¿Qué quieres encontrar?

44
Los imprescindibles de la buenaabuela, entre ellos "el carrito"

Los imprescindibles de la buenaabuela, entre ellos "el carrito"

Hace unas semanas Bugaboo, marca de la que soy embajadora, me pidió que contara cómo elegí mi carrito Bugaboo Cameleon. Mi amor por él nació mucho antes de ser embajadora y de que comenzara mi aventura en la blogosfera. Así que estábamos predestinados.

fichas-laurabaena
La buenaabuela tiene una “terrible” obsesión. Ella tiene que ser la que regale tres cosas importantísimas en la vida de sus nietos. Y lo más importante, nadie en su sano juicio es capaz de rechistar sobre esto. Os cuento…
1. El primer trajecito. Ese de primera puesta diminuto, que luego resulta ser enorme cuando nace. Estás en el hospital, se lo pones con todo tu amor y parece un pobre fantoche, le queda grande por todos lados, incluso a la buenahija2 y sus 3 kilazos 800 gramos. Pero unas vueltecitas y ¡listo!
2. El traje de la comunión. Sí, mi madre ve a sus nietos vestidos de Primera Comunión, el clásico vestido blanco con puntillas o el trajecito de marinerito, celebrando ese día tan especial. Da igual si finalmente hacen o no la comunión pero ella 10 años antes ya se ha pedido tal honor. “Vale, mamá, no te preocupes”.
3. Y como no, “el carrito”. Acababa de hacerme el predictor y mi madre con lágrimas en los ojos: “hija, yo te regalaré el carrito”. Gracias mamá, no te diré que no. Porque cuando una se queda embarazada, al menos yo, lo primero en lo que piensas es en el carrito, que parece que teniendo el carrito, todo lo demás da igual.
Hace 4 años y medio, cuando nació la buenahija1, me hubiera encantado conocer blogs de mamás que te cuentan todas las características de los cochecitos y te dan un informe exhaustivo de los pros y los contras. Quizás no los hubiera leído, que yo soy muy de impulsos y dejarme llevar, pero la verdad es que no tenía ni idea en ese momento ni siquiera de que existían blogs de madres, paradojas de la vida. Lo que sí sabía es que en mi nuevo barrio: Truman, para los que no lo conocen, las calles estaban invadidas de carritos. Y entre todos, me llamó la atención uno. Codazo al buenpadre y: Niño, ¿qué carrito es ese? – le decía al buenpadre.

Recuerdo perfectamente que un día le pregunté a una trumaniana de a pie cuál era el carrito que llevaba y me dijo un nombre rarísimo, que no conseguí recordar después. Así que investigué por internet, con la única sílaba que recordaba “buu”. No os mentiré, lo primero que me llamó la atención fue el diseño. Pero, soy diseñadora, ¿qué esperabais de mí? Antes de ser madre, ahora no tengo tiempo ni de mirar, iba por la calle fijándome en las formas, los colores y los diseños que encontraba, buscando inspiración en cualquier esquina, cualquier objeto, cualquier papel. Por eso el Bugaboo Cameleon me pareció un objeto de diseño desde el primer momento, como una lámpara de Philippe Stark o una silla de Mies van de Rohe. Ahí comenzó nuestro flechazo.

Como no es plan de hacer a la buenaabuela comprar a lo loco, el cochecito pasó la revisión técnica del buenpadre que para algo es ingeniero… Media hora fijándose en todos los detalles, plegando, frenando, probando la estabilidad… Convencerlo no es fácil os lo aseguro. Y así comenzó nuestro idilio con el Bugaboo Cameleon, que este año han bautizado como “El Mito”.

Malasmadres-foto-bugaboo

Dos años más tarde, la buenahija1 cedió su carrito con amor y fue la primera en pasear al buensobrino… Aquí la prueba de ello. He buscado en el baúl de los recuerdos, me ha costado, pero he conseguido el documento gráfico que lo demuestra. Así que el cochecito tuvo mejor suerte que nosotros y ahora vive junto al mar…

El que me enamoró por su diseño y con el que hemos vivido mil y una aventuras, que os iré contando. El Mito. #BugabooElMito

Y vosotras, ¿cuál es la primera historia que recordáis con vuestro carrito? Momento nostálgico para comenzar este miércoles.

