¿Qué quieres encontrar?

22
Inicio de la lactancia y problemas más frecuentes

Inicio de la lactancia y problemas más frecuentes

Como matrona y como madre, soy una firme defensora de la lactancia materna, puesto que la evidencia científica demuestra que es la mejor forma de alimentación que podemos darle a nuestro bebé. El decantarnos por un modo de alimentación u otro es libre y todas las opciones son absolutamente respetables y válidas, pero sería ideal que siempre pudiéramos elegir de forma informada… Me entristece que, en muchos casos, muchas mujeres que desearían seguir lactando se vean “obligadas” o inducidas a abandonar la lactancia por mala información, mensajes contradictorios o falta de apoyo tanto profesional como de su propio entorno.
Por eso, con el post de hoy me gustaría hablaros de los problemas más frecuentes que pueden surgir cuando estamos intentando establecer una lactancia efectiva, sobre todo si somos madres primerizas o si con nuestros hijos anteriores no dimos de mamar o tuvimos una mala experiencia.

Vamos a situarnos…

En alguna ocasión hemos hablado de lactancia en el Club y hemos intentado desterrar algunos de los mitos más frecuentes (puedes consultar post anteriores aquí y aquí).

Aunque las recomendaciones de la Organización de la Salud y UNICEF nos dicen que debemos dar lactancia materna de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida de nuestro bebé y complementada con otros alimentos hasta los 2 años o más, lo cierto es que la mayoría de las mujeres abandonan la lactancia mucho antes, y una de las causas son los problemas en el pecho surgidos durante la misma.

Al principio, cuando no tenemos experiencia en lactancia y también si no hemos tenido en nuestro entorno a mujeres lactantes para poder “fijarnos”, suelen surgir dificultades que, a pesar de tener fácil solución y prevención, si no tenemos información o no nos saben asesorar bien, pueden convertirse en un auténtico suplicio y afectar de forma muy importante el bienestar físico y mental de la madre. Unas grietas mal manejadas, que lesionan por completo un pezón, por ejemplo, pueden ser causa de abandono o rechazo intenso a la lactancia por parte de la madre, ya que el momento de dar el pecho se convierte en una tortura.

lactancia-materna

¿Cuáles son los problemas más frecuentes en el pecho durante los primeros días de lactancia?

1. Ingurgitación mamaria
La “subida” (o “bajada”) de la leche se produce de forma fisiológica en las 24-72 horas tras el nacimiento. Se producen cambios hormonales que van a provocar que la composición de la leche materna cambie de calostro (el “oro de la lactancia”), una leche muy concentrada y rica en anticuerpos, a leche transicional y posteriormente ésta cambiará a leche materna madura. Esto es algo normal, y en estas primeras horas/días, podemos notar el pecho más lleno y con plenitud. En ocasiones puede haber unas décimas de temperatura (no fiebre) que no consideramos patológica.
Cuando esa “subida” de la leche se produce de forma muy intensa puede llegar a darse una ingurgitación mamaria, que consiste en una congestión importante de los pechos, con inflamación, dolor y dificultad del bebé para agarrarse al pezón y lactar porque está duro como una piedra.
¿Qué podemos hacer? En primer lugar, hay que intentar descongestionar el pecho, vaciándolo un poco si es necesario, antes de colocar al bebé. De esta manera, podrá agarrarse al pezón, ya que la zona estará más blanda.
Por otro lado, al contrario de lo que quizás podamos pensar, NO debe aplicarse calor en el pecho, sino frío (duchas de agua muy fría, hojas de col o incluso congelados en bolsa recubiertos de un paño), y debemos poner al bebé al pecho tanto como podamos para lograr que lo vacíe. Los primeros días (semanas, en realidad) se aconseja evitar el uso de chupetes y tetinas para no interferir con el establecimiento de la lactancia, pero en el caso de tener ingurgitación, esta recomendación es todavía más importante.

