Side Area

Aquellos maravillosos años: los terribles tres

Aquellos maravillosos años: los terribles tres

Hay quien me dijo que a los 3 años los niños daban un cambio espectacular y dejaban atrás las rabietas. También alguien me dijo algún día que parir no dolía más allá de unos dolores amplificados  de regla. Pues yo vengo a desmontar mitos, el parto duele, ya te digo yo si duele, y los 3 años no son los maravillosos 3 y en casa tenemos a un pequeño Dr Jeckyll y Mr Hyde que hace mi paciencia se mine. Y si en ocasiones grito y sé que no es el mejor ejemplo pero sucede. Al menos a mi, que aprendo cada día de los retos que me pone la maternidad a su paso. ¿Quién en serio puede mantener la tranquilidad en todo momento y circunstancia?

Y lo que sucede es que tengo a un buenhijo que es un  ser adorable a tiempo parcial, que de 24 horas que tiene el día ejerce de osito de peluche unos minutos y se dedica a convertirse en critter (sí, aquel de los Gremlins) el resto de tiempo con estados de locura Infantil transitoria que hace las delicias del vecindario. A veces doy en el clavo y mis dotes de diplomacia consiguen capear el temporal, pero a veces la negociación no fructifica y nos metemos en un bucle de frustración y enfado que suele amainar pero que te deja los nervios de punta. Te calmas y la tempestad vuelve a los pocos minutos. A veces es por un juguete, por una galleta rota, por la ropa… Cualquier cosa es buena.

Y llegados a este punto personas que rodean a una Malamadre en este estado de tensión controlada no abráis la boca (sobre todo si sucede en público) y le digáis:

  1. Todos los niños son iguales. (Pues yo creo que no).
  2. Los niños ejercen de niños.
  3. A este niño lo que le hace falta es un hermanito.
  4. Hija es que no tienes paciencia.
  5. Con ese estado de nervios no favoreces que se relaje.
  6. Castígalo.
  7. Ignóralo.
  8. Pues conmigo se porta genial.
  9. Eso mi hijo nunca lo ha hecho.
  10. Y una interminable lista de consejos que no sirven para nada. Muchas gracias.

En vez de tildar siempre a la madre (o padre) de culpables, vamos a mostrarnos más empáticos porque a todos en mayor o menor medida nos ha pasado o nos ha podido ocurrir. Una ya se siente mal por no saber controlar en determinados momentos determinadas actitudes. Es una sensación caótica la que te produce porque siempre piensas que algo haces mal o que porqué hay días con más paciencia que otros.

Sigo aprendiendo, equivocándome y en ocasiones perdiendo los nervios pero sobre todo trato de guiarle en el camino y de quererle mucho para que algún día abandone los terribles 3 y tolere su frustración. Y espero encarecidamente que no hayas más años horribilis porque se me junta con la adolescencia y me da un parraque.

Mientras tanto me iré releyendo una y otra vez los posts escritos pos nuestras colaboradoras Alejandra Melús sobre la frustración y Maribel Gámez sobre las rabietas:

Frustración y buenoshijos, ¿qué hago?

Rabietas: cuando el buenhijo se transforma

Y vosotras Malasmadres, ¿estáis en la misma situación? ¿existen los terribles 4? Os esperamos en los comentarios.

38 Comentarios
  • Una más!

    20 Marzo, 2017 a 7:28 am Responder

    pues temo informarte que los horribilis continúan…. cambiarán los motivos, pero el genio, rabietas, etc hay siguen…
    Nunca será demasiada paciencia!!!
    (la mía tiene 4 pasados)

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 8:15 am Responder

      Ya me imaginaba yo que los problemas crecen a medida que cumplen años, habrá que almacenar paciencia, no nos queda otra. Un abrazo y gracias por pasarte a contarnos.

      • Mireia

        20 Marzo, 2017 a 10:35 am Responder

        Me has retratado! Que terribles són a veces los 2 y los 3 años.

  • Una más!

    20 Marzo, 2017 a 7:30 am Responder

    ahí siguen… quería poner!

