Side Area

¿Qué es el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad?

¿Qué es el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad?

Quien no ha oído alguna vez frases como “este niño es que no para quieto un segundo, o esta niña no se entretiene con nada”. Frases que a veces desatan los miedos de los padres ante un posible ‘Trastorno del Déficit de la Atención e Hiperactividad’. De esta manera nos llegó la consulta de una Malamadre que nos lo sugería como tema. Alejandra Melús, experta y colaboradora nos explica qué características presentan los niños con este trastorno. 

fichas-alejandramelus

*Podéis seguir a Alejandra en FacebookTwitter y en su BLOG.

¿Quién no conoce a un buenhijo o buenahija, ya sea propio o ajeno, que no para quieto, que no es capaz de sentarse ni para comer, que cambia de actividad en lo que dura un pestañeo y que disfruta sin parar de moverse por toda la casa a un ritmo que es casi imposible de seguir por la vista de cualquiera?

Muchas veces ante estas conductas, totalmente habituales en los niños, siempre hay alguien que deja caer las típicas frases “este niño parece hiperactivo. Es que no para quieto ni un segundo. No centra la atención en nada”. Y con estas frases llegan los miedos y quizás también la hora de replantearse si esto puede ser o no cierto, si es o no normal que los niños no paren quietos nunca o si es verdad que quizás haya otro tipo de niños que se quedan leyendo el periódico con tres años en el sofá solitos o haciendo manualidades durante horas en silencio como otros cuentan que hacen sus hijos o los de la vecina.

Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto?

Ante todo debemos saber que los niños son eso, niños. Que en su mayoría se mueven, y mucho, y que disfrutan de las diferentes etapas que les corresponde disfrutar; explorando, descubriendo el mundo con su cuerpo y sus sentidos, tocando, trepando, saltando, gritando, cantando y saboreando cada uno de los momentos que tienen a su alcance.

Entonces, ¿la actividad continua en los niños es “normal”?

Sí. Si tu hijo tiene entre 0-12 años y disfruta explorando el mundo, es algo natural y que va asociado a su momento evolutivo. Aunque también es igual de común que los niños tengan momentos para todo dentro de su día a día, con espacios de descanso, de atención continuada, de relajación o concentración, sabiendo emplear en cada momento las estrategias adecuadas para cada acción según su desarrollo y la etapa en la que se encuentren.

Pero ¿qué sucede cuando comienzan a hablarnos del TDAH o nos plantean este posible diagnóstico? ¿Qué es el TDAH? ¿Cómo puedo saber si mi buenhijo o mi buenahija lo padece?

Lo primero de todo, como siempre os digo, es acudir a los profesionales adecuados: pediatra y centro escolar. En este post podéis encontrar información sobre ello pero quien realmente os puede ayudar es vuestro profesional de referencia.

Ellos serán quienes mejor nos informen y asesoren sobre aquellos criterios o síntomas que observen y valoren en nuestro hijo, tanto en ese espacio como a través de evaluaciones o pruebas diagnósticas o derivación a otros especialistas.

Y, ¿qué es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es conocido comúnmente por sus siglas TDAH. Se trata de un trastorno que suele cursar principalmente con estos tres síntomas o signos: falta de atención, hiperactividad e impulsividad. Hasta hace unos años no se contemplaban subtipos dentro de su clasificación y diagnóstico, pero en la última actualización del manual DSM-V se han descrito tres presentaciones distintas, debido a las diferencias entre sí en el curso y la presentación del mismo trastorno: presentación combinada, presentación predominante con falta de atención y presentación predominante hiperactiva/impulsiva.

Así mismo en el manual DSM-V se describen los criterios diagnósticos principales divididos en dos síntomas: Inatención e Hiperactividad. Para poder plantear un posible diagnóstico de TDAH, se deben cumplir al menos seis de estos criterios diagnósticos de alguno de los dos epígrafes anteriormente mencionados, ya sea de manera individual o mixta.

Además se especifica que deben ser síntomas que han estado presentes antes de los 12 años (al menos alguno de ellos). Estos síntomas deben darse al menos en dos espacios diferenciados (colegio/ casa/ actividad extraescolar), y deben afectar al desempeño de actividades y a la vida diaria en varios ámbitos (social/ escolar/ familiar).

A continuación os dejo en las siguientes tablas los criterios diagnósticos tal y como vienen detallados en el manual DSM-V:

1.Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o desarrollo que se caracteriza por (1) y/o (2):

tdah1

tdah2

Como podéis observar, los criterios pueden ser diversos y lo que muchas veces podemos considerar como un niño con TDAH puede ser un niño inquieto o movido, por lo que emplear el término “hiperactividad” debe ser reducido únicamente a aquellos casos en los que se tenga seguridad y haya habido una valoración por parte del equipo de profesionales pertinente.

