¿Qué quieres encontrar?

93
Malasmadres en el extranjero: ¿Estás pensando en irte?

Malasmadres en el extranjero: ¿Estás pensando en irte?

Probablemente alguien tengas en la familia, algún abuelo quizá, que haya emigrado a otro país o aquel tío de tu madre que se fue a Alemania buscando un futuro mejor y al final se afincó allí y ya nunca volvió, fueron años de intensa emigración que ahora se repiten. Bien por la crisis, la falta de oportunidades o porque quieren tener la experiencia de vivir y trabajar en el extranjero, contamos en nuestro club con muchas malasmadres en el extranjero. Y por este motivo y para las que se fueron o para las que tienen pensado irse, estrenamos hoy sección con consejos, en definitiva una guía que os ayude a adaptaros mejor en el país en el que hayáis decidido afincaros temporal o permanentemente.

Para esta sección, ‘Malasmadres en el extranjero’, contamos con Anna que es una malamadre expatriada en París que, después de más de 8 años trabajando en Publicidad y dar muchas vueltas, decidió ir a por todas, convertir su pasión en profesión y formarse como Coach para cumplir con su propósito de vida: ¡despertar todo el potencial que hay en ti!

Actualmente disfruta de las oportunidades que le ofrece la vida en París, dónde reside con su marido y su hija de 2 años Chloe, un punto de lucidez en este mundo de locos, en plena transformación social.

Malasmadres_AnnaFargas* Podéis seguirla en @annafargas

Irme a vivir fuera era mi asignatura pendiente. En el último año de carrera me fui de Erasmus a Milán y al terminarla, unos meses a San Francisco. Empecé a trabajar y todos los planes de fueron al garete –entras en el mundo profesional y ya sabes, mejor no salir, no sea que pierdas líneas en tu CV-.  Pasó el tiempo y justo cuando empezaba a planear irme a Australia y cumplir uno de los sueños de mi vida, el amor llamó a mi puerta con tanta fuerza que derrumbó mis planes y mis sueños cambiaron.

Pasó el tiempo, nos casamos y seguí con mi carrera profesional en la que cada vez me ahogaba más. Hasta que un buen día, cuando menos lo esperaba, a menos de un mes de tener a nuestra primera hija y en plena baja maternal, recibo la llamada. Esa llamada que poco sabes que te va a cambiar la vida por completo.

–       ¿Cariño?

–       ¿Si?

–       Tengo oferta laboral encima la mesa.

–       ….

–       Nos vamos a París.

–       Glups!

Y me lo suelta así, como quien te dice que se ha comido un croissant para desayunar. De esto hace ya más de dos años y os aseguro que aún recuerdo ese día con especial ilusión. No lo dudé ni un segundo, ni una reciente mudanza ni la #buenahija en camino supusieron impedimento alguno para irnos a vivir fuera. París, París, París…

¿Por qué te cuento todo esto?

Porque la expatriación no es fácil y en mi caso, la clave del éxito –a parte de mucho mucho trabajo personal- ha sido y fue, que me moría de ganas de vivir esta experiencia. Esto me dio fuerza y energía para rato.

Durante este tiempo aquí, he conocido a muchas #malasmadres en apuros que están hartas del cielo gris de París, que se quejan porque han dejado su vida atrás y de que se les encrespa el pelo con tanta lluvia, porque además de que no tienen la libertad que querrían, el #buenpadre se pasa la vida trabajando y viajando. Y no os engañaré, a mi tampoco me gusta que mi marido viaje ni que trabaje todos los días habidos y por haber pero, ¿qué le voy a hacer?

¡Si la vida te da limones, haz limonada!

Yo me lo tomo así porque en todo momento quise venir aquí. Claro está que si lo vives desde la ilusión, la expatriación puede ser una experiencia maravillosa y enriquecedora. No te voy a engañar, el viaje no ha sido nada fácil pero con ganas, buena voluntad y mucho mucho sentido del humor todo acaba saliendo.

En mi caso siempre le he visto más ventajas que desventajas. La expatriación es una oportunidad para salir de tu zona de confort, descubrir nuevas maneras de vivir, conocer un idioma nuevo, proyección profesional,  una oportunidad para reinventarte como mujer y #malamadre y, lo mejor de todo que lo dejo para el final: el vínculo entre el #buenpadre y la #malamadre crece exponencialmente.

Por otro lado, es verdad no tienes la libertad que desearías, tienes que pasar por un proceso de adaptación que puede no ser fácil, echas de menos a los tuyos, no tienes la vida social que te gustaría y quizás te toca adaptarte a costumbres de un país que no van contigo. Pero oye, ¿tampoco es tan grave, no? Al final te acabas juntando con otras #malasmadres en tu situación y te ríes a carcajadas compartiendo aventuras y desventuras de una expatriada desesperada.

La decisión de irte no siempre es fácil. Cuando es la #malamadre la que renuncia tiene que tenerlo muy muy claro. En mi caso fue muy fácil, pues dejaba atrás un trabajo que no me llenaba lo más mínimo y me moría de ganas por vivir la experiencia. Desde el primer momento lo viví como una oportunidad para reinventarme y vivir la vida de mis sueños.

Los ‘peros’ empezaron a llegar cuando la #buenahija cumplió 1 añito y no había modo de encontrar guardería disponible en París. En esos momentos tuve que luchar contra la #malamadre que llevo dentro y forzar mi mejor sonrisa en las eternas jornadas de parque infantil. Para mi, eso ha sido lo más duro, estar dos años cuidando a la #buenahija que, aunque a toro pasado ha sido una experiencia maravillosa, en su momento fue agotador. El no tener libertad, el no poder hacer nada sin ella, el no poder ducharte con calma, o comer sin tener una mano dentro del plato todo el tiempo, el no poder ni tan solo ponerte enferma tranquila.

Malasmadres_extranjero

A lo que vamos, si estás pensando en irte te recomiendo que hagas una lista con los puntos a favor y en contra: los tuyos, los que tu sientas, no los que te diga la vecina o el #buenpadre. Es muy importante que tengas clara la decisión para que, en los momentos de bajón, recuerdes el por qué la tomaste. Piensa en lo que dejarás y piensa en lo que ganarás. Intenta hacerla un día en el que te sientas animada y sobretodo, míralo todo con amor, mucho amor. Sácale todo el jugo que puedas.

Hay dos maneras de tomar decisiones en la vida, desde el miedo o desde el amor. Tu decides. Puedes ver París como una ciudad llena de contaminación, en la que nunca hay sol, los días son grises, hace frío y llueve siempre o verla como la ciudad de la luz, en la que cualquier callejón es bueno para perderte, en la que la historia está en la calle, en la que la vida te sonríe y el arte habla por sí solo.

Ya hace dos años que vivimos aquí y te bien aseguro que –aunque nos las hemos visto de todos los colores y el sacrificio no ha sido poco- en todo este tiempo no me he arrepentido ni un sola vez de la decisión que tomé.

Si me dices ¿por qué irte? Yo te digo: ¿Y por qué no? Soy de las que piensa que la vida es para vivirla a tope y que hay que aprovechar todas las oportunidades que nos ofrece. Al fin y al cabo ¿qué es lo peor que puede pasar? Sólo hay una cosa en esta vida que no tiene solución y de esa ¡no nos escapamos ninguna!

De lo que ahora estoy segura es de que todo tiene su recompensa en esta vida. Cuando miro atrás me siento muy orgullosa de todo lo que he hecho durante este tiempo. El hecho de estar lejos de la familia y amigos me ha permitido centrarme en mí misma, pensar en qué tipo de vida quería tener y en cómo quería enfocar mi futuro.

En este proceso se cruzó el Coaching en mi camino, descubrí mi pasión y ahora cumplo mi sueño de ayudar a mujeres expatriadas que quieren reinventarse, que buscan caminos y no excusas, que buscan oportunidades en los problemas porque la expatriación en sí es el mejor camino hacía la reinvención.

Ya somos muchas las que nos hemos sumado a esta maravillosa aventura, ¿qué me dices? ¿te apuntas? ¿o sigues teniendo dudas? Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier pregunta que tengas, estaré encantada de darte mi punto de vista y ayudarte en todo lo que pueda porque, no lo olvides: ¡juntas, podemos! Y hoy nos encantaría conocer tu historia, seguro que ayuda a muchas.

Han comentado...

  1. Me encanta!!!
    Yo he vivido fuera de España en dos ocasiones. Actualmente, dos de mis 3 hermanas lo están. Una de ellas lejos…muy lejos.
    Y entre mis planes a medio plazo está el irme 3 años fuera. La diferencia esta vez es que antes me fui sola, sin familia (juventud divino tesoro) y ahora mismo lo haría con marido e hijos.
    Me apetece y me da pavor a la vez. La distancia con la familia pesan más que antes, la verdad. Pero aun así, poder irse voluntariamente sigo pensando que es una suerte.
    Me encantará leer lo que nos cuentes, incluidas las fases por las que pasan los expats: emoción por la novedad, calma, decepción, enfado, y finalmente, adaptación y disfrute. Creo que cuando te vas, crees que todo va a ser taaaaan estupendo que, cuando la realidad se impone (como tu guardería) a veces la sorpresa es desagradable….

    besos y espero tu próxima entrega.

