¿Qué quieres encontrar?

2
Consejos y recomendaciones para motivar la lectura en la infancia

Consejos y recomendaciones para motivar la lectura en la infancia

Una preocupación que suele aparecer de forma común en la crianza es que los niños y las niñas tengan interés por la lectura. Como acompañantes, somos conscientes de lo necesaria que es la lectura en el proceso evolutivo en la infancia y de los beneficios que puede aportar en el presente y futuro para nuestros hijos e hijas.

Sabemos que leer abre ventanas al mundo, nos conecta con otras realidades y con nosotras mismas, pero muchas veces lo que se nos escapa es cómo animar a los más peques a soltar la pantalla y adentrarse en el maravilloso mundo de los libros.

En Va de Cuentos creemos firmemente en el poder de la literatura como recurso, pero sobre todo, creemos que los libros son fuente de disfrute y que ese debe ser su objetivo principal.

Leer por el placer de leer, es el verdadero disparador del hábito de la lectura.

Por eso, queremos compartir con vosotras un listado de consejos que, desde nuestra propia experiencia, sabemos que os servirán para disfrutar de la lectura en familia, el primer paso para transmitir el amor por la lectura en la infancia.

Consejos y recomendaciones para motivar la lectura en la infancia

*Podéis seguirlas en Instagram, Facebook, Twitter y en su web.

¿Qué consejos debemos tener en cuenta para poder motivar a leer a niños y niñas?

1. Si lees, leen.

Así de sencillo, lxs niñxs imitan la conducta y los hábitos de lxs adultxs.  Es importante que en el ámbito del hogar leer sea una actividad habitual. Leer el periódico un domingo por la mañana sentadas en el sofá, leer una novela por la noche después de cenar, leer un cómic a la hora de la siesta, leer una revista durante una cola en el centro médico, leer en la playa. No importa el qué o cuándo,  lo importante es la acción: estamos leyendo.

2. Que los libros sean accesibles.

A diferencia de  los medicamentos, los libros deben “Mantenerse al alcance de lxs niñxs”. Es importante  que los libros sean accesibles y puedan ser usados con libertad, sin restricciones.

Puede ser que al principio no les genere interés pero si están a la vista, cerca de sus espacios, disponibles, será más fácil que puedan acceder a ellos en el momento en el que ellxs quieran.

3. El libro como objeto estético: lo bello, atrae.

Como en cualquier otro objeto cotidiano, el diseño es importante. Es preferible que los libros que ofrezcamos a la infancia tengan un formato de calidad, en cuanto a la encuadernación y la edición.

Que el libro sea provocador, que despierte el interés y las ganas de tocarlo y descubrir lo que hay dentro. Las ilustraciones y los diferentes formatos como las pestañas, las solapas, las páginas troqueladas, las texturas, incluso con sonidos… son grandes aliados porque pueden lograr que los libros sean más atractivos a primera vista.

4. En la variedad está el gusto: ofrece distintos tipos de lectura.

Los textos, el formato, las ilustraciones, lo  que vayamos a ofrecer a nuestrxs pequeñxs tiene que tener detrás una mirada muy cuidada. Y no solo hay que fijarse en hacer una buena recopilación en cuanto a textos, lo ideal es contar en casa con una selección variada en formas: novelas, poemas, cuentos, viñetas, álbumes…

Tenemos que mostrar distintas alternativas para que lxs niñxs conozcan y encuentren con qué se sienten más cómodxs y qué les interesa más en la etapa y el momento en el que están.

Cuantas más opciones tengan, más fácil es que sientan atracción por alguna de ellas y mejor sabrán qué les gusta realmente.

5. Selecciona, pero no censures. Debemos tener en cuenta sus gustos.

Si bien es cierto que es importante que hagamos una criba cuando vayamos a ofrecer libros a la infancia, y lo ideal es elegir historias con un enfoque respetuoso (esto es, que respeten las necesidades de la infancia y no contengan estereotipos de género, racistas y/o bélicos), no podemos olvidar que los libros son para disfrutarlos.

Si a nuestros hijxs les interesa algún título que no cumpla con estos criterios, no debemos censurar. Al contrario, es una ocasión perfecta para conversar y abrir un debate en torno a por qué no nos gustan. Así, ayudaremos a niñas y niños a tener un pensamiento crítico respetando los gustos de cada uno/a, su individualidad e intereses.

