¿Qué quieres encontrar?

2
¿Debo acudir a urgencias con mi hijo o hija?

¿Debo acudir a urgencias con mi hijo o hija?

Mi objetivo de hoy no es otro que después de leer éste post, seas capaz de hacer un semáforo de síntomas, un primer cribado en tu casa que te haga diferenciar entre un síntoma que debe ser visto en un servicio de Urgencia, o un síntoma que puede esperar al día siguiente a ser valorado en tu Centro de Salud. Pero si te parece vamos a empezar por el principio, el punto en el que nos encontramos ahora…

¿Debo acudir a urgencias con mi hijo o hija?

*Podéis seguir a Yolanda en InstagramFacebookTwitter y en su web.

“Es una realidad que en este último año y medio hemos cambiado

Ha cambiado nuestro día a día, nuestros hábitos, y aunque te parezca mentira ha cambiado también nuestra actitud ante lo que antes considerábamos un motivo para salir corriendo a Urgencias. Hemos oído siempre que la actitud se puede cambiar, que no es algo innato, es algo que vamos aprendiendo pero que puede ser modificada por influencias externas y así ha sido.

Pensarás que me he vuelto loca, un poco loca creo que sí estoy, pero te explico esto para que puedas entender mejor las palabras de Javier Benito (Presidente de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría y jefe del Servicio de Urgencias de Pediatría del Hospital Universitario de Cruces de Bilbao) Antes de la pandemia y después de ella. Javier Benito cuando no sospechábamos la que se nos venía encima nos daba un dato muy llamativo:

  • El 50% de los niños que acuden a Urgencias lo hacen por causas banales. Estos niños podrían ser atendidos en otro nivel asistencial porque no tienen una gravedad que requiera los servicios de un hospital pero esa percepción que tenemos los especialistas no es la que tienen los padres”. Javier tenía razón, y el principal motivo es porque como padres nos resulta muy complicado hacer una valoración de la situación real de nuestros hijos e hijas, pero ojo a los profesionales también nos pasa.
    • Puedo afirmar y afirmo, que he llamado a más de una compañera para compartir la sintomatología de mi hija y que me corroborase que no me estaba volviendo loca, sino que estaba justificado el acudir a urgencias, y te puedo asegurar que he recibido bastantes más llamadas de las que puedo contar con los dedos de la mano preguntándome lo mismo en sentido inverso.

Herramientas para tomar la decisión más acertada

Con esto quiero decirte que es normal, que es algo que nos ha pasado a todos y que por eso hoy quiero poner un poco de luz en éste aspecto, pero con el único objetivo de ayudarte, de darte herramientas para que cuando te encuentres en esa situación seas capaz de tomar la decisión más acertada. Para eso necesito que leas hasta el final, te aseguro que no te arrepentirás.

Y llego la pandemia…

Tras la pandemia el propio Javier Benito afirmaba: “se han reducido las urgencias Pediátricas en un 70%, pero nos están llegando casos más graves”.

“Ahora resulta que nos hemos pasado de frenada”

Los pediatras se están encontrando casos de neumonías, apendicitis de varios días de evolución que en otras circunstancias hubiésemos acudido antes. En este tipo de situaciones el problema no es en un único eslabón, el problema ha sido global. Saturación en Atención Primaria, miedo a acudir a un servicio de urgencia sin motivo (aparente), literalmente las familias no sabían qué hacer ni cómo actuar.

La SEUP (Sociedad Española de Urgencias de Pediatría) hizo una infografía para ayudar a las familias a hacer el cribado necesario en casa durante la pandemia, que lo vamos a utilizar de guía para todo lo que quiero contarte hoy porque está fenomenal.

Ahora que ya te he puesto en antecedentes, comenzamos con lo que nos trae hoy aquí

Mi primer consejo: debes tener información accesible e imprescindible al acceso de cualquier persona que pueda estar a cargo de tus hijos. Personalmennte creo que el mejor sitio es el frigo (todo el mundo sabe buscar el frigo en casa propia y  ajena ¿Verdad?).

