¿Qué quieres encontrar?

14
Cómo me convertí en madre adoptiva

Cómo me convertí en madre adoptiva

Esta es mi historia Malasmadres: cuando tenía 16 años (muy precoz yo) decidí que sería madre adoptiva, con 20 años conocí a mi pareja y extrañamente, el compartía el mismo sueño.

Cómo me convertí en madre adoptiva

Tras 15 años juntos, casada y con un hijo biológico, continuamos con nuestro sueño de crear una “familia diversa” y comenzamos con el proceso de adopción internacional en India.

Han pasado cinco años y medio ¡increíble! Esto ha sido para mí, un ejercicio de “Resistiré como una Malamadre” en toda regla. Lo único bueno que nos trajo la pandemia ha sido la foto de nuestra hija. Pero justamente por el COVID, toda la burocracia se retrasó, lo que nos pareció un tiempo infinito, un año y cinco meses.

La necesidad de pedir ayuda psicológica

Queridas compañeras del club emocional Malasmadres. Tuve que aprender a gestionarlo para estar bien y para ello en los últimos meses, por primera vez en mi vida, tuve que pedir ayuda psicológica profesional, es la decisión más valiente que tome, ojalá en mi vida lo fuera hecho antes. Esto es una alegato a favor de la salud mental, queridas compañeras de maternidad.

Perdón por la divagación, lo que quería compartir con vosotras, es que lo conseguimos, que abrazamos a nuestra hija, porque Malasmadres, sin duda “Nacimos para Luchar”.

Quiero con mi relato animar a las que lo  han pensado alguna vez adoptar porque merece tanto la pena. También animar a las que están en medio del proceso. “Me quito el sombrero” para esas Malamadres adoptivas monoparentales.

Dice mi padre siempre que los sueños que más deseamos son los que más nos cuesta conseguir y de ahí radica su valor porque nos dan plenitud. ¡Y es cierto!

No podía faltar en esta historia poner en valor al buenpadre, me lo ha soportado todo, a mi amiga María Jesús, y a los grupos de Whatsapp de adopción india que han sido una comunidad emocional donde apoyarme.

Queridas malasmadres, se puede ser madre de muchas formas, lo importante es que seamos felices con nuestra elección, porque asi nuestros hijos e hijas serán también hombres y mujeres felices.

Nota: os escribo esta carta en una servilleta, en el vuelo que nos lleva de regreso a casa, con nuestra hija dormida en mi regazo.

Y vosotras Malasmadres, ¿habéis pasado por la misma experiencia que nuestra protagonista de este post? Nos encantará leeros.

Han comentado...

  1. Siempre quise ser madre adoptiva y así fue.
    Fue un.proceso largo y llenos de trabas e incertidumbres.
    De sueños y miedos.
    Al final llegó ese rubio flaquita de Vladivostok, en la otra punta del mundo y tal y como le he contado la historia desde pequeñito, recorrimos.montañas de nieve, luchamos con dragones y conocimos brujas y hadas buenas hasta que le encontramos. Porque siempre estuvo allí.
    Es duro hacerles entender que les dejaron. El día de su cumpleaños pienso en su madre biológica y la mandó un beso y fuerzas porque su hijo está a salvo con nosotros.

  2. Yo soy la loca, malamadre que se embarcó en tamaño lío de adoptar una adolescente y como leí aquí, con una mochila cargada de las mil y una historias que se puedan imaginar. Hemos y digo hemos porque mi pequeña demonia, mi esposo y yo hemos pasado por todos los estados emocionales desde la ira, negación, angustia, retractación hasta el más grande amor y complicidad que hoy nos tenemos, esa pequeña demonia puede que no sea mi hija biológica pero sí que es mi hija de CORAZON. La ayuda psicológica es fundamental en estos casos, sin eso la vida de los niños y de los futuros padres estaría perdida, quiero recalcar que más que contar la historia desde mi punto de vista es más ver el mundo desde los ojos de un niño, que duro y qué difícil para ellos es sentirse abandonados, tirados a su suerte y debiendo encontrar una nueva vida cuando ellos deberían estar siendo amados y protegidos.

  3. Como te entiendo… que duro se hace, como se eterniza todo, que difícil se llega a poner… también hemos pasado por un proceso de adopción de nuestro hijo en plena pandemia.
    La ayuda es necesaria, el apoyo de los demás también pero sobre todo, lo que más te va a ayudar, es no soltar a esa peque nunca más 🙂 disfruta de tu familia.

  4. Mi marido y yo después de 15 años de casados adoptamos hace 20 a. una niña de apenas 2 años de Siberia Occidental (Rusia). El proceso no tardó ni 1 año, aunque antes empezamos trámites en otro país.
    Creo que hemos tenido suerte en todos los aspectos y los problemas tenidos a nivel educativo y psicológico han sido normales, aunque ella sufrió acoso escolar en 2 centros educativos de Primaria y Secundaria.
    Yo publiqué nuestra experiencia hace años en esta web.

