¿Qué quieres encontrar?

106
Las claves de mi posparto consciente

Las claves de mi posparto consciente

Define tu posparto en una palabra, me pedía Raquel de Mamifit el miércoles en el directo que hicimos. Lo primero que me salió fue EQUILIBRIO, luego PAZ y por último CONSCIENTE.

Estas tres palabras en plena pandemia, teniendo que haber dado la vuelta a muchas cosas del proyecto, lidiando con la incertidumbre, como todas, con dos hijas más y un cambio de ciudad puede resultar un poco contradictorio, pero no lo es.

Si en el primer posparto me llega a decir mi yo del futuro que podía sentir algo así de un posparto me hubiera hasta cabreado pensando: “menuda flipada hierbas esta, que mística, eso es imposible”.

Un postparto consciente, en el que he sentido la maternidad con más libertad y he escuchado más a mi cuerpo.

Cuando no sabía si tendría una tercera hija, pero quería en mi interior intentarlo, muchos y muchas a mi alrededor me tachaban de “loca”. Pero había algo en mi interior que sabía y es que para mí el ciclo de la maternidad no había acabado. Yo sentía que mis dos maternidades habían sido un tsunami incontrolable, me habían arrasado. Mirando con perspectiva sé que lo hice lo mejor que supe en ese momento, pero no logré vivirlo de manera consciente. Por la inexperiencia, por las circunstancias, por la falta de tiempo, por los miedos y porque lo sentía de otra manera.

Esta vez iba a ser distinto, quería darme la oportunidad de vivirlo como yo quería, más libre, más yo. Y así fue. Alejada de lo que dirán los demás o de lo que se esperaba de mí. Era una oportunidad además de parar. Me cuidé bastante la alimentación en el embarazo, pero también me dejé llevar por el hambruna descomunal y lo disfruté. Saqué tiempo para entrenar y conectar con mi bebé cuando sentía que la vida iba demasiado rápida. Y me ayudó muchísimo. Me preparé para el parto de verdad, para sentir las contracciones y acompañarlas. Y también las sufrí, mucho, durante dos largos días, pero de otra manera. Tomé decisiones en el parto y me sentí más respetada.

Qué diferencia. ¿Qué había cambiado? Seguramente que simplemente tenía más información y autoconocimiento. Más confianza y autoestima.

El posparto tiene tiempo de oscuridad y luz

*La ilustración está realizada por @mariadelmac.

Y llegó el confinamiento, a los quince días de que naciera Luci

Y perdí un poco la conexión con lo que quería. Cambiar los planes, darme cuenta de que no iba a vivirlo como lo había planificado me costó bastante. A la incertidumbre de la pandemia, se unían mis miedos por sacar el proyecto adelante en un momento de caos brutal y hormonas disparadas. Pero ahí estuvimos el buenpadre y yo haciendo equipo de verdad y fuimos viendo la luz, organizándonos y apoyándonos como nunca. Tener a mi lado, como apoyo fundamental, a mi hermana Amelia y mi compañera de lucha Maite también me ayudo muchísimo.

Lloré mucho. Me cabreé con el mundo. Y me reencontré con mis hijas, que descubrí con otros ojos las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Seguí con los entrenos, que al principio me costaban la vida. No era capaz de hacer un ejercicio sin ahogarme y el suelo pélvico estaba tan lejos de mí, que creía que nunca más volvería a encontrarlo. Pero poco a poco, con mucha constancia, lo fui consiguiendo.

Aproveché la lactancia materna, pese a los primeros días duros de postparto, muy duros, para tener mis ratitos de paz y conexión con Luci. Estos momentos me han salvado más de lo que nunca hubiera imaginado. La calma, respirar, mirarla y no pensar en nada. Y tuve mis crisis, varias. Pero volvía a ella. Mejor que la meditación han sido esos ratos con ella. Por eso aún siento que quiero continuar con la lactancia materna. Porque a mí también me ha dado mucho. Y me sigue dando aunque haya entrado en juego el dichoso sacaleches.

Estar en tierrasanta desde hace dos meses lo hace todo más fácil. Vivir aquí es felicidad para mí y mi familia. Aunque eche de menos Madrid. Y hoy por ejemplo acaba de llamar a mi puerta mi madre para darme un tupper de albóndigas con tomate que saben a gloria jajaja.

Dibujo de Laura y Raquel

*Esta preciosa ilustración la ha realizado por @mariadelmac.

Sentimientos contradictorios

El posparto es un tiempo de oscuridad y luz, de contradicción continua, de sentir el amor y la angustia, de miedos y de conexión, es un tiempo que tenemos que visibilizar más. Porque cuando nace tu hija no te encuentras física ni emocionalmente fuerte y necesitas toda una tribu que te apoye, que crea en ti y te diga: “lo estás haciendo muy bien”. Necesitas autoestima, que te acompañen bien, empoderamiento y solidaridad. No necesitas juicios gratuitos, culpa ni críticas.

En este camino una persona clave y generosa con mi postparto ha sido mi amiga Raquel, que acaba de sacar un maravilloso libro “Cuidarse para cuidar”, el libro que me hubiera gustado tener en mis dos primeros postpartos. Un libro que te recuerda que tienes que vivirlo escuchando a tu cuerpo, conectando contigo misma y cuidándote para cuidar. Un regalo para ser más conscientes. Y donde tengo la suerte de estar con un prólogo y unas ilustraciones que son magia.

Ya tenemos a las ganadoras

Gracias por participar

Las ganadoras son:

  • Eva con el comentario 105.
  • MariaJesus con el comentario 34.
  • Belén con el comentario 57.
Sorteo de 3 ejemplares del libro de Raquel

Os dejo dos cosas que espero que os ayuden:

El directo sobre mi postparto con Raquel

La lista de entrenos que he hecho durante mi postparto

Han comentado...

  1. Postparto de luces y sombras, Con cansancio y hormonas disparadas, feliz pero llorando sin parar, con una lactancia sufrida, por el dolor del agarre y todos los comentarios gratuitos que no paran de decirte que lo haces mal y que cuánto tiempo le vas a dar lactancia, pero al final Feliz porque logré LME. Y en la que tuve que centrar al buenpadre, quien en cuanto yo dejaba al bebe dormido, sólo se dedicaba a hacer videollamadas a su madre y a su hermano, y yo poniendo lavadoras, tendiendo y frotando ropa sin dormir. En unos meses habrá segundo postparto, y espero que ahora sí trabajaremos como un equipo…. y más nos vale, porque con un bebe de casi 2 años, espero q sepa que lo importante es el Nuevo bebé, y no los colegas o la familia política que, van y se presentan además a comer (Y recién mudados que estábamos ), y yo sólo queriendo dormir, sin duchar, en camisón y con inicio de mastitis. Pero asustada estoy, porque todavía ahora cuando coincidimos, la suegra se dedica a quitarme al bebé que llora acurrucado en mis brazos, que ella me lo duerme mejor me dice. Varias veces, incluso cuando el peque estaba mamando, ha intentado quitarlo del pecho. Y mi marido sin decir demasiado. Y luego adema va mi suegra y me dice que no sonrió cuando me coge al bebé de los brazos. Teniendo en cuenta que huele a tabaco un montón y me lo quita literalmente, me flipa que ademas espera que le aplauda.

  2. Soy malamadre de tres niños de 6 y 3 años y un bebé de 4 meses.
    Mi posparto del primero fue duro, tras un buen embarazo tuvieron que provocarlo por pérdida de peso fetal, el parto inducido con oxitocina y violencia oxtetricia, resultado niño con bajo peso y axfisia, una semana en neonatos ingresado. Como madre primeriza pensando que algo habían hecho mal, ya en casa es cuando te das cuenta que lo duro empieza ahora, toca romper con los mitos de la maternidad perfecta e idealiza de las revistas, pasas de controlar tu vida a tener una persona que depende 24 horas de ti.
    El segundo posparto llegó de forma prematura a las 34 semanas, de nuevo a neonatos tres semanas. Otra vez pensando que había hecho mal, pero he de decir que una vez en casa ya mucho mejor, ya sabía a lo que enfrentarme.
    Como dice la malamadre jefa mi ciclo de maternidad no estaba cerrado y fuimos a por el tercero, estando de 6 meses decretan estado de alarma, boom otra vez todo por los aires y mil miedos en el
    Cuerpo, sin poder evitar pensar que no era momento de tener un parto prematuro. Por suerte nació en la semana 38 y pude hacer todo los tenía pensado, parto muy respetado y corto, pudimos hacer piel con piel y por fin pude disfrutar de mi niño sin pasar por la planta de neonatos. Me identifico mucho con las palabras de Laura, he tenido un post parto consciente. Cada embarazo, parto y post parto me han aportado sensaciones nuevas.

  3. De mi postparto recuerdo oscuridad… Tuve muchos problemas con la lactancia y lo llevé mal a nivel emocional. Me dio ansiedad y cogí mucho peso, además recuerdo que me sentía agotada todo el tiempo… Por otro lado, también recuerdo mucho amor y felicidad por tener a mi pequeňin en mis brazos todo el tiempo que podía 🙂

  4. Mi primer parto y posparto fueron buenos, me preparé con yoga y masajes del perineo. Aunque la primera semana posparto fue todo un caos, cansancio y no saber cómo tirar ‘pa lante’ con tantas emociones y sueño y falta de tiempo para organizarse. Espero que este segundo parto pandemico sea igual de bueno y rápido. Y tenga otra visión de cómo organizarme ahora con dos!

  5. Mi primer posparto fue duro, creo que tenía tan idealizado todo, que el golpe con la realidad me mató…. empezando por las grietas en ambos pezones y un bebé que sólo dormía 2 horas seguidas día y noche, creo que tuve algo de depresión posparto que no supe identificar.
    Ahora con mi bebé de 4 meses ha sido un posparto Covid… lo llevo mucho mejor quizás por la experiencia adquirida y porque es mucho más tranquila que su hermano, también estoy con lactancia materna exclusiva hasta que me reincorpore al trabajo el mes que viene 🙁

  6. Mi primer postparto hace dos años fue idílico, paseos diarios porteando, clases de hipopresivos, de masaje infantil y de lactancia semanales, la matrona era ya casi como una amiga de tanto que nos veíamos, un montón de viajes aprovechando que estaba de baja… Acabo de tener a mi segunda hija y este postparto está siendo muy diferente, al principio muy agobiada por estar dando la teta mientras la otra me pedía hacer pis o que la cogiese en brazos, nada de clases ni visitas a la matrona, nos hemos tenido que confinar justo cuando nos íbamos a ir de vacaciones… Y mi segunda hija ya tiene 3 meses y me da la sensación que me estoy perdiendo la oportunidad de disfrutarla, que en breve me tendré que reincorporar al trabajo y no me habré impregnado de ella, que necesito más tiempo con ella y para ella.
    Así que me están entrando ganas de volver a quedarme embarazada cuando acabe esta panadería, solo para vivir un postparto tranquilo y poder disfrutarlo de verdad.