    Paula

    1. ¡Hola Paula! La verdad es que yo siempre digo que la expatriación es una arma de doble filo, hay que cogerla con cariño y estando atenta a tus sentimientos y emociones para no cortarte 😉 ¡Será un placer compartir con vosotras todas mis aventuras!

      Un besazo enorme!!
      Anna

  2. Me parece genial el post. Somos muchas fuera, aunque os diré que el planteamiento se complica cuando, además de malamadre, tu sueldo es el principal de la casa.
    No obstante, estoy de acuerdo en que hay que mirarlo con positividad. Creo que valoramos las cosas (porque no nos quedan más raíles algunas veces) de otra manera. Y sí, pese a que disfrutamos de unos días oscuros, muy oscuros en invierno… después llega el verano, y se hace de noche muy tarde jejeje

    Bss a todas las malasmadres en el extranjero!!!

    Desde Ginebra.

    1. Hola Loly,

      Todas tenemos nuestras cosas, o eres el sueldo principal, o te sientes una mantenida,… en lo que estamos de acuerdo es en que hay que mirarlo con positividad! 😀 ¿Todo parece mejor si intentamos buscarle el lado bueno, ¿verdad? Encantada de conocerte! Qué duro se hace el invierno! jaja

      Un abrazo,
      Anna

  3. Hola!! Me ha encantado tu post. Yo es que ya soy veterana llevo viviendo fuera 14 años y donde me sentiria expat es en España. Yo diria que lo mas duro son los 2 primeros años, donde atraviesas todo tipo de fases, la mas dificil para mi fué la soledad de los primeros tiempos y que fuera no es tan fàcil conocer a gente como en España y la comida. Cuando vivimos en Dublin, la verdura era carísima y estaba siempre pocha! Por lo demàs el sentimiento de libertad que tienes viviendo fuera, es para mí una de las cosas mas gratificantes, te re descubres a ti misma y tienes menos miedo a lanzarte en nuevas aventuras. Yo hasta di a luz aqui y aunque tenia miedo como todas sobre todo porque es una experiencia surrealista hacerlo en Francés que ademas es mi cuarto idioma salió todo de maravilla. Eso si, antes de irse hay que valorar muy bien los pros y contras y no sentirse forzada a hacerlo y si te vas niños, informarse bien sobre el sistema a academico y las mejores opciones, ademas del coste. Por ejemplo en Luxemburgo las guardes salen por 1000 Eur al mes asi que si tienes dos ya sabes, es verdad que muchas muy buenas son privadas y trilingues. El Cole es màs barato si los llevas al publico pero les hablan en Luxemburgués asi que si quieres algo mas internacional te toca pagar de nuevo… Me rio de las que se quejan de Paris, que se pasen por aqui. Bss desde Lux

    1. ¡Hola Vanessa!

      ¡Me alegro de que ta haya gustado el post! ¡Qué alegría! 14 años, qué pasada! Estoy de acuerdo contigo, a partir de los 2 años la cosa va como pez en el agua… y en lo gratificante que es el sentimiento de libertad.

      Tomo nota de los temas de guarde. A mi me pasó en París, de repente me vi 1 año cuidando a la #buenahija porque las guarderías eran igual que en Luxemburgo, imposibles!

      Es que todas nos quejamos pensando que somos las que estamos peor… y al final siempre hay alguien que sale adelante en situaciones mucho peores que las nuestras!

      Gracias por compartir guapa!
      Anna

  4. Me ha encantado la frase de puedes tomar decisiones desde el amor o desde el miedo,yo soy de las que lo veo desde el miedo y me daría pavor irme,me lo releere si llega el caso,un besazo

    1. ¡Hola Anya!

      A mi me pasó lo mismo: ¡fue amor a primera vista! Cuando tengas que tomar una decisión tenla en mente, así estarás más cerca de tomar la decisión acertada. Siempre que decidimos con el corazón acertamos y después nos sorprendemos de lo que somos capaces de hacer. Gracias por compartir 🙂

      Un abrazo
      Anna

  5. Uy, qué subidón saber que “habemus” malasmadres expats!! Desde que he leído el “Vente a París, Pepi!”, me ha enganchado el optimismo y el amor del post. Y es que no hace ni dos meses que me he venido Singapur con mi buenahija, siguiendo el amor. Así que, aquí me hallo, con un verano permanente, dedicándome en principio a la familia y a la casa, cosa que no había hecho en la vida. Pues oye, que he descubierto que no se me da mal! Pero, efectivamente, echo de menos la libertad, la vida social y casi hasta el trabajo, que aborrecía. Con la familia y los amigos, aprendiendo a mantener la comunicación en remoto. Sin embargo, tengo claro que lo he decidido yo solita, conscientemente…y enamorada.
    Espero mas posts de esta sección. Enhorabuena por la idea y gracias!

    1. Hola Susana,

      ¡Me alegro mucho que te haya trasmitido entusiasmo el post y de que estes disfrutando de esta maravillosa experiencia! Espero que te siga yendo fenomenal! Lo de la familia es un poco rollo pero si es verdad que cuando los ves es todo súper intenso y se disfruta también un montón!

      Un abrazo enorme!
      Anna

  6. Yo creo que cuando estas expatriado echas la culpa de todos tus males de #malamadre a eso.. Que estoy sola, que la casa se te hace un mundos… Aunque tengas a tus padres a dos calles no los llamas cuando los buenos hijos se despiertan por tercera vez esa noche para vomitar…

    1. ¡Hola Eva!

      ¡Tienes toda la razón! Es muy fácil caer en las quejas infinitas y reproches, pero eso siempre digo que es muy importante no olvidar el por qué decidimos venir… Ya se sabe que no es un camino de rosas pero cuando empiezas con lo negativo entras en un bucle… Mejor pensar en lo bueno, ¿verdad?

      Un abrazo guapa!
      Anna

  7. ¡Que optimismo transmites! Me ha encantado. A veces al buen padre y a mí nos da el arrebato de hacer las maletas y marcharnos, pero con los 2 buenoshijos, claro, ja, ja…pero nos vence el miedo. Aunque sólo fuera movernos de Madrid al campo, a un pueblo, ya sería un gran cambio. No está descartado, quién sabe…

    1. ¡Hola Elena!

      Celebro que te haya encantado el post, a mi me encanta leer todos vuestros comentarios!!

      El miedo es nuestro peor enemigo, es el que nos paraliza y no nos permite salir de nuestra zona de confort… Te animo a que vayas un poco más allá y pienses dónde os gustaría ir, cuál sería el camino ideal para conseguirlo, qué necesitaríais para que fuese una experiencia enriquecedora, etc… Por intentar trazar un plan no pasa nada, ¿verdad? Quizás te das cuenta de que no es tan imposible como parece 😉

      Un abrazo!
      Anna

  8. Aquí otra #malamadre expatriada en Luxemburgo.
    En nuestro caso nos vinimos por mi. Aprobé una oposición para la UE y el puesto que me ofrecieron estaba aquí, así que empaquetamos y nos vinimos con dos buenoshijos que entonces tenían 5 y 3 años y que ya han vivido la mayor parte de su vida fuera de España.
    La experiencia es muy positiva y nos consideramos unos privilegiados por tener esta oportunidad a pesar de que a veces los inviernos se nos hagan cuesta arriba, echemos de menos el jamón serrano y el cola-cao y pongamos verde a Luxair (la única compañía aérea que vuela directo a Madrid) por los precios que tiene… 😉
    Por supuesto que hay que sopesar los pros y los contras y no recomendaría irse “a la aventura” sino con un trabajo en el lugar de destino, pero una vez decidido… ¡a por todas!

    1. ¡Hola Belén!

      Un saludo a Luxemburgo!

      Me alegro mucho de que estéis disfrutando de una experiencia tan positiva! Qué maravilla! Estoy de acuerdo contigo en que no tenemos 20 años y hay que tomar una decisión consciente y con cabeza… Siempre hay cosas a las que se tienen que renunciar pero hay que ver si la cosa compensa, ¿verdad?