Han comentado...

  1. Buenos días!! En mi caso tiré de herencia. Fue mi hermana la que me pasó su carrito, a la que a su vez se lo había pasado una buena amiga. Vamos, que mi hijo fue el sexto niño usuario.
    Y el fantástico artefacto como nuevo, la parte textil, que debe llevar como un millón de lavados, sin perder ni un ápice de color ni cuerpo. La estructura, con sus arañazos no os voy a mentir, pero en perfecto estado. Los frenos estupendos. Una de las ruedas hubo que cambiarle la cámara, cinco eurillos manos de obra incluída, por lo demás perfectas.
    ¿Adivináis qué carrito es? Pues si, un Bogaboo, en concreto el modelo gecko, el predecesor del actual camaleón.
    Todas sabréis que estos carritos cuestan lo suyo, pero la verdad es que tienen una calidad insuperable y son duraderos a más no poder.
    Yo desde luego que lo recomiendo.
    Ahora que ya nos hemos pasado a la silla ligera, antes de devolverle el bogaboo a mi hermana le di un buen fregado, y cuando ella lo vió me dijo “¿pero este es el que te dejé?… No lo recordaba tan nuevo” je je je
    Besazos a todas

  2. A mí también me encantó el diseño del Bugaboo, pero tenía que ser más práctica, vale el carrito que entre en el ascensor de la casa de la buenabuela, así que nuestra selección fue con metro en mano!. Compramos el Trío for me de Chicco y resultó un gran acierto también, pliega muy fácil y pequeño, perfecto para el maletero de mi coche y el accesorio para unir o soltar la barra de empujar el carro me encantó.
    Lo importante es que hay opciones en el mercado para todos los gustos (que no bolsillos).

  3. Compramos también un bugaboo camaleon. Motivo: el buen padre es holandés (bugaboo también). Salió el orgullo de patria holandesa defendiendo que en el mundo del diseño, innovación e ingenieros respaldaban ese carrito. Y dictaminó que el carrito sólo podia ser Bugaboo, yo ni idea, así que dije que sí.
    Lo gracioso fue ir sl Corte Inglés reclamando que el carrito era defectuoso porque no cerraba. La dependienta como de una maga se tratara lo cerró sin problemas… Y nosotros tierra trágame! 😉

  4. Mi carrito también es un bugaboo, digo es xq mi buen hijo tiene 10 meses y lo usa aún , ese carrito me gustaba antes de q estuviera embarazada y tenía muy claro q iba a tener bugaboo cuando tuviera un niño , y así fue, fue quedarme embarazada y lo primero w hice fue escoge de q color quería mi bugaboo!

  5. Pues yo te voy a ser sincera, el bogaboo nunca me ha terminado, y me remito también a mi formación como arquitecta, suelen llamarme la atención los diseños especiales, lo veo fino, pero me enamoró el Stoke, eso sí, nada más darle la vuelta a la etiqueta se me pasó el enamoramiento! Como la del chiste ese de ¿bailas?! Jeje eso, y que me perdonen, pero es un armatoste para viajar. Al final, por comodidad, precio (tenían una oferta especial en la tienda oficial de alicante) me quedé con el Trío living de Chicco! Y… Chiiico, qué maravilla! El capazo homologado, así al principio ni tocaba a M de su Plácido sueño, el huevito una monada que también era hamaquita, y la silleta de paseo súper amplia, de ruedas pequeñas y se plegaba en un plisplas! Para mí, la mejor elección! Ya para mí próxima vida con una casa con porche de entrada y un coche con gran maletero y un sueldo q me permita mandar el equipaje a mi destino, ó, comprar ropa nueva allá donde vaya, ya si eso compraré el Stoke! Jeje
    Eso sí no me decido por el bogaboo ese más pequeñito q parece q me gusta!
    Sea como sea, creo q cada una hace su propia selección y todas son válidas!

  6. Sinceramente cuando llegó el momento a mi el bugaboo no me gusto, me pareció demasiado armatoste y eso de tener que quitar el asiento cada vez que lo quieres doblar no me pareció nada práctico así que cuando vi el sistema de plegado de Baby jogger…. No miré más, el elegido : Baby jogger city mini gt y después de más de tres años de uso ininterrumpido está como nuevo:-)

    1. Eso me pasó a mi! Me parecía mucho armatoste, y el hecho de que hubiera 10 por metro cuadrado tampoco me hacía mucha gracia. Nosotros compramos el Concord Neo y muy bien, se lleva con una mano de maravilla. Es carillo pero nos está mereciendo la pena, al final es algo a lo que das mucho uso.

