¿Qué quieres encontrar?

38
Parto respetado

Parto respetado

¿Cuántas mujeres en esta sala han tenido un parto respetado? Antes de dar a luz diseñamos nuestro plan de parto, damos a conocer a los profesionales cómo nos gustaría vivir ese momento pero no siempre esto sucede de esta manera. Sentimos, entonces, que ese momento no fue vivido cómo queríais, Hoy nuestra colaboradora y matrona Gara Bourgón viene a hablarnos de ello y nos anima a que busquemos toda la información posible. ¡Os dejo con este interesante post!

fichas-garabourgon

*Podéis seguirla en twitter y en su BLOG.

Quiero un parto donde me sienta mujer y madre, donde me sienta poderosa y fuerte, donde no tenga miedo sino pueda dejarme llevar de forma libre, segura y respetada. Quiero un parto en el que no se me juzgue. Quiero conectar con mi bebé, darle la bienvenida a este mundo de forma amorosa, sin angustia, sin temor; como se merece. Quiero sentirme empoderada y capaz.

Quiero no tener que pensar en si todo va a ir bien, porque eso significará que tendré la confianza de que así va a ser. Y si hay complicaciones, quiero confiar en quien me acompaña, en que lo tiene todo bajo control y en que pondrá las medidas necesarias para resolver los problemas que puedan surgir.

Quiero estar informada, ser partícipe de las decisiones, que no se lleven a cabo intervenciones innecesarias y que se respeten mis deseos y necesidades. Quiero que mi bebé esté conmigo durante el postparto, si todo va bien, y poder realizar el contacto piel con piel de forma precoz e ininterrumpida. Quiero iniciar la lactancia materna lo antes posible, si así lo he decidido.

Personalmente así me gustaría que fuera mi segundo parto y así tuve la suerte de que fuera el primero. Di a luz en un hospital público, acompañada por mi marido y una matrona fabulosa y amiga. En el paritorio sólo estábamos los imprescindibles. Se me trató con respeto, teniendo en cuenta mis deseos y consensuando conmigo las decisiones. Pude estar en la postura que quise en cada momento, realizar el contacto piel con piel con mi hijo (no piel-camisón, mantita-camisón, mantita-sábana o demás variantes) y durante el postparto mi bebé estuvo a mi lado prácticamente todo el tiempo.

Sin embargo, la realidad de muchísimas mujeres es totalmente diferente. Me enfada, indigna y entristece que a las mujeres no se las trate con respeto (o incluso se las maltrate) durante el proceso del parto (y en el embarazo, postparto y lactancia). De hecho, la violencia obstétrica es una realidad sobre la que la Organización Mundial de la Salud ya ha puesto el foco de atención. Se trata de una vulneración en toda regla de los Derechos Humanos, es un grave problema de Salud Pública y, como tal, ya hay países que han legislado de forma específica contra estas prácticas (no es el caso de España).

El tener un parto respetado no se trata de dar a luz en casa o en el hospital, o que tengamos un parto normal en lugar de una cesárea. Tampoco es menos respetado si nos rompen la bolsa de forma artificial o si nos ponemos epidural o no. Podemos tener una cesárea respetada y un parto vaginal que no lo es. Podemos tener un parto inducido, con administración de oxitocina exógena y monitorización fetal continua y tener un parto respetado. Y al contrario: podemos tener un parto sin nada de eso y sentirnos maltratadas. Entonces… ¿Qué hace que un parto sea respetado o no?

¿Qué es un parto respetado?

Tiene un parto respetado la mujer a la que se le informa sobre las opciones que existen en cada momento y sus consecuencias, haciéndola partícipe del proceso.

Tiene un parto respetado quien no sufre intervenciones innecesarias o con un fin exclusivamente docente. Hay que tener en cuenta que si decidimos tener a nuestro bebé en un hospital universitario, es posible que haya personal en formación (residentes de matrona o de ginecología), pero eso no significa, obviamente, que se realice una determinada técnica que no está médicamente indicada para que el residente “lo vea o aprenda”. O que se abrevie un expulsivo porque se quiere terminar pronto.

