¿Qué quieres encontrar?

22
Los juguetes de la discordia

Los juguetes de la discordia


*Podéis seguir a Maribel en su página web www.otrapsicologa.com
¿Compartir o no compartir los juguetes? Esa es la pregunta en cuestión. A raíz de una carta que escribió una madre estadounidense en la que afirmaba que su hijo no estaba obligado a compartirlos  (podéis leer más aquí), son muchas las opiniones a favor o en contra que se han suscitado. Si os digo la verdad nunca me planteé esto hasta que he sido madre.
En mi infancia lo que nos decían es que había que compartir. Mis padres nos inculcaron el valor y la importancia que tenía hacerlo. Así que te resignabas y dejabas tus pertenencias en manos de otros, aunque las custodiabas por si acaso. No recuerdo que la cosa fuera a mayores, diferente era la situación con mi hermana, la Malamadre Jefa. Las batallas eran campales. ¡Pobre buenabuela! Más allá de esto no recuerdo ningún trauma por el hecho de prestar mis ‘adorados tesoros’.
Ahora como Malamadre de un buenhijo de 3 años vivo la historia desde el otro lado. Como muchos expertos apuntan hay una etapa en la que no entienden por qué deben dejar sus juguetes. Sin embargo, animan del mismo modo a enseñarles el valor de compartir. Yo soy de las que me coloco en el justo medio. Si hay un niño que se acerca al buenhijo y quiere jugar con él, le animo a que interactúe y comparta. Si veo que no está por la labor no me alarmo. Tampoco lo hago si el otro niño no quiere dejarle lo suyo. Creo que le damos demasiada importancia a todo cuando son nimiedades, ¿no creéis?
Hoy hemos querido conocer la opinión de nuestra experta, colaboradora y psicóloga infantil Maribel Gámez que nos habla en relación a educar a los niños para que compartan.

La voz de la experta, Maribel Gámez 

Hasta más o menos los 3 años de edad no hay que esforzarse en que los niños intenten compartir sus cosas con otros niños. Las viven prácticamente como una prolongación de sí mismos y obligarles o forzarles a ello solo hace que se sientan mal y experimenten que compartir va ligado a malas experiencias. Los niños tienen unas etapas evolutivas que hay que respetar y conocer porque sino se les puede forzar a hacer cosas para las que biológicamente no están preparados. A partir de esa edad y poco a poco se van abriendo más al mundo y entendiendo que la vida es socialización (por lo menos en una parte importante) y a sentir más interés por los demás niños.

¿Significa eso que tienen que compartir siempre sus cosas con los demás? ¿Y que si no lo hacen son unos egoístas que lo quieren todo para sí mismo?

En absoluto. Muchas veces nos formulamos preguntas demasiado simples y la realidad es más compleja que todo eso. Quizá haya juguetes que no quiera compartir porque signifiquen mucho para él, da igual que tenga 4, 10 que 15 años. O que no los quiera compartir con determinados niños. No hay problema. Esos juguetes se pueden guardar en algún sitio para que, cuando vengan los papás con algún niño de su edad a jugar, no se vea en la tesitura de tener que compartirlos. Así los reserva y cuida para cuando este solo y pueda disfrutar de ellos.

¿Por qué queremos que los niños compartan?

Porque lo que queremos que aprendan es a convivir y a colaborar con los demás que es la esencia de vivir en sociedad. Y los adultos tenemos que enseñarles a vivir en sociedad. Al principio se les insta, nunca se les fuerza u obliga, a compartir sus juguetes, cosas que los niños pequeños pueden tocar y manipular. Pero es solo el comienzo. En realidad les estamos enseñando algo más importante que es ver al otro como alguien con el que se puede compartir la vida. Cuando somos adultos ya hemos aprendido, se supone, a compartir otras cosas con los demás: tiempo, consejos, buenas comidas, una preocupación. Cosas materiales y no materiales porque compartir trae grandes alegrías para los demás y para uno mismo. Porque compartir con los demás, ser generoso, puede hacer que tu vida sea más feliz y plena y facilita que te rodees de gente que practique esta generosidad igual que tú. Porque vivir sin compartir impide la convivencia.

¿Hay que compartir siempre?

Por supuesto que no. Y una de las habilidades más importantes es saber decir que no a las peticiones de otro. Y saber también qué y con quien debes compartir pero para eso hay que enseñarles. Discernir esas cosas no es fácil y se aprende poco a poco guiando a los niños a través de su experiencia.
Y vosotras Malasmadres, ¿qué opináis al respecto? Esperamos vuestras experiencias aquí abajo.