  7. Mi postparto fue horroroso… cansada física y emocionalmente. Todo me sobrepasaba y saber que no tienes ni un ratito para ti misma lo llevaba fatal.
    Ahora espero a mi segunda hija y sé que volverá a ser todo un infierno hasta que el tiempo pase.

  8. Mis postpartos no fueron especialmente duros, en comparación con casos que conozco o historias que he leído, pero fueron como fueron, con sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas ya que la lactancia no fue fácil, la vida cambia mucho, etc… sin embargo, ahora desde lejos como me recuperé muy bien solo recuerdo lo tierno, lo bonito de aquellas semanas y la experiencia inigualable que supone para cada una de nosotras ser madres y el regalo que tenemos a cambio. Un abrazi

  9. Post-parto… Qué es eso??
    En mi primer parto me encontraba tan bien, que fue la matrona la que me tuvo que frenar y decir que me tenía que recuperar. En el segundo, en principio con la lección aprendida, estaba lista para cuidarme… Pero llegó la pandemia, la familia que no pregunta, mi niña todavía pequeña, un marido con un trabajo absorbente y un embarazo complicado, por lo que si lo juntamos con obras en casa y suegro y cuñadas del pleistoceno el resultado es una depresión post-parto como un caballo… Afortunadamente mi matrona volvió a cuidar de mí y me envió al psicólogo, el cual me ha ayudado enormemente y he conseguido hacer las paces conmigo misma, pero la palabra que se me viene a la mente cuando me ha lan de post-parto es incomprensión.

  10. Tuve un parto muy bueno, y en mi posparto, mi recuperación física fue muy rápida, al segundo día salí del hospital casi corriendo y el tercer día estaba en una clase de lactancia con mi marido y nuestro bebé. A los 2 meses me metí en mis vaqueros y a los 3 pesaba lo mismo que antes de quedarme embarazada( mi “única” tristeza fue que perdí 3 tallas de pecho!) Guau, pensaba, pero … Después de poco más de un año, mi posparto “psicológico” todavía está empezado a sanarse…nadie te prepara para amar a alguien así, pero para dejar de amarte a ti misma. Conviven un amor incondicional y una soledad embriagadora. Ánimo a todas las malas madres, y fuerza!

  11. Es mi primer embarazo, y no tengo ni idea de cómo será mi postparto. Lo que si es verdad es que tengo algunos miedos e incertidumbre, quiero saber gestionarlo, y poder vivir las emociones sean cuales sean y vengan como vengan, tal cual, sin agobios, sin juzgarme a mí misma, respetando cada momento y estado, pero me da miedo el no saber canalizarlo bien. Por eso me encanta que contéis la realidad, una realidad que no te suelen explicar y para la que no te preparan, cuando debería de ser “asignatura obligatoria”. Ojalá me toque este super libro en el sorteo, para así empaparme de toda vuestra experiencia.
    Gracias infinitas por todo lo que hacéis.
    Un gran abrazo.🤗😘

  12. Ainss Laura, yo di a luz a Marcos en pleno confinamiento. Al miedo del parto le sumas el miedo de la situación, la ida al hospital, boca del lobo de contagios, qué hacer para no contagiarte, compartiendo habitación con otra familia desconocida, los buenos abuelos sin poder conocer a su nieto, el posterior miedo al llegar a casa y no contagiar al hermano…en fin. Ahora después de 6 meses todo parece un sueño, recuerdo las videollamadas de llantos con mi madre, que viviendo a apenas 200 metros de mi no podía conocer a su nieto. Han sido meses duros, fíjate que hasta eché de menos las visitas al recién nacido, jeje. Pero al final creo que todo recompensa, hemos tenido tiempo para conectar 100% con nuestros bebés, en la intimidad de nuestra familia, esa que hemos formado mi marido y yo, alejados de comentarios y consejos de súper mamás, a nuestra manera, a mi manera. Noches de dormir los 4 en la cama, risas, nuevas ilusiones, una familia completamente feliz aunque encerrados en apenas 100 metros cuadrados. De viajes olvidados, de esperanzas anheladas y de no saber lo que nos quede aún por ver. Ahora, me queda un mes para la vuelta al trabajo y solo pienso en cómo voy a gestionar todo lo que se me viene encima. Ahora mismo solo pasa por mi mente una palabra una y otra vez: CONCILIACIÓN…

  13. He tenido dos postpartos, el primero fue terrible, horrible…. Un parto duro y un postpartos peor, miedos, dudas, no encontrarme bien, ideas y venidas a urgencias….. Gracias a mí marido, a mí madre y a una fantástica matrona fui pasito a pasito superándolo…. El segundo fue taaaan diferente…. Mucha más tranquilidad… Menos miedos y un parto bastante bueno…. Disfruté de mi bebé… De mi niña intensa con su hermanita…del porteo…. Al final han sido dos experiencias que me han hecho encontrarme con mis dos personitas favoritas….

  14. Hola, yo me estoy preparando para ser futura Mami en febrero, lo vivo todo con mucha intensidad a mis 35 años después de esperara para ser madre más de lo que me habría gustado, pero siento que estoy en un buen momento. Soy enfermera y decidí que si no me daban la baja me cogería una excedencia o renunciaría al contrato, porqur no quería estar en el hospital embarazada y con todo lo que estamos viviendo. Creo que como lo tenía claro al final la vida también te ayuda un poco y no he tenido que desvincularme de mí vida laboral. El embarazo lo estoy viviendo en positivo y no está siendo de los buenos. Si tengo que pasar un día en la cama pienso que es lo que me toca y aprovecho para conectar con mi bebé y hablarle mucho. Creo que así soy yo la que se siente acompañada. Y el postparto espero tener libertad para pasear pero no me agobia que nadie puede venir a casa,siento que así seguiré haciendo las cosas como nuestros cuerpos nos vayan pidiendo y no tendremos que escuchar comentarios inapropiados. Tengo a mi hermana y mis amigas del alma bastante lejos, pero desde hace tiempo se que se puede estar cerca con poco y así las siento, todas madres y todas sacan su ratito para mi cuando pueden, sin consejos, solo me escuchan llorar, reír y me dan ánimos los días malos. Espero que después de todo el aluvión hormanal mi recuerdo siga siendo el más bonito de mi vida a lo largo de todo este proceso.
    Besos me encantan tus post 😘

  15. Hola! Mi posparto real comenzó 25 dias despues de una cesárea a las 23 horas de un lunes. 24 días de incubadora lo retrasaron. Cuando llegó por fin el buenhijo a casa con sus 2kg de peso fue un primer día de incertidumbre ¿conseguiría establecer lactancia materna exclusiva?, ¿dormiría bien en la cuna? La verdad, fue mucho mejor de lo que esperaba, el hecho de que el buenpadre estuviera en paro y que el niño se acostumbró tanto a la teta como al biberon hicieron que las noches no fueran tan tediosas.
    Esos 24 días lloré mucho porque no estaba mi peque en casa, pero me dieron el tiempo de asimilar muchas cosas.

  16. El postparto del buenhijo1 fue bastante más duro que el del buenhijo2. Con el primero llore y sufrí para que se enganchará a la teta las primeras dos semanas, eso sí, cuando lo conseguí y nos adaptamos la situación cambió bastante. Sin embargo con el segundo todo fluyo bastante bien con respecto a la teta y salí del hospital con una sensación de felicidad que no me lo creía

  17. Después de pasar un Cáncer de ovario a los 19 años, fue un regalo maravilloso quedarme embarazada a los 31 y pase mi embarazo con toda la ilusión del mundo. Tras prepararme todo lo que creí necesario para mi primer parto, cuando pasó me di cuenta de que no se tiene ni idea de lo que es hasta que lo pasas y que por mucho que te prepares, nunca sabes que va a pasar ni como te vas a sentir. La verdad es que fue doloroso, muchos puntos, pero eso es algo físico que para mí fue lo de menos superar, pero lo viví mucha gente alrededor que no sabía como me sentía ni lo que necesitaba y ese sentimiento de culpa porque en lugar de verlos como ayuda, me agobiaban, sólo quería estar con mi pequeña y el buenpadre a mi lado disfrutando ese momento maravilloso. Ahora, embarazada de 25 semanas y pensando cómo preparar este porque me gustaría disfrutarlo más, pero la verdad es que pensando en el primero, sin saber muy bien cómo disfrutar e este segundo posparto.

  18. Duro, Nadie te cuenta nada y te encuentras un pastel que no sabes como va a terminar…. afortunadamente todo fue bien pero costó adaptarnos.

  19. Siempre pensé que lo más duro sería el parto, nadie me había hablado del después, aunque siempre tuve miedo a llegar con el bebé a casa y no saber qué hacer con él.
    Tras los últimos 3 meses encerrada en casa sin salir ni a caminar y un parto duro… Con el postparto me encontré. Complicaciones en un desgarro profundo que se abrió, con un dolor físico que no se podía soportar y otro psicológico peor por no poder moverme para disfrutar de la pequeña. Nunca antes me había sentido tan inutil, solo podía darle el pecho y es que sólo el hecho de estar sentada hacia que se me cayesen las lágrimas. Cuarentena? Han pasado 4 meses y aún seguimos lidiando con los traumas físicos. Y aún así, divinas hormonas que hacen que nos comamos el mundo, que les miremos y no haya nada más. Y ahora que realmente empiezo a disfrutar… Vuelta al trabajo! La baja tendría que ser como mínimo de 6 meses. Ojalá y si algún día me ánimo a ampliar la familia pueda disfrutar mucho más.

  20. Mi postparto fue muy duro, de hecho el primer año del bebé ha sido el peor año de mi vida., aunque suene fuerte. En otra ciudad, mi pareja y yo solos (con horarios él de turnos mañana, tardes y noches ), yo lo dejé todo… Un bebé que no durmió 4 h seguidas hasta los 18 meses y yo incapaz de asímiliar el cambio de vida. Más dos mastitis (superadas) en una lactancia de 13 meses. Suena divino vamos… A continuación depresión postparto… Sin duda se requiere apoyo, claro está depende tanto de las circunstancias de cada una…

  21. Yo considero que aún estoy de postparto. Mi parto fue provocado porque según los médicos llevaba días cumplida. Cuando según mis cuentas cumplía el mismo día que di a luz. Con un miedo aterrador a que me lo provocaran di a luz a un niño sano y fuerte. Aunque a los días empezó con reflujo… luego colico de lactante… y costandole dormir y estar tranquilo desde la primera noche. Y siempre a la espera… cuando pasen tres meses se la pasa… al mío se le paso al cuarto mes… pues mi niño a los 6 meses. Y así me he pasado el posparto esperando y esperando… y ya voy para 10 meses y con depresión postparto diagnosticada. Me siento mala madre, incomprendida y sola. Mientras tanto aquí seguiré a la espera.

