
    Estamos empezando el camino, a ver como lo llevamos!!
    Gracias por el artículo.

    1. Hola Isabem. Hay muchas formas de estimular a un niño con altas capacidades. Si el colegio no es capaz de involucrarse y reconocer esa realidad (tras un diagnóstico de sobredotación están obligados a dar una respuesta a esa necesidad, no lo olvidemos) se le puede estimular desde casa esas capacidades: tanto iniciando proyectos de investigación con ellos de cualquier tema que les guste como pensando en actividades que puedan ser atrayentes para ellos. No todo se acaba en el colegio, afortunadamente, aunque sé que no es lo ideal y entraña dificultad añadida.

      Gracias a ti por contarnos.

      Un abrazo

  10. Buenos días, me han gustado mucho los mitos que expones sobre estos niños, y que dificultan bastante su detección. He sufrido bastante esas dificultades, como madre de un niño superdotado de 6 años, aunque aquello quedó atrás y ahora está en proceso de aceleración en el colegio. Pero lo de 1 superdotado por cada 2500 niños me parece un poco exagerado, ¿no serían 2 de cada 100? Tenía entendido que eran el 2% de la población. Y si ampliamos al concepto de altas capacidades en general, que engloba tanto superdotados como talentos simples, complejos etc, lo que más he visto son estadísticas cercanas al 10%.

    1. Hola Silvia. El dato de prevalencia de 1 por cada 2.500 niños se refiere solo a una estimación de un perfil muy concreto, donde todos los recursos cognitivos están en un nivel elevado, que es la llamada superdotación y que es difícil que se dé. Si se consideran también las aproximaciones razonables a la superdotación, como los niños que demuestran una combinación de recursos y versatilidad en sus acciones, y por lo tanto son perfiles bastante altos, se puede hablar de que la prevalencia más aceptada se encuentra entre el 3% y el 5% dentro de la población en edad escolar,según indican autores como Renzulli.

      Espero haber despejado tu duda.

      Un abrazo

  11. Yo tengo 2 hijos disgnosticados como superdotados, es decir, están por encima de la media en todas las áreas evaluadas (entre el percentil 88 y el 97). En el caso del niño, se dieron cuenta en el colegio, y lo evaluaron, para posteriormente evaluar a su hermana a nuestra solicitud. Ambos dieron puntuaciones casi idénticas en todas las áreas, pero en el caso de la niña, no se habían dado cuenta porque de alguna manera lo “escondía”. Y nosotros tampoco nos habíamos percatado, ya que como los dos llevaban un dearrollo similar, pensamos que era “lo normal”, no fue hasta que su hermano fue diagnosticado que pensamos que ella también lo era.
    En nuestro caso, gracias al impulso de la orientadora y el tutor de mi hijo, con nuestra colaboración, se están implantando en el colegio programas y adaptaciones enfocados a niños con altas capacidades y superdotación. Queda mucho por andar, pero estamos en ello.
    ¿Lo peor? la incomprensión y el desprecio de mucha gente que piensa, o que exageras y te empeñas en tener un hijo superdotado porque es “guay” o que quieres que se le trate de forma especial, cuando lo único que quieres es que reciba lo mismo que los demás.
    Es un tema muy complejo que da para hablar mucho…

    1. Efectivamente, hay personas que creen que tener un hijo con altas capacidades es sencillamente estupendo y nada problemático. Su pensamiento se refleja con comentarios similares a este “¿qué problemas va a tener un niño que es más listo que los demás? Simplemente lo hará todo mejor y más rápido todo, ¿no?” Las personas con altas capacidades requieren, como cualquiera que se salga de la norma, comprensión social de la diferencia y que el entorno se adapte a lo que necesitan para desarrollarse plenamente, como cualquier otro niño. Ahí empieza el problema, en la poca flexibilidad y sensibilidad de los contextos donde se encuentran estos pequeños. Es un tema, como tú bien dices, que da para mucho. Estoy segura de que se dedicará más espacio a hablar de sobredotación en otros post, que espero sean de vuestro interés.

