¿Qué quieres encontrar?

35
¿Alineada o alienada?

¿Alineada o alienada?

La vida está para vivirla, con sus obligaciones y responsabilidades, con todo lo que surge en el camino ya sea bueno o malo. Pero a veces en la vorágine diaria nos olvidamos de ser más benevolentes con nosotras mismas y organizamos nuestra rutina a base de actividades cronometradas al milímetro y entonces la vida se convierte en una mochila pesada que arrastramos como podemos, vivimos alienadas. Hoy nuestra colaboradora y coach de la vida, Leonor Cabrera, nos ofrece su primer post del año con la intención de que sigamos ahondando en nosotras mismas para ser un poquito más felices, para que vivamos alineadas con lo que nos gusta también y con aquello con lo que disfrutamos. ¡Dejemos que todo fluya, malasmadres!

malasmadres_quienessomos_Leonor
* Podéis seguirla en @Leonor_Cabrera  y en su BLOG.

Cada vez estoy más convencida de que en el mundo hay dos tipos de personas. Aquellas que viven alineadas con quienes son y las que viven alienadas. Las primeras viven conectadas, con una unidad entre lo que piensan, sienten y hacen y a quienes no les importa mirar más allá de quienes son para entrar en contacto con algo más grande. Son personas a las que no les importa soñar con un mundo mejor y que se dedican a colaborar para que ese mundo sea mejor con independencia de lo que hagan. Poseen lo que podríamos llamar el sentido de la trascendencia, un sentido de la trascendencia que cristaliza en dos aspectos.

El primer aspecto es tener la capacidad de retarse. De ir más allá de quienes creen que son, de dejar a un lado sus miedos, sus temores, y de ser capaces de dar lo mejor de sí mismas para aportar algo al mundo en el que viven. Significa trascender lo que podemos llamar el ego, ese ego que nos tiene prisioneras en ese personaje que nos creamos apenas empezamos a levantar varios palmos del suelo. Esa capacidad de trascender significa atravesar ese personaje para convertirse en persona que siente, piensa y actúa, de una forma coherente. De una manera alineada.

Esa trascendencia se entrena en el gimnasio de la vida que va poniendo por delante obstáculos que podemos atravesar de varias formas. Hay veces en las que para saltar esos obstáculos que nos pone la vida actuamos desde el ego, desde un plano estrictamente mental en el que nos negamos lo que sentimos y nuestros impulsos. Entonces, sólo alimentamos a ese ego que nos tiene prisioneras y que nos hace ser rígidas ante la vida que se despliega ante nosotros. Actuamos alienadas, desconectadas de quienes somos en realidad.

Ahí vamos contra la vida, empujamos el río que nos lleva y el síntoma más claro es que podemos sentir cierto atasco, que todo es difícil, que la vida requiere mucha lucha para ser vivida. Necesitamos que todo esté bajo control, sin dejar nada a la espontaneidad ni al destino. Ahí no podemos fluir, ni disfrutar, es todo tan rígido que a la más mínima duda se desata el pánico. Es como si la vida fuera una gran montaña que escalar. La vida deja de tener colores, matices, olores, sabores y se convierte en una lista de tareas que hay que hacer, que hay que llevar a cabo. La vida se convierte entonces en una carrera continua de obstáculos.

¿Quién puede sentirse realizada corriendo durante todo el día una carrera de obstáculos?

Esa trascendencia es trascendencia porque significa ir más allá de quien creo que soy para entrar en contacto con quien soy de verdad, con lo que podríamos llamar la esencia, el ser. Estar alineada significa estar más próxima al ser que a quien nos hemos contado tanto a nosotras como a los demás que somos. Significa dejarnos caer en nosotras mismas y confiar que hay algo que nos va a sostener.

