¿Qué quieres encontrar?

62
Portarse bien o mal: lo que toda mamá debería saber

Portarse bien o mal: lo que toda mamá debería saber

HOY ESTAMOS DE ESTRENO. Para comenzar la semana con buenas noticias. No, no es nueva colaboradora. Es Olga, nuestra genial malamadre, psicoterapeuta infantil, que viene cada mes a ayudarnos a comprender mejor a los buenoshijos y a nosotras mismas como madres, a darnos herramientas para que seamos más felices y nuestra relación con ellos sea más fácil y cercana. Y sí, estamos de estreno porque a partir de ahora podréis consultarle lo que os preocupa y ella os dará respuesta en su post mensual. Así aprenderemos todas de las preocupaciones de otras #malasmadres y contaremos con la gran ayuda de Olga. De esta manera intentamos que esta sección que tanto os gusta, no sean posts individuales de temas cerrados, sino que sean participativos, creando diálogo y dando respuesta, gracias a Olga, a temas que nos importan y mucho. ¿Cómo participar? Ella os lo cuenta al final de este genial post.

CMM_quienessomos_08Podéis seguirla en  @mam_om y en su BLOG.

Un bebé está sacando los libros de la estantería del salón y tirándolos por el suelo. La mamá lo mira enfadada y le dice: ¡Los libros no se tiran al suelo! ¡Te estás portando mal!

Un niño de 4 años llega al cole con mamá y al momento de despedirse se agarra a su pierna y le suplica que se quede con él; y cuando con las súplicas no consigue lo que quiere, empieza a gritar como un poseso. Ella, que se siente observada por Dios y su madre, le grita: ¡Tengo que irme a trabajar y tú quedarte en el cole! ¡Mira los otros niños! ¡Ninguno se está portando mal!

Recuerdo a la mamá de un niño que vino a terapia, y en la primera sesión de padres me dijo: “El otro día, mi hijo me levantó la mano queriendo pegarme, y me enfadé tanto (y te asustaste tanto, pensé yo, imaginándote escenas futuras de “Hermano Mayor” en tu propia casa,) que le castigué sin fiesta de cumpleaños. ¿Te parece un poco exagerado? Es que se portó muy malCreo que ya sabía mi respuesta, pero como vi que podría encajar una broma le dije con una sonrisa: “¡Te has pasado tres mil pueblos! Tu hijo no se porta mal”. Se me quedó mirando boquiabierta.

No conozco a casi ninguna madre que no use la expresión “portarse bien, portarse mal”, u otra versión mucho más destructiva: “ser bueno/ser malo”.

Lo que toda mala-buena madre debería saber es que sus hijos no se portan mal.

Vamos a mirar el comportamiento de los niños desde otra perspectiva: la de satisfacer una necesidad. Volvamos a los dos primeros ejemplos.

El bebé está tirando los libros porque está explorando objetos nuevos, quiere ver qué pasa cuando tira algo, quiere tocar, morder; si la mamá puede verlo como que está intentado satisfacer su necesidad de explorar (que es lo que le toca por desarrollo), no necesitará decir: “te estás portando mal” y cabrearse como una mona. En lugar de eso, retirará al niño del lugar y le dará revistas viejas u otra cosa que llame su atención. O preparará el entorno para que su hijo no llegue a alcanzar objetos que ella no desea que se estropeen o se rompan.

El niño de 4 años no tiene ganas de ir al cole porque quedarse con su madre es mucho más importante para él; un niño pequeño necesita muchísimo contacto con sus padres. El niño está intentando satisfacer su necesidad de contacto, de no separación. Si en lugar de sentirse enfadada y avergonzada por la mirada ajena, hubiese bajado a la altura de su hijo, se hubiese quedado con él un poquito y le hubiera escuchado, habría podido luego decirle: “Te enfada/pone triste tener que quedarte en el cole porque preferirías estar conmigo. A mí también me gustaría. Cuando vuelva de trabajar, jugaremos a dinosaurios”. Esta es una manera de reconocer la necesidad de su hijo, al tiempo que le pone el límite necesario dadas las circunstancias.