      Un abrazo

  12. Mis dos hijos tienen altas capacidades. Para mi hija ha sido un problema terrible empezando desde el colegio. Ha sufrido bullying durante tres años y su hermano se negaba en redondo a hacerse las pruebas. La solución al “problema de las altas capacidades” fue cambiarla de colegio. Le hicieron una adaptación curricular y una aceleración. Mi hija es feliz y ahora mi hijo sí aceptó hacerse las pruebas.
    La sociedad en general no entiende a estos niños, y lo que creo que es peor no los comprende. Debemos impulsar un cambio de actitud, y que se entienda que tienen necesidades especiales. A los padres les diría que tengan mucha paciencia. Que cada minuto que pasamos con ellos merece la pena y mucho, y que nosotros también podemos aprender mucho de ellos. No tenemos que tener miedo de no estar a la altura. Tenemos que aprender de ellos y con ellos.

    1. Me ha encantado tu frase “tenemos mucho que aprender de ellos y con ellos” Y es que al final es un viaje estimulante el que nos proporciona el privilegio de poder acompañar a un niño superdotado en todo su desarrollo. En cuanto a tu experiencia, es duro pensar que en ocasiones conseguir que un niño con necesidades especiales esté bien atendido, depende del carácter y la disposición que tengan personas individuales, sensibilizadas y comprometidas con estos niños. Y es duro pensarlo porque el azar forma parte importante de la posibilidad de encontrar a estas personas, en un momento en que el bienestar de un hijo está en juego.

      Gracias por contarnos
      Abrazos, Leyre.

  13. Ojalá fuera todo tan fácil. Si bien era otra época, para mi las consecuencias de la evaluación no fueron positivas, conocer mi CI y cargar con esa etiqueta durante mi infancia me supuso un problema más que una ventaja y contribuyó a aislarme, a que me sintiera aún más diferente y a fomentar una autoexigencia nada positiva que todavía me acompaña, así como una sensación de culpa constante por no estar a la altura de (lo que yo creía) que se esperaba de mí. Aunque mis resultados académicos fueron excelentes, nunca fui feliz. La madurez me ha ayudado a aceptar mis diferencias, a ver la inteligencia como una ventaja y a rodearme de personas que comprendieran mi visión de la vida y supieran acompañarme. Tal vez por eso, ahora que soy madre y he conseguido liberarme de esos prejuicios, me cuesta creer en las etiquetas. Mi hijo es diferente, especial y único como todos los niños, también es extremadamente inteligente y sensible como ninguno. No nos hemos planteado aún una evaluación y por el momento tenemos la suerte de haber encontrado en su colegio comprensión y respeto a sus diferencias, aunque no cuentan con muchos medios sus profes son conscientes de que tiene necesidades educativas y afectivas especiales que por ahora pueden atender. El futuro, ¿quien sabe?

    1. Hola, Vir.
      Pues a mí me ha pasado lo contrario que a ti, aunque también en otra época, intuyo que anterior a la tuya. Yo tengo altas capacidades selectivas, pero me enteré con mucho retraso, a partir de los veinte años. Hasta ese momento, todas las decisiones académicas que tomamos, yo y mis padres, estaban equivocadas y perdí un tiempo lastimoso estudiando un bachillerato e iniciando una carrera, Medicina, para la que iba muy justito y que no disfrutaba. Cuando descubrí que tenía un gran talento para las Humanidades me cambié a Filosofía y todo un mundo de posibilidades que conocer y en el que circular con capacidad y competencia se abrió ante mí. Ojalá lo hubiera hecho antes; al menos desde los 14 años se daban circunstancias que lo apuntaban. Pero nadie, comenzando por mí mismo, fuimos conscientes de ello.
      Así que animo a todas las personas interesadas con hijos que tengan razones para pensar que pueden tener altas capacidades, que hagan lo necesario para saberlo con certeza. Y, si es así, estimularlas y canalizarlas adecuadamente. Es la felicidad de su hijo durante toda la vida la que está en juego. Y hay que tener en cuenta además algo que ya se ha apuntado aquí: superdotados, en sentido estricto, hay muy pocos. Pero dotados de altas capacidades selectivas, bastantes más. Tan frustrante puede ser la vida de unos como la de otros si no se ha sabido canalizar y aprovechar esos talentos adecuadamente desde una edad temprana.

