¿Qué quieres encontrar?

34
Y tus rabietas, ¿quién las cuida?

Y tus rabietas, ¿quién las cuida?

Educar, poner límites, entender y comprender las rabietas de  tu buenhijo las 24 horas al día exige de mucho esfuerzo y dedicación, es nuestra responsabilidad pero no deja de ser agotador. Una malamadre, al igual que los buenoshijos, no está de la misma manera todos los días del año, a todas horas, una malamadre se desborda, pierde la paciencia y a veces los nervios. ¿Quién se preocupa de ti?, ¿alguien se acerca a preguntarte qué tal te encuentras? Probablemente, no. Este es el tema que toca hoy nuestra colaboradora y psicoterapeuta infantil, Olga Marín.malasmadres olga

 

 

 

 

 

 

 

Podéis seguirla en  @mam_om y en su BLOG.

Nos pasamos la vida hablando de las rabietas de nuestros hijos, de cómo gestionarlas de forma sana y respetuosa, de cómo, dónde y por qué poner los límites sin caer en la permisividad ni en el autoritarismo. ¡Es todo un trabajo!

Cuando tu hijo sufre una rabieta y empieza a gritar, a patalear, a tirarse por el suelo, a querer pegarte, ¿qué te pasa a ti? Tu hijo no está en una isla desierta, gritando al viento. Tú estás allí. ¿Cómo te sientes TÚ? Poca gente habla de eso.

¿Cómo te sientes cuando tu hijo empieza una rabieta en plena cola del supermercado y todas las miradas se giran hacia ti esperando que hagas algo, que pongas orden y le des una buena lección?, ¿cómo te sientes cuando tu hijo sufre una rabieta en plena fiesta de cumpleaños de un amigo, o en plena celebración familiar, con la cuñada, la suegra, tu madre y la vecina de enfrente o cuando en lugar de ponerle mantequilla en el pan le pones crema de cacahuete, y resulta que quería mantequilla y arma la gorda?

Nadie habla casi nunca de nada de todo esto. Tú no importas, tú desapareces del cuadro. El niño. Lo que hace o no hace o debería hacer o no hacer el niño.

Sin embargo, tú también sufres las rabietas de tu hijo, tienes que sobrevivirlas, sobre todo si tu hijo tiene un carácter fuerte.

Es mucho más fácil permanecer tranquila cuando puedes identificar la razón de su rabieta. A veces, sin embargo, no es tan fácil usar la parte lógica y racional, sobre todo si tu hijo en ese momento te está queriendo pegar, te está estirando de la pierna mientras tú le estás dando de mamar al bebé, o estás intentando tener una conversación con alguien. En esas ocasiones, qué difícil es mantener la calma y preguntarse: ¿qué le está pasando?”​

Lo que más te gustaría es empezar a gritar con la misma intensidad que él, y en realidad es bien natural que así sea. ¡No somos de cartón piedra!​ Y, a veces, casi inevitablemente, lo haces.

Y entonces es cuando sufres tu propia rabieta. Tus gritos, tus castigos, tu enviar al rincón de pensar, tus cachetes en el culo son tu rabieta.

Pero no tienes que seguir haciéndolo. Respira hondo, y dite: “¡no voy a entrar en esa oscura cueva!” Esa minúscula pausa puede ayudarte un montón. Puede cambiar todo el guión de la película, sobre todo su final.

¿Te has sentido desbordada por el comportamiento de tu buenhijo?, ¿cómo intentas capear el temporal? Cuéntanos tu estrategia para no perder la paciencia.

*Si quieres leer más sobre este tema pincha AQUÍ.

El 15 de marzo nuestra colaboradora Olga Marín empieza  un curso online que se llama “Rabietas y límites para niños de carácter fuerte”. Si tienes hijos entre 1-5 años, o hijos mayores que siguen enfadándose con demasiada frecuencia, te interesa, y mucho. No encontrarás en la red nada igual, ni siquiera parecido.​

¡Un cálido abrazo y hasta la próxima!