Me imagino que estarás pensando: Sí, vale, muy bien, pero su comportamiento, especialmente el del niño de 4 años, no está bien, no es aceptable. Sobre todo, cuando afecta a terceras personas, como si mi hijo pega a otro niño o a sus padres o hermanos, o no quiere compartir nada, o no hace lo que quiero que haga en un momento dado.

Repito lo que he dicho antes. Tu hijo hace lo que hace porque está intentando satisfacer una necesidad. Pero eso no significa ni que se esté portando mal, ni que te quiera manipular, ni que lo haga para fastidiarte, ni, por supuesto, que sea un niño malo.

Y no se trata de una simple cuestión de palabras, no es una sutileza, porque las palabras son muy potentes. ¿Puedes ver el cambio en tu reacción si en lugar de pensar que tu hijo “va a por ti” piensas que está intentando satisfacer una necesidad?

Si las mamás aprendiéramos maneras eficaces de que nuestros hijos también respeten nuestras necesidades, otro gallo nos cantaría, ¿verdad? En lugar de castigarle, de enviarle al rincón de pensar, de gritarle, pegarle o amenazarle, busca maneras más sanas de que los dos ganéis y ninguno pierda. Tu hijo te lo agradecerá toda la vida. Y tú, ¿cómo reaccionas ante estas situaciones? ¿Qué es lo que más te preocupa en este sentido? Esperamos tus comentarios.

Malasmadres_consultorio

Aprovecho para deciros que, a partir del mes que viene, mi post pasará a tener forma de consulta gratuita.

¿Cómo va a funcionar?

1. Escríbeme a partir de YA a olga@mamaom.es exponiéndome lo que te preocupa en relación con tu hijo.

2. Al final de tu mail, hazme una pregunta concreta, para que así pueda ayudarte mejor. Si solo me cuentas lo que pasa, no sé de qué modo concreto puedo ayudarte.

3. Cada mes, elegiré entre las consultas recibidas una y le daré respuesta abierta, manteniendo la confidencialidad de los nombres, por descontado.

¡Un abrazo y hasta el mes que viene!

Han comentado...

    1. Anita,
      Muchas gracias. Mañana en mi newsletter regalo un poster imprimible para mamás de niños 0-12 meses sobre lo que es normal en su desarrollo cognitivo y emocional. No sé si ya eres lectora de la web…
      Un abrazo!

  1. hola Olga. Me ha hecho pensar tu sección….Pero realmente eso que dices puede aplicarse quizá a niños más pequeños. Yo, que tengo de 3, 6 y 9, no veo que portarse mal (que no ser malo)venga de las mismas razones para las 3 edades….

    Me encantaría que nos contases un poco más sobre niños un poquito mayores, no sólo peques.

    gracias y un beso
    Paula

    1. Hola Paula,

      La edad que tengan es irrelevante; si lees los ejemplos del principio, uno se refiere a un niño de 4 años. Pero como si tiene 11. Imagina una niña de 11 años que se esté peleando de forma desmesurada con su hermana menor, de modo que la cosa esté desbordada. ¿Qué está diciendo con su comportamiento? ¿Es mala, se porta mal? No. Están pasando otras cosas. Los ejemplos que pongo SIEMPRE son de casos reales con los que me encuentro, ya sea en terapia infantil o en orientación familiar.
      Espero que esto conteste a tu pregunta. En todo caso, tienes la oportunidad de hacer una consulta el próximo mes en la nueva sección si algo en concreto te preocupa. Recuerda que los nombres se mantienen en la confidencialidad!!
      Un abrazo para ti.

