¿Qué quieres encontrar?

30
Primeros auxilios infantiles

Primeros auxilios infantiles

¿Cómo actuas en caso de accidente?

  1. Rápido, con calma y paciencia.
  2. Te paralizas y no sabes qué hacer.
  3. Gritas “socoroooo” lo más alto que puedes.
  4. Dejas que el buenpadre o la buenabuela actúe.

De todas las opciones la primera es la única válida. Lee el post de hoy con los interesantes consejos de nuestra colaboradora Raquel López.

 

Malasmadres-Raquel-Mamifit

*Podéis seguirla en facebooktwitter e instagram.

No importa lo diáfana que sea una sala, que la hayamos recorrido un millón de veces en busca de posibles peligros… Los peques tienen un don para encontrar esa tuerquecita que no habríamos visto ni con ojos de halcón, o para subirse a una silla que, pegada a la pared (y cuando digo pegada, es pegada), parecía imposible de moverse. Pues señores y señoras, esa tuerca aparecerá y esa silla se moverá. Sí o sí.

Desde que soy madre me he convertido en una especie de spiderwomen, que saca su sentido arácnido infinitas veces al día. Una aprende a estar haciendo alguna cosa (cualquier actividad rutinaria) y, a su vez, tener los sentidos trabajando al 200% por aquello de que algo va a pasar. Sí o sí.

Y es que nuestros pequeños no ven el peligro, por lo que los primeros auxilios para niños y bebés son de vital importancia. Por eso, tener nociones básicas de primeros auxilios es fundamental.

Cuando un buenhijo llega a tu vida, la caja de los temores de destapa. Es cuando comienzas a sentir lo que de verdad es el miedo. Y entonces te ríes de aquellas absurdas preocupaciones que tenías antes… Bendita ignorancia. Algunos más que otros, está claro, pero incluso yo, que presumo de ser una malamadre valiente y poco paranoica, soy capaz de visualizar centenares de peligros al día que acechan a mi pequeño. Me resulta increíblemente fácil imaginarme todo tipo de situaciones problemáticas que antes no existían para mí. Muchas veces pienso que en el paritorio, cuando damos a luz, nos meten un chip que dice algo así como ‘señora, ahora va a usted a sentir lo que es el verdadero miedo’. Y me comentan, esas malasmadres expertas con niños adolescentes, que esto va a peor. ¡Ay mamita!

Hoy, sin ir mas lejos, he avisado al conserje de mi edificio sobre un objeto que veía cual cuchillo afilado en el parque infantil (nada de eso, pero en ese chip que nos meten también va un apartado de exageración), así que le pedí que lo quitase. “Será paranoica”, pensaría él.

Bromas aparte, la primera actuación de primeros auxilios es evitar los peligros, aunque quedemos como madres primerizas asustadas y cansinas. Mi supervivencia y mi estado mental son prioritarios en mi subsistencia. Poquito me importa que me traten como una histérica, la verdad.

Esperemos que nunca tengáis que enfrentaros a una situación en la que tengamos que salvar la vida de un bebé. Sin embargo, puede suceder y lo mejor es estar preparados. En 2015 tuve que actuar en dos ocasiones con unos peques que se atragantaban porque sus mamis se habían puesto tan nerviosas que no sabían ni donde tenían las manos.

Los bebés pueden ahogarse con alimentos o juguetes, caer en el agua de la bañera o piscina, asfixiarse con cordones de ropa, cortinas o bolsos…

Entre otras cosas soy técnico de emergencias, he sido voluntaria del Samur varios años, y desde que Noah llegó a mi vida he querido recolocar todo en mi cabeza y hacer una pequeña guía de primeros auxilios en lactantes y pequeños. Hoy en día , nadie está libre de sufrir accidentes, y los primeros minutos son vitales para la recuperación.

Fue entonces cuando hablé con Amanda Rodriguez, Matrona de Ilita Mujer y Maternidad y decidimos organizar talleres de primeros auxilios infantiles para poder ayudar a todas las mamis que me pedían ayuda al respecto. Es un taller que nos demandan cada vez con más asiduidad, pero os voy a explicar por encima las cosas que considero importantes que conozcáis.

