Side Area

No sé estudiar, mamá

No sé estudiar, mamá

laura

– Todo muy bien, pero no sabe resolver sus conflictos

Así terminábamos el curso pasado y digo “terminábamos”, en pretérito imperfecto de la tercera persona del plural, porque a veces pienso que he vuelto al colegio, concretamente a tercero de infantil y me examinan cada día de aquellas materias que ya había superado. En este dejavú constante al que me ha llevado la maternidad de la primogénita, que está a punto de cumplir cinco años, me siento perdida.

¿En qué momento los padres hemos decidido hablar en plural? ¿En qué momento la expresión “tenemos que” se ha instalado con tanta normalidad en nuestras vidas?

Recuerdo perfectamente mi primer examen. Tenía 6 años y ese día Don Manuel nos dijo: “tenéis que aprender la primera lección”. No vamos a entrar en cómo era el sistema educativo en esos momentos, en la obsesión por convertir a los niños en papagayos que vomitaban el texto de carretilla sin respirar y sin por supuesto asimilar conceptos. Afortunadamente en algunas cosas hemos mejorado, pero en otras muchas no y no solo estamos igual sino que vamos a peor.

Recuerdo perfectamente llegar a casa con lágrimas en los ojos y decirle a mi madre con miedo: “no sé estudiar mamá”. Era una hoja con un texto corto, acompañado de dibujos grandes, donde se explicaba “qué eran los seres vivos y qué eran los seres inertes”. No era cualquier cosa para una niña que hasta entonces se había preocupado por dibujar, aprender a leer, copiar letras y jugar. Esto ya era otro nivel, primero de EGB para ser más exactos y para mí en ese momento el asunto tomaba la seriedad de un asunto de Estado. Mi madre pacientemente se sentó a mi lado y me dijo: “tranquila, tú léelo varias veces, compréndelo y verás cómo así lo vas aprendiendo”.

-Vale mamá

Me senté en la mesa y empecé a leer, pero no lo conseguía. Después de una tarde de frustración y miedo a “mi primera vez” fui aprendiendo y al día siguiente, como por arte de magia, supe perfectamente responder a la pregunta del examen: “diferencias entre los seres vivos y los seres inertes”.

Cuando mi madre me recogió aquella tarde, le conté lo bien que lo había hecho. Yo lo había hecho, no lo habíamos hecho. Mi madre me había enseñado, me había acompañado, pero yo lo había conseguido.

Eso es lo que quiero hacer. Pero esta sociedad nos hace sentir “Malospadres” si solo acompañamos y no resolvemos, si solo enseñamos a hacerlo y no lo hacemos. Me niego a hablar en plural y poner en mi boca frases que escucho a diario del tipo: “Tenemos un examen” o “Hemos sacado un 8 en mates” o “Este año nos hemos apuntado a natación”, que luego te confundes y te imaginas al señor de 40 con gorro nadando al lado de su hijo no se vaya a ahogar. Y esto no quiere decir que no tengamos que estar a su lado, que no vayamos a acompañarles en el camino, por supuesto que no. Pero me niego a que lo normal sea que una madre (o padre) acompañe a su hijo a una entrevista de trabajo y le tenga que pedir la señora de RRHH: “por favor, no puede entrar con su madre”, como contaron en el programa de hace unas semanas “De hijos a Padres” de Salvados, que podéis ver aquí.

¿Cómo podemos saber si nos hemos convertido en hiperpadres?

Como dice Eva Millet, autora del libro Hiperpaternidad, a la que pronto entrevistaremos para el blog, “hay dos señales. Una, si no eres capaz de observar a tu hijo sin intervenir a la primera oportunidad. Y otra es cuando se habla en plural de los hijos: “Hoy tenemos un examen”, “Hemos aprobado”, “Hemos suspendido”…”.

Y vosotras, ¿qué pensáis sobre esto? ¿Sois madres/ padres helicópteros, que sobrevuelan a diario sobre sus hijos? ¿Cómo fomentáis su autónomía?

No dejéis de leer el post de Noelia del pasado lunes aquí, donde nos da las claves para acompañarlos, no para vivir por ellos.