  22. Fui madre hace casi 10 meses, y estoy tan de acuerdo con Raquel cuando dice que el emabarazo no son 3 trimestres sino 4…de hecho diria que el último se alarga más todavia…mi postparto sigue aquí conmigo…acompañándome en la adaptación a esta nueva vida, nuevo cuerpo, nuevas prioridades, nuevos deseos y nueva familia, de la que ahora forman parte Laura Malamadre jefa y Raquel de Mamifit para ayudarme a avanzar. Gracias!

  23. Mi post parto fue inesperado y doloroso al principio. Sentí mucha incertidumbre, miedo y dudas en algunos momentos. Aguanté comentarios innecesarios y consejos que no pedí. Fueron muuuuuchas horas sin dormir y yo era un festival de hormonas con patas. Agotamiento psicólogo y físico. Pasé unos meses bastante duros. Pero dentro de todo este caos, había momentos en los que se paraba el mundo y solo estábamos ella y yo. Y me llenaba de amor y cogía fuerzas de donde creía que ya no había. Fue un cambio brutal que al principio me pilló desprevenida. Pero hoy puedo decir que, 14 meses después de dar a luz, he superado mi post parto y me llevo en la mochila una experiencia muy intensa y brutal que en cierto modo me ha ayudado a reconctar conmigo misma y me ha ayudado a crecer. ¡Pero qué necesario es un libro como el de Raquel que de visibilidad a este tema!

  24. Mi postparto fue una autentica mier*a.
    Según nació mi hijo, se lo llevaron a la uvi. Solo podía verlo en la incubadora, y bajando mi “leche”. Pedí por favor, que quería lactancia materna exclusiva, lo primero que mi hijo tomó, fue leche de fórmula. En las tomas, si me retrasaba 5 minutos en bajar la leche, por que había estado el ginecólogo conmigo por ejemplo, le volvían a dar leche de formula. Nadie me avisaba por las noches, cuando pedía comer, para poder ir yo a dárselo.
    Probablemente, podía haber estado yo un poco pendiente, pero era mi primer bebé, no sabíamos cómo iba el asunto.
    En fin… Que a los tres días me dieron el alta, y un bebé que no sabía ni que hacer con él.
    No fue fácil, no se enganchaba bien, y dejó de querer la teta muy pronto pese a mi insistencia.
    Como um zombie por casa.
    Pero bueno…
    Tengo un niño bueno y precioso. No puedo quejarme la verdad.

  25. Mi post parto fue… Físicamente bueno, mi cuerpo se recuperó mejor de lo que esperaba (aunque el suelo pelvico ha sido tema aparte) Animicamente, tuve de todo pero lo que más recuerdo es la decepción de esperar un apoyo mayor de mi pareja que tenía mucha carga de trabajo y poco tiempo para nosotros (con lo ilusionado que estaba con la paternidad, pero la realidad fue otra). Además, el primer mes con una lactancia que no terminaba de cuadrar fue durisimo! Ahora 17 meses después, quién me lo diría que sigo dando el pecho. Obviamente hay mucho que cambiaría en un segundo embarazo y post parto, pero al final es verdad eso que dicen las que repiten con esto que todo lo malo se olvida.

  26. Estoy embarazada de 29 semanas, mi primer embarazo. Estuvimos 6 meses intentándolo y hasta que no paré por obligación por el estado de alarma no conseguí quedarme embarazada, así que me siento afortunada de este parón porque me ha permitido vivir mi embarazo con tranquilidad, y espero que el postparto sea vivido con consciencia como tú Laura compartes! Gracias por todo lo que hacéis!

  27. Mi postparto en pleno confinamiento junto con el último tramo de embarazo (maravilloso a pesar de las circunstancias). Abril llegó en mitad de ese mismo mes de este insólito año, una auténtica “pandemial” como dice su buenpadre. El parto fue lento pero bien, con la suerte de estar acompañada en todo momento por el buenpadre y el buenabuelo, que con eso de trabajar en el hospital tuvo el privilegio de cortar el cordón de su nieta igual que hizo con el de su hija y madre recién nacida. La pena para mí en ese momento era no contar con ese calor que sólo sabe dar mamá (a cualquier edad y más en momentos únicos como este), y aunque estaba arropada y protegida, la necesitaba a ella.
    Las sensaciones a veces eran abrumadoras, del amor y la sensación de fortaleza a la más absoluta indefensión, a la inseguridad y al miedo. Tu mente va a una velocidad y tu cuerpo pide calma, tiempo, paciencia, mimo. Mi autoexigencia me ha jugado malas pasadas y creo que a mis 32 años y hasta que no ha llegado Abril, estoy aprendiendo (con muuuucho esfuerzo) a ponernos (a mí y a ella) como la prioridad fundamental, capoteando como puedo los comentarios, los agobios, los “y si…”, en definitiva, toooda esa “sapiencia” que todo el mundo tiene sobre la maternidad y no duda en intentar imponerla.
    Abril ha llegado con alegría, fuerza, ganas de comerse el mundo y muuucho muuucho amor y su malamadre hará todo lo posible y más para ser la mejor malamadre para ella y para sí misma

  28. Pues los tres postpartos que he tenido han sido geniales. No puedo quejarme. Por lo menos fisicamente. Pero en el tercero psicológicamente lo pasé muy mal, sólo hacia 2 meses que habia perdido a mi padre y tenía tal tristeza interior que irá incapaz de levantar cabeza. La única que me dio la vida muy mi niña.

  29. Mi primer posparto fue horrible, niña prematura con lactancia mixta, que no tenía fuerzas ni para coger la teta ni la tetina del bibi. Con una episiotomía de no sé cuántos puntos, que me ha condicionado de por vida, para el segundo parto y para mi suelo pélvico. Y cómo tiraba cuando se iban secando los puntos que no podía ni andar. Todito el tiempo dedicada a la niña, hora y pico para comer, cambiarla y a la media hora hora otra vez a lo mismo. Luego los cólicos, después una hemorroide del parto que me estuvo dando la lata todo el verano, en fin, ni tiempo para cuidarme tenía.
    El segundo posparto, niña a término, de enganchaba a la teta estupendamente, en veinte minutos comía y dormía cuatro o cinco horas…. Pero enseguida empezaron mis problemas con grietas en el pezón que no cerraban, mastitis, igurgitaciones en el pecho horribles, perlas de leche… Así dos meses, así que decidí pedirme excedencia, que se alargó hasta que la niña tuvo 2 años y medio, y una lactancia hasta los 3 años.
    Reconozco que he disfrutado mucho de mis hijas durante el posparto, sobretodo de la pequeña que todo fue más fácil, pero me he dedicado tanto a ellas, que olvidé cuidarme a mí misma. Ahora, que estoy yendo al fisio de forma continua por obligación (ciática por hernia), me doy cuenta que no hice nada para recuperar el suelo pélvico, que ahora lo tengo resentido tb con la lesión. Pero nunca es tarde y ahora es cdo me he puesto a hacer ejercicios hipopresivos, de Kegel, con la pelota Bobath… Cómo decís en el vídeo mi posparto de momento va para cuatro años y medio…

  30. Considero que mi posparto no fue malo teniendo en cuenta que es mi primer parto y tengo 46 años.
    A ver….tampoco fue maravilloso ni un paseo por las nubes,entenderme.
    Mi cachorrita tiene hoy 4 meses y medio con lo cual nació justo después de que finalizara el estado de alarma.Pase prácticamente todo el embarazo en casa,al principio por baja y después por el confinamiento.
    Pase todo el embarazo sin ver a mi famila y no conocieron a mi cachorrita hasta los 2 meses.
    Así que eso sumado al posparto con una cesárea y siendo primeriza…. uffffff!!
    Los primeros días era como una montaña rusa,lo mismo estaba arriba llena de alegría e ilusión que otro día me encontraba desesperada por la lactancia que es muyyyyu dura y por esos sentimientos que tenía tan raros pensando sí era todo eso lo q yo quería.
    Han pasado 4 meses y todo a mejorado mucho,pero todavía hay días que sigo llorando sin saber porque.
    A veces me siento mal por sentirme mal (valga la redundancia) porque tengo lo que siempre he soñado y por lo que he luchado sin parar.
    Después de 3 abortos llegó mi cachorrita a mis 46 años sin esperarla ya, por sorpresa,para romper todos los guiones establecidos. Así que es duro el posparto claro que sí! Pero después de un camino tan difícil como el mío el posparto se siente y se vive de otra manera.
    Bueno….y daros las gracias a las Malasmades por vuestra compañía en estos meses,sin vosotras todo hubiera sido muy diferente.
    Muchas gracias.

  31. Mi posparto fue un torbellino de emociones tan pronto lloraba de felicidad como de tristeza sin entender muy bien porque, sentía que necesitaba que estuviéramos los tres a solas sin familia sin amigos, solo descansar, dar el pecho a mi bebé, y que mi marido me cuidase, pero cada día tenía a gente en casa, por suerte pasó rápido y cuánto me quise dar cuenta ya estábamos adaptados y dejo de llamar todo el mundo.

  32. Hace 3 años de mi primer postparto, y ahora, viéndolo en la distancia me doy cuenta de lo mal que estaba. Miro las fotos con mi bebé en sus primeros días y en todas salgo con los ojos hinchados de haber llorado.
    Tuve mil problemas con la lactancia, dolor infinito por las grietas, 2 mastitis, y una lucha interior por continuar intentándolo, a pesar de no estar disfrutando ni un segundo de dar pecho. Aguanté 4 meses y medio.
    Me acuerdo de mis ataques de rabia, de mi odio visceral a mis pechos, no me los podía ni mirar…
    Madre mía… Me perdí como persona.
    Acabo de dar a luz a mi segundo hijo, hace escasamente 10 días. Y por el momento, soy otra madre diferente a aquella de 2017. Más segura, más feliz… Y esta vez tengo muy claro que no me voy a poner en último lugar. Voy por buen camino!