Vamos a poner en el frigo dos imprescindibles:

  • Debes descargarte el semáforo creado por la SEUP que te dejo a continuación y lo colocas en el frigo de casa (Imprimelo a Color), en breve entenderás por qué.
  • Puedes descargarte la hoja del SEUP AQUÍ.
  • Imprime y completa esta plantilla que he creado donde debes poner:
  • Centro de salud  (Teléfono y dirección).
  • Centro de Urgencias ambulatorias que te corresponda (Teléfono y dirección).
    • Si no lo sabes llama a tu centro de salud y te informarán dónde debes acudir en ese caso
  • Urgencias Hospitalarias (Teléfono y dirección del hospital de referencia que te corresponda)
    • De esta forma cualquier persona que esté a cargo de tu hij@ en ese momento va a tener toda la información accesible.

 Puedes descargarte la plantilla con los datos de los centros de asistencia de referencia y completarla AQUÍ.

¿Debo acudir a urgencias con mi hijo o hija?

Comenzamos con nuestro semáforo particular

Todo lo que se encuentra en Rojo significa como bien dice que debes acudir a Urgencias Hospitalarias inmediatamente o llamar al 112.

Zona roja

Estoy segura que el semáforo en Rojo está más que claro, todos sabemos que ante estos síntomas debemos llamar al 112 o acudir de forma inmediata a un servicio de emergencias.

¿Debo acudir a urgencias con mi hijo o hija?

Zona amarilla

En este caso, hay que tener en cuenta varias particularidades que hacen que podamos tener ciertas dudas en la forma de actuar.

Si te parece voy a darte pequeños consejos que pueden ayudarte a tomar la decisión correcta.

¿Debo acudir a urgencias con mi hijo o hija?

1. Problemas en la piel

  • La mayoría de las erupciones cutáneas no requieren de una vista a Urgencias, pero debemos saber cuáles sí, sin ser un especialista.
  • Cuando las manchas aparecen de forma repentina, y además van asociadas a otros síntomas característicos de una reacción alérgica importante como puede ser, inflamación de los labios, de los ojos etc., debemos acudir de forma urgente a un servicio de emergencias.
    • Si a nuestro hijo le han aparecido manchas en la piel, debemos hacer una pequeña prueba: (imagen de abajo a la derecha) coloca tus dedos pulgares juntos a la altura de una de las manchas, comienza a separar los pulgares uno en cada dirección mientras estiras la piel, si la mancha desaparece y no hay ningún otro síntoma NO ES NECESARIO IR A URGENCIAS.
    • Si tienes dudas, puedes hacer “la prueba del vaso” (imagen de abajo a la izquierda), debes poner un vaso de cristal transparente encima de la mancha y apretar, si al mirar a través del vaso no desaparece es que son petequias y debes acudir a un servicio de urgencias ya que si además hay fiebre nos puede indicar que hay una infección importante.
¿Debo acudir a urgencias con mi hijo o hija?

*Imagen sacada de www.sagradafamilialaboratorio.com.

2. Fiebre, qué debemos hacer

En el caso de la fiebre debemos hacer 2 excepciones:

  • Bebés de o a 3 meses. Si tenemos un bebé de 0 a 3 meses y tiene fiebre Superior o igual a 38º (axilar), debemos acudir a un servicio de Urgencias hospitalarias SIEMPRE.
    • Debemos tener en cuenta que su sistema inmunitario está inmaduro y ante cualquier síntoma de infección debe ser valorado por un especialista inmediatamente (En un Hospital) y le realizarán posiblemente análisis de sangre, orina… Para poder identificar el motivo de la fiebre.
    • Importante: por debajo de 38 no es fiebre, es febrícula. Llámame clásica pero donde esté un buen termómetro axilar de punta flexible que se quiten los demás.
  • Por encima de los 3 meses: sólo acudiremos a Urgencias por fiebre superior a 40,5º (axilar) que no es nada habitual, o si la fiebre es menor pero tenemos más síntomas asociados de los que hemos visto en el semáforo Rojo.
    • Te voy a poner un ejemplo, observa a tu hijo entre fiebres, si el niño por ejemplo hace un pico de 39º (axilar) pero cuando le baja la fiebre está más feliz que unas “castañuelas”, no es para ir a urgencias. Pero si le baja la fiebre y está decaído, somnoliento…En definitiva tu hijo es una “guindilla” y sin fiebre está muy “tirado”, no quiere moverse, ni jugar etc…Deben valorarlo.
      • Los procesos víricos sueles durar 3 o 4 días… si pasado ese tiempo continúa con fiebre deben valorarlo. Por supuesto debes individualizar en función de la edad, antecedentes y estado general de tu hijo y hablar con su pediatra en el momento que tú consideres del proceso, piensa que la que está viendo a tu hijo y mejor lo conoce eres tú.

3. Problemas gastrointestinales

En el caso de los bebés nuestro semáforo va a ser los pañales de pipí que moja.

  • Bebé de 0 a 3 meses. Si nuestro bebé rechaza la leche (Tanto si es lactancia materna, como si es lactancia artificial) o vomita el margen que tenemos para que nuestro bebé se deshidrate es mínimo con lo que si deja de orinar y no toma nada lo deben valorar en un servicio de Urgencia Hospitalaria.
  • Por encima de los 3 meses. Podemos tener un proceso gastrointestinal con vómitos, diarrea, fiebre… nuestro objetivo debe ser mantenerlo hidratado. Ni en niños (Ni en adultos) en ningún caso utilizaremos bebidas o preparados de rehidratación para deportistas. Debemos utilizar preparados de rehidratación oral específica.
    • Consulta con tu farmacéutico porque hay gran variedad, y hay productos que tienen un sabor muy muy aceptable. En este caso el estado general es importante, porque si los vómitos son repetidos y no conseguimos asegurar que nuestro hijo beba suero, comenzarán a aparecer los síntomas que nos salen en el semáforo amarillo, palidez, ojos hundidos, sequedad en las mucosas…Que nos indican la necesidad de ir a Urgencias aunque orine un poquito.

Un truco…

Si nuestro hijo vomita de forma repetida, debemos dar el suero en pequeñas cantidades, será más difícil que vomite que si le damos medio vaso de golpe por ejemplo.

Por lo tanto, si tiene vómitos repetidos, dolor de cabeza, aspecto desmejorado (Palidez, ojos hundidos, boca muy seca…), si orina poco debemos llevarlo a que valoren su estado general.

Si nuestro hijo tiene un dolor fuerte de barriga, que en vez de mejorar empeora, debe ser valorado para descartar por ejemplo una apendicitis.

Si se traga cualquier objeto, como por ejemplo una pila de botón, imán etc. debemos acudir inmediatamente a urgencias.

4. Respiratorio.

A nivel respiratorio la sintomatología es clara, un truco es desnudar a tu hijo y observar cómo respira, y aquí van varios trucos que pueden servirte

Las manifestaciones de dificultad respiratoria pueden ser diferentes en función de la edad de nuestro hij@.

Bebés y pequeños lactantes:

  • Aleteo nasal

(Cuando se les mueven los laterales de los orificios nasales de forma considerable) es un signo de dificultad respiratoria en recién nacidos y lactantes pequeños, pero no es habitual en niños más mayores.

  • Bamboleo

Llamamos al movimiento que se produce entre pecho y abdomen que se eleva uno y otro de forma consecutiva de ahí el nombre de “bamboleo” (Técnicamente le llamamos disociación toraco-abdominal).

En niños:

Podemos decir que hay una serie de parámetros comunes que nos pueden ayudar a identificar si nuestro hij@ tiene dificultad respiratoria:

  • Si utiliza o no la musculatura accesoria.