2. Obstrucción
Una obstrucción mamaria es el bloqueo o inflamación de un conducto galactóforo que impide el vaciamiento correcto de una zona de la mama. Lo vamos a notar como un bulto doloroso en el pecho que disminuye de tamaño tras la toma. Es importante realizar un manejo adecuado para evitar que acabe en mastitis (tranquilas, la mayoría de las veces se resuelven sin mayor complicación).
¿Qué podemos hacer? El truco está, como en el caso anterior, en poner al bebé al pecho. Los bebés son las máquinas de succión más eficaces (mucho mejor que el sacaleches más caro), por lo que tu propio peque es quien te va a ayudar a resolver la obstrucción. Además, puedes hacer masajes en la zona afectada en dirección al pezón para ayudar a que fluya la leche. Aquí también debemos aplicar frío si nos molesta mucho, no calor, entre toma y toma. Además, debemos evitar sujetadores apretados o que no sean de nuestra talla, porque una presión constante sobre un mismo punto del pecho favorece la aparición de obstrucciones.
Y truquito de lactancia avanzada: cuando pongamos a nuestro buenhijo al pecho, conviene colocarlo con la barbilla dirigida hacia la zona obstruida, porque tienen mayor fuerza de succión.
Con todo esto, la obstrucción debería haberse resuelto antes de 72 horas. Si no es así, debes consulta con tu médico, matrona o ginecólogo.

3. Grietas
Grietas… las temidas y sufridas grietas. Lo primero que debemos saber es que la lactancia NO debe doler. NO es normal sentir dolor mientras damos el pecho ni tampoco después de la toma. Partiendo de esa base, podremos asumir que si en algún momento sentimos dolor con la lactancia, es porque hay algo que está fallando. Existen diversas causas de dolor durante el amamantamiento, pero una de ellas (seguramente la más frecuente) es una mala postura al amamantar, lo que ocasiona un mal agarre boca-pezón, y con ello la aparición de dolor y, en muchas ocasiones, de grietas.
¿Qué puedo hacer? Pues lo más fácil es la prevención. Aunque el mal agarre no es la causa de todas las grietas, sí lo es de la mayoría, por lo que si corregimos el modo que tiene el bebé de engancharse al pecho, tendremos menos posibilidades de sufrirlas.
¿Cuáles son los signos de agarre correcto? En primer lugar, debemos colocar al bebé cerquita de nosotras, “barriga con barriga”, bien pegado, con la cabeza alineada con la espalda. Debemos colocarnos cómodas, en una postura que no nos suponga esfuerzo ni en la que carguemos el peso de bebé (espalda recta y brazos descansando sobre almohadas o cojines). La boca del bebé tiene que estar bien abierta, como si se fuera a comer una hamburguesa, y los labios evertidos. Además, no deberíamos escuchar sonidos de succión o chupeteo y sobre todo, no sentir dolor durante la toma.
¿Cómo puedo tratar las grietas si ya han aparecido? Es importante que el pezón esté seco y si es posible, al aire, para favorecer su cicatrización. Se suele recomendar aplicar unas gotas de nuestra propia leche, pero no siempre este consejo es aplicable. Si la grieta es muy grande o hay signos de infección, habría que tomar otras medidas. Si la grieta es pequeña, podemos hacerlo.
El uso de pezoneras a veces puede mejorar las grietas, pero deberían estar recomendadas por un especialista, y ser adecuadas al tamaño de nuestro pezón.  También podemos emplear parches de hidrogel y evitar el uso de empapadores en la medida de lo posible (sí podemos usar las copas o conchas protectoras).
Existen más problemas y muchas soluciones para disfrutar de nuestra lactancia, pero lo dejo para próximos posts, si os resulta de interés. Como muchas sabréis, la lactancia es maravillosa, pero a veces (sobre todo al principio) no es tal y como imaginábamos cuando estábamos embarazadas. Cuando algo no va bien, no deberíamos aguantar el dolor, o esperar a ver si mejora, lo mejor es consultar con un profesional que sepa de lactancia, para poder poner solución pronto y poder disfrutar cuanto antes de esta experiencia.
Y vosotras Malasmadres, ¿cómo os fue la lactancia? Si tenéis alguna duda, Gara os la resolverá.

Han comentado...

  1. A mí no me subió la leche y en el hospital me trataron como s una idiota. Me llevaron al sacaleche y ya fue cuando dijeron “ah, pues es verdad, no te sale”. Lo pasé fatal porque yo quería darle el pecho. Pero nadie me ayudó ni me enseñaron a provocar la subida.