  33. Por suerte, en mi posparto, tuve al buen padre conmigo. Fue mi apoyo, mi ayuda, mi guía y mi consuelo. Juntos pasamos por todos los trances de alegrías y lloros, desesperación y cansancio. Pero, no porque la buenahija diera guerra o no durmiera por las noches, porque de buena hija, era buena de verdad, sino porque sufrimos el agobio de las familias, de “traeme a mi nieta”, de “déjame a la niña” por parte de unos y otros.
    En mi persona sufrí las consecuencias de un parto muy duro que terminó en cesárea, cuyos puntos se abrieron a la semana, y con vómitos y mareos por la medicación, que hizo que mi cuarentena la pasara tirada en un sofá solo levantándome para darle el pecho a mi pequeña.
    Desde aquí, quiero tirar una lanza en favor de esos buenos padres y maridos maravillosos que nos cuidan, nos miman y se encargan de que no nos falte de nada. Ellos están en primera linea cuando a nosotras nos fallan las fuerzas, al menos en mi caso, él lo es todo para mi. Estoy segura de que no habría sobrevivido si no lo hubiera tenido a mi lado, pues durante un tiempo, tuve un pié a cada lado del camino, y su mano fue la que tiró de mí.
    En fin, mi posparto, no fue bonito, ni relajado, fue un cúmulo de sucesos, que lo único que tuvieron de bueno, fue que formamos una familia y lo malo, nos unió más a los tres. Al buenpadre con su hija, a la pequeña con sus padres y a mi con mis amados dos.
    Un abrazo a todas las malasmadres y sus familias.

  34. Mi postparto primero fue horrible, el niño no dormía, tenía cólicos y lloraba mucho, sumado a que me dio por llorar y a que hubo terceras personas que se metieron y nos hacian discutir a mi pareja y a mi pues una experiencia nada agradable. Con el segundo todo fue muy bien, la experiencia es un grado. ( mucho que nos animamos a por otro 😀)

  35. Hola malasmadres!! Mi último post parto, fue hace 3 años y 10 meses y fue genial. Baja maternal, mi buenahija mayor (en ese momento 11 años) es más buena q el pan, mi marido era primerizo y no podía estar más enamorado de su estado de ser papá y a los pocos días llegó MI MAMI (c/ mi papá) desde Argentina, para hacerme esta etapa muuucho más fácil 💜 Toda la ayuda q esperamos en ese momento, comida preparada, casa recogida, q te recojan a la nean del cole, q puedas dormir mientras el buenhijobb duerme y sintiéndote tranquila q el resto de tareas, las hace la buena abuela.
    Por la parte de puntos, 2 puntitos de nada q ni molestaron, un poquito de dolor al principio de la lactancia, pero sin complicaciones y el bb sin problemas. Qué más podía pedir??? Que mi mami se quedara más tiempoooo jeje Ah si y q la baja del buenpadre hubiera sido más q las tristes 2 semanas q tocaban por entonces.

  36. Buenas!! No se cómo será mi posparto… Me quedan 10 semanas para poder comprobarlo… Para tener a mi bebé conmigo… He tenido un embarazo malo… Con covid, confinada como todo el país y desde el primer momento que supe que estaba embarazada al ser sanitaria me dieron la baja … Así que todo mi embarazo lo he pasado sola en Madrid con mi marido y con todas las dudas y “estaré haciéndolo bien” que toda madre primeriza creo que tiene.. con toda nuestra familia a cientos de kilómetros y con más miedo que otra cosa. Voy concienciandome qué tendré días buenos malos y muy malos pero que cuando vea a mi peque … Cogeré fuerzas y aguantaremos!!!

  37. Un posparto ligero físicamente ( me recuperé fenomenal de la cesárea) pero durísimo emocionalmente. Desconecté con mi pareja casi casi por completo, lloraba por todo, discutíamos ocasionalmente, sentía que la casa se me venía encima… pero mi bebé es una niña muy fácil desde el minuto 1, comía genial, dormía fenomenal y muy muy buena. Aún así todo me daba inseguridad, el saber que depende de ti 100% me hacía replanteármelo todo una y otra vez. La maternidad se comió mi autoestima, pero he vuelto, com más fuerza y seguridad que nunca.

  38. Gracias Laura por hacer visible lo invisible! Me he emocionado leyendo todos los comentarios, y viendo que no estoy sola…madre primeriza, embarazo de riesgo gemelar, embarazo y parto en pleno confinamiento, muchos miedos, un mes hasta que mis padres pudieron conocer a sus primeros nietos…pero de todo he intentado ver el lado positivo y aprender. Y si algo tengo claro es que hay que hablar más del postparto…tuve un embarazo muy bueno, pero llevar a dos bebés no es tarea fácil y nadie me advirtió de lo duro que iba a ser una vez fuera, no ya sólo su cuidado, sino el de uno misma. A pesar de haberme preparado con mamifit (menos mal!), me sentí abandonada por mi ginecóloga que me decía que era normal que me doliera la episiotomía dos meses después sin ni siquiera mirarla (tenía dos pólipos y hasta que no entre por urgencias ni caso), dolor pélvico, diástasis, la piel tan dada de sí que aún no sé dónde meterla…pero todo el mundo diciéndote ‘estás estupenda’ porque nadie conoce de estas realidades a no ser que las haya vivido. Así que de verdad mil gracias a personas como tú o Raquel que nos hacen sentir acompañadas. Deseando leer el libro y seguir aprendiendo cada día!!

  39. Yo espero dar a luz la semana que viene, soy primeriza, y espero que mi postparto sea respetado y consciente. Tanto conmigo misma como de los demás hacia mí. No lo vivo ahora mismo con miedo, sé que lo vamos a hacer lo mejor que podamos, que alguna vez cometeré errores, pero no serán por no intentar dar lo mejor de mí siempre. Sé que tendré que lidiar con un cóctel de sentimientos que no siempre podré manejar, pero no me sentiré culpable por ello. Tengo un chico maravilloso a mi lado que sé que estará ahí y será mi apoyo en todo momento, así que espero realmente poder disfrutar al máximo de cada momento.

  40. Mi primer posparto fue muy duro lo recuerdo y todavía sigo sintiendo esa sensación de vulnerabilidad. El segundo tb fue montaña rusa pero ya sabía a lo que iba. Merece la pena pero es la oscuridad infinita y la luz más dulce a la vez.

  41. Recuerdo mis dos pospartos con mucho caos, improvisación, dudas, pero también con momentos maravillosos de paz y conexión con mis bebés como cuando les daba el pecho, una montaña rusa de locura.

  42. Mi primer fue desbordante, o así lo sentí yo. Superada por mis sentimientos y mis frustraciones desde el primer momento, pues la cesárea y un complicado postoperatorio que me dejó sin poder atender a mi pequeño sola durante casi cuatro meses me hicieron caer en una pequeña depresión. Me sentía muy sola (vivo lejos de mi familia) y la situación me superó. Pasados nueve meses la cosa empezó a cambiar, yo misma empecé a cambiar y me fui recuperando física, mental y emocionalmente. Al año me quedé embarazada, de nuevo tuve que lidiar con la presión social por quedarme “tan pronto”, por no dejar el pecho y por tantas otras decisiones. Pero el tiempo y el cuidado de mi bebé, un segundo embarazo para el que me sentía mucho más preparada y ver qué mi hijo crecía sano y feliz, me hicieron remontar. Mi Segundo postparto ha sido muy liberador, porque lo he afrontado sin miedo, siendo consciente de lo que pasaba, de mis momentos de tristeza, del bajón de La lívido y tantos otros sentimientos qué he experimentado con total tranquilidad y libertad. Mi pareja cree que ya hemos “cumplido”, pero yo estoy convencida de que volveré pasar por ello, y me siento preparada para volver a enfrentarme a ello dentro de unos años así, consciente y libre.

  43. Mi postparto fue duro, la lactancia materna se me hizo durísima, recibimos demasiadas visitas y estaba obsesionada con que todo estuviera perfecto, atendiendo al bebé y sin dormir casi. A pesar de ello fue también muy feliz, enamorados de nuestra criatura, tenía apoyo de mi marido y familia, nos traian tuppers para que no nos preocupasemos de cocinar. En unos meses espero mi segundo postparto, espero tomármelo con más tranquilidad…

  44. Mi postparto está siendo durísimo y precioso al mismo tiempo. Sin dormir desde hace meses, conociéndome como madre novata y sin entender muchas veces que quiere mi bebé. Pero disfrutando de mucho tiempo para un ser maravilloso gracias a esta maldita pandemia que estamos viviendo.

  45. Estoy embarazada de mi primer hijo, ya de 34 semanas… ese momento en que cada vez esta mas cerca esa realidad q veía tan lejana el día que nos enteramos que íbamos a ser papás.
    Tuve la suerte quizás de ser muy inquieta y preguntona me la pase leyendo e investigando sobre parto, lactancia y puerperio… No puedo negar que hay miedos (claro que no sería muy poco realista) pero si me di cuenta que nunca me habían contado la pura verdad y pregunto nuevamente y quienes ya han parido te responden con un “aaah siii”…
    Yo quería y quiero saber lo bueno y lo malo de la maternidad en general, pero nadie se anima o animaba a contarlo realmente por miedo a ser juzgadas… Espero poder afrontar este momento lo mejor posible, y contarle a quien me pregunte las cosas positivas y las negativas, porque de todo se aprende.

  46. Yo pensé que me había preparado para el primer parto y postparto. Creía que todo estaba controlado, pero cuando llegaron las contracciones todo mi mundo se vino abajo. Dolor, cansancio, episiotomía , hemorroides, hematoma, más dolor y llanto, mucho llanto durante casi un mes, a cualquier hora, que me impedían disfrutar de lo que tenia , que era mucho. Afortunadamente la tormenta hormonal desaparece y las heridas curan . En este embarazo estoy preparándome mejor físicamente y sobretodo a mi castigado suelo pélvico y mi periné. Espero que la experiencia del primero me haga tomarme las cosas mejor y disfrutar de verdad de esos primeros meses.

  47. Aunque había leído mucho sobre embarazo y bebés durante el primer embarazo, mi primer postparto fue como tirarme a un precipicio sin paracaídas y sin red: alergia a las grapas de la cesárea, infección, pocos días de baja del papá, todo el mundo opinaba por ser primeriza y, claro, sin experiencia, todo el mundo queriendo ayudar y lo que hacían, sin querer, era meterme en un pozo sin fondo. Nada ni nadie me habló de qué podría sentir en el postparto.
    La ayuda de la familia en los primeros días es fundamental, pero con mis padres era suficiente, lo demás multitud y para mí mucho estrés.
    Con la segunda, fue todo más relajado, porque ya todos sabían de mi experiencia y yo también estaba menos nerviosa, más relajada y disfrutando de cada momento mucho más, incluso del hijo mayor! Eso no significa que no tuviera mis ratos malos, pero fueron menos. Aún así, recuerdo los dos postpartos con cariño, nostalgia y míos.