Cuando hay dificultad respiratoria los músculos del tórax y del cuello participan más y se puede apreciar cómo se le marcan las costillas (Lo que técnicamente llamamos tiraje intercostal) y se les marca el hueco que tenemos en la región central del cuello (Lo que técnicamente llamamos tiraje supraesternal)

  • Frecuencia respiratoria

Cuando existe dificultad respiratoria la frecuencia respiratoria aumenta (Técnicamente le llamamos taquipnea) el niño está aparentemente sofocado como si hubiese corrido pero estando en reposo.

En casos graves puede observarse un cambio de coloración en la piel de nuestro hijo, más pálido incluso con tonalidad azulada.

El resto de los síntomas que aparecen en el cuadro amarillo en la sección de “Accidentes” y “Comportamiento” son claros y creo que todos estamos de acuerdo que no hay duda y hay que ir a Urgencias.

Zona verde

La parte verde del semáforo son los casos en los que no es necesario ir a Urgencias. Debes llamar a tu centro de salud y te darán cita o te llamará la Enfermera o el Pediatra. Ellos pueden acceder a la historia de tu hijo y son los que mejor lo conocen junto contigo.

Soy consciente que dependiendo de la Comunidad Autónoma y del Centro de Salud en concreto hay diferencias en cuanto al tiempo de espera para una cita.

Por eso si fuera necesario debes tener la información del centro de urgencias ambulatorias (No hospitalarias) que te corresponda por si es necesario que vean a tu hijo en las siguientes 24 horas y no pueden hacerlo en su centro de salud.

Como digo, cada Comunidad autónoma se organiza diferente y si no hay urgencias ambulatorias, no le pueden ver en su centro de salud y es necesario que lo vea un médico porque así lo consideras, en ese caso sí que tendrás que hablar con su centro de salud para que te informen cómo proceder.

Por supuesto debemos seguir vacunando a nuestros hijos y haciendo las revisiones del niño sano. Para eso debes hablar con tu centro de salud.

Hemos vivido una situación que jamás pensamos que íbamos a vivir y nuestro sistema sanitario ha sido un orgullo por un lado, por los PROFESIONALES con mayúsculas que tenemos en todos los ámbitos, el esfuerzo que se ha hecho para dar lo mejor, pero es verdad que los tiempos para determinadas especialidades, consultas, intervenciones…Se han ampliado considerablemente.

¿Debo acudir a urgencias con mi hijo o hija?

Con el post de hoy he querido resumirte toda la información necesaria para que seas capaz de hacerte esta pregunta con total seguridad:

¿Lo que tiene mi hijo puede esperar a mañana?

Estoy segura que después de leer este post que he hecho con el gran trabajo de la SEUP y aportando mi pequeño granito de arena, conseguirás encontrar la respuesta más acertada a esa gran pregunta.

Y si tienes dudas, escucha tu instinto, si algo no te cuadra y crees que deben verlo en Urgencias, no lo dudes, hazlo.

No hemos nacido aprendidos, y estarás de acuerdo conmigo que la experiencia en Maternidad es un grado. Los profesionales estamos para ayudarte, no para juzgarte (Hoy te he reconocido abiertamente que yo también acudí a Urgencias con mi hija mayor con ciertas dudas de ser necesario o no).

¡Te mando un abrazo enorme Malamadre!

Han comentado...

  1. Jaja, la verdad es que me siento identificada, con la primera siempre estabamos en urgencias… el desconocimiento, falta de experiencia y miedo… está muy bien el artículo con más información se pueden evitar muchas visitas innecesarias…

    Anabel

    1. Es importante entender como bien dices que el post es para darte las herramientas necesarias para tener más información. El sistema sanitario ambulatorio está muy saturado(varía en función de la Comunidad Autónoma) pero hay que ver si tenemos opción de urgencias ambulatorias (Que no son hospitalarias) para poder hacer un mejor cribado pero por supuesto si no hay otra opción, si tenemos dudas o si lo necesitamos se va a Urgencias Hospitalarias. Gracias Anabel por tus palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.