  5. Wow, bonita historia… Nosotros tenemos unos amigos que querían adoptar un peque chino y tras varios años aún no lo han conseguido. Enhorabuena familia!

    Besos!

    A. Moreno

  6. Hola!
    Soy madre de tres hijos, uno biológico de 23, una niña biológica fallecida y una niña adoptada china de casi 18.
    Siempre quise ser madre, independientemente de la forma.
    Hemos pasado por todos los estados y a día de hoy miro para atrás y doy gracias
    a la vida por tenerlos.❤️

  7. Siempre he querido ser madre adoptiva,
    .ahora soy madre biológica de un bebé de 10 meses pero mi pareja y yo siempre hemos pensado en adoptar y no descartamos hacerlo.
    Tiempo al tiempo, ya que actualmente ya estamos teniendo ciertos problemas por tema conciliación y mi salud mental, así que todo ahora mismo es muy incierto

  8. Hola soy madre adoptiva , lo hice en solitario y no voy a decir que ha sido un camino de rosas, pero supongo que criar un hijo no es fácil ya sea biológico o adoptado.
    Es lo mejor que he hecho en mi vida, hemos pasado mucho tiempo en hospitales por todo lo que traía en su mochila, hemos vivido una transición difícil.
    Hoy puedo decir que soy una Madre Orgullosa de un maravilloso chico de 20 años.

  9. Buenas tardes
    yo soy monomarental con mi hija de 9 años de Vietnam, llegó hace tres y ha sido una maravilla de cambio. El proceso de adopción es duro, cruel y agotador, la naturaleza no te pregunta ni cuestiona todo en tu vida…..pero todo llega y se nos olvidan los pormenores del proceso.
    En mi caso empecé adopción con México por mis lazos afectivos con el país y después de dos años de trámites todo se fue al garete. Milagrosamente me llamaron a avisarme de que la Lista A de Vietnam se abría e iba rápido, así que tras cuatro años en la lista me concedieron a mi angelita DT.
    Estamos felices y aún sabiendo los sinsabores, recomiendo y repetiría todo el proceso.

  10. Hola! Yo tb soy madre por partida doble, la primera biológica y la segunda por adopción, y me gustaría decir que no es oro todo lo que reluce… Es cierto que nosotros teníamos claro que queríamos adoptar desde antes de ser padres, y que el peque lleva con nosotros apenas 3 meses, y está siendo una experiencia bonita y diferente, pero con muchos claroscuros, frustración por no saber entenderle o cuidarle como necesita, culpa por no poder amarle aún… Como dice la compañera, la ayuda psicológica está siendo fundamental. Si no fuese por el psicólogo y los grupos de apoyo todo sería mucho más difícil…

  11. Mama biólogica y adoptiva. Mi deseo de ser madre comenzó muy joven. Este sueño se convirtió en todo un reto porque ninguno de los 2 fue fácil ni rápido, y fue este el motivo que despertó en mi los deseos de adoptar, pues necesitaba poner toda la carne en el asador para conseguirlo. Así llegó a nuestra vida nuestro hijo biológico tras 5 años de lucha y nuestro hijo adoptivo tras 9. Ambos caminos, a cada cual más duro, ambos merecieron la pena sin duda alguna. Animo y fuerza a todas las que estén viviendo el proceso

  12. Malasmadres, soy madre biológica, adoptiva y de acogida, da igual la forma soy MALAMADRE, porque quiero dar lo mejor de mi y ayudar a serlo a mis hijos, ser buenas personxs en el futuro.

  13. Buenos días soy mamá adoptiva por partida doble, también quise serlo desde siempre, creo que sí la maternidad de forma biológica está llena de culpas la adopción todavía más, te preguntas…lo estaré haciendo bien,me sentirán como su mamá verdaderamente? Qué haría en este caso su mamá biológica?? Ufff tantas preguntas… pero lo que sí sé es que merece la pena y mucho.

    1. Soy madre biológica porque me convencieron (afortunadamente) y madre adoptiva por convicción.
      Siempre pensé que, en el caso de querer hij@s, solo sería mediante adopción.
      Cambié de opinión respecto la parte biológica. Pero nunca respecto la adopción.
      El proceso fue largo; para nosotr@s no tan duro como para otras familias por el hecho de tener dos hij@s biológic@s que nos mantenían entreteníd@s/ocupad@s.

      El viaje de ir a Etiopía fue y será el mejor viaje de mi vida: que él nos conociera, conocerle nosotr@s y el maravilloso viaje de este amor correspondido. Lo más bonito que nos ha pasado. Fuimos tod@s. L@s 4. Una verdadera historia de amor.

      Al regresar a casa, con las notas del bloc que escribía cada día para informar a la familia y amistades escribí un libro llamado “el viatge de la nostra vida” (el viaje de nuestra vida). Mi hijo no tendrá fotos ni recuerdos de sus primeros meses, pero tiene un libro explicando el maravilloso viaje que representó el comienzo de nuestra vida en común

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.