Y tu, ¿conocías el TDAH? ¿Convives con este trastorno y te gustaría compartir tu experiencia? ¿Fue sencillo el diagnóstico?

diploma-Malamadre

22 Comentarios
  • Maria Martinez

    17 Enero, 2018 a 7:58 am Responder

    Gran artículo!! Por otra parte me encantaría que dentro de esta linea un día pudieseis hablar de otros trastornos como es él déficit madurativo, que implicaciones tiene, como se detecta y si es cierto que es él primer paso para la detección de una inteligencia límite o simplemente algo que con ayuda y tiempo se soluciona. En que edad se hace evidente?
    Muchas gracias

    • Alejandra Melús

      17 Enero, 2018 a 8:45 am Responder

      Muchas gracias María! Lo tendremos en cuenta para próximos post. Un abrazo

  • Francisco José

    17 Enero, 2018 a 8:15 am Responder

    Hola buenos días.
    Buen artículo.
    Soy padre ¡¡¡¡
    ¿porque esa referencia a las madres solamente?.

    • Malasmadres

      17 Enero, 2018 a 12:13 pm Responder

      Buenas tardes Francisco José,

      Al ser un Club de Malamasmadres solemos usar este término y dirigirnos a las Malasmadres pero, por supuesto, estos posts son para todos, madres, padres o aquel que esté interesado. Mil gracias por la apreciación.

      Un abrazo!

  • María Feixas

    17 Enero, 2018 a 8:54 am Responder

    Buenos días, muy buen artículo. Mi buenhijo (8 años) tiene TDAH Combinado, sólo quería compartir un poco de mi experiencia. En nuestro caso fue el colegio el que dio la voz de alarma, casi desde infantil y, al principio, no quieres verlo, da miedo, lees mil cosas sobre el tema y entras en un caos emocional… si encima te nombran la palabra “MEDICACION” ya ni te cuento, la culpabilidad es inevitable (¿que hemos hecho mal?). Mi hijo era el típico niño que no para, siempre castigado, enfadado y muy autodestructivo (emocionalmente hablando), tenía el autoestima por los suelos, no entendía lo que pasaba…. Por fin llega el diagnóstico y se abre un abanico de posibilidades, el colegio se vuelca al 200% con él y vas viendo poco a poco la evolución, los resultados… y sobre todo… su estado de ánimo. Es un alivio ver como va saliendo del “pozo”. También tengo que decir que el trabajo no acaba aquí… es cuando empieza y es agotador en muchos momentos, frustante a veces, pero sigues luchando por él, por su bienestar y por su felicidad… lo bueno que me llevo de todo esto… la conexión que estableces con tu hijo y contigo mismo, aprendiendo juntos, enfadándonos juntos y riendo juntos ante algunas situaciones. Mucho ánimo a todos los buenospadres que están pasando por esto, porque vivimos en una lucha constante, contra todo y todos ya no todo el mundo cree en este trastorno o no lo entienden y se escuchan opiniones de todos los colores. He hecho un, muy breve, resumen porque podría escribir un libro ya. Un abrazo!

    • Alejandra Melús

      17 Enero, 2018 a 11:09 am Responder

      Gracias por compartir vuestra hostoria. Un abrazo y a seguir en el camino.

    • Mònica del Collado

      28 Enero, 2018 a 5:36 pm Responder

      Suscribo 100% tu comentario sobre la conexión especial que creas con un hijo con TDAH. Al menos es así en mi caso. Creo que parte de la razón podría ser el haber hablado del tema sin tapujos y explicarnos las dificultades con un punto de ironía. A veces es un poco como una burbuja protectora, lo sé. Pero algo teníamos que hacer con el rechazo y las críticas que le hacían daño. Ese comentario en el bus, esa notita de la profe, esa mirada de algún padre en ese cumple al que por fin habían invitado… es más difícil para él que para mí. Mucho más. A veces le doy consejos que a otro hijo no daría y que se escapan de los estándares. Ves como no eres una madre normal!!? Puede que no pero me va gustando la forma que va tomando. Anem bé amor. Anem bé (Vamos bien amor. Vamos bien)

  • LaCestitadelBebe

    17 Enero, 2018 a 10:33 am Responder

    Buenas,

    buen artículo, la mía es muy movida, todavía tiene 4 año, ya veremos a ver si encaja en este diagnostico, aunque es normal que los niños estén todo el día moviendose y a lo suyo…

    Besos!