  2. Dices que el mal agarre no es la causa de todas las grietas, ¿qué otras causas hay? En mi caso tuve en las dos lactancias y la matrona me aseguraba que había buen agarre, pero que mis hijas tenían una succión muy fuerte, ¿puede ser? En los dos casos, a la semana ya estaban curadas sin hacer nada en especial (después de una mastitis en cada caso, eso sí) y las lactancias después fueron buenas y propongadas.

  3. Creo que uno de los problemas del que nunca se habla y por mi experiencia y la de mi círculo de amistades es más que común son las bacterias. En mi caso tenía tal infección que tuve que tomar 4 tipos de antibiótico diferente, estuve un mes y medio con lactancia diferida para que se me pudieran curar las heridas…hasta los 4 meses viví un suplicio que no se lo deseo a nadie. Finalmente fue bien y mi hija decidió dejarlo a sus dos años y medio. En mi caso creo que estuve mal aconsejada, pues no se puede anteponer una lactancia materna a la salud de la madre. Psicológicamente estaba destrozada, sentía que no servía para nada, no dormía pensando en las próximas tomas…pero al comentarle a mi matrona que quería dejarlo me decía que necesitaba descansar me recomendaba que no…y al estar tan débil, la escuchaba, al fin y al cabo ella sabía más que yo…ahora estoy a punto de dar a luz a mi segunda hija. He decidido que también LM pero si se complica o me afecta lo dejaré, al fin y al cabo si la madre está bien, lo está el bebé. Todo esto para decir que en muchas ocasiones con una simple analítica de la leche y otra del pezón podríamos salvar muchas lactancias. Gracias

  4. Tras 3 días con la niña al pecho día y noche tuvieron que ingresarla por deshidratación. No mojaba ni un solo pañal. En el hospital directamente la dieron biberon y, aunque me permitian darle el pecho primero, lo limitaban a 10 minutos de cada pecho y cada 3 horas. A eso hay que sumar que el 75% del personal que nos atendió en el ingreso, no hacía más que decir que nos empeñabamos en la teta cuando no podía ser.

  5. Como bien dices es importante estar informado antes. Ya se va viendo más pero de un tiempo a esta parte no se veía a muchas madres amamantar por lo que no se tenía una figura en la cual fijarse.
    Mi primera lactancia fue bastante bien, pero por eso, por asistir a talleres estando embarazada y antes de verme con el marrón encima. Esta segunda pues ya una juega en otra liga y desde el hospital ha ido genial, y muchas amigas madres recientes me piden consejo.
    Como digo, lo importante es estar informada y buscar ayuda al instante a quien verdaderamente sepa

  6. Yo empecé con una mastitis subaguda que nadie diagnosticó, por lo que los 3 primeros meses de lactancia fueron un infierno. Estaba tan encabezonada en que tenía que sacarla adelante porque era lo mejor para la niña, que aquí sigo, 5 años después y con un segundo hijo, sin haber dejado de dar el pecho nunca. Cuando la enfermera de pediatría me dijo que eso era lo que debía haber tenido, le pregunté cómo era posible que se hubiera resuelto sin haberla tratado de ninguna manera. Me dijo que como en la antigüedad, cuando las infecciones o bien te mataban o bien se curaban con el paso del tiempo. ¡Ole y ole! Lo peor fue que durante ese tiempo iba semanalmente a un grupo de crianza con matronas expertas en lactancia, les comentaba lo que me pasaba y ninguna vio nada raro ni me recomendó hacer pruebas.

  7. Me resulto dificilismo y durisimo. Mi nena no cogia peso y en la clinica me dijeron que si o si tenia que darle suplemento en biberon, que yo no tenia suficiente leche y que ella no sabia agarrarse bien. Me senti tan solo y sin ayuda! Al final estuve 3 meses dando pecho y biberon hasta que pude milagrosamente quitarle el biberon y ahora toma solo Pecho (empezando con los potitos ya tambien). Lo que no habre llorado!!! Ahora el problema que me encuentro es que solo se tranquiliza y se duerme si la Pongo un ratito al pecho, tiene casi 6 meses y no se cuan bueno sera porque el medico me dice que maximo 4 comidas al dia… En cualquier caso, siento que el Esfuerzo y el “suftimiento” de los primeros meses ha merecido la pena. Pero estoy de acuerdo que es importante informarse lo maximo antes del parto para estar preparadas y saber como actuar.

