Side Area

Nuevo año: El propósito de saber quién eres

Nuevo año: El propósito de saber quién eres

malasmadres_quienessomos_Leonor
* Podéis seguirla en @Leonor_Cabrera  y en su BLOG.

Hoy es 2 de enero. Acabamos de estrenar año y ya se sabe que con el año nuevo también llegan los propósitos. ¿Tienes ya tu lista de objetivos para 2015? Si es así y ya te has planteado qué quieres lograr durante los próximos doce meses, te propongo que incorpores uno diferente, de esos que no suelen formar parte de los listados que nos hacemos a finales de diciembre: proponerte descubrir quien eres en realidad.

A mí hubo una pregunta que me cambió la vida. Esa pregunta fue “¿quién soy yo?” La primera vez que me la hicieron fue con 34 ó 35 años, en un taller sobre eneagrama -si no sabes lo que es, te lo cuento un poco más adelante- y cuando me di cuenta de que no sabía responderla hubo algo que se desmontó dentro de mí. Estábamos haciendo un ejercicio, tenía alguien delante de mí que me preguntaba una y otra vez “y tú quién eres” y yo no salía de decir “yo soy Leo”, de definirme con mi profesión y con un listado de rasgos con los que me identificaba pero que poco tenían que ver conmigo.

Primero contacté con algo así como la rabia: ¿Cómo era posible que me hubiera tirado tantos años de mi vida sin saber quien era en realidad? Yo, que tanto sabía y que tan bien creía que me iba en la vida. Ahí fue cuando me tomé en serio el propósito de conocerme, de bucear dentro de mí y saber quien soy en realidad, propósito en el que sigo currando seis años después.

¿Qué me ha ayudado durante este tiempo? Para mí ha sido fundamental el eneagrama porque ha hecho que sepa cuáles son mis resortes, qué es lo que me mueve, cuáles son mis defectos, lo que me separa de la vida y de los demás, cuáles son mis virtudes, mis puntos fuertes y, en definitiva, me ha llevado a descubrir quién soy. El eneagrama también me es muy útil a la hora de desempeñar mi labor profesional y afrontar un proceso de coaching o terapéutico porque me da muchas pistas de cuáles son los resortes más profundos de la persona que tengo delante y el trabajo es mucho más efectivo.

Claudio Naranjo es una de las personas que más sabe sobre eneagrama en el mundo y con quien tengo la suerte de formarme. Sostiene que primero hay que ver la máscara que nos ponemos para salir al mundo, lo chungo, por así decirlo, para después contactar con nuestra esencia más luminosa. El trabajo que propone tiene que ver con desbrozar, ver primero la maleza de nuestro carácter e ir desbrozándola para llegar a la flor que hay debajo. De hecho, una de las frases que más me gusta de Claudio Naranjo es esa en la que dice que “somos plantas destinadas a dar frutos”. Conocerte es lo que te permite llegar a ese fruto.

Por este motivo, el eneagrama desarrollada por Naranjo incide en la neurosis de cada número, en eso que él denomina las pasiones y que se corresponderían con los siete pecados capitales más la vanidad y el miedo, mientras que el desarrollado por otros autores, como Helen Palmer o Don Richard Riso y Russ Hudson, incide más en lo virtuoso de cada eneatipo. Así, para Naranjo el eneatipo 1 es el iracundo, mientras que para Riso y Hudson es el perfeccionista. ¿Ves la diferencia?

Nuestro carácter se forja en la infancia, antes de los siete años, y no cambia a lo largo del tiempo, sólo que podemos estar más en la neurosis o menos. Si has llegado hasta aquí supongo que te pica la curiosidad por conocer cuál puede ser tu número o tu eneatipo, como también se le llama. Estos son los nueve números con sus pasiones:

  • Eneatipo l: Su pasión es la ira, una ira que este eneatipo reprime y que la usa para convertirse en perfecto, hacer perfecto al otro o al mundo que le rodea. Son rígidos e intentan imponer su perfección. En su estado sano son tolerantes y benévolos.
  • Eneatipo 2: La pasión de este eneatipo es el orgullo. Los orgullosos usan la estrategia de ayudar a los demás para seducir y elevar su propia imagen. Muchas veces dan sin que se les pida nada con el objetivo de ser el centro de atención y de sentir que los demás los necesitan. Su camino pasa por contactar con la humildad y darse cuenta de que no lo tienen todo y que también necesitan a los otros.
  • Eneatipo 3: Los vanidosos son personas que desde pequeñas se han sentido valoradas por lo que hacían, de modo que de mayores se especializan en brillar a través de su trabajo y en ser mujeres y hombres perfectos. Buscan su ser a través del éxito. Son muy camaleónicos y su camino es contactar con su autenticidad y no depender de la mirada de los otros.
  • Eneatipo 4: Su pasión es la envidia, son personas que se sienten carentes. Tienen la sensación de que los otros tienen una felicidad emocional que jamás llegarán a tener. Se comparan con los otros y usan el sufrimiento propio para resaltar su importancia. Para deshacerse de ese sufrimiento deben darse cuenta de que ya lo tienen todo.
  • Eneatipo 5: La pasión de este eneatipo es la avaricia. Tiende a acumular, sobre todo conocimientos, como manera de protegerse del mundo y de sentirse seguro porque vive en la cabeza y le cuesta contactar con lo que siente y pasar a la acción. Su camino pasa por la generosidad, por compartir con el mundo.
  • Eneatipo 6: El miedo es su pasión dominante. Son personas que suelen dudar de forma continua y que siempre están dándole vueltas a la cabeza. Buscan la autoridad pero al mismo tiempo huyen de ella. Cuando están sanos, conectan con la valentía y con el coraje.
  • Eneatipo 7: La gula es la pasión del siete. Piensan que el mundo es un jardín lleno de placeres que merece ser disfrutado y que está diseñado para vivir bien y pasárselo bien. Esta visión del mundo hace que no vea el dolor y que tape a toda costa el sufrimiento. Su crecimiento pasa por ahí, por contactar con la sobriedad y ser capaz de vivir, además de la alegría, el dolor.
  • Eneatipo 8: Son los jefes y su pasión dominante es la lujuria, entendida como una necesidad de que la vida sea intensa a toda costa. Intentan evitar a toda costa sentirse dominados, de ahí que hagan un gran esfuerzo por ser fuertes lo que hace que den miedo al resto de la gente, aunque detrás de esa armadura ocultan una gran inocencia, su virtud.
  • Eneatipo 9: La pasión del nueve es la pereza, una pereza entendida como una dificultad para mirarse a sí mismo y darse cuenta de cuáles son sus necesidades. Su sanación pasa por ahí, por saber qué necesita en cada momento. Sanos son grandes pacificadores.

¿Te has visto en alguno de estos eneatipos? Advierto de que no es fácil y es lógico que te asalten las dudas porque lo normal es que tengamos rasgos de todos los eneatipos aunque seamos uno determinado. Si quieres pofundizar en el eneagrama, te aconsejo que leas a alguno de los autores que cito en el post y te animo a que hagas un listado con tus rasgos, con esos rasgos que dicen cómo eres. ¿Cómo te limitan esos rasgos en el día a día y cómo te ayudan? Ése es un primer paso muy interesante para saber quien eres en realidad. ¿Te animas a compartirlo en los comentarios?

31 Comentarios
  • Pilar

    2 Enero, 2015 a 10:59 am Responder

    Muy interesante! Un propósito bastante complicado a la par que necesario. Lo apunto en mi laaaaarga lista en primer lugar.
    Saludos

  • Leonor Cabrera

    2 Enero, 2015 a 11:19 am Responder

    Ya nos contarás qué tal te va 😉 Saludos y mucha conciencia para este 2015.

  • Kroketalondon

    2 Enero, 2015 a 12:35 pm Responder

    Uyuyuyuy, jugoso post.
    Yo creo q soy predominantemente tipo 6,muy a mi pesar…años de psicoterapia me está costando,jajaja
    Es un trabajo que duele pero hace crecer, que transforma tu manera de ver el mundo,de ver a los demás y de entenderte,que es lo que yo más necesitaba.
    Ojalá en algún momento encuentre la valentía, ojalá la hubiera encontrado para el próximo 31 de enero,día en el que tengo un examen en el que pretendía darle un vuelco a mi vida… Pero no ha llegado a tiempo… Espero q haya sido porque quizá este no es mi camino correcto…ya se verá
    Yo sigo trabajando para llegar a mi equilibrio
    Besos y gracias por la entrada

  • Leonor Cabrera

    2 Enero, 2015 a 12:54 pm Responder

    ¡Gracias a ti por tu comentario! Y seguro que la valentía está ahí a la vuelta de la esquina.