    Anabel

    • Alejandra Melús

      17 Enero, 2018 a 11:22 am Responder

      Eso es. Como explico en el artículo, que los niños no paren es normal. Siempre mejor consultar con nuestro profesional de referencia. Un abrazo

  • Isabel

    17 Enero, 2018 a 11:02 am Responder

    Mi buenahija padece TDA sin hiperactividad , al principio todo el mundo la tachaba de niña trasto ,despistada y desastre , yo pensaba q era como yo y que la estaba educando mal por q aunq quieras hacer las cosas bjen te distraes y te vas a otra cosa , la tutora que tenía la niña nos dijo q la llevásemos al pediatra por q apuntaba maneras para eso , afortunadamente ella lo había padecido con su hijo y tiene un ojo especial , la llevamos al pediatra y los derivó al neurólogo , le hicieron pruebas y la diagnosticaron TDA al principio probamos dándole café y apoyo , eso le ayudó pero seguía teniendo problemas , cuando empezó el curso me entero de que la han tachado los propios padres de “niña mala” por q al Tener tanta impulsividad tenía problemas con todas las niñas , hablamos con la tutora y la volvimos a llevar al neurólogo que nos recomendó la medicación , al principio yo era muy rehacea por q medicar con anfetaminas a tu hija no me parecía buena idea , pero empezó a tomar las pastillas y su actitud cambio por completo , las notas mejoraron , su actitud tb , de recibir notas de mal comportamiento a recibir de buen comportamiento , ella es feliz y va feliz al colegio , y nosotros estamos más tranquilos , ella misma nos recuerda q se tiene que tomar su pastilla , hay que estar encima de ella por q se despista rápido pero sabiendo lo que le pasa y q tiene ayuda del colegio y en casa estamos muy felices .
    Le doy las gracias a su tutora que nos ayuda y está en todo momento pendiente de ella y al colegio por ayudarla y darle apoyo y no tacharla de niña mala , la tutora se ha encargado de decir a los padres que mi hija es buena y q no tiene maldad q tiene un problema q estamos tratando y solucionando , y que los buenos no son tan buenos y los malos no tan malos.
    Gracias por hacer este post voy a mandarlo a todo el mundo q no entiende a estos niños .

    • María Feixas

      17 Enero, 2018 a 11:42 am Responder

      Totalmente identificada con tu caso. Animo y adelante!

  • Julia Rodríguez González

    17 Enero, 2018 a 1:14 pm Responder

    Es tan complicado.Mi hijo mayor es así es muy difícil sobre todo en los estudios.Cuesta tanto…En el cole ahora se han dado cuenta y espero que pongamos todos remedio.Como siempre Gracias

  • Claudia Martín

    17 Enero, 2018 a 1:22 pm Responder

    A mi hijo con 2 años recién cumplidos la pediatra nos derivó a la neuróloga porque sospechó un trastorno en nuestro hijo (he de decir que yo nunca le había dado excesiva importancia, simplemente pensaba que era un niño inagotable, pero si es verdad que me desesperaba porque parecía no escuchar cuando le hablabas o ser incapaz de centrarse en nada, de hecho le hicieron pruebas de audición por si acaso el motivo era que no oía bien)
    Primero descartaron un TEA (tras unas pruebas horribles con privación de sueño) y entonces nos hablaron del TDAH, pero al parecer no se puede diagnosticar con total seguridad en niños tan pequeños, hay que esperar hasta los 6 años. Ahora acaba de cumplir 4 años y llevamos 2 años de seguimiento y en el colegio también sospechan un TDAH, le han estado viendo varios especialistas y va a empezar a recibir apoyo.

    Leyendo ahora las tablas que habéis adjuntado me sorprende que cumple muchos más requisitos de los que pensaba, asusta ver que casi todos. Por suerte, su pediatra supo verlo muy pronto y en su colegio igual. Y tanto su padre como yo estamos totalmente abiertos a brindarle todo el apoyo que requiera, desde cuanto antes. Si que es verdad que si en un futuro nos habían de medicación ya asusta más y aún no se que decisión tomaríamos, pero de momento estamos centrados en hacer todo lo posible para que su día a día no sea tan frustrante y en saber cómo nosotros dirigirnos a él para que entienda las cosas prestando atención e intentar armarnos de paciencia (qué admito que es bastante difícil cuando desde que se levanta cualquier tarea se convierte en una proeza porque siempre encuentra mil cosas que hacer, en el colegio dicen que le van a atar a la silla y las pobres del comedor, que le van a clavar con chinchetas, jaja)

    Lo peor es que mucha gente te mira como si tu hijo fuese un maleducado y tú muy mala madre porque no consigues que pare quieto cuando es muy lejos de la realidad lo que ocurre. Ojalá este artículo ayude a comprender un poco más que no es cuestión de ser “malos” porque en nuestro caso es al revés, luego en su colegio, en natación, en cualquier sitio que ya le conocen, le adoran y palabras textuales “es un sol” (aunque acaben todos agotados con él)

  • Patricia R.