Espero que nunca las tengáis que poner en práctica, pero no está de menos saberlo.

  1. La primera regla básica es mantener la calma (qué lista, estaréis pensando algunas… Lo sé, pero en la medida de lo posible, hay que hacerlo). Esto no solo facilita la actuación y maniobras, sino que da seguridad al pequeño.
  2. La rapidez con la que reaccionemos será la diferencia entre un buen susto y un susto demasiado grande. ¡Templanza! Si no tienes nociones, es mejor no actuar, solo hay que solicitar ayuda y acompañar al pequeño para mostrase que estás a su lado.
  1. Hay que marcar objetivos:

– En accidentes graves, lo más importante es salvar la vida del pequeño.

– Evitar lesiones posteriores.

– Llamar al 112.

– Calmar al pequeño.

–  Controlar respiración y pulso.

– Si no respira y su color se torna azulado, indica que puede estar atragantado con algún objeto. Intentar hacer que lo expulse.

Lo que NUNCA debemos hacer:

– Dejar a la víctima sola.

– Tocar heridas sin protección.

– Mover a la víctima sin necesidad.

– No atender hemorragia.

– Suministrar medicinas, alimentos o bebidas.

A menudo decimos en nuestros cursos que debemos aplicar algo de pura lógica, pero entiendo que no siempre recordamos con los nervios cosas como:

– Lavarnos las manos antes de empezar a curar.

–  No retirar objetos de las heridas.

–  No usar algodón en las curas ni alcohol.

–  Evitar aplicar betadine, y un largo etc.

 

¿Y las hemorragias nasales?, ¿cómo debemos actuar?

La actuación recomendada es precisamente la contraria a la que nos han hecho toda la vida. No hay que echar la cabeza hacia atrás, al revés, hay que dejar salir la sangre inclinando hacia delante al peque. Todo un mundo de mitos.

Puedes encontrar muchísima información y tutoriales por Internet de cómo hacer que expulse objetos, cómo hacer una reanimación cardiopulmonar, cómo tratar ahogamientos, heridas, quemaduras… Pero mi mejor consejo es que hagas un taller o curso.

Así que si te interesa, ya sabes, ponte en contacto conmigo para recomendarte los mejores cursos y, por supuesto, para resolver cualquier duda.

Y vosotras malasmadres, ¿habéis tenido que actuar en algún accidente con los buenoshijos?, ¿cómo lo hicistéis?

Han comentado...

  1. Un día en el parque un niño mucho mayor que él se tiró encima de mi hijo y este se abrió la barbilla contra el suelo. La mamá de la joya lo cogió de la mano y despareció tan rápidamente como pudo de la escena. Sin embargo una niña encantadora y su madre me dieron gasa y agua oxigenada mientras tratábamos de tranquilizar al pequeño que sangraba mucho. Me ayudaron a parar un taxi y acabe en el hospital donde le pegaron la herida. La verdad es que no estaba asustada sino muy enfadada! Tenéis que saber que me crié con dos hermanos que eran tan conocidos en la consulta del pediatra por sus constantes roturas de huesos y heridas que este amenazó a uno de ellos con cortarle el brazo si volvía a consulta con otra fractura! Jajaja la verdad es que eran tan brutos que ya los cosían sin anestesia:
    Menos mal que mi hijo no ha salido como ellos!!!

    1. jajaja. Que bueno lo de tus hermanos y que mal lo de la mami desparecida.. en fin. Lo bueno es que todo quedó en un mal recuerdo sin secuelas.

      Un abrazo!

  2. Mi hija, con 4 años, se metió en los orificios nasales un par de bolitas de plástico amarillas que formaban parte de una planta de plástico que tenía en la mesa del balcón. Aparece en el comedor tocándose la nariz y me dice que “mira lo que tengo”. Instintivamente empieza a sorber hacia arriba. ¡Noooooo! No hagas eso!!!! Para!
    Me voy a coger el aerosol de agua de mar refunfuñando y preguntándome/le ¿por qué?…
    Al final con agua de mar y diciéndole que tirase aire fuerte por la nariz, como cuando te suenas los mocos, conseguí que las 2 bolas saliesen disparadas….
    Sustos….

