¿Qué quieres encontrar?

12
10 cosas que todos los niños deberían aprender

10 cosas que todos los niños deberían aprender

Que mis buenashijas sean una personas con sentido común y crítico además de buenas personas es de las cosas que más me preocupan. Muchas veces, nos dejamos llevar porque aprendan, tengan conocimientos y se formen todo lo que puedan, sin duda algo importantísimo en la vida. Pero en paralelo debemos transmitirles esos valores en los que creemos y que son el complemento perfecto para su desarrollo personal. Que sean felices y sobre todo que les haga felices lo que consigan en la vida es de las cosas que me parecen más importantes. Hoy Sonia López, te da su listado de aprendizaje para los buensohijos. ¡No te lo pierdas!

fichas-sonialopez

* Podéis seguirla en FacebookTwitter y en su BLOG.

– Mamá, ¿qué es lo más importante que debo aprender este curso?

– A vivir de verdad.

– Ya, pero de eso no te examinas.

– ¿No crees que la prueba más importante que deberías superar es la de exprimir tu propia vida al máximo?

– ¿No te preocupa que escriba o cuente bien?

– Lo que más me importa es que todo lo que te propongas te haga feliz.

A menudo basamos la educación de nuestros hijos en proporcionarles la mayor cantidad de conocimientos posibles sin plantearnos si éstos van a serles útiles a lo largo de sus vidas. Nos esforzamos a que aprendan muchas matemáticas, ciencias o idiomas, llenamos sus agendas de extraescolares que amplíen sus destrezas sin pensar si aquello que aprenden les resulta significativo o motivador.

El principal propósito de la educación debería ser CONTAGIAR el PLACER por VIVIR. Crear las condiciones necesarias para que nuestros hijos puedan ser quien ya son. Una educación centrada en despertar en nuestros pequeños las ganas de aprender, de tomar la iniciativa, de superarse y soñar grande.

Una educación basada en el desarrollo de una inteligencia emocional que enseñe a nuestros pequeños a comprender, reconocer, expresar y regular de manera adecuada sus propios sentimientos y los ajenos. A tener una actitud positiva ante la vida considerando el error como una parte esencial en el aprendizaje.

Deberíamos centrar nuestros esfuerzos en encorajarlos a crecer en libertad, a descubrir el fascinante mundo que les rodea, a arriesgar. A ser valientes, tenaces y trabajar duro para poder retar la vida con descaro, para dibujar sus propios mapas.

Educar es guiar más que corregir, amar que reprochar, acompañar que advertir. Conseguir que nuestros hijos sientan que les apoyamos de forma incondicional, sin protegerles o allanarles el camino.

Es felicitar cada pequeño progreso sin condenar los tropiezos, convirtiéndonos en el mejor modelo que puedan tener. Sin esconder nuestros defectos, desde el respeto, el amor y grandes dosis de paciencia.

Se educa con sentido del humor, con mucha comprensión y diálogo. Ofreciéndoles tiempo compartido de calidad que potencie su creatividad y curiosidad. Impulsando el talento, transmitiendo ilusión y emoción. Regalando oportunidades, arropando los miedos, transmitiendo valores que les haga mucho mejor.

