Side Area

¿Somos egoístas a la hora de tener hijos?

¿Somos egoístas a la hora de tener hijos?

fichas

No es la primera vez que escucho que las mujeres y hombres de mi generación son egoístas a la hora de tener hijos, incluso cuando tienes uno solo son muchos los que opinan que el aumento de la familia puede no producirse por este motivo. En una reunión con amigos, 4 familias y 6 niños, repartidos de la siguiente manera: 1 familia numerosa con 3 buenoshijos y 3 familias con un solo buenhijo, hablábamos de esto precisamente.  Después de cruzar nuestras opiniones se generó un debate muy interesante: ¿somos egoístas a la hora de formar una familia?, ¿realmente anteponemos nuestra necesidad de vivir bien a tener más hijos?, ¿a más hijos se complica más la vida?

Y después de dialogar un buen rato y analizar las diferencias entre la generación de nuestros padres y la nuestra, rondamos todos la segunda mitad de la treintena, unos apostaban por el egoísmo como causa, otros por las dificultades laborales, la falta de conciliación y el coste económico que supone tener hijos. El pasado sábado compartíamos un reportaje (que podéis ver a continuación) en el que hablaban de un nuevo retraso en la edad de la maternidad, en 31,9 años concretamente. Esto convierte a España es el país de la Unión Europea que más tarda en tener su primer hijo y lo vinculan con la inestabilidad laboral existente.

Personalmente como Malamadre de un buenhijo único, los motivos para mí son diversos y una mezcla de lo anteriormente expuestos. El miedo a no poder compaginar la vida laboral y personal con dos buenoshijos pesa por supuesto y la incertidumbre de cómo cambiaría nuestra situación, la del buenpadre y la mía. Sin embargo, hemos querido que nuestra colaboradora y socióloga Maite Egoscozabal nos de su visión más análitica de este asunto. ¡No os la perdáis a continuación!

La opinión de la experta

Saltan las alarmas: siguen cayendo los nacimientos

En España ya suenan las alarmas al ver que los nacimientos siguen cayendo y que el reemplazo poblacional está en peligro. Caída de la tasa de natalidad, retraso en la edad de tener hijos… Son algunos indicadores que oímos con frecuencia últimamente.

Ante esta situación, habrá quién responsabilice a los individuos de una generación que, según los expertos, son egoístas y narcisistas. Otros pondrán el foco en una estructura precaria que empuja a tomar estas decisiones. Sociológicamente es complejo hablar de una sola causa, más bien es un conjunto de circunstancias que nos llevan a esta situación, pero antes de responsabilizar a las decisiones individuales, es interesante ver en qué contexto ocurren:

En primer lugar, se aprecia un cambio de valores y creencias en relación a la maternidad y paternidad. A diferencia de otras generaciones, ser madre o padre no tiene por qué ser prioritario en el proyecto vital de las personas. Forma parte (o no) de otros muchos proyectos que se consideran interesantes. De hecho, según datos del INJUVE, el 44% de los jóvenes entre 25 y 29 años cree que “tener hijos quita tiempo para hacer otras cosas importantes en la vida”.

Pero ¿es el cambio de valores que “decora” la decisión individual la causa de este descenso poblacional o hay algo más?

Según el estudio presentado por Centre d’Estudis Demogràfics de la Universitat Autònoma de Barcelona, España es uno de los países de la Unión Europea con la mayor distancia entre el número de hijos deseados y el número tenido. Esto quiere decir que hay factores que están apartando a las parejas de su deseo de tener hijos o tener más hijos. Veamos algunos de estos obstáculos:

  1. La inestabilidad laboral. Generaciones anteriores buscaban el trabajo para toda la vida, hoy en día no solo no se quiere, sino que no se puede. Tener hijos supone costes fijos de por vida y las condiciones laborales que se ofrecen en el mercado no ayudan a visibilizar el escenario ideal para traer descendencia.
  2. Falta de conciliación laboral, familiar y personal. Según nuestro estudio Concilia13f (que puedes leer aquí), 8 de cada 10 mujeres tienen dificultades para conciliar. Las medidas que presentan en las empresas para facilitar el cuidado de los hijos son una trampa que acaban fomentando la penalización de la mujer ya que dan por supuesto que van a ser ellas las que se encargaran del trabajo no remunerado, mientras otros promocionan en la esfera productiva por estar presentes durante las largas e inflexibles jornadas laborales. En consecuencia, la mujer se ve obligada a renunciar ya sea a su proyecto profesional o a su deseo de tener hijos (o más hijos).