  14. Muy interesante este post y muy de acuerdo con todo lo que se ha comentado. Sospecho desde hace tiempo que mi hija de 6 años presenta altas capacidades. En su centro escolar también se me ha comentado por parte de su tutor. Quisiera saber cuál es el protocolo a seguir por parte del colegio para el diagnóstico. Es algo que nos tiene un poco preocupados, pensar que puede presentar altas capacidades y no atender adecuadamente sus necesidades. Muchas gracias.

    1. Hola María, en principio el centro (a petición vuestra, de los profesores o de ambos) debe solicitar al equipo de orientación del cole la evaluación, que vosotros como padres tendréis que autorizar. Entoces trabajarán con vuestra hija, realizarán un informe y os citarán para comentar los resultados y posibles acciones (éstas en lo que al colegio se refiere van a depender mucho de los recursos del mismo). Al menos en nuestro caso fué así.

  15. Hola
    Tengo un hijo de 10 años con superdotacion. Fue evaluado en el colegio hace casi 3 años y desde entonces estamos esperando que le hagan enriquecimiento curricular.
    Viendo que pasaban los años y no se hacía nada, pedimos en abril que esté año se le acelerara de curso, desde Consellería, nos dijeron las pautas que debía seguir, entre ellas examinarse de varias asignaturas de 5° (cuando él cursaba 4°) para demostrar que tenía los conocimientos del curso que iba a saltarse , adquiridos a pesar de ser un poco absurdo, el niño superó las pruebas.
    En verano , nos dicen que no autorizan la aceleración, que es una medida extraordinaria y que no se hace, que los niños superdotados , son un mito, según palabras de nuestro director territorial de educación, un niño superdotado es un niño que es capaz de aprender un idioma en 5 días y que él en toda su carrera profesional, sólo ha conocido uno.
    Este año , el niño ha empezado 5° a pesar de haberse examinado de varias materias de este curso hace unos meses , este curso las tiene que volver a repetir, para colmo, no le dejan ampliar contenidos, así que si antes se aburría , este año va a ser tedioso.
    Es una pena que esté tipo de decisiones que determinan la vida de un niño las tomen personas que desconocen por completo estos temas.
    Nosotros vamos a seguir luchando por conseguir que el niño tenga lo que la ley dice que tiene derecho a tener, pero estamos luchando contra titanes.