6. Crea rutinas en torno a la lectura

Leer en el regazo, compartir un momento de tranquilidad al terminar el día, redescubrir historias que leías de pequeñx y acercarlas a tus hijxs, regocijarse en los detalles, en lo cotidiano. Crear momentos y rutinas en las que haya disfrute compartido alrededor de los cuentos y los libros favorecerá que la infancia asocie la lectura a algo bonito, placentero.

7. Visita bibliotecas y espacios de dinamización a la lectura de forma habitual.

Visita con ellxs la biblioteca que tienes cerca de casa, acércate a la librería del barrio, ve a presentaciones de libros y cuentos, donde lxs niñxs puedan conocer autorxs e ilustradorxs. Asiste a actividades de animación a la lectura como cuentacuentos o talleres que giren en torno a los libros. Haz que vivan la lectura como un acto ocioso, de disfrute, lejos del entorno escolar u obligatorio.

8. Leer no puede ser un castigo o una obligación.

Cuando hacemos de una actividad algo obligatorio pierde el interés; la naturalidad y la libertad de elegir es lo que provoca el disfrute. Si obligamos a leer, si castigamos con la lectura, estamos otorgándole al hecho de leer un atributo negativo y esto puede provocar el desinterés y la desidia por la lectura.

9. No te obsesiones, el placer por leer aparecerá en cualquier momento.

Puede que nuestro hijo o hija no tenga interés por leer, que pongas todo de tu parte, que sigas todas las recomendaciones y aún así sigan sin tener ganas de coger un libro. Tranquilidad, lxs niñxs tienen sus ritmos, sus tiempos, sus intereses, sus momentos y dar la posibilidad de elegir es lo que puede llevar a que, desde la libertad, llegue el día en que disfruten de la lectura.

10. Disfruta.

Vive los momentos de lectura compartida con ilusión, con ganas, permítete disfrutar sin tener otro objetivo distinto en ese momento, eso es lo que más favorecerá que tu hijo o hija quiera seguir leyendo, ya sea contigo o solo/a. Verte feliz alrededor de los libros será una enseñanza para el futuro, difícil de olvidar.

Recomendaciones de libros para motivar la lectura

Por último, os dejamos un listado de libros que amamos y que estamos seguras de que podréis disfrutar en familia. Porque no lo olvidéis, leer es disfrutar 🙂

Para lxs más pequeñxs

Consejos y recomendaciones para motivar la lectura en la infancia

Buenas noches

Corre a casa ratoncito

El Huevito

Un besito y a dormir

Nariz, naricita

Teresa la princesa

Por el camino

La rana mariana busca toda la semana

El pastel está tan arriba

Ya sé vestirme sola

Álbumes ilustrados imprescindibles para tener en casa

Consejos y recomendaciones para motivar la lectura en la infancia

La vocecita

Voy a comedte

Camuñas

Daniela Pirata

El pedo más grande del mundo

Chivos chivones

Monstruo rosa

Yo voy conmigo

Guapa

La extraña visita

Variedad de formatos: Poesía, cómic y libro juego

Libro juego

Consejos y recomendaciones para motivar la lectura en la infancia

Qué esconde en el cielo estrellado

Un libro

Iluminaturaleza

El arenque rojo

Mi pequeña fábrica de cuentos

Poesía

Consejos y recomendaciones para motivar la lectura en la infancia

El libro de Gloria Fuertes para niñas y niños

Las niñas o cómo suceden las cosas

Bichopoemas y otras bestias

Arbolidades

Poemas chiquininos

Cómic

Consejos y recomendaciones para motivar la lectura en la infancia

Superpatata

Hilda y el trol

Diarios de cereza ‘El zoo petrificado’

Luces nocturnas

Ana y Froga, todas las historias

Literatura juvenil

Recetas de lluvia y azúcar

Los imaginarios

Hola Universo

Coraline, edición ilustrada

Los incursores

Ana la de Tejas Verdes

Pippi Calzaslargas

La mujer esqueleto

La parte que falta

Malena en el espejo

Y vosotras Malasmadres, ¿qué recomendación literaria nos harías?

Han comentado...

  1. En casa los premiaba siempre con libros. Ellos sabían que con las notas, santos, aniversarios, y de vez en cuando por sorpresa, los llevába a una librería y podían escoger el libro que quisieran. Casi siempre había debate porque querían más de uno. Ver su cara de felicidad al entrar en la librería me llenaba a mí de alegría.
    Con 23 y 19 años que tienen ahora sigue leyendo habitualmente y esperan con ilusión este sábado 23 qué es el Día del libro en Cataluña.

  2. Muy buenos consejos, la verdad es que un buen libro engancha… y nosotros somos los modelos a seguir, así que también debemos dar ejemplo!

    Besos!

    A Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.