¿Qué quieres encontrar?

24
El arte de saber parar. Cerrado por descanso mental

El arte de saber parar. Cerrado por descanso mental

CMM_quienessomos_01

A principios de mes leía uno de los posts que más me han hecho pensar: el arte de saber parar por Leonor Cabrera. Hace un año parar tenía otro significado, en ese momento estaba en #tierrasanta unos días de descanso y lo hubiera leído angustiada porque no podía parar o más bien no quería parar. Estaba en un momento en el que era importante continuar para dar forma a un proyecto, el club, que había nacido de un tweet un domingo de madrugada, de un grito desesperado, de la necesidad de cambiar el rumbo de mi vida, de un sentimiento: el sentimiento de sentirme malamadre por no llegar a todo, por no ser esa madre perfecta que tiene los días contados. Reuní toda la energía y fuerzas que tenía para saltar muy alto, con fuerza y una ilusión capaz de luchar contra noches de insomnio, horas de trabajo sin descanso e ideas que llegaban en pleno verano. El buenpadre y yo cogimos las maletas y volvimos a la capital. En ese momento nació la tienda del club: soymalamadre.com. Pedidos por e-mail, nuevos diseños, empaquetar de noche… para ir dando forma a un sueño.
Y agotados, pero con una sonrisa comenzaba el nuevo curso sin la desconexión que te da el impulso para continuar. Un proyecto, otro proyecto, nuevos diseños, nuevas colaboraciones nos esperan, el apoyo de una hermana que siempre está a mi lado, una comunidad emocional que crece cada día, donde compartir mucho y un equipo de colaboradoras que me emocionan con su apoyo, su profesionalidad y su amistad. Pero cuatro cosas maravillosas que estaban por llegar:
– Contar con Isabel de la Sierra, artista, directora de arte, supervisora creativa, compañera, amiga, lunática, buenatía, tía buena y tantas cosas que en estos meses me han hecho ver que ese escalofrío que sentí por llamarla y decirle “te necesito” era el comienzo de una gran historia. De la historia de dos soñadoras, que curran mucho, de antiselfies y aventuras de dos mujeres orquesta de la vida moderna.
– Fines de semana compartiendo la maternidad de la buenahija1 con el buenpadre, alargando las semanas sin días de descanso para parar porque algo estaba por llegar: un libro, el libro del club de malasmadres, que es sin duda una de las cosas que más he disfrutado, escribiéndolo y diseñándolo. Y que sigo disfrutando ahora, presentándolo en una tournee por capítulos.
– De un café nace una inquietud, de unos e-mails nace una idea y de mucho trabajo nace un proyecto: #concilia13f. La suerte que tengo de haber conocido a Maite Egosconzabal para trabajar en pro de la conciliación, que nos implica a todas. Una guerra que no estamos dispuestas a perder, una lucha que nos unió la noche del 13 de julio y una lucha que continua porque en septiembre pasaremos a la acción. Y te necesitamos. ¡Gracias a todas por hacerlo posible!
– Y lo mejor de este año, lo que me demuestra que toda esta aventura merece la pena: una gordita feliz de ya 7 kilazos (con 4 meses, cumplidos ayer), que ha llegado para descolocarlo todo, para demostrar al mundo que hay bebés Nenuco, que duermen toda la noche, para hacer reír a su hermana como nadie y para dar más emoción a nuestra vida de locos con sus ganas de juerga porque, por supuesto, “mi niña es la más bonita y simpática”, ¿acaso lo dudábais?
Y casi sin darme cuenta, ha llegado otra vez el momento, el momento de parar, de tomar impulso en esta carrera de fondo. Porque eso también puede esperar. Y no me valen medias tintas, no. Hay que parar, irse para volver con más energía, con más ganas y con toda la ilusión del mundo por seguir compartiendo mucho más con todas vosotras. Porque el descanso físico y mental es necesario. Y porque agosto es un mes perfecto para eso, para remolonear o soñar con ello, para alargar las noches sin reloj, para romper la rutina y que la vida sea aún más caos si eso es posible, para dejarte el bikini mojado todo el día y para reír sin las prisas de llegar tarde. Para regalar a mi familia tiempo, tiempo de no hacer nada, tiempo de bailar y malamadrear juntos.
Así que a partir de hoy la tienda y el blog se quedan en el limbo del descanso, pero volvemos en el mes de septiembre. ¡Feliz verano! Y no, no os libráis 100% de mí porque estaré compartiendo mis desvaríos de #malamadre en redes sociales. ¡Yeah!

Han comentado...

  1. Descansa mucho por tierra santa porque viene genial descansar, no hacer nada, ni saber el día ni en la hora en la que vives.
    Un placer enorme haber conocido el club, a las colaboradoras, a tu hermana y a ti que sois geniales!! No sabes lo bien que me habéis venido durante este curso, sólo puedo daros las GRACIAS!!!!
    Un fortísimo abrazo!!!!

  2. Descansa Laura! Por aquí te echaremos de menos pero creó q lograremos sobrevivir (espero).

  3. Feliz verano a las malasmadres!
    Disfrutad estos dias y cojamos energias para septiembre!!

  4. Merecidísimo descanso. Disfruta de tu gente, pásalo fenomenal y coge fuerzas que se presenta un curso apasionante !!!

  5. Si alguien tiene merecido unas vacaciones esa eres tú.
    ¡Date a la buena vida!
    Encantada de formar parte de este proyecto y dando gracias de tener un huequito en este selecto club.
    Besos,
    Arancha

  6. Que lo disfrutes, que lo descanses, que luego nos lo cuentes y que a mí me pase lo mismo…. yo hasta ejerceré de malaesposa pues estaré una semanita sin buenpadre y sola con mi buenhijo…. cuanta falta me hace achucharlo muuuucho…
    Pasad buen veranoooooo

  7. Eres grande!!!Hay que saber parar!!!Disfruta de todo!!!
    Mi peque de 22meses empieza guarde el lunes y yo por fin voy a parar!!aunque solo sean 2horas al dia!!

  8. Yo tb paro este mes después d un año loco , lo estoy deseando me he quitado el reloj y a la playa solo me llevo revistas nada d movil, un besazo a todas y hasta septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más