  16. Tengo una hija de 7 años diagnosticada de altas capacidades hace un año, aunque desde siempre lo supe, por su forma de ser, vocabulario, preguntas realmente asombrosas a edad muy temprana, precocidad…
    Creo que yo estoy viviendo “el lado malo” de esto. Tiene un carácter muy marcado, y siempre ha respondido con agresividad y frustración a lo que ella no considera “lógico”. Esto le está ocasionando problemas de comportamiento en el colegio, donde nunca la detectaron porque simplemente se negaba a trabajar, aunque luego hacía los exámenes perfectos. Su comportamiento cambia dependiendo del profesor y no tolera los castigos que ella considera injustos, reta a los profesores y quiere llamar la atención continuamente con sus compañeros. Estoy luchando con ella y con el colegio, con buenos resultados pero aún falta mucho, ya que como digo, depende de si tenemos suerte con el profe o no. Primero la diagnosticaron de TDAH (como no..). Sabéis cuantos niños con AACC están erróneamente diagnosticados de TDAH? Yo me negué a creerlo y efectivamente, dicho diagnóstico me fue descartado por el psicólogo de la seguridad social al que le pedí una segunda opinión porque me hablaron maravillas de él. Probablemente muchos médicos ya hubieran medicado a mi hija..se distrae, no pone atención..no se concentra..pero es que a mi hija le encanta el ajedrez y aguanta un torneo de 5 horas, y te hace un examen de 10 concentrada..TDAH? Totalmente incompatible según este psicólogo. Se concentra, pero en lo que quiere. El cerebro si tiene una patología no se arregla tan rápido para ir a jugar al ajedrez o no cambia de un profesor a otro..obvio. Pero hasta que llegas a esto, hay mucho camino y mucho sufrimiento. Ahora mismo su psicóloga privada le ayuda para canalizar su comportamiento y gestionar sus emociones pero no tomaremos ninguna medida con respecto a las AACC, por recomendación de ambos (privado y SS).
    Creo hay un concepto muy equivocado sobre tener un alto CI. Una persona superdotada no significa que haga todo bien. Significa un modo diferente de pensar, de funcionamiento del cerebro. Su cabeza va muy rápido y les dice que pueden hacer de todo y en cuanto ven que no puede hacer algo, se bloquean, se frustran. Tiene una autoestima muy baja, aunque pueda parecer lo contrario. Son hipersensibles y si no son capaces de canalizar sus emociones están perdidos. Quieren destacar a toda costa y muchas veces su humor o tonterías los hacen parecer unos niños más inmaduros y menores de lo que son, lo que no es entendido por los compañeros de su edad.
    Por eso hay que entenderlos, motivarlos y ayudarlos a desarrollar sus “otras inteligencias”. A veces asombran sus razonamientos sí y hacen cosas muy avanzadas para su edad, pero hay mucho más, y no todo es bueno. Más bien al contrario. Es necesario borrar el mito para poder ayudarlos y que se sientan comprendidos. Un saludo y ánimo a todas!

    1. Hola Eva, como te entiendo. La realidad que tu cuentas es una realidad que muchos experimentan. Y como se ha venido comentado es una “desgracia” que dependa tanto, tanto, de los profesores que se van cruzando. Lo del TDAH es un clásico también. Conocemos un caso que de hecho llegó a medicarse al niño y luego…..años después llegó la identificación de su alta capacidad.

      Lo que comentas del comportamiento en el colegio para nosotros fue una cruz durante los primeros cursos. Ahora a sus casi 8 y habiendo sido conscientes del asunto y habiendolo trabajado la cosa ha cambiado mucho, mucho como os comentaba. Es verdad que hemos contado con mucho apoyo del equipo de orientacion y de sus profesores. Los del curso pasado fueron claves en su evolucion y en su cambio de percpeción del colegio. También te digo que hemos contado con recursos privados, acudiendo a una psicologa por nuestra cuenta para ayudarle en la parte emocional (aunque creo que al final nos ayudó mucho más a nosotros, y con nuestra bajada de ansiedad, nosotros a él). Y también hemos tratado de buscar formas de trabajar su “enfado” con el mundo, que creo que hay mucho de eso. Fomentar las relaciones con sus compañeros (propiciando invitar amigos a casa y viceversa, encontrar actividades en la tarde y fin de seman que pudieran compartir, muchas horas de parque con ellos…), hacer mucho deporte (le ayuda a canalizar energia y además a entrenarse en la socialización con niños y niñas que no son los del cole, ampliando su círculo de amistades, que vemos que mejora su autoestima), buscar también deportes de equipo (para entrenar la cooperación, la tolerancia a la frustación), actividades que requieran concentración y espera (como música, participar en un pequeña orquesta en el cole – entrenó el respeto al de al lado, la atención, la concentración, el cuidado del instrumento, el respeto al director de la orquesta), viajar todo lo posible (aunque sean excursiones de un dia) que le permite hacer volar la mente, adquirir experiencias distintas, visitar museos y/o exposiciones de su interés (y sí, algunos los hemos ido a ver mil veces, pero siempre hay algo nuevo que descubrir), actividades que le permitan relajarse y aprender a hacer y tener mayor autocontrol (como el yoga, que le encantó) y mucho, mucho, mucho, mucho cariño y comprensión. No hemos hecho todo a la vez, claro está, que no daría el tiempo para tanto, pero vamos pasando de unas actividades a otras y de verdad, que en 3 años ha habido un cambio tan grande….sobre todo en el curso pasado (segundo de primaria). Es un camino complicado, sí, pero también muy enriquecedor para todos.
      Y creo que hablarlo con quien te escucha, no te juzga y sobre todo si encima ya te comprende, es una buenísima terapia….que queda claro a la luz de todo lo que aqui estamos escribiendo!! Nosotros también hemos aprendido que compartirlo nos ayuda, nos anima y nos da energía para seguir.
      Mucho ánimo con vuestra hija y ojalá que pronto pueda empezar a encontrar su sitio.

