¿Qué quieres encontrar?

21
Cómo se educa a un adolescente

Cómo se educa a un adolescente

Le miras y te das cuenta que ya no es aquel niño al que acurrucabas entre tus brazos cuando tenía miedo o aquel que te pedía un cuento antes de irse a dormir. Ahora ves a un joven con ganas de descubrir el mundo a su manera, al que en muchas ocasiones le cuesta escuchar tus opiniones, que solicita su espacio para alejarse del nido.
Un volcán en erupción que estalla a menudo sin poder entender muy bien el motivo, un cóctel de emociones desbocado que
intenta buscar su lugar en el mundo. Una persona en proceso de cambio, de descubrimiento, de construcción de su propia identidad. Con emociones poco moduladas, con sentimientos confusos, con altas dosis de impulsividad.
Un adolescente con poca capacidad para la autocrítica, que vive entre la euforia y el catastrofismo, las risas y el mal humor. Una época de sana desobediencia, de numerosos aprendizajes, de búsqueda de nuevos límites. De vulnerabilidad y fuerza a igual medida, de rebeldía y egocentrismo en estado puro.

Un estado de permanente alerta que a veces nos aleja de ellos y ellas

Este combinado explosivo hace que en muchas ocasiones acabemos etiquetando a nuestros adolescentes de pasotas, interesados o egoístas. Que miremos la etapa desde la confianza o el enfado, enfocando nuestras relaciones en los conflictos, las amenazas y las contradicciones que surgen casi a diario. Un estado de permanente alerta que nos aleja en ocasiones de sus vidas, que nos llena de prejuicios y temores.
Deberíamos ser capaces de aceptar que nuestros hijos o alumnos adolescentes han crecido, que necesitan su espacio, que son desobedientes por naturaleza. De entender que muestran dificultades para expresar lo que sienten o necesitan, para ser pacientes, para gestionar los errores.
Ojalá fuésemos capaces de conectar con ellos emocionalmente,  acompañarles sin dramatismo con sacos de paciencia y sentido común. Sin desesperar ante los desplantes, las discrepancias y los conflictos que se entrelazan.

retos-adolescencia-tip

La distancia es necesaria

Aprendamos a dejar la distancia necesaria para que puedan crecer libres, para que tomen decisiones de forma autónoma,
creamos en ellos sin condición. Querámoslos cuando más nos necesitan, cuando más frágil se sienten, cuando más vulnerables son.
Mostremos las ganas de entender el amasijo de emociones que les invaden, los conflictos internos que sienten a diario, las
salidas de tono. Enseñándoles a gestionar los riesgos, los cambios anímicos, la melancolía.
Logremos acompañarlos aceptando que sus necesidades e intereses han cambiado, sin imponer nuestro modelo de vida, convirtiéndonos en el mejor influencer que puedan tener. Estando presentes, disponibles, sin imposiciones ni amenazas.
Recordándoles a diario lo mucho que nos importan, lo orgullosos que estamos de ellos, con un lenguaje lleno de respeto y grandes dosis de afectividad.
Ayudémosles a descubrir sus propios valores, a mirarse con cariño ante el espejo, a quererse sin peros ni pros.
Sigamos contagiándoles las ganas de aprender, de descubrir un mundo de oportunidades, de valorar las pequeñas cosas.
Compartamos actividades que fortalezcan  nuestras relaciones, marquemos normas que les protejan, encorajémosles a ser valientes, a trabajar por lo que desean. Compartamos sus miedos e inquietudes sin recelo, entendamos su mundo digital, desarrollemos su
espíritu crítico.
A un adolescente se le educa con empatía, con respeto, con grandes dosis de amor y toneladas de serenidad.
Y vosotras Malasmadres, ¿tenéis adolescentes en casa?, ¿cómo creéis que hay que educarles en esta etapa?

Han comentado...

  1. Yo tengo una hija de 15 años .nunca escucha ,pasota ,siempre esta en su habitación, en el instituto va fatal ,vamos que no se puede hablar con ella .la teórica esta muy bien pero la práctica es tan diferente .yo lo intento y no saco nada de ella

    1. Hola.
      Gracias por estos consejos tan buenos, tengo una adolescente de 14 años y un pre adolecente de 12y la verdad vivo angustiada por la niña de 14, Javita me supera a veces por su cambio tan brusco de humor, me hace sentir muy mal y yo la castigo con su pc, y leyendo me doy cuenta que no esta bien, es difícil ser padre y más experimentar estos cambios, uno siempre quiere lo mejor para sus hijos y no cometer los mismos errores qude nuestros padres tan estrictos. Muchas Gracias, me alivia saber que esto pasara a medida que crezca y a la vez me entristece que deje de ser mi niña siempre a mi lado😭, es la ley de la Vida💔

