¿Qué quieres encontrar?

9
¡Grita conmigo bien fuerte!

¡Grita conmigo bien fuerte!

laura-conciliacion
6 de diciembre. En el avión volando a Nápoles.  La primera vez en meses que tenía de nuevo un libro en mis manos. Las buenashijas sin parar, pero el poder de concentración de una Malamadre hasta para leer mientras escucha gritos y le tiran del brazo es digno de Cuarto Milenio. Un escalofrío me recorre el cuerpo.
¡Lo tengo! – grito, mientras la buenahija2, alias niña intensa, se calla del susto y me mira con cara de “estamos perdiendo a mi madre”. Días antes habíamos estado Maite y yo dándole vueltas a cómo enfocar el 13F, nuestro día por la conciliación de este año, pensábamos maneras en las que dar un paso adelante, pero no dábamos con algo realmente potente, que implicara a todas vosotras y que luego nos llevara a dar un paso a la acción. Y ahí delante de mí lo teníamos: “Cuaderno de quejas”.
La gran Nuria Valera en su libro “Feminismo para principiantes” ponía nombre a lo que teníamos que hacer. Siempre hemos dicho que reivindicar no es quejarse. Si solo nos quejamos, no avanzamos, tenemos que unirnos, proponer y trabajar en ello. Por eso lo nuestro no podían ser quejas sin más. ¡No! Tenía que ser algo más. Y ahí en ese avión a miles de kilómetros de tocar tierra firme nació la acción “ROMPE EL MURO por la conciliación”.
Personalmente, quería dar voz a todos esos mensajes que me llegan a diario, mensajes privados de desesperación, de angustia, de renuncia, de lucha, de no puedo más, de esto tiene que cambiar, de necesitaba contarte, desahogarme, compartirlo contigo, mensajes de apoyo, de estamos contigo, de juntas es posible y de no vamos a dejar de gritar. Gritos que estaban en silencio, apagados, a punto de esfumarse, de desaparecer en un time line de una red social que va tan rápido que ni si quiera puedes detener ese sentimiento y guardarlo para siempre.
Tenía la necesidad emocional de que vuestra voz se escuchara, de grabar un muro por la conciliación con vuestros gritos de rabia, de impotencia, de lucha.

¡Ya somos 13.204 voces y queremos ser muchas más!

Un reto simbólico: 13.000 gritos por la conciliación
Y ni los problemas técnicos ni la falta de tiempo ni la vida que llevamos, ha impedido que todas vosotras gritéis bien fuerte. Pero vamos a seguir gritando porque 13 era un número simbólico y hemos superado las expectativas. Mientras más gritemos, más fuerza tendremos para cambiar las cosas. Porque juntas vamos a romper el muro y desde aquí me comprometo, con mi compañera de lucha Maite Egoscozabal a analizar todos los gritos, a organizar este “Cuaderno de Lucha” para cumplir nuestro objetivo: llevar este cuaderno a la Comisión de Igualdad del Congreso, con líneas de trabajo, con medidas posibles para conseguir de una vez que la conciliación sea una materia de trabajo, poner las bases de un Plan Nacional de Conciliación, necesario y urgente.
Grita en nuestro muro
Y ahora GRITA, GRITA BIEN FUERTE, GRITA CONMIGO, GRITA POR TI, GRITA POR ELLA, GRITA POR NOSOTRAS. Porque un grito solo, en silencio, se esfuma como esa llama que lucha por no apagarse contra viento y marea, pero el grito de todas juntas para el mundo, ROMPE EL MURO y nuestra voz RETUMBA.
Hazlo aquí: en rompeelmuro.com.
muro
* Ilustración preciosa de Belén.
* Nota: En los Cuadernos de Quejas, redactados en 1789 para hacer llegar a los Estados Generales las quejas de la sociedad. Las mujeres hicieron oír sus voces y reivindicaciones por escrito ya que estos cuadernos suponían un testimonio colectivo de las esperanzas de cambio.

Han comentado...

  1. Pregunte a mi compañera de Recursos Humanos (también es madre) que si por ser madre no tenía derecho a pedir un horario fijo, me contestaro con un mail que si quería podía pedir una reduccion de jornada…trabajo en una empresa de electrónica y mi contrato es de 18h semanales, que reducción voy a pedir??? Por eso grito por las empresas que se aprovechan y si haces algo por tus derechos te despiden

  2. Grito por una conciliación maternal/paternal real y mayor consideración por parte de los compañeros de trabajo, que no nos vean como un enemigo por salir a nuestra hora.

  3. Hoy me han dicho en la empresa que si quiero promocionar debo quitarme la reducción de jornada lo que implicaría hacer miles de horas extras que nadie me pagaria y, lo peor, no ver a mi hija. Mientras no lo haga, no tengo derecho a ascenso económico ( llevo casi 9 años trabajando ahí). No se me reconoce mi formación.

  4. Yo he tenido que reducir mi jornada laboral para cuidar a mi hija y ver mi sueldo mas ridiculo de lo que ya era y a pesar de hacer menos horas tengo que trabajar sabados, domingos y festivos que me correspondan ya que trabajo en el comercio, y pagar a una chica para que se quede con mi hija los sabados.

  5. No sólo rompo el muro porque me echaron al enterarse de mi embarazo, si no porque en otra ocasión al pedir reducción de jornada por guarda legal me humillaron me gritaron me hicieron la vida imposible psicológicamente, ahora en trabajo más estable donde me siento más cómoda, mis compinches hablando de si me gustaría tener otro bebé.. la jefa responde por mi nooooo que no me des esos disgustos… Yo me pregunto tan poco hemos conseguido? O tanto es lo que hemos perdido en el proceso? No podemos no pensar en ser madres sin que alguien nos juzgue o sin que alguien decida que no le viene bien, debemos retrasar nuestras decisiones o sentirnos culpables por no poder tener libertar ?

  6. Grito para que no me obliguen a hacer horas cuando tengo parcialidad por mis 2 peques…he renunciado a cobrar mas y asi poder estar mas con ellos

  7. Grito para que se deje de castigar a las madres en el entorno laboral por haber cometido el mejor y más delicioso de los delitos que es SER MADRE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más