Antes de irnos…

No os olvidéis que TENEMOS UN RETO, estamos buscando a #lamasfrescadelclub y ¿CÓMO PARTICIPAR Y CONVERTIRSE EN LA MÁS FRESCA? Muy fácil:

  1. Déjanos un comentario AQUÍ contándonos cuál es “tu fruta o verdura fresca” favorita. Esa por la que mueves montañas, esa que hueles con emoción y esa por la que lloras cuando desaparece porque otro se la ha comido.
  2. Suma puntos subiendo una foto con tu fruta o verdura favorita en la cabeza. Como ejemplo, aquí la mía. Con el hashtag #lamasfrescadelclub o mándanosla a hola@clubdemalasmadres.com.
  3. La foto más divertida se llevará un súper cesta de frutas y verduras de temporada1 cupón por valor de 30 euros más 11 cupones de envío gratuito exclusivo para comprar en el supermercado online de Carrefour.

*Los cupones son aplicables exclusivamente en el Supermercado Online de Carrefour.

Han comentado...

  1. Es verdad que a veces es muy difícil controlarte, sobre todo cuando la rabieta se da como chantaje para conseguir algo que no puede ser, pero perdiendo el control, que a veces pasa, lo único que me llevo es además del disgusto de la rabieta el de no saber reaccionar a ella. Una cosa que a mí me funciona bastante bien es cantar, entró en un trance paralelo concentrándome en la canción, y al final ellos empiezan a escucharte, a veces tardan más y a veces menos, y bajan el volumen poco a poco .

  2. El otro dia, sin ir más lejos…la buenamelli entro en barrena en la merienda, tiró el puré y no había manera de que comiera fruta. Me puse a llorar, pensando que lo hacía todo mal.
    Luego te das cuenta de que no es para tanto, que por un día que no quiera fruta no pasa nada…pero en el momento, me daban ganas de tirar todo por los aires a mí también.
    Suerte que el buenmelli es un santo barón…

  3. No creo que sea una estrategia, pero cuento hasta un millón, al revés, en arameo.
    También intento pensar por qué se ha puesto así y lo digo en alto: “estás enfadado porque mamá no te da chocolate, pero ahora tenemos que cenar el puré y el pollo”.
    No sirve de mucho con mi BH, pero ahí seguimos.

    La buenahija cuando se enfada mucho me dice: “¡Tú a lo tuyo!”
    Y yo le tengo que contestar: “Tú eres lo mio.”
    Las primeras veces se quedaba de piedra, ahora se cabrea más.

    Y es que los dos tienen un caracter de aúpa…

    Muy buen post, Olga, muchas gracias.

  4. Buenos dias!!
    Que gran post!!! Mi hermana tiene 2 niños. Uno de ellos, según ella, con un carácter difícil de gestionar. Y un día me dijo: Laura, y que pasa conmigo? Que pasa con mis emociones? con lo que yo siento??.

    En mi caso, en los últimos 5 años he llorado bastante por quedarme sin recursos frente a rabietas de mi hija mayor de 5 años actualmente. Incluso, en la etapa 2-3 años iba a recogerla a la guardería con una cierta ansiedad por lo que me iba a esperar esa tarde y “miedo” a sus reacciones. Manda narices!!!! Es una niña con muchísimas cosas buenas pero con carácter. Muy impaciente y las cosas se deberían hacer cuando ella dice y como ella dice. En caso contrario puede haber rabieta. Yo tengo tendencia a subir el tono de voz rápidamente (cosa que intento corregir). Creo que me viene un poco de família. Y mi marido, a veces, también. Me lleva al límite cuando le digo que haga una cosa 3 o 4 veces (sin gritar) y no la hace. Y no quiero entrar en chantajes peroooo a veces me quedo sin recursos y o bien acabo con el chantaje o acabo gritando. Porque, el diálogo, a veces o muchas veces, almenos a mi, ya no me funciona. Y lo peor de todo es cuando ella te contesta (gritando): no me grites! No está bien gritar!!! Ahí ya si que me quedo con un sentimiento de culpa….que no veas.

    Yo se que no está bien gritar pero, en ocasiones, en nuestro caso, hemos comprobado que el grito si que la hace reaccionar y obedecer.

    Olga! que hacemos cuando a la 3a o la 4a no te hacen caso? vale el chantaje?

    Un saludo.

