¿Qué quieres encontrar?

10
Familia y discapacidad, hacia la consecución de una inclusión real

Familia y discapacidad, hacia la consecución de una inclusión real

Nuria Vidal es una Malamadre que llega hoy a nuestra sección ‘Ellas opinan’ para hablarnos de familias, discapacidad e inclusión. Su marido, el buenpadre, padece esclerosis múltiple y ella ha querido compartir con nosotras su experiencia y presentarnos el vídeo cuento ‘El secreto de papá’ que podéis ver al final de este post. Ella quiere normalizar la situación porque como afirma “no somos familias con problemas, no somos familias diferentes ni deben sentir pena por nosotros, porque aunque todo nos cuesta un poquito más, el amor siempre compensa”. ¡No dejéis de leer su historia!

*Puedes seguir a Nuria en Facebook y en su web.

La experiencia de  Nuria Vidal

nuria-vidal

*Nuria Vidal, nuestra protagonista de hoy.

Existen muchos tipos de familia, y entre ellas, está la mía, y muchas como ella. Familias en las que todo cuesta un poquito más, familias en las que papá o mamá luchan día a día para estar al cien por cien con sus hijos, pero sus ingentes esfuerzos se quedan en mucho menos. Familias en las que no se trata de querer, sino de no poder. Familias donde papá o mamá conviven con una discapacidad.

No es fácil asumir que no serás un papá o una mamá al uso, que no podrás hacer determinadas cosas con tus hijos y que posiblemente mucha gente se lo haga ver. No es fácil evitar el sentimiento de culpa y por qué no decirlo, de inferioridad. Porque por más que quieras, en casa uno más uno no pueden ser dos.

Pero entonces los ves a ellos, ves cómo eres su todo y cómo no echan en falta nada porque el amor de sus padres vale más que cualquier partido de fútbol o paseo en bicicleta. Es entonces cuando ellos te dan la lección de vida que en muchos años tú no has sido capaz de aprender: la discapacidad es natural y como tal ha de verse y vivirse. Y es que no hay nada más puro que la visión de un niño y su forma de normalizar lo que a ojos de un adulto puede ser un problema.

secreto-papa-tip

La diversidad funcional

Desde que mi hijo me abrió los ojos, trabajo día a día para aportar mi granito de arena hacia la consecución de una inclusión real, de un mundo donde la diversidad funcional en el entorno familiar y social sea vista con la misma naturalidad en que afortunadamente empiezan a verse los distintos tipos de familia, todos ellos maravillosos mientras su esencia sea el amor puro y sincero. No puedo decir que me alegre de nuestra situación, porque no lo hago, pero sí puedo decir que asumirla y llegar al punto en que hoy estamos me ha enriquecido como persona, como pareja y como madre.

Y ahora solo quiero hacer llegar mi aprendizaje al resto de familias, estén o no pasando por nuestra situación, porque como digo en mi último cuento publicado: No importa si eres alto, bajo, fuerte, o flaco. Si corres como un lince, o enseguida te haces un esguince. Porque lo importante en realidad, es lo que das al corazón de los demás.

El secreto de mi papá

Este es el cuento que Nuria Vidal inspirada en su experiencia ha querido compartir con nosotras sobre la diversidad funcional y las familias que conviven con alguna discapacidad.

Han comentado...

  1. ¡Qué verdad más grande! nosotros a veces sufrimos por ellos de forma anticipada y luego ellos nos regalan lecciones de vida, la discapacidad es natural, ellos lo viven así y nosotros, los adultos, tenemos que vivirlo como ellos, porque sin duda, en eso tienen toda la razón del mundo.

    Sé que el día a día no es fácil, pero ¡qué suerte tener una familia a la que amar y donde sentirte amada! Gracias por compartir tu historia.

    1. Tenemos tanto que aprender de ellos… Por eso creo que es tan importante trabajar la inclusión desde niños, para que esa naturalidad con que ven la discapacidad y la diferencia entre personas perdure cuando sean mayores. Un abrazo!

  2. Me ha encantado Nuria, paisana. No sabemos la realidad sobre la vida de gente que conocemos, vivo un caso parecido donde otra enfermedad autoimmune y crónica pero en mis propias carnes a veces me hace difícil explicarles a mis hijos porque no podemos hacer tal o cual cosa, a veces se enfadan y otras me ofrecen su amor incondicional, trabajar con discapacidad intelectual también me hace ver o minimizar lo mío. Precioso Nuria. Enhorabuena!! Mucha salud y suerte en la vida.

    1. Gracias Mari Carmen, sí, a veces se hace difícil, pero ellos aunque tengan ratos de todo como niños que son, estoy segura de que siempre se quedan con lo bueno y que valoran por encima de todo el acompañamiento emocional que les brindamos. Ánimo y fuerza para seguir luchando. Un abrazo.

  3. Muy bonito Nuria. Sufrí dos Ictus y he podido ser madre pese a la larga rehabilitación y la crudeza de las secuelas. Mi hijo es un niño feliz que se acostumbrará a las limitaciones de mamá y, que a pesar de sus dos años, ya lo vive a diario con total naturalidad. Hablar sobre inclusión con los niños desde pequeños hace un mundo más libre y mejor. Gracias por el post; no suelo encontrar mucha información que hable sobre estos temas y a veces, he tenido demasiadas dudas. Saludos.

    1. Gracias Sheyla, no es fácil hablar de estos temas y por eso creo que encontramos poca información, pero está claro que somos muchos los que vivimos esta situación y que no estamos solos. Si no lo has hecho, te invito a que eches un vistazo a la publicación de Instagram de malasmadres de este post porque hay muchos comentarios y muy enriquecedores de familias con discapacidad. Te mando un abrazo y todo la fuerza para seguir!

  4. Un testimonio conmovedor y alentador para muchas familias. Pero a la vez me da una alegría inmensa ver la gran familia que tiene cerca ese Buenpadre que conozco desde pequeño. Animo Nuria. Un beso

  5. Gracias Mari Carmen, sí, a veces se hace difícil pero ellos, aunque tengan ratos de todo como niños que son, estoy segura de que siempre se quedan con lo bueno y que valoran por encima de todo el acompañamiento emocional que les brindamos. Ánimo y fuerza para seguir luchando. Un abrazo!

  6. Muchas gracias Nuria… nosotros por desgracia convivimos con la discapacidad que produce la ELA en el Buenabuelo… y muchas veces me enfado con el mundo por la gran injusticia que es que no haya podido disfrutar de sus nietos, pues comenzó con los síntomas cuando mi mayor tenía poco más de un año (después vinieron tres más, dos por parte de mi hermana y uno mío). Pero es cierto lo que comentas… ellos lo ven como una circunstancia “normal” porque llevan todos estos años conviviendo con la enfermedad del abuelo… y es impresionante el cariño que le dan y cómo lo tratan siendo ellos tan pequeñitos todavía. Gracias y mucho mucho ánimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más