  2. Me ha encantado! Ojalá esta idea se difundiera más y la gente fuera más consciente de ello.
    Yo soy especialista en atención temprana e intentó explicar esto a las familias de los niños a los que doy tratamiento, ya que si modificas el modo de verlo, percibes al niño de otro modo diferente, y no lo encasillas ya en el niño malo o desobediente.
    Como profesional, creo que es esencial que los que trabajamos con niños tengamos esa formación, porque son muchos los niños que no reciben lo que necesitan del adulto y no son comprendidos y acaban siendo los malos de la clase.
    Es esencial comprender el desarrollo evolutivo del niño en cada área y respetarlo, poniendo límites sin ser autoritario o inflexible.
    Yo creo que es fundamental dejar al bebé explorar como hablas en el ejemplo, y también al niño de 4 años, dejarle expresar sus sentimientos y comprenderle mirando a través de sus ojos.
    Me ha encantado el post y ojalá lo lean miles de personas.
    Muak!

  3. Hola! Me encanta cómo planteas las cosas, yo ahora tengo un bebe de 10 meses que está empezando a gatear y se pone de pie en todo lo que puede. Entiendo su curiosidad por explorar, pero a veces no se como cortarle, por ejemplo, cuando nos “pega” en la cara, se que el está jugando y muchas veces le cogemos la mano y le decimos “no, no se pega en la cara” pero el vuelve a hacerlo hasta que al final se enfada por no dejarle hacer lo que quiere. Me da la sensación de que a lo que hoy le decimos “eso no se toca” en dos horas se le ha olvidado y vuelta a empezar. Siendo primerizos nos da miedo el pasarnos o no llegar con la educación de nuestro hijo, y es inevitable pensar si lo estaremos haciendo bien o por el contrario, tenemos un futuro caso de “Supernany” o “Hermano Mayor”, jajaja

  4. Buenos días!!!

    Me encanta este post porque mi peque hace lo mismo con los libros, y con la tierra de las plantas…
    Cuando pasa eso con los libros le explico que no son para tirar al suelo, que son para leer e intento leerle el último a ver si desvío su atención, si veo que no, lo coloco en su sitio y salimos de la habitación en busca de alguna otra cosa que pueda entretenerlo.

    Cuando pasa con las macetas… Ese es otro cantar, acabamos enfadados los dos pues al no conseguir con palabras que deje la tierra, acabamos los dos castigados sin patio durante un rato (entramos los dos en casa), luego volvemos a salir y normalmente no se acerca en un buen rato, pero al final vuelve…

    Un saludo y gracias por las recomendaciones!!!

    1. Liokuina,

      ¿Y si tienes en el patio algunas macetas con tierra solo para tu bebé? Así podrá jugar con ellas en lugar de destrozar las que tienes en plan bonito.
      Con los bebés, hay que: a veces modificar el entorno, otras enriquecerlo, y otras simplificarlo.
      Un abrazo!

  5. Me encantó este post como todos los demas. Mil y mil gracias por recordarnos esto. Es un poco difícil ponerlo en práctica sobre la marcha, pero siempre es bueno tenerlo presente y presente a ver si ya se vuelve involuntaria la correcta reacción en vez del grito y el regaño. Con mi peque de año y medio todavía me cuesta, trato de no gritar, pero es que hay dias… con tanto desorden y sobre todo cuando empieza a tirar todo al piso y pareciera que lo hiciera justo para enojarme, pero ya voy entendiendo.
    Ya te sigo en tu web y lei el pdf del tipo de madre, excelente! Para el próximo mes ya te mandaré mi consulta 😉

  6. Dios Mío! cuando he leído lo de los libros…. es que es justo lo que hace mi gordi, todo el día tirando los libros /y yo recogiendo claro, y aunque le regañas, ella sigue, estaba claro que era una necesidad superior a sus fuerzas, por que la daba igual que la regañaras, jajaja. Me has dado una grandísima idea, voy a quitar mis libros de ahí y voy a poner otras cositas suyas para que ande ahí ordenando como quiera.
    Super interesante/útil tu post! muchas gracias Olga

  7. Gracias por tu post, aquí tendrás una lectora fiel!
    Los lloros del niño de 4 años me acaba de pasar hace una hora escasa en el cole con mi hija q acaba de cumplir 5…y aunque en este caso mi comportamiento ha sido muy similar al q tu indicas hay veces q me siento perdida a la hora de actuar y aunque intento utilizar el sentido común hay momentos en los q no es tan sencillo…saludos!