    1. El médico te ha dicho que máximo 4 comidas al día???? Eso no se lo recomiendan ni a los adultos

  8. Muchas gracias por este post. Comento mi caso porque siempre que leo artículos sobre este tema el asunto de los cultivos de leche y probióticos no se toca mucho. En mi caso a primera vista todo iba perfecto (buen agarre, me vaciaba el pecho, no había grietas) pero yo me moría de dolor. Al final, gracias a una asesora que salvó mi lactancia me hice un cultivo de leche y dimos con el probiótico adecuado y en dos semanas dejé de sentir dolor y tuve una lactancia maravillosa. Mi parto fue cesárea, y me administraron antibióticos. Si hay antibióticos la mastitis está casi asegurada y por desgracia el probiótico que te recetan en España por defecto no siempre funciona. En mi opinión el cultivo de leche tendría que ser hacerse sí o sí en cuanto se detecta algún problema. Lo peor es la cantidad de cosas que hacemos al estar mal aconsejadas que lo único que hacen es empeorar el cuadro (ponernos calor, mojar el pezón con nuestra propia leche, utilizar el sacaleches para relajar el pecho, etc etc etc)

    1. Hola Mónica, soy de México y es la primera vez que escucho sobre los probioticos y la lactancia. Después de tres semanas de varios problemas logramos tener una buena lactancia pero aún siento dolor al inicio de la toma. Mi dula dice que es normal sentir 15 segundos de dolor pero a mi me lleva unos 45 segundos. Suena poco pero juro que empezar cada toma da miedo. Que es lo que se recomienda generalmente en España como probiotico? Quisiera preguntar también a mi dula para ver si puede conseguirse aquí.
      Saludos y gracias!

  9. A nosotros nos mandaron a casa al 3er día sin la subida de leche y el niño habiendo perdido más del 10%, eso sí, al 5º teníamos que ir a pesarlo a la pediatra.

    En el hospital se agarraba como una lapa, pero al 4º día fue cuando me vino la subida y el pobrecito mío estaba muerto de hambre, desesperado no agarraba bien y con lo que comentáis de la ingurcitación… él no comía y yo me moría de dolor. Me habían insistido mucho en no ponerme el sacaleches, que todo tiene que ser natural, pero ya no podía más. Me puse el Medela y saqué 1 dedito escaso muy amarillo, ya que lo había sacado… no lo iba a tirar! Se lo dí a mi buenhijo y se le abrieron la boca y los ojos como platos. A partir de entonces la lactancia ha sido estupenda, siempre en el pecho, ni una grieta ni media. Bien alimentado está porque salió del hospital con 2,56 kgs y en los dos meses pesó 5,7 kgs. Me gustaría seguir con la lactancia exclusiva hasta los 6 meses pero o me cojo excedencia o es imposible. Maldita (in)conciliación.

    Al lío de esto de la lactancia, me gustaría que habláseis en profundidad sobre las diferentes posturas para evitar cólicos, que cojan vicios como el chasquido, etc. Si ya lo habéis hecho, ¡mil perdones! Soy malamadre primeriza y aunque os seguía de antes, la lactancia era una de esas cosas que damos por hecho que es fácil y que va a ir bien (ja!)

  10. Hola!
    En mi caso las 2 lactancias han sido super fáciles, ni una grieta, ni una mastitis ni nada de nada. El problema para mí, y del que no veo a penas información en ningún sitio, es conseguir que se desteten. La primera fue justo hasta el mes en que cumplió 2 años (y menos mal que conseguí que lo dejara, porque estaba embarazada del siguiente y yo no quería simultanearlas). Y con el segundo estoy a ver si consigo que lo deje, que cumple 2 el mes que viene y ya no quiero seguir. Pero no sé si a esta edad es más difícil o yo no sé hacerlo, pero me resulta complicadísimo y muchos enfados por parte de ambos. Me hace plantearme que si tuviera un tercero, no lo alargaría tanto, porque es un sufrimiento quitarlo. Ya duerme solo con su padre para que no esté yo y no pueda mamar, va a la guardería y allí, evidentemente, no mama, y come de todo ya. Pero en cuanto me ve, se engancha o la tenemos si le digo que no ¿Alguna idea?