  48. Mi primer postparto fue en 2011, duro muy duro, pasé la peor época de mi vida que se alargó y no conseguia sentirme feliz a pesar de tenerlo todo…me sentía sola, triste, desbordada y sin apoyo, mi familia está lejos y los echaba realmente de menos…la lactancia me pareció la peor de las experiencias:dolor, bebé que no cogia sufuciente peso a pesar de estar todo el dia pegada al pecho, mastitis…habia dias que no iba ni a mear….me costó mucho pero tras pasar por terapia y después de dos años empecé a encontrarme mejor o intentarlo por lo menos, buscando momentos para mi autocuidado. A todo eso se unía que mi primera hija tiraba más por su padre y no me sentia querida por ella, eso duele y mucho…por el momento no queria más hijos, no me sentia capaz de volver a pasar otra vez por lo mismo. Tuve un ectópico 10 meses después de dar a luz e incluso me alegré de ello. Pasaron los años y volvieron las ganas de querer ser mamá, mi hija crecia y no queria dejarla sola, queria que tuviera un hermano, pero la naturaleza no queria que volviera a ser mamá y tras dos abortos espontáneos y un segundo ectópico que supuso operarme de urgencia…por fin tuve a mi segunda hija y mi segundo postparto, en 2020, con pandemia incluida, donde he echo lo que he querido y donde he disfrutado de mi bebé, de una lactancia que tras 8 meses me parece que pasa muy rápido y no quiero que se acabe. Me informé durante mi embarazo, he tomado conciencia de lo que necesitaba para cuidar mi salud mental, he entrenado con vosotras, y todo ello ha hecho que disfrute de este segundo postparto y lo siga haciendo.

  49. Mi postparto fue… como describirlo…. no se como ponerlo en una palabra concreta. Por una parte me sentía tan feliz de tener a mi hija en brazos después de tantos meses dentro de mí, por otro lado me sentía tan frágil de pensar que esa personita ya dependía de nosotros e, imagino que como tod@s, los meterías en una burbuja para que no les pase nada…. Siempre he sido una persona muy independiente y durante el postparto sufrí muchísima impotencia de no poder hacer todo lo que quería hacer al mismo ritmo que antes… Mi problema fue no ser consciente de lo que había pasado y no quería escuchar a mi cuerpo. También está esos momentos en los que recibes taaaaaantas y taaaantas “lecciones” que… en fin… Después juntas todo: lecciones, revuelo hormonal que se vive, no te ves nada bien fisicamente y que mi hija desde bebé ha pensado que dormir es “perderse cosas y tiempo” y claro…. es una bomba de relojería o como al cabo del tiempo me ha confesado el buen padre, una bomba sin mecha para reaccionar a la explosión. A partir de los dos meses fui consciente de lo que tenía en brazos, ya fisicamente también me encontraba mejor (todo ayuda), y a partir de ahí mejoró muchísimo la cosa y comencé a disfrutar de la maternidad (con altibajos incluidos). Nadie te explica todas las sensaciones buenas y malas que recibes al tener a un hijo y todo es tan nuevo que te abruma. Después de 15 meses de dar a luz veo el final del túnel…

  50. Mi hija tiene hoy 9 días. He leido mucho durante el embarazo y sabía que iba a ser duro. Estos primeros dias han sido una pasada, tengo mucho sosten a mi alrededor y me he sentido super apoyada en todo. He organizado las visitas de familiares como yo he querido, y con la condición de traer un buen tupper de comida rica.
    Eso si, la vida nos ha cambiado de una manera brutal, y aunque estamos muy felices, tanto cambio trastoca. Ayer no paré de llorar. Lloraba por cualquier cosa.. sin motivo aparente.
    Sin mas, supongo que entra dentro de lo normal.

  51. Mi postparto fue un tsunami, resultado del temblor que fue mi embarazo. Después de buscar quedar embarazada por más de 3 años finalmente apareció esa tan deseada segunda rayita en la prueba de embarazo. El primer trimestre difícil por una amenaza de aborto, faltas al trabajo para ir al médico que resultaron en una no renovación del contrato.Segundo trimestre la muerte repentina de mi padre a kilómetros de distancia; él era mi apoyo, mi confidente, mi soporte…Pero la vida quitó a un hombre de mi vida para poner a otro, estaba esperando a un nene! Y unas semanas después, el confinamiento. Tercer trimestre, pleno confinamiento que nos hizo decidir volvernos a casa. De por sí una mudanza es compleja, hacerla de Italia a España en plena cuarentena… toda una osadía. Papeleos para tener acceso a la seguridad social, llamadas constantes al centro de salud para que finalmente me hicieran un monitor. El bebé venía muy pequeño, tuvieron que inducirme el parto. Mi nene nació chiquitín y ha sido un proceso largo y duro subirlo de peso. En mi postparto me cayó TODO encima, de golpe y sin avisar, todas esa fuerzas que procuré tener para no llorar en el funeral de mi padre desaparecieron, viví en ese momento la angustia de hacer un viaje de 16 horas en coche con 32 semanas de embarazo, sufrí la desesperación de ver que no tenía leche y el bebé perdía peso día a día… sumado a no poder sentarme por los puntos de la episiotomia, no dormir, no poder tomar una ducha en días y que nadie preguntara por mi, por cómo me encontraba, cómo me sentía… Todos preguntaban por el bebé. Pero justo único que me entendía era mi hijo, tan pequeño, tan tranquilo, con su mirada me decía que todo iba a estar bien. Mi hijo me salvó en todos los aspectos en los que una persona puede salvar a otra. Hoy por hoy me siento mas fuerte, sigo llorando a mi padre, los puntos ya van mejor, me estoy quedando sin pelo, pero sobre todo me siento capaz de hacer hasta lo imposible por mi bebé.

  52. En primer lugar, muchas gracias por tu labor y enhorabuena a ambas por el libro.
    Yo he tenido dos postpartos muy distintos. El primero de mi hija fue oscuro, triste, acababa de cumplir mi sueño que era tener a mi pequeña y se convirtió en un dejarme llevar por todos y no hacer lo que mi cuerpo pedía.
    Dos años y medio después llego mi hijo, inesperado aunque muy buscado, y su postparto fue luz, alegría, unidad y fortaleza. Supongo que el parto de mi niño que fue genial me empodero de tal manera que no me tosía “ni Dios”, jejeje, y ahora con una niña de 3 años y un bebé de 9 meses me siento totalmente completa. Y lamentando no tener un tercero jejeje

  53. Mi posparto fue horrible. Puntos+dolor+ansiedad+inseguridad por todo+lloros
    Y 11 meses después estoy irascible, me enojo por todo, discuto constantemente con mi pareja, siento que no soy capaz y lo único que oigo a mi alrededor es que cómo puedo estar mal teniendo una bella familia y una bebé preciosa. Ya he pedido consulta a una psicóloga para intentar revertir la situación …

  54. Mi post parto fue bastante duro. Mi bebé nació en pleno pandemia y recién decretado el estado de alarma. Después del parto se me disparó la tensión . Pasé un primer mes horroroso todo el tiempo en la cama. Por suerte somos LME muy buena desde el principio . Cuando llegamos a casa el padre se encontró con bebé al que cuidar sin saber nada y una madre que no era persona. Agradecimos enormente el no recibir visitas. Pasado este primer mes mi tensión volvió a su sitio y pude ir disfrutando del bebé y del padre . Ahora sigo disfrutando de este post parto con días mejores y peores. Sin duda volveré a repetir porque merece la pena.

  55. Yo viví el postparto entre la soledad del confinamiento, la tristeza por un parto muy distinto al que esperaba, el miedo por no saber y no tener “tribu” a la que acudir y sobre todo la culpa, siempre ese sentimiento de culpa persiguiéndome por cosas que ahora me parecen totalmente absurdas. Recuerdo rebuscar en mi interior el amor, el vínculo, la alegria por tener a mi niña conmigo y a penas reconocer el rastro de esos sentimientos entre tanto baile hormonal.

    Duro, muy duro. Con el tiempo se invirtieron esos sentimientos y ahora no me arrepiento de nada. 6 meses después puedo decir que estoy feliz aunque cansada y vamos dando pequeños pasos siempre a mejor.

    De todo se aprende y si viene otro me intentaré prepararme mejor para pasar el postparto.

  56. Mi post parto fue bastante duro. Después del parto en plena pandemia y recién decretado el estado de alarma. Siendo primeriza y sin saber nada. Se me disparó la tensión y estuve el primer mes en la cama todo el tiempo. Por suerte hacemos Lme . El que peor lo paso fue mi marido , que tuvo que cuidar de dos personas. Un bebé y una madre que no podía estar de pie. Después de este primer mes la tensión volvió a su sitio y a partir de ahí ya empecé a disfrutar de mi bebé. Y de mi marido . Luego hemos tenido días mejores y peores , pero me quedo con lo bueno y sin duda repetiré en un futuro.

  57. Mi posparto, fue raro. Los primeros días lloraba mucho, me acordaba del embarazo y sentía nostalgia, cómo que no lo había disfrutado lo suficiente.
    Soy madre primeriza y todo era nuevo, sentía alegría, tristeza y dolor. Una mezcla extraña.
    Alegría de tener a mi bebé conmigo, tristeza de no haber disfrutado del embarazo y no haber tenido el parto que pensé (tonta de mi), y dolor, mucho dolor, ¿por qué no me informe más sobre la lactancia?
    Y para colmo, a los 10 días de parir, nos encierran en casa, y tengo/tenemos que hacernos a una nueva vida, sólos ante un nuevo miembro. Ay! Sin poder ver a mi madre, sin un brazo amigo qué sujetara a los papás en los momentos más flojos, y con un miedo y una pena horrible.
    Y cuándo por fin, empiezo a disfrutar de la maternidad, ale! Vuelta al trabajo, y a tener que separarme de mi bebé 😢
    Las aguas se han calmado, y echó la vista atrás y por muchos malos ratos, y por un postparto taaaan raro, pero no cambio nada.

  58. Hace 2 años tuve la suerte de prepararme físicamente para esta nueva etapa con pilates, masaje perineal, posturas para el parto,.. gracias a una fisio estupenda! tuve un parto muy tranquilo y lo más importante acompañada siempre de mi marido al igual que en el postparto en el que él estaba ahí para los 2. Así que pasadas un par de semanas de recuperación física ya poco a poco fue todo genial, cansada claro, pero disfrutando de la lactancia y de mi nueva vida! Sin duda el apoyo de la pareja para mi fundamental, el hacer piña e ir en la misma dirección, compartiendo dudas y sin presiones de nadie.