  • ESPERANZA JURADO

    20 Marzo, 2017 a 7:40 am Responder

    Aquí una malamadre que sufre al menos un ratito al día esas rabietas o cambios de humor…
    Y por supuesto una malamadre que pierde la paciencia con esos cambios de humor.
    Mi buenahija es por la mañana y cuando más prisa puedo tener, cuando despliega toda su encantadora personalidad
    Esperanza

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 8:14 am Responder

      Jajajajajaja, me suena, a la hora de ir a la guarde también me deleita con lo mejor de lo mejor.

  • SARA

    20 Marzo, 2017 a 8:31 am Responder

    Hola,

    Nosotras estamos en los 3 1/2… espero que los 4 no vengan así por favor. Se porta bastante bien normalmente, pero cuando le da por transformarse es para morirse!!!!!!! Yo tampoco tengo mucha paciencia, y mira que respiro, cuento hasta 10 pero ufff. Hay veces que utilizo y funciona la psicología inversa jajajajaaja

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 10:59 am Responder

      Si, yo espero los 4 años como agua de Mayo, jajajaja, me queda casi un año aún.

      • SARA

        20 Marzo, 2017 a 11:13 am Responder

        Lara hasta octubre nada así que…. uffff aun queda… madre del amor hermoso!!!

  • Lorena Renedo

    20 Marzo, 2017 a 8:33 am Responder

    Ay! Me has descrito a la perfección. Estoy en un estado de nervios desesperación…Ay señor! A mi lo que más me dicen es que el hermanito. Mi respuesta: y para mi una cama en la López ibor.
    Creo que quien dice eso tiene ayuda 24 horas (abuelos, chica que vaya a limpiar o cuidar de los niños…) O realmente hablan sin pensar. Creo que lo último si o si.

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:01 am Responder

      ¿Qué vamos a hacer? Pollito como el mío son chicos de carácter… Hoy precisamente no ha querido que su padre le llevará a la guarde y he tenido que ir yo…

  • Cristina

    20 Marzo, 2017 a 8:51 am Responder

    Yo solo te digo una cosa. Cada niño es diferente (ya se que te lo habrán dicho mil veces). Mi hijo mayor nació gruñendo y así sigue. Nunca ha tenido rabietas (de esas de pataleo en el super) pero por las tardes gruñe por todo. Y el pequeño de dos, es más emocional, es de los que o te da mil besos o te suelta una patada. Yo pensaba que era candidato a rabietas pero de momento nos estamos librando. Con cada uno tengo que utilizar una técnica y a mayores la diplomacia a tope para conflictos hermaniles. Los gritos los intento controlar, pero una no es perfecta las 24 horas de día.

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:03 am Responder

      Cierto, lo creo firmemente. Gracias por contarme tu experiencia.

  • ainhoa esteve

    20 Marzo, 2017 a 9:17 am Responder

    Yo soy malamadre de 3 buenos hijos y el mayor, de 10 añazos, sigue teniendo esos cambios de humor. Y rabietas a ratos agresivas. Y ya se lo q todas vais a decir. Haztelo mirar. Ve al psicólogo con el niño, o tú, o que se yo…. perobtodo eso lo llevamos haciendo desde los 5 años (tdha+dislexia) y no nos ha funcionado. Ahora q tengo la 3ra (dios mio no se còmo lo dejamos pasar) el otro día tuvo una rabieta y pasé bastante de ella (mas por incapacidad para hacerle caso que por indiferencia porque ya estaba haciendo varias cosas a la vez en ese momento) y me miró, miró al suelo y dejó sola de llorar. Se que todos los niños no son iguales (y vaya si lo sé ) pero quizas si al primero yo le hubiera hecho menos caso estariamos mejor… un poco de sana distancia y de autoregulacion por su parte sin tanto miramiento……. en fin no lo sé, seguiremos en ello…

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:06 am Responder

      Mucho ánimo porque sin duda es muy complicado 🙂

  • Mari

    20 Marzo, 2017 a 9:25 am Responder

    Hola,
    Mi límite de paciencia es muy amplio, aunque hay veces que es imposible mantener el tipo. El que lo lleva peor es el buenpadre, que anda un poco justito de paciencia. Además de los artículos de este club, he leído algunos libros que me han ayudado. Os recomiendo “Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen”, de Adele Faber y Elaine Mazlish. Es un libro muy práctico (con viñetas incluídas!), con muchos trucos que a mí me han venido fenomenal.
    Suerte a todas, y felices 2, 3, 4…

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:07 am Responder

      Muchas gracias por las recomendaciones. Lo leeré sin duda!!!

