¿Qué quieres encontrar?

24
El arte de saber parar

El arte de saber parar

En esta sociedad y en este tiempo en el que vivimos parece que saborear el estrés es algo natural y normal, aunque la realidad es que todo ser humano necesita parar para descansar y tomar impulso. Sin embargo, no todos lo hacen o pueden e, incluso, en periodo vacacional son incapaces de desconectar del todo de sus obligaciones laborales. La necesidad de parar debería ser de obligado cumplimiento. Hoy nuestra coach Leonor Cabrera nos abre la puerta para poder conseguirlo, este post me lo voy a tatuar a fuego.

malasmadres_quienessomos_Leonor

* Podéis seguirla en @Leonor_Cabrera  y en su BLOG.

Voy a empezar este post con una pregunta: ¿qué piensas de alguien que te dice que tiene tiempo libre? No, no contestes de sopetón. Tómate un segundo e imagina que estás hablando con una persona conocida, otra malamadre, por ejemplo, y te dice que tiene tiempo libre para hacer eso que le gusta y que, incluso, hay momentos en los que se aburre porque no tiene nada que hacer.

¿Qué es lo primero que piensas sobre esa persona?, ¿qué imagen mental te has dibujado sobre ella?, ¿a qué crees que se dedica?, ¿piensas que es una buena profesional?, ¿y una buena madre?

Si algo constato en cada taller de gestión el tiempo y del estrés que doy y en cada proceso de coaching enfocado a trabajar estas cuestiones que hago con mis cliente es que es muy difícil luchar contra ese dichoso estrés porque socialmente es algo que está muy bien visto. Una persona que tiene estrés mola porque a la palabra estrés le asociamos el ser productivo, no parar de trabajar y tomarse el trabajo en serio.

Un autónomo no puede descansar ni un día ni ponerse malo, un ejecutivo tiene que estar estresado, si trabajas y tiene niños no puedes tener tiempo para nada y, por supuesto, el tiempo hay que aprovecharlo al máximo porque es algo muy valioso, es oro y hay que exprimirlo como si fuera un limón.

Estas son imágenes que tenemos grabadas en nuestra cabeza como si fueran verdades absolutas, cuando todas muestran una visión sesgada de la realidad. Lo natural no es estar todo el día corriendo y estresado, qué va. Eso es un sinvivir. Eso es lo que hacen los hámsters que están dando vueltas en esas ruedas sin poder parar.

El estrés es una respuesta natural en el ser humano. Cuando siente alguna amenaza, el organismo responde. El problema es que en nuestro día a día cada vez hay más elementos que percibimos como amenazas externas, lo que causa que de forma continua estemos en tensión.

Tengo una amiga que ocupa un cargo de responsabilidad en una empresa. Es directora de departamento y hace poco se quejaba de dos de sus subordinados porque incluso tenían tiempo para hablar y echarse unas risas en el trabajo. Para ella, sin estrés no hay rendimiento. Y por desgracia para muchos jefes y trabajadores es así.

En uno de esos talleres a los que antes he hecho referencia un asistente nos contó que venía porque llevaba ya varias tardes de domingos en las que no hacía nada. “¿Qué es para ti hacer nada?”, le pregunté. “Pues ver la tele”. Seguí interrogándole y le planteé si le gustaba ver la tele y me dijo que sí, pero que después se sentía mal porque había estado perdiendo el tiempo.

Las personas necesitamos parar, descansar, disfrutar de las pequeñas cosas. Hacer nada de vez en cuando.

Ya sé que me dirás que es imposible, que tú no tienes tiempo. Ay, ese ‘no tengo tiempo’ es de mis frases preferidas para desmontar en las sesiones de coaching con mis clientes. Que yo sepa, cada día dura lo mismo: 24 horas. Así que el tiempo del que dispones cada día también es el mismo: 24 horas. Tú decides cómo usas ese tiempo, tú te marcas tus prioridades, pero eso de que no tienes tiempo para hacer tal o cual cosa es mentira. Tienes otras prioridades y punto.

¿Qué te puede ayudar a parar de vez en cuando?