Tiene un parto respetado la mujer que está acompañada por quien le aporta confianza y seguridad, y donde se respeta su intimidad. Tenemos derecho a estar acompañadas por nuestra pareja o por la persona que hayamos decidido (madre, hermana, amiga, etc.) y tenemos derecho a que nuestro parto no sea un espectáculo con “medio hospital” dentro del paritorio. Deben estar allí los mínimos imprescindibles para mantener nuestra intimidad, deben informarnos de quiénes son y de sus categorías (enfermera, auxiliar, matrona, ginecóloga, celador, residente, etc) y se deben realizar las técnicas manteniendo en lo posible la intimidad de la mujer, sin exponer de forma innecesaria zonas que puedan hacer sentir pudor o incomodidad. Este último punto parece un poco contradictorio, teniendo en cuenta que estamos en un paritorio y vamos a dar a luz, pero no lo es, puesto que no es necesario destapar por completo a la mujer cuando se le va a realizar un tacto vaginal, o no es necesario que la parturienta que está pujando acostada de lado, por ejemplo, lo haga desnuda y sin nada que la cubra (a no ser que ese sea su deseo).

Tiene un parto respetado quien decide sobre su proceso. Evidentemente hay cosas que no están en nuestras manos, pero hay otras que sí podemos decidir. Si hay una situación de urgencia, la prioridad número uno es que madre y bebé estén bien. Todo lo demás es secundario, obviamente. Sin embargo, si las cosas se desarrollan con normalidad, podemos elegir qué tipo de analgesia queremos (o si no queremos ninguna), si deseamos caminar, estar sentadas en la pelota, movernos por el paritorio, o estar en la cama. Podemos decidir en qué posición deseamos colocarnos durante la dilatación y en el expulsivo si todo transcurre de forma fisiológica.

Tiene un parto respetado la mujer que, siempre que su estado de salud y el de su bebé lo permitan, puede permanecer junto a su recién nacido. Las recomendaciones nacionales e internacionales de las asociaciones profesionales más importantes recomiendan que no se separe al bebé de su madre a no ser que sea totalmente necesario. Además, de forma ideal se debe realizar el contacto piel con piel durante, al menos, las primeras dos horas siguientes al parto.

Tiene un parto respetado, en definitiva, la mujer que es respetada y que es la protagonista de su parto. Así que, malasmadres y buenospadres, quiero animaros a buscar información y a implicaros en el proceso del embarazo y parto. Si conocemos nuestros derechos y las opciones de las que disponemos, tendremos más herramientas para vivir la experiencia de forma positiva y satisfactoria. Es un momento vital en la vida de una mujer: el momento en el que nace nuestro buenhijo y nacemos como malasmadres. Tenemos derecho a vivirlo de la mejor forma posible.

Y vosotras malasmadres, ¿habéis tenido un parto respetado?, ¿cuál es vuestra historia?

Antes de irnos:

Firma de libros en Madrid. Os esperamos en la preciosa tienda de Alcorcen Itaca Concept el mañana a las 12.00 horas donde Laura firmará el libro del Club de Malasmadres . Yeah!!! Si tenéis dudas, podéis escribirnos a hola@clubdemalasmadres.com.

Han comentado...

  1. Buenos días,
    Mi parto fue respetado.
    La habitación lucia un cartel con el decálogo del parto “natural” y me indicaban todo lo que me podían hacer y lo que no (si no era estrictamente necesario).
    Mi hospital público es universitario, y lo único que “padecí” era visita constante de comadrones y ginecólogos, que venían a mirar como iba todo.
    La verdad es que me sentí muy segura, aunque cambiaron tres veces de turno durante mi parto. Y el comadrón que me atendió ya en el parto fue un crack, gracias a su técnica mi recuperación fue muy rápida y sin puntos!
    Besos.

  2. Definición perfecta. Exactamente así lo entiendo yo. Y así tuvimos la suerte de vivirlo mi hija y yo.
    Un parto respetado y con ventosa, contacto piel con piel, no me separaron de mi hija ni para hacerle la prueba de los oídos. Estoy encantada con el hospital y sobre todo con el personal. Desde luego repetiría allí y animo a todas las embarazadas a que se informen bien y decidan donde dar a luz

  3. Desgraciadamente depende totalmente del hospital. Yo tengo un problema. Mi ginecologo me encanta, es buenisimmo. Pero el hospital donde da a luz y personal, NO. Lo pase fatal en mi primer parto x muchas cosas. Y estoy embarazada del segundo. Y no se que puedo hacer. Quiero a mi gine, y no esa clinica. Creo que pedire una vez mas todo esto, quiza le entregue este texto, y confiaré y rezaré…

  4. No tuve vuestra suerte y aunque llevaba el plan de parto bajo el brazo bien escrito y las dos matronas con las hice por privado clases prenatales (después de la jornada laboral, para no faltar…) siendo matronas en ese hospital y diciéndonos que hiciéramos el plan… no fue respetado y había que estar tranquila, calladita… tampoco se lo creyeron cuando dije que venía: “a ver, si no has dilatado suficiente…. venga, va, súbete a la camilla, que miro…” “Uy corre corre que ya asoma…”. Nos generalizan, cuando en realidad cada mujer pariendo es un mundo. Pero así es la sanidad pública en muchos sitios.