    1. Yo estoy ahora en ello… El confinamiento de los meses anteriores ha sido toda una preparación, para bajar el ritmo, para aprender a ser constante con ejercicios y rutinas dentro de casa, para escucharme.
      Pero lo que me está enseñando esta etapa es que ” todo lo demás puede esperar”. En principio iba a ser una cesárea en semana 39 por nalgas pero surgieron oftras cosillas y fue en la semana 37. Esta etapa me está ayudando a “sentirme madre” y ser capaz de priorizar. Hasta el día antes del ingreso estuve respondiendo mails y pendiente de temas de trabajo… Hoy la situación es bien distinta.
      Tristán es lo primero y para todo lo demás, el tiempo que quede.
      Respecto al ejercicio aún me quedan semanas para poder ponerme a ello pero tengo ganas. Ahora de momento no paso de los paseos.
      Hay que bajar el nivel de exigencia con una misma y ser consciente de que las primeras semanas hay que llevarlas de la mejor manera posible. Es casi una cuestión de supervivencia.
      Es una época en la que se necesita mucha ayuda. Y con la situación del covid no es sencillo poder recibirla.
      Mi familia es de fuera de Madrid y aún no conocen al canijo. Así que la pareja toma un papel fundamental en todo esto. Yo soy de las afortunadas que tienen un marido apañado, más apañado y organizado que yo para las intendencias de la casa ( lo siento pero no, ya no tiene hermanos disponibles ;)) y eso hace todo mucho más fácil.
      Para mi el postparto está siendo un punto de inflexión entre mi yo “no madre” y mi yo “madre”. Seguro que tengo mucho margen de mejora, pero sorprendentemente estoy bastante tranquila para lo nerviosa que suelo ser y lo que me suelo machacar. Eso sí, a veces la tranquilidad desaparece y el buen padre me mira raro porque estoy llorando porque gestioné mal una cita médica y la siguiente disponible es en una semana y no al día siguiente como pensaba y esto sería extrapolable a unas cuantas situaciones más..
      Ante todo hay que saberse reír de uno mismo, mantener el buen humor y pensar que tarde o temprano la situación estará más bajo control, o eso espero..
      Está siendo una época solitaria donde las redes sociales dan la oportunidad de contactar con otras madres o donde buscar apoyo personal y profesional.. información (filtrando por favor!!!)
      No pasa nada por pedir ayuda!!
      Y hasta aquí mi “contribución” a diga lo que piense del post parto :))

  59. Mi primer postparto fue duro, puntos, dolor, inexperiencia, cero ganas de socializar, autoestima baja, caos y shock, papá sin baja…el segundo fue maravilloso, sin dolor,con experiencia previa, estrategias “postparto” como comprar ropa de transición bonita y pintalabios nuevo, portear, papá 8 semanas de baja y muchas ganas de socializar! Otra película vaya!

  60. Hoy mi bebé cumple 3 meses. Después de un embarazo complicado y confinada sabía que iba a una cesárea con anestesia general. Perderme las primeras horas de vida, en medio del dolor y la frustración de no poder compartir el momento con mi madre y hermana. Reingreso por endometritis, sin poder conseguir lactancia materna exclusiva que tanto deseaba por la infección y el frenillo que no se diagnosticó cuando tocaba, con los prejuicios, falta de empatía y comentaros hirientes del personal del hospital… me he sentido tan mal… emocionalmente y físicamente. Hoy lucho por bajar fórmula aunque sé que va a ser imposible conseguir LME… tb lucho por dejar de sentirme mal. A veces lloro en la ducha pensando que el entorno ha condicionado mi postparto y con el pensamiento de no tener más hijos por el dolor y la indefensión que he sentido. Deseando leer el libro de Raquel para llenar cada vez de más luz este pasillo oscuro. Cada sonrisa que me regala mi bebote es un foco de luz que ilumina el largo camino del postparto.

  61. Pues la verdad es que no tengo ni idea de como quiero que sea el postparto ni de como va a ser. Estoy embarazada de mi primer hijo (aunque el año pasado sufrí un ectópico que obligó a quitarme una trompa) y estoy hablando mucho con las amigas, familiares que hace poco han parido para que me cuenten ya que evidentemente estoy bastante perdida. Si que me gustaría poderlo hacer a mi manera, evitando todos los comentarios de la gente y la familia y que me apoyaran en las decisiones que tome. Pero eso ya me han dicho las amigas que es complicado, que aun estamos en una época donde todo el mundo se cree que puede opinar sobre lo que haces y como lo haces.
    Si no me toca el libro, seguro que me lo compro porque creo que me puede servir de ayuda. Un abrazo a todas y a seguir luchando.

  62. Postparto, transición entre el yo y el nuevo ser
    Fuera de mi está todo. Dentro de mi ¿quedó nada?
    La fragilidad entre mis brazos es palpable
    La fragilidad en mi interior quedó apagada
    Pero necesita ser escuchada y acogida
    Debo ser yo quien lo haga
    Iniciar la red que sostenga mi caída
    donde empiecen a tejer los que me aman
    para acurrucar mis heridas
    escondidas en el alma
    Empezar a amar amándome
    Dejar que nazca la mujer empoderada
    El fluir de la intuición en femenino
    La conexión que vuelve a brotas sus alas
    para envolver al recién nacido
    en el dejarle ser siendo contigo
    donde me expando y florezco
    me descubro y crezco
    Al silenciar mis miedos
    dejo nacer el amor
    que latente estaba
    esperando mi latir
    mi respirar y sentir
    mi confiar en mí.

  63. Mi postparto fue duro, lloraba durante días y todo me sobrepasaba, tenía miedo, inseguridades… Siempre conté con el apoyo del padre y despues de unos meses todo mejoro, pero lo recuerdo como un cambio brutal en mi vida.

  64. Mi parto fue en plena pandemia y en pleno confinamiento.Sin haber salido a andar en dos meses y preparándome con clases online pero fue precioso y duro. El postparto mereceMás curdos todavía y Ahora que mi bollito tiene cuatro meses y todavía tengo mucho que aprender.Disfruto y ahora si,de LmE y cada día es una sorpresa.

  65. Enhorabuena a Raquel por su libro, y a ti Laura por dar voz a la realidad de muchas. Mis pospartos han sido muy distintos. Sin duda la experiencia es un grado y eso hace que sepas ya a dónde vas, aunque esta situación lo haya descuadrado todo. Sentirse acompañada y comprendida es fundamental y estoy segura de que este libro lo consigue.

  66. Mi primer postparto fue… duro! Parto horrible con muchas secuelas, todo nuevo, animicamente mal y para colmo a los 7 meses… bum tienes esclerosi multiple. Ahora a semanas de enfrentarme al segundo postparto… con confianza de que sera mejor. Tengo mas experiencia, he madurado como madre y como mujer y confio en que todo ira mejor. Aun asi… siempre esta el miedo y las dudas planeando en el subconsciente. Crucemos los dedos…

    1. Hola, es mi primer embarazo y aunque aún me quedan 6 meses para dar a luz, ya pienso y me planteo cómo será, qué sensaciones tendré, qué sentirá mi cuerpo. Siempre me ha dado mucho miedo pero llevo un embarazo tan bueno que estoy segura de que me irá genial durante y después del parto y con las clases y consejos que estoy descubriendo con MAMIFIT, estoy aún más segura de ello.

    2. Pues primero fue difícil en el hospital antes de irnos nos comentaron que era probable que el niño tuviera un problema de corazón y lo tenía que ver el cardiólogo, la familia lejos por distancia y una vez en casa el niño estaba en el pecho y nada más soltarse lloraba, al final descubrimos q no estaba comiendo, con lo que el resultado fue que por el corazón no tenía fuerza para coger el pecho. Nos habían preparado como que el pecho era la mejor opción y no darlo era malo, con lo que al no poder darlo pase unos meses sintiéndome mala madre, lloraba por todo, sobretodo cuando quedaba con las otras madres. Después de varias visitas el cardiólogo nos dio el alta y la felicitación por el trabajo y la decisión del biberón que hizo que tuviera mucha más fuerza, con lo que desde ese momento pude empezar a disfrutar plenamente de la maternidad y de mis decisiones sean o no aprobadas por los demás

  67. Y mi duda es… Hasta cuando dura el postparto?
    Una de las “desinformaciones” que nos Dan es que son tan sólo 40 días… Y aquí estoy yo, con mi bebé de dos meses y medio,debatiendome entre un caos que me quita la vida y una paz mental que me la da, gracias al torbellino de emociones que generan mis hormonas.
    Y lo que no son mis hormonas! Que cuando pienso que lo estoy haciendo genial y me siento tremendamente empoderada (porque si, se puede una sentir así tras dar a luz, porque somos jodidas superheroinas) ahi que viene ALGUIEN TOTALMENTE Ajeno a señalar que… Uy pues eso no es así… Y entonces miro a mi niña, con sus roscas y sus ojos enormes, llenos de luz y felicidad, y asiento con la cabeza y sigo haciendo lo que como madre considero mejor, con la ayuda SIEMPRE, del buen padre.
    Pero oigan! Que no se nos olvide que, cuando damos a luz, no sólo nace un nuevo humano, si no también una nueva malamadre y sería más bonito ayudarnos entre nosotros que crear más miedos irracionales y dudas.
    Gracias al club de malasmadres por no “embellecer” la maternidad y mostrarnos la vida como es, aunque sin falta de humor.
    Sois muy necesarias.

  68. Mi posparto estuvo lleno de luces y sombras. Estaba feliz porque ya tenía a mi niña arcoiris, después de tres abortos y mucho sufrimiento, pero a la vez me sentía sola, sin apoyo de ningún tipo. El buenpadre no se había hecho a la idea de que ya era padre (hay veces que creo que sigue siendo así y ya han pasado 4 años) y seguía con su vida ajeno a las responsabilidades que conlleva un bebé. De la buenahija sólo me ocupaba yo y, como estaba de baja, del resto de cosas también, que para eso no tenía que ir a trabajar… En fin, que durante mucho tiempo mi M de madre aplastó sin miramientos mi M de mujer, en una ciudad lejos de mi familia, sin ayuda de ningún tipo y sin el apoyo del buenpadre que tanto necesitaba. Pero poco a poco voy levantando cabeza.