  1. Identifica cuáles son tus creencias limitantes en relación con el tiempo. ¿Cuántas de las frases que hay en el cuarto párrafo de este artículo suelen salir por tu boca? ¿También eres de las personas que dicen ‘no tengo tiempo’? Identificar estas frases te puede ayudar a la hora de explorar cuáles son esas creencias en relación con el tiempo que te limitan.
  2. Darte cuenta de que no eres imprescindible. Nadie es imprescindible, por mucho que nos guste creerlo. La vida sigue aunque no estemos y aceptarlo es aceptar también que por mucho que empujemos la vida no va a ir más rápido ni mejor. Ya sé que no es fácil, pero es así.
  3. Usar dos palabras que yo denomino mágicas: stop y no. Usar, aunque sea en tu mente, la palabra stop para responder en lugar de reaccionar es mágico. ¿Cuántas veces hemos dicho que sí cuando queríamos decir que no? ¿Cuántas veces tenemos ya la respuesta en nuestra cabeza cuando aún la otra persona no ha acabado de hablar? Un stop mental puede relajar mucho. Y usar el no garantiza hacer de forma exclusiva lo que quieres hacer sin decir síes a diestro y siniestro.
  4. Tomar conciencia de tu nivel de estrés. Puedes hacer un listado con esos hechos concretos que te estresan. Si, por ejemplo, una llamada de tu jefa o tu jefe al móvil hace que el corazón te da un vuelco, ése es uno de esos momentos que te estrenas. Anota diez hechos de este tipo que te generan estrés y dales nota de uno a diez. El simple hecho de saber qué te genera ansiedad te servirá para verlo de otro modo.
  5. Reservarte tu tiempo y tu espacio. Sí, ya sé que con los buenoshijos es complicado, pero es importante tener un espacio propio, un rato para una, para hacer eso que te gusta, para relajarte.
  6. Probar a hacer nada. ¿Que cómo se hace eso? Pues puedes por ejemplo probar a sentarte y, simplemente, observar tu respiración. Sin música, sin tele, sin los gritos de los buenoshijos, sola tú con tu respiración. Sí, a hacer nada también se le puede llamar meditar, pero queda más místico y así es un buen punto de partida para empezar a contactar contigo y a contactar con tu presencia.

¿Cuál es tu relación con el tiempo?, ¿cómo crees que podrías mejorarla y ser más feliz?, ¿crees que sería posible ir por la vida más despacio, con menos prisas, saboreándola más? Me encantaría escuchar tu respuesta a estas preguntas ahí abajo, en los comentarios.

Han comentado...

  1. Llevo toda la vida trabajando y con un negocio propio,ñhace poco menos de un año deje de trabajar para dedicarme a mis dos buenos hijos.No me arrepiento pero creía que iba a estar mejor y más relajada, pero estaba equivocada, me siento más tranquila cuidando de mis hijos pero me siento más estresada y peor que he echo mal….

    1. Un cambio no tiene por qué significar parar y tomarte la vida más relajada. Lo que importa es tu actitud interna. ¿Cuál es tu actitud interna ante ese cambio? Reflexionar sobre eso te puede venir bien.

  2. Tengo 3buenoshijos de 8, 6 y 2 años y no ttabajo, es decir soy malamadre a tiempo completo…este año decidi que iba a sacar tiempo para mi, y lo he conseguido…lo que aun me queda por trabajar es no sentirme culpable por ello…siempre termino con ese sabor agridulce pensando “ay podia haber aprovechado para hacer…”. Y el comentario de otras madres cuando hablas de que has hecho algo fuera de casa-niños suele ser “que bien vives” . . .

    1. Una verdad como un templo Ana! El sentimiento de culpa si te dedicas a tí y no a……lo que sea que quedó por hacer es terrible, está ahí siempre agazapado. Y sí, es también tan real lo de que lo vemos como un lujo al alcance de pocos privilegiados…..a veces somos muy malas colegas de las otras madres….en vez de tomar nota del ejemplo, pensamos que son unas suertudas..

      Yo también tengo 3 buenoshijos y este año también decidí que yo tenía mis derechos…una o dos horas de ir al gimnasio o nadar (a la semana!) no creo que vaya a desastar la tercera guerra mundial en casa. Y si es así, ya lo arreglaremos cuando vuelva!!!