Hiperpadres-TIP

Antes de irnos…

Vota tu foto favorita del concurso #MalasmadresOnTour

¡YA TENEMOS TODAS LAS FOTOS de vuestras navidades recopiladas del concurso #MalasmadresOnTour con HomeAway! Ahora solo tenéis que votar a vuestra favorita, la fotografía que tenga más ME GUSTA será la ganadora de la estancia gratis valorada en 250 euros.

No dejéis de participar AQUÍ dándole a la que más os guste.

*¡Podéis hacerlo hasta el próximo jueves a las 23.59 horas! Yeahhhh!!!

49 Comentarios
  • AMAIA

    30 Noviembre, 2016 a 9:04 am Responder

    Y he pasado al “hemos” pero con un adolescente de 15 años. Hasta hace un año todo bien, buen estudiante, facilidad, aunque en casa bastante vago.
    Llega a 3º eso, edad del pavo, y todo al traste.
    En este momento, para intentar que tire y que no se atasque, paso al “hemos” y sigo peleando y examinándome de cosas, que a veces , me quedan grandes.
    Una absoluta desesperación pero o dejo que se estrelle o …
    Yo siempre confío en que cambie la actitud y coja de nuevo las riendas.

  • Ana de cestaland

    30 Noviembre, 2016 a 9:06 am Responder

    bufff… yo en la farmacia una de las frases que más equívocos nos genera es el “Tenemos mocos”.

    Primero les recomendamos un jarabe para el peque y seguido empezamos a recomendarles un jarabe para adultos.
    Entonces la madre, con ojos abiertos como platos te dice: “No, que yo no tengo mocos”.

    Ah… como me habías dicho “tenemos”……

  • Ana

    30 Noviembre, 2016 a 9:17 am Responder

    Una amiga mía me dijo el otro día: No puedo venir al gimnasio porque tengo a bh1 de exámenes. Su bh tiene 8 años y saca todo sobresaliente, pero mi amiga estudia todo el rato con ella. Le dije que la dejara estudiar sola, que era una niña buenísima y aprendería a hacerlo perfectamente. Me contestó preocupada que entonces, a lo mejor, sacaría un 8 ¿De verdad importa que en 3º de primaria saquen un 8 en vez de un 10 durante un tiempo hasta que aprendan a estudiar solos? Me hacen sentir malamadre cuando digo que yo no estudio con mi bh1, sólo le digo que tiene que estudiar para que vaya cogiendo el hábito pero después lo pienso y creo, de verdad, que es mejor para ella, que el momento de aprender por si sola es ahora, con 7 años, cuando los errores y las notas no tienen importancia y le servirán para hacer las cosas bien cuando sí que la tengan.
    Por cierto, a mi amiga le voy a mandar este post para que lo lea 😉

    • Yolanda

      30 Noviembre, 2016 a 10:22 am Responder

      Dejando aparte que… desde cuándo sacar un 8 es negativo? o un 7? o un 6? incluso un 5??? Que vale que hay que educarlos en el esfuerzo, y cuanto más nota sacas mejor lo sabes pero… hay que tener mucho cuidado con no transmitirles que si 8 no es suficiente…

  • Patricia

    30 Noviembre, 2016 a 9:30 am Responder

    A mi en un asignatura de máster (chavales de 23 para arriba) se me ha presentado un alumno a la revisión del examen con papá y mamá, y me he tenido que cabrear con el abnegado padre para que no pasara a la revisión (después de tenerle que buscar la normativa de la universidad sobre revisiones, evidentemente, que él lo “sabia” todo sobre ella). Lamentablemente cada vez se ven más chavales que entran acompañados de sus padres el primer día de universidad… ¿qué tipo de adultos están fabricando?