  69. Pues el primero vino acompañado de más miedos y estrés ante el no saber cómo gestionar el tiempo (y cuándo sacar tiempo para darme una ducha con pelo ☺️). El buen padre tenía horarios larguísimos lo que suponía pasar el día sola y la familia a cientos de kms de distancia. Hubieron dos razones por las que no perdí la cordura y cada una de esas razones con nombres y apellidos. Dos amigas a las que conocí en las clases de preparación al parto y resultaron ser la mejor medicina (y las mejores amigas). Descubrimos que a las tres nos sanaba el ejercicio así que teníamos un sistema que consistía en irnos a andar a muy buen ritmo durante horas (hubiésemos quemado más de una pulsera de actividad si hubiésemos tenido 🤣). Empezamos así, saliendo de casa con moño y lamparones, hasta que conseguíamos arreglarnos el pelo… y acabamos apuntándonos a hipopresivos (convencimos a la profe para que nos dejara ir juntas y llevar a los bebés y nos echábamos una mano). Pero el mayor logro fue movilizar a muchas otras mamás y convencer al polideportivo de nuestra ciudad para que abriesen una sala para mamás con bebés y así poder hacer ejercicio aunque fuese con los niños a cuestas 💪🏻💪🏻. Lo recuerdo como un tiempo muy duro y a la vez muy gratificante. Creamos una red de madera excepcional !!!

  70. Tengo un bebé de 4 meses y una semana, nacida en plena avoragine de pandemia, y no tengo claro si en algún momento dejaré de sentirme en postparto…
    Encerrados en casa, el buenpadre en erte (gracias a dios) y yo con nuestra primera buenahija. Sin abuelos, sin ayudas, y casi sin médicos ni pediatras para consultar dudas. La lactancia ha sido una de las cosas más complicadas que he hecho en mi vida y que por cabezona y por concienzuda aún conservamos mi buenahija y yo y aún nos durará un tiempo, pero esos inicios, sin talleres de lactancia, sin clases de preparto, sin casi comunicación…
    Tengo claro que la quiero con locura, pero también la regalaría a veces. Que complicado es y que poco se cuenta lo que pasa después del parto.
    Con un bebé de alta demanda según el pediatra y el intentad no ver a nadie imprescindible, he acabado con una buenahija que no se puede separar de mi casi ni para estar con su padre y yo, agotada, a veces lloro por pura desesperación de no sentirme como era, de no encontrarme en como soy y de no sentirme como debiera.

    1. Parece que estás describiendo mi posparto, pero cambiando buenahija por buenhijo en mi caso. Perdida muchas veces sin saber qué hacer, tirando de intuición casi siempre, pero vamos tirando pa lante el buenpadre y yo

  71. Hola a tod@s!! Mi primer posparto fue triste, sí así fue, por muy duro que parezca. Me preguntaba continuamente por qué no era feliz, por qué no me salía una simple sonrisa… Y es q en ese momento se me unieron circunstancias para que fuera así… Al hecho de primer parto,que fue cesárea urgente, subidón de hormonas, etcétera etcétera, se juntó el hecho de q el buen padre no estuvo en el momento del parto, se encontraba trabajando en el extranjero y no conoció a su primer buen hijo hasta el mes de su nacimiento. Me encontraba sola, a pesar de tener a los buenosabuelos conmigo, lo echaba tanto de menos q no encontraba felicidad por ningún lado. Me costó un año hacer las paces conmgo misma, pero lo superé.
    El parto y posparto de mi segundo buen hijo, totalmente distinto. El buenpadre a nuestro lado, con nuestro primer hijo…fue cesárea programada pero con total respeto e intimidad… Distinto segundo posparto,pues sí… más vivido y disfrutando de mis dos buenos hijos.

  72. Yo estuve al borde de la depresión, por culpa de un reingreso ya que casi me desangro. Gracias a que en el hospital me dejaron tener a la niña en todo momento conmigo, pero me sentía más malamadre que nunca por hacer que la niña estuviese más tiempo en el hospital que en casa o respirando aire “limpio”.
    Y bueno,… la corresponsabilidad que la tenía muy idealizada y al final se me cayó un mito y me dio de bruces la realidad.
    Pero la lactancia es tan poderosa que a pesar de las crisis es lo que me conectó más y más con la niña, tanto que sigo dándole con 16 meses 🥰

  73. Mi posparto fue una montaña r
    P0usa se sentimientos encontrados , luz , sombra ….un día estaba súper feliz y al siguiente lloraba por todo . Dando la teti descubrí el club de malas madres y fue una revelación descubrir que no era la única con esos sentimientos

  74. Mi post parto fue horroroso.A los quince días de dar a luz nos comunican que mi padre tiene cáncer y al mes y medio fallece.Asi que yo oscilo entre la alegría de tener lo más deseado con la pena y el dolor más grande de mi vida.Aún a día de hoy,casi cinco años después,se me saltan las lágrimas al escribirlo.No pedí ayuda ni me la ofrecieron.Y sigo peleando con la culpa de no haber disfrutado totalmente de mi bebé.

    1. En mi caso no sabía nada de lo que se me venía encima, y fui inconsciente total de la etapa. Había tenido un aborto tres años antes y solo sabía lo que era estar 40 días con sangrado. A nivel emocional fue una montaña rusa, además de que se me junto con que un mes antes mi familia política me dió un disgusto de aupa, que hizo que estuviese super incómoda en el hospital con sus visitas. Y reconozco que este sentimiento me acompaño demasiado tiempo.

  75. He pasado por dos post partos. El primero, fenomenal, me recuperé súper bien, mi enana cogió bien el pecho, enseguida pude incorporarme al trabajo y al deporte. Fue muy bien.
    El segundo post parto fue duro, muy duro. El enano pequeño nació con muchos problemillas y pese a sus 4’200 kg de peso, nos tocó pasar por neonatos y UCI. Me encontraba sola en la habitación del Hospital, la vuelta a casa fue durilla, la enana de 2 años, el enano con muchos problemas y diariamente en el hospital… Tuve mucho apoyo y colaboración familiar (como siempre ha sido). No pude dedicarme a mí ni un segundo.
    No lo cambiaría por nada del mundo. Nos ha hecho una familia super-mega-fuerte.
    Me quedo con lo positivo.

  76. Mi postparto después del aborto, fue oscuridad y miedo.
    Mi postparto después de la buenahija, fue luz y alegría.
    Tengo planteado tener otro/a buenhijo/a, no sé como será ese embarazo, parto y postparto… Espero que con la madurez y experiencia sea igual que con la buenahija o mejor, al menos esa es la idea!

  77. Mi Posparto, al igual que mi final de embarazo, ha sido todo lo contrario a lo que me imaginaba. Con 2 niños de 4 y 2 años, yo me imaginaba el último mes llevando a los peques al cole, luego dando un paseo para la ciática, hacer cositas en casa tranquila y un Posparto tranquilo, disfrutando de mi niña, paseando……
    La realidad fue un encierro durante los últimos 2 meses y medio de embarazo y durante las primeras semanas de Posparto. Luego en casa y saliendo muy poco, justo para que los mayores de desfogaran…. ahora vuelvo en 15 días a trabajar con la sensación de no haber disfrutado de mi niña 🙁

  78. Duro, muy duro después de una segunda cesaría. No ves nunca el momento de encontrarte bien del todo y siempre intentado estar lo mejor posible para que tú otra hija no le afecte la nueva situación. El cansancio se apodera de ti y te olvidas de dedicarte tiempo hasta para lo más básico.
    Pero el bebé te hace ser la persona más feliz del planeta..que ternura …que amor ..es un regalazo 🥰

  79. Mis dos anteriores pospartos fueron duros para mí psicológicamente. Muchos cambios, las hormonas, bebés que no enganchan la teta, verme sola cuando mi marido se reincorporó, los celos de la buenahija1… Y la culpa, claro. Porque cada cosa que no salía bien era culpa mía.
    Ahora estoy embarazada del tercero y no sé cómo va a ser el posparto (ni nada realmente) con esta incertidumbre de la pandemia. Espero no fustigarme esta vez con la teta si no sale bien (estoy mentalizada de que el saca leches será mi compañero) y entender mejor mis necesidades y las de mis buenoshijos mayores. Y quitarme la culpa junto con los kilitos del embarazo. Ojalá todo vaya bien.

  80. Estoy en pleno posparto con un bebé de dos meses y un buenhijo mayor de 4 años, preparando la promoción del trabajo y sin ayuda externa… sentimientos totalmente encontrados, tanto por el (poco) tiempo que puedo invertir en estudiar como por esa sensación de no estar disfrutando del bebé…

    1. ¡Mucho ánimo! Yo también estoy opositando y no sé cómo lo haré después del parto. Tengo la misma sensación de que no disfrutaré del bebé, igual que no estoy disfrutando de sus hermanos ahora. Habrá que planificarse mejor… ¡Mucha suerte!

  81. Mi primer posparto fue horrible: madre primeriza con síntomas de depresión sin saberlo, frustrada por ser incapaz de dar el pecho, llorando sin parar, pidiéndole al padre que diera el biberón porque yo me sentía la peor madre d mundo… Sin embargo me recuperé, gracias en parte a este club porque apareció en mi vida en ese tiempo, y descubrí que mi hija tiene la mejor madre porque todas las decisiones que he tomado las tomé por su bien, y aprendí a que cuando mamá está bien, mi hija está bien. Laura, mi segundo bebé nació el 30 de marzo, 15 días después del confinamiento, aquí, en Madrid, en el epicentro de toda esta vorágine de virus. Y como tú dices, fue un parto respetado, conectando con mi bebé a pesar de que llegó en 20 minutos y casi la tengo en el coche. Lloré también, pero de felicidad, porque me sentí bien al comunicar que no daría el pecho, no sentí miedo a las críticas ni a nada, era mi decisión, la tomaba conscientemente y es lo mejor que he podido hacer por mi hija porque si mamá está bien, mis hijas están bien. Físicamente no he recuperado mi forma aún, y por primera vez en mi vida no me preocupa, porque durante el confinamiento he aprendido a disfrutar de mi cuerpo tal y como es, porque es el cuerpo de mamá, no de la chica anterior, y eso hay que aceptarlo también. Ya habrá tiempo para cambiarlo si me apetece, pero el tiempo de ahora con mis hijas no va a volver, así que prioridades primero: mis bebés. Tu Luci y mi Juli se llevan un mes exacto, también decidió sentarse antes del parto, te escribí y me recomendaste unos ejercicios que tú estabas haciendo. Tu Luci se giró y mi Juli finalmente también. Gracias infinitas por empoderarme como madre y por guiarme en ciertos momentos “pospárticos” muy duros. 💜

  82. Mis dos postpartos fueron duros. El primero lo pasé más inconscientemente quizás…tenía puntos dolorosos, una presión por conseguir que el bebé ganara peso ya que había nacido en un parto inducido por bajo peso, grietas por pezones planos, inyectándome heparina, 3 mastitis, y el bebé con cólicos…seguramente habrá más cosas que no recuerdo ahora. En mi segundo bebé, pensé que peor no iba a ser, pero me equivoqué! A todo lo anterior hay que sumarle un hermano mayor al que no podía atender bien y por lo que me sentía culpable, un negocio propio que tuve que seguir atendiendo como pude, una rotura de fibra, y por último una pandemia! Ahora el bebé tiene 10 meses y parece que voy viendo la luz pero yo creo que no me sentí comprendida nunca. Sería genial que se tuviera más en cuenta lo mal que se puede llegar a pasar. Por suerte, y como todo en la vida, también pasa y también se puede aprender de ello. Para mí eres una valiente por haberlo pasado 3 veces, yo creo que me planto! Gracias por escribir lo que muchas pensamos y vivimos para que se empiece a tener en cuenta!