Han comentado...

  1. Hola,
    Lara que tiene 3 años y medio, sale con una mochilita con los juguetes que no tiene problema en dejar. Es cierto que a veces no quiere jugar con nadie y prefiere jugar sola, pero normalmente comparte pq como yo le digo: Lara, los demás niños te dejan sus juguetes, tu déjales los tuyos también.
    Ahora no hace falta decirle nada, siempre que quiere y ve alguien con quien jugar, va directa = )

  2. tengo un niño de tres años lo de compartit lo suyo lo vamos llevando, a mi me preocupa más que cuando ve algo de otro que le gusta va a por ello cual kamikazer

    1. Jajaja me ha encantado lo de kamikaze. Pues poquito a poco y con cariño hay que enseñarle que hay que pedir permiso al otro niño y si quiere también pueden jugar juntos, que puede ser muy divertido!
      Un abrazo

  3. Es un problema de adultos: lanzamos un mantra y hay que seguirlo, sin discutir…sin siquiera cuestionarlo.
    Si un niño quiere el juguete de otro (o quiere jugar con ese “otro”) entiende muy fácilmente que si no presta sus juguetes tampoco se los van a prestar a él. Lo entiende igual de bien que el caso contrario (las reglas del mercado jugueteril en el parque).
    Creo que debemos enseñarlos a compartir no obligarlos, forzarlos, a compartir. Y, por supuesto, deben aprender a decir NO.

  4. Las reglas con los niños igual que con cualquier otra persona:
    – Si una cosa es tuya tú decides.
    – Si alguien la quiere te la tiene que pedir bien, mínimo por favor, y él ya decide si la deja o no.
    – Si te la deja perfecto, hasta que te pidan que la devuelvas. Si no te la deja, dejas de molestar (no llamas a mama, ni lloras, ni tratas de quitársela).
    – Si la has cogido sin permiso y el dueño te lo reclama, aunque no lo estuviera usando, se lo devuelves, y se lo pides bien.
    – Evidentemente hay consecuencias a cada cosa, hay que explicarlo. El que lo pide mal o directamente lo quita queda como un maleducado, también queda mal si llama a mama/papa para superponer su interés al de los demás.
    – El que no comparte aún habiéndoselo pedido bien, hay que explicarle que aunque está en su derecho, tendrá que afrontar consecuencias como que no jueguen con el.
    SIMPLE, FÁCIL, Eso es lo que hay que enseñar a los niños desde bien pequeños, a comportarse con educación, nada más y nada menos. También estrategias: hacer trueque, preguntar si no ahora cuándo te lo deja, turnos…

  5. Uff, yo lo de compartir no lo llevo muy bien. Intento inculcarle que sí, que ha de compartir sus cosas, que ha de jugar con otros niños con sus juguetes y con los de los demás. Pero no entiendo por que si está en el parque tranquilamente jugando con sus cosas se las tiene que dejar al primer niño que viene a llevárselas. Cuando digo “dejar y llevar” me refiero a que venga el niño coja lo que le gusta, que perfectamente puede ser lo que en ese momento tenga el buenhijo en las manos y se lo lleve para jugar en su rincón. Para mi eso es “apropiación indebida”. Vais a jugar juntos: perfecto. Te lo llevas para jugar tu solo: lo siento pero no.
    ¿Soy egoísta y se lo estoy transmitiendo? Puede ser, pero creo que también ha de entender que si no quiere hacer algo no está obligado.
    Yo intento transmitirle que las cosas se han de pedir por favor, dar las gracias cuando te lo dejan y cuando lo devuelves y que si no te las dejan no pasa nada, hay mil juguetes y mil cosas que hacer y esto lo tiene bastante asimilado.

    1. Por supuesto, la clave es que el pequeño se socialice, es decir, que tenga amigos y disfrute jugando con ellos. teniendo un equilibrio entre la socialización y tener momentos de jugar solo.Es normal que se niegue a prestar algunos juguetes en algunos momentos como el parque en el caso de tu pequeño por ejemplo. De egoísmo nada, es lo normal.
      Un beso

      1. Escribir esto por la mañana y por la tarde diferencia de opiniones con un nene respecto a que significa compartir. (3 años el mio, 4 el otro)
        Mi hijo jugando con una muñeca que se van pasando todos los nenes sin problemas, hasta que llega el TP* y se lo coge de malas maneras. Llanto, voy a ver que pasa y respuesta: Es que no quiere compartir.
        PERDONAAA, le has preguntado si te lo deja?? No, verdad, pues devuélveselo y se lo preguntas.
        *TP: tocapelotas. Siempre es el mismo…. ¿Es de mala persona que te caiga mal un niño?

