¿Qué quieres encontrar?

15
La sombra detrás de la puerta: pesadillas y terrores nocturnos en los niños

La sombra detrás de la puerta: pesadillas y terrores nocturnos en los niños

Desde tiempos inmemoriales el sueño ha sido objeto de curiosidad, de investigación y de teorías sobre su importancia y utilidad en el ser humano. Esta necesidad biológica nos arrastra a otro plano de conciencia donde diferentes estímulos llegan a nosotros a
través de los sueños. Antes se pensaba, los griegos lo hacían, que el sueño era un vehículo para que las divinidades enviaran los mensajes que les parecieran importantes al resto de los mortales. Eran otros los que los interpretaban, con trampa seguramente.
La cuestión es que si dormimos y descansamos adecuadamente no nos fijamos demasiado en él. Lo vivimos como una actividad placentera y reparadora, una bendición. Sin embargo, si no es así, afecta al buen desarrollo de nuestro día como pocas cosas pueden hacerlo.

El sueño en la infancia

En los niños/as el sueño tiene su desarrollo y sus particularidades. Y es que el dormir y todo lo relativo a él tiene mucha importancia en nuestra especie. Por ejemplo, la mayoría de las veces cuesta que los niños/as duerman solos, que aprendan a estar tranquilos en esa oscuridad que nos envuelve a todos todas las noches. Y es que la oscuridad tiene un sentido evolutivo de peligro donde los depredadores pueden acecharnos sin que nos demos cuenta. Es un instinto que pasa de generación en generación en nuestra especie.

pesadillas-terrores-nocturnos

Los trastornos en niños y niñas

Los problemas que un niño puede presentar relacionados con el sueño, tarde o temprano, consiguen alterar a la familia entera. Por este motivo, aunque los trastornos del sueño suelen ser problemas leves, es importante atajarlos pronto por el nivel de disrupción que puede implicar para todo su entorno.
Dos de las situaciones más frecuentes con las que un niño y su familia se puede encontrar en relación con el sueño son los terrores nocturnos y las pesadillas. Estos dos fenómenos son de naturaleza muy diferente pero muchas veces se les confunde ya que distinguirlos no es nada fácil.

Las pesadillas

Las pesadillas tienen que ver con lo que nos ocurre durante el día. Con la angustia, las malas experiencias, con la atención que prestamos a los pensamientos que nos preocupan, nos atemorizan, nos enfadan. Todo eso se cuela por la noche cuando dormimos.

  • Las pesadillas suelen darse en la fase II del sueño y son más frecuentes en niñas que en niños. El pequeño que ha tenido una pesadilla se despertará asustado, llorando y necesitará de sus padres para calmar el temor que el contenido de ese mal sueño le ha provocado.
  • Sufrir pesadillas de manera esporádica no tiene mayor trascendencia. A todos nos ha pasado en alguna ocasión. Solo significa que por la vida del niño o niña ha ocurrido algo que le ha preocupado o asustado. Pasada esa preocupación el sueño vuelve a ser como era justo antes del episodio.
  • No obstante, las pesadillas pueden repetirse en el tiempo y provocarle interferencias importantes en su vida diurna como problemas de concentración e irritabilidad. También puede presentar miedo, al día siguiente, a la hora de irse a la cama. Recordará lo que ha soñado y temerá que se repita ya que quién las sufre las recuerda con bastante claridad, por lo menos parte de ellas. Es posible que quiera dormir en la cama con sus progenitores, sentir que ellos pueden protegerle allá donde sus sueños le lleven esa noche.

Los terrores nocturnos

Sin embargo, los terrores nocturnos son otra cosa.

  • Ocurren en las fases 3 y 4 del sueño y el miedo que un niño siente en este tipo de episodios es mayor que en las pesadillas. Y no hablamos ya del susto que se lleva la familia la primera vez que presencian que su hijo o hija está sufriendo un terror nocturno.
  • La escena es más o menos así: el niño o niña profiere un grito angustioso, se incorpora de la cama con los ojos abiertos mirando a un punto fijo. Parece que está despierto aunque no es así.
  • Calmarle es muy difícil y su nivel de agitación e incluso de agresividad si se le toca o habla puede ser alto. Al contrario que las pesadillas, los terrores nocturnos no están relacionados con experiencias que se tengan durante el día sino con procesos meramente evolutivos.
  • A la mañana siguiente el niño o niña no recuerda nada o tiene un recuerdo muy vago y lejano de que algo ha podido ocurrir esa noche, pero nada más. Por lo tanto no pondrá problemas a la noche siguiente a la hora de ir a la cama.

pesadillas-terrores-nocturnos-tabla

Diferencias entre los terrores nocturnos y las pesadillas: tabla propia

Así que los terrores nocturnos no suelen causar mayores problemas en la vida del niño más allá del propio episodio, sobre todo porque no lo recuerdan y su frecuencia va disminuyendo a medida que cumplen años hasta su desaparición total llegada la adolescencia. Pero las pesadillas frecuentes pueden indicar que hay presente, en la vida del niño, algo que emocionalmente le perturba mucho y que no sabe
manejar. En ese caso habría que indagar en las posibles circunstancias del pequeño para saber qué es lo que puede estar ocurriendo.