  11. Muy buen articulo. En mi caso a las 3 semanas tuve q dejar la lactancia materna.
    Fue un suplicio desde el inicio, empezaron las grietas ya en el hospital. Me subio la leche en 24h porque el peke me tenia sobreestimulada, se enganchaba bien, la postura era correcta, pero aun asi ya me fui del hospital con los pezones sangrando y nadie me ayudo.
    Las grietas fueron a mas, hasta el punto q tuve un pezon semiarrancado (x favor nunca llegueis a ese punto x cabezoneria), decidi descansar unos dias sacandome leche y dandosela en bibi, ahi ya todo fue a peor… El unico q tiene la llave xa vaciar la mama es el bebe, asi q no se me vaciaban y en consecuencia la temida mastitis. Decidi retomar la lactancia con pezoneras, otro horror, mi bebe se enfadaba, me las intentaba quitar con las manitas, lloraba y me daba patadas y el dolor en los pezones era casi igual. La mastitis fue a peor, mucho peor, 40 de fiebre, placas enormes de mastitis, me sincope en casa y me tuvieron q llevar a urgencias.
    Cuando me vieron los pechos en urgencias el gesto de dolor de los ginecologos lo dijo todo, me hicieron eco de las mamas porque pensaban que habia abceso (que no hubo), habia perdido la punta de ambos pezones…ante la situacion directamente me vinieron con las pastillas para cortar la lactancia. Yo no paraba de llorar, porque me sentia vencida despues de tanto sacrificio y dolor tener q dejarlo, pero entre todos me convencieron q la lactancia materna tiene q ser algo positivo para ti y tu bebe, nunca por encima de la salud de la madre.
    La unica persona q descubrio cual fue el problema (aunque ya despues de iniciar el tratamiento para cortar la leche), fue una matrona, que se dio cuenta de q mi hijo no sacaba la lengua, y asi es literalmente imposible la lactancia, porque al no sacar la lengua lo que hace es tirar de tu pezon mucho mas dentro de su boca de lo normal, y provocarme el problema que me provoco.
    Le vieron los otorrinos x si tenia frenillo y al final simplemente es que hay niños que tardan en sacar la lengua, de hecho empezo a sacarla cuando ya no tenia leche.
    Si alguien se hubiera dado cuenta antes podiamos haber puesto soluciones y no pasar x todo lo que pase.
    A dia de hoy estoy embarazada y quiero intentarlo de nuevo cuando nazca mi bebe, pero con mucha mas informacion y por supuesto menos cabezoneria.

  12. Mi hija nació con bajo peso y desde el hospital nos aconsejaron darle un suplemento que nos traían religiosamente. Nunca noté subida de la leche y durante las tomas mi hija (un bebé de alta demanda, además) se agarraba al pecho durante medio minuto contado. Siempre dije que se alimentaba “a chupitos”, y envidiaba a las otras madres que daban el pecho tranquilamente mientras yo probaba todas las posturas inimaginables a ver si se enganchaba bien, pero no. Además, tuve varias “perlas de leche” y pinchazos internos que al final pasaban con probióticos. La niña iba cogiendo peso, pero muy poco a poco según los dichosos percentiles (debo decir que su padre y yo somos muy pequeñitos, además), y fue un calvario semanal ya que me mandaban ir al pediatra a pesarla, y cada vez era una angustia a ver si había cogido el peso que “se suponía” que debía coger. Le daba suplementos de un dedito de leche (30 cl) con un sentimiento de culpabilidad horrible, y me pasé toda la lactancia quitándoselos y volviéndoselos a poner. Recuerdo que a los 4 meses le dije a la enfermera que no podía más con todo aquel sufrimiento… y al final, a trompicones, aguanté hasta el año.
    A día de hoy, estoy convencida de que tenía muy poca leche, por mucho que me digan, y que por eso mi hija no se enganchaba bien, porque no le salía nada… pero también creo que volvería a intentarlo con un segundo hijo aunque me tomaría las cosas de otra manera y le daría el suplemento sin tanta mala conciencia. ¡La experiencia es un grado!