    • Roseta

      30 Noviembre, 2016 a 9:43 am Responder

      Madre mía!!! A la revisión en la Uni con los padres? Pero por favor!!! Estoy alucinando… jajajaj Por favor, semamos realistas, esto es un error, yse nos está yendo de las manos. Hay que dejarlos ser independientes. Haciendo los deberes con ellos, estudiando con ellos, manteniendolos en casa con todos los lujos, lavándoles y planchándoles la ropa hasta los 30 y pico,… miedo me dá del futuro de nuestro país! Por cierto, sabeis que en Finlandia a los 18 se independizan todos! Si, a los 18, no a los 38… Nosotras diríamos: son muy inmaduros…. jajajaj

  • Taitaienapuros

    30 Noviembre, 2016 a 9:53 am Responder

    Ufff este tema me enfada muchísimo. Para mí el peor fallo son los grupos de whatshapp de padres.Me niego a ser la agenda de mis hijos,lo siento. Yo les pregunto si tienen deberes, o si han estudiado.Saben que nos pueden preguntar si tiene dudas,pero siempre les decimos que nosotros ya hicimos nuestros deberes cuando tocaba.Y si se les olvida algo en casa,lo llevan al día siguiente.No dejamos de hacer nuestras cosas por evitarles una bronca.Confío que así las cosas no se les olvide la ultima vez.
    En la primera reunión del cole,alucinamos que los padres cortaran todo el rato a la profesor,cuestionando todo.No sé si me he hecho muy guiri,pero creo que es cuestión de pura educación. Si desde casa no respetamos a los profesores y su trabajo,por qué lo van a hacer nuestros hijos en clase?

  • SaRa

    30 Noviembre, 2016 a 9:54 am Responder

    Hola,

    Ya es bastante que en primero de infantil tenemos que leerle un cuento y rellenar una ficha cada semana… me niego en rotundo al “tenemos que…” yo ya pasé por el cole, ahora le toca a ella. La ayudaré si no sabe hacer algo pero no lo voy a hacer por ella. Me niego a ser una madre helicóptero. No lo fueron conmigo no lo voy a ser yo.

  • Raquel

    30 Noviembre, 2016 a 9:56 am Responder

    Yo soy malamadre de tres chicos. El buenhijo1 en 1° ESO, solamente me llama cuando tiene una duda o necesita mi opinión para algo concreto…. Hace sólo todas sus tareas desde el comienzo casi.
    El bh2 necesita algo más de atención, el del medio siempre la necesita. Esta en 6° de primaria y alguna vez necesita que le eche una mano con algún trabajo y siempre quiere que le ayude a repasar.
    El bh3 en 3° de infantil, necesita que leas con el y que estés presente en la habitación cuando hace la ficha. Pero con el tiempo se soltará porque se le ve muy resuelto.
    Digo esto porque cada niño es un mundo y reclama de nosotros distintas cosas. Pero sigo pensando que ayudarles en algo concreto o repasar si, pero estudiar y hacer deberes con ellos como si volviese al cole yo no. Básicamente porque necesitan responsabilidad y autogestión y una mala nota a veces les ayuda.
    En casa su esfuerzo son sus resultados…… y cuando ayudó enseguida ellos me echan cuando pueden seguir solos.

  • Clara

    30 Noviembre, 2016 a 10:13 am Responder

    Hola. Mi marido es empresario. No hace mucho puso una oferta d empleo. El día d las entrevistas uno d los aspirantes (28 años) vino con su madre. La señora, después de que se lo pidieran, se quedo fuera; pero al terminar con su hijo ella se acerco a la puerta para hacerle saber lo buen “niño” que era su chico. Esto es lo q estamos criando con tanta protección.

  • Lorena

    30 Noviembre, 2016 a 10:17 am Responder

    Yo todavía no estoy en la fase deberes ni fichas. Pero lo que si hago es fomentar su autonomia. Le dejo que lo intente, si veo que no puede le ofrezco ayuda, otras veces es él el que me la pide. Como es tan cabezón ahora estamos en la fase de ayuda no, pero te enseño. Pues cosas tan obvias como poner la pajita en el batido lo hace desde hace tiempo, cuando niños más mayores ni lo intentan. Pero claro, tienen alguien que les da el batido pinchado,y si me apuras la galleta ya masticada. Pues con esto pienso igual, es acompañar, como he leído antes. No hacerlo nosotros. Por cierto, nosotros si “vamos a natación” pero porque es matronatacion y los padres nos tenemos que meter con ellos ????

