¿Qué quieres encontrar?

23
Ellas opinan: ser mujer y tener un problema de salud mental

Ellas opinan: ser mujer y tener un problema de salud mental

Obertament es una entidad que lucha contra el estigma y la discriminación que sufren las personas que han tenido o tienen algún problema de salud mental. Con motivo del Día Internacional de la mujer, han lanzado la campaña “Ni histéricas, ni silenciadas” para denunciar la doble discriminación que supone ser mujer y tener un problema de salud mental. Una de sus activistas nos cuenta su experiencia, cuestionada por triplicado por ser mujer, por tener un diagnóstico de salud mental y por ser madre.

triple-estigma-collage

Si eres mujer vas a ser constantemente cuestionada, si eres madre todavía pondrán más en duda tus decisiones, pero si encima te han diagnosticado alguna vez en tu vida alguna patología relacionada con la salud mental sentirás que todo el mundo tiene derecho a opinar sobre lo que haces o dejas de hacer… todos menos tú.

Yo creo que he tenido depresión siempre, que me ha acompañado desde la adolescencia, o no, no lo sé, porque si mi constante malestar no hubiera sido anímico sino físico habría tenido controles regulares a lo largo de mi vida, estar triste o no acabar de ser feliz, aunque lo tengas todo, no es motivo para que la sanidad pública te dedique sus recursos con asiduidad. De hecho, nunca he ido a un psicólogo (o psicólogas, siempre) que no fuera privado.

Durante el embarazo creía que iba a ser, por fin, plenamente feliz, pero estaba despierta hasta las cinco de la madrugada cada noche. Le eché la culpa a la incomodidad de la barriga y después me di cuenta de que ya no estaba bien. Estaba triste aunque estaba feliz y… ¿a quién vas a decirle que estás triste cuando estás a punto de parir?, ¿tenía depresión preparto? Por supuesto, me lo tragué todo, e hice como que no pasaba nada. Me metía en la bañera hasta que me dormía al amanecer y luego me iba a trabajar porque estar embarazada no es estar enferma y no quería que me dieran la baja por miedo a que me afectara al volver de la baja maternal. (Spoiler, aun así, las cosas no fueron como esperaba).

Y cuando te conviertes en madre (cuando me convertí en madre) quieres ser la mejor madre del mundo y piensas que todo será color de rosa, como en las películas. Quieres llegar a todo y ser perfecta, sin quejarte y sin pedir ayuda. Entonces te das cuenta de que no puedes, y te hundes y te culpas a ti misma. Eres malamadre, malamadre de campeonato… y encima estás triste y lloras a escondidas (que nadie te vea llorar, quejica, ñoña, blanda) y entras en el bucle de la culpabilidad y la crítica. Porque hasta tu madre te hará daño sin querer: “esto en mis tiempos no pasaba!” Y de la suegra ya ni hablamos.

Así te haces pequeña, te hacen pequeña, desde el momento de la epidural hasta las visitas con enfermeras en la revisión del médico. Porque quieres hacerlo todo bien y sientes que lo haces todo mal y, ¡ay amigas!, hay una personita que depende de ti y a la que sientes que estás fallando. No te dicen que no vales, pero tú lo sientes así y te lo crees, porque ya lo creías de antes.

Y te encuentras metida en la cama con un niño pequeño. Y ya no es que quieras dormir, es que si pudieras te meterías dentro del colchón… Y dejas al niño en el colegio y te duermes hasta la hora de recogerlo, pero no se lo dices a nadie porque sabes que nadie lo va a entender, tienes todo el tiempo del mundo y te dedicas a dormir o a no hacer nada. Y si no haces nada te acabas creyendo que no eres nada.

triple-estigma-tip

Luego piensas: ¿Y si hubiera sido el padre? ¿Si un hombre con depresión anuncia que va a ser padre lo miran con cara rara, se asustan los de su entorno, están pendientes en todo momento? Hasta donde yo sé un padre, cualquier padre, que lleva a sus hijos al cole por la mañana o los pasea en la mochilita es un padrazo… Ya si los lleva al parque estará nominado a padre del año (y la gente pensará que los ha llevado él porque la madre ha aprovechado para hacer sábado, lo que es verdad en muchos casos).