      Un abrazo,
      Anna

  9. Hola Ana!!
    Un ole por esas #malasmadres expatriadas!
    Por suerte, he vivido varias veces fuera, por la aventura, por la experiencia, y sip, es duro, pero merece la pena! La ultima decision la tome desde el amor, el #buenpadre es Parisino, asi que a Paris que me mude. Los primeros años, cuando aun eramos solo dos, disfrutando a tope. Desde que la peque (13 meses) esta aqui, si que se echa mas de menos a la familia… por eso de decir a la #buenaabuela que cuide a la #buenahija y tu tener un tarde libre! Y sip, totalmente de acuerdo tema guarderia!! increible las pocas plazas que hay… mejor dicho las no-plazas!! el oro y el moro hubiera dado por una guarde privada que pagando me hubiera dado plaza… al final ha tocado niñera!
    Ana, todo consejo para malamadrear en los parises como se debe es bienvenidooo!!! 😉
    besos

    1. ¡Hola Rocío!

      OLEEE! La verdad es que París no es la ciudad ideal para tener un bebé pero este año estamos teniendo suerte tremenda con el tiempo, menos mal! Podemos montar un grupito de #malasmadresparisinas y vernos de vez en cuando, compartir historietas,…¿Te parece? Escríbeme si quieres a info@annafargas.net.

      Bisous 😉
      Anna

  10. Bonjour Anna y malas madres del mundo!
    Da gusto toparse de vez en cuando con quien también anda dando tumbos fuera de su país o ciudad y se lo toma todo con filosofía y una sonrisa en la cara.

    En mi caso también salí de buena gana con mi montañero detrás de los contratos de investigación y juntos hemos saltado de Chile a Laos y de Nicaragua a EEUU … ahora estamos también en Francia y en unas semanas comenzamos otra mudanza.

    Con una peque de año y pico, entiendo perfectamente lo de las guarderías francesas; son geniales pero es misión imposible conseguir plaza y ya ni hablemos de pagarlas!

    Pero las experiencias, locuras, anécdotas y gente estupenda que conocemos por el camino bien merece enfrentarse a los problemas o días de soledad y morriña de los que no nos escapamos ninguna.

    Así que … Que nos quiten lo bailao!

    Un abrazo enorme Anna y ánimo a todas las que tengan la oportunidad y quieran vivir una experiencia diferente, porque merece mucho la pena.

    1. ¡Bonjour Noelia!

      Guaaaau! Menuda experiencia! Tengo curiosidad, de momento ¿con cuál te quedas? Supongo que cada lugar tienes sus cosas, ¿no? Nosotros de momento estamos en París y te aseguro que siento muchísima curiosidad por saber dónde nos tocará jejeje Es verdad que todo se vive con mucha más intensidad y lo bueno acaba siendo fantástico 😀

      Eso esooo que nos quiten lo bailaoooo! Yo también lo recomiendo 100%

      Un abrazo enorme!
      Anna

  11. Hola! Nosotros llevamos un añito y pico expatriados y es duro, es cierto que no me arrepiento, pero.. vaya añito, quiza Suiza (Basilea concretamente) sea un pais peculiar para expatriarse… Nos vinimos aqui porm i, y aqui ser trimadre y trabajar el 100% no esta muy bien visto… Y las guardes pues mira, te salen por unos 3000 euros al mes… En fin complicado y mucho mucho esfuerzo, tambien no hablar el idioma local lo complica un poco todo… Aun echo de menos Madrid que le voy a hacer, pero creo que fue una buena decision, y cuando oigo a mis enanos hablar aleman creo que es el mejor regalo que les puedo hacer… Lo que esta claro es que no es un Erasmus!!
    Un besote!

    1. ¡Hola Alejandra!

      Madre mía! Trimadre! Valiente! Compaginar expatriación con #buenoshijos se complica muchísimo… y lo de las guardes es horrible. Recuerdo que cuando lo explicaba la gente me miraba con una cara… Chloe terminó en 2 guardes diferentes, cosa inimaginable en España pero… hay que encontrar soluciones! 😉 ¡Qué lejos queda el Erasmus, verdas? Recuerdo los primeros meses aquí, paseando con la buena hija que veía chicas tomando cervezas en las terrazas y pensaba… esa era yo… o esa sería yo… jajaja Sentía nostalgia peró intentaba centrarme en las posibilidades que tenía y no pensar en las que no podía hacer para no torturarme.. 😉

      Un besazo! Ánimo!
      Anna

  12. Buenos días malasmadres! Me encantó el post de hoy, en mi caso aún no vivo fuera, vivo en mi país, Uruguay, sueños quise irme pero el amor tocó a mi puerta y siempre lo dejé entrar y chau retirada… Ésta vez será diferente, el amor tocó a mi puerta justo cuando faltaban 2 meses para irme a Irlanda con ni mejor amiga, como siempre lo dejé entrar y enterré mi siempre presente idea de irme, pero un día me desperté con la gran noticia, mi buenmarido me dice me ofrecieron trabajo en Vancouver! Y mi sueño de irme revivió y se concretará finalmente!! Acá estamos esperando que se completen los trámites y volaremos hacia un mundo diferente… Con nervios, ansiedades, sueños y esperanza más que ropa en la maleta pero feliz de tener una nueva experiencia de vida!
    Abrazos enormes mis queridas malasmadres!

    1. ¡Hola Graciela!

      ¡Me alegro mucho de que te haya gustado el post! Guau! Te pasó parecido a mi! Renuncié a mi sueño de ir a Australia y el destino me lo devolvió con París! A veces la vida te devuelve lo que pides 😉

      Deseo que sea una experiencia fantástica! Por tu entusiasmo estoy segura de que lo será!

      ¡Mucha suerte en Vancouver!

      Un abrazo,
      Anna

  13. Yo necesito un cambio en mi vida, de trabajo, sobre todo. Y salir de este pais que ahora no esta pasando buenos momentos. Pero no es facil. Son muchas cosas que entran en juego. Pero yo he vivido fuera y me encanta. Pero cuando te tienes que ir fuera con una pareja y niño, es otra cosa. Gracias por el post ya que ayuda mucho a dar otro paso adelante. Sea un cambio de vida o solo de trabajo. Un beso

    1. Hola Emily,

      Tienes toda la razón del mundo. A mi me tocó la loteria porque le ofrecieron la expatriación a mi marido y yo pude dejar un trabajo que no me gustaba lo más mínimo pero también te digo que el momento no fue el ideal (siempre hay algo que no encaja)… me quedaba nada para tener a mi hija y mi marido estaba en París y yo rezando porque Chloe no naciese mientras él estaba en París… Me apunté a un curso de Francés cuando estaba en la cuarentena.. En fin, que lo que puedo decirte que con ganas al final todo sale. Te animo a que lo sigáis intentando: quién la sigue la consigue!

      Mucho ánimo y suerte!
      Un abrazo,
      Anna

  14. Hola!
    Yo soy de las expatriadas veteranas, llevo fuera más de quince ańos.
    Primero, por mi carrera de Agente de Turismo, y después por que me casé con un croata que para colmo es diplomático y estamos cada x ańos cambiando de país.
    Ahora estamos en Croacia, esperando otro destino, pero él se encuentra muy tranquilo y prefiere esperar, un poco de tranquilidad por que ya hemos vivido en Hungría, cuando aún las huellas del postcomunismo estaban frescas(uy lo que pasé!!) o en La Argentina en pleno corralito, viendo las tremendas diferencias entre ricos y pobres que, perdónenme, en Europa no tenemos ni idea de lo que es la pobreza. Y también estuvimos, por aquí en la Ex-Yugoslavia en el 96, a poco de terminar la guerra. Ver nenes refugiados de ojos azules y pelo rubio, ver campos de minas, eso, eso te cambia la vida.

    Así que si me dicen que vuelva a Madrid, a tener una vida normal, a trabajar detrás de una mesa, me lo pensaría mucho.
    Cuidado, por que el expatriado sólo tiene viaje de ida, por que cuando vuelve, es otra persona.

    1. ¡Hola Gemma!

      Ya veo que te las has visto de todos los colores… No hay nada como salir de casa para valorar lo que tenemos! Muchas gracias por compartir tu experiencia!

      Justamente el otro día lo hablaba con mi marido… sólo hace 2 años y pico que nos fuímos y ahora me costaría mucho imaginarme volviendo… realmente algo ha cambiado y mucho!