  8. Mi hijo me tenía llena de mordiscos mientras le salían los dientes. Por supuesto que le daba mordedores fríos, le daba masajes en la encía y demás, pero a veces, cuando no te lo esperabas, te cogía desprevenida y te daba un bocado…Yo siempre intenté no tener reacciones bruscas, le decía que no se hacía y cuando me dolía demasiado para controlarme le pedía al padre que lo cogiera para irme a otra habitación a “maldecir” jajaja. (Al buenpadre también le dio unos buenos cuantos…)

    Desde que le salió el último diente dejó de hacerlo. Lo cual confirma que no me agredía, sólo buscaba alivio para sus doloridas encías, y quién mejor que mami? No quiero ni imaginar lo que debía dolerle a él la boca para pegar semejantes mordiscos. Pues oí consejos que iban desde que le pegara en la boca a que lo mordiera yo a él (a un bebé!!!!) Así que me temo que queda mucha tarea por hacer en este tema.

    Aprender a ver la maternidad desde el punto de vista de las necesidades del niño y no de las expectativas de los adultos debería ser obligatorio para cualquier persona que vaya a ser madre/padre. Yo tuve la suerte de que en una de nuestras clases de preparación al parto tuvimos una magnífica exposición sobre este tema y doy gracias de no haberme convertido en la madre que creía que iba a ser.

    1. Ah!! y por supuesto no soy perfecta y tengo mis días malos, de esos que piensas “ya no tengo fuerzas para ser comprensiva” y quiero gritar como una loca!!! Sólo que son menos de los que podrían haber sido y que soy consciente de ello y trato de evitarlo. Es que leí mi comentario y parecía escrito por una buenamadre abnegada…me echan del club!!

  9. Hola Olga!! Me ha hecho pensar este post… y mucho!! A veces sobre la marcha creo que no controlo mucho cómo riño a mi peque (20 meses) y luego me doy cuenta que a veces la riño demasiado, pero hay situaciones que no sé muy bien cómo actuar… Creo que voy a empezar a seguir tu blog (que no conocía) porque me parece super interesante tener unas pautas para determinados comportamientos de los buenoshijos

    Gracias y un besín!

    1. Muchas gracias, Irene, y bienvenida a mi blog si es que empiezas a seguirlo.
      Cualquier cosa que necesites, ya sabes dónde estoy.
      Un abrazo!

  10. Mi hija de 4 años se agarra a mi pierna como una lapaaaa!! Y la de 17 meses ha aprendido de la mayor!! Siempre llego al trabajo con los pantalones arrugados y llenos de mocos! Paso de ponerme medias!
    Lo he intentado todo; ponerme a su altura e intentar calmarla, darla muchos besitos, decirla que cuando vuelva a recogerla la traeré muchas chuches…. No me sirve nada. Al final, suelen ser las profes quien me echan una mano y se la llevan a jugar mientras que yo me voy escuchando sus berridos y con un gran sentimiento de culpa y de malamadre por dejarles con otra persona (esto me pasa sobretodo cuando dejo en la guardería a la que tiene 17 meses)
    ¿Algún otro consejo?

    1. Marta,
      ¿La verdad? Es un tema a mi entender muy complicado… Y con muchos Ya haces bien lo que estás haciendo (excepto lo de las chuches… jajaja), pero cuando se trata de separarse de mamá, los niños no entienden de razones, menos aún los bebés de 17 meses. Me gustaría poder decirte: haz esto y tus hijas dejarán de llorar, pero no sería realista. Tus hijas acabarán adaptándose a estar sin ti, pero van a necesitar su tiempo. Y en ese tiempo, llorarán… Así es la vida de las mamás que trabajan fuera de casa y que llevan a sus hijos a guarderías/coles con poco espacio para las adaptaciones… Como digo, en este caso concreto de las separaciones es muy difícil.