En definitiva, cuando hablamos de no querer tener más hijos o de no querer tenerlos, debemos reflexionar sobre si existen las condiciones sociales necesarias para que esta decisión sea libre o si más bien es la falta de este contexto favorable lo que nos está empujando a tomar la decisión.

Y vosotras Malasmadres, ¿qué opináis al respecto? Nos encantaría conocer vuestras opiniones.

29 Comentarios
  • Sandra

    24 Julio, 2017 a 10:31 am Responder

    Bueno y además no me atrevo a decir si sujeta a estas dos razones que mencionáis o no, pero es una realidad de la que no se habla y se debería empezar a hablar. Hay gente que después de superar los dos puntos anteriores y querer lanzarse a la piscina, no pueden, o bien no pueden ampliar familia o bien no pueden comenzar a tener hijos, y no pueden por una razón fisiológica. Creo que se debe hablar más de este tema, que es espinoso, porque puede ser entendido como una presión a la mujer, pero es que es una realidad, a veces insalvable hasta con reproducción asistida. Se puede retrasar la edad para ser madre, por supuesto, pero se incrementarán los riesgos de sufrir problemas, eso hay que explicarlo más también.

    • Gema

      25 Julio, 2017 a 12:26 am Responder

      Hola, a mi precisamente me pasó eso y cuando lo cuento parece tema tabú.
      Después de estudiar, preparar oposiciones, lograr estabilidad económica y emocional nos ponemos a ello y no había manera! Mil pruebas después resulta que tengo mal las trompas, ale a por tto de invitro, que por ser funcionaria van un poco más rápidos, pero después de dos negativos y más pruebas ocurre el milagro y me quedo embarazada, alegría que duró poco porque lo perdí a las 12 semanas. Resulta que después al darme los resultados de esas pruebas me debía medicar durante el embarazo por problemas de coagulación de la sangre. Mi marido ya no queria más tto, yo de depresión total y va y me vuelvo a quedar de manera natural. Esta vez si me mediqué y casi a los 33 fui madre. Así que cuando familia, amigos o compañeros me preguntan por el segundo, así como con pena, les digo que va a ser que no, por todas esas penurias que tuve que pasar de altibajos hormonales que son fatales, por la mala conciliación que hay, que tendré que reducir jornada si quiero tiempo con ellos y para mí también! Y porque el niño ha salido intenso que me vale por tres! Lo siento pero soy “egoísta”. Egoísta por no querér volver a machacar el cuerpo, egoísta por querer ofrecerle todo lo que pueda, con otro iríamos demasiado apretados, egoísta por querer, en algún momento, volver a tener tiempo para nosotros y para mi, porque para qué vamos a mentir o tienes a alguien que te los cuide un rato o no tienes tiempo ni ganas ni para cortarte las uñas. Si con uno ir a hacer la compra ya lo considero ir al gimnasio, corro detrás de él y hago pesas empujando el carro!

      • Caballo Dentado

        1 Septiembre, 2017 a 7:37 pm Responder

        Me ha encantado tu respuesta. En mi opinión no es egoísmo, sino quererse a una misma y hacer lo que una quiere, que para eso se vive una vez.

        • Raquel Barroso Capilla

          10 Noviembre, 2017 a 1:12 pm Responder

          Tal cual!! Me parece un tanto dura la palabra egoísta, la vida es de uno mismo en el sentido de que uno elija cuando, como, porque y con quién.
          Me parece un gran debate.
          Por cierto, aún así, soy mama de 1BH y espero tener más sabiendo lo duro que es el camino. 😉

    • Boudica Reina

      25 Julio, 2017 a 1:51 am Responder

      Yo he tenido a mi 1a y, creo, única hija con 37 años. Siempre quise tener 2 ó incluso 3 niños (en mi casa somos 5 hermanos). Era mi proyecto después de terminar la carrera y aprobar esas oposiciones q nunca dieron el fruto esperado. Mucho ha llovido y la estabilidad laboral nunca llegaba. Después de tener un CV más largo q Falcon Crest, y de las negativas de mi pareja a tirarse a la piscina, lancé mi ultimatum. Había q tener un bebé ya. Y no me arrepiento. Perdí mi trabajo por mi embarazo y me rechazaron en otros 2 por mi barriga, pero no cambiaría a mi hija por nada. Definitivamente la precariedad laboral està detrás de todo, aunq tb es la excusa de muchos q quieren ser el niño toda la vida.