      Un abrazo enorme!
      Anna

  15. Hola a todas! otra malamadre expatriada, yo vivo en Brasil desde hace 4 años y en un mes me traslado a Perú! vivir fuera también era mi tarea pendiente y mi empresa nos permitió expatriarnos a ambos, con lo que el asunto trabajo estaba arreglado de partida y eso ayuda mucho!
    Coincido con Ana, la expatriación no es fácil, si lo haces por experiencia vital siempre encontrarás la parte positiva, si lo haces por otras cuestiones como dinero p.e., los momentos duros te harán flaquear mucho más, y los hay. Estar lejos de la familia y los amigos, los eventos sociales, bodas, cumpleaños, barbacoas veraniegas, te pierdes muchas cosas, tienes que integrarte en una cultura que a veces no entiendes y no dejas de comparar, hay que tener “perfil” para expatriarse, no es para todo el mundo, y no tiene nada de malo, pero es bueno saberlo, no solo la lista de pros y contras, sino tu propia personalidad, como te adaptas a la incertidumbre, a la pereza de todos los tramites migratorios, a las complicaciones fiscales, a las diferencias culturales, a que a priori tu única red sea tu pareja, a soñar con volver a casa y cuando vuelves en navidad, querer regresar corriendo a tu nuevo entorno, porque te sientes extraña y estresada por los compromisos!
    Yo soy bastante independiente y un poco desapegada de mi familia, pero tuve a mi buenhijo aquí y reconozco que sentí mucha falta, de estar acompañada, de compartir la experiencia, afortunadamente existe skype! pero no es lo mismo! 🙂
    También hay cosas buenas, para que vamos a engañarnos! Tienes un país a tu disposición y un nuevo continente para explorar! Haces nuevos amigos que siempre enriquece! Y los fines de semana son tuyos y de tu pareja y tu bebi, no tienes 200 compromisos familiares, ni a las buenabuelas queriendo ver a su nietito todo el día. Pero claro, si quieres salir a cenar o al cine, o buscas niñera o complicado! Como veis hay de todo, como siempre, cosas buenas y cosas malas, por eso digo, como tu eres y te enfrentas a la vida y las cosas que valoras es más importante que el clima o el dinero en realidad, aunque evidentemente esto ultimo influye y mucho!
    En mi caso, repito! 🙂 Besos a todas!

    1. ¡Hola Ana Paula!

      ¿Qué tal ha sido la expatriación en Brasil? Me ha gustado mucho el balance, de lo positivo y de lo no tan positivo que has hecho. Buen resumen 😉

      Espero que te vaya genial la nueva experiencia en Perú!

      Un abrazo!
      Anna

      1. Pues ha sido toda una experiencia!! São Paulo es un espanto de ciudad, fea, con un trafico horrible, y un nivel de inseguridad preocupante. Pero tienes caipirinha y feijoada, y aprender portugués y a bailar samba y un nivel de vida bastante bueno, con apartamentos en condominios con todo tipo de servicios que te hacen la vida muy comoda! El clima es positivo, los 11 grados que hay ahora en Madrid a mi me parecen congelantes! alli la temperatura es tan calida que yo apenas tengo otros zapatos que no sean sandalias! Las personas son en general calidas, muy cariñosas, por ejemplo donde yo creo que gane es en tener el baby aqui! la comparacion claro la hago con lo que mis amigas me cuentan de espana donde ellas han tenido a sus bebes, y el cariño y la atención que te prestan embarazada o con un bebe en brazos es excepcional, son realmente cariñosos y atenciosos. El balance muy positivo en general!

        1. ¡Qué bien! Estuve hace años de vacaciones con una amiga y me pareció una ciudad enooooorme para vivir! El clima es un punto muy a favor! Siempre hay algo en lo que se tiene que ceder! Tomo nota, por si cae algún día jeje

          Un abrazo Ana Paula!
          Gracias!!
          Anna

  16. Qué buen post, sí que hay malasmadres extrapriadas por todo el mundo.
    Yo estraño mi hermoso Caribe, al que cambié por estas frías tierras austriacas. Pero era algo que el buenpadre y yo queríamos hacer desde que nos casamos, vivir fuera un tiempo y bien lejos si era possible. Y asi estamos, ya 5 años por estos lados, con bebé nacido aqui hace 19 meses y pues viviendo y viviendo todavía nuevas cosas. Con el niño han sido muchas más las q hemos conocido de esta cultura, a las q solo tendrías acceso con un pequeño aqui. Se extraña muchísimo, pero ha sido de las decisiones mas acertadas q hemos tomado juntos y de la cual hasta ahora no nos hemos arrepentido y la verdad espero que podamos seguir un tiempo largo por aca.

    1. ¡Hola Mafalda!

      Celebro que te haya gustado el post! Siempre anima saber que somos muchas las que estamos en esta situación, ¿verdad?

      Me alegro muchísimo de que haya sido una experiencia enriquecedora. Espero que te siga yendo GENIAL!

      Un abrazo
      Anna

  17. Puffff, pues yo el próximo año en cuanto los buenos hijos terminen el curso, me veo obligada a irme a vivir a Andorra y yo no quieroooooooooo. No quierooooooooo!!! :'(

    Mi marido está allí trabajando y nos toca mudarnos todos.

    aix

    1. Hola Cris,

      Venga ánimo!!! Intenta encontrarle el punto positivo a irte a Andorra… Si tienes queirte sí o sí mejor que empieces a buscar los puntos a favor ya que de nada te servirán los contras. ÁNIMO!!! Seguro que acaba siendo una experiencia enriquecedora!!

      Un abrazo y te deseo mucha suerte! Verás que con buena actitud todo saldrá bien!

      Vengaaaaaa 🙂
      Anna

  18. Aquí otra expatriada, disfrutando de la rasca del Este de Europa jiji!
    En mi familia nos estamos yendo todos, tengo hermanos por todo el mundo y los que quedan en España ya le tienen el ojo echado a algún país. Cada vez es más habitual vivir expatriado..

    1. ¡Hola!

      ¿Qué tal por Bulgaria? Menudo frío! Realmente con la que está cayendo irse fuera acaba incluso siendo más una necesidad que una opción. Cada vez somos más y, lo mejor de todo, que nos vamos encontrando!!!

      Un abrazo
      Anna

  19. Hola malasmadres expatriadas (y las que lo serán pronto)!! Nosotros vivimos en una ciudad al norte de Mozambique (Pemba) desde hace dos años; antes de venirnos me moría del vértigo, sólo pensaba en la malaria y en nuestra hija de tres años pero ahora creo que ha valido la pena. Mi marido y yo ya habíamos vivido en África antes pero nunca desde que éramos padres, posiblemente para el próximo año nos mudaremos a la capital si miro hacia atrás (y aún con alguna aventurilla desagradable) creo que esta expriencia de vida sólo nos está aportando cosas positivas.

    Un abrazo muy caluroso a todas

    1. ¡Hola Noelia!

      Guauuu Mozambique! Tu si que debes tener historias para compartir, ehhh! Me alegro muchísimo de que sea una experiencia positiva! Mucha suerte en el futuro!

      Un abrazo
      Anna

  20. Hola Anna! Que bien conocerte! Soy Laura y además de madre expatriada, también comparto contigo proyecto a través de Mamás por el mundo, me encantará poder hacer contigo un poco de benchmarking. Un besote! Laura.

    1. Hola, Laura;
      Acabo de ver tu blog. ¡Estupendo! Y me topo con la entrada: “¿Qué hay de cenar?”. Yo vivo en Ginebra y ésa es una pregunta que me tortura (soy andaluza, así que la exageración está asegurada jejeje). Eso de salir del trabajo a las 5 (ó más tarde) y tener la cena para las 7, rezando para no tener que ir al supermercado (que cierra a las 7, 7.30 y ¡los jueves, sólo los jueves! a las 9). Cuando estaba sin buenahija (18 meses + 9 meses) hasta tenía tiempo de irme de tiendas, de paseo o simplemente vaguear. Ahora, ni me lo planteo jajaja

      Bss y suerte por Miami

      1. Jajaja, gracias Loly por visitarme! Si es que la vida de #malamadre por el mundo es complicada y sobre todo en la primera etapa pero hay mil cosas buenas con las que podemos disfrutar en familia y también de vez en cuando sin ella ;). Un besote grande! Laura

  21. Hola, me encanta esta nueva sección porque yo soy una ¨Malamadre en La Haya¨. Me salió una oportunidad laboral hace cinco años y me lancé, mi novio me siguio y cinco años y tres hijos mas tarde estamos muy bien! ¨Muy bien¨dentro de lo que nos lo permiten mis pequeños diablillos, un niño de tres años y medio y gemelas identicas de dos añitos. Me quede embarazada cuando llevaba 3 meses en mi nueva empresa asi que de conciliación laboral y familiar sé bastante. Estaria encantada de contaros mi historia en más detalle. Un abrazo!

  22. Hola, aquí una que ya lleva dos años en Munich.
    Me he sentido tan identificada que casi se me escapa una lagrimilla.
    Ha sido muy difícil al principio, pero no nos arrepentimos de nada, hasta nos hemos atrevido y estamos esperando otro “buen hijo q nacerá en marzo.
    Espero tus consejos.

    Un abrazo.

    1. ¡Hola Silvia!

      ¡Enhorabuena por el #buenhijo en camino! A ver si nos animamos nosotros también 😉

      Espero que vaya todo fenomenal! Mucha suerte!