    1. Hola Laura, qué identificada con tus palabras, yo también voy con una especie de “miedo” a buscarlo al colegio, pensando a ver cómo se da la tarde! Volvemos a casa en bus y me da pánico el trayecto, a mis 40 años, ¡manda narices!
      Mi hijo ha empezado este año el cole, no está llevando bien el cambio (ya sé que estamos a mitad de curso, ya…), de la guardería salía como un angeloso y ahora cada tarde es un enigma.

    2. Laura,
      Ah jajaja, no no vale, lo siento! Eso es trampaaa!
      Depende de como le estés pidiendo las cosas. ¿Se las pides desde otra habitación, a grito pelao, o vas a donde está ella, bajas a su altura y le pides con respeto lo que quieres que haga?

      1. Hola Olga:
        No sabes lo identificada que me siento respecto al grito después de pedirle a mi hijo (4 años) como 3 ó 4 veces algo y no obtener resultado alguno. Y sí, estoy a su lado y me oye. Al final la única manera de que se mueva es cuando le levanto la voz. He tratado de reflexionar con él, le pregunto por qué nunca me hace caso desde el principio y sabes lo que me contesta? Que es que estaba haciendo algo que él quería hacer, léase ver los dibujos, jugar con cualquier cosa.
        Cuando ya casi me hace perder la cordura es cuando le digo que no haga algo específico y va y lo hace, directamente. Le pregunto por qué si sabe perfectamente que no debe hacerlo y me dice “es que quería hacerlo”. Simplemente ya no sé cómo tengo que hacerlo y me crea un gran estrés. Help!
        Un abrazo y muchas gracias por vuestros artículos

  5. Pues últimamente estoy súper desbordada con el, algunas malasmadres me han visto con el Pollito en acción y se han dado cuenta. Que me desborda? Su independencia y sus ganas de ir a su bola por la calle, que luego en casa sea una sombra y que si yo estoy sentada se venga encima Y se ponga a dar vueltas encima, a darme patadas a que si algo no le viene bien me pegue…y me cansa. Después de 12 horas intensas pon el para intentar hacer algo y aparte jugar con el pues que se ponga a darme patadas no es algo que me motive mucho. Cuando está de buenas genial, pero es que cuando se le mete algo en la cabeza….rabieta por todo. Y si, solo tiene 22 meses pero el peso, el tamaño, motricidad y la fuerza de un niño mayor, pero con el habla y el razonamiento de su edad. La semana que viene empezamos a ir a una madre de día, dos dias, pero creo que lo justo para que se haya despegando de mi, porque sinceramente, yo lo necesito. Es mi hijo, lo quiero con locura, pero necesito un poco de soledad. La soledad está infravalorada.

    1. Nooo, jaja, yo nunca he infravalorado la soledad, es más, la busco, la busco, y consigo encontrarla. Es vital para mantener la cordura, es así.

  6. Buenos días! Porque los niños no vienen con manual al nacer? tengo 2 hijos de 4 y 5 años!!!os lo imagináis???tengo que reconocer que mi hija de 5 años es un bálsamo, tiene sus cosillas pero es un encanto de niña, pero como una niña que es tambien tiene sus momentos de enfado, rabieta y genio y el peke que ya no es tan peke es un bichito, es super movido y travieso..se le ocurre cada una…y si recurro al chantaje, sin chocolate o sin dibujos, al rincón de pensar y a los gritos..sobretodo cuando los tengo que llevar al cole y yo me tengo que ir a trabajar y una vez mas corre que llego tarde…en otras ocasiones con más tiempo si dialogo y razono, a veces lo entienden y otras no les sirve las explicaciones..pero no son niños de muchas rabietas si alguna vez me la lia en un sitio publico, yo paso….y me da igual que la gente me mire, son mis hijos y las normas las pongo yo

    1. Las rabietas en público suelen causar mucha angustia. Yo digo, que cada una vaya a lo suyo. Y se acabó.

  7. Vaya tema de actualidad, jaja. Es horroroso cuando te forman la pataleta en la calle, supermercado u otro lugar con gente y todo el mundo que pasa te da consejos de como superar la situación, como si no tuviéramos bastante con el circo que montan también hay que aguantar comentarios dispares o debates de como enfrentarnos a ello según la experiencia de una buenamadre o buenaabuela desconocida…, la verdad que no puedo con ello

