¿Qué quieres encontrar?

35
Cómo evitar que otras personas te quiten la fuerza

Cómo evitar que otras personas te quiten la fuerza

Por mucho que a veces nos pese, nos movemos en un mundo en el que las relaciones con los demás son el pan nuestro de cada día. Dentro de esas relaciones nos movemos con personas que nos aportan, que nos dan y que podríamos decir, nos conectan con nuestra fuerza al hacernos sentir bien, y hay personas que nos quitan nuestra fuerza, nos hacen sentir mal.

Me juego al cuello a que sólo con leer el párrafo anterior ya se te ha venido a la cabeza alguien que te quita tu fuerza, una de esas personas que tan sólo con estar a su lado ya sientes que hay una parte de ti que quiere irse corriendo lejos para ponerte a salvo.

El problema es que igual esa persona es tu jefa o jefe, alguien con quien trabajas o, lo que es aún peor, una persona de tu familia o incluso un buenhijo. Fíjate que este artículo se podría haber titulado cómo evitar a esas personas que nos quitan la fuerza, pero, por mucho que nos pese, hay personas que nos quitan la fuerza y con las que necesitamos tratar día a día.

¿Cómo evitar que esas personas puedan quitarnos nuestra fuerza? ¿De qué manera hacerlo para cuidarnos a nosotras al mismo tiempo que nos relacionamos con ellas?

Es vital tener claro qué es en concreto lo que provoca que esa persona me quite la fuerza y me haga sentir mal. Lo habitual es que se lo atribuyamos a la persona en su conjunto. “No la aguanto”, nos podemos decir, pero lo más probable es que haya algo en concreto de esa persona que nos saca de nuestras casillas.

Robert Dilts, del que ya he hablado en algún artículo, habló de los niveles neurológicos, un modelo organizador de informaciones basadas en los procesos del sistema nervioso del ser humano.

personas-roban-energia-malasmadres-tip

Cuando veo a alguien delante de mí no sólo veo a esa persona. Mis niveles neurológicos se activan en función al ambiente en el que se mueve esa persona, a su comportamiento, sus capacidades, sus creencias, sus valores y su identidad.

1. Así que un buen punto de partida puede ser el preguntarme, ¿qué es exactamente lo que me saca de mis casillas?

  • Puedo imaginarme a esa persona en el entorno en el que se mueve. ¿Verla así me da fuerza o me la quita?
  • ¿Y si me imagino su comportamiento? ¿Cómo me hace sentir verla comportarse? ¿Qué parte de ese comportamiento es el que me disgusta?
  • ¿Cómo hace las cosas? ¿Qué capacidades son las que pone en juego? Y cuál es tu manera de sentir al verle hacer esas cosas. Igual hace las cosas con lentitud mientras que tu ritmo es mucho más rápido.
  • ¿Cuáles son sus creencias? Y cuando hablo de creencias hablo de esas frases que dice de forma tajante, dándolas como ciertas y que igual a ti te hacen abrir los ojos como platos porque estás en total desacuerdo.
  • ¿Por qué hace esa persona lo que hace? ¿Cuáles son los valores que pone en juego? Las personas solemos tener mucho aprecio a nuestros valores y cuando elegimos amigos, trabajo o incluso pediatra para el buenhijo, los valores influyen mucho aunque no nos demos cuenta. Si para nosotros un valor muy importante es por ejemplo la lealtad y sabemos que la persona que tenemos en frente habla mal de un amigo, lo habitual es que haya algo que no nos cuadre.
  • ¿Quién es? ¿Cuál es su identidad? ¿Cómo se muestra? Incluso puedes buscar una metáfora que lo represente y chequear cómo te sientes ante esa metáfora que lo representa.

Está claro que por hacer este trabajo la otra persona no va a cambiar, pero sí que cambiará tu percepción de ella. Acotar que es en concreto lo que te hace sentir mal es un primer paso para darte cuenta de qué es lo que te quita la fuerza de la otra persona.

2. El segundo paso es ver qué emoción en concreto es la que me hace sentir ese comportamiento o esos valores

Yo, por ejemplo, tengo un problema con las personas que trabajan con calma. A mí me gusta ir rápido, a toda pastilla, apurando los tiempos límites, y cuando veo a alguien que trabaja con calma, vamos, lo que para mí es lentitud, me conecta con mi impaciencia y provoca en mí enfado.