      Un abrazo,
      Anna

  23. Parece una tontería, pero qué acompañada me he sentido al leer tu post y vuestros comentarios, identificación absoluta :). Ese buenpadre que viaja toda la semana, esas relaciones sociales que no tienen nada que ver con lo que conocemos, no tener a nadie cerca que te pueda prestar un par de brazos, dar a luz en un idioma que no es el tuyo… y ese tipo de cosas.
    Algo que yo llevo fatal? aquí las madres son súper entregadas en plan muffins caseros todos los días, rutina de juegos para los niños, la casa está perfecta

    En mi caso, no hay vuelta prevista, y eso da un poco de vértigo, pero la experiencia la recomiendo de todas todas.

    malamadre en dallas (de momento)

    1. ¡Hola Laura!

      ¡Me alegro muchísimo de que te hayas sentido así al leer el post! No hay nada más gratificante que leer todos estos comentarios 😀

      A veces pienso en lo diferente que es mi vida en relación a cómo me había imaginado que sería cuando tuviese hijos,… nada que ver pero que contentos estamos! El proceso es complicado pero al final haces balance y cuando miras atrás te sientes súper orgullosa de dónde has llegado ¿verdad?

      Ya veo que estás rodeada de #buenasmadres… Si no puedes con el enemigo, únete a él! Pero sobretodo no te culpabilices por no hacer lo que ellas hacen 😉

      Un abrazo enorme y mucha suerte en Dallas!
      Anna

  24. Hola Ana! Me ha encantado el post! Llevo sólo 4 meses expatriada, así q estoy todavía aterrizando… En mi caso ha sido por trabajo del #buenpadre, aquí estamos el #buenhijo y yo adaptándonos a nuevo idioma, costumbres y haciendo de nuevo nuestras rutinas. Ahora empiezo a levantar la cabeza, pero ha sido durillo, para mi el primer mes lo recuerdo con horror, pero como todo pasa y todo tiene solución, nos reinventamos y seguimos. Y cuando las fuerzas flaquean, recuerdas el porqué estás aquí y te da fuerza. Una de las cosas que mas me ha sorprendido es la facilidad que tengo ahora para sociabilizar con otras madre que expatriadas también, se converten en tus confidentes a los diez minutos de conocerlas! O sólo me pasa a mi? Espero el siguiente post. Un saludo desde San Francisco.

    1. ¡Hola guapa!

      Yo también vine aquí por el #buenpadre, la suerte que tenía es que tenía un trabajo que no me gustaba nada… Escribí un post sobre cómo me lo monté para sobrevivir los primeros meses, te lo dejo por si te ayuda http://annafargas.net/vida-expatriada-extraordinaria. Lo estás haciendo genial, intenta centrarte en lo positivo y en todo lo que te aporta de bueno el nuevo sitio. Hay momentos duros pero estás en el buen camino! 🙂 ¿Y qué maravilla todas esas cosas que vas descubriendo de ti, verdad? Te animo a que sigas explorando en esa dirección, verás que descubres un montón de cosas nuevas tuyas!

      Y sí, es una pasada el vínculo que se establece en 5 minutos! Una de las cosas que más me gustan de la expatriación.

      Un besazo para SFO! Cualquier cosa, aquí estamos!
      Anna

  25. Hola Ana!

    Yo soy una malamadre k vive en Holanda desde hace casi 5 años. Mi buenhija tiene 19 meses asi k te puedes imaginar k llegue sin hija:-).
    Nosotros vinimos por el trabajo del buenpadre, pero tuve la gran suerte de encontrar trabajo de lo mio: recirsos humanos-internacional.
    Desde k soy mala madre, me doy cuenta k vivir en el estrangero se hace todo poco mas complicado k para una mala madre española!!! Pero, todo vale la pena!
    Mi buenahija es bastante tremenda, aunke nos lo pasamos muy bien! Encontramos a faltar a mi hermana y su hija y nos da mucha rabia perdernos esta fase tan chuli, pero es lo k nos toca vivir!!!

    Viva las malasmadres en el estrangero!!

    1. ¡Hola Beatriz!

      ¡VIVA LAS #MALASMADRES EXPATRIADAS!

      Pues sí, tienes toda la razón,… todo se complica un poco más cuando no tienes a los #buenosabuelos cerca. A mi me pasa lo mismo, tengo 2 sobrinos que cada vez que los veo han hecho un cambio brutal… No se puede tener todo, ¿verdad?

      Un besazo
      Anna

  26. Hola Ana, me ha gustado mucho tu post de hoy sobre todo porque me siento identificada contigo en muchos aspectos.
    Soy una malamadre expatriada en Australia, es mi sexto país en cuatro anos, pero soy nueva como malamadre, el buenhijo solo tiene cuatro meses, también soy hija de expatriada retornada tras veinte anos, por ello se que nunca vas a encontrar lo que dejaste, y que el regreso siempre será mas duro que la marcha.
    Me fui por amor pero feliz de vivir la experiencia, no me supuso ningún problema tomar la decisión y hasta el día de hoy sigo sin arrepentirme, deje un trabajo que no me era gratificante a cambio de ver el mundo, conocer y diferentes culturas, he vivido la revolución de Egipto en el Cairo, el huracán Sandi en Nueva York y un tifón en Hong Kong y en Corea, a veces parece que los problemas me persiguen pero yo le veo el lado positivo, como una experiencia mas en la vida.
    El ser malamadre te ata en muchos sentidos sobre todo cuando estas fuera sin ninguna ayuda, pero también te ayuda a tener mas vida social, y te obliga a hacer mas cosas, la pereza no puede contigo, tienes que estar constantemente reintentando que hacer, es verdad que quizás no puedas visitar algunos lugares, sin embargo conocerás otros mas adoptados para niños.
    Para mi es importante para sobrevivir fuera no pensar que lo que dejamos es lo mejor, porque no lo es, cada cultura es diferente y las comparaciones son odiosas, por ello intento evitarlas, y ser feliz con lo que hay.
    Un saludos a todas las malasmadres por el mundo.

    1. ¡Hola Ines!

      ¡Me alegro muchísimo de que te haya gustado el post!

      ¡Ohh Australia! Mi sueño…! Se me pone la piel de gallina al pensar que el regreso será peor que la marcha. Creo que tienes razón y ya voy experimentando esa sensación que cada vez es más fuerte…

      Estoy totalmente de acuerdo contigo! La actitud lo define todo y, aunque está claro que las limitaciones son las que son, hay que tomarlo con filosofía y centrarse en todo aquello que SÍ puedes hacer.

      Te mando un abrazo enorme! Me ha encantado todo lo que has dicho!
      Suerte!
      Anna

  27. Buenas noches a todas,

    Leo todos vuestros comentarios y me emociono al ver la suerte que habéis tenido de encontrar maridos que os han apoyado a la hora de hacer las maletas e iros fuera.

    Yo no soy exactamente una madre expatriada de España, sino que lo único que hice fue trasladarme de una provincia a otra, aunque separadas más de 900 km de distancia, para ganarme la vida después de meses sin trabajo y poder dar un futuro mejor a mi familia. Tampoco tuve la buena suerte de tener un marido tan comprensivo y noble como los vuestros, sino todo lo contrario…

    Os cuento mi caso e invito a la reflexión para todas aquellas madres que estén pensando en irse:

    Tengo 32 años y desde siempre he intentado ser una de esas superwoman de las que se habla en el blog: una buena estudiante, una buena profesional, una buena esposa, una buena madre…

    Tras obtener mi licenciatura en químicas, y gracias a una beca, empecé mi carrera investigadora en una Universidad cercana a mi ciudad de origen y a la de mi pareja, carrera profesional a la que renuncié cuando terminé mi Tesis Doctoral y vi que la única salida para seguir en ese mundo era irme unos años (o para siempre) a trabajar fuera de España, lo cual, por otro lado, significaba irremediablemente tener que renunciar a seguir con mi pareja y formar una familia.

    Como digo, renuncié a mi carrera investigadora por amor y por perseguir el sueño de formar una familia juntos.

    Tras dejar la Universidad, tuve la suerte de encontrar un puesto de trabajo en el departamento de mejora continua de una empresa privada, el cual nos permitía a mí y a mi entonces pareja, con quien convivía, estar cerca tanto de mi familia como de la suya, hecho que a él le hacía feliz.

    En este contexto me casé, después de toda una vida juntos y seis años de convivencia, y con 29 años decidí que había llegado la hora de tener a mi primer hijo, ya que deseaba ser una madre “joven”.

    Pero desafortunadamente la crisis económica del país irrumpió de lleno en nuestras vidas, y estando embarazada de mi hijo, nos quedamos ambos sin trabajo, primero yo y después mi marido.

    Dadas las malas perspectivas laborales (las suyas malas por no tener más formación que la ESO y las mías aún peores por estar embarazada) nos pareció que la mejor solución era dejar la ciudad donde habíamos vivido más de 6 años y volver a nuestra ciudad de origen, al lado de nuestras familias, para que naciera allí nuestro hijo y poder reducir al máximo nuestros gastos (vivienda, desplazamientos, comida, etc…).