  6. En mi opinión el concepto compartir está mitificado y sobre todo mal entendido…..por ejemplo yo no voy a compartir (prestar) mi coche a un desconocido, pero sí debo compartir la vía pública y aquello que és de todos!!!

    1. Bueno, está claro que existe el concepto público y privado y que es algo que los niños deben ir aprendiendo poco a poco. Sin embargo, comparar el comportamiento de un adulto con el de un niño en este caso puede inducirnos a error. Los niños pasan la mayor parte del tiempo jugando con cosas y ese juego forma parte intrinseca de socializarse y estar con los demás, cosa que los adultos ya tenemos aprendido. Para nosotros un coche no tiene el mismo valor y función que un juguete para un niño Es muy dificil aprender a estar con los demás cuando se es pequeñosin aprender a compartir. Aunque no siempre y no con todos los niño, claro.
      Gracias por dejar tu opinión Elia.
      Un abrazo

      1. Gracias Maribel! por supuesto, tienes razón en lo que dices, pero un ejemplo se tiene que entender como eso, un ejemplo, yo cuando veo a mi buen hijo en el parque compartiendo y jugando con los demàs niños tan agusto y de pronto viene el típico de turno que le arranca su juguete de las manos…,.lo cual no quita de que el mío también lo intente a veces y es ahí donde me toca intervenir, y la mamá del susodicho le dice a mi hijo niño tienes que compartir!!!….francamente me enervo….por que en ese momento el concepto compartir se convierte en otro bien distinto ….abusar!!!….y si el ejemplo que pongo sobre mi coche es de adulto es porque ante todo, en lo que a la crianza del pequeño se refiere, no se si serà mejor o peor, pero sobre todo lo que intento siempre es empatizar con el para entenderlo mejor, que al fín y al cabo todos hemos sido niños, no se nos puede haber olvidado del todo, al menos a mí no…o el día que llegó el nene todo contento con una bolsa de juguetes para todos…lo que el quería era jugar con otros nenes, los volco al suelo y al momento ahí estaban todos los niños en corro, tendrías que haber visto su carita de ilusión al verse rodeado de otros y como empezó a ofrecerles uno a uno un juguete para jugar todos juntos, al momento tendríais que haber visto su carita también cuando todos, y digo todos! se fueron dejándolo solito, cada uno con el juguete que había conseguido, sin juguetes y sin compañeros de juego….es por esta actitud malentendida en el concepto compartir que yo me revelo ante ello y tal vez lo expreso de una forma tal vez un poco brusca…pues estoy dolida por la hipocresía y la poca atención con la que se educa a los niños en esta sociedad, donde los conceptos básicos de humanidad, a menudo, se interpretan tan mal….gracias de nuevo por tu aportación! un saludo!

  7. Hola!
    Nosotros tenemos dos hijos. 6 y 2 años. Nos cuesta gestionar el comportamiento de los dos a la hora de jugar juntos. La mayor a veces no quiere dejar sus juguetes, aunque ella juega muy a menudo con los de su hermano pequeño. Y el pequeño no entiende (normal, a mi modo de ver) que su hermana no le quiera dejar sus juguetes. Y se lía mucho, mucho, mucho…..Los dos entran en crisi y yo, en muchas ocasiones, no se que hacer.
    Alguna recomendación? Reflexión?
    Gracias.
    Un saludo.

    1. Hola Linda, con los pocos datos que tengo, te puedo dar alguna indicación. Tus niños ahora mismo están en estapas evolutivas muy distintas. Tu hija mayor está más en disposición de entender que su hermano es pequeño y que no quiere compartir sus juguetes ( está en esa edad) pero que, si quiere jugar con su hermano, tienen que compartirlos ella con él. Supongo que su deseo de jugar con su hermano es más fuerte que el de no querer compartir sus juguetes. Hay que hablar con ella tranquilamente, sin regañarla y decirle que si no quiere compartir con su hermano tendrán los dos que jugar solos ( o con papá y mamá) Si quiere jugar con su hermanito hay reglas básicas que debe respetar (compartir determinados juguetes, no gritarle, étc) Si esas reglas se rompen, el juego colectivo se termina ( probablemtne tenga que ser durante lo que quede de día, no lo sé) y tienen que jugar por separado.