  8. Esto me parece un reto super dificil: el control de las rabietas. Encima todo el mundo siempre opina. Y normalmente no para decirte “ánmimo, no dejes de intertalo. Es díficil pero lo que cuenta es que estés ahí”, que es lo que yo pienso después de tres buenoshijos (el pequeño aún no ha cumplido los tres! es decir, estamos en los “terribles 2”).
    Yo reconocozco que he gritado, he chantajeado, he amenazdo, he sujetado a la fuerza, he llorado!!, he dado algún cachete…..y también sé que muchas otras veces he conseguido gestionarlo tranquilamente. Pero efectivamete, como se dice en e post, somos de carne y hueso, con dias (y momentos) buenos y malos. Y como la varita mágica no existe, pues eso, que hacemos lo que mejor creemos. Yo cada vez me he vuelto más sorda a los “consejos” de los demás, y escuho más a mi cabeza y a mi corazón. Y mira, creo que va así mejor. Eso sí, cuando la cosa se tuerce…..ganas me dan de regalarlos.
    Y para muestra, un botón: recoger de la escuela infantil al peqeño y que se tire al suelo, llore, grite, arañe (añadir aquí todo el reportorio adorable de estos momentazos)…porque quiere quedarse en el cole (!!!) con su amiga del alma. Pero tengo menos de 7 minutos para llegar al cole de los mayores a buscarlos. ¿Cómo se sale de esa? Pues a la fuerza bruta. Sin decir ni mu lo agarré como pude, lo até como pude al carro (bendito carro) y a correr como si no hubiera un mañana. Ah, eso sí, circulando con el carro sólo sobre las ruedas traseras porque el muy……angelito!, ponía los pies en el suelo para que no pudiera avanzar. Y por supuesto, con la sirena puesta a todo trapo todo el caminino, para que el barrio (y madrid entero!) se enterase de la injusticia que su madre estaba cometiendo con él. En fin, que si hay una profesión vocacional, es la maternidad, porque si no…..
    Pero mira,lo que te ahorras en gimnasio con estos entrenamientos militares no veas lo que te luce!! jajaja

    Feliz fin de semana! y ojalá que sea rabietas-free 😉

  9. Uf! LAs rabietas te ponen al límite. Como en todo, depende del niño. Mi mayor apenas tuvo, en cambio la pequeña tiene mucho genio, y tuvo una época en la que llegó a ser insoportable. Creo que yo capeaba el temporal más o menos bien…. pero estaba ( yo) totalmente amargada. No es nada fácil :-S
    Pero en fin, es una etapa más y al final termina pasando.

  10. Yo claramente he ido mejorando con el tiempo. Pero estoy de acuerdo al 100%…desaparecemos del mapa ¿Quién entiende que llevas 3 horas sin dormir y que el que esté gritando en la cola del supermercado ha roto el último nervio que te quedaba tenso? ¿Quién entiende que te eches a llorar porque ese último grito o bofetada ha terminado de romper tu barrera emocional y todo el embalse de frustración, cansancio, culpa… se desborda sin control?
    Poca gente (solo otra malamadre) puede saber dónde estás.
    Yo probé de todo, hasta encontrar la tecla que accionó el resorte de mi hija, que entendió que esa actitud no conducía a nada de lo que ella quería y que las palabras, abrazos y discusiones sin gritos terminaban infinitamente mejor que la técnica de la croqueta.
    No soy yo de fórmulas mágicas, yo me estudié todo el libro de recetas hasta que di con la que funcionaba y entonces comenzó la velocidad de crucero 😉

  11. Mi mayor (ahora tiene 4 años y medio) tuvo su época de rabietas, pero le duró poco. Lo peor llegó con la pequeña (2 años y medio), tiene rabietas desde prácticamente el año de edad y yo lo estuve llevando muy mal, hasta el extremo de llegar a un estrés interno que hacía que se me cayera el pelo.

    Como lo voy superando? Hay días que lo llevo mejor que otros, pero intentar sacar tiempo para mí (me apunté al gimnasio que me ayuda también a canalizar y expulsar el estrés de toda la semana), entender que son solo niñas pequeñas, que llevan su propio ritmo y debo ser yo la que se amolde a este y no al contrario (aunque a veces es muy complicado)…

    La ayuda de los recursos de Edukame.com también me han ayudado, como embajadora de se web os invito a que echéis un vistazo a sus artículos, guías, juegos y actividades. El reto de la paciencia te puede ayudar mucho a superar esta etapa.