A medida que tus hijos crecen empiezas a ser consciente que lo realmente importante que deberían aprender es:
  1. Las ganas de vivir se entrenan cada día. Dándole una oportunidad a cada nuevo amanecer, deseando avanzar a diario, creyendo que cada paso te acerca a tu objetivo. Olvidando las veces que hayas tropezado, buscando los mejores cómplices de viaje.
  2. Haz lo que te haga feliz con mucho exceso. Busca lo que te ilumine la mirada, aquello que te toque el alma, eso que te robe el sueño a diario.
  3. Los deseos no se piden, se cumplen. Actúa, trabaja, traza puentes, dibuja soluciones, empieza de nuevo las veces que sea necesario. Con firmeza y coraje.
  4. Al final somos lo que nos atrevemos a intentar. Sin miedo a probar, a fallar, a avanzar aunque los otros no lo entiendan. Aprendiendo de cada tropiezo, siendo valientes, osados.
  5. Las excusas sólo valen para perder oportunidades. El mañana quizás no exista, el presente es lo único debemos exprimir. Sin postergar, sin buscar culpables, sin envidiar.
  6. Rodéate de personas que se alegren de cada uno de tus éxitos. Que te ayuden a sumar, que te ofrezcan buenos consejos, que quieran participar en cada uno de tus retos. Que te critiquen con la intención que mejores, que te ayuden a ser más fuerte.
  7. Valora lo que tienes a diario. Da las gracias, muéstrate agradecido, aprende lo que realmente es importante, ayuda a los que comparten tus días.
  8. Cuando nadie te ve es cuando tienes que mostrar tu mejor versión. Quiérete sin condición, con avaricia, mantén el compromiso contigo mismo a diario. Sonríete ante el espejo con dulzura, aceptando tus imperfecciones.
  9. Sonreír aunque duela es la mejor forma de seguir. Acepta los fracasos, los imprevistos, creyendo que a menudo los mejores comienzos aparecen tras los peores finales.
  10. Ganar por casualidad nunca será una buena opción. Trabaja sin descanso, reajusta tu brújula las veces que sean necesarios, vive despierto. Siente que mereces todo lo bueno que te pase.
Hijo si quieres aprender algo importante, aprende a amar la vida con avaricia.
Y para ti, ¿cuál es la enseñanza que debería grabarse a fuego tu buenhijo o buenahija? Te esperamos en los comentarios.

valores-malasmadres

banner-blog-suscripcion-newsletter-1

Han comentado...

  1. En lo que yo insisto constantemente a mis hijos es en que deben esforzarse por lograr lo que quieran, que tienen que ponerle ganas y trabajo, ser constantes y no darse por vencidos a la primera de cambio. Que deben intentar todo lo quieran conseguir, pelear por ello. En definitiva que deben echarle ganas a la vida

  2. Increible! Unas lineas, simples asi,alineas que nos hacen creer que uno no está solo, que uno es todos. Gracias pelo recuerdo????????

  3. Para mi lo fundamental es que hagan lo que les haga felices y que valoren lo que tienen cada dia!!!

  4. Yo también intento hacerlo! Que importante es que seamos un buen ejemplo!
    Un abrazo

  5. Que vivan cómo si el mundo acabara mañana, que busquen y hagan lo que les llena, sea lo que sea, su padre y yo, estaremos apoyando y siempre orgullosos. Que vivan libres sabiendo que en tierra santa siempre tendrán su casa y familia.

  6. Creo que en lo que más insisto es en: no hagas a los demás, lo que no quieres que te hagan a ti.
    Por ahora, creo que es la mejor lección que aporto a la vida de mi buena hija. Eso y que llorar no es malo, desahoga.

  7. Yo a la Princesa le repito lo mismo todo los días en la puerta del cole: disfruta el día !!!!! Si tiene ganas de aprender letras y números bien, y si tienes ganas de jugar con tus amigos bien también. Para nosotros en esta etapa (tiene 4 años) lo importante es que entienda que en la escuela también se puede disfrutar y pasarlo bien, tanto aprendiendo como en el momento de jugar….así después el cole ‘de mayores’ se le hará mas fácil. De momento vamos bien con el método 😉

  8. Aunque son muy pequeños, algo importante que me gustaría también inculcarles es que piensen por sí mismos. Que no se dejen arrastrar por otros, que ya tienen su hueco en la vida y en la sociedad y no han de hacer nada que realmente no quieran por encajar… que sean individuos y no borregos vaya.

  9. Totslmente cierto. Buenísimo compendio de los valores que intento imculcarles cada día. Me lo guado como oro en paño porque el estrés de vida que llevamos (las prisas mañaneras, las prisas por acostarlos y tirarnos rn el sofá a malamadrear etc…) hace que nos olvidemos muchas veces de ello y perdamos el norte..Mil.gracias!

  10. Sin duda, nosotros (los padres) tendríamos que aprender a vivir con esa intensidad, para trasmitírselo a nuestros hijos.
    Yo de momento, voy a sacar en papel el decálogo y colgarlo en la nevera para interiorizarlo.

    ¡Gracias por tus palabras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más