Y si quieres hablar con ella para llegar a un acuerdo que garantice vuestra convivencia pacífica es mucho más sostenible decirle “tu lentitud a la hora de hacer las cosas me conecta con mi impaciencia y provoca mi enfado” que lanzarle un “no te aguanto”. Cuando tenemos claro qué es lo que nos quita en concreto la fuerza es mucho más fácil llegar a una solución. Si lo que vemos es la persona en global, esa solución es casi imposible. ¿Ves la diferencia?

Cuando pongo el foco en el otro, no hay solución. Si el foco lo pongo en mí, en lo que se me mueve en la relación con la otra persona, sí que puedo cambiar ciertos comportamientos, actitudes y, por supuesto, el modo en el que gestiono las relaciones con las otras personas.

¿Qué tipo de personas son las que te quitan la fuerza? ¿Qué comportamientos son los que te desesperan? ¿Y cuáles son los valores y las creencias de otros que no compartes y que te alejan de ciertas personas? Me encantaría leerte ahí abajo, en los comentarios.

Han comentado...

  1. Buenos días!!
    A mi, gracias a una frase que me repetía mi madre, pocas personas me sacan de mis casillas.
    Aquí os la dejo: ” si no puedes cambiar las cosas, cambia la forma de tomartelas” y la verdad es que muchas cosas no las podemos cambiar y si como dices en el artículo el foco lo ponemos en nosotros, es mucho más fácil.
    Aunque debo decir que mi padre a veces me saca de mis casillas, intento empatizar con él para poder llevar mejor mi relación.
    Gracias por este post

    Buen día

  2. Yo con la edad aprendí a ser un poco menos prudente, a decir más lo que pienso y también a que me importe poco lo que digan los demás. Me sacan de mis casillas los “sabelotodo” que van dando lecciones por la vida, pero ya he conseguido pararles los pies a los que tengo cerca y ahora vivo mucho mejor. 😃

    1. Yo he optado por pasar el mínimo tiempo posible con esas personas, aunque no sea lo políticamente correcto y aunque sean cercanas y he optado por hacerme invisible, no llamar su atención.
      Gracias por tu post!

      1. Si a ti te sirve, claro que es políticamente correcto. Al menos para ti. Gracias a ti por tu comentario.

    2. Hola Marta, me gustaría saber cómo has conseguido pararle los pies a esas personas “sabelotodo”, yo tengo alguien muy cercano a mi que cada vez que lo veo “ufff”. ¿Que puedo decile? Porque hasta ahora pongo buena cara y sonrío, pero para el todo lo hago mal. Mi marido dice que pase de el pero no es tan fácil. Gracias

  3. Hola
    Buenos días
    A mí me saca de mis casillas,que personas que no me conocen y creen conocerme,lo q siento,…
    Y también q no respeten mis decisiones,sobre algunas circunstancias.

  4. Tengo una “supervisora” a la cual no aguanto. Impone y habla con vehemencia. Me hace sentir mal porque pasó a liderar un proyecto que yo llevaba y el día a día se me hace duro. Hago un trabajo que domino pero tengo los ojos y la presión de ella todo el rato encima.

    1. Sí que tiene que ser duro tratar con ella todos los días. Lo mejor, intentar guardar la calma y quitarte presión. Saludos y ánimo.

  5. Tenía más o menos claro como poder para los pies, o hacerme fuerte frente a personas que solo saben hacerte pequeña. Es cierto que hay muchas que están cerca y no puedes tratarlas por igual que al resto. Pero oye, con educación puedes mandar a todo el mundo a ca-ar y quedarte tan pancha. Sientes un algo por dentro que te empodera y te hace sentir grande : Aquí estoy yo!! Gracias porque con este post me he dado cuenta de cómo poder hacerlo mejor y sobre todo de cuidarme yo misma. Feliz día 😘

    1. Gracias a ti por compartir cómo lo haces. Y, en efecto, con educación y a través de la comunicación, es posible pegar muchos esuquinazos. Un saludo.

