¿Qué quieres encontrar?

8
Mi relación con las redes sociales

Mi relación con las redes sociales

Una relación de amor y odio

Recuerdo perfectamente que lo pasaba regular cuando el chico que me gustaba no me correspondía, mientras mi madre me recordaba: “hija, quiérete a ti misma, eso es lo importante”. Era una Drama Queen, ahora me río de mí misma y de pensar que esos eran “mis grandes dramas de la vida”. Por suerte , conocí al buenpadre y aunque no voy a decir que los inicios fueran fáciles y que no discutimos porque sería la mentira más grande jamás contada, estamos en un buen momento. Cada vez nos entendemos más, respetamos nuestros espacios y sabemos cuáles son los roles que asume cada uno, lo que ayuda mucho a la corresponsabilidad y a hacer equipo.

Pero el “ni contigo ni sin ti” sigue en mi vida con más fuerza que nunca en forma de:

Dos buenashijas que amo con locura pero que me desquician cuando…

  • La buenahija1 se levanta o acuesta con ganas de contarme toda su vida en verso, entra en un bucle infinito que es imparable. Además ella requiere atención de los 5 sentidos, tienes que mirarla a los ojos porque si no… “mamá, es que no me escuchas”. Esto lo confesaré solo a vosotras porque a ella nunca le diré que es muy cansina, pobre mía, porque lo echaré MUCHO de menos el día que se convierta en una adolescente encerrada en sí misma sin querer contarme su vida. Así que yo fomento cada noche que me cuente su día, aun a sabiendas de que no habrá momento de parar, preguntándole “hija mía, qué ha sido lo mejor y lo peor del día”. Y luego, cuando se duermen, sonrío y me hace feliz haber tenido esa conversación.
  • La buenahija2 no se queda atrás y me lleva al límite cuando entra en bucle infinito de “tengo hambre” cada media hora o cuando decide despertarse no una o dos veces, como es de costumbre, sino hasta cinco veces una misma noche. Además ella no entiende el concepto de jugar sola o con su hermana, sin gritar, pelearse o reclamarme. Intensidad a tope ya sabéis… Pero igual de intensos son sus besos “apretaos” y en ese momento todo parece merecer la pena. Pero que conste que no me quejo, ¡eh! Bueno, sí, un poco, pero lo que faltaba es no poder quejarnos y ser 100% perfectas, ¿no?

El caso que este “ni contigo ni sin ti” no solo lo tengo con ellas, también con alguien más, que me engancha con esa fuerza desmedida y contra el que lucho a diario por tener una relación de bienestar y equilibrio. Lo miro a última hora de la noche y a primera hora del día. Me da las buenas noches y los buenos días. Cuando estoy sin él siento que va a pasar algo importante y me lo voy a perder y cuando lo miro siento a veces que estoy perdiendo demasiado el tiempo. Sí, es MI MÓVIL y su capacidad de hacerme reír, disfrutar tantísimo de vuestros mensajes, pero a la vez me demanda tanto que a veces me entran ganas de lanzarlo al infinito para que se pierda para siempre. Consciente de lo que supone esta relación amor-odio tengo mis truquillos que comparto hoy con vosotras. Con un objetivo, no hacerlo solo por mí, que es lo más importante, si no también por el ejemplo que tengo que dar a mis buenashijas. Por eso ayer en la encuesta que hemos lanzado “Tenemos like” es lo primero que quería conocer de vosotras: vuestra relación con las tecnologías. Así que no dejéis de contarme AQUÍ.

encuesta

Mis trucos son estos:

TIP 1. Siempre tengo el móvil en silencio. Y las notificaciones apagadas. Imaginad la de notificaciones que recibo. Si tuviera que escuchar el pitido constante me volvería tarumba.

TIP 2. Lo apago de vez en cuando para descansar de él. El fin de semana lo dejo olvidado en casa y pongo horarios a su uso. No quiero que mis hijas crean que tienen a una madre pegada a un móvil y sé que a veces entre semana pasa, así que el fin de semana tengo que ver la vida pasar más allá de una pantalla.

TIP 3. Le doy la vuelta para que no moleste demasiado. Cuando estoy en una reunión o comiendo con una amiga, siempre le doy la vuelta. No quiero que él sea el protagonista en esos momentos porque necesito estar presente. Lo que llama “mindfullness” ¿no?

TIP 4. Hacer detox de redes sociales. En vacaciones hace un tiempo decidí desconectar de las redes sociales. En una relación de amor-odio no hay nada como alejarse un poco para luego volver a verle con más ganas, ¿verdad? Pues eso.

redes-sociales

*Ilustración de Belén García-Mendoza.

Ahora cuéntame tú…

Me gustaría que me contarais cómo es vuestra relación con el móvil y las redes sociales

Espero vuestros TIPs mientras recuerdo cómo era la vida cuando la gente no te perseguía por email, teléfono, whatsapp, esperando una respuesta inmediata. Pero también cuando salíamos al cine, llamábamos a nuestros padres desde la cabina y no sabían nada más de nosotras. Las tecnologías me han dado este club, me han dado este proyecto maravilloso y nos permite conectar con personas, conocer y ser parte de muchas cosas de manera fácil y rápida. Pero tenemos que saber gestionar su uso cada día, para disfrutar de ellas y también para ser ejemplo de nuestros buenoshijos/as.