  5. Mi primer parto fue en casa y fue respetado,yo marcaba las pautas. El segundo fue en Hospital Universitario al que le entregué mi plan de parto y me lo denegaron. No sé si este segundo parto se puede considerar “normal”: tenía exudado positivo y rompí bolsa sin contracciones. Me pusieron oxitocina y en el postparto me dejaron con mi niña lo que yo recuerdo como un suspiro para que la conocieran sus abuelos y tíos. Pasamos el resto de las dos horas separadas,yo en recuperación y ella en el nido

  6. Hola!

    Mi parto fue durillo, 48 horas dilatando y al final cesárea. Contenta porque aunque una cesárea es agresiva y yo no quería…. el nene está bien y yo me he recuperado. El problema es que acudí a un hospital dónde un matrón amigo de mi marido me vendió que tenían un índice muy alto de partos naturales y yo me ilusioné mucho con esto. Lo vendía en plan comercial de telefonía asegurando el parto natural y sin nombrar la cesárea en ningún momento.
    Como bien cuentas en el post, hay cosas que no están en nuestras manos y los profesionales no pueden predecir hasta el momento del parto.

    Gracias por todo y saludos.

  7. Yo tuve un parto respetadisimo! en un hospital publico, con rotura espontanea de bolsa, no me pusieron oxitocina ya que pedí esperar para ver si me ponía de parto de forma espontanea, y así fue… sin monitores (a ratos me ponían unos inalambricos) para moverme libremente por la habitación. tan solo 6 horas de parto pero al final el expulsivo se complico, pues mi bebe estaba en posición posterior y tenia la barbilla despegada, me informaron que había que usar ventosa para el alivio del expulsivo!y así fue… rápido tuve a mi bebe conmigo piel con pile y no me separaron de el en las 48 h que estuve en el hospital!

  8. Dos partos super respetados, con intimidad, sin separarme del bebé, muy bien atendida!! Una suerte!!

  9. Buenos días !! Mi primer parto fue respetado pero con algunas incomodidades me pidieron la epidural solita y el anestesista era un borde hasta las enfermeras y matrona le hablaban con miedo …. En todo momento tuve a mi niño conmigo no nos separaron pero con el tema de la lactancia yo que iba un poco bastante perdida no tuve a nadie que me orientara de echo algunas enfermera me animaban con el pecho y otras directamente le metían la ayuda …. Al final estuve 6 meses con el pecho . Y el segundo parto ya iba yo con la escopeta cargada jejeje fue respetado piro con piel a tope me encanto toda la noche durmió encima mía con su teta … Lo recuerdo y me emociono no lloro pasado 2 días por lo menos consideró que es muy importante en piel con piel y que el bebé sienta que su mama está ahí. La conclusión de mis dos partos son buenas los dos pero porque tuve suerte que ni media hora entre los dos pero me fui con la sensación de que el
    Propio personal del hospital cas uno tiene su forma de trabajar y les da igual lo que tú pienses si quieres teta como si no o no quieras coger al
    Bebe … Ellas como que te imponen su criterio y te hacen sentir mal , a mí me pasó con el primero pero
    Con el segundo tenía clarísimos todo lo que quería y como lo quería así que mamas primerizas informaros y decidid lo que queráis sin sentiros mal por las decisiones besos

  10. Yo rompí aguas y me fui para el hospital, publicó y universitario, sabía que iba a ser cesarea porque la buenahija venia de nalgas. Ya me había informado de pros y contras de un parto vaginal así y preferíamos cesarea. Tuve la grandísima suerte de que mi gine de la privada estaba de guardia esa noche y me atendió ella, pero el resto del personal no fue tan respetuoso como me hubiera gustado, aunque no me puedo quejar del trato, hay cositas como él piel con piel que no pudieron ser hasta que subí a la habitación de recuperación, que para lo que me hacían allí, me lo podían haber hecho en planta igual.
    Precioso post! Gracias

