¿Qué quieres encontrar?

16
Mamá, mama o mami

Mamá, mama o mami

Hoy rendimos homenaje a todas las malasmadres, este domingo es su día y nos acordamos de ellas. Y como no, para nosotras es el día de la malamadre, nos reivindicamos como las mejores madres que podemos ser aunque sepamos hacer croquetas o coser un botón. No nos importa y seguimos luchando por no perder nuestra identidad y seguir abriéndonos hueco para conseguir un cambio en esta sociedad que no nos comprende. Del sentimiento ser madres, malasmadres, nos habla hoy nuestra colaboradora Sonia López.

CMM_quienessomos_09

*Podéis seguirla en @sonpa70 y en su BLOG.

Mamá, mama o mami. Da igual, diga cómo se diga, tiene una musicalidad especial. Nunca olvidaré el día en el que mis pequeños pronunciaron “mama” por primera vez. Quién lo ha vivido, sabe de lo que hablo. O aquella primera vez que estiraron sus brazos hacia mí porque era la única que les podía consolar.

Yo soy quién soy gracias a la mía. Con sus virtudes y sus defectos, pero le debo todo. Madre no hay más que una y ella siempre ha estado justo en el lugar que más lo necesitaba. Desde que soy madre, la valoro aún más si cabe.

Una madre es comprensión porque sus palabras sosiegan, tranquilizan, porque sus besos y abrazos sanan. Una madre es paciencia en grado extremo por su temple, por su perseverancia, por su serenidad, por su aguante. Una madre nunca baja los brazos. Una madre es amor porque es cariñosa, afectuosa, protectora, tierna, comunicativa, paciente.

Una madre es responsabilidad porque cumple con todo lo que debe, por su competencia, por su planificación, sus dotes organizativas, por su capacidad de asumir riesgos, por su esfuerzo o sacrificio, por su liderazgo.

Supongo que muchos de esos adjetivos  me definen como madre pero en ocasiones no lo siento así. Yo me siento realmente  madre porque en ocasiones pierdo los nervios, porque hay días que me gustaría fugarme a otro país, porque alguna vez he olvidado la cita en el pediatra. Soy mamá cuando sonrío a otra madre que siente que el monstruo de su hijo haya pegado a mi tesoro y disimulo mis ganas de coger por el cuello al diablillo. Soy madre cuando me paso un largo tiempo en la cocina disimulando los garbanzos con brebajes para que no parezcan garbanzos, cuando les pongo más de una capa de ropa encima y les frío de calor, cuando memorizo los poemas de Navidad recitados hasta la saciedad.

Soy mami cuando me emociono cuando me dedican un gol, cuando no puedo dejar de sonreír cada que veo el dibujo colgado en la nevera que me han regalado para mi cumpleaños o cuando se me eriza la piel cada vez que me susurran “te quiero mamá”.

Soy madre cuando recojo un vómito a las tres de la mañana, cuando no dejo de soplar porque se han rascado la rodilla, cuando busco un juguete por toda la ciudad para que sus Majestades queden geniales, cuando me convierto en un ciempiés haciendo 22 cosas a la vez o cuando madrugo para entrenar para no perderme nada de sus tardes.

Soy madre cuando preparo en la silla la ropa del día siguiente, cuando pongo la manualidad que traen del colegio en un lugar destacado del comedor aunque no entienda exactamente lo que es, cuando sólo quedan dos trozos de pizza y finjo no tener más hambre, cuando disimulo mi tristeza o mis ganas de llorar.

Soy madre cuando me levanto a media noche porque tienen sed, cuando no logro sacar de mi cabeza la canción de la serie infantil  de moda, cuando paso la noche en vela controlando que no les suba la fiebre, cuando me muestro cómplice escuchando que les gusta una niña de la clase, cuando me ducho a la vez que pregunto las tablas de multiplicar.

Mis hijos me hacen feliz cuando me dicen que soy la mejor madre del mundo y luego preguntan si pueden jugar a la consola, cuando explican en el cole que las mujeres también corremos maratones, cuando recién levantada me dicen que les gusta mi peinado, cuando disimulan comiéndose el puré de verdura que sabe a diablos o cuando devoramos juntos historias de monstruos o caballeros.

Mis hijos me hacen mejor persona, me dan ganas y fuerzas para seguir adelante. El amor de una madre es el combustible que le permite al ser humano hacer lo imposible.

Y vosotras malasmadres, ¿qué significado tiene este día?, ¿qué es ser madre para vosotras?

——–

Y antes de irnos recordaros:

TENEMOS NUEVOS TALLERES con Demos la vuelta al día. Las reinas de los pintxos y las tapas vamos a ser mientras nos reímos y malamadreamos. 7 y 8 de mayo. Toda la info en el post del jueves pasado AQUÍ.