  • Yomisma

    24 Julio, 2017 a 11:22 am Responder

    Mucha razón Sandra, las salas de espera de los especialistas en problemas de reproducción, están llenas. Y cada vez surgen mas centros privados de reproducción asistida. Esto es otro problema muy gordo, que cuando al fin nos decidimos, no es nada fácil.
    Yo tengo 2 hijos y me he plantado. Pero Esque me costó mucho conseguirlo, además de renunciar al trabajo directamente.

  • Esther Gil Chamorro

    24 Julio, 2017 a 11:56 am Responder

    Segun mi opinion y lo que veo en mi entorno, la vida a cambiado para las mujeres. Ahora estudiamos y trabajamos y eso dificulta formar una familia. La vida de ahora no es como la de antes. Y a la hora de criar a un hijo invertimos mas dinero porque nuestra generacion es mas consumista. Antes la mujer no trabajaba, vivian con menos y tenian mas hijos. Esta claro que la sociedad ha cambiado. Yo tengo ya dos hijos y tengo 30 años recien cumplidos, ha sido duro y hoy por hoy lo sigue siendo, renuncias a muchas cosas pero xq decir renunciar?? Cuando la palabra es PRIORIZAR. Trabajo y lucho por mi carrera, soy mujer y madre. Pero cada mujer dedice cuando quiere ser madre.

    • Sandra

      24 Julio, 2017 a 12:24 pm Responder

      Efectivamente Esther la vida ha cambiado mucho, muchísimo, pero la biología no cambia a la misma velocidad, eso es un hecho. Cada mujer decide cuando ser madre, si, pero ojo que ese comentario es engañoso, la decisión no es totalmente nuestra si no de nuestra fisiología. Yo tengo uno, y quería 3, y estoy a punto de plantarme. El primero fue rodado y los siguientes, ¡oh sorpresa! Imposibles… me puse ‘biológicamente tarde’, pero es que antes ni tenía pareja ni estabilidad para hacerlo.
      Al margen de esto creo que sea por lo que sea por lo que se decide no deberíamos tachar a nadie de egoísta por esa decisión, estas cosas son muy personales y más vale uno pero segura de lo que has hecho que dos o tres y sobrepasada por las circunstancias o amargada por las renuncias hechas. Si hubiese más ayudas y más sensibilización hacia la conciliacion yo creo que otro gallo cantaría…

      • Esther Gil Chamorro

        24 Julio, 2017 a 12:50 pm Responder

        Estoy de acuerdo contigo Sandra, no quiero que se malinterprete mi comentario.

        • Sandra

          24 Julio, 2017 a 2:14 pm Responder

          En cualquier caso es que es un debate interesante y desgraciadamente parece que eterno 😉

  • Buena madre beatriz

    24 Julio, 2017 a 11:59 am Responder

    Tengo 29 años, fui madre con 27 y enseguida voy a ir a por otro. Mi generación, mis amigas y gente que me rodea…creo que tienen pensamientos diferentes, no el echo de conciliar o económicos. Creo que somos, me incluyo, egoístas y queremos disfrutar de todo y cuando hayamos disfrutado…pues nos ponemos en marcha. Hay edades para ser madre, actualmente yo lo soy de un buenhijo muy activo, incansable, y creo que esa energía con 34-35 años no se si podría seguirla. Yo siempre quise ser madre joven, veo la vida que llevan mis padres y se puede disfrutar de todo. Con distintas edades claro, pero siempre podemos tener lo que queremos. Si ya unimos que la generación mía sufrimos la crisis nada más terminar estudios…que vemos que hay injusticias a la hora de conciliar…todo eso suma claro estas.