  6. Desafortunadamente: mi madre. Y da igual que hable con ella, que intente acercarme… para ella mi aspecto siempre es terrible, mi marido es el peor, no sabemos criar a nuestro buenhijo… todo negativo, todo gris tormenta. En fin…

    1. Ahí a veces es necesario un poco de distancia emocional para respirar. ¡Mucha fuerza!

    2. Aquí otra como tu….ya apenas les cuento mis pensamientos,vivencias en el trabajo,tomo decisiones sola,pongo buena cara,pero por dentro estoy😔

  7. Es muy facil la teoria… pero cuando tienes que lidiar CADA DIA con una jefa prepotente, despota, gandula, egocentrica, que hace el horario que le sale de los mismisimos y lo peor que nos falta al respeto con sus comentarios humillantes no es facil. Nada facil. Tenemos la autoestima por los suelos. Y un estado de ansiedad y nervios espantosos. Por muy buena actitud que le eches, el machaque diario te destroza y te hace muy vulnerable

    1. Hola, María. Entiendo y me imagino lo que debe ser. Ahí lo único que puedes hacer es intentar tomártelo de otra manera, porque lo de fuera no va a cambiar. Lo único que puedes es cambiar tú internamente o buscarte otro trabajo con otra jefa, de modo que hay un cambio en lo externo. Mucho ánimo.

  8. Y si lo que te provoca es un asco enorme por que es una persona envidiosa, con mucha maldad, vaga, parasita, y que solo se dedica a envenenar a los tuyos….creo que lo mejor es apartarla de tu vida totalmente …pienso que si tenemos que vivir sin las personas que queremos porque ya se nos fueron… podemos vivir sin esas personas que nos quitan la energia….

    1. Hola, Enckie. Lo primero ahí es ver el gran enfado que tienes con esa persona y, en la medida de lo posible, intentar trabajártelo porque a la que te pasa factura es a ti, no a ella. Y si es necesario apartarla de tu vida, pues ánimo y a ello. A veces es la mejor opción.

  9. A mi en general me saca de mis casillas la gente cotilla, que habla de los demás sin importarle si los rumores son verdad o mentira y la gente que mira por encima del hombro a los demás y se cree superior. No soy capaz de pasar por alto esas dos cosas

    1. Normal. Son actitudes que a cualquiera nos sacan de nuestras casillas, pero sí que puede ser interesante que chequees cómo te hace sentir ese tipo de personas y qué provocan en ti.

  10. Muchas gracias por este post Leonor y estoy totalmente de acuerdo! A las personas no podemos cambiarlas, es cierto que de las que NO nos toquen directamente podemos librarnos , pero loas q nos tocan DIRECTAMENTE tienes q adoptar esta actitud, es decir cambiar TU la forma de ver a esa persona y analizar ese aspecto NO A LA PERSONA en su totalidad.A mi me ayuda a veces analizar pq esa persona es asi … (quizás circunstancias familiares, problemas económicos,autoestima…) y a veces incluso me compadezo de ellas pq son asi pq no son felices.

  11. Desde que nació nuestra hija….mi marido. Doloroso, pero así es. Ahora buscando soluciones..

  12. Aquí otra como tu….ya apenas les cuento mis pensamientos,vivencias en el trabajo,tomo decisiones sola,pongo buena cara,pero por dentro estoy😔

  13. Trabajo con una persona vehemente e intransigente, ve la paja en el ojo ajeno y nunca la viga en el suyo y además como no tiene argumentos miente para conseguir llevar razón e intentando por las buenas tener una relación cordial y ha sido imposibley ha sido imposible. Ahora intento hacerle el menor coso posible, dentro de mis límites y seguir con mi vida… Pero a veces….