  7. Buenos días, pues vaya, a mi recordar estos momento también me pone nostálgica y a la vez me has hecho reir porque mi madre es igualita jajajaj ella me compró el carro , con sus dos fundas y sus dos sacos , cuando nació el peque tuvimos el bugaboo camaleón y al año para su primer cumple me regalarón entre toda mi familia el bee , puedo decir que el resto de trastos excepto las sillas del coche pueden ser prescindibles , no hemos hecho mejor elección ni ha habido compra mejor amortizada que los dos bugaboos , yo me enamoré al verlos , pero hay que decir que no solo es estética , hay muchos más carros más baratos sí , pero estos los puedes utilizar y utilizar años y años , yo solo tengo un buenhijo pero los mios han sido heredados por amigos y familiares , van pasando de unos a otros y ya viven 8 años sin estropearse , yo que también tengo un buenpadre ingeniero aproveché que él estaba de viaje para elegir el cochecito porque si no hubiera tenido que pasar el “test” y pasaba de estar 4 horas en la tienda , es de las pocas cosas que he comprado sin que ponga un pero jajajaj , hemos paseado km y km con ellos y tengo muchas fotos bonitas con los bugaboos , es verdad parece que cuando te quedas embarazada la compra primordial va a ser esa jajajaj , lo recomiendo 100% una genial inversión !!!! PD mi madre por supuesto también me compró el primer conjunto que le pusimos nada más nacer , todo llenos de lazos de raso que el buenpadre con unas tijeras cortó , upps , decía que el niño se iba a ahogar

  8. Pues yo me enamoré del bebecar cuando tenía 12 años, se lo compraron a mi prima y me encantó. Tanto que 15 años después cuando le dijimos a mis suegros que estábamos embarazados y nos dijeron que nos compraban el carro tenía claro el que quería. No lo tuve que consultar con nadie ni siquiera con el buenpadre porque estaba segura. Y hoy tres años después,buen hijo 1 de 3 años y buena hija 2 16 meses supercontenta y no lo pienso soltar hasta que la buena hija aguante

  9. Pues cuando me entere q estaba embarazada, lo primero q mire q fuera practico, y eso si q entrara en ascensor, asi q dos amigas q ya habian sido mamas tenian el inglesina zippy, y buala! Me enamore de él, vi una coleccion especial q salio y ahi fui a comprarlo, mi experiencia genial con el carro, el tejido bueniisimo lo lavas y como nuevo el carro tiene 6 años y ahora lo usa mi segundo hijo y está como nuevo. Mi experiencia con inglesina buenisima de hecho la silla ligera que compre despues para mi hija tb fue la inglesina trip

  10. Lo mio con bugaboo fue pura necesidad,yo tenia hace 7 años un seat arosa,el maletero era minúsculo así q fui al corte ingles con las medidas del maletero y les dije,me llevo el q quepa aquí!! Estaba el stoke( q no me gustaba al ser demasiado moderno) y luego el bugaboo,así q me decidí por este ultimo,y no me arrepiento!! A pasado por mi buenahija,mi buena sobrina y ahora por mi buen sobrino!! Le regale a mi hmna las fundas azules para mi sobrino y las fucsias las vendí por internet y oye funciona como el primer día!! Súper resistente y muy fácil de llevar,saludos!

  11. Tenía super claro que no quería modas, quería un carrito clásico, fàcil uso y seguro. Miré y remire por todos lados, no había carritos azul marino!!! Yo ya lo quería azul marino, pues así me servía para niña ó para niño, y por fin lo encontré mi carrito perfecto el Jané… y si os digo la verdad la mejor inversión, mis 3 bichitos lo han tenido, ha venido a la playa, al campo, ha llevado a los 3 bichitos a la vez, ha llevado la compra, me ha servido de silla para dar el pecho en Semana Santa de Sevilla, ha venido al Rocío… y hay está todo un campeón, el chasis mejor no puede ser y alpoder desmontarse casi todo para lavarlo en la lavadora hiperlimpio. Me daba tanta pena tirarlo después de tan larga y buena relación ( casi 7 años del primer bichito), y estando tan bien, que lo hemos donado para que otra familia que no pueda comprarse uno lo disfrute tanto como en nuestra familia