El segundo sentido de la trascendencia tiene que ver con ir más allá del ‘yo’ o del ‘nosotros’ y pensar en el bien común. No quedarse con una visión egoísta de esto lo hago para mí, para ganar más, para tener más poder o para ganar más dinero. Estas personas conciben sus actos, sus objetivos y su vida como una forma de aportar algo al bien común, como una forma deconstruir esa sociedad en la que creen y de la que sueñan formar parte, incluso sabiendo que no verán ese sueño hecho realidad.

Trascender desde esta óptica tiene que ver con tener en cuenta el bien colectivo, la huella que dejaremos en este mundo una vez no estemos y aún sabiendo que no estaremos desear con todas nuestras fuerzas que esa huella sea una extensión de quienes hemos sido en vida. Significa vivir con alma y poner ese alma al servicio de aquello en lo que creemos. Significa vivir con pasión y apasionarse por la vida.

En estos días en los que el pragmatismo está a la orden del día parece complicado vivir este sentido de la trascendencia. A muchas personas les han inculcado que lo importante es ganar dinero, asegurarse el futuro, tener un trabajo seguro y ser los mejores en lo que hagan. La felicidad no importa demasiado porque la felicidad viene de lo material y del éxito.

Vivir alienada tiene que ver con esto. Con sólo pensar en el ‘yo’, en pensar que con el éxito y el dinero todo irá bien, en creer que la solución a todos mis problemas pasa por controlar mi vida y la de las personas que están al lado. Vivir alienada tiene que ver con juzgarme a mí misma y a los otros, con engancharse en esos juicios, ser incapaz de desapegarse de ellos y llegar a sentir que cada juicio es como una aguja que se clava en mi cabeza y que no puedo eliminar. Significa vivir porque hay que vivir, comer porque hay que comer, tener cada vez más porque hay que tenerlo. Levantarse cada mañana porque hay que levantarse y entrar en la maldita rutina de cada día para vivir la vida que ya sé que voy a vivir.

Vivir alienada tiene que ver con estar prisionera en una cárcel imaginaria que nos ponemos nosotras mismas. Esa cárcel es el límite de quien nos creemos que somos. Es un ‘yo con mi edad cómo voy a cambiar’ o un ‘cómo voy a dejar ese trabajo seguro’ o un ‘tengo que alcanzarlo cueste lo que cueste’.

Y tú, ¿vives alineada o alienada?, ¿qué crees que necesitas para vivir alineada?

Han comentado...

  1. Muchas gracias por el post y a Leonor por hacernos reflexionar sobre cómo recorremos el ‘río de nuestra vida’
    Viene bien de vez en cuando, pararse a analizar si hay aspectos que debemos modificar.
    Seguid recordándonoslo, por favor.
    Buen día y buen fin de semana a todos.

  2. GRACIAS!!!! Este post es como un llamado del más allá para vivir mejor el más pa’ aca. Justo ayer me sentí más alineada que nunca en mi vida, se esfumó un proyecto que me hizo sentir mal muy mal; pero hoy todo se ve mejor y luego de leer esto confirmo que toca mirar para delante y cambiar el plan pero con el mismo objetivo: Ser más feliz

  3. Gracias Leonor x este post. La verdad q lo q escribes es uno de mis propositos 2016. Este año pasado he estado muy estancada con un proyecto y parece q todo lo demas se ha parado tb incluso la salud de mi buenahija.
    Asi q me desperte un dia y decidi q era el momento de salir de mi zona d confort y empezar a probar cosas que ni siquierasabia q existian… Quiero volver a vivir y ahora toca un momento de pausa para avanzar y disfrutar y alejarme de las orillas del rio y simplemente fluir. Gracias!