    PD: lo de cantar del comentario 1 tengo que probarlo ^__^

  12. Mi buenahija de 3 años, la verdad, es que no suele tener rabietas, al menos pocas conmigo, en la guardería por lo visto, se transforma cual Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

    Yo lo que hago, cuando le dan las rabietas es primero dejarla un rato que grite y patalee y explicarle, el porque no puede hacer o tener lo que sea que quiera, que sí claro, es muy bonito mantener la calma e intentar explicárselo, pero a la buenahija, no le importa lo más mínimo tu paciencia y sigue con la pataleta, así que le cambio de tema, le pregunto por otra cosa y le hago referencia a otro tema, que no se si es lo correcto o no, pero se olvida de la rabieta que tenía por el motivo x y se centra en lo que le digo.

    Señor dame paciencia…

  13. Muchas gracias por este post, yo he sufrido las rabietas de mi buenahija con mucha frecuencia, tiene un carácter muy fuerte y además es muy inteligente…ahora tiene 7 años y aunque las rabietas han bajado de intensidad y de frecuencia todavía hechamos algun pulso de vez en cuando. Yo me he sentido muy sola muchas veces, sin comprender que habia hecho mal o simplemente que habia hecho. Dejamos hasta de salir a comer, cenar o simplemente salir por que era imposible tener un rato tranquilos para hablar o por lo menos comer juntos. Siempre acababa yo en la calle para calmar a mi hija y no molestar a nadie y mi pobre marido comiendo solo. Esta situación como otras tantas parecidas, solo nos llevaba a enfadarnos con ella y al final a enfadarnos entre nosotros. Yo el único tratamiento que he encontrado para las rabietas y gracias a eso ha habido un gran cambio en nuestras vidas ha sido mucho cariño, paciencia, besos aunque ella me pegara, y sobretodo pasar de todo el mundo, que es muy fácil hablar y juzgar pero hay que estar en la situación.y sobre todo no dejar que nadie la juzgue ni diga que es mala ni nada parecido por comportarse asi. Aunque a nadie le gusta esa situación forma parte de hacerse mayor.y hay que aguantar como se pueda hasta que pase ese rato y ya después hablamos y lo solucionamos.

    1. Estoy pasando por un momento también muy duro con mi peque de 4 años y medio que era un santo hasta que entró a infantil sobre todo este curso. Le cambió el carácter totalmente. Antes le recogía del colegio y a los 2 segundos se ponía histérico, se arrastraba por el suelo, no se quería poner el cinturón. Ahora ya sale tranquilo, pero en casa insoportable, me pega a mí y a su hermana, nos llama tontas, es horrible, me saca de mis casillas.Yo sinceramente no me controlaba y terminaba chillando igual que él y era la locura. He tomado la decisión de darle cariño, mucho más de lo normal, porque este niño estaba siempre conmigo y yo le mimaba mucho, ahora con este cambio siempre le estoy regañando y apuntando con el dedo, más algún que otro tirón de oreja, por lo que no hace falta deciros que no funciona la fuerza. Probaré el cariño, y de momento noto mejoría. Sigue pegando y gritando y pasando de las normas, pero al menos reconoce que se porta mal, y que quiere cambiar.

  14. Bua! Nuria, acabo de leer tu mensaje. Que difícil.
    Y tu cambio de actitud es admirable.

  15. Pus es verdad que me molesta mucho más cuando no sé qué narices le pasa. Es muy pequeño y las rabietas acaban de empezar, pero eso, si es que quiere no sé qué o no le sale lo que sea o tiene sueño y está susceptible, lo llevo bien. Si no entiendo el motivo subyacente me pongo muy nerviosa. Voy a trabajar conmigo misma en eso porque vaticino unos años divertidos, que apunta maneras el enano…

  16. Hola!

    El enlace del curso para las rabietas no funciona! please arreglarlo que estoy muy interesada!

    Y si, yo ultimamente sufro de mis propias rabietas mas a menudo de lo normal… tendiendo en cuenta que llevo semanas o meses sin dormir bien por tener un bebe de 11 meses y un niño de 3 años con un carácter indomable.
    La teoría es taaaan bonita y la realidad taaaaan cruda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más