    Y así lo hicimos, nos trasladamos a vivir a una segunda residencia que tenían mis padres al lado de la suya y, cuando nació mi hijo, yo me centré al 100 % en su crianza (con lactancia exclusiva incluida) mientras su padre aprovechaba el tiempo estudiando un módulo de grado medio para mejorar su CV, tener una profesión y poder encontrar un trabajo en un futuro, por cuenta propia o ajena.

    Pero mi pasado en la Univesidad me jugó una mala pasada y un buen día recibí un mensaje a través de Linkedin del departamento de RRHH de una empresa farmacéutica diciéndome que querían contactar conmigo porque habían localizado mi Tesis Doctoral en internet (aquella que había publicado dos años atrás) y querían ficharme para iniciar un proyecto en su empresa muy relacionado con la temática de mi Tesis.

    De buenas a primeras, y sin yo buscarlo, me caía del cielo una oportunidad laboral buenísima, al margen de consideraciones económicas, para reengancharme a mi carrera profesional en la empresa privada y poder salir de la difícil situación económica en la que se encontraba mi familia. Todo parecía perfecto, salvo el hecho de que aceptar esta oferta suponía trasladarse a vivir a Cataluña, a más de 900 km de mi ciudad, y de forma casi inmediata.

    En aquel momento, y dadas las circunstancias, me pareció que no podía permitirme el lujo de desaprovechar la oferta, o al menos probar, y así se lo trasmití a mi marido y familia. No obstante, puesto que la incorporación era inmediata, mi marido no había terminado sus estudios y era muy difícil que pudiera terminarlos en Cataluña (en parte por el tema del idioma), me pareció que lo más sensato para todos era trasladarme yo sola primero para probar suerte en la nueva empresa y buscar mientras un lugar adecuado para instalarme con mi hijo y mi marido una vez que éste hubiera terminado sus estudios en nuestra ciudad de origen.

    Pero ahí empezaron mis problemas y el sufrimiento que arrastro y arrastraré toda la vida.

    Esta decisión que a mí me pareció en su día la más sensata para el bien de todos, y que a priori mi marido pareció aceptar, aunque sin papeles de por medio, se me vino totalmente en mi contra, ya que a los pocos días de empezar a trabajar recibí en mi empresa una notificación del juzgado con una demanda de divorcio interpuesta por mi marido en la que me pedía, además del divorcio, la guardia y custodia de mi hijo de 8 meses, a quien había dejado temporalmente al cuidado de él y de mi madre dadas las circunstancias. Junto con la notificación recibí también la citación para el juicio de medidas provisionales, el cual se celebraría en mi localidad tan sólo una semana más tarde.

    A partir de ahí, he intentado todo lo que ha estado en mi mano para luchar por la guardia y custodia de mi hijo y poder llevármelo conmigo, pero no ha servido de nada.

    La sentencia del juicio de medidas provisionales, en la que se establecía que la guardia y custodia de nuestro hijo, de manera provisional, era para el padre, se ha mantenido intacta en el juicio definitivo y en el recurso presentado por mi abogada en la Audiencia Provincial.

    Ha sido más de un año de pleitos y disputas judiciales, en los que la relación con el padre de mi hijo se ha deteriorado cada vez más, en parte gracias al papel de su abogado, de su familia y amigos, quienes lejos de intentar mantener una actitud conciliadora por el bien de nuestro hijo, han lanzado todo tipo de acusaciones contra mí, como que abandoné a mi hijo por un trabajo o que le di más importancia al dinero que a la familia.

    Por suerte, y tras darme cuenta de que la posición de mi marido era firme, que el divorcio no tenía solución y que no tenía ningún sentido volver con las manos vacías, tuve la oportunidad de intentar rehacer mi vida y así lo hice, siendo mi nueva pareja la única tabla de salvación que me queda para afrontar mi difícil situación, tener fuerza suficiente para hacer un montón de kilómetros con la mayor frecuencia posible y poder ver a mi hijo y, sobre todo, tener una apoyo para poder cuidar de él en mi nuevo lugar de residencia durante los periodos de vacaciones que me pertenecen.

    Como contrapartida al hecho de rehacer mi vida, mucha gente del entorno de mí ahora exmarido me cuestiona y me acusa ya no de dejar a mi familia por un trabajo, sino “por otro”, aunque gracias a Dios, a estas alturas de la película estoy aprendiendo a que acusaciones de este tipo me afecten lo mínimo posible, pues lo que realmente me importa es poder seguir luchando, aunque sea lejos de mi casa, y tener salud, medios económicos y fuerza para poder estar con mi hijo y disfrutar de su compañía el máximo tiempo posible.

    Aunque sea muy duro decirlo, dejar mi trabajo ahora y volver a casa de mis padres con las manos en los bolsos para luchar por una custodia compartida (que el padre ya ha dejado claro que no me regalará y que ningún abogado me garantiza que gane si no tengo trabajo) sería como un suicidio para mí e indirectamente para mi hijo.

    He de confesar que aún tengo días, muchos, en los que llego a casa después del trabajo y me hundo por no poder hacer nada para volver atrás y recuperar la familia ideal (o idealizada) que he perdido, por darme cuenta que fui una ingenua en confiar en mi marido (y en su familia) y, sobre todo, por irme y dejar a mi hijo al cuidado de él sin consultar previamente con un buen abogado especializado en derecho de familia de los riesgos que corría dado que, como se ahora, en este país hay dos leyes clave a las que se acogió mi marido para abocarme a esta situación:

    1) La ley del “divorcio express” del año 2005, según la cual en un matrimonio de más de 3 meses, y aunque existan hijos menores de por medio, una de las partes puede presentar una demanda de divorcio sin ningún tipo de justificación ni preaviso y sin necesidad de llevar a cabo una mediación o esperar un tiempo mínimo de separación. Y no sólo eso, sino que el trámite es tan rápido que, como en mi caso, en menos de un mes se celebra el juicio, se disuelve el matrimonio, no dando cabida a que la otra parte se oponga a ello, y se dicta una sentencia sobre algo tan importante como la guardia y custodia de los hijos.

    2) La ley sobre el cambio de domicilio de los menores y que, básicamente, impide que uno de los progenitores, aunque esté perfectamente capacitado para cuidar al menor e incluso tenga mejores medios para ello, pueda moverle otro lugar distinto al lugar de residencia, si la otra parte no está de acuerdo, como fue mi caso, máximo si se trata de otra región con idioma propio.

    Por su puesto, estas dos leyes priman ante el hecho de ser madre, hecho que hoy por hoy parece tener un valor cero (bendita igualdad!) a los ojos de la justicia.
    No obstante, y paradójica y tristemente, la sociedad sigue castigando a las madres que, como yo, han perdido la custodia de su hijo (da igual las razones), tanto desde el lado femenino (madres, muchas veces frustradas por no tener más proyección en la vida que atender a sus niños y a sus maridos, que dicen no entender cómo puedes estar trabajando lejos de tu hijo y dejar que mientras lo cuide su padre o su abuela paterna) como desde el lado masculino (padres que han sido machacados por sus exmujeres y que se alegran y vitorean el hecho de que por fin haya sentencias como la mía en la que una mujer es machacada por su exmarido).

    Como colofón final, espero que mi mala experiencia sirva de ejemplo para evitar que le pase lo mismo a otras madres que por la crisis o por otros motivos decidan emigrar, no solo fuera de España (lo que entiendo complicaría aún más las cosas) sino a otra provincia.

    Digan lo que os digan vuestros maridos, no os fieis de sus palabras y aseoraos bien.

    Muchas suerte!

    1. Madre mia Nuria, siento que hayas tenido que vivir algo asi, que traición y cuanta frustracion por no poder volver atrás.. la presion social y los estereotipos de madres y padres no ayudan en muchas ocasiones o como en la tuya destruyen.. fuerza y un abrazo!

    2. Hola Nuria,

      Me he quedado sin palabras al leer tu historia. ¡Qué injusticia tan grande! Eres MUY MUY VALIENTE y FUERTE! Te animo a que sigas adelante y disfrutes todo lo que puedas de tu nueva situación. Te ofrezco todo mi apoyo y sientete libre de escribirme directamente si crees que puede serte útil mi ayuda. Es una vergüenza que pasen este tipo de cosas! Espero que el tiempo y tu lucha contínua te acaben dando la razón.

      Muchísimas gracias por compartir una historia tan personal. Deseo de todo corazón que todo se solucione.

      Un abrazo enorme,
      Anna

    3. Buenas noches,

      Cuanto sufrimiento, desilusión y decepción en tu historia Nuria…lo siento mucho…pero no dejes nunca de ser fuerte y lucha siempre por tu hijo, el tiempo afortunadamente pondra las cosas en su sitio…Un abrazo fuerte!!