  11. Genial,me ha encantado!! además puedo decir,que yo personalmente he visto una teansformación en mi buenahija de 4 años. Hart@s en casa de regañarla e incluso gritar para que nos hiciera caso y así conseguir nuestros “objetivos”conseguiamos todo lo contrario.Al final decidimos darle la vuelta a la tortilla y hacer justo todo lo contrario,y podemos decir que parece que nos esta funcionando.

    Supongo que vendrán dias donde algún que otro “quejió” nos saldrá…pero realmente,menos gritos y menos malas caras y más”charlas-negociables” dan su fruto.

    Gracias por estos buenos consejos!!

  12. Yo hay algo que aprendí antes de ser mamá y que hoy en día pongo en práctica con mi hija (3 años), es el refuerzo positivo.
    Siempre que puedo le digo lo maravillosa que es,lo que me gusta cuando está tranquila jugando, lo bien que come solita…etc.
    Cuando “se porta mal”, es cierto que no es algo que ella haga de forma consciente para ser “mala”, así que yo le intento explicar de forma sencilla porqué no lo debe hacer. Quizá me paso de explicaciones porque aún es pequeñita para razonar, pero me sorprende muchas veces con sus reacciones y los comentarios que me hace.
    Creo que como bien dices, el repetirle a un niño “que se porta mal”, es ponerle la etiqueta de “niño malo”, y es peligroso en un futuro en el que el niño pueda asumir ese roll de “malo” porque es lo que viene escuchando siempre en su casa.

  13. Me ha encantado conocerte. Tengo una bebe de 3 semanas y ya voy a empezar a seguirte. Como madre primeriza se agradece inmensamente este apoyo. Muchas gracias Olga por compartirlo con todos! Un abrazo

    1. Carolina,
      Felicidades por tu bebé y recordarte que mañana en la web regalo a todas las lectoras de la newsletter un póster tamaño A4 sobre el desarrollo cognitivo y emocional de los bebés 0-12 meses, que te puede venir muy bien.
      Un abrazo!

  14. Muchas gracias por los consejos! Es cierto que mirar desde otra perspectiva te hace darte cuenta de que son pequeños exploradores que solo quieren conocer mundo. Además estoy de acuerdo en que las etiquetas (niño bueno-malo-cotilla) no hacen bien a nadie. Estaré atenta a tus aportaciones!!!

  15. ¡Hola!
    Pues los dos casos los he vivido con mis hijas… Con el tema de los libros, dejé a su alcance sus libros de bebé y unos míos que tampoco me importaba mucho que los menease. Así que me armé de paciencia para hacerle comprender que los libros de mamá no son para jugar y que los suyos sí. Esto suena fácil pero fueron meses (sí, en plural) de “NOes” continuos, de “estos sí, estos no”… hasta que se hartó de ese juego (dudo que en ese momento realmente lo entendiese, pero bueno, el resultado fue el mismo).
    El tema del cole con 4 años, así como por inspiración divina hice eso de bajarme a su altura, abrazarla, explicarle que mamá tenía que ir al trabajo… y he de reconocer que servía más bien de poco. Entraba en bucle igual. Y claro, yo perdía la paciencia (mejor no hablo de los horarios), le acababa dando la consabida voz de “pórtate bien ya y deja de llorar, que mamá se tiene que ir”… y al final (semanas después) se le ha acabado pasando. Y me da la sensación de que más por asumir que ha vuelto a la rutina del cole que por entender lo que pacientemente trataba de explicarle o por la regañina y enfado final.

    1. Cecilia,
      Mi opinión es que lo hiciste muy bien con tu bebé, poniendo a su alcance cosas que sí pudiera tocar, es decir, modificando un poco su entorno.
      En cuanto a tu hija de 4 años, claro que dejó de montarte la pataleta porque los niños acaban sobreadaptándose a lo que les impongamos. Porque no les queda otro remedio. Creo que tú esperabas que con tus explicaciones ella entendiera y cambiara su comportamiento, y como no ocurrió tú perdiste la paciencia, y por lo que veo, ¡¡también tus horarios!! No siempre vamos a conseguir que los niños entiendan, acepten, se comporten enseguida como queremos; tal vez en un mundo ideal sí, pero como vivimos en el real, pues eso. Como he dicho en otro comentario, el tema de las separaciones es complicado para un niño, sobre todo si acaban de pasar todo el verano con sus papás. Da igual que ya lleven un año en el cole. Podría seguir hablándote del tema, pero no es este el lugar adecuado, aunque me das pistas para tratarlo en algún post de mi blog. ¡Gracias!