  3. Mi meta desde hace tiempo es parar ,al menos, 10-15 min al día a respirar, a no solapar una actividad con la siguiente, y la siguiente…hasta las 10 de la noche. Actualmente el trabajo no me ocupa demasiado tiempo, pero sí el resto de responsabilidades (casa, buenos hijos y todo lo que eso conlleva).
    En vacaciones cuesta unos días poner el modo off y dejar de planificar los días al segundo por aquello de querer exprimir las vacaciones y de sacar el máximo jugo al “tiempo libre”.
    Con el tiempo te vas dando cuenta que no hacer nada no es malo, si no todo lo contrario, y que efectivamente la sociedad nos empuja a vivir estresados y a mil revoluciones. Está genial además que artículos como éste nos lo recuerden para no despistarnos. Gracias Leonor, me encantan tus reflexiones!!!
    Buen fin de semana a todos

  4. Ay Leonor, ¡cómo me ha gustado leer tu post!
    Precisamente, este lunes pasado contaba que me iba a regalar una semana para lamarme las heridas que me habían causado mi mala gestión del estrés.
    http://tocatacon.com/semana-slow-life-estilo/
    Y me inventé hasta un hashtag #mividaslowlife para obligarme a tomar conciencia de lo maravillosas que son las cosas sencillas de la vida y a las que muchas veces no prestamos atención: nadar cuando se pone el sol, vestirme por las mañana con ese look con el que me veo especialmente guapa, observar a los dos buenoshijos desde la distancia con el mero objetivo de disfrutar simplemente de los que están haciendo,…
    Este fin de semana dedicaré ese escaso tiempo que nos sobra a las malasmadres al día para reflexionar acerca de lo que me ha hecho sentir bajar un poco el ritmo. De momento me reafirmo en tres: soy humana y no se puede estar al 100×100 siempre, no pasa nada y la mayoría de las cosas pueden esperar aunque tendamos a pensar que se acabe el mundo y que solo nosotras podemos hacerlo.
    Feliz finde!

  5. Tengo que trabajar eso. El buen padre nunca esta en casa
    Cuando nacieron mis dos buenashijas (4 y 3 años) cambio su trabajo (por voluntad propia) a otra ciudad. Tenia que cumplir su sueño a pesar de todo. Ahora estoy sola desde las 6 de la mañana hasta las 9 de la noche con las niñas. También trabajo. El cole de las niñas esta bajando la calle donde trabajo así que no desconecto entre lo laboral y mis niñas ni cinco minutos. Estoy agotada y hace 3 años que ni si quiera tengo un rato para cortarme el me pelo… No sé como gestionarlo pero esta está haciendo que no disfrute mi maternidad como debería…

  6. Leonor, este post es para imprimirlo y trabajar sobre ello, mucho.
    Y me viene de perlas, porque estoy justo en este punto.
    Asumido que el tiempo es el que es y que no hay una segunda oportunidad para repetir el año 2015 si sus resultados no son los deseados o si no empleaste bien el tiempo, entonces ¿qué quiero hacer con este tiempo que tengo?

    Lo dicho: tu post me viene como anillo al dedo.

    Enhorabuena

    1. Y por si te pica la curiosidad sobre qué pienso de la gente que tiene tiempo libre… es que ¡les falta imaginación!
      jajajaja.

  7. Pufff, aquí hemos tocado hueso… Yo llevo desde el año pasado trabajando en ello, cuando nació la buenahija2. Y me resulta complicado por no decir imposible… ayer me cogí la “tarde de rodriguez” para comer con amigas, cosa que no hacía hace meses, y a pesar de que fueron tres horas lo disfruté como si hubiera sido un día entero, y sobre todo, desconecté de mi faceta de madre, que al final en ocasiones es asfixiante por no poder llegar a todo.
    Lo peor es lo que comentaban por ahí arriba, que cuando cuentas lo que has hecho te dicen, “que bien vives eh” y tu te quedas ojiplática y sin palabras.

    El ritmo de la vida es frenético, y los horarios laborales son incompatibles con la vida familiar, yo por suerte tengo jornada reducida y puedo disfrutar toda la tarde de los buenoshijos; pero alguna tarde, aunque fuera una al mes, (una a la semana me parece un sueño), me gustaría disfrutar de mí, apuntarme a cualquier cosa y hacer algo que me guste a mí y a nadie más.

    Ya me he desahogado! Gran post! muchas gracias por recordárnoslo, que a veces, se nos olvida.

  8. soy mala madre de dos hijos de 3 años gemelos trabajo de 8:30 a 6 y a veces es muy dificil desconectarme de lo ocurrido en la oficina y se me para el corazon cada vez que suena el movil con llamada del jefe jeje como me identifique con este post necesito dedicar un poquito de tiempo para mi sin sentir culpa

  9. Soy fan de tus POSTs Leonor. Y este me viene como anillo al dedo… Llevo semanas agotadas. Estoy en proceso de aprender a decir “no”.
    Voy a imprimirlo y leerlo cada semana.
    Gracias!