  • Hache

    20 Marzo, 2017 a 9:27 am Responder

    Acabamos de entrar. Lo más desesperante es la desobediencia del hippie este.
    Todas las mañanas me cuento a mí misma “hoy voy a tener paciencia, no voy a levantar la voz, voy a pararme a hablar con él en vez de perder los nervios…bla bla bla”… pa ná.
    09’26 y aún no hemos discutido.

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:08 am Responder

      Sí, es que están en una época de rebeldía absoluta 🙂

  • Laura

    20 Marzo, 2017 a 9:34 am Responder

    Para animarte un poco te diré que el mío era así y aunque el empiece de curso fue duro (empezó en el cole y en julio tuvo un hermanito) ahora salvo días muy sueltos está genial, ha madurado muchísimo y vuelve a ser un cielo que HASTA razona! Va a hacer cuatro años en mayo, asi que todo llega no desesperes!

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:10 am Responder

      Ojalá, ya os contaré. Gracias!!!

  • Virquin

    20 Marzo, 2017 a 9:45 am Responder

    Ay, no tenía que haberlo leído… El mío acaba de cumplir 2 y no tiene rabietas, sospecho que es xq hacemos siempre lo que dice y sabe que tiene el control! Miedo me da.

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:11 am Responder

      Bueno, igual el tuyo no las tiene jajajaja. No son todos iguales. :-). Un abrazo.

  • Silvia Elvira Garcia

    20 Marzo, 2017 a 10:06 am Responder

    El mes que viene la buenahija1 cumple tres años y a partir de las 19:00 se convierte en un gremling malo.A mi me dicen q es pq tiene celos de la buenahija 2 . Realmente lo q les pasa es q están mirando por el cambio de número y deben pasar por alguna transición y a su vez nosotros también pq mi paciencia llega a cotas insospechadas.Animo y a esperar q los 4 años sean los fantásticos 4.

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:12 am Responder

      Exacto Silvia, no nos queda otra que tener paciencia y comprenderlos cuando todo es tan incomprensible. Un besooo

  • Alejandra

    20 Marzo, 2017 a 10:36 am Responder

    Madre mía!!!! Precisamente ayer llamé Hyde a mi hijo. Acabo de escribir en el post de Maribel sobre las rabietas. Pero lo malo es que mi hijo tiene 15 meses, no vale el intento de diálogo-monólogo por mi parte, evidentemente, aunque él participa gritándome enfurecido. Mínimo son 3-4 al día, aunque hay días que gana Hyde y podemos llegar a 7-8. Procuro tener paciencia, hay veces ya que parece la banda sonora de la casa, sigues haciendo las cosas como si fuera la tele que suena de fondo. Los vecinos, porque nos conocen, pero a veces pienso que se plantean llamar a la guardia civil o a asuntos sociales. Se pone que parece qeu lo estás matando, y lo único que quiere es subir las escaleras cuando estamos todos abajo, ir a la cocina y meter la mano en el cubo de basura, no comerse la papilla pero si un paquete de galletas, o, justo después que comerse su biberón, cuando tú te dispones a desayunar, te ve con tu tostada con tomate y jamón (para un día que te decides a darte el capricho) y el considera que tienes que compartir, y te lo hace saber a grito pelado…, hijo, por Dios, si no tienes dientes, le vas dando cachitos de jamón, que se lo come de lo lindo (no, si tonto no es), también le quiere meter mano a la tostada. Lo peor viene cuando, por la noche, le cortas su poquito de jamón y te lo escupe, pero, ¿en que quedamos?
    Tengo la esperanza de que a los dos años esto mejore, por lo menos que comprenda más, porque hay que tener un cuidado tremendo, ya que se tira de cabeza, ya sea en plancha o hacia atrás, no hay miedo, se piensa que hay un colchón de plumas. Alguno me ha dicho “eso es porque no lo has dejado caer, que se haga un chichón, verás como no lo hace más”, en fin, yo de broma digo que con lo cabezón que es me rompe el suelo antes que la cabeza, pero, aunque sea Hyde lo quiero, con lo que esa técnica seguro que no la pruebo.
    Así que cuando dices lo de los 3 años…, me hecho a temblar. Me da miedo hasta irme de vacaciones con él.
    En la guardería es un sol, cuando sales a dar un paseo y nada se le tuerce, todo el mundo se prenda de él (rubito, pequeñito, sonriente con sus dos dientes y simpatiquísimo…, nada, mi hijo es un psicópata de doble personalidad), pero a mí me la lía parda cada vez que se le antoja, y que conste que no cedo, que se tenía que tener aprendida la lección….
    Un beso grande.

