¿Qué quieres encontrar?

12
Ellas opinan: yo sufrí acoso escolar

Ellas opinan: yo sufrí acoso escolar

Consciente de lo que se sufre siendo víctima de acoso escolar, Miriam Prieto, nuestra protagonista de hoy en ‘Ellas Opinan’, quiere luchar contra este problema. Y como el camino se hace andando, ha lanzado una petición en change.org para que se forme a los docentes para que puedan detectar, prevenir y actuar contra el bullying. Hoy nos cuenta su historia, el relato de cómo vivió el acoso en su propia piel y nos anima a apoyar su iniciativa. ¡No dejéis de leer el post de hoy!
*Puedes firmar su petición aquí.
Han pasado 18 años desde que yo sufrí acoso escolar, por aquel entonces creo que ni siquiera existía este concepto o lo que significaba y mucho menos lo que suponía para el menor que lo padecía. Mi caso fue un poco diferente, pasé de ser una de las integrantes del grupo “guay” a ser acosada casi de la noche a la mañana, por motivos que aún no he llegado a comprender.
Todo empezó cuando mi grupo de amigas se reunieron y me dijeron que no querían ser siendo mis amigas, fue duro pero hasta ahí puedo entender que son cosas que pasan. Lo peor vino después. No se conformaron con “echarme del grupo” sino que empezaron a malmeter contra mí a todos mis compañeros hasta el punto de que nadie de la clase me hablaba y cuando lo hacían era para insultarme.
Me insultaban delante de profesores tanto dentro como fuera del colegio.En los recreos yo me ponía contra la pared a una distancia corta pero prudencial de donde se encontraban los profesores hablando y vigilando el recreo, tenía miedo, tenía miedo de todos y cada uno de ellos. En aquellos tiempos se empezaban a vislumbrar los primeros retazos de lo que hoy son las redes sociales, en aquella época era un chat de IRC. También recibía acoso por ese medio.
Hablé con mi madre, se lo conté todo. También se lo conté al Jefe de Estudios tanto a solas como acompañada por mi madre, que veía como cada día me marchaba y venía del colegio llorando. Nadie hizo nada, mi madre le dijo al Jefe de Estudios que creía conveniente que los padres de los instigadores tuvieran conocimiento de lo que ocurría. Todas vivíamos en el mismo barrio, nos conocíamos de siempre. El profesor dijo que era mejor dejarlo así.

Un año de acoso continuado

Y así aguanté 1 año hasta que tuve que cambiar de colegio. No cambié de colegio por el acoso y eso que mi madre me dijo de hacerlo pero no quería que ganaran, no quería darles ese gusto. Esto ocurrió en 4ª de la ESO, no tenían Bachillerato por eso cambié. Lo aguanté, no me rendí, pero sufrí muchísimo y mi madre conmigo aunque intentaba estar lo más entera posible delante de ella, ella sabía que por dentro estaba destrozada.

“No puedo decir que lo tenga superado”

He iniciado esta petición porque como dije al principio, han pasado 18 años y aún guardo rencor. No puedo decir que lo tenga superado. He tenido muchos problemas de fobias, entre ellas fobia social, ansiedad, dificultad para hacer nuevas amistades y serios problemas de autoestima.
Y aunque parezca raro, mi rencor no es contra los chicos que me acosaron sino contra los adultos que lo veían y decidieron no hacer nada. Ellos debían protegerme, debían apoyarme aunque sólo fuera con un abrazo o una palabra de ánimo, pero eso nunca ocurrió. Quiero pensar que tomaron esa decisión de no actuar porque no sabían qué hacer.
Y es por eso que considero imprescindible dotarles de herramientas y conocimientos para que puedan actuar. Los protocolos de los centros escolares en casos de bullying no funcionan y no hace falta explicar el porqué, todos lo vemos. Cada día más casos, cada día más graves y cada día más niños que no sólo sufrirán hoy sino que tendrán secuelas el resto de su vida si esto no se ataja a tiempo.