Han comentado...

  1. Yo soy super dependiente, tuve que tener una coach y ahora he vuelto con otra, estudio con el teléfono y eso no beneficia nada porque cada vez que me llega una notificación la abro, a ver si poco a poco uso tips para quitarme

  2. Buenos días!

    Lo primero de todo, muchísimas gracias por este artículo y por los tips, me alegra saber que no solo soy yo,la que pasa, a veces, demasiado tiempo con mi “time consumer”
    Básicamente lo llevo fatal, paso demasiado tiempo en mi móvil, y es que, Instagram me lleva loca. Tanto en mi página como en mi perfil personal y esto, es un disloque. A veces, me siento tan mal a posteriori (porque claro en el momento no me doy cuenta), es tiempo que estoy “perdiendo” con mi peque, ya que no va a ser peque toda su vida! Así que empiezo HOY con esos tips, eso sí, mala madre SIEMPRE.

    Un beso y, enhorabuena por tu labor! Nos ayudas a todas

  3. “Ni contigo ni sin ti” … jajajjaja … igualito me pasa a mi con el buenhijo (11 años), me habla sin parar de fútbol, fútbol y más fútbol; y yo ahí estoy aguantando el chaparrón e ingenua de mi, pensando que quizás así cuando se convierta en ese adolescente encerrado en si mismo (que dices tu), puede que me cuente “sus
    cositas”.

    En cuanto a mi relación con el móvil, parecido a lo que tu haces…
    – Notificaciones en silencio; entiendo que si algo es muy urgente me llamaran por teléfono.
    – Cuando estoy en alguna sala de espera, no lo saco. Me da como vergüenza, cuando veo a todo el mundo a mi alrededor que esta con el móvil. Si estoy sola cojo una revista y a esperar, y si estoy con el buenhijo jugamos al veo veo.
    – Intento a partir de la 10 solo utilizarlo para escuchar algún podcats o ver vuestros vídeos (los veo por fasciculos)
    – Si estoy con amigas, no lo saco. Lo dejo en el bolso con el volumen alto por si hay algo urgente y me llaman.
    – Antes usaba la agenda del móvil, pero este año llevo una de papel. Me dí cuenta que muchas veces cuando tenía que consultar algo en ella, lo miraba todo menos la agenda… perdia mucho tiempo.

    Más o menos …

  4. Yo soy superdependiente. Como ya soy mayor (abuela), recuerdo perfectamente cuando no existía y su comienzo, pero tengo que decir que fui de las primeras en usar las nuevas tecnologías en mi franja de edad. Creo que es una herramienta de trabajo y sobre todo de trabajo participativa completament milagrosa y no concibo prescindir de el. Cuando tengo algo más importante que hacer (leer, hablar con alguien, escuchar algo…) lo silencio y le doy la vuelta. Sin problema.
    Quizá por haberlo adquirido y no nacido con el, me resulta extraño considerarlo un problema. Para mí es un invento maravilloso y espero con mucha ilusión su futuro

  5. Yo también miro cada notificación que me llega, cada whatsapp, cada mail,… nunca tengo notificaciones pendientes, y eso significa que me paso el día pegada al teléfono, sin ser ejecutiva ni nada jajaja He hecho el propósito de no llevármelo a todas partes, al menos dentro de la casa, si no, vaya ejemplo para los peques…

  6. Pues yo misma me pongo algunas limitaciones… cuando vamos a pasar el día con amigos, bien sea de comida, a una casa, al campo, desconecto los datos y dejo el móvil apartado (en el bolso, en el carro) no lo llevo encima y me olvido de notificaciones chats y demás … lo considero momento de relaciones sociales , y puedo escuchar una llamada si hay una urgencia (porque un mensaje de washap NO es urgente )… lo mismo hago por las noches cuando me acuesto … la desconexión de datos en reuniones y momentos sociales ayudan a despegarse del móvil muchísimo … besitos 😚

  7. Yo todos los días me prometo a mi misma que en cuanto recoja al buenhijo mayor de la guarde estaré toda la tarde sin meterme 15 veces en infojobs y en LinkedIn buscando curro, pero no lo consigo. Mi truco es desconectar los datos al menos dos veces al día para tener descanso. Cuando hago ejercicio prohibido llevarlo. Y los findes que se quede sin batería y no cargarlo. Pero es difícil…

  8. Yo tengo puesto el móvil en “no molestar” desde las 10 pm hasta las 7 am del otro día, más allá de eso no me veo dejándolo. Y es que lo uso para todo, desde trabajo hasta entretenimiento.
    Existen funcinalidades del mismo móvil como digital wellbeing que están diseñadas para limitar el tiempo que se utilizan, no las he probado pero he escuchado que si funcionan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más