  11. Buenos días, yo no puedo quejarme de mis partos, el primero por ser primeriza casi lo tengo en la sala de dilatación porque “teóricamente iba para largo”…, el segundo fue inducido porque llevaba con 4 cms de dilatación varios días y al final la ginecóloga me propuso parir ese día y acepté, cuatro horitas de nada con el máximo respeto hacía mi y hacia el que entonces era mi pareja, chapó por el equipo.
    Mi hermana estuvo 36 horas desde que la bajaron a dilatación, con lo que pasaron varios turnos de profesionales sanitarios a cual mejor, pues le tuvieron que abrir camino a mano para evitar afortunadamente una cesárea, (acabó con ventosa), incluso me dejaron estar a mi en el expulsivo, porque mi cuñado no se atrevió y fueron totalmente respetuosas. El punto negativo fue que después de tantas horas cuando le pusieron a su hija encima piel con piel, una de las vamos a llamar “sanitarias”, mi sobrina no paraba de llorar y soltó un “a ver si hacéis callar a esa rata asquerosa de una vez”, mi hermana me frenó en seco pq sabe como me las gasto, y me dijo que por favor no dijera nada, que su hija por fin estaba bien y con ella, que no le estropeara ese momento tan mágico, y no pasa un sólo día en el que no me arrepienta de no haberle puesto una reclamación para que aunque ese día tuviera un mal día, no lo vuelva a repetir con ninguna reciente madre.-

  12. Primer parto de película de terror: personal borde, desagradable, sin aportarme información…un desastre. Dos turnos y a cuál peor, grupos de estudiantes y la doctora que los llevaba hablando y manipulando mi vagina como si yo no existiera, una auxiliar se rió en mi cara cuando dije que en principio lo iba a intentar sin epidural, me hicieron la prueba del pH sin explicarme nada y supe el motivo de la cesárea de urgencia en que acabó todo informándome a posteriori… Cualquier veterinario tiene más empatía que los “profesionales” que me atendieron. Como autocrítica tengo q decir que no me quejé ni exigí nada por puro temor ante el panorama, me aterrorizaba empeorar aquel clima de violencia.
    Con el segundo planteé desde el primer momento que al menos quería información y todo fue razonablemente bien.
    Mi conclusión es que, al menos en el hospital público de mi ciudad, estás vendida al turno que te toque.

  13. Mis dos partos fueron inducidos por decisión médica, por lo tanto oxitocina, rotura de bolsa… Pero para mi fueron respetados, en los dos me explicaron en todo momento lo que iba a pasar, mi ginecóloga y matron estuvieron conmigo y mi marido para todo. Pude hacer piel con piel en los dos partos, no sufri nada, estuve tranquila y segura de que había profesionales pendientes de que todo saliera bien y así fue. Solo tengo palabras de agradecimiento para todos aquellos que me acompañaron y cuidaron de mi en los dos partos. Que importante es que todas las personas que te ven ese día, desde el celador que te baja al paritorio hasta la enfermera que te trae un zumo después del parto, sean amables y tengan siempre una sonrisa para ti. Es espectacular el trabajo que hacéis y si algún profesional lee esto, GRACIAS por respetarnos.

  14. Yo he tenido dos experiencias fantásticas, las dos en clínica privada, lo digo como información, no por defender un tipo de asistencia u otra.
    Con el buenhijo1 tenía parto programado para las 8:30 de un sábado porque estaba ya fuera de cuentas, pero esa misma noche decidió salir y las 7 de la mañana ya le tenía conmigo. No había nadie más pariendo, así que todo el personal a mi disposición. La matrona, Lourdes, me acuerdo perfectamente, fabulosa, cercana, informando de todo, tranquilizandome en todo momento. El celador que me bajó a paritorio, encantador. Ingresé a las 3 y las 7 ya había nacido. Lo único malo que recuerdo son los dos puntos que tuvieron que darme. Se me estaba pasando el efecto de la epidural. Las primeras horas no me dejaron darle el pecho porque yo tuve que tomar antibiótico porque él soltó un poquito de meconio dentro de mí y eso me provocó unas décimas, pero sí me dijeron que me lo pusiera al pecho aunque no chupara para que se acostumbrara. En cuanto mi fiebre bajó, establecí la lactancia materna sin problema.
    Con el buenhijo2 ingresé a las 7 de la mañana y las 11 ya estaba conmigo también. La ginecóloga que me atendio en el parto estaba embarazada, así que la sentí muy complice.
    Misma clínica, distinto personal, pero el trato igual de bueno.
    Y en ambos casos, los pekes conmigo, piel con piel, desde el primer momento.