      1. Muchas gracias Irene. La verdad es que a nosotros quien más nos ayudó fue una psicóloga privada, ya que el colegio, al ser privado no cuenta con mucha ayuda. Ya se sabe que en estos colegios, no quieren “problemas” y me ha costado mucho llegar a donde estoy ahora. Muchas reuniones entre psicóloga y colegio y estar encima continuamente. En Segundo de primaria tiene una profe excepcional que parece entenderla y parece que vamos notando un cambio. Como tú dices, la psicóloga te ayuda más a ti que a ellos ya que si tú cambias y aprendes a tratarlos, ellos cambian. Mi hija es consciente de todo y ella misma con 6 años le dijo a la psicóloga que quería aprender a controlarse y sin ir más lejos esta semana habló delante de toda la clase y pidió disculpas a sus compañeros por su comportamiento. Son increíbles. En lo que sí fallo yo, es en el tema parque, relaciones sociales, a pesar de que es muy abierta (a veces demasiado) no me gusta ver cómo choca con otros niños en el parque y acabo por marcharme. Ella monta a caballo, hace ballet..ajedrez..es lo que le gusta. Veo muy interesante todo lo que me dices del deporte en equipo o tener que salir más con gente de fuera del cole o hacer otros amigos. Me alegro que os hayan funcionado todas las medidas que fuisteis tomando y es que esto es una carrera de fondo. Afortunadamente si tomamos medidas tempranas podremos controlar una adolescencia que se avecina mas problemática de lo normal, según dicen…mucho ánimo y tenemos que pensar que lo estamos haciendo bien. Un saludo!

  17. falta comentar que si quieres evaluar a tu hhijo ya p uedes ir preparando 300 euro minimo, así que como siempre si no tienes recursos te aguantas. algunas CCAA en España tienen buenos recursos en la enseñanza pública, pero los emigrados no tenemos acceso a ellos así que, yo por ejemplo, después de contactar con la Universidad pensando que era un servicio gratuito, a un día de la cita, habiendo adaptado las vacaciones a esa evaluación, me sueltan que será entre 240 y 320 eurazos… así sin anestesia… como si una madre de familia numerosa escondidas 350 euros en cada bolsillo… así que ahora he decidido que en ver denun niño de altas capacidades tengo un hijo muy listito y ya…

  18. Yo no tengo hijos con altas capacidades, pero si he visto conferencias de Álvaro Cabo, un niño madrileño que no encontró en el sistema educativo español el soporte que necesitaba, sinó todo lo contrario trabas a cada paso. Recomiendo a todos aquellos padres interesados pasarse por su web y ver todo lo bueno y malo que ha tenido que pasar como niño superdotado en España.

  19. Yo tengo dos hijos con altas capacidades detectadas por el colegio. Los dos responden de forma desigual a los estímulos pero los dos “sufrieron” las consecuencias de ser diferentes, sobre todo el mayor. No se les incluyó en ningún programa especial por parte del colegio. El test solo tuvo efectos estadísticos. Al primero se le recomendó adelantar dos cursos a lo que me negué porque no creí que eso le fuera a ayudar, sino todo lo contrario. En el colegio sufrieron acoso escolar por parte de algunos compañeros y, en algún caso, fomentado por el propio personal del centro que avisaba al niño que ser tan listo le iba a dejar sin amigos y le proponían que disimulara y no preguntara dudas en clase por encima del temario; imagino que dejaban en evidencia a los profesores…. En el instituto cambiaron las cosas y participaron en proyectos muy interesantes que, aunque no eran para niños con AC, tuvieron gran apoyo por parte de sus profesores. El primero estudió una carrera con resultados brillantes y el segundo está en ello.