    17 Enero, 2018 a 5:05 pm Responder

    Muchas gracias por el artículo. Pero tengo una duda que me gustaría que resolvieras, me podrías explicar a quien te refieres como profesional de referencia?
    A mi hijo para su valoración lo ha visto su pediatra y próximamente el orientador del centro escolar. No se si deberíamos llevarlo a otro especialista.
    Muchas gracias nuevamente.

  • Rosa

    17 Enero, 2018 a 6:19 pm Responder

    Me ha gustado mucho el post!! Que buenos temas sacáis y sobre todo mi apoyo y ánimo a tos@s.con vuestros hij@s.mi pequeño tiene dos años y sospecho que tenga de autismo….sé que no es el tema pero es algo relacionado.un besote

  • Cristina López Miralles

    17 Enero, 2018 a 9:03 pm Responder

    Muy buen artículo. Mi hijo de 8 años cumple muchas cosas de los gráficos de arriba. La pediatra nos derivó al psiquiatra y al psicólogo. Donde nos dicen que seguramente es un problema madurativo. En el cole nos ayudan y le derivan al psicopedagogo del cole(apoyo).
    Y que en una reunión me explica que superdotado en algunos aspectos(comprensión lectora, lenguaje..)pero que también tiene disgrafia (problemas en la relación ojo mano, escribe muy mal y le cuesta muchísimo la accion-reaccion) de momento la solucion es un informe diciendo que dislexico y bastante ‘tonto’ para que le den mas tiempo en los examenes.
    Así que bueno, por favor tener en cuenta estos temas para ver si en el futuro nos podéis dar más información.

    Muchas gracias

  • Elena

    17 Enero, 2018 a 9:19 pm Responder

    Yo tambien soy madre de un niño con TDH, impulsividad y trastorno desafiante de oposición y no os puedo decir lo que he podido llorar hasta que finalmente encontramos un especialista en la materia que nos explicó en qué consiste, lo que le puedes pedir y hasta dónde, porque tienen un retraso madurativo. Ojo no Intelectual. De hecho, en muchos casos son niños muy inteligentes y gracias a ello consiguen superar con sus propios recursos las dificultades diarias.

    Aqui en Pais Vasco la Seguridad Social no tiene reconocido el trastorno y estuvimos dos años acudiendo para nada. Luego un amigo neurofisiologo le hizo unas pruebas (distintas a las mencionadas en el post) y lo pudo comprobar, derivandonos a un psiquiatra especialista en la materia. Es verdad que da miedo medicar a un niño, pero creo que es necesaria para el mismo y la paz familiar.
    Os aconsejo que si sospechais que vuestro hijo lo puede padecer, bien solo deficit de atención, o hiperactividad, etc o todo junto no dejeis de consultarlo.
    Ahora mi hijo tiene 14 años. Adolescente total. Asi que menos mal que está controlado.

  • Andrea Cros

    17 Enero, 2018 a 10:19 pm Responder

    Me gustaría saber cuál es la edad adecuada para dirigirse a un especialista si sospechas que puede padecer TDHA. Tanto en guardería como en cole nos han dicho que es un niño especialmente “movido”, y yo noto muchos de los síntomas arriba citados. Hasta ahora me habían dicho que era muy pequeño para planteárselo, pero va camino de los 4 y no sé si es mejor diagnosticarlo y empezar a trabajar con él cuanto antes o esperar para estar seguros…

  • Francisco José Donaire

    19 Enero, 2018 a 7:50 am Responder

    Buenas soy “profe” y padre y, creo que se está frivolizando en exceso sobre el TDAH, tanto por parte de las familias como de los educadores que están en el entorno próximo del niño, siempre ha habido niños más “inquietos” que otros, pero esta sociedad en que vivimos nos está obligando a coartar la libertad de nuestros hijos, y algunos profesionales están colaborando en ello con el fin de ayudar a padres agobiados en exceso, sin darse cuenta que nuestros hijos tienen que poder expresarse en libertad, no digo que la enfermedad no exista, digo que se diagnostica y se medica en exceso a los niños de hoy para obtener una falsa sensación de tranquilidad. Muchas gracias

    • Layda Fernandez

      28 Enero, 2018 a 10:36 pm Responder

      Buenas tardes.

