¿Qué quieres encontrar?

12
Cómo hacer que el estrés no te enferme

Cómo hacer que el estrés no te enferme

Si la carga mental de las mujeres es elevada, en la pandemia ha aumentado. El estrés y la ansiedad, dos males de nuestro tiempo, se han disparado. Y, ¿qué consecuencias ha tenido? Malestar físico y mental en las Malasmadres. Nos han llegado muchísimos mensajes de mujeres con dolores de espalda, migrañas, tics en el ojo y hoy lo que queremos es ayudarte a escuchar a tu cuerpo antes de que nos pare con #LaHoraDeCuidarse con DKV Salud y nuestra experta Patricia Ramírez.

Nuevo Directo con #LaHoraDeCuidarse

Que el cuerpo no te pare

Esta noche vamos a pararnos, escucharnos, dedicarnos un tiempo para saber detectar esas señales que el cuerpo nos manda y no les hacemos caso. Patricia Ramírez nos dará estrategias para ponerlas en practica y además realizaremos una pequeña meditación para que podías ponerla en practica cuando más lo necesitéis. Además entrevistaremos a la periodista, podcaster y runner Cristina Mitre que vivió un episodio en el que el cuerpo la tuvo fuera de juego.

Entrevistamos a Cristina Mitre

Su podcast es uno de los más escuchado, es escritora, periodista y una apasionada del running. Hoy desde Dubai, donde reside actualmente, tenemos la suerte de poder hablar con ella. Defiende el autocuidado como parte fundamental de nuestro día a día y hoy nos contará cómo intentar poder con todo le hizo parar en seco. Además sigue leyendo porque hoy nos da valiosos consejos.

1. ¿Por qué es tan importante el autocuidado? ¿Cómo lo pones en práctica?

Creo que, en general, cuando usamos la palabra autocuidado muchas veces nos sabemos muy bien a qué nos referimos. Porque no es (solo) ponerse una mascarilla y regalarse cinco minutos de paz o darse un baño con un par de velas encendidas. Es eso, pero es mucho más. Hace poco leía en El libro del autocuidado de la Dra. Jennifer Ashton que “el impacto de los que hacemos cada día por nuestra salud básica (qué y cuánto comemos o dejamos de comer; qué y cuánto bebemos o dejamos de beber; cuántas horas dormimos o dejamos de dormir; cuánto movemos o no el cuerpo) tiene el potencial de influir en nuestra salud general de forma muy positiva o muy negativa. Y esto es porque la comida, la bebida, el sueño y el movimiento son todos esenciales para nuestra supervivencia. Y aunque estos hábitos pueden tener in impacto relativamente pequeño en nuestra vida diaria, cuando los hacemos de forma aislada, lo que hacemos y cómo vivimos a diario se acumula rápidamente o incluso exponencialmente cuando lo repites semana tras semana, mes tras mes, y año tras año.

Y eso es precisamente el autocuidado, es ponerte en el centro y cultivar todos esos pequeños gestos del día a día que mejoran tu bienestar no solo físico sino, también, mental. Así que no se trata solo de cuidar lo de fuera, el chasis, también, incluye con qué pensamientos alimentamos nuestra mente, la gestión del sueño o cómo cultivamos nuestras relaciones sociales.

Quizá si en lugar de hábitos de vida saludable dijésemos hábitos de bienestar sería más fácil promover un cambio de actitud. Porque, en el fondo, ¿quién no quiere sentirse mejor?

Siempre digo que como me quiero me cuido y el primer acto de amor empieza por uno mismo. Es el egoísmo positivo, porque solo si uno se encuentra bien física y emocionalmente es capaz de generar energía positiva a su alrededor. Muchas veces, uno de los mayores problemas es la gestión de las expectativas. Somos del “todo o nada”. Y hay que copiar la actitud de los corredores: ir quemando etapas para llegar victoriosa a la meta. Empieza por cambiar algo pequeño, ponte un objetivo asequible, que te exige cierto esfuerzo y, cuando lo consigas, ponte otra meta. Si el reto es demasiado grande, si te pasas de ambiciosa, si lo quieres hacer todo (y todo a la vez) no lo lograrás y te frustrarás. Para mí empezar a moverme fue el catalizador del cambio. Corriendo comencé a dibujar un círculo virtuoso: el querer mejorar como corredora, me llevó a comer mejor, a descansar, a cumplir con las horas de sueño para, así, poder rendir más, en todos los aspectos.

2. La ansiedad y el estrés en esta pandemia están afectando a muchas mujeres que no se paran a escucharse y al final el cuerpo les para. Viviste una situación en la que el cuerpo te paró, ¿cómo sucedió, Cristina?

Recuerdo que cuando empezó el confinamiento mucha gente se puso en modo: “hay que aprovechar el tiempo”. Y quien no hacía pan, se metía en un directo para hacer Pilates o HIIT o se veía una serie de Netflix del tirón. Hacer, hacer y hacer como estrategia para controlar la ansiedad que nos provocaba una situación que se escapaba de nuestro control. En 2016, sufrí una crisis parecida. Mi hiperactividad, el no querer perderme nada, el “aprovecha el momento”, literalmente, me consumió.