  4. Gracias por el Post. Me llega como si fuera una señal en este abismo de vida que llevo. Soy trimalamadre. Aunque ya he dejado atrás la edad de los pañales, ésta de preadolescencia, deberes y demás se me está haciendo muy dura. Trabajo a jornada completa con horario partido, salgo de casa a la 8 y vuelvo a las 7:30. Y el fin de semana colaboro con el negocio familiar. Estoy completamente axfisiada y empiezo a plantearme si realmente merece la pena ver cómo mis hijos me piden que pase más tiempo con ellos sin poder hacerlo. Ver cómo reclaman tu atención volviéndose a hacer pis, no haciendo los deberes, portándose mal me cae como una losa encima. Creo que el trabajo es importante, dignifica, me realiza como persona, pero no sé si estoy dispuesta a pagar el elevado precio de dejar de lado a mis hijos que me aportan las mayores satisfacciones. Pero es muy difícil tomar la decisión adecuada y dejar atrás un trabajo de más de 20 años que te gusta.
    Estoy de acuerdo contigo en que estar alineada.
    Gracias por dejar que me desahogue.

  5. Muy cierto todo. Cuando las cosas se hacen pensando en los demás, se hacen mejor, más feliz, y todo tiene más sentido. Además la vida es una constante de caídas y levantarse que hay que llevar con alegría. Luchar por algo y querer hacer las cosas bien es importante, pero también ser flexibles.Aunque yo me considero una alineada que corre por la vida.

  6. Intento estar alineada, pero es difícil porque todo lo que nos rodea, digo el pensamiento de la sociedad, ese que te juzga a cada minuto, te lleva inconscientemente a creernos que tenemos que ser superwoman y si no, somos lo peor y te ves corriendo para llegar a todo sin darte cuenta y pasas a estar alienada hasta que te vuelves a parar a pensar y dices, ¿pero qué estoy haciendo? mi vida se pasa y no volverá.

    1. Hola, Almudena. ¿Qué pasaría si en lugar de estar pendiente del juicio de esa sociedad estuviera pendiente de ti misma? Creo que todo esto depende mucho de donde pongamos el foco de antención. ¡Saludos!

  7. He tenido cuatro años épicos: desde el nacimiento de mi primera hija con unos primeros años de vida durísimos entre cólicos persistentes y rabietas incesantes, un accidente de mi marido que le dejó alguna secuela física visible, el fallecimiento de mi madre, un cáncer de mi padre afortunadamente superado, un ERTE que nos tuvo 4 meses sin cobrar…
    Todo esto me hizo replantearme mis órdenes de prioridad de las cosas. He pasado de alienada a alineada.
    A pesar de ser consciente de todo lo malo que me puede ocurrir ahora lo vivo con mucho menos miedo. Vivir sin miedo y hacer una reasignación de expectativas es lo mejor que he podido hacer en la vida. Tengo mucha más paz interior.
    Una pena haber tenido que pasar por todo eso para cambiar de mentalidad, pero ahí está el cambio… Y merece la pena.

  8. Buenos días a todas: Me ha gustado el post para parar un poco y hacernos reflexionar, que aunque todas podamos saber inconscientemente, no las tenemos en cuenta de manera consciente.
    Muy duro el comentario de Paloma, y la verdad, es que es muy triste que nos demos cuenta de lo que de verdad importa cuando pasamos por una situación/nes traumatica/s.
    Muy interesante e importante la reflexión sobre la necesidad de vivir sin miedo (sin miedo a nosotros mismos, a la sociedad, etc), y la reasignación de expectativas y prioridades.

  9. Nos acostumbramos a que las cosas son así, con las prioridades de los demás antes de las nuestras, con la losa de no ser súperwoman en trabajo casa y pareja, y nos dejamos llevar por el río de otros. Yo llevó unos 6 meses pensado en esto, dándole a todo la importancia que tiene y no dejándome llevar, decidiendo, aunque sea decidir no hacer nada. Espacio para mi, más claridad en mi dedicación en el trabajo (calidad por encima de cantidad) y me he descubierto más feliz. Duermo mejor y disfruto más de todo. Se puede, lo dice una bimalamadre y el pequeño todavía tiene pañales.

