¿Qué quieres encontrar?

7
Cómo establecer la lactancia materna

Cómo establecer la lactancia materna

La lactancia materna es una etapa en la maternidad de la mujer en la que surgen muchas dudas. Para las Malasmadres que habéis optado por dar el pecho y estáis en ello hoy vamos a estar en Directo con Danone en el Consultorio #MalamadreDígame para resolver todas vuestras preguntas sobre este tema. Contaremos con Laura Baena, fundadora del Club de Malasmadres y Elena Blanco de ‘Dos Pediatras en Casa’.

El establecimiento de la lactancia materna

*Podéis seguirla en Instagram.

La mayoría de las preguntas que hacen las madres que dan el pecho en la consulta del pediatra derivan en muchas ocasiones de lo que han oído sobre la lactancia materna en la cultura popular y de lo que les han contado sus madres (ahora abuelas de los nuevos retoños).

Por desgracia, en la cultura popular hay todavía arraigados muchos mitos y leyendas acerca de la lactancia materna que, lejos de favorecerla, empeoran el conocimiento que deben tener las madres de hoy en día para afrontar una lactancia y que sea exitosa.

El trabajo de todos los profesionales de la salud encaminado a la promoción de la lactancia materna pretende cambiar ese ideario equivocado sobre la lactancia materna para que las madres de hoy en día afronten con información veraz sus decisiones sobre si dar el pecho o no. Además, si conseguimos madres con buenos conocimientos en lactancia materna, en un futuro serán abuelas que, cuando llegue el momento, podrán dar apoyo a sus hijas en un contexto diferente al que vivieron nuestras madres.

Fuera de estas preguntas, quizá los dos grandes temas por los que preguntan las madres son si todo va bien y si el niño o niña está creciendo de forma adecuada y, por otro lado, buscan apoyo en el destete.

¿El niño está creciendo de forma adecuada?

Respecto a la primera, durante los primeros meses de vida, las revisiones en el pediatra son frecuentes. En general, durante los primeros seis meses de vida, al niño se le hacen 6 revisiones de salud, sino más cuando se cree que son necesarias.

Uno de los motivos por los que se hacen esas revisiones es para comprobar que el crecimiento del bebé es adecuado. En general, si un niño gana peso es que está comiendo suficiente. Aun con todo, no hace falta estar pesando a un niño sano cada dos por tres, ya que, además del por el peso, en el caso de que un lactancia materna no sea capaz de cubrir las necesidades del niño, suelen aparecer otros síntomas, como llanto frecuente, irritabilidad, despertares muy frecuentes… o que ese fallo se manifieste por dolor en las tomas. En cualquiera de estos casos, lo más adecuado es pedir cita con el pediatra para que pueda valorar la situación y plantear una solución.

Pedir ayuda en el destete

Respecto al segundo tema, muchas madres no saben cómo proceder cuando deciden que ha llegado el momento de dejar el pecho. En primer lugar, cada madre y cada lactancia es diferente, por lo que hacer un consejo global que sirva para todas las madres sería presuntuoso. Sin embargo, cualquier destete se basa en que el niño mame menos para que la producción de leche disminuya.

En el caso de los bebés por debajo de los 6-12 meses suele ser sencillo, ya que basta con sustituir una toma cada 2-3 días por una toma de lactancia artificial. Esto consigue que al cabo de un par de semanas la madre ya no produzca leche.

A partir de los 12 meses el destete suele ser algo más complicado, ya que, además de alimento, el pecho sirve de consuelo y elemento de vínculo con su madre. De forma similar a los niños pequeños, si la madre ha decidido retirarse el pecho, la única forma de conseguirlo será dando menos tomas al niño para que la producción de leche disminuya. En estos casos suele ser efectivo entretener al niño para demorar la toma. En niños algo más mayores, a partir de los 2-3 años, negociar con ellos cuando pueden mamar y cuando no.

Es importante que durante esta etapa la madre se sienta apoyada, ya que es un momento afectivo en el que muchas madres piensan que están fallando a sus bebés. Combatir este pensamiento es difícil.  Está claro que la lactancia materna tiene muchos beneficios, pero la vida, tanto la de la madre como la del bebé, está llena de otras muchas cosas buenas que podrán compartir juntos y no por dejar de dar el pecho a un bebé se es menos madre, además, que lo más importante que pueden hacer unos padres ya está hecho: traer una vida a este mundo.