Y lo curioso es que ni lo vi venir, ni lo viví con aprensión, porque nunca tuve ese momento de “me falta el aire”, que tanto se asocia a un episodio de ansiedad. Estaba feliz dentro de mi hiperactividad, además, estaba socialmente bien visto y premiado. Pero el no descansar, el sentirme culpable cuando paraba, el querer hacer siempre más, me hicieron enfermar.

Toqué fondo y sufrí una crisis de estrés, ansiedad y agotamiento extremo que, literalmente, me paralizó. Dejé de dormir, tenía parestesias en los brazos y un vértigo que me tuvo dos semanas sin poder moverme de la cama, además de unas nauseas terribles y un vómito incontrolable. Tardé meses en recuperarme.

Y lo peor: me dejó un sentimiento de culpabilidad que no me cabía en el cuerpo. Porque aquello lo había provocado yo. Y me sentía débil por “no ser capaz de aguantar la presión”. Replantearme qué era para mí el éxito y hacer terapia con una psicóloga me ayudaron mucho. Además, empecé a gestionar de otra manera mi conexión digital, porque comprobé que estar conectada 24/7 era lo que me ponía en el disparadero. No he vuelto a tener una crisis tan grave como aquella, porque, ahora soy capaz de parar y gestiono mejor mi energía.

3. ¿Qué consejo podrías darle a esas Malasmadres que no encuentran un momento para parar y dedicarse tiempo?

El hueco no se encuentra. El hueco se hace. Y, como tan bien explica mi amiga la psicóloga Patricia Ramírez, “para meter hay que sacar”. Agendarlo como una cita importante ayuda mucho porque te permite organizarte. No se trata de hacer más cosas sino de priorizar: y cada una de nosotras somos lo más importante. Es como cuando vas en el avión y el auxiliar de vuelo dice: “en caso de una pérdida de presión de la cabina, se abrirán automáticamente los compartimentos situados encima de sus asientos. Si esto ocurriese, tire fuertemente de la máscara, colóquela sobre la nariz y la boca, y respire normalmente. Asegúrese de tener su máscara ajustada antes de ayudar a otros pasajeros. Los pasajeros que viajan con niños deben colocarse su máscara y luego colocársela a los niños”. Es una situación límite y lo primero que hay que hacer es cuidarse uno para poder cuidar al otro. Pues en nuestra vida deberíamos operar de la misma manera que cuando la cabina del avión pierde presión. Lo que en un principio puede parecer un acto egoísta es, en el fondo, un acto de amor contigo mismo y con el otro.

4. ¿Cómo nos sacudimos ese papel de superwoman que la sociedad nos impone y que no nos beneficia?

Diciendo basta y, sobre todo no aplaudiendo ni alentando este tipo de actitudes. Pero debemos hacerlo sin juzgar, porque nos falta saber cuál es el contexto real del otro. 

Y por último completa esta frase: cuidarse es

Cuidarse es amar(se).

¿Quieres saber cómo convivir con la incertidumbre?

Patricia te ayuda con 6 consejos clave

La incertidumbre se ha instalado con nosotras desde que comenzó la crisis del Covid-19. Y esa incertidumbre, que siempre ha estado ahí, ahora nos cuesta más manejarla. Para aprender a vivir con ella Patricia Ramírez, experta de #LaHoraDeCuidarse nos ayuda.

Han comentado...

  1. La Mitre y Patricia Ramírez juntas… ¡Menudo combo! Mil gracias por ayudarnos tantísimo siempre

  2. Genial esta noche nos vemos Laura! Nos debemos cuidar para poder cuidar al resto! Es la clave!! Mil gracias por contar con Cristina que me encanta!

  3. Me voy a quedar con eso de que el hueco no se hace, hay que crearlo… Y a ver si empiezo a aplicármelo, aunque estoy casi casi consiguiéndolo.

  4. Siempre lo intento y al final me para el cuerpo… no aprendo. Pero tengo una intensa que me vuelve loca. Gracias chicas! Lo seguiré practicando 💪🏻

  5. Madre mía… yo estoy desesperada, durante el confinamiento he tenido que ir a 2 neurólogos porque no te imaginas los mareos que tenía. Ambos me dijeron que se debía al estrés. Ahora estoy mejor pero vamos, este tema me viene de maravilla. Si hoy la peque no me deja lo veré mañana repetido en Youtube pero vamos, que no me lo pierdo. Gracias!!!!

    1. Pues sí, no te lo pierdas porque te vendrá genial ya lo verás. Nos alegramos mucho de que estés mejor, una amiga mía estuvo igual y lo pasó fatal. Al parecer también era del dichoso estrés. ¡Mil gracias y mucho ánimo!

    1. Cristina es genial. Ya verás como te encanta el directo y además, seguro que nos ayuda mucho. ¡Un abrazo!

  6. ¡Ay, me encanta la Mitre!

    Muy buen consejo el de agendarte un momento para ti todos los días… porque sino un día de estos con tanto niño nos volvemos locas.

    Muchas gracias por recordárnoslo. ¡Súper importante!

    1. Pues ya sabes, ponte una alarmita que a las 21.00h te esperamos 😉

      GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más