  • Yolanda

    30 Noviembre, 2016 a 10:17 am Responder

    No puedo estar más de acuerdo!! Lucho contra ello a diario porque claro… cómo voy a dejar que mi hijo suspenda un examen?? Pues dejando, que tiene 9 años y no le va la carrera en ello, que si suspende aprenderá a responsabilizarse y que no se lo tenga que dar hecho yo… que será menos grave el suspenso de hoy que el fracaso de mañana si sigue dependiendo de mí para ser responsable de sus tareas… Gracias por compartirlo”

  • AMAIA

    30 Noviembre, 2016 a 10:35 am Responder

    Yo también pensaba así y no me considero protectora para nada (tengo una hija de 19 años que estudia y trabaja). Pero que hacer con un adolescente, con cualidades para estudiar, sin ningún problema hasta ahora,en 4º de la eso, en el que se juega quedarse un año más.
    En serio me decís, que mire para otro lado y que lo tire todo a la basura.
    Yo intento que se reenganche, que se vuelva a motivar. Quizás este equivocada …

  • Carlota

    30 Noviembre, 2016 a 10:40 am Responder

    Hola. Como profe podría contar mil y una anécdotas sobre superpadres,la última una madre que me pilló saliendo a las 5 de la mano de mi buenhijo(la gente ya no respeta la privacidad ni horarios) y me asaltó preguntando para cuando iba a decir qué vocabulario (doy inglés)entraba en el siguiente control. Le respondí que no se preocupara que ya lo daría y que además para mí el control era una prueba más. Se indignó diciéndome que si no no tenían tiempo de estudiar con sus hijos. Intento promover la autonomía y responsabilidad entre mis alumnos pero estos gestos lo hechan por tierra. Como malamadre me gusta que mi hijo sea independiente y quisiera mantenerlo durante la etapa escolar que empezará el próximo curso primaria y no me obsesiona que sepa leer o escribir antes de los 6 años. Antes de los 18 aprenderá;)

  • María

    30 Noviembre, 2016 a 10:57 am Responder

    Hola a tod@s:
    Los niños necesitan “estrellarse” de vez en cuando y asumirlo ellos sus propios fracasos y los padres debemos dejar que tengan fracasos. Somos hiperprotectores en exceso. Sufrimos nosotros por ellos y ellos saben que están detrás sus padres, pendientes de todo. ¿Para que se van a preocupar ellos si ya lo hacen sus padres? En el cole es habitual oír: “mi madre/padre/cuidador no me metió el libro”; “se olvidó mi madre/padre/cuidador…” desde pequeños debemos fomentar que hagan sus cosas solos: sus deberes, preparar la mochila, la ropa, la merienda…cada curso ir añadiendo responsabilidades… si no, ¿cuándo lo harán? ¿cuándo serán suficientemente mayores?.. Hoy los niños necesitan “espabilar en lo cotidiano”, nosotros somos sus guías, NO somos sus mayordomos-secretarios… Ufff yo soy madre y profe… cuánto podría contar….
    Saludos.

  • Irene

    30 Noviembre, 2016 a 11:37 am Responder

    Yo me he sorprendido a mi misma hablando en plural y la verdad que me ha dado miedo….
    Y lo peor es que no se como he llegado ha esta situación ????????????????

  • Elena

    30 Noviembre, 2016 a 11:51 am Responder

    Buf! Es increíble! Qúe tipo de personas estamos formando? El otro día me contaron que una chica universitaria se quedó atrapada en un ascensor y llamó a su madre!!! Por favor, aprieta el botón de emergencia!
    Yo de momento con buenhijo1 de 7 años en segundo de Primaria no hablo en plural. El tiene deberes, él estudia. Yo le ayudo cuando hace falta pero no me siento con él. Buenhijo2 en segundo de infantil, de momento no requiere nada en este sentido, pero sí recuerdo que el año pasado por navidad les pidieron llevar una bola de navidad en cartulina decorada y ya os digo yo que más de la mitad de las bolas las habían hecho los padres!! De verdad, estamos tontos o qué? Cuál es el objetivo? ¿No es que aprendan y se diviertan? O el objetivo es que mi niño sea el mejor de todos en todo? Pues vaya una generación que están “fabricando”!

    • malasmadres

      30 Noviembre, 2016 a 5:43 pm Responder

      Sí Elena, eso lo contaron en el programa de radio en el que participé hablando del tema.