  • María

    24 Julio, 2017 a 1:35 pm Responder

    El otro día lo comentaba con el BP. Tuvimos a la BH1 a los 33 años.
    Nos casamos 4 años después de encontrar un trabajo estable y la BH nació 2 años después. ¿Podíamos haber adelantado la boda? Por supuesto. ¿Podíamos haber adelantado el embarazo? Seguramente.
    Pero siendo realistas, lo podíamos haber adelantado como mucho 2/3 años, con lo que habríamos estado en la media de 31 años, no por debajo.

  • gemma torne

    24 Julio, 2017 a 2:57 pm Responder

    Conocí a mi marido a los 33 años, estuvimos de pareja y conviviendo hasta los 38, cuando nos casamos. A los 39 recién cumpliditos tuve a mi primer hijo. nos dieron un susto de muerte pues nos pasamos los primeros 3 meses de vida creyendo que estaba enfermo con una enfermedad neurodegenerativa que afortunadamente se quedó en nada! A mi siempre me habría gustado darle un hermano/a pero la verdad es que mi marido no piensa igual… en los últimos meses lo he convencido y plas! a los 43 me acabo de quedar embarazada de nuevo! Estoy de 5 semanas pero ahora no sé qué hacer! Tengo pánico a que me ocurra algo a mi en el embarazo o postparto, tengo miedo de que le ocurra algo al bebé o de volver a pasar por la mala experiencia vivida en el primero… Creo que no voy a continuar.. estoy hecha un lío, hace una semana que no duermo.

    • Bruja Truja

      24 Julio, 2017 a 6:47 pm Responder

      Gema… no tengo nada inteligente que decir ni puedo recomendarte que tomes una u otra decisión, pero si me gustaría que tuvieses claro que lo que sientes es absolutamente lógico y que cualquiera puede comprenderte y ponerse en tu lugar. Animo!

    • Alicia

      27 Julio, 2017 a 9:55 am Responder

      Solo tú sabes qué decisión debes tomar, pero te cuento mi experiencia por si te sirve de algo: tuve al primero con 38. Con 40 me dicen que me olvide de tener más de manera natural porque estamos los dos hechos un cuadro. El disgusto de mi vida, pero con 41 sucede el milagro y nos quedamos sin esperarlo. Me pasó exactamente lo mismo que a ti: después de buscarlo y quererlo, entré en pánico por posibles enfermedades, por no saber si iba a saber hacer frente a la bimaternidad, por cómo iba a llevarlo el mayor, enmadrado hasta la médula, etc… Pero el miedo pasó. Ahora no puedo imaginar la vida sin mi milagrito, me tiene completamente loca de amor. Y ante todo tengo claro que es el mejor regalo que hemos podido hacerle a su hermano mayor. Verles a los dos juntos es mi mayor fuente de felicidad. El pánico nos paraliza y, a veces, no podemos ver más allá. Suerte!

    • Esther peñalver

      27 Julio, 2017 a 10:13 am Responder

      Yo tambien tengo 42. Y tengo una enfermedad super grave. Con el primer embarazo lleve medicacion y me comia la cabeza. Pero los nervios que tienes son los que tenemos todas si todo ira bien si estara sano.
      Yo te diria que si esta ahí, es por algo. Relajate. Disfrutalo pq sera posiblemente el ultimo.
      Y yo quiero otro. Y no me importa pasar por el calvario.

  • Clara

    24 Julio, 2017 a 3:45 pm Responder

    Ánimo Gemma! Tener hijos siempre es un riesgo, supone sufrimiento y renuncia, pero por encima de todo es un REGALO! Y lo compensa todo! (O sino piensa en tu hijo mayor ;D) Siempre pensamos que nuestra situación no es la mejor, pero es que la familia perfecta no existe.
    Lo más importante es que tu hijo tiene unos papás y un hermanito esperándole que seguro que le van a cuidar genial y le van a querer TODO! Ánimo valiente!!!