Una petición: formar a los docentes

No busco una fórmula milagrosa, creo que no la hay. Pero enseñar a los docentes a detectar, prevenir y actuar contra el acoso escolar me parece una forma efectiva de empezar por algún sitio. Más que lo que se está haciendo ahora. Yo ahora llevo 3 años intentando que me dejen entrar en colegios y hablar con los niños, dar alguna charla o simplemente que vean que no están solos. Pero no me dejan. Así que si yo no puedo hacerlo que al menos los profesores estén preparados para asumir ese papel.
Aún es duro para mí hablar de esto, siento el estigma del acosado o la idea que tendrán algunos de algún tipo de victimización por contar mi experiencia. Pero si sirve para ayudar aunque sea a un solo niño, todo esto merecerá la pena. Y eso es lo único que quiero, ayudar y decirles que no están solos.
Y vosotras Malasmadres, ¿habéis pasado por esta dura experiencia? Os esperamos en los comentarios.

Han comentado...

  1. Firmado y compartido,eres muy valiente por contarlo,ojalá se detecte pronto en las aulas y en la vida de cada persona que lo sufre

  2. El Plan contra el acoso escolar, al igual que la competencia en Educación, pertenece a cada Comunidad Autónoma. En Cantabria, desde los centros se insta a trabajar en la prevención. El Plan contra el acoso escolar está destinado a diferenciar el acoso de un hecho aislado y a conocer la versión de las tres partes (acosado, acosador y observador pasivo) y trabajar con los niños y niñas desde la empatía.
    Pero desde luego, la medida esta en las familias, que tienen que encontrar consejo en el centro y la solución nunca será ni echar al acosador del centro, ni hacer que el acosado se cambié, pues con esta medida el problema sigue existiendo.
    Lo debemos atajar desde casa, educando a nuestros hijos e hijas en la empatia, en las emociones y alejados de la idea de que son el centro del universo. Y en el centro haciendo equipo, son “una marea de gente, todos diferentes, pero remando hacia el mismo lugar…”.

  3. Gracias a todas los que estáis firmando y compartiendo, el acoso escolar es un problema complejo y en mi opinión tiene mucho que ver con la falta de empatía que sufre ahora el mundo. Me alegro de ver que vosotras sí que la tenéis. A seguir luchando!!

  4. He leído en ABC que esta misma semana se va a aprobar con todas las CCAA documento para implicar de igual forma a todos los centros y docentes para crear una figura que se dedique en exclusiva a la prevención y toma de medidas para erradicarlo.
    Soy de las que piensa que la mejor manera de radica el #acosoEscolar es educando en el respeto a tus hijos. Y hacerles ver qu el ser diferente no es un delito y que nadie está por encima de nosotros , ni nosotros somos superiores a nadie. Educar

  5. Siempre fui una niña timida e insegura, la mezcla perfecta para recibir burlas desde que estaba en lo que entonces era Preescolar. Con la edad no mejoró y recuerdo como en los ultimos cursos de EGB me pusieron un mote que escuchaba a diario varias veces. Estoy segura de que al igual que yo lo oirian mis profesores, pero jamás hablaron conmigo y yo preferí no contarlo en casa para evitar males mayores. Cuando comenzó el instituto todo cambió y poco a poco fui ganando confianza y seguridad en mi misma,aunque es cierto que el dolor de aquellos años deja huella. Ahora soy bimadre y maestra, asi que educo a mis hijos en el respeto a nosotros mismos y a los demás, a querernos y cuidarnos y a tratar a los demas como queremos que nos traten. Sobra decir que por supuesto esto mismo lo traslado a mis alumnos , valorando e integrando a cafa uno de mis alumnos y alumnas, haciendoles ver lo mejor de cada uno de ellos y ha aceptarse tal y como son. Por suerte. En mi centro es un tema que se cuida mucho pero cuanta más formación para los docentes mejor. Firmo tu petición.