Por otro lado, cada cierto tiempo tenemos la desgracia de encontrarnos con titulares que nunca querríamos leer y que aún aumentan el estigma que sufren las personas con algún problema de salud mental mujeres y madres. El triple estigma. Y tú misma te preguntas si la depresión controla tu vida o si lo haces tú. Y si tu hijo se merece una madre así y en cómo le estás influyendo. Incluso, en el embarazo pensaba a menudo: “Que no sea como yo, que no sufra sin motivo, que no pase nunca por esto”.

Y vosotras Malasmadres, ¿habéis pasado por una experiencia similar? Os esperamos en los comentarios.

Antes de irnos…

Si quieres contarnos tu historia como lo ha hecho la Malamadre anónima de hoy. Escríbenos a hola@clubdemalasmadres.com.

¡Te estamos esperando!

Han comentado...

  1. Enhorabuena por contar tu historia. Hay tal estigma que hasta he dudado en si poner mi nombre verdadero aquí (que lo he hecho). Por dios, qué presión… Totalmente identificada con todo, TODO. Subrayo y comento varias frases muy importantes para mí:

    · “Si eres mujer vas a ser constantemente cuestionada” -> Aún trato de no indignarme cada día cuando lo veo o me pasa, constantemente, y cuando lo digo encima no me creen o le quitan importancia (hombres y mujeres). Estudié una carrera mayoritariamente masculina y era la mejor de la clase, trabajo entre hombres y me pasa lo mismo. Jamás recibo ni la mitad de “palmaditas” que el resto y sigo siendo la “niña”. Horrible.

    · “si mi constante malestar no hubiera sido anímico sino físico habría tenido controles regulares a lo largo de mi vida -> Cierto y triste, y si encima acudes por lo privado y se lo cuentas a alguien serás “la sensible”, la blanda, la quejica… Cuando es todo lo contrario, se requiere de mucha fuerza para pedir ayuda cuando estás mal y querer hablar los problemas (una gran mayoría los barre debajo de la alfombra).

    · “sentirás que todo el mundo tiene derecho a opinar sobre lo que haces o dejas de hacer… todos menos tú.” -> Estoy por tatuármelo en la frente para cuando hable con la gente, ay que santa razón!

    · “no se lo dices a nadie porque sabes que nadie lo va a entender, tienes todo el tiempo del mundo y te dedicas a dormir o a no hacer nada. Y si no haces nada te acabas creyendo que no eres nada.” -> Esta es la peor parte para mí, la incomprensión y el aislamiento que lleva asociado, la fuerza que hay que sacar para seguir para adelante sin que nadie se de cuenta ni lo valore, insisto, porque si se cuenta se menosprecia y te juzgan.

    · “¿Y si hubiera sido el padre?” -> Toda la razón tristemente. También me he topado con personas (mujeres y hombres) que me han llamado de todo y cuando les ha pasado a ellas…

    EMPATÍA. Tolerancia. Solidaridad. Mente abierta. Información. Comunicación. SALUD global.

    Falta de todo. No puedo más que mandar mi ánimo y apoyo, no es que estemos solas es que no se nos ve. Es un asco y más duro de lo que la mayoría se piensa. Yo vivo en un “mundo paralelo” donde esos conceptos sí que existen, porque no debería ser tan difícil comprender a las personas. Tenemos dos orejas y una boca, hay que escuchar más para comprender, no para responder.

    Esto va para tí, anónima: Seguramente seas mucho más fuerte de lo que te crees y de lo que nadie te ha dicho jamás, sino no habrías llegado hasta aquí. Sé que es muy difícil recordárselo a diario pero es la única forma de compensar la balanza con esas críticas constantes. Debería haber otro club para esto. No estás sola, de verdad. Un fuerte abrazo.

  2. Ai q panzada a llorar, creí que era la única que estando embarazada se sentía triste, lo llevo fatal, dejo a mi buenhijo en el cole y m voy a casa a llorar o dormir, no quiero decirlo pq las veces q lo he hecho me han mirado mal y han contestado sal a caminar, caminar? En serio es todo lo q me vas a decir? Me siento culpable por estar embarazada y triste, por no estar al 100 por 100 con mi buenhijo, sola, pq el buen padre trabaja mil horas y viaja a menudo ( que no le culpo, estoy muy orgullosa de él). Es una cosa temporal, xq cuando nazca la buenahija podré volver a mi tratamiento ( el cual no es compatible con la lactancia materna, que decidir no dar el pecho es otro tema añadido) que es una mierda sentirse así, culpable incluso de haberme quedado embarazada. Espero y deseo que algún día estas cosas pasen a ser visibles y comprendidas. Da miedo decirlo pq mucha gente piensa q no quieres al hijo q esperas, pero todo lo contrario.