  15. Mi parto no fue nada respetado. Me senti intimidada en todo momento y fue una experiencia que no quiero ni recordar.
    Es un hospital publico de madrid y de estudiantes pero no es motivo para que entren hasta 5 y 6 personas a la vez a mirar todos y tocar todos de cuantos centimetros estas.
    Que no se te informe de nada y se te vaya dejando las horas y horas sin saber que pasa solo me informaron que parecia que le faltaba oxigeno y que le iba a monitorizar por dentro. Despues de 28 horas me dio un ataque de nervios y pedi que me hicieran una cesarea como fuera. Despues de todo el calvario me dejaron sola (sin mi marido) rodeada de gente que no conocia y para remate mi marido pregunto cuanto iban a tardar para tomarse un cafe ya que llevaba muchisimas horas sin descansar y la respuesta de la ginecologa fue “cada uno sabra donde quiere recibir a su hijo”.
    Solo decir algo bueno OLE por las matronas del posparto.

  16. De mi parto en general no puedo quejarme aunque sí hubo algunas cosas que no me han gustado. Una de ellas fue que cuando ya estaba a punto de dar a luz y el bebé se estaba encajando o bajando, no sé ni que hacía por ahí dentro de mí, aún con la epidural (que más que nada sirvió para paralizarme las piernas) sentía que se me partía la baja espalda por dos, un dolor muy intenso que me haría retorcerme si pudiese. El caso es que llamé dos o tres veces a las enfermeras y no me hicieron mucho caso, cosa que me puso de bastante mal humor. Al final, cuando me vieron bastante indignada, parece que se dieron cuenta de que la cosa iba en serio y ya empezó a entrar todo el equipo médico. Tampoco me gustó que me hicieran la episiotomía sin avisar. Aunque fuese estrictamente necesaria, deben informar de lo que están haciendo… Por lo demás genial, contacto piel con piel inmediato, inicio de la lactancia… Aunque me tocó alguna que otra ginecóloga borde en el posparto. En esos momentos tan duros deberían ser un poco más sensibles con nosotras. Un saludo a todas.

  17. Me parece que explicas muy bien en qué consiste el parto respetado, pero me gustaria también subrayar que la formacion debe ayudarnos también a entender por qué algo que queremos en un momento dado no es posible, para evitar sentirnos agredidas. Yo no tenia plan de parto en ninguno de mis tres partos (en el mismo hospital publico), y cada parto fue distinto, pero todos fueron bien. Los dos primeros fueron provocados, por motivos distintos. El primero por malformacion cardiaca de mi hijo, sabia que el piel a piel seria dificil porque el niño necesitaba intervencion medica inmediata: los médicos y enfermeros me lo dejaron todo el tiempo que pudieron, pero obviamente no fue mucho. Pero antes me explicaron por qué: yo lo sabia y no me senti agredida por ello. El paritorio era un circo, pero en las circunstancias especificas, el que hubiese mucha gente no me puso nerviosa, sino al contrario. Con la tercera, cuando llegué al hospital ya habia dilatado 7 cms, asi que no me pudieron poner la epidural. No es lo que me habia imaginado, pero de nuevo no me senti agredida, porque ya sabia que, esperando 12 horas con contracciones en un tercer parto antes de ir al hospital, era un riesgo que corria. En resumen, es importante tener un plan de parto, pero también es importante ser flexible, porque si no, cualquier detalle que no sale exactamente como esperamos puede amargarnos la experiencia.

  18. Yo tengo un recuerdo horrible de mi parto fundamentalmente por la falta de información. Yo iba preparada para todo pero tenía preferencias como estar acompañada por mi pareja y elegir la postura en el expulsivo. Cuando me rompieron la bolsa y me pusieron oxitocina me informaron más o menos y accedí, pero las cosas empezaron a ir mal, noté que la matrona se ponía nerviosa, me llevaron corriendo a paritorio, estaba sóla, nadie me decía nada hasta q escuché que hablaban entre ellos de parto instrumental. Me pusieron en el potro, empecé a empujar, mi pareja no estaba… Al final no fue instrumental pero si que me llevé una buena episiotomía sin avisar y lo peor es que recibí a mi hijo con angustia y miedo. Cuando me le pusieron encima lloré pero no de amor sino de alivio porque estaba sano cuando yo me temía lo peor.
    Luego el postparto se complicó con un legrado por restos placentarios, una endometritis y los puntos abiertos que tardaron más de 1 mes en curarse. Así que también tengo una cicatriz horrorosa y el suelo pélvico hecho unos zorros como recuerdo, además de la culpa por no haber podido cuidar a mi hijo los primeros meses por estar echa un asco, eso es algo que aún me hace llorar