  16. Hola
    Me ha encantado el post. Yo tengo un peque de 4 años y siempre he procurado ser dialogante, aunque llega una hora del día que mis pilas están agotadas y me sale la parte de bruja, malamadre que no razona,jeje, soy bipolar, lo reconozco. Además me ha salido un peque que habla por los codos, ¿tendré la culpa yo de tanto hablarle? Jajaja! saludos

    1. Ada,
      A todas se nos acaban las “pilas” en un momento u otro, está claro…
      De ahí la necesidad de encontrar otras motivaciones, ¿no?
      Un abrazo!

  17. A veces es taaaaan difícil bajar a su altura y ponerse en su piel…
    La teoría dice que tienen una necesidad que cubrir, y obviamente no lo hacen para estropearte el día, pero a veces te pilla taaan agotada, cuando tienes dos hijos de edades diferentes y cada uno tiene sus necesidades (y están las tuyas por supuesto)…bufff, te leeré encantada!
    Seguro que tus consejos me irán divinamente!

    1. ¡Nadie dijo que fuera fácil, eso está claro! Llevamos una vida muy rápida, tenemos poco tiempo… tantas cosas a tener en cuenta.
      Un abrazo!

  18. Y como se hace en la vorágine del día? Hoy sin ir más lejos mi hijo de dos años y medio empujo a una niña por querer subirse al tobogán yo lo quite del medio y me lo lleve diciéndole que eso estaba muy feo y que mama no iba a permitir esas reacciones…a los cinco minutos me sentí fatal recordando toooodo lo que lei de psicología infantil y no puedo poner en práctica…me sale el reto antes que la palabra o negociación…me sale el “te has portado fatal” antes que él resaltar los buenos comportamientos….y si, como malamadre siento a supernany y a hermano mayor respirandome en la nuca con cada acto incívico de mi pequeño……ayyyyy la maternidad!!!

  19. Este post de hoy me viene al “pelo” porque he empezado la semana con un cita con la maestra del Mayor (8 primaveras) por “mal comportamiento”. Parece ser que la semana pasada, mi Mayor, tras haber hablado más de la cuenta, no se había enterado del ejercicio que tenía que hacer, pidió explicaciones a la maestra que se las dió someramente, no entendió lo que tenía que hacer y de rabia tiró los bolis al suelo. No me extraña nada, nada porque en casa se comporta parecido. ¿ cómo hecerle entender que las normas estan para respetarlas? Que son necesarias para que la clase “funcione”.
    Te he mandado un mail explicandote en detalle la situación y un consejo sería más que bienvenido. Gracias.

    1. Laura,
      Gracias, he recibido tu mail. Lo guardo y cuando reciba todos elegiré uno para responder el mes que viene. ¡Siento no poder atender todos los mails!
      Un abrazo!

  20. Olga genial.Te necesitabamos.Yo voy al psicologo con toda la familia.Pero a un asi es miy dificil .No perdere tus consejos.Gracias por tu ayuda, tu tiempo y a Laura por todo lo que hace por el club.

  21. Marta,
    ¿La verdad? Es un tema a mi entender muy complicado… Y con muchos Ya haces bien lo que estás haciendo (excepto lo de las chuches… jajaja), pero cuando se trata de separarse de mamá, los niños no entienden de razones, menos aún los bebés de 17 meses. Me gustaría poder decirte: haz esto y tus hijas dejarán de llorar, pero no sería realista. Tus hijas acabarán adaptándose a estar sin ti, pero van a necesitar su tiempo. Y en ese tiempo, llorarán… Así es la vida de las mamás que trabajan fuera de casa y que llevan a sus hijos a guarderías/coles con poco espacio para las adaptaciones… Como digo, en este caso concreto de las separaciones es muy difícil.