    1. No creo que el hecho de padecer una enfermedad mental te impida ser madre, entiendo que todo es relativo, igual que una persona con culquier enfermedad física puede encontrar alguna limitación a la hora de tomar una decisión tan importante. En cualquier caso, en caso de que tu embarazo no estuviese planeado, hay millones de personas que traen niños al mundo y que no se preguntan si están capacitad@s para la crianza, el hecho de planteartelo ya dice bastante de tí con respecto a tu bebé. Deberíamos ayudar al estigma que sufren las personas con enfermedad mental, que por supuesto tiene muy diferentes grados y sintomatologías, como casi todas las otras enfermedades que nunca planteamos como un problema. Esta claro que el estigma es doble en caso de ser mujer, y también está claro que los medios de comunicación, intencionadamente o no, contribuyen mucho a que la enfermedad sea vista desde el mundo como incapacitante y/o agresiva, cuando no es así para nada. Hay de todo y me atrevería a decir en tono jocoso, que he visto locos mucho mas cuerdos que los que tildamos de normales…
      Mi apoyo incondicional a la enfermedad mental, y mi deseo de que algún dia dejemos de juzgarla sin conocerla. Es estupendo que desde aquí se haga eco de lo que significa y se llegue a muchas malasmadres que empticen con este tema.

    2. Pues sí, María Antonia; cuando vuelvas a tu medicación, cuando ya des a luz, todo volverá a su cauce. Te lo dice una que ya ha pasado por ahí. Mucho ánimo

  3. Yo he tenido depresiones desde Siempre, soy hija de psiquiatra y he ido a psicólogos, ahora con una coach buenísima pero siempre piensas que no vales, la gente piensa que vas de víctima y entras en bucle, gracias por comtarlo

  4. Pues mi problema es la ansiedad. Cuando di a luz, tuve un parto y postparto malísimo, estuvo 15 días ingresada por problemas largos de contar que me tuvieron todo esos 15 días sin poder moverme de la cama para nada. Tenía que mirar al techo, no podía girar la cabez. Tampoco me podía incorporar. No podía cuidar a mi hija, ni alimentarla. Fue un drama muy grande. Me dejó traumatizada y ya en el hospital desarrollé ansiedad. Al principio no sabía lo que era, sólo notaba que me ahogaba y que por las noches, no me podía dormir porque pensaba que me iba a morir. Si me dormía, me despertaba sobresaltada pensando que me moría.
    Cuando me dieron el alta seguí con la medicación que tomaba para la ansiedad que había empezado en el hospital. Y a día de hoy tengo épocas buenas, épocas malas, pero la ansiedad sigue ahí. Cuando tengo problemas o preocupaciones resurge y tengo que volver a tomar medicación porque lo somatizo físicamente de muchas maneras (dolores de tripa, indigestiones, cefaleas, mialgias…) y encima tengo que aguantar que mi médico de cabecera me diga que tengo que hacer “mas ejercicio” y que tenga más tiempo para mi. Como si fuera tan fácil!

  5. Soy hija de madre con enfermedad mental desde su adolescencia. Desde que soy madre pienso en lo sola y triste que debió sentirse. Tener y criar a tres hijas en su situación me parece increíble, de verdad. La he echado en falta casi toda mi vida, pero es lo que nos tocó vivir y así lo he aceptado.
    Mi padre no fue para nada una ayuda, toooooda la carga familiar fue para ella, cuando lo que necesitaba era apoyo y responsabilidad total por su parte.
    Hablad, decidlo, por vosotras, por vuestros hij@s. Buscad hasta encontrar a alguien que os comprenda y apoye.

    1. Hola soy mujer de 43 años con diagnostico mental y dos hijos,los adoro e intento cuidar siempre y cada mnt de mi vida,el 70% de los problemas vienen generados x la ignorancia e intolerancia den entorno( CoSA q muy bien se puede combatir e incluso eliminar de la mano de medios de comunicación ( campañas mas continuas para la ayuda contra el estigma e incluso crueldad x la que tenemos q pasar muchimas personas con estos diagnósticos.formación a profesionales del estado en cada comunidad estatal y formación obligatoria no escueta y completa.fui metida una noche en el calabozo x el simple echo de estar diagnosticada,pasaron x alto q no hubiese pruebas y un largo etc..a todas las familias q lleguéis a leer esto.nunca dudéis de nuestro amor x vosotr@s sobre todo hij@s .las personas no estamos echas con moldes,y de alguna manera u otra todos tendríamos algún tipo de diagnostico mental.gracias x la atención un saludo y muchísimo animo!!! Salud y libertad

  6. Hola,

    Yo, no siempre, he tenido depresión o al menos eso creo pero sí llevo muchos años arrastrando un gran vacío y sintiendome así de pequeña aunque haciendo una vida aparentemente normal.