  3. Con el buenhijo1 tuvimos un pequeño susto: cogió el frasco de aceite de almendras y lo inclinó para beber, al no saber si había bebido o no llamamos al 160 y expliqué todo lo que había pasado con tal sorpresa que con los nervios lo que había marcado era el 016 😀
    Mi marido y yo reíamos de tantos nervios… por suerte no fue nada al final. Desde ese día, calma es nuestra primera regla, y así llevamos con los dos buenoshijos en casa que no paran de explorar y poner a prueba todos nuestros sistemas de seguridad!!!

  4. Precisamente anoche tuve que hacerle a mi hija de 6 años la maniobra de heimlich. Se atragantó con un trozo de carne y cuando la vi, estaba encima del plato dando bocanadas e intentando coger aire. No sé ni cómo actúe, pero la agarre por detrás y le di un golpe seco en la boca del estomago, gracias a dios expulsó la carne.
    Ella a los 5 minutos se estaba comiendo un flan…yo llorando como una magdalena!

  5. Hola! Me gustaría hacer un curso, vivo en Zaragoza. Me podrías recomendar algún sitio??
    Muchas gracias

  6. Afortunadamente para estos casos, soy enfermera y si se presenta alguno se cómo actuar. Lo que me asombra y mucho es que cuando le dices a alguna persona lo que tienes que hacer en tales situaciones, no te hacen ni caso!!! Cómo lo que explicas de la hemorragia nasal…..les dices “así no, la cabeza para abajo” y hay gente que te mira con cara rara porque cómo así se ha hecho toda la vida…..En fin lo primordial es prevenir pero con los buenoshijos nunca se sabe.
    Enhorabuena por el post.

  7. El último susto fue con el #buenhijo, se le quedo un mejillón entre el aparato dental y la garganta. Le abrí bien la boca, y como una marisquera experta, cogidas molusco entre mis dedos y tire suavemente. También he sacado un dado del parchís del orificio nasal, esta vez apreté bien el otro orificio y a sonar se dijo. En fin que toda ayuda es bienvenida, gracias

  8. Hola, estoy muy interesada n hacer un curso de primeros auxilios, a poder ser por Alcalá de Henares u online, y me encantaría q fuera especializado en bebés y niños, gracias.

  9. Cuánta razón con lo del chip del miedo….es así y no hay otra.

    Obviamente toda la calma que podría mantener con otros niños, se esfuma en cuanto son mis hijos….hace un tiempo, uno de los buenosmellizos salió corriendo con tanto ímpetu que chocó contra un banco a la altura de la cara. Yo detrás vi como rebotaba y caía al suelo. Silencio de 3segundos seguido de llanto brutal, que mostraba la boca ensangrentada….me empezaron a temblar las piernas y se me aceleró el corazón….y de pronto, como salido de la nada, aparece un padre del cole, que yo sabía que era enfermero!, para mi fue como si llegara el príncipe azul, creo que incluso lo vi a cámara lenta…y antes de que me diera cuenta ya le había endiñado a Mateo en los brazos-“míralo tu, que me voy a desmayar”, creo que le dije….vergonzoso…Creo que recuperé la fuerza conduciendo a toda mecha,sacando pañuelito blanco al hospital a que le dieran los puntos

  10. Cuánta razón con lo del chip del miedo….es así y no hay otra.

    Obviamente toda la calma que podría mantener con otros niños, se esfuma en cuanto son mis hijos….hace un tiempo, uno de los buenosmellizos salió corriendo con tanto ímpetu que chocó contra un banco a la altura de la cara. Yo detrás vi como rebotaba y caía al suelo. Silencio de 3segundos seguido de llanto brutal, que mostraba la boca ensangrentada….me empezaron a temblar las piernas y se me aceleró el corazón….y de pronto, como salido de la nada, aparece un padre del cole, que yo sabía que era enfermero!, para mi fue como si llegara el príncipe azul, creo que incluso lo vi a cámara lenta…y antes de que me diera cuenta ya le había endiñado a Mateo en los brazos-“míralo tu, que me voy a desmayar”, creo que le dije….vergonzoso.. recuperé la fuerza, de camino al ambulatorio, conduciendo como loca mecha,sacando pañuelito blanco….