  • Anita

    2 Enero, 2015 a 1:12 pm Responder

    Menudo post!
    la verdad es que estoy en formación Gestáltica y aunque no tratamos directamente los eneagramas sí salen siempre de refilón, también por la figura de Claudio Naranjo y los diferentes terapeutas que nos van enseñando, algunos más metidos en el tema de los eneagramas y otros menos.
    Relacionarlos con los pecados capitales me parece interesante a la vez que un poco confuso. ¿Al ser todo “pecados” el inconsciente no tiende a querer eludir la identificación con alguno o varios de ellos? Me parece bien como resumen pero no sé si estoy de acuerdo en etiquetarlos de este modo. Sí, lo sé, mejor leo el libro y me formo una opinión!!
    gracias por el post!

    Anita

    • Leonor Cabrera

      3 Enero, 2015 a 10:52 am Responder

      Hola, Anita:

      Si estás en formación de gestalt, seguro que te acabará picando la curiosidad sobre el eneagrama y acabarás ahondando más porque es un mundo muy relacionado con Naranjo. Lo de los pecados no lo digo yo, lo dice Naranjo y la gente que sabe. La historia es identificarte primero para luego poder desidentificarte, igual que el trabajo con las polaridades en la gestalt: te identificas con una polaridad, la fuerza por ejemplo, pero en realidad tienes también la vulnerabilidad y eso lo descubres con el trabajo. Ya me contarás cómo va tu investigación 😉

  • Pilar

    2 Enero, 2015 a 1:33 pm Responder

    Muchas gracias Leonor, creo que ya sólo crear conciencia en medio de la borágine y sobre estimulación de los sentidos que padecemos es de destacar y agradecer…
    No me gusta mirar atrás pero es necesario si miras dentro para poder construir una base sólida.
    Esta entre otras (finanzas, valores, emociones,…) las pondría yo de asignatura obligatoria en el cole y en casa…

    • Leonor Cabrera

      3 Enero, 2015 a 10:53 am Responder

      Hola, Pilar:

      Sólo puedo darte toda la razón: la educación emocional debería estar en todos los coles. Un saludo.

  • Sarah JF

    2 Enero, 2015 a 5:22 pm Responder

    Gracias por el post, me encanta.
    Dices que el carácter se forma antes de los 7 años, lo cual pensado fríamente da miedito, cuánta responsabilidad como mala madre, madre mía!
    Yo siempre pensé que la personalidad se formaba sobre todo en función de lo aprendido y vivido, que somos principalmente el resultado de un montón de conductas aprendidas.
    Hoy no tengo nada más que mirar a mi hijo de dos años para ver el peso enorme de la genética.Es increíble ver rasgos de personalidad innatos tan claros en una personita tan pequeña. A veces pienso que es una prueba que me ha mandado el cielo para que entienda mejor al padre (!!).

    Por cierto, me temo que soy un 1, con alguna que otra cosita de uno y de otro…. pero 1 :-

    • Leonor Cabrera

      3 Enero, 2015 a 10:56 am Responder

      Hola, Sarah:

      Sí, la teoría es esa, que el carácter se forma muy pronto y hay muchos factores que influyen, por supuesto. Lo bueno del trabajo con el eneagrama es que te das cuenta de que todos tenemos alguna herida y que, por muy buenos padres y madres que seamos, es inevitable que nuestro hijo también la tenga.

      ¡Besos!

      • Sarah JF

        3 Enero, 2015 a 10:38 pm Responder

        Gracias Leo, me siento más responsable todavía al leer tu respuesta!! 🙂
        Lo que dice Mar es muy interesante, y me plantea una pregunta: yo hoy por hoy me veo claramente 1, pero es cierto que nonhe sido siempre así, me identifico con otros números en otros momentos de mi vida. De hecho hace tiempo ya conocí el eneagrama y por aquel entonces me iden identificaba con otro numero.
        La pregunta es: ¿evolucionamos a lo largo de la vida y pasamos de un numero a otro?, o esa “herida/motor” es siempre la misma?
        Gracias otra vez!