    1. Berry, me identifico mucho con tu comentario, en mi caso además hubo que emplear fórceps. A cambio mi posparto no tuvo tantas complicaciones pero sí una episiotomía problemática y el suelo pélvico como dices, hecho unos zorros. No sé si lo tendrás muy reciente, yo también lloré mucho por haberme perdido (esa era mi sensación) los primeros meses. Hasta los 2 años o así lo pasé mal con este tema. Sólo quiero decirte que mi hijo tiene ahora 4 años y ya recuerdo el parto únicamente como un mal sueño, bastante malo, para que te hagas una idea al final no he decidido tener más, pero un sueño al fin y al cabo.
      Pero a lo que iba, la cantidad de momentos vividos juntos es ya muy grande, y esos primeros meses me parece que no tienen mucho peso en nuestra relación. Si miro atrás recuerdo el verano pasado, su primer día de guarde, su primer día de cole,… La vida de tu bebé es muy larga pronto estarás llena de recuerdos juntos, que acabarán consiguiendo que tu mente dé menos importancia a los primeros momentos. Un abrazo

      1. Totalmente de acuerdo contigo, no hay que exagerar la importancia de los primeros momentos que, siendo importantes, no condicionan el resto de una vida. A mi primero se lo llevaron a los 10 minutos de nacer para operarlo y luego paso 10 dias en cuidados intensivos donde lo podiamos coger lo justo. Ahora tiene 6 años, ese periodo lo veo como algo muy lejano y ademas no tengo la impresion de tener un vinculo mas fuerte con mis otros dos hijos, de los que no me separé ni un momento hasta que tuvieron por lo menos tres meses. Un mal parto es un comienzo dificil, pero no es una situacion irreparable.

  19. Yo me siento afortunada con como fue en mis dos partos, el ginecólogo espectacular, creo que me entendió muy bien como soy y las enfermeras y matronas muy bien, aunque siempre hay alguna con poco tacto, como en todas partes. Di al luz en un hospital privado, no me sentía como en un hospital y eso me relajaba, porque me dan pánico y nunca me habían dado puntos, ni puesto una vía . tuve dos partos provocados con óxitocina, vaginales y sólo tuve dolor en el primero porque intenté aguantar sin anestesia, pero en el segundo ya la pedí en cuanto pude, afortunadamente en el primero tardé sólo 5 horas y el segundo no llegó al 4 desde que me pusieron la óxitocina. las niñas me las pusieron encima enseguida y yo elegí dejarlas la primera noche en el nido. Las matronas me ayudaron con la lactancia y no quise visitas en el hospital, excepto padres y hermanos, que es lo que yo quería . Además en el primero, me dejaron un día más en el hospital porque yo pedí quedarme y aunque mejoraría algún detalle, resultó todo muy bien.

  20. Yo di a luz en el un publico, el Hospital Rey Juan Carlos de Mostoles y me fue genial. Parto inducido por que yo tenia diabetes gestacional, lo que implica mogollon de horas alli. Pero siempre bien atendida e informada de cada paso que se iba a dar. A mi niña la tuve siempre conmigo. Para mi lo fundamental fue que confie en un equipo de profesionales que con tres cambios de turno me siguieron atendiendo igual de bien. Sin embargo el caso de mucha gente que conozco que confio en un solo ginecologo no es igual de bueno porque tienden a irse a casa cuando son partos largos y te dejn en el hospital, o acaban practicandote una cesarea para poder irse. Pero cada uno es libre de elegir que quiere, asi que yo me alegro de mi decisión. La verdad lo recuerdo como un buen momento.

  21. Yo tuve un parto por cesarea de urgencia en un hospital público, debido a una complicación muy poco frecuente (vasa previa, inserción velamentosa de cordón y prolapso de cordón). Si no llega a ser por las 2 matronas y la ginecóloga, mi hijo estaría muerto. De hecho les llaman los niños milagro, porque el 85% de los niños cuyas madres tienen esa complicación, mueren durante el parto.
    A pesar de que hubo que reanimarle y estamos luchando contra las posibles secuelas (por suerte, parece que transitorias) nunca tendré suficientes palabras de agradecimiento para todos los profesionales de dicho hospital. Tanto por su comportamiento antes de descubrir la complicación, durante el parto y el postparto.
    Y os aseguro que ante una urgencia de verdad(yo también soy personal sanitaria y sé de lo que hablo), agradeceriais estar en un hospital público con mucho personal formado y mucha experiencia, UVI de neonatos, etc… En un privado, os montarán en una UVI móvil corriendo al público.