  14. A mí me ayuda hablarlo con personas de confianza, parace que al expresarlo tomas la distancia necesaria para quitarle importancia o darle otros puntos de vista. Y pensar que el tiempo pone a todo el mundo en su lugar. Aunque hay días que es difícil. 😉😉

  15. Me pasa con mi hermano, que aunque somos criados iguales, tenemos una escala de valores diferentes!, su manera de mirar el mundo no comulga con la mía y lo peor es que siempre quiere tener la razón… me agotaba mucho, al final casi no hablamos!… es muy difícil mantener una relación con un monologuista que siempre cree tener la razón… me sabe mal… pero ha sido la única forma de que no me afecte!… es una lástima porque lo quiero un montón! Y aunque en múltiples ocasiones he intentado hablar sanamente, es imposible! Su verdad y forma de mirar la vida es única e irrefutable 🤦🏻‍♀️

  16. Hacer lo que propones está muy bien y desde luego es lo mejor, pero no es fácil. Muchas veces no sabemos cómo enfrentarnos a estas situaciones o cómo responder a estas preguntas. ¿Cómo averiguo lo que me pasa?¿cómo detecto qué es exactamente lo que me provoca esta persona y en qué momento? y sobre todo, una vez localizado ¿qué tengo que hacer para solucionarlo?. Yo invito a todas esas personas que están tan desmotivadas, hundidas y con la autoestima por el suelo a que busquen ayuda profesional. Un psicólogo, un coach, .. alguien que te ayude a ver las cosas de otra manera y que de verdad, hay salida emocional para todos tus “problemas” (que luego te das cuenta de que no lo son..). Yo hice un proceso de coaching y me cambió la vida. Aparentemente sigue todo igual, mismo trabajo, mismo marido, misma hija…(6 años, que me vuelve loca¡)… pero mi percepción de mi vida es completamente distinta (ahora entiendo hasta a mi suegra, que esa sí que me vuelve loca! jajajaja). Ánimo para todas (y todos), que de verdad se puede ver la vida de otra forma!!. Muchas gracias Lourdes por tu post. Es estupendo.

  17. Buenos días,
    A mí me hace sentirme muy mal mi suegra, es una persona horrible, egoísta, que sólo habla de sí misma y como mucho llegar a aparentar preocupación por su hijo, pero incluso eso me lo trasmite en forma de reproche, como si fuera culpa mía que su hijo tenga sueño o hambre.
    Jamás pregunta cómo estás o como te sientes y si le preguntas a ella, la respuesta siempre es tan negativa que yo ya he dejado de preguntarle, así que básicamente no hablamos de nada, pero el rato que paso con ella me absorbe toda la energía, me deja K.O. Es muy curioso pero las últimas veces que he ido a visitarla me he encontrado después realmente mal, con angustia, mareos, flojera, … No tiene mucho sentido la asociación pero es una mala casualidad.
    A los buenos nietos sólo les regaña o le dice cosas amables delante de otras personas para aparentar, pero jamás una palabra de apoyo o cariño.
    Conmigo ha tenido y tiene comportamientos tan desagradables que yo la habría eliminado de mi círculo hace mucho tiempo pero tengo que fingir y hacer acto de presencia por el buenpadre, para no hacerle daño, a pesar de que ella demuestra odiarme en cada comentario y gesto que hace hacía mí (tira cosas que sabe que yo tengo guardadas, me estropea el café, hace la comida que sabe que no me gusta el día que vamos a su casa, insiste en que tengo que comer lo que ella dice y cuando ella dice, me dice que estoy gorda y sinfín de cosas más) y por supuesto no le parece bien nada de lo que hago con mis hijos ni aprueba ninguna de mis decisiones.
    Es muy duro para mí tenerla cerca. Lo peor es que al buenpadre también le roba la energía, aunque él sabe llevarlo mejor que yo, pero el día que vamos a verla se nos transforma en día triste, nos cambia el carácter a todos 🙁

  18. Hola Leonor. Me ha gustado mucho el apartado en que dices que le pongamos nombre a esa manera de actuar. Yo tenía un compañero tóxico y puse en práctica algunas de las cosas que comentas sin saberlo. En mi entorno cercano, lo llamaba “refunfu”…jejejej, porque se pasaba el día refunfuñando de todo. Intenté imaginármelo en su entorno cercano, otras veces alejarme emocionalmente, ver mis mapas mentales para caer dónde me dolía lo que hacía y por qué. En fin, al final hay que sacar la parte positiva, que es una mirada hacia adentro y como dijo alguien al principio, si no se puede cambiar las situaciones, por lo menos aprender a cambiar cómo nos las tomamos. Me encantan tus posts. Un saludo.

  19. A mí me saca de quicio ,que mi hijo y mi nuera solo quisieran sacar de mi mi dinero ,y no les importamos nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más