  13. Hola!
    A mí como “no me subía la leche” y la niña no se enganchaba bien, me recomendaron/obligaron a ir al sacaleches (industrial horrible) de la planta de maternidad del hospital cada 3h y con lo que salía le daba con jeringuilla.
    Solo estuve 1 mes porque lo pase FATAL, dolor durante la toma y después, bultos que no era capaz de quitarme, la niña decían que no se enganchaba mal (con pezoneras) pero no sé porque no terminaba de quitar los bultos,tuve mastitis y del dolor lo deje.
    Ahora estoy embarazada y no quiero que volviera a pasar,pero tengo miedo si soy sincera.
    He pensado en contratar a una asesora desde el minuto uno.
    Un saludo chicas!

  14. Hola a todas, soy malamadre primeriza y mi experiencia fue horrible, me informe muy bien sobr e la lactancia materna durante el embarazo y después, porque mi intención era amantar a mi niño todo lo posible, pero salí del hospital y no me había subido la leche, mi niño nació de 37 semanas y teñí que coger peso si o si, el pediatra me dijo que si no me subía le diese biberón, en mi empeño por la lactancia pase días y días con mi niño succionando pero nada que salía la le leche, la pediatra, la matrona y la enfermera me preguntaban que si de verdad quería dar el pecho…?? Me sentía frustrada y sin apoyo, absolutamente sola, hasta que la pediatra 2 semanas después!!! Me dijo …”pues es verdad que no te sube….” y me dio galactogogos orales que ayudan a la subida y nada de nada, opte por el sacaleches por que encima tuve una mastitis bacteriana (cosa de la que hay muy poca información). Al final he tenido que abandonar la lactancia materna, lo que he podido y puedo llorar por ello, sigo sin encontrar consuelo, lo único que pienso para animarme es que mi niño por fin está cogiendo peso y ya no está estresado, ha dejado de llorar y duerme tranquilo.

  15. Yo he tenido dos lactancias pronunciadas (de dos años y dos meses y de dos años y siete meses, con cuatro meses de descanso entre ambas) y nunca jamás he sentido eso que se viene a llamar subida (o bajada) de la leche. Salí del hospital con los dos a la teta, bien enganchados por mi cabezonería, y durante las primeras semanas no hacía otra cosa que dar de mamar. Me sentaba y sacaba la teta. Creo que senté unas buenas bases para ello, pero es cierto que te desconcierta no saber si sale suficiente para tu bebé. Y sale. Siempre sale. Si no, la humanidad estaría extinguida. Ánimo a todas las que peleáis. Pensad que es como practicar tenis (o natación o golf o petanca): cuanto más entrenéis, mejor lo haréis y más disfrutaréis de esa práctica 😉

  16. Tengo un bebé de 8 días y la lactancia está siendo muy dura. El peque no coge peso y todo el tiempo quiere pecho. A todas horas. Pero tengo que decir que a mí sí me han recomendado calor en el pecho antes de la tona si lo noto demasiado lleno porque el calor actua como dilatador de los conductos de la leche y me ayuda a vaciar. Y funciona, la leche sale sola. Eso sí, para aliviar el dolor y tensión de los pechos sí me han recomendado hielo y agua fría

  17. Muy buenos consejos, yo a la primera estuve casi hasta los 4 años y al segundo voy a seguir a todo lo que pueda. Ya que como bien dices es un alimento muy completo y aunque coma también le sirve de complemento para afianzar sus defensas.

    Buen artículo.

    Besos!

    Anabel

  18. Buenas. Soy/seré madre primeriza el próximo febrero. Yo me operé los pechos y me hicieron la cicatriz por el pezón. Aunque la prótesis es submiscular y queda por detrás del músculo con lo que no debería dar problemas, la cicatriz en la aerola podría haber cortado algún conducto.
    Llegados a este punto hay que probar la LM ? Hay esperanza en que se pueda? Gracias.

  19. Buenas tardes:

    Me consuela mucho saber que no todo el mundo ha podido dar el pecho porque os puedo asegurar que con este tema me he sentido una fracasada y he llorado mucho. No sé cómo la gente de mi alrededor y, sobre todo, mi marido, me han aguantado.

    Mi hija mayor tiene dos años y la pequeña nació hace un mes. De la primera estuve todo el embarazo de baja por lo que me pude informar sobre todo lo relacionado con la maternidad, los cuidados… y, por supuesto, de la lactancia.

    Yo sabía que lo iba a tener difícil… tengo el pezón plano y sabía que me iba a costar más pero no tanto.