  • Elena Román

    24 Julio, 2017 a 5:02 pm Responder

    Considero que querer hacer algo más en la vida que ser madre no es egoísta, es una realidad para la gente de mi generación.
    Tuve dos niñas con 34 y 38, lo elegí así y en parte la vida me llevó a ello por circunstancias.Creo que para tener hijos hay que estar preparado porque criarlos es duro, y entiendo que haya mujeres que elijan no tenerlos y se puedan sentir realizadas igualmente, es una opción la maternidad y bajo mi punto de vista hay que tener muy claro que desde ese momento tu vida cambia para lo bueno y lo malo, algo que la generación de nuestras madres no nos explicó porque ellas fueron criadas para ser felices siendo madres y esposas y no existía la cara b de la maternidad. Aún así por supuesto con todo lo bueno y malo creo que ser madre es maravilloso siempre que vaya acompañado de el tipo de vida que a cada una nos gusta tener, con un espacio personal indispensable que sólo se consigue si nuestra pareja es corresponsable

  • Inma

    24 Julio, 2017 a 5:38 pm Responder

    Lo primero q sufrimos es un cambio en la sociedad, nuestras madres empezaban a tener hijos a los 20 y además era en la mayoría de los casos su única ocupación. Si ahora una chica de 20 se queda embarazada lo primero q pensamos es que se le ha truncado la vida, queremos estudiar y encontrar un buen trabajo antes de plantearnos tener sucesión, eso sí tenemos pareja estable que también se ha retrasado, puesto q antes encontrar marido era una necesidad y ahora es una elección. Resulta que cuando en el mejor de los casos a los 30 decides tener hijos te encuentras con una cosita a la que quieres más q a tu propia vida pero q no te permite llevar la vida de antes y llegan las renuncias y con ellas las frustraciones. Si a eso le sumamos que el género masculino esta criado a la antigua y que evoluciona pero muuuuy lentamente, se complica aún más. En fin que yo pienso que es un cúmulo de cosas nada sencillo que lleva a que la natalidad sea cada vez menor y más difícil. Aquí una bimalamadre que quería al menos cuatro y se a quedar con dos.

  • Inmaculada

    24 Julio, 2017 a 5:42 pm Responder

    Lo primero q sufrimos es un cambio en la sociedad, nuestras madres empezaban a tener hijos a los 20 y además era en la mayoría de los casos su única ocupación. Si ahora una chica de 20 se queda embarazada lo primero q pensamos es que se le ha truncado la vida, queremos estudiar y encontrar un buen trabajo antes de plantearnos tener sucesión, eso sí tenemos pareja estable que también se ha retrasado, puesto q antes encontrar marido era una necesidad y ahora es una elección. Resulta que cuando en el mejor de los casos a los 30 decides tener hijos te encuentras con una cosita a la que quieres más q a tu propia vida pero q no te permite llevar la vida de antes y llegan las renuncias y con ellas las frustraciones. Si a eso le sumamos que el género masculino esta criado a la antigua y que evoluciona pero muuuuy lentamente, se complica aún más. En fin que yo pienso que es un cúmulo de cosas nada sencillo que lleva a que la natalidad sea cada vez menor y más difícil. Aquí una bimalamadre que quería al menos cuatro y se a quedar con dos.

  • Malamadre en potencia

    24 Julio, 2017 a 7:14 pm Responder

    Estoy muy de acuerdo con Inmaculada. Lo que algunos llaman egoísmo yo lo veo como “evolución” para la mujer. Ya no nos quedamos en casa, queremos más cosas: una carrera, estudios, viajar, independencia… el problema es que ni la sociedad ni el 100% de nosotras mismas hemos evolucionado al mismo ritmo. La conciliación rara vez existe o es un casi-pero-no y, queramos o no, la mayor parte de la responsabilidad siempre recae en uno sólo de los progenitores y eso complica las cosas. Yo voy a tener mi primer hijo con 32 y tengo que decir que la decisión la tomé el día que me vi capacitada económica y “mentalmente” a criarlo sola. Me explico, ahora tengo un buenpadre maravilloso a mi lado, pero seamos francos, si algo se truncara una tiene que intentar estar preparada para todo porque hasta el compañero más maravilloso y más participativo siempre será la segunda opción en los contactos de emergencia.Sabemos que las parejas cada vez se implican más en la crianza pero el 50-50 aún está lejos. No quiero sonar agorera, es un ejemplo metafórico de lo “solas” que estamos frente a un sistema que sigue penalizando de un modo u otro la maternidad. Y que vivan los abuelos! pero en mi humilde opinión, están para disfrutar y malcriar y no como suplentes.