    Llevo muchos años soportando un alto grado de estrés laboral y el ser madre lo aumentó mucho más. En principio, cuando volví de la baja maternal solicité flexibilidad proponiendo trabajar 7 horas diarias en la oficina y la hora restante ( q al final eran 4 ó 5 más) y así no reducirme la jornada ni el sueldo (mi marido llevaba parado un gran período) y me lo concedieron pero por desgracia, de repente, a los 4 meses sufrí una lesión grave de espalda (me podría haber quedado con la pierna izquierda fláccida para siempre y ser usuaria de silla de ruedas y muletas de por vida) y me tuvieron que operar de urgencias. A todo esto mi hija tenía 10 meses, sólo estuve seis meses de baja y trabajando en el portátil desde casa, día y noche, ya que de los dolores tan fuertes no podía dormir y tampoco había nadie en la empresa que supiera hacer mi trabajo porque llevaba años sola en mi Departamento, aún así, solo obtuve palabras de exigencia, infravaloración e ingratitud por parte de la dirección de la empresa y algunos compañeros.

    A mi vuelta me obligaron a reducirme la jornada con su consecuente bajada de salario, todo de forma muy sibilina pero exigiendo que a ser responsable de departamento, si tenía que trabajar en casa para sacar trabajo adelante pues que lo hiciera.

    Todo se resumió a tres años y medio de más estrés todavía, ya que me echaron en cara que el departamento era mi coto privado de caza porque sólo yo sabía hacer las cosas, cuando la responsabilidad de que llevara sola durante tantos años era del Director, ya que la poca ayuda que tenía me la quitó años atrás alegando que había poco trabajo (200 y pico trabajadores a mi cargo, poca cosa).

    Cuando la cosa subió a 400-500 trabajadores le dió por meterme en el departamento todas las sobras y compromisos personales y laborales que le surgieron (con todos mis respetos a esas personas pero no eran las adecuadas ni por formación ni por otras aptitudes para ese puesto) y a echarme en cara que me estaba poniendo ayuda y que hay que ver que no me servía ninguno a los meses.

    El caso es que además de todo el estrés laboral mi vida había sido muy dura (y en la empresa lo sabían) desde que me quedé embarazada de mi hija, ya que al mes y medio de enterarme de mi estado a mi madre le detectaron un cáncer terminal y falleció estando yo embarazada de 7 meses (no llegaron a darme ni el pésame alegando que no sabían cómo localizarme (tengo móvil de empresa y el día del entierro de mi madre estaba cerrando nóminas en remoto para que los trabajadores de mi empresa cobrarán pero no sabían cómo localizarme. Hubo de la Dirección quien me dió el pésame por email) aunque a los 15 días sí supieron localizarme cuando les hizo falta un papel y me había dado yo de baja médica por contracciones prematuras.

    A los dos años justos falleció mi hermana al complicarse una enfermedad crónica, falté a trabajar el día que falleció y el del entierro pero se ve que tampoco lo valoraron. Pero no paró la cosa ahí, siguieron los fallecimientos con tres tías mías hermanas de mi madre y dos primos que se suicidaron a los 28 y 52 años respectivamente. La muerte de éste último ya desencadenó que mi marido me pidiera ayuda terapéutica porque era insoportable ya la situación.

    Después de meses de terapia, de diagnosticarme trastorno ansioso-depresivo y T.O.C. por la autoexigencia, búsqueda de perfección y obsesión por el trabajo, trastorno del sueño, ralentización cognitiva que ha llevado a cometer fallos y tomar malas decisiones en el trabajo y tristeza extrema por la pérdida de familiares y de aguantar una presión brutal y un ambiente más que tóxico en la oficina, me he tenido que dar de baja médica y me siento “culpable”.

    Culpable de no haber podido soportarlo todo, de haber fallado en el trabajo, de haber fallado en casa, personalmente, de estar mal vista por tener una depresión y no haberlo poder autogestionado. Culpable de no poder autogestionar la idea de ponerme mala solo pensar en la oficina y el trabajo,…., Culpable de todo.