  11. Yo tuve un buen susto cuando el buenhijo1 tenía 11 meses. Me llamaron de la guarde porque tenía un poco de fiebre y no le bajaba con los antitérmicos, así que le recogí y me lo llevé a casa. Le quité la ropa para dejarle fresco, me lo senté encima apoyado en el pecho para que descansara y empecé a notar que respiraba como lento, y al separarlo de mi vi que estaba azulado, y totalmente lacio. Entre en shock completamente porque pensé que se me estaba muriendo ahí mismo. En ese momento no supe reaccionar para centrarme un segundo mirarle el pulso, por ejemplo. Me bloqueé por completo y salí a la escalera a pedir ayuda, pero no había ni un maldito vecino, pleno agosto, todo el mundo de vacaciones. Por suerte en ese lapso de tiempo que debieron ser 10 segundos aunque a mi se me hizo eterno, Enzo volvió a respirar y volvió en sí. Tal cual me lo metí en el coche y me fui al hospital. Por suerte el susto tuvo nombre en seguida después de varias pruebas, síncopes febriles, o convulsiones febriles atípicas. No convulsiona, sino que su cerebro “resetea” el sistema quedándose en off unos segundos y volviendo en sí él solo.
    Después de esta vez vinieron unas cuantas más, pero ya sabiendo a qué nos ateníamos y sabiendo que cada vez que tenía fiebre era muy probable que le pasara, y de hecho le pasaba.
    Hicimos un curso de primeros auxilios de la Cruz Roja que por suerte nunca hemos tenido que poner en práctica, pero desde luego nos dio mucha tranquilidad mental y sobre todo, seguridad, saber que teníamos las herramientas necesarias por si en algún momento las tuviéramos que necesitar. Y desde que lo hice lo recomiendo y creo sinceramente que debería ser un curso que se diera en los colegios, todo el mundo debería saber un mínimo de primeros auxilios, no sólo los padres para posibles accidentes de sus hijos, porque cualquier persona se puede atragantar, o cortar, o caer…
    Por suerte los síncopes han desparecido ya 😉

    1. Wow Natalia….vaya SUSTAZO.
      Pero si, eso pasa y es muy común, a mi pareja le da por convulsionar…
      Estoy totalmente de acuerdo contigo, debería ser algo obligatorio en coles, talleres de primeros auxilios infantiles.
      Sin duda nos ayudarían.
      Un saludo y un abrazo enorme a tu chiquitín.

  12. Muy interesante el artículo
    Tener un conocimiento sobre primeros auxilios es básico y mas siendo para bebes o niños

    Comparto

  13. Mi hija se atragantó con miga de pan. Mi solución fue quedarme plantada sin reaccionar.. Menos mal que mi chico estuvo rápido, la sacó de la trona y con golpes en la espalda se lo sacó. Él ya tenía conocimientos de primeros auxilios, afortunadamente. Después del susto, a llorar de los nervios. Conclusión: Necesito uno de esos cursos. ¿Dónde se imparten?

    1. Menudo susto Jennifer, se pasa fatal. Suerte que tu chico estaba a tu lado, aunque seguro tu también hubieras reaccionado.
      Escríbenos para darte fechas de cursos y así estar mas segura si sucediera de nuevo (Que no sucederá;)
      raquel@mamfit.es

  14. Mi buenhijo cuando era pequeño estaba sentado en la trona con un muñeco que tenia un sombrero como de dormir con una punta muy larga, total que se la tragó, la punta claro el muñeco se quedó fuera y se empezó a poner azul. Entonces recordé un artículo de la revista ser padres que decía que cuando se ahogan los tienes que poner boca abajo y darle unos toquecitos en la espalda, total que eso hice y fue genial, escupió el muñeco y volvió a respirar. Un susto. Creo que seria interesante que en las escuelas impartieran un curso para padres de primeros auxilios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más