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:14 am Responder

      Vidas paralelas entonces, te comprendo cada palabra en serio. Es increíble pero al mío le ocurre igual. Un abrazo y por lo menos nos ayudaremos por aquí unas a las otras.

  • Ana

    20 Marzo, 2017 a 10:59 am Responder

    Los mios tienen 7 y el peque va a hacer 5, y no tienen rabietas en la calle pero en casa las q quieren y mas. El pequeño cuando viene del cole llora por todo, es insoportable a veces una buena siesta lo mejora pero otras…. ahora q vuene te da tres mimos se te sube al cuello ( literal) te abraza y se le pasa todo. El mayor con siete de vez en cuando tiene sus brotes spicoticos me desespera y cuando ta se pelean esto parace un campo de batalla, voces, llantos gritos. Luego estan los buenos momentos en los que estamos jugando y nadie riñe pero esos son los menos. Es lo que hay divina maternidad y que no me falten esas voces pq algo grave puede estar ocurriendo si hay mucho silencio.

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:15 am Responder

      Jajajaaja, pienso igual, cuando el silencio se apodera de la casa alguna trastada se avecina. Un abrazo.

  • Paloma

    20 Marzo, 2017 a 11:06 am Responder

    La mía mayor tuvo una época de rabietas desde el año y medio hasta los 4 más o menos. Nunca eran por nada en concreto. Le daba el siroco y le duraban un buen rato. En el cole el tutor, que en ese momento no tenía hijos, nos recomendaba ignorarla y castigarla sin algo que quisiera pero nosotros sabíamos que eso no funcionaba. Este año ya ha admitido que no todos los métodos valen con todos los niños y que con ella le funciona otro tipo de motivación.
    Ahora que va a cumplir 6 tenemos algún episodio leve de vez en cuando pero recuerdo a los 3 un día que se bajó mi marido a una reunión de vecinos y cuando subió después de los ruegos y preguntas la tía seguía llorando, gritando, dando portazos, etc. Ahí es cuando vimos que en lugar de ignorar es mejor hablar, tranquilizar y mirar con serenidad a los ojos.
    Otro tema es la desobediencia y la rebeldía, que creo que va en aumento y ahí sí que no he encontrado la forma!!! 🙂

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:18 am Responder

      Tienes razón a nosotros ignorar nos sirve alguna vez, es complicado porque a veces distrayéndolo con otra cosa se calma, otras veces abrazándolo, en fin, esperaremos con calma que mejore.

  • Eva

    20 Marzo, 2017 a 11:17 am Responder

    Malamadre sufriendo los terribles 2 y medio al habla… La opción del hermanito queda 100% descartada, si ya es difícil lidiar con esa “personalidad arrolladora” imagínate durmiendo 2 horas seguidas el día bueno y/o mientras hay un bebe de 1 mes llorando (o gritando) por un cólico durante una hora en tu oreja… Nobel a la paciencia ya!