¿Qué se puede esperar tras una pesadilla?

No es raro que a la noche siguiente de sufrirla el niño o niña despliegue pequeños rituales encaminados a combatir su miedo con el objetivo de conciliar el sueño lo más rápidamente posible, como llevarse algún peluche a la cama o colocar objetos de su habitación según determinado criterio.

Es normal que esto ocurra y hay que ser permisivo con este tipo de comportamiento que, por lo general, duran poco tiempo y no ocupan demasiado espacio en la rutina del niño o niña.

En cuanto a dormir con papá o mamá no es muy recomendable que se utilice como manera de calmar una pesadilla ya que puede perder la autonomía que ya ha adquirido si el niño o niña duerme solo y puede fingir que las ha tenido para volver a dormir con ellos.

En cuanto a los terrores nocturnos…

El mejor método de actuación, en el momento en que se dan, es acercase a su cama y tranquilizarle con palabras suaves, sin tocarle o hacerlo lo mínimo posible si se muestra receptivo para ello. Hay que darse cuenta de que pueden vivir el contacto como una amenaza o agresión, sin serlo, y responder defendiéndose del posible atacante con patadas y puñetazos. Los terrores nocturnos suelen durar de 1 a 10 minutos y la idea, tanto en las pesadillas como en los terrores, es que el pequeño vuelva a conciliar el sueño lo antes posible.
Hay que tener en cuenta, en el caso de las pesadillas que son los fenómenos más problemáticos de manejar al día siguiente, que se puede enseñar al pequeño o pequeña a derrotar en sueños a cualquier monstruo por terrorífico que sea, ya que en los sueños todo vale. En sueños se puede ser un superheroe o superheroína con cualidades extraordinarias, se puede matar a una bruja o esconderse muy bien de alguien que le da miedo. Puede vencer a quien quiera. Solo hace falta hablar con él durante el día sobre el tema y planificar qué poder sería el más adecuado para derrotar a lo que le provoca miedo ya que estas estrategias se colarán en su sueño mientras duerme.

Y vosotras Malasmadres, ¿tenéis alguna duda al respecto? Os esperamos en los comentarios.

Han comentado...

  1. Buenos días, mi buenahija de 8 años tuvo terrores nocturnos desde los 2 años hasta los 3. Ahora de vez en cuando tienen pesadillas, pero lo que más nos preocupa es que desde muy pequeña se despierta, entre las 3 y las 5 de la mañana y se viene a nuestra cama. Hay rachas que está sin venir y luego de nuevo comienza otra vez. Hablamos con ella, le preguntamos si tiene miedos, por qué viene… Pero no sabe decirnos. A veces le decimos que vuelva a su cama y la acompañamos, pero otras veces estamos tan cansados que no podemos decirle nada, tan solo aceptar que se venga con nosotros. Es un no descansar…

    1. Mi hija comenzó a tener terrores nocturnos con 1 año y poco, al principio no sabía lo que era hasta que empecé a informarme sobre el tema. Eran pocos minutos muy angustiosos porque su cara expresaba terror y no había forma de consolarla. Normalmente se levantaba de la cama y daba vueltas por la casa y yo detrás de ella para que no se hiciera daño. Nos dimos cuenta que después de 3 o 4 bostezos, se le pasaba y volvía a dormir, así que allí nos poníamos mi marido y yo a bostezar delante de ella para contagiarselo y que pasara pronto..jajajaj. Tuvo un episodio más fuerte en el que era consciente y nos explicaba que estaba despierta y a la vez había imágenes en su mente. En esta ocasión la llevamos al médico y le hicieron pruebas de sueño pero todo estaba bien.
      Ahora tiene 10 años y suele tener pesadillas pero los terrores nocturnos desaparecieron.

    2. Beatriz, mi hija tiene también 8 años, y puedo decir que llevo practicamente ese tiempo sin dormir bien. Le cuesta dormirse y absolutamente todas las noches se despierta y va a buscarme, unas veces la acompaño hasta que se vuelve a dormir y yo regreso a mi cama, otras pues la dejo a mi lado, otras me quedo durmiendo con ella… pero se convierte en algo agotador. Algunas noches ocurre una vez, pero otras muchas dos y tres…Ella dice que lo hace porque no puede dormir sin mi!!!
      Ante no encontrar una solución, sólo me planteo: mucho amor y paciencia..y ver que hay otras madres que viven esto, la verdad ayuda.