  83. Estoy con los últimos días de mi deseado segundo embarazo. Seis años después de mi experiencia con la maternidad lo afronto más consciente, sé el parto respetado que quiero y cómo vivir el postparto (o eso espero).
    No quiero opiniones que no he pedido, me siento más fuerte y segura de mí misma y espero que el baile de hormonas me deje disfrutarlo aunque sea un poquito.
    También pienso que el buenpadre está más preparado y espero que hagamos equipo.
    En unos días seremos cuatro en casa, espero no esperar demasiado de mí misma y no ponerme las expectativas demasiado altas. La experiencia es un grado (o eso dicen)

  84. Mi posparto fue una montaña rusa de emociones y sensaciones: cansancio, miedo, amor al ver su carita… En unos meses me enfrentaré al segundo, a ver esta vez!

  85. Excelente relato del posparto. Deseando leer el libro. Mamá de un bebé de 16 meses. Durante el embarazo me cuidé mucho, sobre todo mentalmente. Pero más para el parto que para el posparto. Quería un parto respetado y a pesar de algún sobresalto lo conseguí. Pero llegó el posparto y un tsunami me arrasó. Perdí el control, no encontraba momento para mi, no supe gestionar y no estaba disfrutando de ser mamá, lo que a la vez me provocaba más tristeza. Hasta que decidí pedir ayuda y me di cuenta que el problema había sido que yo me había olvidado de mi misma. A partir de ahí todo mejoró, tomé decisiones que me ayudaron a disfrutar muchísimo de ser mamá sin tener que renunciar a todo. Por eso es fundamental estar bien y creo que nunca es tarde para volver a comenzar

  86. Pues como mi dos embarazos (una niña y mellizos niños y niña)fueron por fecundación un vitro ,los pospartos fueron épocas muy felices , aunque siempre digo que entre la inexperiencia del primero y la locura del del parto gemelar con una niña de 22 meses en casa , me hubiera faltado otro embarazo para disfrutarlo bien , pero estoy feliz pues hubo años difíciles en los que pensaba que mi sueño de ser madre no se iba a cumplir 🤗

  87. Hola, la verdad no sé muy bien que esperar de mi posparto, por un lado lo espero con ansia y hasta un poco de alegría porque eso significará que ya tengo a mi bebe conmigo y por el otro con miedo, miedo a cómo me encontraré, a si lo sabré llevar, a si lo haré bien con el bebé, en fin miedo a diversas cosas.

  88. Mi hijo nació el 15 de marzo el primer día del estado de alarma, ¡salimos hasta en el periódico! La verdad que el postparto ha sido bastante duro pero he de decir que para mí el confinamiento ha sido algo que me ha gustado; fue durísimo, esos primeros días en los que estás con un recién nacido que no sabes bien cómo va, que cuando no deja de llorar y no sabes que le pasa te desesperas y acabas llorando pero que al final poco a poco vas conociéndolo y cogiendo las riendas al asunto. Luego está la lactancia que es muy bonita pero a su vez durísima. Con grietas la primera semana y sólo con la ayuda de internet me las ingenié para corregir el agarre y emprender una buena lactancia. El postparto es algo de lo que se tiene que hablar más porque cuando vas a las clases de preparación al parto no te cuentan mucho de él y al final estás tú sola sin saber qué hacer. Para mi también ha sido y está siendo de apoyo el grupo de WhatsApp que hicimos las mamás que estuvimos haciendo Mamifit aquí en Granada y que poco a poco nos vale ayudando las unas a las otras. Gracias por hacer más visible algo que es tren desconocido.

  89. El primero fue todo ansiedad, no soportaba escuchar el mínimo llanto de mi bebé por miedo que la pasara algo, que no supiera hacerlo bien. Que no supiera y punto. Con el tiempo aprendí q era imposible hacer todo bien, pero se podía intentar.
    El segundo está siendo más tranquilo, pero con ansiedad igualmente por seguir equivocándome. Una montaña rusa a veces subes a veces bajas y a veces vas en línea recta. Pero repetiría el viaje!!

  90. Hola Malasmadres! Estoy embarazada de 26 semanas y el tema del posparto es del que menos cosas he leído, porque supongo que me apetece más pensar en el parto, en la lactancia… pero leyendo a Laura, veo que ya estoy tardando en buscar información! Cómo me gustaría que fuera el posparto según mi ideal??? Sentirme espléndida y plena, una madre perfecta con energías y siempre feliz, sin agobios y teniendo mi alrededor controlado con tiempo para todo. Muchas expectativas verdad?… Cómo creo que debo esperar que sea mi posparto??? Pues con días de todo, azules, amarillos o verdes, pidiend ayuda siempre que pueda, dejando a mi pareja compartir todo lo que pueda, intentar cuidarme física y psicológicamente y bajando mi nivel de exigencia, que siempre ha sido estratosférico. Demasiados deseos??? Espero que no… Seguiré leyendo el blog, para ser consciente de la realidad real, de la de verdad, y no la de cuento. Muchas gracias!!!

  91. Mi posparto está siendo con altibajos. Después de una cesárea y madre primeriza, las primeras dos semanas han sido horribles. Llorar y más llorar, es el resumen. Entre los dolores, la autoexigencia, establecer la lactancia, los comentarios inoportunos de la gente que lo sabe todo.. Ya son cuatro semanas lo que tiene mi bebé y “parece” que estoy mejor..no descarto ponerme a llorar de un momento a otro. Con la pandemia y demás no se me va el miedo del cuerpo, pero supongo que poco a poco todo irá a mejor.

  92. Pues por mi cabeza pasan muchas cosas, y la incertidumbre de qué voy a sentir es una de ellas. Tengo claro que AMOR será el sentimiento predominante, pero también se que MIEDO de no estar a la altura, de ser el primero, de olvidar hacer algo o hacerlo bien, MIEDO al agobio, al cansancio, a que nos desbordemos….a pensar que todo ha sido un error, a sentirme #malamadre por querer tener ese ratito para mi, a que me juzguen….
    También tengo claro que como en tantas otras cosas que he vivido en mi vida, aceptaré el reto, y desarrollaré mis herramientas para superar la situación, disfrutar de mi bebé con mi pareja, y me aislaré de las #malasvibraciones que nada aportan, esos Capitanes a Posteriori que todo lo saben, que no aportan pero te critican!
    Espero que sea bonito a nivel emocional, y que a nivel físico pueda recuperarme pronto, para lo que ya me he estado preparando y seguiré preparándome con mi fisioterapeuta y mis entrenadoras especializadas en preparto y postparto.
    Y definitivamente del postparto espero lo más bonito del mundo, estrechar a mi hijo entre mis brazos y sentir el más inigualable de los sentimientos!!

  93. Buf, mi primer post parto fue duro, mucho. Lloré, me arrepentí por momentos, lleno de “consejos” por parte de todo el mundo. “Consejos” que me hacían dudar de lo que yo pensaba que estaba haciendo bien….un caos. Hasta que vi la luz al final y empecé a escuchar y a mirar a mi bebé y a mi marido, apoyo incondicional en esos duros momentos. Ahí fue cuando supe que habíamos hecho lo más maravilloso de nuestras vidas.
    Ahora mismo embarazada de 14 semanas, veo un post parto futuro, mejor y más relajado. Con sus altibajos, porque las hormonas son así de jodidillas, pero más consciente de todo, con mi niño mayor, que es un amor, que por aquel entonces tendrá tres añitos.

  94. Mi primer postparto fue horrible, la contradiccion y el caos llegó de repente sin que nadie avisara. Fueron 3 meses horribles luchando además contra el establecimiento de una lactancia que no conseguí y una frustración inmensa. El segundo post parto fue muy distinto, sin presiones, mucho más consciente y sin presión en la lactancia y solo me dio alegrías, lactancia establecida y recuperación con aquel yo que había perdido en aquella época oscura 17 meses antes con mi primer hijo. Este 3er post parto 4 años después de aquel primero lo espero ojala como el tuyo consciente, con incongruencias, pero buscando equilibrio entre los 3 pequeños para intentar dar a cada uno su sitio… Y como no también con miedos que superaremos. Reconozco que este 3er embarazo es totalmente distinto porque al final yo como mamá y persona también soy distinta.

    1. Mi postparto fue evolucionando del estres a la tranquilidad, acompañado por mi pareja que durante el primer mes se convirtió en superman. Fueron muchos sentimientos; estrés por ir a ver a familiares y amigos, porque todos querían conocer al nuevo miembro, culpa por no llegar a todo y comprobar que no era lo que mejor nos venía a ninguno, miedo y angustia de que nos pasase algo a mi pareja o a mi, por la inyección de responsabilidad que habíamos recibido y finalmente consciencia y vuelta a la calma.

  95. Supongo q será diferente a los 2 anteriores,y espero por fin conseguir una lactancia materna exclusiva.

  96. Mi postparto fue feliz y aterrador al mismo tiempo. Llegar a casa y ser consciente de que esa personita tan amada iba a depender de mí las 24 horas del día, los 7 días de la semana, fue un chute de realidad sobrecogedor. Tuve la “suerte” de que fue un niño muy bueno para todo excepto para dormir, por lo que llegué a ser una muerta viviente debido a la falta de sueño.

    1. Hoy hace seis días q nació nuestra hija. Posparto duro a nivel físico por parto que terminó en cesárea después de muchas horas con contracciones y en el que había puesto muchas ganas e ilusión por qué fuera natural ya que mi primero fue también cesárea de urgencia. A nivel emocional sentimientos encontrados, felicidad al verle la carita y mares de lágrimas por sentirme físicamente y anímicamente mas floja. Por querer correr en esta recuperación más de lo que mi cuerpo pide, para dárselo todo a ellos el primer hijo y ella.

    2. A punto de cumplir 10 meses mi segunda criatura, he tenido 2 postpartos muy diferentes. En este mucho más presente y sin permitir tanto la entrada a opiniones ajenas. Seguro que el libro está fenomenal, es necesario visibilizar más esta etapa y dejar de tener cuentos de hadas en la cabeza, aunque pura magia si que se vive.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más