    1. Sí, los casos que tienen una complicación deben ir al un público, pero si todo va bien no hay que ir pensando en la necesidad de una UVI.

      1. “Todo va bien” en un parto, hasta que deja de ir tan bien… en esos momentos agradeces infinitamente estar en un público con todos los recursos disponibles.

  22. Yo tuve un parto muy respetado aunque no tuvo nada que ver con lo planeado.

    Rotura de bolsa sin contracciones, me pusieron occitosina, 30 horas de intentar como fuera un parto natural como yo deseaba… hasta que vinieron los médicos y me dijeron que ya no podía ser, teníamos que hacer una cesárea. Todas las comadronas, ginecólogos, personal fueron super atentos y amables, siempre preguntando mis voluntades y respetándolas hasta lo posible. Y el postparto genial. Piel con piel, primero conmigo y luego me desmayé y lo hizo con su padre. Luego me la devolvieron cuando me desperté y ya no me la apartaron en ningún momento de mi lado.Me ayudaron a darle el pecho porque yo no sabía nada, me enseñaron a poner pañales… unos cielos de verdad.

    Estuve en el Hospital universitario Vall d’hebron, de Barcelona.

  23. Mi primer parto no fue respetado en absoluto. De hecho supuso un verdadero trauma, tanto para mi como para mi marido. No es ya que no me informaran, por ejemplo, de lo que me estaban poniendo en el suero (luego supe que era oxitocina) o que me obligaran a ponerme un enema que yo no quería ni necesitaba o que no me dejaran ni sentarme en una butaca. Es que me trataron como si fuera una niña inculta, a la que están haciendo un favor y que no puede opinar por qué no sabe qué le pasa. El anestesista me dijo, literalmente, que me “aguantara” cuando le dije que la epidural no estaba haciendo efecto y que yo sentía el mismo (o más) dolor. La comadrona decidió postergar el momento del expulsivo porque aunque estaba totalmente dilatada y yo quería pujar, “tenía un reborde que no le gustaba” (al final me hicieron una episotomia de más de 7 puntos, 8 horas después. Debía ser el reborde más grueso del mundo). Nadie me dijo su nombre ni su cargo y en el momento del nacimiento, la persona que me atendió me gritó: “No, así no! Si es que no empujas bien!!!!”, después de dos días de parto, sin comer, ni beber, ni dormir y sin fuerzas ni para respirar… Mi segunda hija nació en el mismo hospital, pero esta vez esperé en casa hasta el último minuto. Cuando llegué solo hubo tiempo de ponerme una bata y subirme al paritorio porque llegó al mundo sin analgesia, sin intervenciones y casi casi sin dolor 20 minutos después de entrar en urgencias. Hay mucho por hacer todavía en este campo. Gracias por el post!!!!

  24. Coincido con muchas de vosotras,depende de tantos factores humanos y pueden presentarse tantos imprevistos.
    Como matrona puedo deciros que hay grandísimos profesionales,desde celadores hasta ginecólogos, y también cada ” petard@”….
    Es muy triste que la empatía que raramente existe en un equipo sanitario( el tema médico y su ” complejo divino” daría para varios posts) influya en el acompañamiento de un día tan especial.
    Como madre nunca olvidas,lo superas si cuentas con ayuda de seres queridos,buenos profesionales y amor incondicional de tu hij@.
    Buen finde malasmadres!!

  25. Mi parto fue bueno en general, no me quejo, desde que ingrese unas 6 horas en tener a mi principe, pero no me sentí respestada, nada mas llegar e ingresar tubos y a la cama cuando yo estaba mucho mejor de pie, la bolsa tuvo meconio y no se dignaron a explicarme que cuando el expulsivo iban a subir 4 personas mas de neonatologia por si hacia falta aspiracion, de repente alli un monton de peña y yo flipando y para remate cuando llegó el expulsivo tuve que oir como la matrona le decia a la ayudante delante mia y sin cortarse un pelo, bueno, a ver lo que tardamos…esta es primeriza… Vaya falta de tacto y encima en ese momento te tienes que morder la lengua y callarte porque dependes de ellas y tu bebe tambien y te da miedo que si saltas te traten peor o vete tu a saber… en tres meses doy a luz de nuevo en el mismo hospital pero esta vez menos novata y mas segura de mi misma voy a tratar de que mi parto sea mas respetado, ¿porque seran tan bordes? ¿no pueden entender como es esa situacion para nosotras? Es alucinante.