  20. Tengo una buena hija de 8 años muy inteligente, saca muy buenas notas y también es altamente sensible. Está en 4º de primaria y tanto la tutora que tuvo en primero y segundo como la de tercero están convencidas de que tiene altas capacidades pero no la hemos evaluado. Preguntamos en el cole qué se iba a hacer en caso de que se confirmara mediante test y nos contestaron que nada, que con los recursos que tienen ya tienen problemas para atender a los niños con TEA y otros problemas y que para ella que saca todo 10 y está adaptada no hay tiempo. Sí que es verdad que sus profesoras lo enfocaron bien y la hicieron sentirse bien y en el tiempo que le sobraba a lo largo del día la ponían a ayudar a sus compañeros y ella se sentía realizada con eso.
    A ver como va la cosa este año. A veces me pregunto si nos estaremos equivocando por no evaluarla, sé que ella siente que es diferente y no quisiera un papel que lo confirmara si no va a servir para nada.
    Otras veces pienso que, a lo mejor, simplemente es muy lista y ya está. Supongo que la vida nos irá guiando y por ahora sí que hemos conseguido nuestro objetivo principal y es que sea una niña feliz.

  21. Nosotros tenemos dos hijos que en breve harán 4 años. Son mellizos y nacieron prematuros, cosa que ha hecho que hayan hitos de su desarrollo que no hayan evolucionado como se espera de un niño nacido a término, pero que en cuestión de un mes ha dado un giro 180ª sobrepasando lo esperado.
    Yo llevo tiempo intuyendo que ambos son muy inteligentes y que el niño destaca en temas que no debería para su edad. Pero obviamente, en edades tan tempranas, y cuando la única profesora a la que se lo comentas, te lo niega, pues “lo dejas pasar”. Hasta que tu hijo de 3 años empieza a experimentar situaciones que sabes que se salen de lo normal: hipersensibilidad a los ruidos y olores, una nula tolerancia a la frustración, una empatía totalmente exagerada, un juego individual o con niños más grandes, sin acabar de establecer vínculos con niños de su edad (la única su hermana melliza que se adoran). En definitiva, un niño que en general es feliz, siempre ha sido nuestra prioridad, la felicidad de nuestros dos hijos, pero que en ocasiones, más de las que me gusta reconocer, se muestra tremendamente perdido y nosotros sus padres, más aún, sin saber cómo proceder. Por lo que finalmente hemos decidido llevarlo a un psicólogo y creemos que el tema puede estar relacionado con AACC. Y seguramente la siguiente, será su hermana, con un carácter totalmente diferente, pero con sensibilidad también a temas que no corresponden y con una creatividad que asusta.
    Comentáis que hasta los 6 años no se pueden detectar las AACC. Soy bastante novata en la materia, pero creo que hay diversas opiniones al respecto, ya que son varios psicólogos los que veo que comentan que la edad perfecta para detectarlo es los 4 años (supongo que como en todo, hay muchas opiniones diferentes).

    No sé si mis hijos serán evaluados y detectados como AACC, pero si que sé, que por lo menos en España, hace falta mucha información y conciencia al respecto, mucha empatía con estos niños y una formación desde el inicio, es decir, no es tolerable que los educadores no estén bien informados y formados es este sentido ni que los colegios no cuenten con los apoyos necesarios para procesar estas situaciones (igual que las cuentan para otros casos que requieren un trato diferenciado). Realmente creo que perdemos el talento por cerrarnos a lo desconocido. Y con esto no estoy culpando a los colegios o educadores de nada, ya que soy la primera consciente, de que nosotros, los padres, somo los primeros en deber atender a nuestros hijos; el problema es cuando los queremos atender y según veo en muchos casos, solo nos encontramos muros.

    Por último, gracias por el post, es de gran ayuda ver los testimonios de PERSONAS que pasan por estas situaciones y los posts de los profesionales que ayudan a estas PERSONAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más