  • Serra

    30 Noviembre, 2016 a 2:25 pm Responder

    Pienso que parte de culpa del “tenemos” la tiene el actual sistema educativo. Ya desde el primer año de infantil y los trabajos por proyectos nos obligan a los papás a realizarlos, claro se los mandan a los niños pero un niño de 3,4 o 5 años no es capaz aún de realizar esos trabajos y ahí estamos los padres haciendo murales y demás monerías para el proyecto de ese trimestre. Y de ahí pues ya “pasamos” a la primaria y etc.

    • Maria J

      30 Noviembre, 2016 a 3:06 pm Responder

      Ahí estoy de acuerdo contigo. Yo veo estúpido mandar deberes a niños tan pequeños. No estoy en contra de los deberes pero a partir de cierta edad donde sean capaces de no sólo de hacerlos solo sino de enseñarles a organizarse y la disciplina y eso no puede hacerlo un niño de 6, 7 u 8 años.
      Gracias a Dios, a mis hijos no les mandan deberes. Al mayor que está en 3º le mandan de vez en cuando algo para el fin de semana de leer y contestar preguntas. A él le gusta que me siente a su lado pero yo hago mi trabajo y él el suyo. A ver lo que dura….

    • malasmadres

      30 Noviembre, 2016 a 5:44 pm Responder

      Desde luego el sistema educativo falla.

  • Tere

    30 Noviembre, 2016 a 3:10 pm Responder

    Yo repaso con el buenhijo de seis años, control cada unidad de cada asignatura, así que día sí día no, deberes o repaso. Estando ahí porque si no se distrae, y con las manos bajo los muslos para evitar la tentación de señalar la respuesta adecuada, que hay que permitirle equivocarse para poder permitirle aprender a pensar antes de marcar con el lápiz la primera opción que se le ocurre. Es más largo el proceso, y viene con una M en el ejercicio de los deberes… pero así también aprende que no es infalible y que todos podemos fallar. Hasta le argumento por la respuesta correcta pero si él sigue empeñado en la incorrecta, le dejo que la señale, y después me muerdo la lengua y no le digo “ya te lo dije, esa no era”…él solito se tiene que dar cuenta, y hacer los deberes solito, yo como centinela solamente para que siga sentado y con el lápiz en la mano.

  • anya

    30 Noviembre, 2016 a 8:54 pm Responder

    Yo con los deberes soy un poco madre helicóptero

  • Susana

    1 Diciembre, 2016 a 4:17 pm Responder

    Uff mi hijo no sabe estudiar y yo no lo enseño lo he hecho fatal todo este tiempo porque el es un poco disperso y no se entera de nada en la clase y llega a casa y yo le enseño la lección y los últimos exámenes me he dado cuenta que yo me agobio más que el. Que estoy preocupada con los exámenes y no hago planes porque tengo que estudiar con el. Y ahora como empiezo a dejarlo solo si es un hecho que caera en picada porque al no prestar atención le cuesta mucho trabajo. 🙁

  • Ceceg

    5 Diciembre, 2016 a 7:40 pm Responder

    Está tan de moda esto de la hiperpaternidad como ser una «mala madre» pero con la boca pequeña. Antes si el crío no aprobaba los exámenes y sus padres tenían un nivel cultural bajo, la criatura fracasaba escolarmente. Ni que decir que esos padres «incultos» no podían pagarle clases de repaso. Si sus padres eran de clase media pues a clases particulares.
    Ahora muchos padres ayudamos, acompañamos a los hijos que tienen dificultades de aprendizaje (a veces tb por culpa de más de un maestro con dificultades de enseñanza) e incluso los llevamos a especialistas para que no nos digan que el crío es vago si no que padece algún trastorno que le dificulta el aprendizaje.
    A veces no hay ningún trastorno, es falta de tiempo de maduración, Pero como esto del ritmo de los niños se lo pasan por el forro de la carpeta algunos hiperpadres elegimos ayudar a nuestros hijos, enseñarles lo que no les ha enseñado el fantastico modelo educativo español, con la convicción de que poco a poco llegarán un día a todo sin nuestra ayuda.

Comentar

X