  22. Hola Olga,

    Estoy reflexionando tras leer tu post. Yo nunca he dicho a mi niña “eres mala”, pero sí le he dicho “ahora te estás portando mal”. Para mi, no es la misma cosa. Me gustaría que nos aconsejaras cómo indicar que un comportamiento está mal sin usar esa expresión.

    Gracias

  23. Un post muy interesante. Ojala y me hubiera dado cuenta yo antes con mi primer hijo. Soy mama de tres niños uno de 8, uno de 5 y el pequeño de 17 meses. Con el primero pagamos el pato y el encasillamiento tambien, pobre mio con el segundo algo menos y menos mal que con el ultimo me he dado cuenta que solo quiere investigar, descubrir, jugar cuando hace algo mal simplemente lo dejo todo y si lo tengo que quitar 200 veces del sitio lo quito.
    Ahora me toca desencasillar al primero y dedicarle mas tiempo y que vea que no es un niño malo simplemente un poco travieso. Aunque me esta costando porque constantemente quiere llamar mi atencion.
    Gracias por el post.
    Besos

    1. Me alegro que te guste la idea, y aprovecho para dar las gracias por vuestra confianza a todas las mamás que ya me habéis enviado una consulta.

  24. Muy buena recomendación, sin duda leeré tu blog. Lo de enfocar las cosas de otra manera lo aplicaría también en otros contextos, es un gran consejo. Alguna vez le he dicho a mis bebés de 8 meses que son malas… Me he sentido fatal enseguida. Poco a poco iré mejorando!

    1. Claro que sí, Mar, siempre hay oportunidades de cambiar las cosas; no somos perfectas, y seríamos un coñazo si lo fuéramos.
      Un abrazo!

  25. Olga me ha encantado, te seguiré con interés, ya q mi hijo mayor con 26 meses es un explorador nato y eso de sacar todo lo que pilla y tirarlo al suelo le encanta y ahora a descubierto q saltar es divertidisimo desde encima de la mesa

  26. Mi hijo, que cumple 4 años mañana, le pegó hoy un puñetazo a otro compañero jugando al fútbol. La profesora estaba indignada y yo he llamado a la mamá del otro niño para pedirle disculpas porque no entiendo que tenga esta actitud cuando juega al fútbol o cuando no quiere que le quiten algo o quiere que se lo den.No es que lo haga a menudo pero sí que le noto muy alterado en determinadas situaciones, ¿qué puedo hacer?

    1. Carmen,
      Tu consulta debes enviarla a olga@mamaom.es, porque de lo contrario no sería justo para las mamás que me han hecho sus consultas via mail. Espero que lo entiendas. De todos modos, para darte una pista, te pido que en lugar de decir”no entiendo que tenga esa actitud” intentes ponerte en su piel y veas a ver qué puede estar sintiendo. Ojo, eso no quiere decir justificar su comportamiento. Pero de otro modo nunca podrás ayudarle bien.

  27. Querida Olga.. Me he quedado pasmada cuando he leído este post porque precisamente hoy he perdido los estribos con mi peque de casi cuatro años, que dominado por los celos, estampó a su hermano, de dos años, contra un mueble. Mi pregunta es.. En situaciones así, cómo no pensar que se trata de un “mal” comportamiento? Cómo hacerle ver que “eso no se hace”, que pegarle tan violentamente a su hermano está “mal”.. Aun siendo consciente (yo) de que son celos, no se me ocurre otra forma d razonar con él q no sea hacerle ver q “se ha portado mal”.. En fin, muy confusa. Mil gracias x leer mi rollo guapa….

    1. Verónica,
      No es lo mismo decir “te estás portando mal”, que decirle: “Estas muy enfadado con tu hermano porque…, pero en esta familia no pegamos. Enséñame lo enfadado que estás en este dibujo (y le das papel, o usas otras estrategias para expresar el enfado)”. Si te limitas a “hacerle ver”, te pierdes la emoción que hay debajo, que necesita ser expresada: en este caso, rabia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más