Malasmadres-DIA-invitación

Y si quieres apuntarte, pincha en los siguientes enlaces: taller 7 de mayo / taller 8 de mayo.

TENEMOS SORTEO DE 5 TATTOOS DE #AMORDEMALAMADRE de soymalamadre.com por contarnos qué te hace sentir #HAPPYMUM en el post de ayer. Podéis participar durante todo el día de hoy AQUÍ.

Malasmadres-tattoo-2

Han comentado...

  1. Completamente de acuerdo en todo. Soy madre por vocación, siempre quise serlo y no me arrepiento de nada, a pesar de las ojeras, las ganas de huir que te dan a veces o los impulsos homicidas cuando hace una trastada. Pero ver su cara cuando me dice “te quiero, mamita” o cuando me abraza porque si quita todo lo malo. Y si todo va como espero, dentro de poco el buenpadre y yo nos embarcaremos en la búsqueda de un buenherman@ para el bicho. Vuelta a la locura pero Con alegría!!

  2. Cada mañana cuando le veo dormir justo antes de despertarle y muero de amor. Y especialmente esta mañana cuando el test me ha dicho q voy a ser bimadre.

  3. ¡Qué post tan chulo!
    No sé si me he parado a pensar qué es para mí ser madre.
    Creo que una rara mezcla de amor incondicional, esfuerzo supremo, cansancio total, besos babosos y caricias a cualquier hora…. O algo así.

  4. Ser mama para mi lo es todo!!! Es descubrir un amor absolutamente puro por un ser que todavia ni conoces pq mide 1 cm en tu barriguita. Es una nueva forma de amar y ser amada. Es volver a tu infancia y volver a ser niña. Es descubrir que en tu interior tienes una leona y que moririas por tu cachorro. Para mi, es mi vida.

    Felicidades mamis!!

  5. “Maaaaaaamaaaaaaa!!” Esa suelo ser la mayoría de las veces.
    Con el agobio, el estrés, la falta de sueño, el cansancio… con todo, es una experiencia única.

  6. Soy Bi-mamá especial y creo que esto me ha hecho pasar mis límites. Entregarme de una forma que jamás pensé, y replantearme mi vida a menudo. ¿Como puedo seguir siendo yo, si estoy siempre pendiente de ellos? Confío más en la vida y en Lo que tenga que pasar. Intentar controlar la vida es volverse loca. No puedo intentar ser perfecta porque el trabajo es infinito y mis fuerzas no. En un entorno cambiante el instinto de protección llega hasta donde se puede. Si no les doy espacio no pueden aprender las lecciones por sí mismos

  7. Totalmente de acuerdo, me siento identificada en cada cosa, y a pesar del caos que a veces se instala en casa, no cambio nada de esta vida.

    Gemma

  8. Es difícil explicar todo lo que es y todo lo que hace una madre sin dejarse nada en el tintero. Pero se vuelve muy sencillo cuando te toca serlo. A pesar de todo el trabajo que dan los buenoshijos, de las horas de dedicación, de llevar una casa con una familia enterita dentro, y de las ganas de libertad y vida propia que tenemos a veces….
    Yo recuerdo perfectamente cuando me pusieron a mi peque en los brazos por primera vez, en el mismo paritorio. Aquella sensación no se puede comparar a nada que haya vivido jamás. Y desde ese día, siempre ha habido sensaciones parecidas con ella y con la buenahija2, que ayer me dijo que me quería más que un piojo gigante…. y yo pensé que era la madre con más suerte del mundo porque un piojo gigante debe ser muuuuuuuuuuuy grande, teniendo en cuenta que se estiró tanto al decirlo que se cayó de culo.
    Y ahora que me veo en esta situación me acuerdo contínuamente de mi madre, que con tres buenashijas seguidas los días se le harían larguísimos, pero seguro que no los cambia por nada. Te quiero mami!!!!!

  9. Pues lo cierto es que yo me paso los días preguntándome si lo estaré haciendo bien… Mi hijo tiene casi siete meses ya, y todo lo observa muy serio, a veces soy capaz de sacarle auténticas carcajadas, pero la mayoría de las veces no sé qué pasará por su cabecita.
    Me dicen que no le canto al niño y que eso es muy bueno, el problema es que no me sé las letras de las canciones infantiles, sí, increíble, pero cierto, y además, algunas veces hasta se me olvidan las pocas que conozco, tanto tiempo sin usarlas… Eso sí, se me da de fábula tararear canciones e incluso inventarme melodías sobre la marcha, con pareados y todo. También le hablo mucho, menos mal que no entiende, le cuento cualquier trochería, desde cómo mami hace las lentejas hasta lo que hay en un escaparate. Espero que todo esto sirva de algo, y también espero que algún día llegue a quererme tanto, a decirme esas cosas a mí también, de momento lo único que dice es “pa, pa, pa, pa…” Hay que fastidiarse…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más