  2. Estoy exactamente en la misma situación que Merche… Mi hija 16 años no escucha… Nunca lo a hecho ni de pequeña está diagnósticada con TDAH, intento darle espacio pero abusa, intento darle libertad pero abusa, anda con traficantes de mariguana mucho mayores que ella… No quiere hablar con nosotros, falta a clases, suspende, fuma porros, el orden, no es que sea desordenada es que es caótica, sólo quiere tv, Internet y salir , no se les puede respetar en esos aspectos, hay que regular un poco las horas porque sino no hace nada , , y no se le puede potenciar porque no quiere hacer nada más no me queda mas remedio que prohibir cosas, y eso que mi pareja y yo somos gente abierta le hemos dado confianza, siempre, pero abusa y siempre tiene razón …. no quiere tratos ni negociar además tampoco cumple con su parte de los tratos…. 49 faltas de asistencia a clase en mes y medio, consecuencia castigo…. Sin salir hasta navidades…. No sabemos que mas hacer, al menos no es violenta y acaba acatando con mucha supervision….

    1. Mi hijo de 16 años es todo lo que tú cuentas, y además violento. Cada vez que leo un artículo de estos me pregunto qué he hecho tan mal, si he intentado todo eso que dicen pero mi hijo ha pasado de ser un niño adorable a ser un monstruo casi sin darnos cuenta. Ojalá encuentre su camino.

    2. Hola, soy padre de dos niñas, la mayor con 14 años y sí, ciertamente es complicado y discutimos mi mujer y yo con frecuencia con ella, de momento la situación está medio controlada, pero en tu caso tu niña abusa. Con 16 años debería entender que a su edsd fumar porros e ir con traficantes, aparte de destruirla y sumirla en el fracaso podría afectar a toda la família, dile que pueden quitaros la custodia y tendría qaue marcharse con otra familia de acogida, quizá así se acojone y le haga reflexionar.

  3. Aquí una madre de un preadolescente de 13 años y autista de alto funcionamiento S.O.S.!!! Por ahora lo llevamos bien; la empatía, como dices es primordial, yo siempre me pongo en su lugar y me recuerdo a mí misma cuando tenía su edad (que necesitaba, que me angustiaba y sobre todo, QUE ME HACÍA FELIZ 🙂

  4. Yo tengo un hijo de 15 que siempre ha tenido una actitud de dejadez desde pequeño, le daba igual terminar los trabajos bien que mal, eso si aprobaba todo. Tuvo un episodio que lo pasó mal pues se metían con el en el fútbol y lo dejó. Ahora empezó a suspender, repite 3 Eso le he cambiado de cole y no le está yendo bien. Lo malo le atrae, empezó a salir con una niña y lo peor de todo es que se ha estado metiendo con un niño más débil que él ( cosa que hemos cortado de raíz) NO LE RECONOZCO o es que no lo conocía en realidad. Estamos a batalla campal, castigado con muchas cosas y de verdad que es un niño noble, ayuda mucho y muy cariñoso. En casa siempre ha tenido normas que cumplir respecto al móvil, play etc… pero se me va de las manos

    1. Jo! Qué sinceridad ..te mando un abrazo y mucha fuerza.Cuando leo las recomendaciones pienso en la realidad.
      ..qué difícil!!

  5. Hola, yo tengo un adolecente de 15 alos, es bueno, noble, desobediente a veces, tiene mal humor a veces( esto es normal) pero no estudia lo suficiente y eso hace que su padre y el se esten alejando, necesito ayuda pk yo estoy en el medio y al limite, gracias

    1. Hola.. Yo creo que en casos asi (tengo una hoja de 15 y suenan parecidos) tienen que entender ellos (pero sin reproches y hablándole bien) y sobretodo NOSOTR@S que es su futuro, su vida. Les hacemos ver la importancia del estudio, pero no hay que llegar al drama. Yo he terminado aceptando que si empezase a repetir no seria el fin del mundo. Tengo ejemplos de gente que con 16 dejó de estudiar y a los 30 yendo por las escuelas de adultos estan cursando uned. No hay que hacer una guerra. Son nuestros hijos y creemos saber lo mejor para ellos, pero la imposición nunca trae nada bueno. No si es en forma de guerra continua

    2. Marta, eres muy valiente por escribir. gracias por compartir tu desesperación. como experta en mejorar las relaciones de padres con sus hijos, observo a priori que el padre se siente herido. Probablemente uno de sus valores más arraigados sea que hay que estudiar para ser alguien en la vida y se preocupe por su hijo al ver que éste no estudia. Y vuestro hijo no se siente comprendido, puede que no le guste lo que está estudiando o haya otros motivos de fondo, muy propios además de la adolescencia. Una conversación, donde el padre verbalice “hijo mío, estoy preocupado por tu futuro” en esa línea seguramente logre que ambos empaticen. Sacar buenas notas no es sinónimo de felicidad. Vuestro hijo es “bueno, noble”, eso son los valores que cuentan. Respecto a tu situación mediadora, salte de ese rol si te está haciendo daño, verbalízalo, reúne a los dos y explícales cómo te sientes en esta situación y que vas a dejar de estar en el medio. Espero que haberte guiado bien. Un abrazo de luz