  10. Chicas lo obligado seria decir que me siento mal por estar posando mis plantas con una cerveza en la mano.
    La realidad es que vengo a una aldea donde no ha llegado la civilización para conectar conmigo misma algún fin de semana que otro y me siento genial. Tampoco me remuerde la conciencia por ver dos capítulos seguidos de mi serie favorita o leer el periódico.
    Yo trabajo a tiempo parcial y adoro a mi buenhijo pero también Me quiero mucho y no quiero que el stress me lleve al otro barrio !!!!

  11. Yo pierdo el tiempo en las redes sociales en vez de estudiar o hacer lo que corresponde en ese momento, es una cuestión de organización.
    Me encanta el post

  12. Oh leonor, q bueno. Ayer hable con mi hermano q vive en EEUU y con mi madre q acaba d volver a casa d visitarlo. Resumen: Mi hermano no para ni un segundo y mi madre se esta recuperando d las vacaciones.
    Mi buenahija ahora tiene poco mas d 1 año. Yo soy arquiitecta y a veces tengo picos d trabajo. Para mi fue crecial cuando me perdi 2m de masajes con mi buenahija y despues ya no pude hacerlo. Alli fue q me di cuenta q el tiempo se va y NO VUELVE! Alli decidi q ella y mi marido son lo + importante y q habra el dinero q haya.
    Ahora he vuelto a nadar (1 vez a la semana). He ido a la pelu, he ido a una tarde con mamis y bebes a una charla d cosmetica natural. Estoy recuperando mi cutis ;-). He devidido q despuesd un año es tiempo d malamadreo a tope!
    He d decir q + d 2h dmalamadreo me generan sentimiento d culpa, xo estoy en proceso d renormalizar mi vida. Tb he d decir q soy autonoma, alguna ventaja tenia q teer, y puedo organizarme con el buenpadre para disfrutar d la peque los dos. Gracias x este post es un gran recordatorio q si yo no estoy bien, mi peque tampoco. Me encanta este club!

  13. Ahora mismito estoy tumbada, con la tablet leyendo internet y me he topado con tu post, el buen padre está tendiendo la lavadora que lleva desde las 13 dentro.. la niña sobada total, y yo aquí sintiéndome culpable de ver como esa lista interminable de cosas por comprar y preparar que me han pasado del cole me espera en un cajón de la mesita. tb llevo casi 2 años sin pasar por la pelu,como alguna malamadre decía por aquí,y al gyms casi lo mismo.Porque siempre hay cosas más importantes que hacer o comprar…
    Totalmente cierto que cuando hago algo que me gusta e invierto tiempo.esa CULPA y siempre pasa algo que t hace recriminarte,lo ves? Si yo hubiese estado esto, o aquello no hubiese pasado..

  14. Totalmente de acuerdo, ese sentimiento de culpa cuando hacemos algo que nos gusta o cuando no hacemos nada nos lo inculcan desde pequeños en casa, los padres cuando ven a sus hijos no hacer nada les recriminan y les dicen que no pierdan el tiempo. Así que debemos tenerlo en cuenta y dejar a nuestros hijos que no hagan nada de vez en cuando.

  15. Y cuando ‘parar’ se convierte en una obligación? Cuando tuve a buenhijo al año caí en una depresión gigante por varios motivos, a dia de hoy buenhijo tiene 4añitos y seguimos con ese parón forzoso, ojala algún pueda decir adiós al parón. Un saludo

  16. Reivindico el derecho a la pausa, a conectar con una misma y saber quién eres y cuál es tu misión.
    Hace dos meses me bajé del tren. El estrés era mi día a día, actuaba como directiva en una multinacional, siempre estaba en una “época fuerte”, o sea, que permanecía en la cresta de la ola de manera continuada. Y todo por un puñado de euros, necesarios para vivir, cierto, pero ¿era eso vida?
    Soy malamadre de un buenhijo de 5 y una buenahija de 4 años. Siempre presente en las malas noches sin dormir, en las rutinas básicas que mi horario me permitía… Me perdía el juego, las peleas, compartir.
    Estoy en búsqueda de un camino que me permita ganar ese puñado de euros necesarios, y que no me cueste la vida, sino que me permita vivirla.
    Creo que buscar y sentir mi felicidad es el mejor ejemplo que puedo darles a mis dos soles. Y la manera de enseñar, transmitiendo, el amor por la vida y la actitud positiva.
    Mi abrazo a todas las malasmadres buscadoras*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más