    Es lo que ahora estoy trabajando con mi terapeuta pero la sensación es horrible y no se la deseo a nadie, sólo a aquellos que nos hacen sentir así, a esos jefes/as y compañeras/os arcaicos, retrógrados y machistas que te quieren imponer hasta la religión que debes tener. A esos sólo les deseo que pasen por una cuarta parte de lo que pasamos muchas de nosotras en silencio porque no lo aguantarían. Porque además he sufrido más acoso, crítica por alguna que otra compañera/o femenina tóxica/o a más no poder que les desean a los demás lo que ellos no quieren para sí mismos y que se quitan sus grandes complejos con los demás.

    Hay que luchar contra ellas/os.

    1. Es muy duro leerte. Por qué nos hacen sufrir tanto? Qué sentido tiene? Y siento mucho tus pérdidas

  7. Te deseo que ya te sientas mejor y quiero resaltar la importancia de cuidar a las embarazadas y madres recientes. Como dices, cuesta ver que una mujer embarazada pueda sentirse triste y lo que no se conoce no se detecta. Gracias por compartir tu experiencia.

  8. Cuántas verdades juntas, me siento muy identificada..
    Llevo 4 meses de baja por ansiedad y estrés; desde que fui madre me intenté convertir en superwoman; ser la mejor en mi trabajo, la mejor madre, la casa perfecta y, dentro de este mundo tan perfecto; un día mi cerebro se paró, no era capaz de hacer nada en el trabajo, no podía dejar de llorar..
    Estoy yendo al psicológo, estoy aprendiendo y espero volver a ser una mujer feliz, sin sentirme juzgada, sin sentirme peor que el resto…y sobre todo, poder disfrutar de mi hija y que ella disfrute conmigo.

  9. Muy identificada con muchas cosas. Acabemos poco a poco con este silencio, que nos marchita. Animo!

  10. Madre mía!!!!
    No chicas, no somos una “malamadre”, somos muchas, muchas, demasiadas, descuidadas socialmente, criticadas laboralmente (ya está de baja, qué rollo tiene etc..) de la familia política mejor ni hablamos, (qué mala suerte tiene su hijo, hermano…..) amigos que no ven el alcance de la realidad, maridos que no saben, no entienden o simplemente no pueden “ayudar” a veces atacando.
    Vivimos la mencionada EMPATÍA en su estado puro “ja”
    Subscribo lo de todas vosotras aunque sean historias paralelas, veréis si además de mental: depresión con intento de suicidio y un ingreso en una clínica voluntariamente para curar tu mente, tu alma…etc le sumas un par de enfermedades de dolores horribles…. Ya malamadre es poco.
    Te das cuenta que has tocado fondo y un día sin más quieres vivir y rompes con todo, menos con tus hijos, en los que te has dejado el pellejo para criarlo y educarlos para que sean felices principalmente, cuidarlos en todos sus ámbitos.
    Ves tantas cosas amigas y compañeras con depresión que se quedan sin hijos, ni apoyo ninguno, otras que se desviven por ellas su familia y pareja y no pueden, siguen con ciclos de nada feliz, un pelín , algo…
    Pides perdón hasta por Respirar, por sentirte mal, NO MÁS, NO SE PIDE PERDÓN POR TENER ENFERMEDADES!!!!! Y MENOS MENTAL. Valemos y mucho todo cuesta el triple y podemos.
    Mis padres son mi gran apoyo, mis hijos, mis amigos, alguien especial que se cruza en el camino.
    Curada? No no lo creo, pero con ciclos cada vez mejores y más cortos los malos.
    Malasmadres aprendamos a que nos “resbale” las opiniones gratuitas y dañinas.
    No miremos atrás, ni mañana sólo hoy.

    Soy malamadre, mujer, enferma mental, trabajadora, y No CONSIENTO que me afecte más la culpa, retiro de mi vida las personas tóxicas, si estoy mal me acuesto, poco eh?

    Mis queridas malasmadres somos muchas, No estamos solas, me alegro tanto de haber leído vuestros relatos,
    Gracias mi hermana, mi amor, por pasármelo.
    podría seguir y seguir…..y no acabaría…

    1. Madre mía…. Lo de la familia política es… De hecho, me estoy separando. Mi marido no lo entiende.

      Me ha encantado leerte.

