¿Qué quieres encontrar?

2
Pequeños gestos para cambiar el mundo

Pequeños gestos para cambiar el mundo

La juventud, clave en el cuidado de nuestro planeta

La juventud está empujando un cambio de conciencia y hoy nosotras tenemos a una invitada muy especial en el blog. Se trata de Carlota Bruna, una joven inspiradora, a la que me une la lucha por cambiar el mundo y hacerlo mucho mejor.

La conocí en Bruselas en el equipo de trabajo que hicieron con españoles influencers para que conociéramos de cerca el trabajo que se hace en la Unión Europea en materias de igualdad y conciliación así como de medioambiente.

“Se está despertando una consciencia por el planeta que generaciones pasadas no tenían apenas”

¿Quién es Carlota Bruna? Cuéntanos de ti.

Carlota Bruna es una chica de Barcelona que aunque nació en una ciudad, su corazón estaba en la naturaleza. Un día descubrió una manera de vivir que respetaba al planeta y a los animales que tanto quería, y decidió contarlo al mundo de una manera positiva para intentar dejar la menor huella posible en el planeta a través de @carlotabruna en Instagram y mis dos libros “Camino a un mundo vegano” y “Somos la última generación que puede salvar el planeta”. En menos de un mes ya será Dietista-Nutricionista.

¿Cuándo decides pasar a la acción para transmitir la necesidad de cuidar de nuestro planeta?

Cuando decidí llevar una alimentación 100% vegetal, me di cuenta que tenía la necesidad de contarlo, ya que estaba segura que había mucha gente a la que le importaba cuidar de nuestro planeta. También dio un giro mi vida en cuanto vi mi propio cubo de basura. La cantidad de residuos que generaba en un solo día me hizo reflexionar muchísimo y decidí utilizar muchos menos envases. Recomiendo mucho ver Cowspiracy y A Plastic Ocean en Netflix. Lo explican a la perfección. 

¿Qué papel crees que juega la juventud en este movimiento por la preservación del medioambiental?

Pues uno esencial. Se está despertando una consciencia por el planeta que generaciones pasadas no tenían apenas. Estamos siendo conscientes de que si no actuamos ya, no es que nuestros hijos/as no tengan futuro, si no que nosotros mismos no lo tendremos. Sabemos somos la última generación que puede salvar el planeta y aunque es una responsabilidad tremendamente grande, creo que podemos hacerlo. 

Y que joven es aquel que es joven de mente y corazón, la juventud no tiene nada que ver con un número. Este movimiento lo formamos personas que estamos dispuestas al cambio. Mi abuela y mi madre son las primeras que me acompañan a todas las manifestaciones por el clima y han cambiado su estilo de vida a uno más respetuoso con el planeta y los animales.

¿Cuáles son tus principales preocupaciones?

Intentar dejar una huella positiva en el mundo, cuidar a los que quiero y ser feliz. 

¿Crees que con la crisis del Covid-19 nos hemos hecho más consciente de que debemos respetar nuestro entorno?, ¿cambiará algo?

Tengo sentimientos encontrados. Por una parte he visto como millones de mascarillas y guantes desechables acababan en el suelo y que después acabarán en el mar y en otras partes de la naturaleza. Y por otro lado, he visto como la gente se daba cuenta que no podemos seguir a este ritmo. Que nuestra incansable destrucción del mundo es lo que estaba causando esta pandemia. Como dice el gran ecólogo Fernando Valladares, la culpa no la tiene un murciélago o un pangolín.  Comer animales en estas proporciones, deforestar los bosques y contaminar nuestras aguas, hace que no tengamos la mejor barrera contra los virus: unos ecosistemas sanos.

¿Qué pequeños gestos podemos realizar con gran impacto para preservar el mundo en el que vivimos?

Comer más vegetal, no tirar tanta comida, utilizar menos envases y saber el origen y material de nuestra ropa, por ejemplo, son cosas fáciles que podemos hacer todos.

El libro ‘Somos la última generación que puede salvar el planeta’ es toda una declaración de intenciones, ¿qué habéis querido transmitir con él?

Que hay esperanza. Que por mucho que nos haya tocado vivir en una tierra que va muriendo poco a poco, podemos hacer algo al respecto y cambiar el rumbo de la historia. Que cuidar el planeta y sus habitantes, tiene que formar parte de nuestro día a día y que hay mil cosas que podemos hacer.

¿Qué te llevo hasta la alimentación vegana?, ¿qué impacto tiene el consumo de carne en nuestro medioambiental?

Me llevó que veía que no necesitaba comer animales para sobrevivir. Iba al supermercado y me encontraba con mil y una opciones que contaminaban muchísimo menos y que no mataban a animales (que es triste pero, que solo nacen para morir y acabar en nuestro horno). Así que decidí no apoyarlo. Al final, nuestro dinero es nuestro voto, y todo lo que compramos es una forma política de decidir el mundo que queremos construir.

Y el impacto de la carne es desproporcionado. Para que os hagáis una idea, 100 gramos de carne de ternera liberan a la atmósfera 50 kg equivalentes de CO2. 100 gramos de guisantes, 0,44. Los dos, tienen un % similar de proteína uno conlleva la destrucción del planeta y la muerte innecesaria de un animal, y el otro no. 

Los productos animales son aquellos que más agua consumen, más tierra utilizan y más emiten a la atmósfera.

Y ahora un cuestionario corto…

  • Tu deseo para el futuro… un mundo más justo.
  • Qué debemos transmitir las Malasmadres a nuestros buenoshijos/as para que cuiden el medioambiental… que no hace falta hacerlo perfecto, sólo lo mejor posible.
  • ¿Cómo te ves en un futuro? Por ejemplo cuando hayan pasado 10 años… espero no saberlo, si no, ¡qué aburrido!. Lo único que quiero es verme feliz y seguir luchando por el mundo que creo que es más justo. 
  • ¿Por qué te gustaría que te recordaran? por mi incansable lucha, mis ganas de cambiar las cosas y mi alegría por las pequeñas cosas de la vida.

Han comentado...

  1. Qué bien saber que hay gente como tú Carlota, luchadora incansable y con fuerza y esperanza por un mundo mejor👌🏽
    Muy orgullosa de ti!💪🏽💪🏽 Poco a poco somos más😊

  2. Gracias por la entrevista!
    Ojalá todos tuviéramos sus inquietudes y empatía por el medio ambiente.
    Mi punto de vista es más pesimista con lo del cambio de actitud frente a la Covid-19. Con el ambiente mucho menos contaminado que se respiraba y en cuanto han soltado un poco de cuerda, otra vez los coches a la calle…es una pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más