    • Malasmadres

      20 Marzo, 2017 a 11:19 am Responder

      Jajajajaja, por eso no me he planteado un segundo buenhijo, buenpadre y yo agotados, imaginarnos en este instante con otro nos eriza el vello. Un beso.

  • LaCestitadelBebe

    20 Marzo, 2017 a 11:54 am Responder

    Nosotros hemos pasado los 3 con la peque, y casi han ido a peor las rabietas, últimamente estaba más sensible, parece que por el sueño generado por el cole… pero bueno las rabietas y el genio les dura, también depende de la personalidad del peque… y lo de perder los nervios todo el mundo, sino es que son de piedra, además puede ser hasta bueno que vean en función de su comportamiento las repercusiones que tienen… aunque a veces sean desmedidas…jaja… la maternidad la pintan muy bonita!

    Besos!

    Anabel

  • Juana María

    20 Marzo, 2017 a 12:37 pm Responder

    Ainss, que la cosa sólo mejora un poquito cuando pasa el tiempo.
    Paula no ha sido de rabietas pero sí de decisiones inflexibles, y he tenido que aprender a negociar. Pero, hay día, que te levantas ya con las neuronas fundidas, y ella tiene ganas de discutir, y tú no, entonces te impones…Luego te sientes mal, lo cmentas y te dicen “has de tener más paciencia” “has de negociar más con ella” ” has de ser un poquito más flexible” Sí claro, eso os diré yo cuando lleveis casi sies años tienedo a una experta en debates como hija, que apendió anter a rebatirme y discutir que ha hablar.
    Besos.
    Pd.Ya hay ganas de veros y daros un abrazo y un beso grande 😉

  • Elisabeth

    20 Marzo, 2017 a 2:06 pm Responder

    Aiix, que alivio ver que no soy yo sola la que grita i se convierte en gremlin tambien cuando las rabietas aparece, en mi caso por partida doble, mis buenosmellizos de 3,5 años estan con la rabieta a flor de piel, o mejor dicho, parece que buscan el encontronazo a cada rato y eso si que me da rabia, porque los ves venir y te dice “míralo/a si es que me busca la boca, el jodio/a” y aun sabiéndolo caes en su trampa y entonces…empieza el festival!! Me transformo en un ser despreciable y descontrolado, al final el cansancio me hace retroceder, intento empatizar con ellos y viene la jodida “culpa” y frases como “no lo haré más, me voy a controlar, no podran conmigo, relájate y habla con ellos…”. Cuando decís que se acaba esto??? jaaaaaa

  • Carmen

    20 Marzo, 2017 a 7:48 pm Responder

    Querida, te voy a hundir pero yo creo que esto no va por edad sino por carácter… mi hijo mayor de 4 años ha tenido 5 rabietas contadas, tranquilo, independiente, sensible… la niña a sus 14 meses ha tenido más rabietas que su hermano en toda su vida, mi conclusión es que 2 o más hermanos criados de la misma manera son súper diferentes, y el motivo es su carácter, de nacimiento, da igual lo que hagas, vienen así de fábrica…. alguna malamadre tiene esta misma sensación? Porque yo creo que hago lo mismo con los 2 pero día y noche… para pegarse un tiro!

  • Nueve meses y un día después

    21 Marzo, 2017 a 3:40 pm Responder

    Pacienciaaaaaaa eso único que se puede hacer… Para pasar esos monentazos y tener fe en que antes o después acabarán.
    Yo no me quejo (mucho) porque rabietas estrictamente dichas, de todo punto irracionales y sin saber por qué, hemos tenido en dos rachas hace algunos meses. Fueron unos días HORRIBLES en ambas ocasiones. Sobre todo la primera por inesperada y porque me pilló en bragas 😂😂😂😂 Según se suceden vas cogiendo tablas eso sí. Así que doy gracias y vivo el momento porque la cosa se puede truncar en cualquier segundo. Por supuesto momentos insoportables tenemos casi diarios pero le tenemos bastante cogido el truco. A ver ahora con el recién nacido si le echamos la misma paciencia y energía… Ni truco estelar es hacerme la loca 😜 😂😂😂

Comentar

X