Y tú Malamadre, ¿qué experiencia has tenido con la lactancia materna?

Han comentado...

  1. Hola malasmadres.
    Mi peque está con su Lactancia Materna (muy demandante) desde hace 15 meses.
    Al principio, cuando era su alimentación exclusiva, me sentía hiper realizada y muy buenamadre. Ahora, cuando me pide teta después de comerse un buen plato de arroz o un buen filete de merluza, me empieza a costar más “esfuerzo”. Las noches en las que se me engancha a la 1 de la madrugada y no me suelta hasta las 6 (colechamos), me replanteo toda mi existencia y siempre “tomo la decisión” de que esa noche será la última noche de teta. Pero los días en los que está jugando y se cae y la consuelo entre mis brazos y un poquito de teta o cuando está malita y “su” teta es su único alimento… Esas veces valen “la alegría” por todos los esfuerzos y noches en vela. Esta es mi experiencia… un abrazo grande!

  2. estoy actualmente en lactancia materna desde hace 3 meses. mi bebé come muchísimo pero coge peso lentamente . no está mal sólo es de constitución pequeña como yo. pero en estos meses he oído de todo cosas como ” está claro que no le alimenta tienes que darle un biberón para que sea más grande” , ” tu leche no tiene suficiente grasa” , ” no pediría comer tanto si le alimentará lo suficientemente” , ” no bebas ni comes mientras amamsntas porque es malo” y mi favorito ” tienes que ponerle un horario de comida”. la lactancia en si ya es difícil y sacrificada para las madres pero los recursos populares de generaciones anteriores no ayudan en absoluto y sólo hacen que las madres se sientan siempre fatal.

  3. Envidio a las que habéis podido hacer lactancia materna. Tuve mellizas con 35 semanas y por diversos motivos se quedaron en neonatos durante 10 días por lo que, a pesar de que lo intente, fue imposible. ¡Mucho animo a todas!

    1. Muchas gracias por compartir tu experiencia, siempre lo mejor para nuestro bueno hijos y sus circunstancias.

  4. Hola a todas, os voy a contar mi caso por si alguien me puede ayudar. A los 3 mese de embarazo tuve una intoxicación q casi me caigo muerta, gracias a dios me recupere y mi embarazo siguió pero ya pase los 6 meses de embarazo con dificultad para respirar, me decían q cuando diera a luz se me quitaría. Hace 5 meses q tuve a mi hija y no solo no se me ha quitado sino q he ido a peor, nació a las 9 de la mañana y ese día no pude levantarme, tenía unos unos Dolores de cabeza horrible, me dolía el cuello y la espalda, por la tarde ya no podía ni levantarme de los mareos, todo me daba vueltas y me decían q era ansiedad y por la noche se me hinchazón los pies como botas y ya veía borroso, me hicieron analitica y me hicieron una transfusion. Al día siguiente me pude levantar pero rabiaba de dolor, el día q me dieron el alta me pusieron un voltaren. En casa seguía con el dolor de cuello, espalda y cabeza pero pensaba q era del parto, al tiempo empece a notar el cuello rígido, tenía dificultad para tragar y respirar y me decían q era ansiedad. A los 3 meses ya tenía unos Dolores horriblea de pecho, me dolía la mandíbula, las muelas y hasta la lengua y me dijeron q podía ser reflujo, endoscopia bien, no era reflujo al mes siguiente empece a notar hormigueo por la cabeza, cara y brazo derecho, tenía muchos vértigos, veia q las cosas se movían y yo estando de pie me tambaleabs, empece con dolor en el resto del cuerpo, pies, tobillos, rodillas, caderas, todas las articulaciones, ahora me dicen q puede ser fibromialgia me mandan al reumatologo. Anoche acostada, yo pensando q me parecía más neurólogico q reumatologico, me acorde q en el parto me pusieron la epidural y el pinchazo me dolió muchísimo, se me quedo el lado derecho del cuerpo dormido, tenía unos temblores horribles, daba botes en la cama asi que llamaron al anestesista pero no vino el mismo que me la puso, así q me quitaron la anestesia, cuando nació mi niña no podía levantarme de la cama, me dolía todo el cuerpo pero pensaba q sería de los temblores, ahora después de 5 meses voy por día peor ya estoy desesperada pq no tengo calidad de vida y hoy se lo he dicho al médico y me ha dado a entender q estoy loca pero he conseguido q me mande al neurologo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.