    De la primera lo intenté absolutamente todo: extracción explosiva, relactador, pezoneras… y nada. Grietas, infecciones que no se iban ni con tres clases de antibióticos, ingurgitación… La matrona decía que no se lo explicaba: “Olga, lo haces todo bien, no sé qué pasa”. Imagino que el tema del pezón influye porque aunque tenga que coger parte del pecho tiene que sacarme el pezón y eso duele… más cuando en el hospital te lo intentan hacer con vacío con una jeringa…

    El caso es que con la primera fue un auténtico calvario. Me echaba a temblar cuando llegaba el momento de la toma y odiaba escuchar llorar a mi hija porque eso significaba que me la tenía que poner. Además, todo el mundo (me conociera o no) preguntando si le daba el pecho y yo me moría de la vergüenza y del remordimiento. Cuando salía con amigos intentaba llevar un biberón de leche materna para aparentar pero para obtener dicho biberón lo mismo había estado un día entero con el sacaleches.

    No sé si es cuestión de ponerse al bebé o no, eso pensaba yo y así será pero me he llegado a pasar con la niña al pecho dos horas seguidas, descansando media hora y otras dos horas… y pensando que eso era lo normal y el sacrificio de la maternidad pero seguía sin salir suficiente leche.

    Hasta que ya llegó un punto en que el dolor fue insoportable, en que se veía el pezón fuera pero con un agujero en el centro. Ningún antibiótico hacia efecto y yo no sabía lo que era coger a mi hija en brazos del dolor que me producía. Lo tuve que dejar a los 15 días (lactancia exclusiva) y a los 40 días (tras mucho esfuerzo y sufrimiento) definitivamente.

    Con mi segunda hija lo he intentado de nuevo pero los problemas apareciendo igual aunque más pronto.

    En el hospital no se enganchó y la matrona me pidió más pezoneras “porque, por lo que veo, sin ellas no se va a enganchar”. La cosa ya no pintaba bien… Esa tarde estuve 45 minutos intentando que se enganchara, no que comiera, que se enganchara a la pezonera. Muy frustrante… y más cuando sientes que eres la única a la que le está pasando, gente más novata que tú lo ha conseguido… te sientes una mala madre: “lo primero importante que tienes que hacer por tus hijas y no lo has conseguido”.

    Al llegar a casa tras el alta intenté descargar el pecho con mi hija y con el sacaleches. No salía nada… me fui a urgencias y me dijeron que dolor y paciencia… pero tampoco sacaron nada con sus mega sacaleches.

    Y mis grietas, mis pinchazos… y mi consiguiente bajada de leche porque no he conseguido prácticamente en ninguna ti a que se quede 100% satisfecha.

    Es cierto que me queda el sentimiento de culpabilidad de no haberlo intentado tanto como con la primera pero no quería volver a perderme el poder abrazarla y disfrutarla.

    Por eso, claro que soy súper pro lactancia materna pero con respeto y entendimiento a las que no, por la razón que sea, no haya podido.

    Gracias.

  20. Fatal en mi caso. Justo al mes de la cesárea tuve una mastitis que se me reventó el pecho. Sí, se abrió solo justo debajo de la areola una grieta vertical. Terminé en el quirófano, me sacaron 250 ml de pus sólo de la izquierda y tuve que dejar la lactancia con esas pastillas del demonio. Sí, del demonio o veneno puro tienen que ser. Subidón de hormonas con la leche, chute de hormonas las pastillas de retirada y disgusto… resultado una depresión y cuidado obsesivo del bebé porque con un mes tuve que dejarle con mi madre y yo en el hospital 5 días. Yo iba a los grupos de lactancia de mi centro de salud y avisé de que tenía un bulto y que me dolía mucho desde la espalda dar el pecho (como si tirasen de un alambre) desde 15 días antes. Si hubiera ido directamente a mi ginecólogo y menos matrona y pediatra y menos sesiones estúpidas de lactancia me lo hubieran curado a tiempo. La mastitis se cura, pero en cuestión de horas puede ser fatal, y si son 15 días ya os he contado mi caso. Pero claro, los primeros días son de pesadilla y si vas al médico es para que vean al bebé así que tú t conviertes en un zombi olvidado. Pues ahí es cuando te puede atacar la mastitis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más