  • SARA SOLANA

    25 Julio, 2017 a 12:17 pm Responder

    Hay mucho cierto en lo que leo….acabar de formarse academicamente, estabilidad económica y personal…..pero también hay mucho de: primero viajar, poner la casa mona hasta el último detalle, vivir cómodamente, certeza de que los abuelos hagan la crianza……tener un hijo siempre implica un salto al vacío, dar la vida, dar tu tiempo, tu energía, tu economía a otro…mas débil , mas pequeño.
    Nuestra generación esta muy preparada para muchas cosas, pero ¿está preparada para esto?

  • ANNA

    25 Julio, 2017 a 1:32 pm Responder

    He sido madre con 27 años. He ganado un hijo maravilloso pero por el camino perdí el trabajo cuando estaba de baja de maternidad.
    Ahora con el niño menor de un año es muy difícil encontrar un trabajo que me permita compaginarlo todo mínimamente bien.
    En mi caso, mi marido esta pocas horas en casa y cuando esta lo último que hara sera hacer tareas del hogar.
    Cuando el niño tenía pocos meses me sentí muy sola. No podía con todo.
    Yo quería tres hijos y sinceramente me planto con uno.
    Yo no sé como os lo hacéis vosotras pero creo que si no tienes ayuda externa (canguros, servicio de limpieza..) es casi imposible tener más de uno.

  • silvana

    25 Julio, 2017 a 11:27 pm Responder

    Tengo una BH de 1 año, la tuve a los 37 (la mayor felicidad de mi vida), y creo que no tendremos otro. me da mucha pena que no tenga la oportunidad de crecer con un herman@ que la acompañe, pero temo al embarazo en edad más avanzada, no quiero vivir con una situación económica más ajustada (me gusta vivir tranquila no estar justo), y me da miedo no volver a tener tiempo junto al buenpadre o para mi… me pregunto si eso es egoísmo. Por otra parte, si bien en mi país tienes asegurado el trabajo por dos años, he notado que durante mi ausencia, entregaron a otras personas asuntos importantes de los que yo me ocupaba..y duele ver como nos quedamos “estancadas”, como si pasamos a ser del montón sólo por “perdernos” durante unos meses…… es tan injusta esta época… parece que, simplemente, no podemos tener todo.

  • Esther peñalver

    27 Julio, 2017 a 9:46 am Responder

    Ayyyy…que suerte tambien las que encontrais el principe azul con 25? Para tener 5 años de dulce noviazgo y luego boda y luego..chass…bebe.
    Pues no. Tampoco salen las cuentas.
    Yo lo conoci con 37..y por tanto fui madre a los 40. Y no os voy a decir lo que le costoooooo
    Pq si. Aparento mucho menos, pero mis ovarios tenian 40 añazos. Y tambien con un cv de falcon Crest, tengo una mierda de curro.
    Y ya que tengo 42…decidme el plan para un segundo

  • Tania

    29 Julio, 2017 a 12:37 pm Responder

    Lo cierto es que todo tiene que ver, yo he tenido a mi peque con 31 y no fue buscado, así que pese a que lo quiero con toda mi alma, tengo una sensación permanente de que no he hecho todo lo que quería antes de este salto al vacío que es la maternidad, sumado a esto aparece la inestabilidad laboral que me tuvo más de 8 años ocupando un puesto que nunca fue mío, siempre con la esperanza de que un día lo fuera pero que no ha podido ser, el contrato se me terminó en la baja maternal y ahora con el pequeño no puedo imaginar cómo volveré al mercado laboral, porque después de todo los hijos no se tienen para que otros los cuiden la mayor parte del día, al menos en mi opinión, y en España esa es la única forma de conciliar hoy por hoy, así que nos toca apretarnos el cinturón y dar gracias a la estabilidad de trabajo del buenpadre, y por supuesto olvidarnos de un segundo si queremos llegar a fin de mes.