        • Leonor Cabrera

          4 Enero, 2015 a 10:51 am Responder

          Hola. No, no cambiamos de eneatipo. Somos siempre el mismo. Lo que sucede es que se producen movimientos. Si ves la figura del eneagrama, entre cada eneatipo hay unas conexiones internas que, por ejemplo, conectan al eneatipo uno con el siete y con el cuatro. Para el uno la integración viene por coger algo del siete: los siete sanos disfrutan de la vida, se ríen… Al uno le viene muy bien eso, perder su rigidez. Y, por el contrario, la desintegración viene de irse a la queja y a azotarse aún más, que sería el movimiento hacia el cuatro. Estamos moviéndonos de forma constante. Además, dentro de cada eneatipo hay tres subtipos y, dependiendo del subtipo que seas, te puedes parecer mucho a otro eneatipo que no es el tuyo. Por ejemplo, los siete sociales se pueden llegar a confudir con cincos. También depende en el momento vital en el que estés: ahí tu neurosis puede ser mayor o menor. Como ves, es algo muy complejo y necesita un trabajo muy profundo para ver con claridad donde estamos cada una. Espero que te haya sido de utilidad 😉

  • RGR

    2 Enero, 2015 a 8:55 pm Responder

    Me ha encantado el post, yo no habia hecho ninguna lista de propósitos, no sirven de nada y tampoco he tenido mucho tiempo de reflexionar como hemos vivido el año que ha pasado y en la incertidumbre del que ha comenzado;
    Quiero comprometerme a averiguar como soy. seguiremos en contacto

    • Leonor Cabrera

      3 Enero, 2015 a 10:57 am Responder

      Bueno, pues ya tienes un propósito 😉 Espero que lo disfrutes.

  • mar

    2 Enero, 2015 a 9:17 pm Responder

    Pues yo estoy francamente confusa…
    los diez primeros años de mi vida básicamente 6…. era el miedo personificado.

    de los 18 a los 45… principalmene el 2, y juro que no era con intención de que se me reconociera nada, es que no me quedaba más remedio¡¡ hasta que conscientemente decidí dejar de ayudar tanto a todo el mundo¡¡

    de los 45 a los 49 (edad actual) creo que bastante 1 mezclada con algún otro eneatipo¡¡¡… pero yo lo achacaba a las manías que se van cogiendo con la edad, vamos que como yo nadie lo hace bien jajajajja

    Me ha parecido muy interesante tu post, Leonor, investigaré un poco más a ver porqué la ira y el perfeccionismo se solapan, se mezclan o se esconden el uno en la otra, has despertado mi curiosidad (un poco del 5 quizás?) jajajaj que lo quiero saber todo¡

    • Leonor Cabrera

      3 Enero, 2015 a 11:00 am Responder

      Hola, Mar:

      Con la información que he dado en el post es muy difícil saber por dónde te mueves. Es un aperitivo muy aperitivo. Para reconocer tu eneatipo, te recomiendo que leas y, lo ideal, si quieres entrar en el mundo del eneagrama es hacer un curso con la Fundación Claudio Naranjo para hallarte. Si buscas Programa SAT en Google, te vienen los cursos que tienen cada año.

  • Beatriz

    2 Enero, 2015 a 11:42 pm Responder

    Sin ánimo de ofender y tan sólo expresando una opinión (la mía) no me gusta la idea del enegrama, ni ninguna de estas ideas “modernas” de encasillar a las personas con la facilidad y ligereza de quien clasifica una lista de objetos (pudieran ser calcetines, el desparejado, el desteñido, el que tiene un tomate…)
    Es verdad que debido en parte al ritmo frenético de vida que llevamos hoy en día se echa de menos el tiempo de reflexión, introspeccion y autocrítica pero creo que es un proceso individual y complejo por lo que no se puede seguir una receta. Cada uno ha de pensar en sus fortalezas y debilidades así como en sus metas/aspiraciones para SU vida pero siguiendo un proceso personal en el sentido de que no sirve de nada usar un catálogo que por otra parte huele a moda…bueno, es solo una opinión.
    Un saludo

    • Leonor Cabrera

      3 Enero, 2015 a 11:03 am Responder

      Hola, Beatriz:

      Lo bueno del eneagrama frente a otros sistemas es que es dinámico y no estático. No encasilla a las personas, nos ayuda a tomar conciencia de como somos, en qué momento estamos y, a partir de ahí, nos da un camino para crecer y para trascender lo que te aparta de nuestra esencia. El eneagrama es un camino hacia el ser y, al menos a mí, me está siendo de gran utilidad.

