¿Qué quieres encontrar?

10
La antigua y la moderna que hay en mí

La antigua y la moderna que hay en mí

En la Party 5 las risas las puso Maru Candel, sevillana y con mucho arte, que no dejó indiferente a ninguna Malamadre con su monólogo sobre la maternidad, el ser moderna y antigua a la vez, esa dualidad que todas llevamos dentro y que en parte está influenciada por la presión que la sociedad ejerce entre nosotras. Ella se la sacudió a golpe de carcajada. ¿y tú eres moderna o antigua?

maru-candel

*Puedes seguirla en Instagram.

Tengo 41 años y voces que me hablan en mi cabeza. Tengo varias, como buena mujer cíclica que soy. Por encima de todas tengo una moderna y una antigua que no me dejan vivir, sobre todo la última. Alguien podría pensar que tengo esquizofrenia pero no, la verdad es que estoy felizmente desequilibrada.

De apariencia parezco moderna, tengo un piercing en la nariz, llevo californianas…técnica que por cierto, inventaron un grupo de embarazadas al no poder teñirse. Uso vaqueros rotos de estos muy rotos, de estos que oxigenan, de los que enseñas mas piel que tela. No tengo tele, ni gato, vivo sola, que esto es muy moderno. Por cierto, es increíble cuando una vive sola el trabajo que cuesta poner una lavadora de ropa blanca ¿verdad? Yo me he tenido que apuntar a kárate, en las fiestas de disfraces siempre voy de fantasma, tengo que ir mucho más a Ibiza…un estrés.

Viajo sola, por gusto. “¿Estamos locas?”, diría la antigua, “¿qué vas a hacer tú sola por ahí?”. Sí, vivo sola, viajo sola, como sola (sin aparentar que espero a alguien), hasta he salido alguna vez sola de fiesta. Se entiende que cuando me apetece, soledad elegida y no sufrida que es de modernas, muy modernas. Os digo más, fijaros si soy moderna que soy capaz de llamar a un tío la primera vez, incluso la segunda, soy capaz de llamarlo hasta que me llega la primera orden de alejamiento.

Tengo “Tinder”, “POF”… ya sé que el nombre no ayuda “POF” da bajón desde el principio. ¿Donde os conocisteis? “POF”, no entran ganas la verdad de seguir preguntando. Tengo “Adopta un tío”, “Happen”, en resumen, tengo todas las aplicaciones gratis para ligar porque la antigua no me deja pagar para estas cosas. La antigua me dice: “lo mejor es lo de siempre, ligar como toda la vida, con miraditas en un bar. Conocer a alguien en una boda, de vacaciones… esperar a que te presenten al primo hermano italiano de una amiga tuya que habla ruso y vive en Venezuela que seguro que surge el amor. Pero, ¿por Internet? No te va a ir bien, no puedes encontrar a hombres decentes en estas aplicaciones. Date a valer María Eugenia, date a valer”, total que cuando quedo con un tío me hago un lío y ya no sé cuanto cobrarle.

Voy más allá, mi moderna no solo quiere quedar con hombres también quedaría con alguna mujer, pero mi antigua me obliga a definirme y me juzga solo por el pensamiento. El caso es que tengo que vivir con este conflicto, con esta dualidad donde quiero ser y me siento moderna pero tengo una antigua dentro que quiere llevar la voz cantante. Yo que por tener dentro, me vais a perdonar, pero preferiría tener a un muchacho de 25 y no a la abuela de cuéntame.

madre-nomadre

Sí, tengo dentro una señora mayor que me recuerda todas sus teorías sobre como tiene que comportarse una mujer, como tiene que comportarse una señorita para ser exactos. Esa antigua amamantada, nutrida, aceptada, no quiere destetarse, me habla todo el rato. Siéntate con las piernas cruzadas, ir sin sujetador es de guarras María Eugenia, el labio siempre pintado, no tienes edad para enseñar la barriga, no tienes edad… me vais a perdonar pero el concepto en si ya es de antigua.

Para lo único real como mujer para lo que ya no tendré edad en algún momento de la vida será para parir, que no para ser madre claro, aunque en este tema la moderna me tiene frita, si, lidiar con la moderna tampoco es fácil.

La moderna me recuerda que no ser madre es una opción maravillosa igual que decidir serlo. Me recuerda lo maravilloso de la individualidad, de la soltería como es mi caso, las ventajas de tener una vida de meditación, clases de yoga… comer aguacate, conseguir todos los likes posibles, estar a la última en las series de Netlix y HBO, seguir la onda en todo lo que acontezca…se atiborra de zumos verdes y tiene ardores de comerse las ganas… “Estar buena” es muy importante y es el único punto donde coinciden las dos, la moderna para conseguir seguidores en Instagram y la antigua para conseguir a un seguidor para compartir la vida.

No sé si algún día escucharé una sola voz, o encontraré armonía entre ambas de momento la moderna quiere comer quínoa, la antigua pucheros con pringa… por darle gusto a las dos me lo estoy comiendo todo, y así me estoy poniendo como un sollo.

Lo dicho felizmente desequilibrada.

Maru Candel.

Han comentado...

  1. Jajajajja…un sinvivir vamos

    Genial post para empezar la mañana, enhorabuena paisana!!!

  2. Jajajaja. Es buenísimo! Yo diría que tambien vivo felizmente desequilibrada???

  3. Me reí tantísimo con ella en La party… ¡qué descubrimiento de mujer! Entre la antigua y la moderna y la bipolaridad que nos da con la maternidad ¡acabaremos todas locas!

  4. Te leo y me parece que te has metido en mi cabeza, pero en mi caso ganó la antigua en esa puja interminable de ser madre.

  5. Uff!!! qué jarta’ de reirrrr!!!! La verdad que con ese sentido del humor seguro que haras qué queden empate!!!
    Gracias por sacarnos la sonrisa (incluido al buen padre)
    Un besazo ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más