      Me gustaría que pudiera tomarse algo de tiempo en informarse sobre lo que es el TDAH (además como “profe” le vendrá bien).
      Un TDAH no es sólo un niñ@ inquiet@,( niños inquietos hay millones), es mucho más que eso, y sobre todo NO es una enfermedad (las enfermedades se curan o no se curan), es un trastorno neurológico (se nace y se muere siendo TDAH).
      Infórmese y ya podrá ver las cosas desde otra perspectiva. Puede meterse en las webs de cualquiera de las asociaciones de familias , o si lo prefiere vea algún vídeo de Gamo, o de Rojas Marcos.
      No le recomiendo que vea o lea ningún artículo de esos “profesionales” que sólo dicen que es una invención de las farmacéuticas porque ellos no tienen ningún tipo de experiencia con personas de este tipo y sólo hablan por hablar.

      Un saludo

  • Mayte Sánchez

    19 Enero, 2018 a 2:38 pm Responder

    En mi caso, mi hijo pequeño desde siempre ha sido muy despistado, desorganizado y callado, es como un niño invisible, no inicia una conversación, no se le oye, no se le ve, es como si no estuviera en casa. Luego te asomas a su habitación y hay desorden y desorden, se va dejado cosas por toda la casa y luego no recuerda donde las dejó. Se despista con muchísima facilidad, no puedes jugar con él ni 10 minutos a algún juego, ni siquiera al hacer los deberes consigue centrarse. Todo normal hasta que llegamos al colegio. Baja autoestima y “lentorro” son las etiquetas que se le imponen. Leer es toda una odisea para él. Sumar y restar casi que aprendió en casa porque en clase ni se enteraba. Empiezo a notar que algo le ocurre pero la tutora dice que es un niño malcriado y que hay que darle responsabilidades. Le daba la vuelta a los números y su tutora le gritaba y le borraba toda la página entera. Resultado: niño totalmente cerrado al colegio, autoestima más baja aún y lloros desconsolados cada vez que traía deberes a casa (hay que decir que tenía deberes cada día, de lunes a domingo, desde primero de primaria y no había tiempo para nada que no fueran los deberes porque al desconcentrarse cada poco iba muy lento) Después de acudir a la pediatra, en 5 minutos tenemos un posible diagnóstico: Inmadurez cognitiva y Lateralidad Cruzada. Es decir, mi hijo ni está malcriado ni es retrasado, simplemente tiene un trastorno de aprendizaje y un trastorno de coordinación motora. Nadie se ha dado cuenta en el colegio desde P3 hasta primero de primaria. Después de entregar todos los informes correspondientes a las tutoras ha empezado el cambio. Acude una vez a la semana al psicólogo para mejorar su autoestima y reforzar la lectoescritura, acude una vez a la semana a un centro óptico a hacer terapia visual para reeducar su coordinación ojo-mano, en el colegio le adaptan las tareas a su ritmo (ya no hay deberes diarios desde que su tutora se jubiló) y por fin sale contento y feliz del colegio, también tiene apoyo de un psicopedagogo 2 veces a la semana en la escuela y en casa entre todos apoyamos al máximo a mi hijo reforzando su crecimiento a su ritmo. Es difícil y cualquier adelanto aunque sea mínimo ya nos hace llorar de alegría. Mi hijo ya explica poco a poco sus vivencias del día a día, con total libertad y empieza a usar la imaginación para jugar e incluso ya es capaz de hacer cosas solo que hace un año eran impensables para él. Para nosotros es un super héroe!!! Ánimo a todas las madres y padres que estén pasando por momentos similares. Poco a poco hay luz al final del túnel. Besos!!!

    • Mònica del Collado

      28 Enero, 2018 a 5:50 pm Responder

      Yo al final lo cambié a un cole por proyectos sin deberes. Si me preguntas si aprende tanto como en otros no sabría que contestarte. Pero es feliz en este cole. Tiene amigos, vienen a casa, va a casa de otros niños, cuentan con él. Es a mi a quien le cuesta acostumbrarse porque soy más cabeza cuadrada y quiero ver notas, apuntes, libros… pero por ahora ahí es feliz. Veníamos de una situación de rechazo que le hizo más daño de lo que yo pude ver y tardó un año en confiar y soltarse. Con psicóloga semanal y sin presión en el cole ha mejorado mucho. Soy yo la que tengo que situarme y pensar que ahora los estudios no lo son todo.

Comentar

X