      1. Ánimo, a mí me está costando la misma vida, pero en mi caso merece la pena, una vez pasado “el mía culpa” y aprendes que puedes tener vida sola, sientes un descanso, una mochila llena de piedras que has soltado…Al menos en mi caso. Algunos rectifican a tiempo…. espero que sea cual sea tu caso sufras lo menos posible.
        Mil besos

    2. Totalmente de acuerdo con todos los comentarios, la NO conciliación también nos afecta, padecer una enfermedad mental es muy duro porque están rodeadas de incomprensión,si le sumas ser mujer,madre,y tener una enfermedad rara a mayores… BOOM!!
      Todo se nos cuestiona,la salud,la opinión,la valía,MALAMADRE,MALAmujer,MALAesposa,etc.
      Y oír de todo, a mí me han cuestionado hasta el DERECHO a tener hijos, que deberían esterilizar a mujeres con problemas mentales,más en estos días en que las noticias POCO ayudan por desgracia.
      Pero porque no se cuestiona la falta de apoyos reales por parte de la sociedad no sólo a la mujer, a formar una familia,a las personas con discapacidades mentales…
      Igualdad,normalidad,respeto,empatía,la salud mental depende también de la sociedad,de las posturas intransigentes, de la gente que sigue creyendo que tener una enfermedad mental nos convierte en futuros psicopatas y asesinos.
      Los estereotipos también nos afectan,así me he sentido…INVISIBLE,cuestionada por todo sean hechos u opiniones,hasta tu profesionalidad se cuestiona y más si tu deseo es tener una profesión sanitaria, la salud según la OMS es el bienestar físico,psíquico y social ¿cuantas personas tienen todo esto?mas en estos tiempos en que la SOCIEDAD está tan corrompida y falta de valores.

    3. Totalmente de acuerdo con todos los comentarios, la NO conciliación también nos afecta, padecer una enfermedad mental es muy duro porque están rodeadas de incomprensión,si le sumas ser mujer,madre,y tener una enfermedad rara a mayores… BOOM!!
      Todo se nos cuestiona,la salud,la opinión,la valía,MALAMADRE,MALAmujer,MALAesposa,etc.
      Y oír de todo, a mí me han cuestionado hasta el DERECHO a tener hijos, que deberían esterilizar a mujeres con problemas mentales,más en estos días en que las noticias POCO ayudan por desgracia.
      Pero porque no se cuestiona la falta de apoyos reales por parte de la sociedad no sólo a la mujer, a formar una familia,a las personas con discapacidades mentales…
      Igualdad,normalidad,respeto,empatía,la salud mental depende también de la sociedad,de las posturas intransigentes, de la gente que sigue creyendo que tener una enfermedad mental nos convierte en futuros psicopatas y asesinos.
      Los estereotipos también nos afectan,así me he sentido…INVISIBLE,cuestionada por todo sean hechos u opiniones,hasta tu profesionalidad se cuestiona y más si tu deseo es tener una profesión sanitaria, la salud según la OMS es el bienestar físico,psíquico y social ¿cuantas personas tienen todo esto?mas en estos tiempos en que la SOCIEDAD está tan corrompida y falta de valores.
      Son muchos los MIEDOS que una debe enfrentar porque todo en ti se cuestiona,tu CAPACIDAD de ser mujer,madre,esposa,y profesional.

    4. Te apoyo con el corazón y el alma.
      La razón q tienes me saca de mi sentimiento de culpa de q piense q mi hija no se merece una madre así
      Q soy madre soltera trabajo online 24 h cuido a mi hija a mi madre anciana no sé si totalmente carente de empatía o simplemente no sabe ni quiere nunca ha querido aprender a demostrar amor incondicional. Os quiero a todas

    5. Bellas palabras compañera,básico e imprescindible el abandono del sentimiento de responsabilidad x estar diagnostica,compruebo a diario de que ningún progenitor@ en ningún caso lo haga de manera muy distinta a las personas q si llevamos esta gran y pesada mochila,no hay ningún movimiento ni pensamiento en vida de nadie que no tenga q ser cuestionado ética y moralmente.hay q decir basta! Y romper el tabú.basta! Al estigma de personas peligrosas,basta! Tenemos el mismo derecho a opinar en cualquier ámbito de nuestras vidas, teniendo q ser conscientes que somos igual de importantes en nuestro entorno pues somos supervivientes algunas de grandes holocaustos es x ello q podemos tener un ser mucho mas enriquecido y concienciado para no solo la autoayuda sino para crear conciencia de algo q debe cambiarse de manera mas rápida.abrazos ysalud2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más