    4. Qué historia, sin palabras. Nada mas decirte: Animo Nuria! Definitivamente eres una muejer muy valiente. Todo el esfuerzo y el trabajo que estás haciendo tendrán su fruto. Desde lejos un fuerte abrazo y toda la major energía para que las cosas se solucionen pronto.

    5. Hola Nuria
      Muchos animos y gracias por compartir tu historia, me he quedado petrificada al leerla. En mi opinion tomaste las decisiones correctas y lo unico que ha fallado es un (ex)marido que no ha estado a la altura. Pero seguro que pronto las cosas se ponen de tu lado y puedes recuperar el tiempo perdido con tu peque! Un abrazo y muchos animos

  28. Nuria, tienes todo mi apoyo y seguro que el de muchas más. Muchas gracias por compartirlo y un beso muy muy grande

  29. Pues yo soy una de esas malamadre q es probable que en breve cruce el charco con mi buenahija para reunirnos con su padre, si…uno de tantos españoles que ha tenido que emigrar gracias a la maravillosa situación económica de nuestro pais…
    Casi tres años llevamos mi hija y yo solas (ella tenía dos ańos cuando mi marido se fue) en nuestro lugar de residencia habitual, decidí quedarme porque tenía un buen trabajo en una multinacional y nada hacía presagiar que de un día para otro presentaran un ERE suspensivo y nos echaran a todos a la calle…siempre pensamos que yo mantendría mi trabajo y que era cuestión de unos meses que el volviera a encontrar algo decente aquí pero nada más lejos de la realidad…a pesar de su preparación académica y excelente CV…
    Estos tres años separados se han hecho duros pero volcada en la nińa y en el trabajo se han sobrellevado mejor, de todas formas ha llegado el momento de estar juntos otra vez, por ella y por nosotros no deberíamos demorarlo mas, así que en cualquier momento preparo la maleta y ponemos dirección a Inglaterra donde ya vivi hace 10 años, cuando todavía como novios y casi recién licenciados nos fuimos a Uk por una oferta de trabajo para el y q aprovechamos no solo como una aventura sino también como una forma de mejorar nuestro conocimiento con masters y perfeccionamiento del inglés, pensábamos que ese esfuerzo se vería recompensado en la vuelta a casa pero nos equivocamos! Diez años mas tarde quizás ya tengamos que instalarnos allí definitivamente con una hija…sé que para ella será, por un lado, un regalo maravilloso pero
    Por otro…no lo es también criarse con sus abuelos, tíos y primos a los que ella adora y forman parte de su día a
    día??? Un besito

    1. ¡Hola Monica!

      Debe haber sido muy duro estar solas tanto tiempo… ¡Qué bien que podáis reuniros! Venga,… a hacer maletas se ha dicho, ¿no? 😀

      Yo muchas veces también pienso que es una pena que pierda tiempo con abuelos y primos pero después me apoyo en lo intenso que es cuando se ven, le hablo mucho de ellos, Skype, etc. No es lo mismo que el día a día pero peor era hace 20 años, ¿verdad?

      Un abrazo y mucha suerte en tu nueva aventura!
      Anna

  30. Me encanta y me interesa mucho todo lo que leo. Yo tengo obsesión por vivir fuera de España. No sé, los políticos la picaresca, las envidias, lo cutre de los vecindarios de este pais…tengo dos hijos de 9 y 10 y pienso que lo mejor que les puedo dar es salir de este pais tan acomplejado y simple, no digo que otros paises tengan que ser necesariamente mejores. Pero quiero que vivan la experiencia de vivir tiempo con esa edad en otro pais…pero estoy paralizada porque tanto mi buenapareja como yo tenemos aquí trabajo y me moriría por encontrar un proyecto,motivo o emprender algo que me permitiera vivir dos tres años en otro pais con mis hijos…si sabeis de organizaciones sistemas, familias ideas…son bienvenidas…ya viajé de soltera mucho y colaboré con una empresa irlandesa pero cuatro dias no me valen…no sé si estaré loca….

    Abrazos. Me encanta leeros

    1. Claro que no estás loca! creo que cualquier persona que presente ciertas inquietudes estaría interesada en probar algo nuevo, vivir nuevas experiencias y aprender, aprender y seguir aprendiendo!
      Está claro que en todos los sitios hay cosas buenas y malas pero yo viviendo fuera me di todavía más cuenta de nuestra falta de civismo y sentido de la ”comunidad” tan necesario en esta sociedad española pero repito, el resto no es la panacea y siempre hay cosas que también deberían aprender de nosotros…eso es lo bueno de salir! darse cuenta de todas las cosas buenas que hay en cada mundo y aplicárnosla en nuestra propia vida!
      La primera vez que me fui lo único que me faltaba era mi familia, padres y hermanas a las que estoy muy unida…ahora se me hace un poco más cuesta arriba porque he perdido hace poco a mi padre y mi madre ha tenido que pasar por el maldito trago de un cáncer…necesito estar con ella y ella con nosotras y me da mucho reparo dejarla aquí…creo que si me voy ya no volveré…pero si tuviera la certeza de que en unos años podría volverme a casa…no lo dudes! ahora mismo me pondría a hacer las maletas! no me importa el destino, que me den billete que allí nos vamos con nuestra enana!! sería un regalo para todos! besitos!

    2. ¡Hola Paula!

      Yo estaba igual que tu 🙂 Pero como dice Monica, saliendo encuentras cosas mejores y peores… en cualquier caso, siempre es enriquecedor poder vivirlo.

      Te animo a que intentes cumplir tu sueño y empieces a buscar posibilidades para irte. Si a los dos os apetece podéis unir esfuerzos 😉

      ¡Mucha suerte! Persigue tu sueño…!
      Un abrazo
      Anna

  31. Pues yo me topé con un norteamericano en un tren de la Renfe y después de vivir en Suiza una temporada, nos mudamos hace un año a Iowa (EEUU) y tuvimos aquí a nuestro segundo #buenhijo hace 4 meses. Estamos lejitos de los abuelos y demás, pero no hay “lejos” si existe Skype 🙂

    1. ¡Hola Cristina!

      ¡Toma ya! Suiza podría ser uno de nuestros posibles destinos pero… quién sabe! Tienes toda la razón, suerte tenemos hoy en día de que podemos mandar fotos y vídeos al momento y hablar directamente! Nada que ver con hace unos años… 😉

      A disfrutar el peque!
      Un abrazo
      Anna

  32. Hola Anna!
    Yo llevo mucho tiempo expatriada y he vivido todo tipo de experiencia en diferentes etapas de mi vida.He vivido en Panamá, en Estados Unidos, en Costa Rica y actualmente en Omán donde llevo ya 10.
    Lo que he aprendido de estas experiencias es que las amistades que uno forma son realmente nuestros amigos y son como nuestras familia.
    Gracias a mi trabajo en especial aquí en Omán, donde hay tanto expatriado, entre los grupos de amistad se crean redes de apoyo en especial para las madres que como yo que trabajamos.
    En nuestros países uno crece con los mismo amigos y en ocasiones uno no los elige, sino que están contigo desde que uno es pequeño.
    En cambio al ser expatriada se logran formar amistades realmente genuinas. Y que con el pasar del tiempo te das cuenta que estas amistades al irse continúan.
    Yo me siento muy honrada y afortunada de tener la oportunidad de conocer nuevas culturas pero el regalo mas grande para mi es ver a mis hijos crecer en esta cultura y mis amigos.
    saludos!
    Crsitina

  33. Hace casi 18 años que dejé Sevilla para vivir una vida en Italia que al principio no planeé… no fue fácil pero mi afán por conocer nuevos idiomas y culturas me ayudó a superar la nostalgia de casa. Amigos nuevos, mi primer trabajo; el amor… un futuro perfectamente estructurado en mi cabeza me integraron perfectamente. Mis planes por convertirme en una “buenamadre y buenaesposa”en ese guión que yo creia grabado a cincel se fueron al garete sin que me diera ni cuenta… y tuve que cambiar el chip. Reconocer que todo pasa por algun motivo, que tenemos que ser flexibles y aceptar de la mejor manera lo que se nos viene encima ya estemos cerca de “casa” o lejos… al fin y al cabo “casa” es donde nos sentimos felices y yo con mis buenoshijos lo soy aunque haya descubierto atónita que soy malamadre cuando me toca correr por las mañanas para llegar a tiempo al cole por haberme quedado unos minutos más en la cama, o abro una bolsa de congelados para la cena…
    Ahora se que no soy la unica malamadre en el extranjero y me alegro que exista un grupo como éste que nos una con un mensaje o una foto publicada. Gran iniciativa! Un abrazo,
    Maria José

  34. Buenos días!
    He encontrado este post por pura casualidad, y me siento muy identificada.
    Estoy en pleno proceso de emigrar a otro país, en mi caso Inglaterra, Manchester. He abierto un blog dónde a parte de contar las aventuras del niño mono ( mi hijo de 18 meses) intento ayudar con información básica y muy importante a otras madres que quieran dar el paso y tengan miedo a emigrar con un niño pequeño.
    Un abrazo muy fuerte a todas chicas!