  10. Qué gustazo leer este post y poder compartirlo. Qué bienvenido es todo lo que nos haga reflexionar y dar un pasito más para sentirnos vivas, no solamente estarlo. Gracias 🙂

  11. Muy lindo. Me ha gustado. Es importante hablar de colaborar más allá del yo y empezar con los buenoshijos me parece indispensable para construir un mundo mejor. Los niños que no ‘maman’ la atención, el calor de casa, el amor de primera clase, el que se les dedique tiempo y se les convierta en una prioridad absoluta, no sabrán nunca proyectarlo en los demás y esto es algo fundamental para cambiar la sociedad en que vivimos.
    Gracias

  12. El modo en que nos situamos en la vida y la óptica con la que miremos las cosas que nos suceden, condiciona qué y cómo sentimos. De ahí la diferencia entre sentirse feliz y realizada con lo que hacemos, o ser las “eternas” infelices. En definitiva, se trata de inteligencia emocional, y esto es algo que se educa. Un saludo

  13. Me ha encantado el post. Yo vivo una carrera diaria. Estoy harta. Y enfadada conmigo misma. A veces echamos la culpa a los demas pero nosotras somos las responsables porque la decision final es nuestra. Yo estoy practicando ultimamente el NO. No ha hacer cosas que no me gustan, no a aguantar personas que no me aportan nada y se aprovechan de mi buena voluntad,no a ir de superwoman corriendo todo el dia….. Bienvenido el SI. El si a mi misma y como dice un anunció muy famoso Porque yo lo valgo. Besos a todas y feliz finde

  14. Para mí fue fundamental pasar por un par de experiencias límite para ser consciente de eso mismo, mis límites; tengo claro que no puedo agradar a todos, con lo que mientras no entre en conflicto conmigo misma cada uno que piense lo que quiera.

  15. Yo estoy un poco perdida….. Bueno mucho, crees q es importante marcarte un objetivo, no se de que tipo…. Pero hacer un cambio es complicado o lo hacemos complicado , tenemos q compensar entonces con alguna otra cosa?

    1. Hola, Erika. Yo creo que incluso más importante que el objetivo es que éste esté alineado con quien eres, con lo que deseas… Muchas veces nos marcamos objetivos que pensamos que deseamos, pero en realidad no es así. Es importante que ese objetivo sea en realidad tuyo. Verás como así el cambio es más sencillo.

  16. Muchas gracias por el post,maravilloso!!!
    Soy malamadre de 2 niños pequeños sin ayuda de familia,tan solo el buenpadre y yo…Trabajo en algo que me apasiona y me hace feliz…Ayudando a que las personas recuperen la salud aunque aveces no lo consigo estoy tranquila porque pongo el corazòn en ello..
    Desde hace muchosss años a causa de el fallecimiento de mi sobrina con 18 meses aprendì que cada segundo es un regalo…Agradezco todos los dìas lo bueno y lo regu que acontece en mi vida ya que gracias a todas las experiencias soy quien soy. IMPERFECTA PERO HUMANA…Eligo siguiendo a mi corazòn siempre…Decido cada segundo tener una sonrisa en la cara y cuando por cualquier motivo la pierdo me digo ” Tranquila tu puedes “…no hay nada que te de mas Paz que ser Agradecido y dar siempre lo mejor de ti con conciencia…Estamos vivasss y eso es un regalo…gracias

  17. Leonor me ha encantado tu Post. Yo he vivido alienada durante tres años por culpa de un puesto de trabajo muy absorbente y un jefe pésimo. Me sentía encarcelada, presa del miedo y esclava de mis propio perfeccionismo y del que dirán. Sabia que tenia que hacer un cambio en mi vida pero fui cobarde hasta el punto de caer en una depresión. Y bendita enfermedad ya superada porque me he reencontrado a mi misma y he sido capaz de alinear mi trabajo y mis prioridades practicando con hechos mis pensamientos. Ahora soy feliz como hacia años que no lo era y aunque implica alguna renuncia, el resultado merece la pena.
    Animo a las que no se atreven a dar el paso porque la vida se va y hay que exprimirla disfrutando de lo pequeño…y ver crecer a los hijos es muy importante. Besos para todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más