  26. mi parto fue programado porque mi hijo ya pasaba de los cuatro kilos. el ginecologo era estupendo me explico en consulta como iba a ser el parto. cuando llegue me recibió una matrona que no me dejo sola y el anestesista tb se autopresento. como soy alergica al latex habia carteles alrededor mia especificandolo. Al no terminar de dilatar me explicaron las opciones que habia que si queria podiamos seguir todo el dia de parto para ver si terminaba de dilatar que no me aseguraba que se terminase en cesarea o bien se m practicaba cesarea, explicando los riesgos y lo mejor… dejaron entrar al papa si yo queria, acabo en cesarea con el papa al lado me dejaron estar con mi hijo un rato pero nos tuvieron q separar para hacerle pruebas al peque debido a su peso(todo bien) y gracias a la cesarea descubrieron un pequeño problema en mi y lo solucionaron. Tambien me avisaron que habria una mir y dije que sin problemas.

  27. Me parece muy interesante el tema, y estoy muy de acuerdo en muchos aspectos, si me gustaría resaltar el derecho de las madres que deciden dar biberón….a veces también tienen que escuchar comentarios poco afortunados o se sienten cuestionadas….
    Un abrazo

  28. Yo puedo contar mis dos cesareas respetadas, o por lo menos para mi lo fueron. Mi buehijo y mi buenahija nacieron por cesárea por motivos diferentes. Mientras me cosian, mis hijos estaban encima de mi. Me sacaron del quirofano y en la sala de despertares empecé a darles el pecho. En todo momento fui informada del proceso y tome con mi pareja todas las deciciones que fueron necesarias. Una experiencia increíble de la que guardo un recuerdo muy especial. Y esto también ocurrió en un hospital público.
    Besos

    1. La mía igual, cesárea programada con mi marido dentro, pecho en la sala de reanimación … En un público, fundación Jiménez Díaz de Madrid

      1. Hola Eva, a mi me corresponde también la Fundación, soy madre primeriza y tengo unas cuantas dudas, que tal te fue en el hospital? y la habitación?. Muchas gracias.

  29. Mi primer parto fue casi como para querer olvidarlo…terminó en cesárea de urgencia con un médico de guardia que entendía la empatia como planta de interior, para qué contar mas.Llorando en quirófano al escuchar “los malos presagios sobre mi niña”, sin mi marido al lado, lo cual hizo que me sintiera mucho más desamparada y encima al volver a planta, después del mal trago, me encuentro que me han llevado a mi hija al nido a observación porque le han causado un pneumotorax en el reconocimiento inmediato al parto. No pude ver a mi bebé hasta pasadas 24h. Las horas mas largas de mi vida.
    Mi segundo parto fue mucho mejor!!pudo ser “natural”, aunque me quitaron la epidural al final ya que parecia que frenaba la dilatacion y eso podia desembocar en una nueva cesárea. Como matronas y enfermeras sabian por mi plan de parto que yo queria evitar la cesarea hicieron todo lo sensatamente posible por ayudarme a conseguirlo y lo consegui!!!!:)))
    Mi marido estuvo conmigo todo el rato apoyando y animandome. Pudimos hacer piel con piel durante dos horas o más Y mi recuperación no tuvo nada que ver con la primera vez…
    Ah! Mi ginecólogo oficial en la segunda ocasion no pudo asistirme en el parto pues tenìa que salir de viaje (empiezo a pensar que soy gafe con mis fechas de parto)pero me visito pocas horas antes de que naciera mi segunda hija, a las seis de la mañana y me presentó a quien le iba a sustituir tranquilizándome y dándome ánimos. A la vuelta de su viaje volvió a verme a la habitacion y a disculparse por no haberme podido asistir finalmente…
    En unos dias volveré a repetir experiencia y aunque me han entrado unos pocos nervios e impaciencia por saber como resultará todo voy má tranquila y segura.

  30. Yo considero q mi parto ni fue respetado. Fue muy rápido y bueno,pero no respetado porque no se que me meterían que no recuerdo con claridad casi nada y porque cuando nació mi pequeño enseguida me le cogieron para vestirlo y demás y se lo dieron a su padre,por lo que considero que no me ayudaron con el tema de la lactancia. Considero que si el niño estaba sano,el tiempo que tenia que permanecer fuera de mis brazos es mínimo o nulo.
    Saludos maladmadres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más