      ¡Saludos!

  • holanda

    3 Enero, 2015 a 2:28 am Responder

    Gratamente sorprendida con este post, menudo regalo de inicio de año! Gracias.

  • Esther

    3 Enero, 2015 a 10:15 am Responder

    Me ha parecido muy interesante el post. Lo compartiré en mi blog . Positiva Creativa.

  • Srta.Palomo

    3 Enero, 2015 a 10:53 am Responder

    Me ha encantado el post. Soy el 1, ira (que feo suena..) y perfeccionista (lo voy superando) y ,cada vez menos, intento cambiar al que tengo al lado. Creo que estoy en mi estado sano ( si no cerca ando 😉 ) Pero también soy avariciosa y también estoy trabajando en ello. No lo conocía pero llevo unos añitos haciendo introspección. Muchas gracias por la guía 🙂

    Un saludo!

    Lucía

  • anya

    3 Enero, 2015 a 10:54 am Responder

    Yo tengo del 2, del 4 y del 6.Gracias por el post

    • Leonor Cabrera

      3 Enero, 2015 a 11:08 am Responder

      Todos tenemos de todo, Anya, así que es normal que te veas de varios. ¡Saludos! Y gracias a ti por compartir.

  • Patxi

    4 Enero, 2015 a 12:59 pm Responder

    Muchas gracias por este post, son el tipo de explicaciones que nos hace avanzar y vivir mas plenamente..Me gustaría compartir que yo soy la Pereza, de calle, aunque con rasgos de miedo, y seguramente la gente que me rodea se sorprendería de leer esto, porque sé que soy percibida como una persona dinámica, activa y sin miedo a los cambios, pero es que ellos no saben que en realidad dentro hay muchísimo mas, planes y proyectos q nunca ven la luz, miedos nunca superados..lo que acaba saliendo fuera es un pequeño porcentaje de lo que se cuece dentro, y aunque pueda ser superior a la media que me rodea, yo y solo yo se que podría hacer mucho mas..Espero dar algún paso adelante en 2015, gracias!!

  • sara

    4 Enero, 2015 a 4:23 pm Responder

    Yo soy claramente un 6, el miedo, la duda son una constante en mi vida. Intento luchar contra ello, dejar de darle vueltas a las cosas y de amargarme por si habré tomado la buena decisión, pero no lo consigo.
    De que sirve saber que soy un 6? Algún consejo para ser un 6 sano?

  • Merchi

    4 Enero, 2015 a 9:22 pm Responder

    Yo soy un nueve. Supongo q a cada una le cuesta el suyo. A mí mi carácter me hace sufrir mucho pq es como si tuviera puesta una mordaza y no pudiera expresar al mundo lo que siento. Me cierro y prefiero aguantar. Y como “buena” mala madre me aterra estar dando ese modelo a mis hijas. El caso es q me cuesta muchísimo saber q necesito y después de eso , comunicarlo. Uno de mis propósitos para este año es escribir pq me gusta , me libera y pq es mi camino para expresar al mundo lo que pienso y siento pero tengo tanto miedo q todo ese torrente se acumula y se estanca en mi garganta y siento q no puedo. Hoy estoy especialmente negativa. Saludos y gracias x esta ventana.

  • vanessa

    5 Enero, 2015 a 7:10 am Responder

    Buen propósito para el año nuevo! yo soy un pedazo 6, el 1 y algunos más. También me gustaría saber como “ser y no morir en el intento”
    Muchas gracias!

  • Marta

    8 Enero, 2015 a 1:48 pm Responder

    Sobre todo tengo del 2 me identifico mucho con este eneatipo me gustaría mucho profundizar mas n l tema ,buscare a los autores q has mencionado gracias.

Comentar

X