  6. Hola,

    gran artículo, ya que después de la niñez es otra de esas etapas que tod@s padres y madres tememos. En una etapa dura, de aprendizaje y llevarse muchas desilusiones pero aprender, como bien dices dejarles su espacio es fundamental. Yo tengo los míos pequeñitos de 6 años y 2 años, pero crecen muy rápido y en estos tiempos creo que la adolescencia debe ser muy complicada con tanto estímulo, información y estereotipo. Espero que la buena educación se note a esa edad :C

    Besos!

    Anabel

  7. Gracias Sonia!!!
    Muy necesario pararse a pensar todas estas cosas cuando el día a día, la rutina y la adolescencia están aquí, han llegado y, de momento, se quedan.
    Tú lo has dicho: empatía, respeto, mucho amor, tranquilidad (que difícil esto último algunas veces)… y verlo todo dejando un poquito de margen, dejándoles crecer.
    Me guardo tu post como un tesoro.
    Gracias

  8. Yo tengo un adolescente de 16 años , no le gusta estudiar esta,ahora en Fp y pasa de estudiar aunque podría sacar Buenas notas . Esta metido en fumar porros alguna vez y estamos siempre encima de él vamos a la psicóloga y a donde sea para ayudarle pero a veces nos miente . Estamos separados pero nos llevamos bien . Estoy desesperada de verdad . No se en que me he equivocado de verdad . Nunca pensé que me pasaría a mi .

  9. Mi hija cumple 16 años este sábado. Su padre y yo, separados desde hace 5 y ella decidió aprovechar un regimen de visitas irse con su padre a vivir, alejándose de su hermana de 10 años, de mi, sus abuelos… El entorno en el quw vive es tóxico, su padre sw desentendió de ellas desde el primer momento. Dejó de ir al instituto, de pelos logró graduarse en Eso… Ahora va a estudiar en “l’escola d’oficis” pero no es nada de lo que ella tenía pensado, que era Bachillerato. Me falta el respeto, no escucha, se centra todo en el móvil y en amistades virtuales… Ojalá fuera tan fácil como lo que sw dice en el post. De verdad, lo he intentado todo… Soy una madre joven, comprensiva y muy sincera con mis hijas, ya no se como encauzar la situación Estoy desesperada

  10. Tengo una adolescente de 15 años que dentro de sus síntomas es una mujer valiente y decidida de la que me siento súper orgullosa. Me gusta pensar que la adolescencia es una enfermedad que remite con la madurez, paciencia es poco pero merece la pena. Me ha encantado tu post

  11. Que fácil sería leer y poner en práctica vuestros post ..pero criar un adolescente es súper difícil cuando esta metido en un mundo conflictivo para nosotros pero para ellos su mundo.. su realidad ..su filosofía de vida..tengo una adolescente de 15 años que nada mas cumplirlos pasó a,ser de niña buena a rebelde sin causa..lo tiene todo y yo no comprendo nada..los malos amigos pasan a,ser su familia y yo me siento excluida por mas que intento ayudarla y comprenderla

  12. Tengo una adolescente de 15 años. Para mí ha sido muy difícil despedir a la niña que fue y acoger a la mujer en que se está convirtiendo, deseosa de vivir, de tomar sus decisiones con sus aciertos y errores. Creo que la clave es aprender a soltar, escuchar sin juzgar, exigir responsabilidad en la misma medida que damos Libertad, permitir que vaya tomando decisiones y, mucho, mucho amor. A mí no me está yendo mal, es una etapa difícil pero me siento orgullosa de ella aunque no comparta algunas de las cosas que dice o hace.

  13. Hoy he tenido el placer de asistir a una charla del psicólogo y escritor Jaume Funes sobre la adolescència. Os recomiendo un libro, a mi me ha ayudado, Quiéreme cuando menos me lo merezca….porque es cuando más lo necesito. Muy recommendable.

  14. Tengo una niña de 15 años y desde niña la he estado preparando para los cambios que sufriría al llegar a la adolescencia ,hablando muchísimo con ella explicándole los cambios de humor y los momentos en que sus hormonas jugarían con su estado de ánimo de momento es una maravilla ,me lo sigue explicando todo y seguimos hablando muchísimo hay que ir moldeandolos con paciencia y mucho cariño pues se vuelven muy sensibles de momento a mi me funciona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más