  2. En este caso la que sufre los terrores nocturnos es está mala madre, a mis 37 años despierto en medio de la noche a toda la familia gritando y levantada. El buen padre hace lo imposible por calmarme y me suele despertar. Con el corazón a mil por hora y una angustia que no puedo controlar intento volver a dormir. He tomado la decisión de tomar infusiones relajantes, leer antes de dormir y practicar deporte pero en realidad es algo que no puedo dominar y hay temporadas que no me sucede y otras en que es horrible.

    1. Hola, Teresa.

      En la edad adulta es raro encontrar estos problemas del sueño. Te aconsejo que pidas opinión médica para que puedan valorar qué es lo que puede estar provocándote esta situación tan angustiosa.

      Un abrazo.

  3. Hola nosotros estamos justo estos días con este problema. No sabemos si son debido a fiebres muy altas que ha tenido o se le a juntado todo. Nos tiene preocupados por que lo pasa mal, con tu explicación creo q tubo las dos. Un día pesadilla pero se acordaba de ella pero tenía un cara de horror que parecia, pero después al los dos días nos pidió dormir con nosotros y le dejamos. Porque él siempre duerme del tirón en su habitación desde siempre.
    Espero que se le pase pronto, gracias por el post

  4. Hola! Mi buenhijo menor, que en febrero cumplirá 3 años, lleva con terrores desde el año y medio. No se cuanto duran exactamente, pero a mí se me hace eterno. Si le hablas, peor. Si lo tocas, peor. Cada vez parece que va a menos, pero cuando sucede.. ay! Por lo demás, desde siempre, desde que duerme en su cama (a ras de suelo en su habitación), sobre las 3/4 de la mañana, se viene a nuestra cama, se toma un dedín de biberón de leche que tenemos preparado en la mesita, y continua durmiendo tan agusto entre sus padres. 🙂 Sin embargo la buenahija mayor, que tiene ahora 7 años, duerme como una piedra desde que tenia 6 meses toda la noche del tirón. 🙂

  5. Hola,

    los que tenemos peques sabemos lo que es despertarse y tener que estar con ellos un rato, es normal tener pesadillas, incluso nosotros las tenemos, pero como bien dices hay que saber gestionar o afrontar el problema, normalmente sólo es un rato malo si se ya es todas las noches hay un problema detrás.

    Saludos,

    Anabel

  6. Nuestro peque empezo con los terrores nocturnos… y estamos súper angustiados! Desde este verano co 22 meses….. incluso en la primera fase del sueño…. más bien diría que en todas las fases!! Ahira vamos teniendo menos episodios pero cuando tiene el primero tenemos que acostarnos con el…. hemos probado de todo y sin éxito alguno!!! Solo nos queda esperar…

  7. Beatriz, mi hija tiene también 8 años, y puedo decir que llevo practicamente ese tiempo sin dormir bien. Le cuesta dormirse y absolutamente todas las noches se despierta y va a buscarme, unas veces la acompaño hasta que se vuelve a dormir y yo regreso a mi cama, otras pues la dejo a mi lado, otras me quedo durmiendo con ella… pero se convierte en algo agotador. Algunas noches ocurre una vez, pero otras muchas dos y tres…Ella dice que lo hace porque no puede dormir sin mi!!!
    Ante no encontrar una solución, sólo me planteo: mucho amor y paciencia..y ver que hay otras madres que viven esto, la verdad ayuda.

  8. Tengo una niña de 9 años que no consigue dormir, antes dormia con su hermana mayor en la misma habitación, en literas, ahora tiene su propia habitación, y no quiere dormir sola. Decidí dormir con ella en la habitación, y llevamos 15 días que no pega ojo, ni ella, ni yo, dice que la da miedo la oscuridad, la pongo lamparita y me dice que la da miedo las sombras, todo son miedos. La llevé al pediatra y me dijo que tiene que afrontar los miedos y saber superarlos, me dijo que no la mandaba nada para ayudarla a dormir. Si es verdad que hace tres años sufrió bulling en el cole, lo sabe el pediatra. ¿Qué consejo me dais para ayudarla a dormir, y que lo haga sola en su habitación?
    Que vuelva a ser una niña feliz y sonriente.
    Muchas gracias.

  9. Mis buenoshijos gemelos tienen 15 meses y no saben lo que es dormir toda la noche del tirón….se despiertan alas 2…3…5..6…y siempre llorando y muy asustados…no sabría decir que es lo que les ocurre, me dicen que son muy pequeños para los terrores nocturnos… así que no sé dónde agarrarme 😩
    A día de hoy no sé diferenciar entre pesadilla y terror nocturno.
    Dormimos los cuatro en la misma habitación con dos camas unidas, esa es mi única solución que encontré para poder descansar, me tiro toda la noche en vela y luego me tengo que ir a trabajar…. así cuando se despiertan llorando siempre estoy cerca para abrazarlos e intentar tranquilizarlos 😔

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más