  8. Para mí una cosa es que jueguen todos juntos y compartan juguetes, sean de quien sean, o que haya juguete de todos, por ejemplo en una escuela infantil, que obviamente hay que compartir porque SON DE TODOS y otra cosa es que, sin más ni más, venga un niño y porque se le ha antojado jugar con lo que tiene el mío, se lo tenga que llevar (me refiero a partir de una edad, no un bebé). En ese caso, entiendo que lo correcto es que le pida permiso, y si el propietario del juguete no quiere dejárselo, para mí está en su derecho. También es un aprendizaje de la vida saber decir que no.
    Tiene que haber un término medio, ni todo se comparte sin más ni más, ni ser un egoísta que no compartes nada. Lo que pasa es que con los niños, hacemos un mundo de cualquier cosa

    1. Totalmente de acuerdo Elena cuando hablas sobre pedir permiso si otro niño quiere jugar con los juguetes de tu hijo. Y ese respeto al otro forma parte importante del aprendiaje de vivir en sociedad.
      Un abrazo

  9. Precisamente hace unos días escribía en un blog en el que colaboro sobre este tema. Como siempre, no hay verdades absolutas y cada circunstancia merece una acción. Lo que está claro es que hay que hacer las cosas pensando en ellos y que aprendan cuándo es positivo compartir y cuándo hay que aprender a decir que NO y a defender sus deseos. http://eneacoachingpsicologia.com/ninos-hay-que-compartir/
    Espero que os sirva.

  10. Linda,
    Las mías se llevan dos años y desde que la pequeña de bebe empezo a quitarle jugeutes a la mayor empecé a educarlas a ambas en cómo gestionar las cosas. En mi casa hay juguetes que son de las dos porque se les ha regalado a ambas o porque son de compartir como juegos de mesa y juguetes que son de cada y ellas deciden. Nunca a la mayor le quité el derecho a decidir qué hacer con sus juguetes, si aunque no estuviera jugando con algo el bebe se lo quitaba, le reconocía su derecho a recuperarlo, pero le explicaba que no podía quitárselo, que tenía que pedirle por favor que se lo devolviera que era suyo y como evidentemente el bebe no entendía le enseñé estategias como cambiarle un juguete por otro, o esperar un poco a que se aburriera la otra para inmediatamente cogerlo sin hacerla llorar. Si definitivamente el bebe o niña lloraba, le pedía a la mayor que por favor, tratara de arreglarlo. No siempre era un éxito, peor en muchíiiiiisimas ocasiones SÍ. La pequeña ha ido aprendiendo a compartir (en el sentido de saber las normas : pedir por favor, aceptar si no se lo dejan, esperar su turno, etc desde pequeña), y aplicaba l mismo. Era normal que la mayor cogiera cosas del bebe sin pedir permiso y que a la otra no le importara, y no intervenía más que para recordarle que hay que pedir permiso, y que si veía que el bebe lo quería debía dárselo. Más adelante cuando creció, pues las mismas normas para ambas.
    La situación ahora es muy buena. Ambas conocen las normas y aunque a veces lloran porque no consiguen lo que quieren (que la hermana les deje algo por ejemplo, o que se lo devuelva inmediatamente) saben comportarse con educación. Cuales son las normas:
    – pedir permiso si algo no es tuyo y aceptar si no te lo dejan, aunque existe el derecho a negociar turnos de uso, intercambios, o incluso a recordar que el otro día le dejo 2×2 cosa (pero deben gestionarlo ellas, no tú como juez y parte porque no viviras tranquila, interven sólo para recordar las normas y hacerlas cumplir si al final es necesario)
    – nunca quitar algo con violencia de las manos aunque sea tuyo ni gritarle (si lo hace la consecuencia es que ninguna se queda con el jueguete), pedir por favor que te lo devuelva y que te pida permiso. Si no lo devuelve ya puede acudir a mi que recuerdo las reglas y pido que se lo devuelva a su hermana.
    Y por supuesto hay que explicar los beneficios de compartir pero siempre respetando su derecho a no hacerlo y a decir que no, y nunca dejar algo si se lo piden mal, explicando al otro que así no se piden las cosas (fundamental para el parque).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más