  35. me voy a vivir a otro pais y no puedo llevar a mi bebe de dos años sera q le estoy haciendo un daño

  36. Hola!tras hacer Erasmus en Alemania y un evs en Austria, aquí me quedé. Planteandome en serio dar el salto a Australia conocí a un alemán que me va a dar una niña en Julio y nos volvemos a Alemania, por ahora.
    Besos

  37. Genial esta seccion! He contado mi situacion en el post “Conciliación, esa utopia…”(entrada 88). En mi caso la ilusion con la que te expatrias en un momento de la vida puede cambiar a deseos de volver con el paso del tiempo. Yo estoy intentando recuperar esos buenos sentimientos que me convenzan de que mi vida está aqui donde vivo y olvidar esa sensacion continua de huida constante.

  38. ¡Que chulada!
    acabo de empezar en este mundillo de los blogs!
    Voy de un sitio a otro, y me divierto muchísimo
    Hoy en día, hay muchas experiencias de mamis fuera, y dispuestas a compartir para poder ayudar a otras.
    Coincido con alguien que habla de los abuelos. Esa es mi espinita también, puesto que son muy importantes y los tienen fuera. Pero bueno, nada dura eternamente y por ahora, mi hija al menos, tiene una infancia muy feliz aquí. Además de la suerte de estar en medio de la naturaleza, que eso es un regalazo.

  39. Hola nena! Mi caso es que quiero irme de mi pais pq deseo un mejor futuro para mi hija y para mi, pero no puedo llevarmela a ella sino despues de establecerme en el lugar y eso me genera mucha angustia y tristeza aun cuando la dejare con mis padre y pues confio en sus buenos cuidados para con ella y el inmenso amor que le tienen. Que me puedes aconsejar?

    1. Rebeca!! Justo voy viendo tu mensaje. Paso por esa misma situación en este momento. Cuentame como te fué??? Necesito consejos.

  40. Hola rebeca estoy en las mismas…. me voy a portugal soy peruana, y tambien me daa mucho miedo y angustia saber q dejare a mi nena de 9 años con su papa aqui. Iria en enero del prox año a residir y establecerme tomara tiempo … tiempo para ubicarme bien, para buscar escuela para mi niña. Soy divorciada y gracias a dios tengo q apoyo de mi ex marido para poder hacer vida en europa. El tema es dejar a nuestra peque por un tienpo … eso me mata.
    De igual manera me gustaria leer sus consejos e impresiones.
    Besos

  41. Cordial saludo.
    Martha comparto tu angustia.
    Me voy a estudiar a Brasil, soy colombiana, al inicio me sentía muy contenta, pero entre más se acerca la hora de irme siento una inmensa angustia y tristeza de dejar a mis 2 hijos de 25 y 26 años, ellos me mostraron su total desacuerdo, me hicieron sentir como la peor mala madre y para completar el papá de ellos murió hace 4 meses.
    Necesito algunas palabras que me ayuden a aclarar mi confusión y no sentirme mal por dejarlos.
    Mil gracias

  42. Hola, soy Alejandra. En el recorrido de mi vida mi meta principal era hacerme profesional, tener un buen empleo y salir adelante, todo lo que algun dia me propuse lo logre, pero encuentro un gran vacio. Siento que mi vida se va pasando frente a un escritorio y todo se va para pagar cuentas. Quiero tener nuevos retos, aprender otros idiomas y buscar futuro en otro pais, quiero reinventarme. Pero ahora ya tengo un hijo de 7 años y si tomo la decision tendria que dejarlo en mi pais mientras organizo una vida estable. Siento angustia y temor, pero no quiero seguir viendo que mi vida se desperdicia. Creo que todos me.juzgaran cono malamadre. Pero es mi vida y si no me siento bien, si no soy feliz no podre ser buena conpañia para nadie incluyendo mi hijo. Quiero ir y trabajar por el.

  43. Hola #malasmadres solo contarles que soy de peru…tengo un negocio venta de ropa..bueno para ser directa eh fracasado en el negocio..y se me ah presentado una oportunidad de trabajo para irme a españa… pero tengo 2 #buenos hijos de 7 años y 18 meses…mis familiares q estan alla m dicen q vaya yo primero y despues mi esposo y mis hijos…me aterra separarm de ellos ..pero es la unica forma q encuentra para sacarlos adelantes…no se q hacer …el tiempo de separacion seria 1 año…ayudenme q consejo m dan ????

  44. hola #malasmadres quiero contar mi historia! tengo un esposo con el que llevo 4 años de estar juntos y tenemos un hermoso hijo de 2 años y medio, la cuestion es q hace 1 año por decisión de los dos el se fue para la ciudad de Chile, en este momento tiene un buen empleo, en el que están necesitando una mujer q ayude, la cuestión es que no puedo llevar a mi hijo a nuestro reencuentro, ya que es un país en el cual solo esteremos los dos, el trabajo es de trasnocho no podria cuidarlo en las nohce, de igual manera lo pensado es tarde solo 5 meses en enviar por el, lo triste es que eh recibido muchas criticas respecto a mi decision

  45. Hola. Les cuento lo que me pasa, siempre quise mudarme pero tuve una hija, ya tiene 11 años, y estoy separada del padre. Ahora siento una sensación de ahogo dende estoy, me gustaria proyectar para mudarme a otro pais el año que viene pero no sé si me podre llevar a mi hija ni como lo tomará el padre, tengo que averiguar la parte judicial. Soy de Argentina, si tienen info sobre el tema agradezco. Saludos

  46. Hola, yo deseo ir a trabajar al extranjero la verdad no estoy mal donde vivo y trabajo actualmente, pero tengo esta oportunidad y no se si aprovecharla o no, soy madre soltera tengo 3 hijos, pues ellos se quedarían en él País actual de residencia y me da mucha tistesa se me hace pequeño él corazón, pero también tengo esta oportunidad, que me aconsejas

  47. Perdon pero que estupidez…me suena a la rica que se queja de su jaula de oro…quieren saber cual es la verdadera tragedia de las mujeres de carne y hueso? Ser malasmadres por tener que decidir irse al otro extremo del pais para ganarse la plata que en su pueblo no logra ganar dejando a sus dos hijos al cuidado de la abuela con la que tienen mala relacion sin contar en lo absoluto con la ayuda del padre que decidio un dia asi sin mas no ser mas padre y volverse egoista por que asi la vida es mas facil…eso mis reinas es ser una autentica malamadre abandonar a los crios para sobrevivir por que no te queda otra…estoy por mi cuenta junto a mis hijos y la que escribio su fatidica historia de como a su marido le salio un traslado a Paris y por eso toda su vida cambio y bla bla bla le diria proba a salir de tu zona de confort sin tener un marido sin tener apoyo de nadie..les hace falta salir de sus castillos de princesas sufridas

  48. Hola, tengo alguna inquietud en si dejar o no dejar ir a mi hijo de 16 años a otro país, ya que anhela tener otra vida, disfrutar, conocer y realizarse como persona, siempre ha ambicionado vivir fuera crecer y yo hoy día no dudo en que pueda lograr lo que se propone y le tengo la plena confianza que lo puede lograr.
    le he brindado todo mi apoyo y que estoy con el en que alcanse su logro de objetivos, me siento tranquila, pero no quiero dudar de el en su capacidad, si es el momento o no.

    es algo que trae muy dentro de irse y no logro convencerlo que no es el momento

  49. Hola, e decidido salir fuera de canarias para poder buscar trabajo y mantener a mi hija, el único problema que tengo es que dejo a mi hija con mi madre un tiempo para poder estabilizarme en un sitio mejor para poder llevarme a mi hija, ¿por esto soy mala madre o lo estoy haciendo bien para darle una mejor vida a mi hija?

  50. Hola este post es de hace unos años, pero a mi me sirve igual, la verdad estoy en un gran aprieto mi esposo es americano y tengo una hija de 2 años y nos vamos a vivir a USA pero tengo también un hijo de 14 años de otro matrimonio y el no quiere dejar sus amigos y colegio y eso me mata pues por un lado no quiero dejarlo y alejarme de él aunque se que se queda con su papá pero por otro quiero irme pues siento que quiero cambiar mi vida y tener más oportunidades… Entonces es difícil la decisión que tengo que tomar y no se en que basar me, pues también pienso que en un futuro el decida cambiar y venirse con nosotros o no talvez nunca quiera dejar su país. Alguna sugerencia??
    Gracias saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más