  12. Yo tiré de herencia por no derrochar, y fue lo peor que podría haber hecho, un carro con una capota que se caía constantemente, con los reductores cosidos sin posibilidad de quitarlos, un cuco cuya base se desnivelaba todo el rato, el huevito super incómodo para la peque y un armatoste en general… Cuantísimo me he arrepentido!!! A los seis meses mi lechona ya iba en la silla de paseo en posición tumbada, pero no la podía llevar mirándome y me agobiaba mucho, me pasé mas de seis meses valorando la opción de comprar otro carro, ójala lo hubiera hecho! Eso si, la silla de paseo, una cosatto, una todo terreno con cientos de kilómetros a sus espaldas como una campeona! Acabamos de jubilarla temporalmente porque lechona ya tiene tres años y procuramos que camine, pero si ampliamos la familia lo tengo claro, un buen carro bien testeado antes del nacimienti y una silla de paseo de estas que aguantan largos paseos, viajes en metro, escaleras interminables y lo que la echen!!!
    Qué cruz comprar un mal carro!!! Eso si, fomentó mucho el porteo y con la mochila afortunadamente acerté de pleno! Qué buena inversión!!!

  13. En mi caso, un par de años antes de nacer mi niña, mis tíos me regalaron su Bebecar nuevo e impecable que solo les sirvió 6 meses, pensaban venderlo, pero yo estaba en el paro y me venía genial tenerlo, y a mi novio le pareció estupendo. Además, sabía que no iba a usarlo mucho, iba a portear, y así es, uso el carro veces contadas. Cuando me quedé embarazada, lo limpié, lo vestí, y a mitad de embarazo, mi querida suegra se empestiña en que nos compra un carro nuevo, que como va a ir la niña en “eso” de segunda mano. Fue tal la discusión con mi pareja y la revolución hormonal que tenía que casi acabamos en divorcio.
    También algunas abuelas deberían entender que abuelas hay dos y abuelos también y ambos quieren regalar ciertas cosas y no puede ser. No se quiere más por regalar el carrito o las cosas más caras…

  14. Hace 15 años no había tanta moda ni diseño en la cochecitos, así que me compré el jané millenium matrix con el intuito de reciclar el capazo de mi sobrina (que era de jané) y lo compré en azul que combinaba con todo…me salió estupendo, vivo en Portugal y aquí las aceras no tienen losas, son empedradas y mi carrito ha resistido a mis tres niños (incluso los he llevado a los tres a la vez), innumeras idas y venidas al colegio, al parque, a la playa, cestas para arriba y para abajo, a la sierra…superresistente, cómodo de usar, de plegar….y también lo usó después un sobrino…claro que ahora a verdaderas preciosidades de carros, como en todo, la moda y el diseño los ha mejorado

  15. Uy, ese era el que yo quería para mi bichilla, pero por cuestiones presupuestarias y de estar casada con un catalán, me tuve que conformar con uno mucho más económico. No nos ha funcionado mal, pero echaba de menos el capazo para los primeros meses. Para la siguiente preñez, estoy casi convencida de que venderé el antiguo y me daré un capricho de estos.

  16. Uf, pues yo me decidí por el Bugaboo porque quería algo duradero y todo el que le tiene está muy contento con él. Pero que haya que desmontarlo para plegarlo y que el niño no se pueda estirar si se queda dormido no me gusta nada de nada. Desde luego yo no lo volvería a comprar.

  17. Yo, como buena madrealfa que pensaba ser, me pasé mis horas buscando por Internet cual era el mejor carro, comparando marcas, peso, prestaciones y equipo… la verdad es que acerté! Compré el Inglesina Zippy con su capazo, capota, maxicosi, y un largo etc de accesorios que me me convirtieron en la más conjuntada del lugar. Todo lavable , desmontable y apilable…
    Cuando la buenahija alcanzó un peso considerable compré la sillita de babyhome y la adoro por su pequeño tamaño y peso ligero. Lo único malo es que hay que tener una ingeniería para desmontarla y lavarla pero por suerte no hay nada que las toallitas no limpien si se frota un poco…
    Ahora que el bebe2 esta en camino, pienso hacer lo.mismo, usar la de Inglesina con el capazo y el maxicosi y después pasarlo a la sillita de babyhome… ambas están nuevas, es un gran ahorro.