  • Lorena

    2 Agosto, 2017 a 6:41 am Responder

    He leído todos los comentarios y debo decir que son tremendas las historias que hay detrás con solo contar tan poco. Todo seria mejor si hubieramos avanzado en todos los campos, pero no es así.
    – podemos elegir estudios y trabajo pero no podemos elegir cuándo nuestra biología deja de funcionar bien.
    – podemos elegir no ser madre, ser madre de uno o mas, pero incluso así hay críticas para cualquiera de estas elecciones.
    – El desarrollo social del hombre frente a estos cambios ha sido muy lento a comparacion de los cambios que han habido a nivel femenino para poder tener mas opciones que el tener una pareja y ser madre. No hay equidad e inclusión en su rol de padres, no al menos todo lo que deberia ser. Bien porque algunos no les da para adaptarse a esos cambios y avanzar de la mano de la su compañera de vida, bien porque la estuctura social y empresarial, gubernamental no ha querido ir de la mano de esos cambios y ha tardado en empezar. Estamos en total desigualdad mujeres. Es duro vivir asi.
    No soy madre, pero aunque veo que la vida cambia cuando se decide tener a un miembro mas en la familia, aparte de uno y su pareja, eso no deberia ir de la mano de sufrimiento, ni de sentir que se dejaron de hacer cosas o de que priorizar es malo. Todas cuando hemos elegido una u otra cosa en la vida debemos priorizar, elegir, no se puede tener todo. Ahora bien, a la maternidad y paternidad se le deberia ayudar socialmente, es una responsabilidad de todos que un nuevo individuo crezca adecuadamente para que esta sociedad vaya a mejor.

    Ya que todas han comentado algo personal. Tengo 34 años, no tengo pareja y no tengo una entrada económica estable ahora mismo que incluso me de seguridad solo a mi misma. Elegí empezar de nuevo en mi vida, previamente habiendo vivido en diferentes países, viajado, estudiado… y a veces me siento mal conmigo misma porque a esta edad no he conseguido lo que se “debería”: pareja y/o familia=hijo/s y un trabajo estable. Por supuesto, mi historia de vida me ha llevado a crecer mucho como persona, a conocerme, a aprender a distinguir entre alguien que me gusta y tiene buenas cualidades y entender que eso no es suficiente para que sea mi pareja, porque lo que cuenta es que es lo que necesito, etc. El no encajar en lo que debería me llevó a sentirme mal conmigo misma, a sufrir, a llegar a principios de depresión… Es duro.

    Asi que ni tener pareja ni tener hijos es una fórmula matemática de termino estudios, trabajo, viajo, ahorro, conozco a mi pareja, estamos de novios unos años, nos casamos, tenemos hijos y uala. Muy reducido y esquemático. Hay que ser agardecidos cada momento con lo que hemos tenido y tenemos. Hay que dejar de lado las presiones porque esta vida, al menos en la tierra, es una y debemos procurar llegar a sentirnos tranquilas, satisfechas, apreciándonos a nosotras mismas y de esa manera brindarles a los demás calidad de tiempo y de vida.
    Olé a todas, simplemente estáis viviendo la vida.

  • Heizelle Cabotutan Bruno

    4 Septiembre, 2017 a 4:06 pm Responder

    En mi familia siempre somos muchos, de hecho yo (la segunda mas joven de hermanos y primos) tengo 2 hijas nada mas y soy la que menos hijos tengo, mi prima tiene 7 hijos, somos familia muy numerosa, yo con 30 años tengo una hija de 11 años que la tuve con 19 y tengo otra de 8 meses

  • Jessica

    20 Octubre, 2017 a 2:31 pm Responder

    Yo tengo 34 años y tengo 1 hija. La tuve con 30, cuando la pequeña tenia 1 año me puse a buscar el segundo, con ella tarde 9 meses.
    Me quede embarazada teniendo mi hija 2 años y 4 meses y a las 6 semanas de embarazo lo perdí. A raíz de ahí he tenido muchisimos problemas de salud por los que el segundo hijo ha quedado apartado.
    Ahora mi pequeña tiene 4 años y yo muchos cascos mentales.
    Mi doctora me ha dicho que podre quedarme embarazada otra vez , pero yo tengo muchas dudas, me entristece que se pueda llevar mucho con mi hija ( por jugar ) después ella al hacerse mayor y necesitar cada vez menos, hace que me acomode y se me quiten las ganas en algunas ocasiones, no tengo trabajo estable, también por otro problema de salud, tengo la fertilidad mas baja y tardo mucho en quedarme embarazada.
    Me siento muy confusa y veces pienso, Porque no habrá un doctor que me diga, no vas a poder volver a ser madre y yo ya me quedaré tranquila….estoy muy mal pensando en que será mejor…

Comentar

X