  6. Estoy muy sensibilizada por este tema como madre y psicóloga. Mi hija también sufrió acoso escolar en Primaria y cuando cursó Secundaria en otra escuela también. No lo comentó a nosotros (padres) pero supo supercar el problema, plantándoles cara.
    Me alegra que trates el problema en Change.org y estés animada por haberlo superado casi totalmente. Un abrazo,

  7. Leo estas palabras y me vienen lagrimas a los ojos.. es indignante que se actúe así y lo se.. mi hija esta pasando por lo mismo y saben que es lo que ha obtenido, total indifencia, etiquetas, existe una infección total de las personas que la rodean, los padres de esas niñas perturbadoras de la alegría y felicidad de mi hija, lo único que han hecho es retirarme a mi la palabra, como madre, y no mirar a mi hija. Aunque parece que la sociedad esta concienciada hay mucho que trabajar, sobre todo en la educación y la educación tambien de los padres. Espero que mi hija y yo (las madres somos incondicionales) podramos un día dar este paso que ha dado tu, podamos hablar y gritar lo que hemos sufrido y lo que estamos sufriendo por esta sociedad, que no entiede de responsabilidad, valores.., y muchas palabras que me vienen a mi mente, pero ante todo felicidades por ser capaz de decirlos en voz alta.

    1. María, no sabes cómo siento oír eso… En mi caso el apoyarme en mi madre me salvó de mucho más dolor. Estar unidas y esto pasará, la vida es muy larga y esta etapa sólo es una pequeña parte, recuérdaselo a tu hija. Y muchísimo ánimo a las dos.

  8. Antes y ahora el sufrimiento va por dentro, y cuando algo cambia en el interior ya no hay vuelta atrás.
    Cuando un niño sale del colegio te mira y sonríe, le preguntas qué tal el día y él te responde con una sonrisa –Genial, mamá.
    y sabes que no ha sido así. Cuando se acerca un niño y le dice a tu hijo – vamos a gritar y a hacer como que nos peleamos porque ese que nos está mirando no quiere que tú tengas amigos. Pero hay que aguantar y terminar ciclo y cambiar al instituto.
    Qué hacen los maestros, el director, el equipo directivo… Mientras sean maestros no harán nada. Yo me pregunto, ¿Para qué sirve denunciar? El día que sale muy saturado al día siguiente en casa. La maestra dice que tiene que enfrentarse por si solo y aguantar. Y tiene razón pero cuando forzamos demasiado sabemos como acaba la historia.
    Hasta que no cambie la EDUCACIÓN en concepto no terminará esta triste situación.

    https://wordpress.com/post/sabesque2.wordpress.com/306

    Mañana será mejor que hoy, o por lo menos habrá que intentarlo!!!!

  9. Cuando entré a la universidad fue mi peor pesadilla. Había un tipo que era (grotesco), al principio todo estaba bien por qué estábamos en un grupo de amigos, pero el empezó a acostarme, me abrazaba, me daba beso, cuando saludaba a los demás el volteaba la cabeza y me daba un beso en la boca, en una ocacion me tropecé y me tocó los senos, cuando llevaba vestido o falda me manoseada los muslos y por qué más qué le decía que no lo huciera el seguía, tenía miedo de regresar a la escuela, cuando él se enojó con Migo me agarró del brazo y no me dejaba ir…nunca había sentido tanto miedo, llegue llorando a casa, me sentía despreciada como mujer, humillada, me sentía basura.
    Despuese mando un mensaje diciéndome que me amaba y que le diera una oportunidad por qué se lo merecía….CLARO QUE NO TE LO MERCES NO ESTOY OBLIGADA A SENTIR NADA POR NADIE NUNCA…el me contestaba que era mi obligación corresponderle por qué fui amable con el…NO CONFUNDAS AMABILIDAD CON COQUETEO…
    pienso denunciarlo si sigue el aviso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más