  18. Pues una quera primeriza y ni ingeniera ni diseñadora cuando me dijo mi madre en la típica reunión familiar ¿y tenéis ya carrito? Salto mi cuñada “ya te lo dejo yo” era de Jane y no se como seguía rodando después de aguantar a 3 sobrinos terremotos. El carrizo lo utilicé los 3 primeros meses…pero es lo que tiene vivir en el centro y ser culo inquieto por naturaleza…al final cambié al pañuelo/porteo porque dejarme la espalda en escaleras de metro y arriesgar la vida del bebé en un vuelco no era lo mío. Bueno, y para ser 100% sinceros mi hija hasta los 8-9meses sufría de apego crónico a su madre y estar a más de 1 metro (si no la estaba liando en el parque) era la muerte en vida ????….qué recuerdos ????
    Sin duda lo que ahora no falta en nuestros viajes es un carrizo para poder seguir caminando cuando las pequeñas piernas fallan, pero para eso buscamos una opción muy ligera y sencilla

  19. Nada” casi “compre otro carro digo “casi” por que por aquel entonces creo que los astros se aliniaron de alguna manera para acabar con el buenpadre en el corteingles mirando el bugaboo camaleon y en una de aquellas suelta…. A mi me gusta mas el bugaboo bee!! Me falto tiempo y agilididad para meterme delante de una dependienta y pedirle el carro!! Creo que el buenpadre todavia se hace cruces de como acabe saliendo del corteingles con la reserva hecha!!! Aaahhhhh ademas full equip!!! Adaptadores del maxicosi!! Capota edicion limitada!! Cuco de veranito y saquito de invierno!!! Jajjaja!!!! Por no decir que el buenhijo tiene tres años y aun lo llevo!!!

  20. Nosotros hemos tenido varios,porque hemos ido comprando de segunda mano y vendiendo carros si no nos convencían jijiji. Con diferencia en gemelares, el babyjogger. Es una pasada como pliega y lo manejable que es. Nada tan práctico como unas ruedas grandes en un carro de bebé. Y eso que hemos probado tfk, bogaboo,y cossatto, pero ninguno como el babyjogger. Claro, que no es igual llevar el peso de un niño que de dos, jajaja.

  21. Que recuerdos me ha ha traido este post. Con mi primer hijo sufrimos del típico entusiasmo con mi marido con respecto a lo de los coches . Y elegimos, como no;uno que parecía para subir cerros y montaña: grande y robusto y sobretodo seguro. Lo que no precavimos fue por su tamaño nos costaba mucho meter en la cajuela del auto. finalmente lo regalamos, y compramos otros mas “normal” que por la buena elección han ocupado mis otros dos hijos. Entusiasmo de primerizas!!!!

  22. Yo por mi altura, supero el 1,80, necesitaba encontrar un carro que tuviera el manillar más alto posible para no acabar con la espalda rota en los paseos y ni corta ni perezosa cogí el metro y cuando estaba embarazada de 16 semanas me fuí al corte ingles a medirlos y asegurarme para que no me costara un disgusto mi elección. Creía que el más alto iba a ser el Stokke y no fue así…el manillar extensible del Bugaboo Camaleon en su posición más alta era unos 4 cm más alto!!!. Después de eso…venía la elección de chasis y color del textil y me decanté por la edición limitada All Black, chasis negro y textil negro, que acababa de salir, super elegante.
    Bicheando las opciones, caí por causalidad en los grupos de facebook de bugaboo…y mi mundo se abrió y comencé a “coleccionar” capotas, y textiles. Desde los más clásicos a los más cools. Conocí un montón de mamás enamoradas de su bugaboo y la buga locura aun continua.
    Para mi es el carro más cómodo (ligero de peso, maniobrabilidad total, adaptado a todo los terrenos, amplio capazo y silla) y la versatilidad de textiles de la marca y artesanos hace que puedas llevar un carro distinto en cada situación.
    Un acierto al 100%.
    Bugacrazy!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más